Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 415     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 193/03 - Árboles y Rutas: camino hacia la integración
Fecha:Jueves, 18 de Diciembre, 2003  18:18:19 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
A la venta A la venta
A la venta

Arboles y Rutas: camino hacia la integración

 

por Graciela M. Benedetti,

Universidad Nacional del Sur

Dpto. de Geografía~Bahía Blanca

e mail: gbenedet@criba.edu.ar

Resumen:

Este trabajo examina la estructura de las comunidades vegetales sobre las rutas nacionales de la región pampeana. El área de estudio está localizada en los alrededores de la ciudad de Bahía Blanca, en un radio de 100 kilómetros, en el sur de la provincia de Buenos Aires. La composición, la estructura de los árboles y arbustos, sean estos nativos/naturalizados o introducidos, la distribución, la diversidad, el número de especies, las condiciones de salubridad, las especies dominantes, y las condiciones medioambientales son algunos de los puntos analizados en este trabajo.

La importancia de este ambiente linear radica en el hecho de que los árboles sobre las banquinas de las rutas actúan como corredores verdes para la propagación y diseminación de la flora y fauna del lugar, son nexos entre el campo y la ciudad y constituyen además, un área recreacional y de descanso para los conductores.

Palabras claves: rutas, árboles, Pampa Argentina

 

1-Introducción:

Las observaciones recientes sobre la biósfera, en especial el efecto invernadero, el adelgazamiento de la capa de ozono, la lluvia ácida y la gran cantidad de contaminantes en la atmósfera debido en parte al aumento del transporte automotor nos obliga, entre otros, a repensar la forma en que nuestras sociedades industriales están evolucionando .

Nuestra región, el SO pampeano, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, está experimentando un rápido crecimiento industrial sobre todo en industrias químicas y petroquímicas, como así también las relacionadas con los cereales y oleaginosas, con lo cual, el paisaje y el uso del suelo estan cambiando rápidamente (Fig.1). Si consideramos a la vegetación en general y a los árboles en particular, podemos indicar que ellos son sin lugar a duda, una variante para algunos de los problemas que aquejan al medioambiente, sobretodo en lo que concierne al impacto industrial y al tráfico asociado.

Para geografía, la distribución de los árboles son objeto de estudio importante, temática no del todo desarrollada en nuestro país. Los árboles a lo largo de las rutas, definen el espacio y cumplen una importante tarea tanto en lo medioambiental como en lo psicológico. Actúan como acondicionadores de aire, crean un microclima en las banquinas, son reductores del ruido, refugio de animales, y cortinas rompeviento. También cubren lugares poco atractivos, dan descanso a la vista del conductor, recrean y son referencias visuales. Estos espacios verdes además son lugares atractivos tanto para la recreación activa como pasiva. En algunos casos dividen el espacio, y en otros, le dan a los caminos, una dimensión más confortable.

La descripción de la vegetación nos permite a nosotros, los geógrafos, buscar las definiciones del paisaje. Los diferentes tipos de vegetación, y de las comunidades de plantas, nos indican una manera de vivir, de funcionamiento del ecosistema. Hoy en día la región pampeana del SO se presenta como un área ecotonal, donde se observa, la pradera, el monte y el espinal.

La dominante vegetacional son las gramíneas, asociadas al género Prosopis, de la familia de las leguminosas. Esta combinación de hierbas y leguminosas en la región es resultado de una disminución de precipitación desde el este hacia el oeste, siguiendo la isohieta de los 500 milímetros anuales.

En el marco de este ambiente natural, la vegetación que encontramos sobre las banquinas de las rutas nacionales es diferente y ello es lo que le imprime al paisaje pampeano cierta distinción.

En consecuencia, estas son las preguntas que han motivado nuestra investigación:

 

  1. Hay combinaciones repetidas de comunidades vegetales?

  2. Cuáles son los patrones de distribución de los árboles?

  3. Qué tipo de vegetación se presenta? Cuáles son las dominantes?

 

2-Metodología y Técnicas.

Para poder responder a estos cuestionamientos, se analizaron las cinco principales rutas nacionales y sus árboles. El trabajo de campo fue realizado a escala 1:1, con la complementación de imágenes satelitarias.

El inventario de recursos (la identificación de las especies, el número y condiciones sanitarias) fue plasmado en una grilla general para cada una de las rutas de la región de estudio. Esta área se extiende desde la ciudad cabecera de la región, Bahía Blanca (300.000 habitantes) hacia 5 pequeños poblados en un radio de aproximadamente 100 kilómetros. Estas rutas son líneas de circulación muy importantes en todo el hinterland del SO de la región pampeana, ya que la conectan con la ciudad y puerto principal (Bahía Blanca-Ing. White).

En general, cada unos de los caminos fue subdivido en espacios más pequeños de acuerdo a la presencia o ausencia de vegetación. La frecuencia, los patrones de distribución y el índice de similaridad fueron las variables analizadas.

 

3-Abundancia de especies

Los datos florísticos relevados son aquellos que se corresponden con los árboles que se ubican sólo por delante de los alambrados de los campos. La comunidad vegetal fue dividida en dos grandes grupos: la vegetación nativa / naturalizada y la vegetación exótica. La dominante exótica es el género Eucalyptus spp. en todos las rutas (78 por ciento), seguido por Pinus taeda (11.4 por ciento), Ulmus spp.(7.4 por ciento) y Cupressus macrocarpa (2.2 por ciento). Algunos otros géneros aparecen en el inventario (Thuja, Olea, Acacia, Ailanthus, Salix, Populus), pero el número de individuos es poco significativo con respecto a los datos anteriores.

Tabla 2: Individuos Exóticos

Especies

Ruta S.

Ruta 3 N.

Ruta 22

Ruta 33

Ruta 35

Total

Eucalyptus spp.

3473

2472

2420

1670

239

10274

Ulmus spp.

608

29

68

136

125

966

Pinus taeda

460

289

314

271

163

1497

Cupressus macrocarpa

7

40

5

64

174

290

Total

4548

2830

2807

2141

701

13027

Las especies nativas/naturalizadas están bien representadas por una leguminosa: Prosopis spp. (63 por ciento). Otras especies menos importantes son: Tamarix gallica (18.4 por ciento), Geoffroea decorticans (16.8 por ciento) y Schinus molle var areira (1.6 por ciento).

Tabla 3: Individuos Nativos /Naturalizados

Especies

Ruta 3 S.

Ruta 3 N.

Ruta 22

Ruta 33

Ruta 35

Total

Tamarix gallica

21

6

0

3

4

34

Geoffroea decorticans

15

1

10

1

4

31

Prosopis spp.

16

0

86

2

12

116

Schinus molle var areira

0

1

1

1

0

3

Total

52

8

97

7

20

184

 

4-Medida de similaridad

El índice de similaridad nos permite saber cómo la vegetación varía o no en diversidad de especies en cada unos de los caminos. Para ello, se aplicó el coeficiente de Czekanowski. Este coeficiente tiene valores que varían desde 0 (disimilaridad completa) hasta 1 (similaridad total). Para la aplicación de este índice, se consideraron a los caminos como un gran stand de forma linear y así se obtuvieron los valores cuantitativos. Luego, cada una de las rutas fueron comparadas entre sí. Esta matriz nos ilustra los resultados:

Tabla 4: Índice de Similaridad

Rutas

3 S.

3N.

33

35

22

3 S.

0

0.73

0.40

0.20

0.74

3N

0.73

0

0.80

0.26

0.92

33

0.40

0.80

0

0.41

0.77

35

0.20

0.25

0.41

0

0.25

22

0.74

0.92

0.77

0.25

0

Los resultados finales agrupados son los siguientes:

 

 

 

Tabla 5: Comparación entre las rutas

Rutas más similares

Rutas similares

Rutas menos similares

3 N. y 22

33 y 3 S

3 S. y 35

3 N. y 33

33 y 35

35 y 22

33 y 22

 

3 N.y 35

3 S. y 22

   

3 N. y 3 S.

   

Cabe entonces la siguiente pregunta: por qué se dan estas similaridades? Las tres etapas en la historia de la arboricultura nos explican porqué se han plantado estas especies en las rutas:

a) Salix-cultura: Populus y Salix (Populus deltoides, Populus nigra, Salix humboldtiana y Salix babylonica) fueron los dos géneros más cultivados a principios del siglo XX.

b)Eucalyptus-cultura: las forestaciones industriales comenzaron después de la Segunda Guerra Mundial en la región de Cuyo y en la provincia de Buenos Aires, con dos especies: Eucalyptus camaldulensis y E. viminalis.

c)Pinus-cultura: comenzó en Misiones con la especie Araucaria angustifolia en 1956, y con Pinus ellioti-taeda en 1960.

En síntesis, la vegetación exótica de las rutas respondió a la política general del gobierno argentino y a las decisiones tomadas por Dirección Nacional de Vialidad (DNV), quien estuvo a cargo no sólo de la construcción y conservación de las rutas, sino también de la plantación no sistematizada en las banquinas. Para completar esta investigación, se realizó una entrevista a uno de los encargados de la vegetación que trabajó en DNV de la región. El Sr. Kozaquevich, hoy retirado de la entidad, nos indicó que fue él quien plantó los árboles que hoy vemos a partir del año 1941. La selección de los mismos estaba basada en tres factores: primero, tal como se dijo anteriormente en la disponibilidad de los viveros estatales, segundo, después de un período de ensayo y error, se consideraba la adaptabilidad de estas plantas al clima de la región, en particular al viento, el agente más destructor y por último, elegía con frecuencia los Eucalyptus porque no eran robados por la población como otras especies un poco más llamativas y de mayor valor económico.

Hoy en día, estas rutas han sido privatizadas y sólo algunas tareas de mantenimiento, sin cronograma organizado, son realizadas por DNV. De más está decir que poco interés hay en estos árboles y no existe ningún ingeniero agrónomo o profesional afin trabajando en los bosquecillos.

 

5-Aspectos generales y particulares de los árboles y sus sitios.

Si bien las rutas son muy similares en vegetación por lo antes expuesto, presentan algunas particularidades. (Fig. 2) . Por ejemplo:

Ruta 35: presenta grupos pequeños en cuanto a cantidad de árboles, no más de 100 individuos en cada sitio. La combinación de Eucalyptus, Pinus y Cupressus es muy frecuente. También, algunos individuos nativos se presentan con un patrón solitario. Hay un cierto equilibrio entre la mano derecha y la izquierda en cuanto a sitios relevados con vegetación (17 vs 14 stands), pero no se encuentran a la misma altura (patrón alternado)

Ruta 22: la principal característica es que se presentan grandes poblaciones de un solo género (400 o más Eucalyptus spp) que se localizan en las curvas o en las intersecciones de los caminos secundarios o rutas provinciales. Las áreas están bien cuidadas y limpias. La variedad de colores y formas llaman la atención de los conductores.

Ruta 3 N: existen masas compactas de Eucalyptus y Pinus. Un patrón nuevo se inicia en esta ruta, Aquí, aparece una sola fila de Eucalyptus a lo largo de 10 kilómetros. Los suelos no se presentan limpios y muchos individuos de Cupressus deberán ser removidos para evitar accidentes futuros en las rutas.

Ruta 3 S.: no hay un equilibrio entre ambas manos. Los grupos de Eucalyptus presentan muy buenas condiciones sanitarias porque han sido plantados en suelos más arenosos y por lo tanto conservan mejor la humedad. Hay algunos géneros que son indicativos de cursos de agua semipermanentes o permanentes como: Tamarix y Populus. Una vez más, los árboles se distribuyen en las curvas, en las cercanías de las zonas urbanas, en las paradas de ómnibus o en las intersecciones de los caminos secundarios. Hay una buena combinación entre las especies nativas y las introducidas: Eucalyptus y Geoffroea decorticans. Por ejemplo estos arbustos se encuentran al principio y al final de las masas puras de Eucalyptus.

Ruta 33: En la zona de colinas hay importantes grupos de Prosopis strombulifera, que se asocian a los suelos calcáreos. También se ha observado una diseminación natural de los Ulmus, cuya propagación es fácil y son de rápido crecimiento. Las áreas verdes para el descanso no están lo suficientemente limpias.

Estas características nos indican que no todos nuestros caminos son iguales y que tienen un gran potencial para su mejoramiento.

A modo de síntesis se realizó un mapa de distribución de la vegetación que nos indica algunos de los patrones y una primera aproximación a la tipología paisajística basada en lo arbóreo (Fig. 3)

 

6-Condiciones sanitarias de los árboles

Se establecieron cuatro condiciones para cada uno de los árboles encontrados: buena, regular, mala, secos o en proceso de secarse. En general, observamos que la mayoría de los Eucalyptus spp. están en buenas condiciones (80 por ciento de los individuos), mientras que la especie Cupressus macrocarpa está en malas condiciones (90 por ciento de los individuos). Pinus taeda presenta un 60 por ciento de buenos árboles, pero el restante 40 por ciento, no lo está. Ulmus spp, no está atacado por la llamada "vaquita del olmo", pero si necesita un control permanente.

Las especies nativas/natalizadas aparentemente, no presentan problemas. Pero como esta región es un área ecotonal, la reproducción y la diseminación es muy lenta. Prácticamente no hay renuevos y estamos en presencia de especies relicto más que especies nativas dominantes.

 

7- Conclusiones:

Sabemos que para una política de conservación, el relevamiento de sitios y sus recursos, en este caso, forestales es necesario. El manejo de los bosquecillos y de los individuos a lo largo de las rutas nacionales requiere un trabajo continuo de inventario, de identificación, de seguimiento de las condiciones sanitarias de los árboles.

La conservación y el manejo de estos sitios verdes no es considerado por la Dirección Vialidad Nacional o por las empresas privadas como un elemento natural más, localizado y diferenciado en el espacio geográfico .

Riego, control de plagas e insectos, renovación, son algunas de las tareas más importantes a llevarse a cabo y que deben ser tenidas en cuenta en un espacio que crece día a día debido a las nuevas actividades productivas de la región.

Los resultados de esta investigación y de futuras, resultan interesantes ya que pueden servir para el manejo mediato de estas

masas forestales a lo largo de los caminos, porque actúan como "corredores verdes". El paisaje linear permite tanto a las especies nativas/naturalizadas como a las introducidas sobrevivir y mantener la biodiversidad.

Por lo tanto, podemos concluir que los arboles, crean y definen el espacio, establecen la escala del área y desarrollan una suerte de armonía entre el ambiente interconectado urbano-rural.

 

Bibliografía consultada:

  1. Avial, Luis R. 1982. Zonas Verdes y Espacios libres en la ciudad. Instituto de Estudios de Administración Local. Madrid.

  2. Cozzo, Domingo. 1976. Tecnologia de la forestación en Argentina y América Latina. En Hemisferio Sur.

  3. Dansereau, P. (1956). Biogeography,an ecological perspective. New York, Ronald Press Co. NY.

  4. Jim, C.P. (1989). Tree canopy characteristics and urban development in H. Kong. Geographical Review, v79,nº2,Abril,pag.210-225.

  5. Kent, M. and Paddy C. (1997). Vegetation description and analysis. A practical approach. John Wiley and Sons. N.York.

  6. Petagna, A. (1993). Biogeografía, Distribución de la vegetación en el espacio geográfico. Buenos Aires, Ed.CEYNE.

  7. UNESCO (1973). Clasificación Internacional y cartografía de la vegetación.Paris. UNES
Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.