Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 414     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 192/03 - Deterioro Ambiental de Áreas Periurbanas debido a la demanda de áridos en las ciudades.
Fecha:Miercoles, 17 de Diciembre, 2003  00:40:06 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

DETERIORO AMBIENTAL DE ÁREAS PERIURBANAS

DEBIDO A LA DEMANDA DE ÁRIDOS EN LAS CIUDADES.

CASO: BAHÍA BLANCA.

Lic. Zinger Alicia S.

Lic. Del Pozo Olga M.

Departamento de Geografía

Universidad Nacional del Sur


Resumen

La tendencia hacia el sedentarismo, el elevado crecimiento demográfico y la preferencia a vivir en centros urbanos condujeron en muchos casos a un deterioro de la calidad ambiental. Esta problemática ha generado en las últimas décadas un aumento en la preocupación, no sólo de los ciudadanos, sino también de organizaciones no gubernamentales que reclaman ante los gobiernos municipales, de manera directa o a través de los medios de comunicación, medidas que conduzcan a corregir el deterioro que se produce tanto en las ciudades como en las áreas periurbanas.

La degradación que se observa en algunos sectores del entorno inmediato a la ciudad de Bahía Blanca debido a la multiplicación de espacios abandonados correspondientes a antiguas canteras de arena y tosca, que no han sido recuperados, conduce a un deterioro creciente del impacto paisajístico visual, concepto éste íntimamente relacionado con el de la calidad de vida de la población.

Como la explotación de los recursos ya nombrados seguramente irá en aumento debido al crecimiento sostenido de bahía Blanca y demás poblaciones del partido, la intención es contribuir a una gestión compatible entre el subsistema natural y el social.

Para ello se realiza el diagnóstico de la situación actual, acentuándose el análisis sobre la dinámica geobiofísica del área a efectos de comprender el comportamiento de la misma e inferir la sensibilidad de dicho medio ante la intervención humana.

Finalmente se sugieren algunas propuestas para iniciar un proceso de recuperación de las áreas degradadas.


Introducción.

La tendencia hacia el sedentarismo, el elevado crecimiento demográfico y la preferencia a vivir en centros urbanos condujeron en muchos casos a un deterioro de la calidad ambiental. Esta problemática ha generado en las últimas décadas la preocupación, no sólo del ciudadano común, sino también de organizaciones no gubernamentales que reclaman ante los gobiernos municipales, de manera directa o a través de los medios de comunicación, medidas que conduzcan a corregir el deterioro que se produce tanto en las ciudades como en las áreas periurbanas.

La degradación que se observa en algunos sectores del entorno inmediato a la ciudad de Bahía Blanca debido a la multiplicación de espacios abandonados correspondientes a antiguas canteras de arena y tosca, que no han sido recuperados, conduce a un deterioro creciente del paisaje visual, concepto éste íntimamente relacionado con el de calidad de vida.

Como la explotación de los recursos mencionados seguramente irá en aumento debido al crecimiento sostenido de Bahía Blanca y demás poblaciones del partido, la intencionalidad es tratar de contribuir a una gestión compatible entre el subsistema natural y el social.

Por ello se realiza el diagnóstico de la situación actual, acentuándose el análisis sobre la dinámica geobiofísica del área a efectos de comprender el comportamiento de la misma e inferir la sensibilidad de dicho medio ante la intervención humana.

El conocimiento detallado de la fragilidad que caracteriza a los sistemas naturales permiten finalmente realizar algunas propuestas para iniciar un proceso de recuperación de las áreas degradadas.

 

1. Caracteres geobiofísicos del área.

El estudio de los patrones geobiofísicos de un área y sus peculiaridades constituyen la base para la interpretación de la dinámica del geosistema que se analiza. Dichos patrones o caracteres sufren cambios más o menos frecuentes cuya envergadura varía en función de su actividad morfogenética y ésta a su vez condiciona el grado de estabilidad del área en cuestión.

Los sistemas naturales están afectados, en forma constante y continua, por un conjunto de procesos interdependientes que van introduciendo cambios en los mismos y dan como resultado modificaciones permanentes en las formas superficiales. Estos procesos se generan a partir de: la preparación del material, donde la meteorización juega un papel esencial, y la movilización y flujo del mismo.

Por lo tanto, el grado de estabilidad de un área está en función de las relaciones de un conjunto de condiciones del medio tales como : energía del relieve, influencias climáticas directas e indirectas, a través de la cobertura vegetal, de los suelos, la intervención humana, entre otros.

El conocimiento de ese equilibrio inestable y dinámico alcanzado por un sistema natural permite ofrecer las bases necesarias para la recuperación de ambientes degradados como consecuencia de la inadecuada intervención humana. ( Fig. 1 )

Fig. 1. Ubicación del área de estudio. ( Fuente: Hoja de ruta . ACA )

 

Por ello, los objetivos fundamentales que se persiguen son:

- Conocer la dinámica geobiofísica del área en la que se ha detectado el problema.

- Comprender la fragilidad del medio natural para intentar una recuperación sustentable desde el punto de vista ambiental.

- Recuperar los espacios alterados priorizando su integración con el paisaje circundante.

- Valorar la importancia de la planificación estratégica en el marco de la gestión ambiental.

Con la finalidad de lograr la consecución de los mismos se realizó un relevamiento de las áreas afectadas a través de la observación directa, se investigó documentación bibliográfica específica sobre el tratamiento de la problemática en otros países, también se trabajó en la interpretación de fotografías aéreas y documentos cartográficos a distintas escalas, se consultó la legislación ambiental existente en el municipio de Bahía Blanca sobre el tema de estudio y por último se realizaron entrevistas a posibles usuarios de los espacios hoy deteriorados de manera tal que, las propuestas de recuperación de los mismos posean el respaldo social necesario para una gestión final exitosa. ( Fig. 2 )

 

Fig. 2 . Localización de las áreas degradadas

 

 

 

 

1.1. Elementos bioclimáticos y edáficos como condicionantes de la estabililidad del medio natural.

Un análisis somero de las tablas estadísticas que representan los principales elementos climáticos, temperatura y precipitación, correspondientes a la estación Bahía Blanca Aero, permiten inferir que existe un gradiente térmico estacional acentuado. En ellas se registran temperaturas promedio para la estación cálida que oscila en los 20°C y en invierno en los 7°C u 8°C. Esta diferencia constituye un factor de gran importancia en el proceso de meteorización física de los materiales superficiales.

La distribución de la precipitación, en general escasa, con un promedio anual de 600 mm, se distribuye irregularmente durante las diferentes estaciones del año. Este hecho hace que los requerimientos de agua por parte del suelo no sean satisfechos desde diciembre a mayo, tal como se observa en el balance hidrológico de la zona.

La irregularidad en la distribución de las precipitaciones unida a la frecuencia y dirección de los vientos (W-NW), cuyas mayores intensidades se registran en primavera y verano, coincidentemente con los meses de menor humedad, se erigen como factores limitantes fundamentales en el desarrollo de la cobertura vegetal natural.

Las formaciones vegetales climáxicas, representadas esencialmente por gramíneas altamente adaptadas a las condiciones climáticas expuestas, contribuyen en gran medida a mantener el equilibrio del sistema natural.

El desarrollo de formaciones vegetales edáficas incipientes en gran parte del área, provoca la inestabilidad del medio, debido a que las distintas especies ejercen gran competencia entre sí presentando una distribución irregular y espaciada. Por lo tanto, quedan multiplicidad de espacios abiertos desprotegidos facilitándose los procesos erosivos.

Los perfiles edáficos no adquieren gran desarrollo debido a la presencia de mantos de tosca subyacentes que limitan su evolución. En los sectores más altos ésta aflora en superficie, generando junto a suelos de textura arenosa y franco-arenosa, poco estructurados, con cobertura vegetal escasa, ambientes muy susceptibles a la erosión.

De modo que, los caracteres geobiofísicos del área conforman un espacio donde se alternan procesos morfo-pedogenéticos que otorgan una gran sensibilidad y tendencia permanente a la inestabilidad. Es por ello que la intervención humana sin un conocimiento previo detallado sobre el funcionamiento del geosistema provoca la ruptura del equilibrio del mismo con los resultados que hoy se observan

1.2. Caracteres geológicos y pendientes como factores de inestabilidad.

Un análisis somero sobre la geología del área permite establecer que la misma queda reducida a la presencia de estratos sedimentarios marinos y continentales provenientes de ingresiones del Atlántico y de la meteorización de relieves positivos alejados en la mayoría de los casos. Por esta razón se les ha dado el nombre de "alóctonos" por Fidalgo, De Francesco y Pascual (1975). Ellos están compuestos por limo-arenoso loessoide con capas de tosca del Pleistoceno que cubren gran parte del sector norte del área.

La ingresión marina del Querandinense (Holoceno) se halla presente a través de sedimentos marinos fácilmente identificables.

En los valles fluviales encauzados se encuentran filones sedimentarios pertenecientes al Lujanense-Platense (Holoceno) y depósitos medanosos paralelos a la costa en el partido del Coronel Rosales, pertenecientes al mismo período.

Esta breve descripción de los principales componentes geológicos del área autoriza presuponer que en su gran mayoría resultan fácilmente atacados por los agentes externos. Ello provoca la acumulación de material suelto, no cohesionado, que favorecido por la pendiente y la acción de la gravedad al saturarse entra en movimiento, creando áreas inestables donde se genera la alternancia entre microrrelieves positivos y negativos.

El deslizamiento del material suelto, producto de la meteorización, por efecto de la gravedad es relativamente escaso, debido a que las pendientes son suaves no ofreciendo condiciones adecuadas para un transporte a grandes distancias. Es por esta razón que las modificaciones provocadas en la geomorfología original por procesos naturales se hallan localizadas y no afectan extensiones de gran magnitud.

La mayor parte de las geoformas actuales han sido elaboradas por escurrimiento superficial correspondiente a un clima más húmedo que el presente. A ello se debe la presencia de cañadones, relieves positivos (lomadas) y también depresiones de variadas dimensiones. Sin embargo, cabría destacar áreas de mayor energía en el relieve con tendencia a la inestabilidad, donde las pendientes oscilan entre 4 y 5 %, como por ejemplo los niveles aterrazados y los valles fluviales.

Es por ello que, si bien geología y pendientes, no presentan rasgos determinantes en la funcionalidad del geosistema objeto de análisis, ambas contribuyen a la formación de ambientes inestables, generando áreas de conflicto cuya dinámica natural debería conocerse al momento de proponer modificaciones tendientes a la recuperación de áreas degradadas debido a la intervención humana.

 

2. Demanda de áridos en los centros urbanos.

2.1. Arena y tosca: Aplicaciones.

Ambos elementos, incluidos dentro del grupo "rocas de aplicación" y ampliamente distribuidos en la corteza terrestre, se consideraron como recurso cuando el hombre los halló de utilidad para satisfacer su necesidad de construcción de viviendas. Su aplicación se realiza, según distintas especificaciones requeridas respecto de sus propiedades físicas, en obras públicas y en construcción en general.

En el caso del partido de Bahía Blanca la arena se utiliza en obras públicas, en la industria de la construcción y pavimento urbano, como así también en la obra privada, mientras que la tosca es utilizada para bacheo de calles de tierra.

2.2. Demanda de áridos en la ciudad de Bahía Blanca.

La demanda de estos materiales se halla en estrecha relación con los ritmos de construcción de viviendas, obras públicas y crecimiento de las ciudades.

Del análisis de los datos proporcionados por la Dirección de Ordenamiento Urbano y Planificación, Departamento de Obras Particulares de la Municipales de Bahía Blanca, correspondientes a la década 1980-90, sobre los metros cuadrados de construcción, se infiere que el consumo de arena ha sido constante, aunque no siempre creciente. Las fluctuaciones que se dieron en el ritmo de construcción, con toda seguridad, repercutieron de igual forma en la extracción de arena y en la proliferación de espacios abandonados.

En lo referente a la obra pública los datos correspondientes a los años 1979-80, respecto del consumo de arena reflejan un incremento considerable, produciéndose luego una gran depresión en Bahía Blanca, tanto de las inversiones en general como de la industria de la construcción en particular.

Es conveniente señalar que las áreas afectadas por esta actividad extractiva, con frecuencia, se encuentran próximas a la ciudad debido a que los bajos precios del recurso no resisten costos de transporte desde largas distancias.

Por lo tanto la extracción de áridos generó en los lugares de explotación, una vez agotadas las canteras, espacios abandonados y degradados convertidos muchas veces en basurales clandestinos. Esta situación se agrava debido a la carencia de una legislación ambiental específica que señale los procedimientos a seguir luego de agotado el recurso, ya sea por el Municipio o por particulares, tal como se está cumpliendo en gran parte de los países de Europa occidental y América del Norte a efectos de recuperar dichos espacios para uso social.

 

3. Sensibilidad del medio natural.

Del análisis realizado al iniciar esta investigación, respecto de la dinámica y equilibrio inestable que caracteriza a los sistemas naturales, se infiere que el que rodea a la ciudad de Bahía Blanca acredita un alto grado de fragilidad otorgado, sobre todo, por los caracteres geobiofísicos propios de un área de transición. Por lo tanto la sensibilidad del mismo es un carácter fundamental a tener en cuenta para realizar propuestas tendientes a mejorar los espacios degradados como consecuencia de la actividad extractiva.

Resulta conveniente recordar que la intervención humana, con el sólo objetivo de explotar un recurso, produjo la ruptura del umbral de equilibrio logrado por la naturaleza a través de cientos de años mediante la interrelación permanente entre clima-suelo-vegetación.

Con la finalidad de recuperar estas áreas degradadas, haciendo compatible la relación sociedad-naturaleza, es necesario un conocimiento detallado sobre la funcionalidad y sensibilidad del ecosistema objeto de tratamiento. Asimismo, para llevar a buen término la consecución final de los objetivos trazados, es importante destacar la participación de los distintos actores sociales involucrados en el proceso de recuperación.

CONCLUSIONES.

La urbanización creciente es un fenómeno que preocupa a planificadores y autoridades debido a que en la medida que aumentan las concentraciones humanas la exigencia de éstas en demanda de recursos para mantener una calidad de vida aceptable crece a escala exponencial.

Recursos como la arena y tosca, considerados no elementales en otras sociedades o irrelevantes en pequeñas poblaciones, adquieren importancia en centros urbanos medianos en crecimiento como es el caso de Bahía Blanca.

Su explotación no planificada crea en un primer análisis por lo menos dos problemas : por una lado, la previsión de las necesidades actuales y futuras de ambos elementos como así también el sitio donde hallarlos y en segundo lugar, la necesidad de conocer la dinámica del medio ambiente donde se realizarán las actividades extractivas debido al impacto que ellas producen y más aún si se localizan en áreas periurbanas.

Ante este planteo surgen alternativas como: prevenir y minimizar los impactos de futuras extracciones, aunque en el caso concreto de estudio la tarea a realizar consiste en recuperar los espacios abandonados que correspondieron a antiguas canteras.

Más aún, considerando el déficit de espacios verdes en la ciudad, la demanda de la población consultada coincide sobre la necesidad de incrementarlos y la cercanía de estas áreas degradadas del centro de la misma, resultan sitios adecuados para ello. En este contexto se han elaborado las siguientes propuestas atendiendo sobre todo la calidad paisajística de los mismos:

  • remodelación del terreno, con la finalidad de adecuarlo a la topografía local o recuperando geoformas preexistentes.

  • tareas de forestación, con especies autóctonas teniendo en cuenta los caracteres geobiofísicos de la zona, introduciendo exóticas solamente en casos excepcionales.

  • propuestas para futuros usos del suelo que armonicen con los ya establecidos en la zona circundante.

 

Una vez concretada la tarea de recuperación estos espacios podran ser utilizados por los visitantes para el desarrollo de distintas actividades las cuales se elaboraran sobre la base de una planificación consensuada entre usuarios, el municipio y entidades intermedias. Entre ellas se sugieren las siguientes:

- Actividades deportivas.

- Actividades de esparcimiento familiar con la instalación de fogones y juegos para niños.

- Actividades educativas de extensión por parte del Municipio donde se acentúe la importancia de estos espacios como purificadores del ambiente.

- Actividades culturales y deportivas en sectores debidamente acondicionados para dichos fines.

- Implementación de programas educativos, donde se destaque la importancia de la gestión participativa en beneficio de la preservación, creación y manejo racional de los bosques y el significado que éstos poseen en la calidad de vida de los habitantes de las ciudad.

Somos concientes que las propuestas que se acaban de sugerir no agotan la lista de posibilidades y además que este trabajo sólo constituye un primer intento para mejorar el área periurbana bahiense desde el punto de vista paisajístico y ambiental.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • BRÓNDOLO, M. y Otros, 1994. GEOGRAFÍA DE BAHÍA BLANCA. Editorial Encestando. Bahía Blanca.

  • FARINATI, E. y Otros , 1990. ESTUDIO DEL CUATERNARIO MARINO AL SUR DE LA CIUDAD DE BAHÍA BLANCA , PROV. DE BUENOS AIRES. En III Reunión de Campo del Cuaternario. Bahía Blanca.

  • GONZÁLEZ , F. y Otros , 1988. MICROMODELOS GEOMORFOLOGICOS EN LA CUENCA INFERIOR DEL NAPOSTA GRANDE, PROV. DE BUENOS AIRES, ARGENTINA. En Segundas Jornadas Geológicas Bonaerenses. Bahía Blanca.

  • LAYA, H . y SÁNCHEZ, L. CARTOGRAFÍA SEMIDETALLADA DE LOS SUELOS DE LA REGIÓN DE BAHÍA BLANCA. PROV. DE BUENOS AIRES. En IDIA, Suplemento, 7ma Reunión de Suelos. Bahía Blanca.

  • MINISTERIO de OBRAS PUBLICAS y TRANSPORTES , 1992. GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE ESTUDIOS DEL MEDIO FÍSICO. Secretaría de Estado para las Políticas del Agua y el Medio Ambiente. España.

  • QUATTOCHIO, M. y Otros, 1992. GEOLOGÍA DEL ÁREA DE BAHÍA BLANCA Y GENERALIDADES. Editorial Pampa Mar. Bahía Blanca.

  • ZINGER,A. y DEL POZO, O., 1990. BAHÍA BLANCA: ANÁLISIS DE LA APTITUD DEL MEDIO NATURAL PARA LA EXPANSIÓN URBANA. En Revista Universitaria de Geografía. Vol. 4 Nros. 1 y 2 . UNS. Dpto. de Geografía. Bahía Blanca.
Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.