Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 421 al 440 
AsuntoAutor
23/04 - SISTEMAS D Humboldt
24/04 - Ordenando Humboldt
25/04 - Patrón geo Humboldt
26/04 - La Organiz Humboldt
27/04 - PRODUCCION Humboldt
28/04 - LUGAR DEL Humboldt
29/04 - Foto Villa Humboldt
30/04 - As frentes Humboldt
31/04 - Intermedia Humboldt
32/04 - UNA MENTIR Humboldt
33/04 - La fronter Humboldt
34/04 - REORGANISA Humboldt
35/04 - ALEXANDRE Humboldt
36/04 - Sobre la i Humboldt
37/04 - 1785-1786, Humboldt
38/04 - Alexander Humboldt
39/04 - LAS CUMBRE Humboldt
40/04 - Villa Carl Humboldt
41/04 - Plano de V Humboldt
42/04 - Paseos por Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 449     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 24/04 - Ordenando el Amazonas Venezolano: consideraciones para un Desarrollo Sustentable
Fecha:Sabado, 7 de Febrero, 2004  00:41:18 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

ORDERNANDO EL AMAZONAS VENEZOLANO:

CONSIDERACIONES PARA UN DESARROLLO SUSTENTABLE

Manuel Briceño Méndez

Centro de Estudios Forestales y Ambientales de Postgrado.

Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales.

Universidad de Los Andes. Mérida. Venezuela.


RESUMEN

El Estado Amazonas constituye hoy una de las mas extensas partes del territorio venezolano, cuya ocupación y desarrollo responde aún a procesos de colonización primaria, pautados apenas por la presencia formal del Estado, la cual es desbordada por las identidades étnicas, las actividades para-institucionales de intereses culturales y económicos extraños y por las estrategias trasnacionales asumidas por los países vecinos, frente a los valores intrínsecos de los recursos naturales localizados en estas latitudes tropicales.

Esta particular situación del Amazonas, exige una respuesta perentoria por parte del Estado venezolano, a los fines no sólo de dar cumplimiento a lo pautado en la Ley de Ordenación del Territorio, sino de poder establecer una institucionalidad nacional que garantice el ejercicio de la soberanía territorial.

Este objetivo, de muy vieja data, sólo será posible si se asume como una exigencia naciona,l la integración y el desarrollo del territorio amazonense, en la dimensión de sus especificidades naturales, sociales, económicas y políticas, así como de sus valoraciones presentes y futuras.

  1. INTRODUCCION

Hablar del Desarrollo Sustentable del Amazonas Venezolano, nos remite a algunas consideraciones previas, tanto teórico - metodológicas como operativas, por cuanto este enunciado aborda cuestiones de muy diversa naturaleza y de diferentes ordenes. Un primer elemento a considerar sería las connotaciones que pudieran dársele al término desarrollo, el cual, en su sentido más lato, puede estar referido bien al acto de acrecentar, dar incremento a una cosa de orden físico, intelectual o moral, bien al acto de progresar, crecer económica, social, cultural o políticamente las comunidades humanas; de igual manera, convendría considerar lo sustentable en tanto que califica algo que puede conservarse en su ser o estado.

Esta primera consideración nos conduce a un segundo orden de contenidos, cuando aplicamos estos términos a una región o a una unidad político - administrativa, en particular. En esta segunda instancia, el Desarrollo Sustentable refiere una condición política, social y técnica, que se inscribe en el marco de una opción, en la cual, el paradigma gira en torno al equilibrio que debería producirse para garantizar una condición ecológico-natural, una eficiencia económica y un beneficio social colectivo.

Es así como cobra sentido el genérico expresado en la definición más comúnmente aceptada sobre el Desarrollo Sustentable, en la cual se establece como "el que satisface las necesidades del presente sin dañar la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades"; en términos más concretos, esto se traduce como la posibilidad de promover planes o proyectos que se califican como sustentables en la medida en que tienen como objetivo principal, el de mejorar la calidad de vida de toda la población; lo cual es posible a través de un desarrollo armónico en lo económico, lo social, lo político, lo social y lo cultural; pero también, donde los impactos de este desarrollo sobre los medios naturales no transgreden los niveles de tolerancia para garantizar su reproducción, al mismo tiempo que los impactos sociales redundan en una distribución equitativa de los beneficios y bondades de estos procesos.

A nuestro juicio, la opción más pertinente para satisfacer las premisas señaladas y la posibilidad de una Gestión eficiente en las diferentes competencias político-administrativas, sería la de pautar la orientación de las diversas actividades posibles, en términos de un Desarrollo Sustentable que privilegie las alternativas locales ya probadas, al mismo tiempo que posibilite su integración dentro de los ámbitos regional y nacionales. Este Desarrollo Sustentable debe entenderse, entonces, como la valoración selectiva de los Recursos para satisfacer, en primera instancia, las necesidades crecientes de la población local, sin desmedro de los recursos explotados. No se trata pues, de la explotación a ultranza de potencialidades económicas finitas o coyunturales, para luego implantar opciones sustitutivas de alto costo y de dudosos beneficios sociales y aún económicos.

II- EL AMAZONAS VENEZOLANO: ULTIMO REDUCTO DE LA AMAZONIA

En el ámbito internacional, son muy diversos los intereses que ha despertado la Amazonia, territorio de 5,6 millones de Km2, donde se localizan los mas complejos sistemas ecológicos de la Tierra y una cantidad no determinada de recursos estratégicos. Estas particularidades han desencadenado igualmente, diversas estrategias y acciones que persiguen la explotación y el aprovechamiento de estos recursos, en aras de los diferentes intereses nacionales que privan en cada uno de los ocho países amazónicos :Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Suriname y Guyana. Cabe destacar entonces, que la Amazonia como un todo implica una extraordinaria heterogeneidad ecológico-ambiental, socio-cultural y geopolítica, dentro de la cual se incluye el territorio del Estado Amazonas venezolano, el cual, aún siendo parte de la Amazonia, guarda peculiaridades que la diferencian notoriamente del resto; peculiaridades éstas que son las que le confieren un alto valor regional, nacional e internacional.

En el plano ecológico-ambiental, los orígenes y evolución del Amazonas venezolano están muy ligados, mas que a la cuenca misma del Río Amazonas, a la cuenca del Río Orinoco y al Escudo Guayanés. A esto se agrega el hecho de que la ocupación de estos territorios, con excepción de la época del caucho y hasta fechas muy recientes, ha estado representada por la presencia de 19 etnias indígenas con plena identidad cultural y territorial.

Pero lo mas relevante de nuestro territorio amazonense, radica en el hecho de que las circunstancias históricas de Venezuela, al mismo tiempo que han desestimado su dimensión geopolítica, han permitido mantener la integridad ecológico-cultural de este Estado, en condiciones privilegiadas, si las comparamos con los resultados de las acciones y estrategias estatales de los demás países amazónicos.

Siendo así, Venezuela está en posesión del último reducto de la Amazonia que aún guarda, en lo ecológico y en lo cultural, las condiciones naturales originales. Y es esto precisamente lo que le otorga un extraordinario valor, no sólo por lo que significa en términos del patrimonio nacional, sino por lo que esto significa en el plano estratégico frente a las demandas de los demás países amazónicos y de los países industrializados.

III- VALORACION ECOLOGICO-AMBIENTAL DEL AMAZONAS VENEZOLANO.

Por tratarse el Estado Amazonas de una región ubicada enteramente en el Reino Fitogeográfico Neotropical, su flora y vegetación muestran un elevadísimo grado de diferenciación que se refleja de una u otra forma en toda la variedad de sus paisajes. Su flora, en lo que se conoce, se compone de no menos de 5.000 especies, según estimaciones recientes. La vegetación, está constituida por un mosaico muy complejo de unidades florístico-fisionómicas, distribuidas en cinco biomas o formas ecológicas.

III.1- Bioma arbóreo

De una riqueza florística muy alta, alcanza su mayor desarrollo en las llanuras centro meridionales del territorio, entre los 100 y 500 m.s.n.m. y ocupa aproximadamente el 90 % del estado; es heterogéneo, pudiéndose reconocer diferentes tipos de bosques, de acuerdo a las condiciones edáficas y climáticas generales, con una riqueza florística extraordinaria. Desde el punto de vista florístico - fisionómico se reconocen los tipos de bosques siguientes:

1- Bosque Tropófilo Semidecíduo Bajo Piemontano

2- Bosque Tropófilo Decíduo Basimontano

3- Bosque Ombrófilo Sub-Siempreverde Basimontano:

4- Bosque Ombrófilo Sub-Siempreverde Sub-montano

5- Bosque Ombrófilo Parcialmente Inundable Siempreverde de Tierra Baja

6- Bosque Ombrófilo Siempreverde Suibmontano

7- Bosque Ombrófilo Parcialmente Inundable Siempreverde Esclerófil de Tierra Baja. Catinga Amazónica

8- Bosque Ombrófilo Parcialmente Inundable Siempreverde Ribereño

9- Bosque Ombrófilo Inundado de Tierra Baja con "Palmas"

III.2- Bioma herbáceo.

Incluye todas las formaciones abiertas casi exclusivamente en las llanuras, por debajo de los 500 m.s.n.m., en los cuales predomina el estrato herbáceo respecto a los otros componentes del ecosistema, generalmente sobre suelos Entizoles, Oxisoles y Ultisoles. En el Estado Amazonas se distinguen los tipos siguientes:

1- Herbazal Graminoso no Inundable

  1. Herbazal Graminoso Inundable Abierto

3- Herbazal no Graminoso Anegadizo de Tierra Baja

4- Hertbazal Graminoso Secundario no Inundable con "Helechales"

III.3- Bioma arbustivo

Contentivo del tipo de vegetación Arbustal ombrófilo siempreverde esclerófilo de tierra baja; consta de comunidades de varios tipos de comunidades arbustivas abiertas en las cuales no existe un estrato herbáceo continuo, mientras que los arbustos (de 3 a 8 mts. de altura, copa rala y hojas coriáceas), están reunidos en formaciones mas o menos continuas. Se asocian estos arbustales a bancos arenosos levemente elevados, no inundados, tipo Quartzipsamment con régimen Aquic y evolución hacia el tipo Spodic, localizados formando "islas" al norte, sur y este de San Fernando de Atabapo, así como entre los ríos Autana y Guayapo. Al sur de Maroa, hasta el límite con Brasil, estos arbustales aparecen enclavados en la Catinga Amazónica y localmente reciben el nombre de "Bana". También , existe otro tipo de arbustal, representado por las "Sabanetas", donde predominan arbustos de hojas coriáceas y hierbas sobre terrenos inundados durante gran parte del año, con sustrato de arena blanca y suelos con evolución superficial de tipo Spodic. Son estrechas las relaciones florísticas con el "herbazal no graminoso anegadizo de tierra baja".

III.4- Bioma Mixto Montano

Incluye relieves a más de 1000 m.s.n.m. en las mesetas de arenisca y cuarcita denominadas "Tepuyes" y las serranías de rocas graníticas como la de Guayado, Maigualida y Unturán.

La vegetación consta de bosques, arbustales, herbazales, vegetación saxícola y pionera.

Los bosques ( Bosque ombrófilo siempreverde montano) son muy heterogéneos, de altura baja a alta, densos medios a densos, irregulares con 2 ó 3 estratos arbóreos; localmente con sotobosque denso, abundantes epífitas o lianas. La información botánica disponible es escasa y sólo comprende a pocas localidades; no obstante, se ha reportado alto endemismo.

Los herbazales - arbustales (Herbazales no graminosos - arbustivos montanos), a veces con vegetación pionera, son muy variados en densidad, altura y cobertura; localmente pueden ser densos, crecen sobre turberas o rocas, están entremezclados con bosquecillos bajos en depresiones, y se diferencian florísticamente respecto a otras localidades con el mismo tipo de vegetación. Hasta el presente, los estudios botánicos reportan endemismo muy pronunciado.

III.5- Bioma de Vegetación Saxícola sobre Afloramientos Rocosos de Tierra Baja

Sobre los entisoles delgados en contacto con la superficie de afloramientos rocosos graníticos o de rocas similares, llamados "lajas", se desarrollan algunos tipos de vegetación que varían desde "bosquecillos" y arbustales más o menos densos (deciduos a parcialmente deciduos), hasta herbazales graminosos e incluso manchas de vegetación pionera. Los "bosquecillos" sobre "lajas" de granito contienen arbustales hasta de 4 a 8 mts. de altura.

IV- IMPORTANCIA Y POTENCIALIDAD DE FLORA AMAZONENSE

El Estado Amazonas es quizás la región que presenta mayor diversidad de formaciones vegetales del país. De esta riqueza florística, el bioma arbóreo con sus diferentes tipos de bosques representan el 90 % del estado, con características muy particulares que limitan su explotación y aprovechamiento, bajo el enfoque de un clásico manejo forestal (extractivista), como el adelantado en otras regiones del país. Los bosques ribereños existentes en la zona representan un porcentaje importante del bioma arbóreo y poseen la particularidad de interactuar con el sistema acuático adyacente, ya que las raíces y rizomas estabilizan las orillas y minimizan la socavación de los cauces. También son fuente de alimento y refugio tanto de aves como de mamíferos e insectos y contribuyen además a crear cadenas alimenticas de vital importancia para la vida acuática. La exuberancia de la vegetación que cubre el suelo amazónico no implica la fertilidad de este; así como tampoco, la gran diversidad de especies que se hayan en estos bosques, determina una riqueza forestal desde la óptica del manejo forestal como para suplir la industria de aserrío. Aparte de la gran diversidad forestal deben considerarse también aquellas que sin ocupar áreas extensas constituyen importantes componentes en el cuadro global de la biodiversidad, tales como el bioma herbáceo y arbustales.

El bioma herbáceo se caracteriza por su cobertura vegetal cubriendo suelos pobres suceptibles a la erosión, los cuales presentan un conjunto florístico desarrollado y adaptado específicamente a condiciones ambientales variables, pero fuertemente limitadas. De igual manera ocurre en los arbustales, cuya flora es altamente diversificada y especializada. En el bioma herbáceo se puede considerar el desarrollo de cultivos semipermanentes adaptados a las especiales características físico naturales de estos ecosistemas, así como el desarrollo de algunos programas de plantaciones forestales con especies no muy exigentes, exóticas y/o autóctonas, con miras a recuperar sabanas con procesos acelerados de desertificación como las localizadas en el sector de Puerto Ayacucho.

Los biomas de montaña (Bioma mixto montano y altomontano), difieren drásticamente de un sistema montañoso a otro y se componen de un gran número de especies endémicas que le confieren características muy particulares como por ejemplo: la Serranía de la Neblina, el Macizo Duida-Marahuaca; y los Tepuyes del norte (Yutaje y Coro-coro). De igual manera cabe mencionar la rica flora que crece sobre los afloramientos rocosos (Bioma de vegetación saxícola), diseminados por casi toda la geografía regional.

IV.1- APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS FORESTALES

Las formaciones vegetales del Estado cuentan con una gran riqueza de productos forestales, que ha sido utilizada por la población autóctona desde hace muchos años, y representa un reservorio en el cual la humanidad tiene grandes expectativas y donde podemos distinguir:

  1. Productos Forestales Primarios:

Estos productos en el Estado Amazonas están seriamente restringidos por el decreto 2.552 del 17 de enero de 1978, el cual prohibe la explotación de madera rolliza en la región. De esta manera la demanda local tiene que abastecerse de maderas de otras regiones del país y en gran parte se importa de Colombia.

b- Productos Forestales Secundarios

Estos productos son ampliamente utilizados por las culturas que hacen vida en la región y representan un reservorio como productos para el consumo fresco y materia prima para la industria alimenticia, farmacológica, artesanal, construcción, etc. Este aprovechamiento se refiere a la extracción de productos de los ecosistemas sin manejo alguno. La cantidad de productos permisados con estos fines es inferior a las cantidades utilizadas realmente, las cuales se desconocen en su verdadera dimensión. Sólo se cuenta con información verbal de personas de comunidades indígenas sedentarias que indican que para conseguir los mismos, tienen que ir "cada vez más lejos". Muchos productos resultantes del extractivismo son utilizados con fines comerciales y en la construcción de la vivienda típica amazonense (churuata) en los cuales se utilizan árboles de 15 a 30 cms de diámetro a la altura del pecho (DAP); generalmente se utilizan especies de gran resistencia y durabilidad usados como tirantes, viguetas, paredes estantes, cumbreras y latas, soleras y varas. Las palmas se utilizan en la fabricación del techo y representan el producto de mayor extracción, entendiéndose que el número de pencas extraídas depende de la superficie de la churuata.

Una de las actividades de mayor importancia para las comunidades indígenas la vemos representada por el uso artesanal; actividad llevada a cabo por el aprovechamiento que resulta del extractivismo del bosque natural, siendo las especies más utilizadas las siguientes:

- Chiquichiqui (Leopoldina piassaba), de esta palma es utilizada la fibra la cual proviene de la base de la vaina foliar, por su gran resistencia a la humedad se utiliza para fabricar cuerdas, cestería y cepillos (2). Debido al lento crecimiento de la fibra es recomendable el aprovechamiento de esta en su población natural siempre y cuando se haga racionalmente, ya que en la fibra tienen su habitat animales pequeños que luego aportan nutrientes a las plantas.

Esta palma se encuentra localmente distribuida en algunas áreas del Estado, en los Departamentos Atures, Río Negro, Atabapo y Casiquiare.

- Bejuco Mamure o Tripa de pollo (Heteropsis spruceana). Esta planta produce raíces aéreas de hasta 30 mts de longitud aproximadamente, leñosos, flexibles y resistentes a la producción, utilizados por los grupos indígenas de la Orinoquía y la Amazonía como amarres en la construcción de viviendas y otros trabajos tales como fabricación de artesanías (muebles, cestas). Recientemente los fabricantes de muebles del país han descubierto que compite en calidad y precio con el mimbre (Solix spp), lo que ha aumentado la explotación indiscriminada de raíces.

- Bejuco Matapalo (Ficus sp). El tallo de esta planta lo utilizan los artesanos indígenas como complemento en la fabricación de los muebles de mamure, para darle forma y soporte a los mismos, por lo que su explotación se realiza paralela a la del mamure.

- Palo de Boya: Este nombre se le da a varias especies de las familias Apocynaceae, Sapotaceae y Annonaceae, que se caracterizan por ser maderas blandas y livianas, algunas especies se localizan en zonas de rebalse, tal es el caso de Malouetia Tamariguna y otra especie de la familia annonaceae, "palo de boya blanco" (tabernaemontana sp, Molongum sp), mientras que en tierra firme se encuentra el "palo de boya negro", especie de la familia sapotaceae. Estas especies son utilizadas por las comunidades indígenas de la región, en la confección de redes de pesca y artesanías (diversas tallas de figuras).

- Tirita (Ischnosiphon sp.). Especie cuyo tallo es utilizado por los artesanos de la región (indígenas) para la elaboración de cestas y similares. Esta planta se encuentra ampliamente distribuida en todo el Estado.

Otras plantas de interés la constituyen el "ojo de zamuro" (Mucuma Urens), la "peonía" (Ormosia sp). De estas son aprovechadas sus semillas por su consistencia, forma y colores llamativos, utilizadas en la artesanía, especialmente en la confección de collares. También es utilizada para tallados el "palo de Brasil" y el "palo amarillo", pero su extracción no es tan marcada como las anteriores. Además de los diferentes usos que se les da a los productos no madereros del bosque, también estos ecosistemas aportan a nuestros indígenas y los moradores de la región una gama de exquisitos frutos, tallos, hojas, raíces y tubérculos que forman parte importante de la dieta diaria, aunado a las plantas cultivadas, la caza y la pesca.

Además de los beneficios expuestos anteriormente, cabe mencionar que las frutas y cogollos de las palmas son fuentes de nutrición (proteinas y grasas). Estas proteínas son de calidad semejante a algunas carnes y hasta pueden sustituirlas. Entre estas tenemos el Seje grande y pequeño (Oenocarpus bataua, Oenocarpus bacaba) respectivamente, Moriche (Maquritia flexuosa), Pijiguao (Bactrix sp), Chiquichiqui (Leopoldinia piassaba), Manaca (Euterpe precatoria , Euterpe Oleracea) de la cual se extrae del fruto una bebida alimenticia llamada "carato de manaca"; además de los cogollos (palmito), la palma manaca es una especie muy importante desde el punto de vista socioeconómico, ya que provee de alimentos, madera y techo para la construcción de viviendas. De igual manera, las comunidades indígenas utilizan diferentes plantas del bosque de los cuales hacen uso de estas para fines curativos y en sus rituales a través del chamán, curandero o brujo, el cual utiliza la medicina espiritual o "despojo de la enfermedad" conjuntamente con el uso de las plantas. Dentro del conjunto de plantas que se extraen del bosque natural con fines medicinales se tienen:

- Aceite de Seje: se extrae del mesocarpio del fruto de la palma (Oenocarpus bacaba, Oenocarpus bataua) un aceite al cual se le atribuyen propiedades medicinales, utilizada en enfermedades bronquiales, además de su uso culinario. Este producto tiene gran demanda, y es comercializado por los indígenas de la región.

- Palo de Arco: Probablemente (Tabebuia sp), una especie de Tabebuia, también conocida como palo de arco, del cual se utiliza la corteza mezclada con licores con fines antirreumatoideos y como afrodisíaco.

- La Caraña: (protium sp), se utiliza su corteza como vendaje para aliviar torceduras, esta contiene una resina que contiene propiedades antiinflamatorias.

- Aceite de Palo: (Copaifera sp), es utilizada como cicatrizante extrayéndose mediante perforaciones al fuste del árbol.

Existen otro grupo de plantas que se encuentran en forma silvestre y que tienen su historia de explotación en el Estado Amazonas: las plantaciones con látex y resinas.

- Balatá (Manilkara sp) tiene gran aplicabilidad en la industria eléctrica, del calzado y para la confección de artículos deportivos, mecánicos y odontológicos. En las épocas de explotación, resultó ser este un recurso más valioso que el Caucho alcanzando en el mercado internacional precios más elevados.

- Pendare (Mimusops sp, pouteria sp). Especie explotada a gran escala ha partir del año 1939, cuyas áreas de explotación se concentraron en la cuenca del Ventuari y a orillas de los ríos Sipapo y Siapa. El látex extraído de esta planta contiene resina, calcio, azúcares y sales solubles.

- Caucho natural (Hevea spp). La explotación de la hevea se produjo por largos períodos desde la Colonia hasta la primera mitad del siglo XX siglo. El latex proveniente de este árbol es utilizado en la fabricación de neumáticos para aviones y máquinas pesadas, productos adhesivos. Las semillas contienen un potencial nutritivo en alimentación animal (Petit (8) 1992), se distribuye en las orillas de los ríos Ventuari y en las cuencas del río Negro, Alto Orinoco, Siapa y el Brazo Casiquiare. (Sist. Ambientales).

V- VALORACION SOCIO-CULTURAL

Según el Censo Indígena de 1992, la población indígena del estado Amazonas, alcanza a 44.381 habitantes pertenecientes a los siguientes grupos étnicos: Yanomami 29,78 %, Guajibo 21,22 %. Piaroa 21,11 %, Kurripako 6,39 %, Yekwana 6,02 %, Bare 2,76 %, Baniva 2,63 %, Piapoco 2,63 %, Puinave 1,74 %, Yeral 1,68 %, Warekena 0,96 %, Yabarana 0,72 %, Jodi 0,58 %, Panare 0,31 %, Saliva 0,18 %.

V.1- La Agricultura

En el Estado Amazonas, la agricultura tradicional representa los fundamentos mismos de la integración territorial dentro del marco de la opción valorativa que hemos expuesto como premisas, donde convergen los beneficios ambientales, socio-culturales y económicos que establece el Desarrollo Sustentable. La actividad agrícola de este estado, actualmente se encuentra concentrada en el Departamento Atures, el cual representa el 61,2 % de la superficie agrícola total, representada básicamente por la agricultura de conucos.

Gran parte de la población indígena ha sido atraída hacia áreas de concentración urbana, vecinas a Puerto Ayacucho, con poca disponibilidad de tierras y en abierta contradicción con sus actividades tradicionales, lo cual genera deterioro del suelo por la intensidad del uso, las desforestaciones indiscriminadas por la necesidad de ampliar la frontera agrícola y el agotamiento de las especies vegetales demandadas por la producción artesanal así como de las especies faunísticas que complementan la alimentación de estos grupos. La sedentarización de la población ha afectado notablemente las prácticas tradicionales de manejo, convirtiendo los lotes circulares de aproximadamente tres hectáreas que significan los conucos migratorios, en parcelas sobre-explotadas de escaso rendimiento constante, en abierta contraposición con las formas tradicionales de organización de la producción y que exigen formas de manejo de alto costo socio-económico y ecológico.

Sin embargo, el Estado Amazonas es una de las muy pocas regiones el mundo, donde, además de disponer de una base ecológico-ambiental de gran diversidad biológica y de gran vulnerabilidad, también es un reducto donde todavía se mantienen modelos tradicionales de manejo de recursos naturales, de probada eficiencia socio-ambiental, que pueden servir de base para lograr una base económica importante, si consideramos lo variado y particular de la producción.

Con excepción de las plantaciones de caucho cuya importancia económica tuvo su mayor relevancia durante la 1a. y la 2a. Guerras Mundiales, y las muy recientes implantaciones de una ganadería extensiva de carácter comercial, así como la explotación comercial de algunos recursos forestales, la agricultura del Amazonas se sigue caracterizando por el predominio de la Agricultura Tradicional de Conucos, cuya organización se fundamenta en estructuras sociales que giran en torno a valores de uso comunitario. No obstante, estas formas tradicionales de organización del trabajo y la producción, están siendo afectados, cada vez mas, por los paternalismos institucionales y los valores individuales difundidos por instituciones públicas y privadas que hacen vida en el Estado. Se pueden observar cambios notables debido al constante proceso de trasculturación que viven las poblaciones indígenas, que se expresa en un nuevo carácter de la producción, la orientación hacia una racionalidad comercial de la misma y a un nuevo intercambio por la vía de los mercados, locales, regionales, nacionales y aún internacionales.

Dentro de este complejo marco de los procesos actuales, podemos distinguir entonces tres tipos de agricultura, cuya orientación común deberá pautarse en aras de la sustentabilidad posible de los recursos naturales y el proceso de desarrollo necesario para el Estado Amazonas. Estas agriculturas son:

a- La agricultura localizada en las áreas de mayor intervención, donde los sistemas ecológicos naturales han sufrido un severo impacto ambiental como consecuencia de la implantación de la Agricultura Criolla y de la sedentarización de las comunidades indígenas. Allí habría que orientar esta actividad hacia la implantación de Sistemas Agrícolas Mixtos, privilegiando la re-introducción de las especies agrícolas y forestales autóctonas de alto valor comercial.

b- La agricultura localizada en aquellas áreas donde, aún predominando formas tradicionales, se han iniciado procesos de cambio cualitativo importantes, por la adopción e introducción de nuevas prácticas de manejo, que están permitiendo a las comunidades indígenas ampliar sus posibilidades de autosuficiencia y la comercialización de excedentes significativos.

c- La agricultura localizada en aquellas áreas donde se mantienen con muy poca o ninguna modificación, los modelos tradicionales indígenas de conucos migratorios de subsistencia o Agricultura de Bosque.

Esta diferenciación espacial de la agricultura del Estado Amazonas, nos conduce a afirmar que, que cualquier opción de Desarrollo Sustentable implica la consideración del Sistema de Conucos Migratorios como posibilidad cierta de utilización eficiente de los recursos naturales, con un mínimo impacto ambiental, posibilitando la recuperación de los sistemas ecológicos naturales mediante sus propios mecanismos de respuesta; y a proponer como base para el desarrollo de esta actividad, las siguientes consideraciones:

* Los sistemas productivos a desarrollar en la Agricultura de Bosque deben mantener como base los Sistemas Tradicinales de Conuco Migratorio de Policultivos. El mejoramiento de estos sistemas, debe plantearse en términos de las prácticas de manejo que han venido utilizándose tradicionalmente, y los posibles cambios cualitativos que permitan una mayor eficiencia ecológico-social y económica. Destaca dentro de las posibilidades económicas de estos sistemas, el potencial de los productos forestales secundarios, cuyo manejo y explotación racionales, podría constituir una base económica de gran relevancia.

En ningún caso, los cambios en esta agricultura deben significar la ampliación de la frontera agrícola a expensas del bosque, la sedentarización de la agricultura o la implantación e introducción de prácticas de manejo convencionales y cultivos extraños a este medio.

* La agricultura tradicional localizada en aquellas áreas donde la población ha comenzado a introducir cambios cualitativos significativos, debe orientarse hacia la implantación de Explotaciones Comunitarias Mixtas, privilegiando el desarrollo de Sistemas Agro-silvo-pastoriles, Agro-forestales y Cultivos Asociados de Ciclo Corto y Frutales.

* La Ganadería Extensiva implantada en las Sabanas Gramínosas debe orientarse hacia una Ganadería Semi-intensiva mediante cambios cualitativos en la actividad: selección de las especies forrajeras de mayor valor nutritivo, selección de las razas animales de mejor adaptación socio-ecológica y económica, introducción de prácticas de manejo de potreros y del rebaño mas eficientes, introducción de especies forrajeras de mayor rendimiento y valor nutritivo.

* La Agricultura Criolla, así como la practicada por las comunidades indígenas sedentarizadas, deben orientarse hacia la implantación de Sistemas Agro-silvo-pastoriles, Agro-forestales, Cultivos Asociados de Ciclo Corto y Frutales y la Ganadería Menor Intensiva.

VI- VALORACION GEOPOLITICA

Desde su descubrimiento, la Amazonía ha sido objeto de múltiples incursiones, que han penetrado su espacio como si fuera tierra de nadie. Si analizamos el proceso de ocupación de esta región, fácilmente puede observarse como, a pesar de ser diferentes los momentos históricos, los agentes participantes siempre han sido los mismos: las misiones religiosas, los buscadores de fortuna, los científicos curiosos y sobre todo, las estrategias políticas por el control de este espacio, expresadas más recientemente en la "necesidad de internacionalizar la Amazonía para protegerla de la destrucción", en favor del Patrimonio de la Humanidad. Es evidente que el objetivo subyacente de todas estos intentos por internacionalizar la Amazonía responden a un solo factor común: el Geopolítico.

Las primeras incursiones de los españoles y los portugueses tuvieron sin duda alguna, un sentido geopolítico. El afán de un control efectivo de esta región, tanto en lo económico como en lo político, dio lugar a una estrategia de ocupación que se tradujo por la fundación de puertos y ciudades en sitios claves, tales como la desembocadura de los ríos, las cuencas altas, la confluencia de las principales vías de comunicación fluvial, etc. Así nacieron Manaos, Belem, Leticia, Iquitos, San Carlos de Río Negro y San Fernando de Atabapo.

Mas recientemente, el Proyecto del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, formulado en 1943, tenía como objetivo principal, estudiar la posibilidad de navegación por algunos ríos amazónicos así como la interconexión de las Cuencas del Orinoco y del Amazonas a través del Brazo Casiquiare, con el fin de desarrollar una vía de comunicación que le permitiese a los Estados Unidos, un fácil acceso a estas regiones únicas productoras de caucho natural, el cual fue un artículo de gran valor estratégico durante la Segunda Guerra Mundial.

Coincidencialmente, es durante la Segunda Guerra Mundial cuando comienzan a llegar a la Cuenca del Amazonas. grupos de misioneros evangélicos - en su mayoría norteamericanos -, como las Nuevas Tribus y el Instituto Lingüístico de Verano, los cuales inician sus labores de evangelización en diferentes sitios de la Amazonia. En Venezuela se instalan inicialmente en la región del Casiquiare y Río Negro, zona de explotación cauchera, y a partir de allí comienzan su dispersión por todo el territorio amazonense y la región de Guayana, localizándose en lugares de gran importancia estratégica como son: Tama-Tama, punto de bifurcación del Orinoco y el Brazo Casiquiare donde se puede ejercer el control absoluto de la navegación; y en los alrededores o las cercanías de los yacimientos minerales de material radioactivo o de alto valor estratégico, así como en las nacientes de los principales ríos.

Cabe destacar que la mayoría de las misiones establecidas por las Nuevas Tribus, se encuentran en la franja que se ha definido como Zona de Seguridad Fronteriza, donde según lo establece la Ley Orgánica de Seguridad y Defensa (Art. 19), no puede establecerse ninguna población extranjera.

Otros tipos de penetración, no tan relevantes desde el punto de vista geopolítico, pero no menos importantes son las que realizan los nacionales de los países vecinos, especialmente aquellos que se dedican al comercio ilícito, al contrabando y al tráfico ilegal de productos, lo cual pone en evidencia el deficiente control y vigilancia que se ejerce en estas fronteras selváticas de difícil acceso.

Finalmente, es necesario mencionar las penetraciones que podríamos denominar Científicas, las cuales han sido bastante comunes y relativamente frecuentes, dadas las características naturales de los ecosistemas amazonenses. Estas incursiones, cuyos objetivos científicos pueden ser muy diversos pues tocan lo biológico, faunístico, climático, florístico, antropológico, etc. deben ser consideradas, muy especialmente por el Estado venezolano y las instituciones públicas locales, quienes deberían conocer a cabalidad los Proyectos de Investigación, los beneficios que de ellas pueden derivarse y la utilización de la información recabada. Es evidente, que mas allá de los objetivos científicos específicos, propios de las Universidades y Centros de Investigación, están los objetivos económicos y estratégicos de los entes que financian esta investigación o que utilizan los resultados de las mismas, lo cual, en términos geopolíticos, representa para el Estado venezolano un problema de Seguridad y Defensa.

VI.1- Areas Geopolíticas

Uno de los objetivos de la caracterización que hemos hecho del Estado Amazonas, ha sido el de poder identificar las áreas de mayor relevancia geopolítica y geoestratégica, y las orientaciones que debe seguir la Gestión político-administrativa de este Espacio Geográfico.

VI.1.1- LA PENIPLANICIE DEL BRAZO CASIQUIARE: Esta área cubre el territorio drenado por los ríos Guanía, Río Negro y Casiquiare, y su connotación geopolítica viene dada por:

- Los ríos que drenan esta área son tributarios de la Cuenca del Río Amazonas;

- Venezuela es un país amazónico y suscribe el Tratado de Cooperación Amazónica, único en su género y posiblemente el acuerdo internacional, en materia de cooperación con respecto a un área geográfica definida, mas importante que se haya firmado en el mundo.

Es esta área se encuentra el Brazo Casiquiare el cual es el canal natural de interconexión entre las Cuencas Orinoco-Amazonas. Sin duda alguna, este territorio es el que está expuesto al mayor impacto al abrir la navegación intercontinental y requiere de estudios en detalle de los ecosistemas allí presentes, para determinar su vulnerabilidad, su manejo y la estrategia a seguir frente a los compromisos internacionales y los desarrollos de los países vecinos.

VI.1.2- TAMA-TAMA: es la otra gran Area Geopolítica de importancia en el Estado Amazonas. En primer lugar, porque allí se encuentra la confluencia del los Ríos Orinoco y Casiquiare, punto clave para el control de la navegación fluvial, tanto de la que circula por el río Orinoco, como de la que circula por los ríos Casiquiare, Guanía y Río Negro. En segundo lugar, por que esta es una zona de alto potencial minero, especialmente de materiales radioactivos.Y en tercer lugar, porque es una zona equidistante entre la frontera con el Brasil, la frontera con Colombia y - en línea recta - con el "polo agrícola" del Estado: el Valle del Manapiare.

VI.1.3- OTRAS AREAS DE IMPORTANCIA GEOPOLITICA: todas aquellas áreas geológicamente importantes, donde se encuentran la mayores concentraciones de minerales estratégicos, tales como : el Cerro Impacto, el Mavaca, el Duida, la Serranía de Los Pijiguaos, etc.

VII- LA OCUPACION DEL TERRITORIO: ASPECTOS LEGALES

El Estado Amazonas, con una extensión de aproximadamente 180.145 Km2, representa el 20 % del territorio nacional y los sistemas ecológicos naturales mas extensos y frágiles del país, así como los de mayor valor ecológico-económico por la importancia de su biodiversidad. El 54 % de su superficie esta definido como Areas Bajo Régimen de Administración Especial, pero su reciente condición de Estado establece competencias de Gestión político-administrativa que afectan al territorio como un todo, en lo que respecta a la Gobernación del Estado y a la Asamblea Legislativa, pero que van a afectar también al territorio en las parcialidades de su división político-territorial, en lo que respecta a las Alcaldías y los Concejos Municipales. Esta situación se hace mucho mas compleja, por la transferencia de competencias derivada del proceso de descentralización que se esta operando actualmente en el país.

El 50 % de su población está representada por 18 etnias indígenas, dispersas a lo largo y ancho del territorio, en contraposición a un 50 % de población "criolla", prácticamente concentrada en la ciudad de Puerto Ayacucho, lo cual plantea, de hecho y de derecho, una situación dual en la organización social y económica del Estado Amazonas, que necesariamente tiene que resolverse por la vía de la integración, en aras del ejercicio pleno de la soberanía nacional sobre estos territorios, dada su condición fronteriza y su altísimo valor geopolítico y geoestratégico.

Como Territorio Etnico Ancestral se ha conceptualizado a los territorios ocupados por cada etnia, expresados en espacios continuos, con fronteras flexibles, sobre el cual se ejercía soberanía y se establecían divisiones locales y regionales, aunque el uso de la tierra en cada caso siempre era colectivo. La Conquista y la Colonización redujeron esos Territorios Etnicos Ancestrales a Resguardos; posteriormente en la primera Constitución Nacional y en las Leyes promulgadas en 1821, 1836, 1838, 1882, 1884, 1855, 1904, 1911 y 1936, la legislación republicana proscribe la tenencia colectiva de la tierra y ordena la destrucción de los Resguardos, desconociendo, el estatus jurídico de las etnias indígenas como colectividades, culturalmente diferentes, de la sociedad venezolana, y estipula que la incorporación social de los nacionales sólo es posible como individuo o ciudadano y en ningún caso como colectividad o grupo diferenciado dentro de la estructura social venezolana. Con la instauración del régimen de propiedad privada individual a expensas de la propiedad comunal y de los territorios étnicos, todas las tierras no registradas como propiedad privada, son declaradas propiedad de la Nación por ser Territorium Nullius o Baldíos, es decir, territorio desocupado legalmente libre para ser apropiado.

La valoración indígena de sus territorios, redunda en una manera de percibir y manejar la tierra y los recursos naturales, que sin ningún temor habría que denominar Modelos Tradicionales de Explotación Sustentable, y que establecen relaciones de interdependencia con las potencialidades y las limitaciones propias de los Sistemas Ecológicos Amazónicos. Esta es una consideración fundamental, que la Ley de Reforma Agraria y la parcelación de tierras inherente a ella desconocen totalmente. Los tamaños de las dotaciones - la parcela o fragmento del territorio étnico - han sido estimados para practicar un Tipo de Agricultura, que colide con el uso integral que significa la tierra para la población indígena: la tierra es la vida y es para vivir, abastecerse con la agricultura, la recolección, la caza y la pesca; para orar y propiciar los espíritus; para enterrar y conmemorar a los muertos y antepasados, para visitar los sitios sagrados de la geografía mítica y para proveer zonas de amortiguación, descanso y recuperación de la Biota entre las comunidades que ocupan el Territorio Etnico.

VII.1- Las Competencias Político - Administrativas

La organización político-administrativa del nuevo Estado Amazonas, se perfila como sumamente compleja y contradictoria, toda vez que contrapone una función de desarrollo social y económico a una función de preservación de los Sistemas Ecológicos Naturales. Administrativamente esto se hace mas complejo, pues en este Estado se superponen diversas instituciones e instancias públicas, que sin duda plantean conflictos de competencia. Aproximadamente un 54 % del territorio del Estado Amazonas está sujeto al régimen de Areas Bajo Régimen de Administración Especial /ABRAE, lo cual escapa a la competencia de la Gobernación y de los Municipios. Un caso extremo de hipertrofia jurídica lo constituye el Alto Orinoco, donde se superponen ocho jurisdicciones simultáneamente:

- Zona de Seguridad y Defensa (Ministerio de la Defensa).

- Tratado de Cooperación Amazónica (Ministerio de Relaciones Exteriores).

- Reserva de Biósfera (Miniterio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables - Ejecutivo Nacional).

- Monumentos Nacionales (Comisión de Preservación de Tepuyes).

- Parques Nacionales (INPARQUES).

- Ley Nacional (Ministerios de Educación, Justicia, Desarrollo Urbano y Sanidad).

- Ley Regional (Gobernación - Asamblea Legislativa).

- Régimen Municipal (Alcaldía - Concejo Municipal)

Este complejo panorama se ve gravado por la inclusión del Estado Amazonas en la Región Sur, lo cual implica competencia de la Corporación Venezolana de Guayana (C.V.G.) y del Plan de Acción del Eje Apure-Orinoco, lo que conlleva la zonificación en cuencas hidrográficas, algunas de ellas compartidas con Brasil y con Colombia objeto de Comités Técnicos Binacionales.

VII.2- Las Peculiaridades del Régimen Municipal en el Estado Amazonas.

El Artículo 3 de la Ley Orgánica de Régimen Municipal define al Municipio como:

"El Municipio constituye la unidad política primaria y autónoma dentro de la organización nacional establecida en una extensión determinada del Territorio. Tiene personalidad jurídica y su representación la ejercerán los órganos determinados en esta Ley. Su organización será de carácter democrático y tendrá por finalidad el eficaz gobierno y administración de los intereses peculiares de la entidad".

Uno de los rasgos más importantes del Municipio, es que tiene personalidad jurídica, al contrario de las ABRAE, que no la tienen; consecuentemente, en el Estado Amazonas se estarían creando Municipios, con territorios bajo Régimen Especial donde el Municipio no puede actuar en forma tradicional. Los Municipios del Estado Amazonas , tienen o deben reconocer, forzosamente esta situación, quedando así su función desvirtuada desde el momento mismo de su creación, según sea la actitud e interpretación de la Ley, por parte del Alcalde electo, lo cual, obviamente, va a generar conflictos de competencia entre el Municipio y el Ministerio el Ambiente y los Recursos Naturales Renovables. Estos conflictos de competencia se van a expresar, principalmente, en razón de la creciente presión de la población Criolla sobre los Territorios Ancestrales de las Comunidades Indígenas, que por su condición jurídica de Baldíos, estarán sujetos a la Expropiación Silenciosa que respalda el Régimen Municipal. Pero además, porque el Régimen Municipal es esencialmente urbano, y constituye, frente a las Comunidades Indígenas, la imposición de un modelo político-administrativo ajeno a sus formas de organización social, que sólo va a significar un extraordinario instrumento de penetración para las fuerzas económicas y políticas que buscan consolidar espacio y poder en la región.

VIII- CONCLUSIONES

1- Los bosques de la Amazonía venezolana poseen una fuente rica en especies no madereras de utilización más difundida en comparación con los productos primarios, tomando en cuenta la importancia que estos tienen para los grupos indígenas quienes han sabido aprovechar a través de los años estos productos para diferentes usos (alimentación, vivienda y otros requerimientos culturales). Es evidente que muchos de estos productos, no madereros, del bosque, son de gran interés económico para la región y/o la sociedad industrializada siempre y cuando se busquen métodos que garanticen un aprovechamiento continuo y sostenido, y un manejo que garantice el mínimo impacto ambiental y la posibilidad de recuperación natural.

2- El estado Amazonas comprende lo que podríamos denominar una Región Cultural de Pueblos Indígenas, con identidades propias, que se reconocen entre sí, al mismo tiempo que frente a la Sociedad Criolla venezolana. La condición multiétnica y pluricultural de este estado, así como su vigencia en la reivindicación territorial venezolana, le otorgan un valor de particular relevancia, en tanto población cuya venezonalidad enriquece nuestro patrimonio cultural, y en tanto que su presencia expresa opciones alternas de alta eficiencia socio-ecológica para el manejo de los recursos naturales.

3- Se hace imperativo redimensionar el problema de la tenencia de la tierra por parte de las Comunidades Indígenas, en virtud del reconocimiento de los Territorios Etnicos acordes con su modo de vida y con el equilibrio ecológico del ambiente, a objeto de preservar los recursos naturales indispensables para su sustento.

4- El Amazonas venezolano, constituye un caso excepcional donde la confluencia de particularidades ambientales, culturales y geopolíticas, crean la posibilidad única de un laboratorio a escala natural, cuya Gestión implica armonizar y equilibrar los costos y beneficios ecológicos, sociales, económicos y geopolíticos, es decir, cumplir con los fundamentos del Desarrollo Sustentable. En este sentido, el Estado Amazonas ofrece una amplia gama de recursos, cuya potencialidad social y económica permite ampliamente, satisfacer los requerimientos de la población actual de ese territorio. No obstante es menester ordenar su explotación para que esta potencialidad signifique una respuesta a:

- Las necesidades crecientes y las expectativas de la población amazonense.

- La necesaria integración de este Estado en la vida social, económica y política del país.

- El reconocimiento y el ejercicio de una identidad social y económica regional.

- La preservación de sus recursos como el fundamento de esa identidad regional.

- La preservación de los recursos naturales y humanos en tanto que patrimonio nacional.

- La reafirmación y el ejercicio pleno de la soberanía nacional.

De esta manera, el Ordenamiento Territorial, antes que una disposición de Ley, debe entenderse como una estrategia política del Estado para promover la distribución espacial el desarrollo, lo cual establece que las valoraciones, las posibilidades y potencialidades del Estado Amazonas, están dadas por la peculiaridad de sus condiciones naturales y culturales, y por las respuestas institucionales político administrativas para la Gestión de esos recursos, en las cuales debería privar su importancia geopolítica desde el punto de vista ecológico, cultural y estratégico.

 

IX- BIBLIOGRAFÍA

1.- Delascio Chitty, Francisco, 1985. Algunas plantas usadas en la medicina empírica venezolana. Dirección de Investigación Biológica. División de vegetación. Jardín Botánico. INPARQUES. 186 p.

2.- García O., 1990. Informe de pasantías sobre actividades de vigilancia y control ambiental de los recursos naturales renovables. MARNR. Región 22. Amazonas. Universidad de Los Andes. Facultad de Ciencias Forestales. Escuela de Capacitación Forestal.

3.- Guanchez Francisco, 1989. Evaluación del potencial del uso de las principales palmas autóctonas del Territorio Federal Amazonas. MARNR, Herbario Regional del T.F. Amazonas. (mimeo).

4.- --------- 1993. Fundación Jardín Botánico. La Palma "Chiquichiqui" o "Palma de fibra" (Leopoldinia piassaba). Ponencia presentada en el I Seminario Taller, Agricultura en Amazonas situación y perspectivas. Julio 1993.

5.- Gutierrez E, Sanchez I. Manual de plantas útiles y comunes del Estado Amazonas. Proyecto en ejecución herbario regional. MARNR. Región Amazonas.

6.- Romero Gustavo. 1991. Biología de Heteropsis Spruceana. Universidad Herbaria Harvard. Cambridge, Massachusetts. USA. Noviembre 1991.

7.- Mary Melny K 1993. Recomendaciones prácticas para el fomento de productos forestales en comunidades indígenas. Puerto Ayacucho. Amazonas. Mayo 1993.

8- Petit Judith, 1992. Alimentos del Bosque . Instituto Forestal Latinoamericano. Mérida. Venezuela. 1992

9- Perera M, 1987. Amazonas Impacto y Ecodesarrollo una historia para el futuro. Caracas, Abril 1987.

10- Sistemas Ambientales Venezolanos. Volumenes I,II,III. Proyecto VEN/79/001. Región Guayana. Territorio Federal Amazonas.

11- Huber, O. Esbozo de las formaciones vegetales del Territorio Federal Amazonas. Venezuela, Carascas. Septiembre 1982. Serie Informe Técnico. D.G.S.I.I.A./II/103.

12- SADA - Amazonas / MARNR (Coordinador Técnico Manuel Briceño Méndez): Plan De Ordenamiento para el Estado Amazonas. Versión Preliminar. 1994.


Ponencia presentada al Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.