Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 421 al 440 
AsuntoAutor
23/04 - SISTEMAS D Humboldt
24/04 - Ordenando Humboldt
25/04 - Patrón geo Humboldt
26/04 - La Organiz Humboldt
27/04 - PRODUCCION Humboldt
28/04 - LUGAR DEL Humboldt
29/04 - Foto Villa Humboldt
30/04 - As frentes Humboldt
31/04 - Intermedia Humboldt
32/04 - UNA MENTIR Humboldt
33/04 - La fronter Humboldt
34/04 - REORGANISA Humboldt
35/04 - ALEXANDRE Humboldt
36/04 - Sobre la i Humboldt
37/04 - 1785-1786, Humboldt
38/04 - Alexander Humboldt
39/04 - LAS CUMBRE Humboldt
40/04 - Villa Carl Humboldt
41/04 - Plano de V Humboldt
42/04 - Paseos por Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 452     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 27/04 - PRODUCCION AZUCARERA, OCUPACION DE TIERRAS Y MANO DE OBRA
Fecha:Miercoles, 11 de Febrero, 2004  14:08:45 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

PRODUCCION AZUCARERA, OCUPACION DE TIERRAS Y MANO DE OBRA. EL ROL DE LOS VIAJEROS

Greco, María Gabriela

 

 

 

Resumen:

A fines del siglo XIX y principios del XX, en algunas zonas del actual territorio argentino se produjo un proceso de ocupación de tierras. El objetivo de dicho proceso estaba vinculado a los requerimientos del Estado-Nación que se estaba afianzando. Dicho Estado necesitaba conocer y delimitar el territorio y conocer y controlar a su población, la cual era necesaria como mano de obra en las actividades productivas que se consolidaban y expandían en el momento (se ha trabajado específicamente con la actividad azucarera). En el presente trabajo se analizaron relatos de viajeros que recorrieron algunas zonas del norte argentino vinculadas al citado proceso. Se considera que dichos relatos han dado lugar a un determinado conocimiento del territorio y su población, lo cual era funcional a las mencionadas necesidades del Estado.

 

Introducción

Algunas zonas del territorio argentino, fueron sometidas a fines del siglo XIX y principios del XX, a un proceso de ocupación de tierras, con el fin de otorgarles un rol productivo funcional a las necesidades del Estado-Nación que se estaba afianzando. Dicho rol estaba vinculado con diversas actividades productivas, las cuales, fortalecidas en este momento, necesitaban mano de obra.

A menudo suele hacerse mención al rol desempeñado por el ejercito en el mencionado proceso de ocupación de tierras (Conti, V. et al., 1988; Iñigo Carrera, N. 1983). No obstante ha sido también sumamente relevante el papel que previamente jugaron los viajeros que recorrieron algunos sectores del territorio argentino en el período al que se hace referencia.

En el norte argentino, más precisamente algunos sectores de las actuales provincias de Salta y Jujuy, los relatos de los viajeros, manifiestan claramente el objetivo que se estaba persiguiendo: poner dicha región, sus recursos naturales, sus aptitudes agroecológicas y sus habitantes en función de las necesidades del Estado como intermediario de los grupos de poder que se afianzaban en ese momento. Los viajeros cuyos relatos han sido tomados, son Gerónimo de la Serna, que realizó su viaje entre 1884 y 1885, Luis Brackebush en 1882 y 1883 y Fernando Marquez Miranda, que realizó numerosos viajes al norte argentino, en las primeras décadas del presente siglo.

Se cree que, los viajeros y sus relatos han dado lugar a un determinado conocimiento y percepción del territorio y su población, sobre los que existía una necesidad de control territorial y político. Dicho conocimiento, ha sido será funcional a la puesta en funcionamiento de diversas producciones según las necesidades del mercado internacional. Concretamente, era necesario conocer el territorio (y de él sus recursos naturales), para explorarlo, conocer su población (características, cantidad, hábitos, costumbres) para someterla y ponerla al servicio de los intereses del Estado, como intermediario de los intereses internacionales del momento.

Iñigo Carrera sostiene que en la etapa que transitaba el

capitalismo a fines del siglo XIX, se determinó la constitución del Estado-Nación "...en un doble proceso en el que la burguesía argentina delimitó el territorio sobre el que habría de ejercer su dominio y, simultaneamente, la gran burguesía (bancaria, terrateniente, importadora-exportadora), cuyos intereses coincidían con los del capital financiero a escala internacional, impuso su dominio sobre el resto de las fracciones burguesas de la Argentina (Iñigo Carrera, 1983).

En consecuencia, las campañas militares llevadas a cabo entre fines del siglo XIX y principios del XX, tanto al Gran Chaco como a la Patagonia forman parte del proceso de afianzamiento de un modelo económico productivo. Al respecto, un decreto de Saenz Peña, emitido el 27 de octubre de 1911, señalaba que uno de los principales objetivos de la campaña del Chaco, era la obtención de una abundante provisión de mano de obra indígena (Rutledge, 1987):

"Una prolongada experiencia, ha puesto de relieve las aptitudes del indígena del Chaco y Formosa, para el trabajo en los ingenios del azucar, los obrajes de madera y las cosechas de algodón, constituyendo así un importante factor económico, que es indispensable conservar" (Citado en: Rostagno, 1969)

En el presente análisis se ha considerado el afianzamiento y expansión de la producción azucarera en las provincias de Salta y Jujuy y consecuentes sus necesidades de mano de obra.

 

El "nuevo" Estado-Nación y sus "obligaciones"

Para poder realizar un análisis profundo de los relatos de los viajeros, es necesario, considerar el contexto político-histórico-institucional, en que se realizan los primeros viajes, en este caso los de Luis Brackebush y Geronimo de la Serna, a fines del siglo XIX

Oszlak (1981), considera que la formación de un Estado es un aspecto del proceso de construcción social. Proceso en el cual se definen distintos planos y componentes que se conjugan y paulatinamente van estructurando una determinada vida social "..... contribuyendo en grado variable a la conformación de un Estado Nación, entre ellos, el desarrollo relativo de las fuerzas productivas, los recursos naturales disponibles, el tipo de relaciones de producción establecidas, la estructura de clases resultantes y la inserción de la sociedad en la trama de relaciones económicas internacionales. (Oszlak, 1981)

Minvielle y Zusman (1995) afirman que la delimitación de un territorio de dominación es parte constituyente del proceso de cohesión interno y diferenciación externa. Así, en la conformación de un Estado-Nación, conocer un territorio es absolutamente necesario para poder delimitarlo.

Una vez producido el movimiento revolucionario quedaba un extenso territorio habitado por pueblos organizados a partir de racionalidades distintas a las del Estado-Nación en formación. Dichos pueblos, que habitaban este vasto territorio, no se desarticularon de inmediato luego de la revolución. El naciente Estado en el proceso de afianzamiento y conformación debió valerse de diversos mecanismos para, paulatinamente, ir logrando el control de la población y del territorio.

Los grupos de poder, responsables en la conformación del Estado-Nación Argentino, dieron lugar a una transición estable desde un Estado Colonial a un Estado Nacional a partir, entre otras cosas, del sometimiento de algunos sectores de la población, a un poder articulado centralmente. En este proceso debían incorporarse nuevas tierras a la actividad productiva. Sin embargo esta necesidad de expandir la frontera territorial se veía obstaculizada por la presencia del indígena, la cual dificultaba los nuevos emprendimientos productivos.

El desafío con que se encontraban los grupos de poder emergentes era la necesidad de imponer la nueva organización nacional-estatal a una forma de organización indígena preexistente. Se debía quebrar dicha organización e incorporar los territorios otrora indígenas al mercado productivo y a las nuevas actividades productivas, entre ellas la producción azucarera. "Todo esto permitía a su vez, lograr un reconocimiento externo efectivo a través de la definición de sus límites con otros Estados nacionales." (Minvielle y Zusman, 1995)

En los relatos de Luis Brackebush, por ejemplo, se puede observar entre otras cosas, la necesidad de legitimar, de alguna manera, lo manifestado arriba en relación a la ocupación de una zona habitada por indígenas. Así se encuentran, expresiones que hacen referencia al indígena como una amenaza para el explorador:

"Al fin, en el extremo horizontal, al Este, las inmensas llanuras del Gran Chaco, donde el indio salvaje todavía amenazaba la vida del explorador, y con inquietud aguardaba las expediciones militares que darían fin a sus depredaciones" (Brackebush, 1885)

 

El afianzamiento de la producción azucarera

En Salta y Jujuy, la producción azucarera, de modo muy limitado y realizada artesanalmente con trapiches de madera tirados por bueyes, comenzó a realizarse a fines del siglo XVIII. Consistía en una producción destinada solamente a los mercados locales y regionales (Villa, et al. 1996).

Téngase en cuenta que, hasta las últimas décadas del siglo XIX, el noroeste argentino aún estaba orientado hacia el espacio mercantil andino, abasteciendo a su propia población y los pequeños centros mineros del actual territorio boliviano, vinculandose también de forma estrecha con los puertos peruanos y del norte de Chile.

Con el quiebre del sistema colonial y paralelamente al proceso de consolidación del Estado Nacional, afianzamiento de las relaciones capitalistas de producción y de la nueva inserción de la Argentina en el mercado Internacional, se genera en gran parte del territorio argentino, hasta ese momento conformado por distintas áreas de economías autosuficientes, una considerable expansión productiva.

Para la "generación del 80" un modo de consolidar la integración (desigual) entre Buenos Aires y el interior en un momento en que, precisamente, el crecimiento económico del país se basó en factores externos (principalmente inmigración e inversiones británicas, junto a una gran expansión agropecuaria basada en la incorporación de tierras al nuevo proceso productivo), estaba en el fomento de algunas actividades productivas. Junto a este proceso se desarrollaron notablemente los medios de transporte.

Hacia fines del siglo XIX, se incrementa considerablemente la producción de azúcar, algunos datos sobre dicha producción en la provincia de Jujuy son elocuentes:

Areas cultivadas con caña de azucar en Jujuy

1872 339 has

1888 974 has

1895 2148 has

1908 3179 has

1914 11371 has

Fuente: Emilio Schaleh. "La industria azucarera en su primer centenario" (1821-1921) Ferrari, Buenos Aires. En: Rutledge, I. (1987).

En este contexto, la primitiva industria azucarera, con sus simples trapiches (que de madera pasaron posteriormente a ser de hierro) se transforma en modernos ingenios equipados con máquinas a vapor (Rutledge, 1987).

En el viaje que Brackebush realiza en 1883 ya se encuentran referencias concretas a la producción azucarera y la mano de obra indígena utilizada en la misma:

"...la casa del señor Araoz en San Pedro una de las más nombradas fábricas de azucar de la provincia que ha introducido hermosas maquinarias de Inglaterra y fabrican un producto excelente".

(En relación al ingenio Ledesma)"....propiedad de los señores Ovejero que tienen también una fábrica de azucar con excelentes maquinarias inglesas. Los cañaverales se riegan con aguas del río Ledesma, que se precipita de las alturas de Tarraxi, Oclayas y de La Candelaria al este de Tumbaya..... En la noche recibimos un alojamiento magnífico en San Lorenzo, otra celebre fáfrica de azucar pertenecienta a la familia de Villar y dediqué tres días a un estudio de sus cercanías, principalmente de los alrededores del majestuoso cerro de Calilegua a cuyo pie occidental se halla el celebre Valle Grande.

"...Lo que llamó en estos parajes principalmente mi atención fueron las costumbres de los indios que sirven como trabajadores en las fábricas de azucar y sus plantíos. Antes se usaban matacos pero ahora casi unicamente chiriguanos".

 

Los viajeros y su funcionalidad en el proceso de conformación del Estado Nación y afianzamiento de actividades productivas

Ya ha sido mencionado que, la consolidación de un Estado-Nación necesita de la apropiación de un determinado territorio. Solo una vez definido el territorio y controlada su población, es posible realizar determinadas inversiones que garanticen la organización de una estructura económica. Por lo tanto, la apropiación territorial debe ser legitimada, y es en esa legitimación donde los relatos de los viajeros pueden cumplir un rol relevante.

A su vez, los relatos de los viajeros fueron funcionales a la necesidad de conocer las potencialidades productivas de los territorios que despertaban interés y las racionalidades de los espacios ocupados por indígenas a fin de poder incorporarlos al proyecto político-económico del Estado-Nación.

Geronimo de La Serna, por ejemplo, en sus "1500 leguas a lomo de mula", realiza extensas descripciones del clima, vegetación, algunos incipientes cultivos, población, etc:

... "Los elementos fundamentales para la industria abundan allí, ...brazos y tierras baratas, combustible vegetal abundante, eximio, inagotable, en bosques que pueden figurar entre los mejores del mundo; y sobre todo la hulla blanca, suministrada por ríos caudalosos de fácil captación y canalización. Además el petroleo existe en sus alrededores en estado potencial. Su explotación industrial es cuestión de capitales y medios de comunicación." (de La Serna, 1885)

Así, la ocupación militar, seguida más tarde por una determinada organización jurídico administrativa del espacio a partir de la creación de gobernaciones y territorios nacionales y el control sobre la población, significó una nueva valorización de las potencialidades productivas de dicho espacio. En otras zonas de la Argentina se produjeron situaciones semejantes, Minvielle y Zusman (1995), mencionan la organización de reducciones indígenas en las gobernaciones de Chaco y Formosa en tanto reserva de mano de obra para los obrajes y actividades agrícolas de la región.

Es bien explícito al respecto el comentario de José Garmendia sobre una de las expediciones que "obligará a 15 o 20.000 brazos viriles que estaban inutiles "...a entregarse a los beneficios de la civilización", "beneficios" explicados por Benjamín Victorica en los siguientes términos: "Pienso que será provechoso para la civilización de estas tribus favorecer su contacto con las colonias de la costa donde no tardarán en encontrar trabajo, beneficiando las industrias que en ellas se desarrollan. No dudo que estas tribus proporcionarán brazos baratos a la industria azucarera y a los obrajes de madera..." (Iñigo Carrera, 1983)

Schleh (1945), cita una carta escrita en 1895 por propietarios de ingenios de Salta y Jujuy, dirigida a un oficial a cargo de los fuertes de la frontera chaqueña. En la misma, los propietarios de los ingenios hacen referencia a las actividades de los colonos del departamento de Rivadavia (provincia de Salta), quienes inducidos por ciertas autoridades provinciales, habían desarrollado un comercio del trabajo indígena, reclutando Matacos en el Chaco y transportandolos hasta las zonas de plantación, donde les cobraban a los propietarios de los ingenios una cierta suma por cada indígena que les entregaban.

Además, la incorporación de nuevos espacios al mercado productivo es acompañada por la preocupación por definir los límites con los países vecinos. Minvielle y Zusman consideran que eliminar la frontera interna y establecer la frontera externa son entonces dos caras del mismo proceso: la formación del territorio argentino.

Al respecto Geronimo de la Serna expresa claramente el objetivo de su viaje: "....viaje que no era de placer sino de estudio y exploración, no podíamos desperdiciar la oportunidad que se nos brindaba de reconocer una parte del territorio nacional, casi virgen, en sus cercanías remotas -por así decirlo- con límites internacionales." (de La Serna, 1985)

 

Mecanismos de legitimación de la ocupación territorial y el sometimiento del indígena

Teniendo en cuenta el concepto de metáfora que sostienen Livingstone y Harrison (1981), como una palabra aplicada usualmente a una serie de objetos que pasa a ser aplicada a otra serie de objetos. Es por demás interesante y elocuente el uso que se hace del término "desierto" tanto en de la Serna como en Brackebush, uso que ya no se encuentra en Marquez Miranda, cuyo viaje es realizado en 1933, una vez finalizado el proceso de afianzamiento del Estado-Nación, es decir una vez finalizada la ocupación territorial y sometido el indígena.

Ante la necesidad de legitimar la ocupación de nuevas tierras y someter al indígena, se encuentran en Brackebush, por ejemplo, términos como "desierto despoblado" pero con "indios salvajes que amenazaban la vida del explorador".

Gerónimo de La Serna utiliza términos semejantes:

"Ya a fines del siglo XVIII, Orán había conquistado méritos excepcionales a la consideración del rey, a pesar del poco tiempo que llevaba de fundada, considerandosele como uno de los establecimientos más valiosos creados por la acción del progreso y civilización en que la provincia de Salta estaba empeñada, en sus luchas incesantes contra los indios del chaco y la acción letal del desierto inconmesurable" (De la Serna, 1885).

Situación semejante se produjo en relación a la Patagonia, presentada a partir de la metáfora desierto como un espacio vacío, sin potencialidades ocultando así su ocupación real por parte del indígena (Zusman, 1994). Al respecto Zeballos (1879) había manifestado la necesidad de "civilizar nuestros desiertos"

Según Minvielle y Zusman (1995) "... estos territorios ya habían sido apropiados a través de una representación imaginaria: la metáfora del "desierto". Esta metáfora permitió ejercer cierto tipo de dominación antes de emprender su ocupación. Al igual que en el caso norteamericano la metáfora del desierto se aplicó aquí a un espacio ajeno a la llamada "civilización", la tierra del indígena, hostil, en cuanto en ella se carecía de los medios para la sobrevivencia a los cuales estaba acostumbrado el habitante del no-desierto. Pero esta imagen poseía también otro tipo de connotación la idea del desierto se presentaba también como un estímulo para su conquista y su dominación.

En los relatos de Marquez Miranda, cuyo viaje es realizado en la década del 30, se encuentran extensas descripciones de Santa Victoria (al norte de la provincia de Salta), donde pueden apreciarse fuertes rasgos deterministas:

"Los habitantes de esta región, pobres y con su voluntad rota, alejados de todo y de todos por la montaña y la pereza y acaso también por la desesperanza de un mejoramiento que no han visto llegar por generaciones..."

Esto lleva a formular varios interrogantes: la montaña y la pereza los hace alejarse de todo y de todos? en relación a que o a quién están alejados?, todos los habitantes de la región están alejados?, son todos los habitantes de la región iguales?

"... la manera de vivir de estas gentes, entregadas al alcohol, apagando su instinto trófico con la coca, subalimentadas y depauperizadas por generaciones, incapaces de trabajo regular y continuado. En tal estado de depravación moral y de destrución física se encuentran esos argentinos nativos abandonados a la montaña. Poco podrá hacerse, de efectivo, en favor de aquellos que ya han consolidado, con sus años de vida, tal manera de ser.

En relación a esto, es interesante recordar que precisamente en la década del 30 (momento en que Marquez Miranda realiza su viaje a Santa Victoria), los ingenios azucareros saltojujeños pierden la mano de obra proveniente de la región del Chaco. Esta circunstancia lleva a dichos ingenios a buscar fuerza de trabajo en el departamento de Santa Victoria.

El relato de Marquez Miranda y sus conceptos vertidos respecto a los pobladores pareciera ser funcional a dicha necesidad. Al respecto en otro parrafo hace referencia a la juventud y "... que en favor de aquella juventud puede y debe hacerse mucho"

Los relatos de Marquez Miranda, si bien en otro otro contexto político institucional y construido a partir de otras concepciones científico filosóficas, no difieren demasiado (en algunos aspectos) de los relatos de los viajeros de fines del siglo XIX. Los relatos de Marquez Miranda, si bien realizados en la década del 30, también podrían enmarcarse en una funcionalidad hacia el Estado y hacia los grupos de poder, a partir de la posibilidad que brindan de conocimiento del territorio y la población y la justificación de la ocupación y el sometimiento a partir de argumentos científicos.

 

BIBLIOGRAFIA:

  • Berdoulay, V. y Soubeyran, O. (1991). "Lamarck, Darwin et Vidal: aux fondaments naturalistes de la géographie humaine". Anales de Géographie, Nº 561-562
  • Brackebuch, Luis (1883) "Viaje a la provincia de Jujuy" Boletín Instituto Geográfico Argentino. Tomo IV (203-210/217-224)
  • Cassini, P. (s/f) "La naturaleza de los primitivos"
  • de la Serna, Geronimo (1930) "1500 kilómetros a lomo de mula". Buenos Aires. Imprenta Lopez
  • Girardin, Leonidas. (1995). "Organicismo, Lamarckismo y Darwinismo. La naturalización de los procesos sociales y la ideas sobre el ambiente que se derivan de estas posturas". Fundación Bariloche. Buenos Aires.
  • Iñigo Carrera, Nicolás, (1983) "La colonización del Chaco".Centro Editor de América Latina. Buenos Aires.
  • Iñigo Carrera, Nicolás, (1984). "Campañas militares y clase obrera. Chaco, 1870-1930". Centro Editor de América Latina Buenos Aires.
  • Jordanova (1993). "Environmentalism in the Eighteen Century" in Historical Geography Research Series, Nº 28, Natura and Science: Essays in the History of Geographical Knowledge", Institute of British Geographersw, Londres.
  • - Livingstone, David. (1984). "Natural Theology and Neo-Lamarckism: The changing context of Nineteen Century, AAAG, vol 22.
  • Livingstone, D. y Harrison, R. (1981) "Meaning troug metaphor analogy as epistemology" AAAG. 71 (1)
  • Marquez Miranda, Fernando (1933) "El ambiente geográfico y la vivienda rural en Iruya y Santa Victoria"
  • Minvielle, Sandra y Zusman, Perla. (1995) "Sociedades geográficas y delimitación del territorio en la construcción del Estado-Nación argentino". Trabajo presentado en el V Congreso Latinoamericano de Geografos, La Habana, Cuba. Julio 1995.
  • Moraes, Antonio. (1988) "Ideologías Geográficas". Hucitec.
  • San Pablo.
  • Oszlak, Oscar (1981) "Reflexiones sobre la formación del Estado y la construcción de la sociedad argentina". Trabajo presentado en el XIV Congreso Latinoamericano de Sociologóa San Juan de Puerto Rico.
  • Recalde, J. (1982) "La construcción de las naciones", Siglo XXI, Madrid.
  • Rutledge, Ian (1984). "Cambio agrario e integración. El desarrollo del capitalismo en Jujuy 1550-1960". ECIRA-CICSO. Tucumán.
  • Trinca, Delfina. (1990) "Procesos de ocupación y frontera: una aproximación a su estudio". Revista Geográfica Venezolana, vol. 31, Los Chorros de Milla. Mérida.
  • Trinchero, Héctor. (1995). "Transformaciones de la economía doméstica indígena en el Chaco centro-occidental". En: Desarrollo agroforestal y comunidad campesina. Revista del proyecto de la GTZ. Salta, Argentina.
  • Zusman, Perla (1994). "Explorar para dominar. La conformación de un discurso de referencia territorial para construir el Estado-Nación argentino". En: Primer encuentro internacional de AENPEG. Lugar, formación socioespacial, mundo. San Pablo, 1994.

Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.