Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 419     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 197/03 - Implicancias ambientales de la explotación del recurso petróleo en áreas agrícolas bajo riego
Fecha:Lunes, 22 de Diciembre, 2003  12:25:22 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

Implicancias ambientales de la explotación del recurso petróleo en áreas agrícolas bajo riego

Ciminari, Mabel

Jurio, Elsie

Kreiter,Analía

Torrens,Celia

Capua,Olga

Departamento de Geografía.Universidad Nac.del Comahue

Neuquén - Argentina


 

Resumen

El presente trabajo analiza las implicancias ambientales que la explotación del recurso petróleo genera en áreas agrícolas bajo riego. El área de estudio se localiza en los valles inferiores de los ríos Limay y Neuquén, - provincia del Neuquén -, donde la superposición espacial de estas actividades genera riesgos ambientales permanentes para las economías agrícolas, así como para todo tipo de asentamiento humano.

Introducción

La industria petrolera es la principal actividad productiva que genera regalías y trabajo, pero también ocasiona diversos problemas ambientales que pueden ser altamente perjudiciales y de compleja recuperación. Este tema es analizado en el marco del proyecto de investigación "Asentamientos y conflictos ambientales en los valles inferiores de los ríos Limay y Neuquén", en el Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue.

El área de estudio corresponde a un oasis de riego inserto en los valles inferiores de los ríos Neuquén y Limay. - Figura 1 -. Se trata de la zona más poblada de la provincia del Neuquén donde se asientan las localidades de Senillosa, Plottier, Centenario y Neuquén, las que registraron en las últimas décadas, un crecimiento demográfico acelerado.

Figura 1: Imagen Landsat TM Año 1993

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dicho crecimiento en los últimos años, ha sido superior a las medias nacionales. Particularmente la ciudad de Neuquén, a partir de los años1970, crece a un ritmo inusual en el país y superior al resto de las poblaciones valletanas.

Aunque la tasa de crecimiento medio anual ya es importante desde 1947, es a fines de los años ¢ 50 y a partir de los ¢ 60 cuando el crecimiento demográfico se incrementa notablemente. Cuadro 1

Cuadro 1: Población por localidad. Años 1970, 1980 y 1991

Años

Ciudades

1970

1980

1991

Neuquén

43.070

90.037

167.078

Plottier

2.587

7.951

16.768

Centenario

4.291

10.496

21.418

Senillosa

643

2.022

4.587

Fuente: INDEC. Censo Nac. de Población y Vivienda. Años 1970, 1980 y 1991.

El desarrollo del valle comienza en 1911 con la construcción del dique Contralmirante Cordero - hoy Ingeniero Ballester - sobre el río Neuquén. La posterior implementación de las obras de riego por parte de la Compañía Ferrocarriles del Sud, finalizadas en el año1928, completa la puesta en marcha del sistema integral de riego del Alto Valle del río Negro y el proceso de subdivisión de la tierra. Los espacios aptos para las actividades agrícolas fueron valorizados a partir de los períodos de postguerra sufridos por Europa, por lo que esta Compañía y su subsidiaria, la Compañía Tierras del Sud, de capitales británicos, vislumbraron el potencial económico de la zona.

Hacia los años '30 se produce el cambio productivo de la alfalfa y vid como dominantes, para convertirse al cultivo de frutales. Se inicia a partir de ese momento, la exportación de frutas frescas a los mercados internacionales. (Bandieri, S. 1993).

Hasta la década del ¢ 60, la actividad frutícola fue la más importante en el sector neuquino. A partir de esta fecha, se producen cambios en la estructura económica regional, como consecuencia del impulso dado por el gobierno nacional a la utilización de las fuentes de energía - sobre todo los hidrocarburos líquidos -, y a la construcción de grandes represas hidroeléctricas. Es así que la provincia del Neuquén recibió del Estado central, importantes aportes financieros en concepto de regalías, que se distribuyó en obras de infraestructura social básica, comunicaciones y en menor medida en algunas actividades productivas. Esto provocó un gran dinamismo, generando expectativas y posibilidades de trabajo, atrayendo población de otras provincias y del mismo interior neuquino hacia la capital.

Las consecuencias derivadas de los cambios económicos y de la dinámica demográfica se traducen en nuevas formas en el uso del suelo, como es el avance de áreas urbanas sobre las agrícolas, lo que ocasiona la retracción de las tierras de cultivo; la incorporación de actividades agroindustriales, administrativas y de servicios, a las que se suman también aquellas vinculadas a la explotación de petróleo y de gas.

La región es un importante proveedor de petróleo y de gas, actividad que en muchos casos entra en conflicto por el uso y manejo que se hace de los recursos naturales a partir del tendido de oleoductos, gasoductos, lagunas de aguas de purga, plantas de bombeo y otras obras de infraestructura conexas. Esto implica riesgos ambientales permanentes y significativos para las economías agrícolas, así como para todo tipo de asentamiento humano en general.

La superposición espacial de actividades económicas tan disímiles genera una serie de conflictos que son importantes de estudiar. Por lo tanto el presente trabajo tiene como propósito analizar las implicancias ambientales que la explotación del recurso petróleo genera en las áreas agrícolas bajo riego, como así también, el marco normativo que regula la actividad petrolera.

Marco legal

En el año 1918 se descubre la existencia de petróleo en la Provincia al perforar el histórico pozo Nº 1 en Plaza Huincul. A partir de allí comienzan las tareas de exploración y explotación petrolera que permitirán ir conociendo la magnitud de las reservas hidrocarburíferas, al tiempo que se va gestando la transformación socioeconómica y territorial de la provincia (Saint Lary,B. 1995). La concentración de inversiones fue cada vez más gravitante, generando principalmente en el departamento Confluencia, cambios en el uso del suelo, crecimiento de los centros urbanos del área y efectos en el medio ambiente.

El autoabastecimiento energético fue declarado una urgente necesidad nacional (Ley 14.773 de 1958) a partir de la expansión industrial que se impulsó en el país a mediados de la década del cincuenta generando el desarrollo de las industrias básicas y de la producción petrolera. A efectos de incrementar la producción de hidrocarburos líquidos y gaseosos se implementó una política donde el Estado desempeñaba un rol fundamental, declarándose de dominio nacional a los yacimientos. La empresa estatal YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) creada en 1922, era la encargada de explotar y comercializar los hidrocarburos estableciendo su monopolio en el mercado.

La Ley de Hidrocarburos 14.773/58 "limitó el derecho de propiedad de las provincias sobre los recursos del subsuelo - en contraposición con lo establecido por la Constitución Nacional - dando el control y manejo de los mismos al Estado Nacional. Este fue el origen de la primera contradicción entre el Estado provincial y el Estado nacional, que se expresó en la permanente y principal reivindicación de los gobiernos provinciales: el reclamo sobre la propiedad de los recursos y el consiguiente derecho al poder de decisión sobre su explotación". (Saint Lary,B., 1995). Las sucesivas modificaciones a la Ley de Hidrocarburos operadas después de 1958 (Ley 17.319/67, Ley 21.776/78 complementaria de la anterior) mantienen vigente la contradicción y reafirman la participación cada vez mayor de los agentes privados en la actividad petrolera.

Hasta fines de los años ochenta la actividad hidrocarburífera se desarrolló bajo un sistema con fuerte predominio estatal, en el que YPF producía aproximadamente el 80 % del crudo extraído y las empresas privadas el porcentaje restante. Pero a partir de 1991 se originan cambios, en la política económica implementada por el gobierno nacional con la Ley de Reforma del Estado y la desregulación de esta actividad. "Se produce así la privatización de YPF como Sociedad Anónima, y con ello la modificación de la política de precios, el destino de la producción y el derecho a la libre disponibilidad del crudo" (Prov. del Neuquén, 1997)

Con la privatización de esta actividad, se genera un incremento en la producción del petróleo y en la localización de nuevos yacimientos gasíferos, principalmente en el sector oriental de la provincia del Neuquén.

En cuanto a la injerencia del Municipio en la explotación del recurso petróleo, éste puede regular o reglamentar la actividad petrolera sin contradecirse con las leyes nacionales, orientándose fundamentalmente al cuidado del ambiente. Sin embargo en muchos casos "las municipalidades aparecen como las grandes ausentes, cuando su obligación debe ser el asegurar un ambiente sano y equilibrado, (...), haciendo un uso racional de los recursos naturales y preservando el patrimonio natural. Debe preservar, mejorar y defender al ambiente, desarrollando instrumentos de control e implementando un registro permanente y público de los resultados de sus estudios y evaluaciones del medio ambiente". (Ordenanza Nº 7609/96, Concejo Deliberante Neuquén).

El artículo 20 de la citada Ordenanza faculta a la municipalidad a decretar el cese inmediato, transitorio o permanente de toda actividad hidrocarburífera que pueda provocar contaminación, ya sea en la exploración, explotación del petróleo o en la comercialización del producto en sus últimas etapas. En los municipios donde existe la preocupación por el cuidado y preservación del ambiente, las normativas suelen superar la capacidad de los mismos en lo que respecta a recursos económicos, técnicos y humanos que son necesarios para el control de la actividad.

En el caso de la explotación hidrocarburífera en tierras agrícolas, al ser el Estado propietario del subsuelo, es quien otorga y deniega permisos, cobra regalías, impone restricciones y regulaciones. De esta manera el propietario o productor rural no puede oponerse al ingreso en su propiedad.

Este problema es considerado en el Decreto 861/96 el cual reglamenta "Las empresas que dentro del régimen de las leyes 17.319 y 21.778 desarrollan actividades de exploración, explotación y transporte de hidrocarburos en zonas de tierras de secano (tierras que no cuentan con un sistema de riego) y en tierras bajo riego. El Art. 4º señala que la ocupación parcial o total de una propiedad en las tierras bajo riego, por las petroleras para cualquier tipo de actividad que realicen, (...), "generará una indemnización que se liquidará en proporción a la superficie ocupada o plantas afectadas, ya sea por su deterioro o erradicación impidiendo o dificultando al superficiario el desarrollo de las labores del cultivo pertinente".

El Art. 44 de este Decreto, señala que "La unidad de superficie en tierras bajo riego para las indemnizaciones que se establecen en la presente norma será de una hectárea (1 ha)". En líneas generales, los restantes artículos - 44 al 61 inclusive -, hacen referencia a que se pagará en concepto de gastos de control y vigilancia, de lucro cesante y daños emergentes inherentes a las actividades. "Cesada la actividad, la petrolera deberá devolver las tierras previa limpieza de la superficie, libre de instalaciones y sistematizada, en condiciones el supeficiario de iniciar las labores de cultivo, caso contrario se deberá abonar el lucro cesante correspondiente a un año más. Si el predio presenta cultivos permanentes, los valores se pagarán de acuerdo a la edad que tuviera la plantación al momento del ingreso de la petrolera a la propiedad, mientras dure la ocupación y aun cuando la misma sea menor a un año. Finalizada la actividad se abonará una indemnización por planta destruida o afectada, según la especie y edad, y se deberá devolver la tierra en las mismas condiciones señaladas anteriormente."

La explotación hidrocarburífera y los posibles efectos ambientales

Las principales causas de impacto ambiental están asociadas al desarrollo de la actividad hidrocarburífera en sus distintas fases de exploración, explotación, transporte y distribución de petróleo.

En estas etapas las principales implicancias ambientales son:

  • Impacto ambiental asociado al petróleo crudo: Los derrames ocasionados por roturas de oleoductos, pérdidas en boca de pozos, rebalses de tanques, etc., producen contaminación del suelo, del agua y deterioro de la vegetación.

  • Impacto ambiental asociado a los residuos de perforación: Generalmente los mayores inconvenientes ambientales se generan durante la ejecución del pozo, ya que se puede producir la comunicación de formaciones de petróleo y agua salitrosas con agua dulce subterránea, o bien con el manejo inadecuado de los residuos denominados "lodos de perforación". Estos en ocasiones suelen ser volcados en piletas localizadas cerca de los pozos, con lo cual un mal manejo puede originar contaminación de los suelos con la consiguiente degradación y pérdida de tierras productivas.

  • Impacto ambiental asociado al volcado de las aguas de producción: La extracción de petróleo representa un problema ambiental. El petróleo llega a la superficie con agua impulsado por presión. El agua que surge del pozo, llamado de "formación" o de "purga", constituye un residuo con alto contenido salino. Ambos fluídos son separados en las baterías o plantas de tratamientos. Mientras el crudo ingresa a los oleoductos, las aguas con sales disueltas y con partes de hidrocarburos, pueden seguir varios caminos: (Revista "Cuencas Argentinas" 1997)

  • ser reinyectadas al nivel productivo para la recuperación secundaria,

  • ser reinyectadas a otro nivel del subsuelo,

  • ser dispuestas en piletas naturales o revestidas,

  • volcarse directamente al suelo o

  • vertirse a cursos de agua.

De todas estas posibles acciones a seguir, la primera de ellas constituye la mejor opción desde el punto de vista ambiental.

  • Impacto ambiental asociado a los venteos de gases: A partir del año 1992, la actividad petrolera en la provincia fue acompañada de un aumento importante de los valores de los gases de aventamiento. A partir de las últimas leyes sancionadas, se intenta reducir paulatinamente la emisión de gases a la atmósfera hasta su eliminación total, en el año 2000. Esto redundará en beneficio del ecosistema natural, no sólo a nivel regional, sino también global y permitirá una explotación más racional de este recurso no renovable.

  • Impacto ambiental asociado a las tareas de prospección sísmica: Para la ejecución de estas tareas se recurre a la apertura de las denominadas "picadas" sísmicas mediante la utilización de maquinaria vial pesada. Esta actividad provoca el deterioro del ecosistema natural ya que se elimina la vegetación existente y los suelos quedan expuestos al accionar de los procesos erosivos.

  • Impacto ambiental asociado a otros movimientos de suelos: Se consideran aquellos provenientes de actividades que se realizan durante la explotación de los yacimientos, tales como apertura de las locaciones de pozos y de piletas, construcción de caminos, oleoductos, gasoductos, baterías de petróleo, plantas de reinyección, etc., las cuales producen importantes volúmenes de movimientos de suelos. Estos alteran el perfil edáfico y dañan la cobertura vegetal.

Incidencia de la actividad petrolera en un ámbito donde la fruticultura domina el paisaje

En el área de estudio existen tres zonas de explotación de petróleo denominadas Area Río Neuquén, Area Centenario y Area Agua del Cajón, las que comenzaron a explotarse aproximadamente hace unos veinte años. La Empresa YPF era, en ese entonces, la que realizaba los estudios, exploración y explotación del recurso bajo el régimen estatal.

"Cabe destacar que Neuquén ha sido y es una Provincia esencialmente energética y el desarrollo y continuidad de la industria petrolera, constituye uno de los principales ingresos económicos, percibido directamente por el ingreso de las regalías e ingresos brutos" (Cuencas Argentinas, 1998). Esto señala la fuerte dependencia que existe de la renta energética para el funcionamiento del Estado provincial.

Sin embargo, en el área de estudio, la fruticultura es la principal actividad económica y la que ocupa mayor superficie, cuyo desarrollo depende del aprovechamiento de los recursos suelo y agua, recursos de alto valor por estar insertos en una zona árida. Esta actividad se expandió a lo largo del Valle y tiene su continuidad en el tiempo debido a la preservación de estos recursos renovables.

A partir de la propiedad del recurso suelo y del subsuelo, surgen conflictos en la zona por la competencia entre la actividad petrolera y la frutihortícola. (Foto 1). Dadas las características que presentan dichas actividades no se pueden desarrollar simultáneamente en condiciones óptimas, ya que la rentable actividad petrolera genera importantes problemas ambientales incompatibles con la producción agrícola.

Los conflictos derivados de la superposición espacial de estas actividades han sido analizados a partir de entrevistas realizadas a los productores afectados y a organismos provinciales y municipales relacionados con la temática. De las mismas surgen los siguientes resultados:

- Referente a la contaminación de los recursos suelo y agua: Los derrames, filtraciones, infiltración, pinchaduras de oleoductos, contaminación de canales de riego y desagües entre otros, han provocado la contaminación de la napa freática. Esto ocasiona serios riesgos a los pobladores rurales dado que se abastecen de agua a través de pozos a una profundidad aproximada de 6 m. Igualmente el problema de la contaminación se extiende a un área mayor por la circulación del agua subterránea. A modo de ejemplo se puede mencionar que en el Barrio Valentina Norte de la ciudad de Neuquén, a partir de denuncias efectuadas por algunos productores, el municipio está obligado a abastecerlos de agua potable hasta que se finalicen los análisis de calidad de agua y suelo requeridos por la Justicia.

Foto 1.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro problema manifestado por los chacareros se refiere a la disminución de los rendimientos de la producción en aquellas áreas aledañas a los pozos de explotación. Si bien no hay estudios de suelos, se puede inferir que existe algún tipo de afectación en la calidad de los mismos.

Las tierras de relleno de las piletas de lodo de perforación no han dado buenos rendimientos para la producción, debiendo los propietarios realizar una serie de ensayos con distintos cultivos sin lograr hasta el momento buenos resultados.

Se han observado derrames en canales de riego y desagües por roturas de cañerías en mal estado de conservación. Esta situación es sumamente grave dado que afecta la calidad del agua de riego, recurso indispensable para el desarrollo de la actividad agrícola .

- Referente a la compensación económica al productor: Normativamente está contemplado que el productor debe recibir pagos en concepto de servidumbre y daños causados por la actividad petrolera.

Durante el tiempo en que la explotación estaba a cargo del Estado, los productores no recibieron ningún tipo de pago a cambio de la tierra afectada o del daño producido. Asimismo el propietario de la chacra no tenía derecho a negar el permiso a la explotación, puesto que la empresa estaba facultada a iniciarle juicio o expropiarle la superficie destinada a esta actividad.

A partir de las entrevistas realizadas se pudo detectar que, en la actualidad, el productor recibe el pago por parte de las empresas petroleras privadas cuyo monto, en muchos de los casos, es fijado a través de un acuerdo entre la empresa y cada productor.

Teniendo en cuenta el artículo 44 Del decreto 861/96 el productor debe recibir el equivalente al valor de la producción de 1 hectárea de frutales en óptimas condiciones, esta actividad se podría presentar como una alternativa para el pequeño productor ya que elimina los riesgos que la producción frutícola presenta ante la ocurrencia de heladas, granizos, fluctuaciones del precio de la fruta en el mercado, etc. Esta opción aparece como más atractiva para aquellos productores con menos de 5 hectáreas, como así también para aquellos que, teniendo otra actividad económica, poseen una chacra sin fines productivos.

Sin embargo es de destacar que los productores que tradicionalmente se han dedicado a la fruticultura se oponen firmemente al desarrollo de la actividad hidrocarburífera en zonas de cultivos. Entre las razones que se manifiestan cabe mencionar el deterioro y contaminación de los recursos suelo y agua. Recursos que son de uso sostenido a través del tiempo para la actividad frutícola y muy difíciles de recuperar por su alto costo una vez contaminados.

- Referente a la contaminación atmosférica: Otros problemas ambientales asociados a esta actividad y denunciados por los afectados han sido los siguientes: ruidos molestos producto de las radios y maquinarias pesadas las cuales están en funcionamiento día y noche durante la etapa de perforación, polvo en suspensión, contaminación por venteo de gas.

- Referente a otros deterioros ambientales: Durante la etapa de prospección sísmica, no se abren picadas como en las áreas de secano, sino que se utilizan los caminos rurales existentes lo que ocasiona el deterioro de los mismos y muchas veces la rotura de puentes por el uso de maquinarias pesadas.

Como ya se explicitara anteriormente el suelo afectado por la explotación se debe recuperar y devolver en óptimas condiciones al chacarero. Sin embargo esto no se condice con la realidad ya que la reposición de este suelo no presenta la aptitud del original.

El impacto mas notorio ocurrido en el área de estudio esta dado por los derrames producidos por el descontrol de pozos afectando las alamedas, plantaciones y en consecuencia la producción.

Conclusión

El estado neuquino posee las herramientas legales y normativas necesarias para una regulación ambiental de las actividades hidrocarburíferas en un todo de acuerdo a las facultades respaldadas por la Constitución Nacional. El Poder Ejecutivo por su parte, sostiene en su discurso la intensión de sancionar con dureza cada uno de los incidentes de contaminación detectados. En la práctica, sin embargo, se tiende a una negociación con las empresas, a través de inversiones que no siempre revierten el daño ambiental producido.

Si bien, "la actividad hidrocarburífera ha provocado, por un lado, un impacto positivo, desarrollando diversas actividades económicas, generando oportunidades de empleo, financiando con el pago de las regalías la promoción de otras actividades productivas y de infraestructura social" (PNUD, 1997), no hay que dejar de considerar el riesgo ambiental que supone la práctica de esta actividad.

La contaminación de los recursos naturales, el deterioro del sistema natural, la alteración del ecosistema son efectos negativos de un costo ambiental difícil de cuantificar pero mas aún de recuperar. Hasta tanto no se tomen los recaudos necesarios para minimizar el riesgo , será difícil la convivencia de la actividad frutícola con la actividad hidrocarburífera

Bibliografía:

  • Bandieri, S. et al. 1993. Historia de Neuquén. Ed. Plus Ultra. Bs.As.

  • de Jong, G et al. 1994. El minifundio en el Alto Valle del Río Negro. Universidad Nacional del Comahue. Neuquén.

  • Iribarren, F. 1997. "Evaluación de Impacto Ambiental. Su enfoque jurídico". Ediciones Universo. Buenos Aires.

  • Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Provincia del Neuquén. Proyecto ARG/97/024.Provincia del Neuquén.

  • Provincia del Neuquén, 1997. Diagnóstico Provincial Expeditivo para la Gestión ambiental del Desarrollo Sustentable (DGMADS). Neuquén.

  • Revista "Cuencas Argentinas"– Nº 1 y 2. 1997 y 1998. MG Editora. Neuquén.

  • Saint Lary, B. ,1995 "Desierto, petróleo, ciudades..." en Colantuono .R. M. (coordinadora) "Neuquén. Una Geografía Abierta". Grupo Hache. Bs.As.

  • Valdez, A. 1996. "Hidrocarburos: recurso no renovable" en Boletín de la Fundación Confluencia "Matriz productiva del Neuquén". Año 1, Nº 6. Neuquén.
Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.