Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 413     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 191/03 - Degradación Ambiental del Espacio Periurbano de la Ciudad de Punta Alta
Fecha:Martes, 16 de Diciembre, 2003  09:59:04 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 191/03
A la venta A la venta

"DEGRADACION AMBIENTAL DEL ESPACIO PERIURBANO

DE LA CIUDAD DE PUNTA ALTA"

Graciela Solis. Margarita Bróndolo.

*Dto. de Geografía. Universidad Nacional del Sur.


Resumen

La investigación tiene como finalidad definir y delimitar el espacio periurbano de Punta Alta y detectar el deterioro ambiental que en él se manifiesta. La problemática que sustenta el trabajo es que el periurbano es un área vulnerable, donde se acentúan los conflictos socio-económicos y ecológicos que conducen a la degradación del medio ambiente.

Este espacio no es rural ni urbano sino que presenta características de ambos, siendo denominado también rururbano porque aparecen elementos de uno y de otro sistema provocando conflictos medioambientales. Además, por tener los caracteres de una interfase ecológica y formar parte de la frontera socioproductiva, es un área dinámica y compleja, por ello resulta difícil su definición y delimitación precisa.

El marco teórico permitió definir el sistema periurbano y dentro del mismo detectar problemas ambientales en las áreas de riesgo y vulnerabilidad ambiental. Para un mejor análisis se dividió este espacio en dos sectores, el del este-sureste y el del norte-noreste. Desde este contexto es posible proponer recomendaciones para los poderes de decisión al momento de concretar la planificación del área, apoyada en la gestión ambiental y pautas para la concientización de la población con respecto a la temática.

*12 de Octubre y San Juan. Bahía Blanca. Tel. 0291-4595145. E-mail depgeo@criba.edu.ar

El trabajo corresponde a la beca para alumnos avanzados 1998 y forma parte del Proyecto de Grupos de Investigación "Redefinición de unidades geoespaciales, potencialidades y problemáticas ambientales como base para la gestión del desarrollo sostenible. Suroeste bonaerense.", cuenta con evaluación externa y subsidio de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional del Sur, por medio del Departamento de Geografía.


Introducción

La investigación tiene como finalidad definir y delimitar el espacio periurbano de Punta Alta, detectar el deterioro ambiental que en él se manifiesta, proponer acciones de gestión y confeccionar la cartografía que represente los problemas que lo afectan. La problemática que sustenta el trabajo es que el periurbano es un área vulnerable, donde se acentúan los conflictos socio-económicos y ecológicos que conducen a la degradación del medio ambiente.

Este espacio no es rural ni urbano sino que presenta características de ambos, siendo denominado también rururbano. Además, por tener los caracteres de una interfase ecológica y formar parte de la frontera socioproductiva, es un área dinámica y compleja, por ello resulta difícil su definición y delimitación precisa.

Por los caracteres y forma de la franja periurbana se la dividió en dos sectores, el del este-sureste y el del norte-noreste para realizar el análisis.

Este estudio corresponde a la beca para alumnos avanzados 1998 y forma parte del Proyecto de Grupos de Investigación "Redefinición de unidades geoespaciales, potencialidades y problemáticas ambientales como base para la gestión del desarrollo sostenible. Suroeste bonaerense.", cuenta con evaluación externa y subsidio de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional del Sur, por medio del Departamento de Geografía.

*12 de Octubre y San Juan. Bahía Blanca. Tel. 0291-4595145. E-mail depgeo@criba.edu.ar

1- El sistema periurbano

Es una zona de fricción permanente con intercambios muy activos que se encuentran regidos por la ciudad, lo que provoca un flujo totalmente asimétrico de materia y energía. Es muy dinámica y compleja, que tiene todas las características de una interfase ecológica y de una frontera socioproductiva. "Es un espacio donde se acumulan discontinuidades de servicios urbanos y rurales, así como materiales de difícil y lenta digestión y dilución biológica." (Morello J. 1996: 5)

Se trata de una interfase porque allí disminuyen varios servicios del sistema urbano, como los de agua potable, electricidad, desagües pluviales, recolección de basura, cloacas; y también se atenúan los "servicios ecológicos" que provee el medio rural como la capacidad de fijar energía solar en forma de energía química y transformarla en alimentos, de descomponer materia orgánica, reciclar nutrientes, regular el agua y formar suelo.

Sin embargo, la característica ecológica más importante consiste en que este espacio se carga continuamente de productos del metabolismo de la ciudad como chatarra, efluentes, basura, escombros y residuos sólidos industriales, produciéndose un desequilibrio entre los aportes y la capacidad natural de resolución de los mismos. Esta situación genera degradación del sistema natural y espacios con altos costos de recuperación, para la consecución de sus funciones específicas.

El sistema periurbano también se comporta como una frontera socio-económica porque existe una demanda constante de control del medio físico por la sociedad, expresada en impermeabilizaciones sobredimensionadas del suelo, rectificación de cauces, rediseño de redes hidrográficas y construcción de defensas.

También surgen actividades propias de áreas marginales, como desarmaderos de automóviles, faenamiento de vacunos en mataderos clandestinos, actividad hortícola precaria, usos ilegales de tierra pública y privada para la producción de ladrillo, extracción de rocas calcáreas (tosca) y de suelo orgánico, como también la deposición de residuos a cielo abierto.

En todo sistema periurbano se produce un rediseño ecogeográfico del paisaje, es decir que aparecen nuevas estructuras biofísicas, denominadas neorelieves y neoecosistemas, las cuales se generan por excavaciones, rellenos y disposición de residuos y por el reemplazo de la vegetación autóctona degradada e invadida por especies oportunistas de gran competitividad.

Estas áreas presentan degradación ambiental, son vulnerables en relación a la incidencia de acciones humanas y constituyen zonas de riesgo.

El trabajo se sustenta en la hipótesis: el sistema periurbano de Punta Alta presenta un alto grado de degradación en los sectores de Villa del Mar y Villa Arias. Dentro de este espacio las excavaciones para la extracción de arenas han generado microrelieves alterando los ecosistemas originarios y existen áreas donde se constituyen depósitos de residuos sólidos urbanos que contribuyen a deteriorar el medio ambiente.

2- La ciudad de Punta Alta

Localizada en el suroeste de la provincia de Buenos Aires, constituye la ciudad cabecera del Partido de Coronel de Marina Leonardo Rosales, ocupando una superficie de 1.312 km2. Espacialmente presenta un crecimiento hacia la ciudad de Bahía Blanca, en forma paralela a la ruta provincial Nº 229, hacia el sector norte.

Teniendo en cuenta la jerarquización de ciudades propuesta por distintos autores quedaría incluida dentro de la categoría de "ciudades medianas", ya que cuenta con una población de 59.543 habitantes según el Censo Nacional de 1991. Además presenta características de centro local y regional secundario porque depende desde el punto de vista funcional de Bahía Blanca y la Base Naval Puerto Belgrano.

La actividad urbana de Punta Alta y las funciones de servicios generan materiales domiciliarios e industriales que junto a los producidos en los talleres de la Base Naval, los resultantes de la poda y barrido de calles y los originados por obras públicas y privadas se depositan en el sistema periurbano, afectándolo en distintas dimensiones.

Resulta difícil evaluar la cantidad de residuos que se genera en un país; ya que los totales dependen de varios factores, entre los cuales figura como uno de los más importantes el tamaño del núcleo urbano. En el caso de Punta Alta se estima que se originan entre 0,6 y 1 kg de desperdicios diarios por persona, sin considerar los depósitos clandestinos, numerosos y de considerable tamaño.

En el análisis de estos sectores que rodean a las ciudades es importante considerar también las condiciones del marco natural.

Se caracteriza por la presencia de acumulaciones medanosas que constituyen una extensa franja de ancho variable de muy escasa cobertura vegetal, cuyo origen se vincula a la acción del viento y a la proximidad del mar, formando cordones de dunas poco elevados.

Específicamente el área del sector norte, denominada salitral, se trata de una zona costera baja cuya altura no supera los 10 mts, que se originó a partir de sedimentos con un elevado contenido de sales solubles depositados durante las ingresiones marinas del Cuaternario, lo que dio como resultado la formación de suelos salinos.

En el mismo existen sectores cubiertos por vegetales halófilos, en general son especies herbáceas y arbustivas que muestran una coloración rojiza de sus órganos cuando la concentración salina es muy elevada. (Petagna de Del Río A., 1992: 102)

También hay que destacar que a lo largo de la costa, en Villa Arias (centro menor) y bordeando algunos de los barrios planificados existe vegetación introducida, constituida fundamentalmente por tamariscos (árboles o arbustos del género Tamarix) los cuales se utilizan como barrera de fijación de la arena y de contención del viento.

Desde el punto de vista climático predomina el templado de transición, entre el cálido y húmedo del este de la provincia de Buenos Aires y el frío y seco de la Patagonia. (Capelli A., 1994)

La temperatura media anual es de 15,3º C mientras que el promedio anual de precipitaciones es de 541,1 mm, el cual no refleja el alto índice de variabilidad mensual de las mismas. Los vientos en general son moderados y la dirección predominante es del cuadrante norte y noroeste. Hay que destacar la notable influencia que la dirección de los mismos ejerce sobre la temperatura, elevando o disminuyendo sus registros, según se trate de vientos del norte y noroeste, o del sur y suroeste, respectivamente.

Cabe destacar que en la zona de estudio no existen cauces hídricos permanentes, obteniendo el agua de consumo desde el Dique Paso de las Piedras, sobre el río Sauce Grande.

Los diferentes aspectos de la acción humana en relación al medio natural, definen el metabolismo de la ciudad que puede ser lineal o circular. (Girardet H., 1992:23)

3- Delimitación del sistema periurbano puntaltense

Definir el sistema periurbano entre límites bien determinados resulta una tarea sumamente difícil, si se considera que es una franja de transición y por lo tanto dinámica. Los límites cambian permanentemente, al igual que los sistemas que organizan este espacio.

Desde la interfase ecológica se deben tener en cuenta las siguientes características:

  • los "servicios ecológicos" que provee el medio rural como recarga de acuíferos, reciclado de nutrientes, absorción de agua en el suelo, proceso fotosintético, absorción y descomposición de contaminantes.
  • los servicios del sistema urbano como los de electricidad, agua potable, gas, desagües cloacales y calles pavimentadas.
  • la presencia de depósitos de residuos sólidos urbanos clandestinos.
  • el rediseño ecogeográfico del paisaje, apareciendo nuevas estructuras biofísicas.

Y desde la frontera socio-económica se consideran:

  • la ocupación del suelo, estableciendo dos categorías: hábitat continuo (+ 75 % de ocupación) y hábitat discontinuo (- 75 % de ocupación).
  • el uso del suelo (residencial, industrial, agrícola, comercial y con actividades ilegales).
  • el crecimiento urbano, que se lo identifica por medio del desarrollo de los conjuntos de viviendas.

Sobre la base de estos conceptos teóricos y mediante el trabajo en el terreno se determinó la franja periurbana de la ciudad de Punta Alta que circunscribe al núcleo urbano central consolidado. La misma tiene forma irregular, siendo más estrecha hacia el este y sureste, bordeando los barrios de Ciudad Atlántida y Villa Mora; y se ensancha hacia el norte y noreste, limitando el Barrio Norte. Hay que destacar que este sistema incluye pequeñas zonas residenciales, sobre todo en el sector norte, como son los grandes barrios planificados y los pequeños centros de Villa del Mar y Villa Arias que presentan un hábitat continuo.

Existen límites internos y externos, los primeros son fáciles de definir, donde finaliza el área urbana ocupada, no así los externos por el dinamismo y la mezcla de usos.

En función de estos caracteres en el sector norte del sistema se determinaron dos delimitaciones, por encontrarse pequeñas áreas urbanas intercaladas, una de mayor amplitud y otra más restringida, el periurbano propiamente dicho.

Hacia el oeste de la ciudad se localiza la Base Naval Puerto Belgrano, la cual es parte constituyente del sistema periurbano que cumple con funciones de la interfase ecológica, la cual no fue incluida en el estudio.

Con la finalidad de realizar un análisis más profundo se definieron dos sectores que presentan características propias: el este-sureste y el del norte–noreste. (Mapa)

3-1- Sector este-sureste

Está delimitado por Puerto Rosales y el Balneario Municipal Arroyo Pareja hasta la calle Mar del Plata en el barrio de Villa Laura. Abarca parte de los barrios de Ciudad Atlántida, El Trébol (Villa Mora), Los Rosales y Villa Laura y se encuentra atravesado por la ruta Nº 249 que empalma con la ruta nacional Nº 3 Norte.

Entre los servicios ecológicos, la interfase y la frontera socio-económica intervienen diferentes componentes.

Componentes

ecológicos

  • Tierras bajas y anegadizas.
  • Médanos.
  • Matorrales.
  • Area costera.
Componentes

socio-económicos

  • Ocupación del suelo: espontánea. Alternan viviendas de buena y mala calidad (chapas, maderas y diversos elementos). A su vez se encuentran intercaladas por espacios vacantes.
  • Embarque y descarga de petróleo en la región costera (Puerto Rosales).

    Menor crecimiento urbano.

    Dificultad para la extensión de los servicios públicos.

    • Aportes urbanos:
    • Servicios: línea de transporte de colectivos que lo conectan con el núcleo urbano. Red de luz eléctrica, gas natural y agua potable. Calles con cordón cuneta sin pavimentar. Recolección de residuos.
    • Actividades: hornos de ladrillos, desarmaderos de autos y extracción de arenas para la construcción.
    • Animales domésticos sueltos.
    • Vegetación exótica para sombra y ornamentación.
    • Existencia de basurales espontáneos y clandestinos.
    • Aportes rurales:
    • espacios vacantes.
    • criaderos de aves de corral.
    • ganado vacuno suelto.
    • pequeñas quintas.

    Por las características que presenta el sector, éste no es el mejor dotado para satisfacer los servicios ecológicos a la ciudad, aunque no presenta caracteres de una gran zona de riesgo.

    3-2- Sector norte-noreste

    Hacia el norte de la ciudad existen dos formas de asentamientos, el espontáneo y el dirigido, prevaleciendo el segundo. Este es el área adyacente a la ruta Nº 229, y que se la puede delimitar aproximadamente, desde las calles Catamarca, Jujuy, 2 de Mayo y Quintana hasta el predio correspondiente al ex basural municipal y desde la línea de costa hasta las calles Río Negro, Reconquista y Buchardo.

    Este sector abarca parte de los barrios de Nueva Bahía Blanca y Göttling, y en su totalidad los de Villa Maio, Villa del Mar, Villa El Porvenir, Villa Arias y ATE VIII. Dentro del área existen pequeños espacios urbanos, que corresponden a los barrios planificados: Luz y Fuerza, Centenario, Merino, Condestable Gaudi, Albatros XIV, XV, XX, XXVII e Islas Malvinas.

    Componentes

    ecológicos

    • Area del salitral.
    • Tierras bajas y anegadizas.
    • Vegetación halófila.
    Componentes

    socio-económicos

    • Ocupación del suelo: predominio del asentamiento dirigido. Homogeneización del paisaje residencial con modelos que se repiten en la disposición y organización espacial de las viviendas. Estos barrios están rodeados por asentamientos de tipo espontáneo.
  • Construcciones en el área costera.

    Gran crecimiento urbano.

    • Aportes urbanos:
    • Servicios: líneas de transporte de colectivos que lo conectan con el núcleo urbano. Red de luz eléctrica, agua potable, gas natural, desagües cloacales. Recolección de residuos.
    • Actividades: industria metalúrgica, desarmaderos de autos, talleres mecánicos, hornos de ladrillos, elaboración de embutidos, centros recreativos, actividad pesquera deportiva.
    • Animales domésticos sueltos.
    • Vegetación exótica para ornamentación, sombra y combustible.
    • Existencia de basurales espontáneos y clandestinos.
    • Aportes rurales:
    • criaderos de aves de corral.
    • ganado vacuno y equino sueltos.
    • espacios vacantes e improductivos.
    • quintas.
    • áreas con paisajes naturales.
    • vegetación introducida para cortinas de viento.

    Este sector presenta vulnerabilidad física y degradación ambiental por el avance acelerado del proceso de urbanización y por ser uno de los espacios potencialmente mejor dotados para satisfacer los servicios ecológicos a la ciudad, factores que la definen como un área de riesgo.

    3-3- Detección de problemas ambientales

    Resulta importante destacar que el metabolismo de esta ciudad es lineal, al tomar del medio natural lo que necesita, sin pensar en las consecuencias, y deshaciéndose de los restos urbanos. Es decir, que se extraen, combinan y procesan materias primas en bienes de consumo, generando basura que la naturaleza no puede reabsorber. (Girardet H., 1992: 23)

    Teniendo en cuenta dicho proceso, definido y caracterizado el espacio periurbano puntaltense, resulta factible puntualizar los posibles conflictos ambientales.

    En el sector este-sureste se pueden determinar los siguientes:

    • Degradación del recurso suelo y alteración del aire producida por la actividad de los hornos de ladrillos.
    • Alteración del paisaje debido a las extracciones de arenas para la construcción, generando un neorelieve (cavas) que da lugar a la concentración de residuos sólidos urbanos.
    • Proliferación de insectos en tierras bajas y anegadizas.
    • Modificación del área costera, en la zona del Balneario Municipal Arroyo Pareja al introducir vegetación exótica y material lítico en la costa, sin planificación adecuada.
    • Contaminación del aire con humos provenientes de la quema de residuos y olores generados por los criaderos de aves de corral.
    • Proliferación de vectores ( insectos, aves, roedores) en los depósitos de residuos sólidos urbanos ilegales que atentan contra la salud de la población periférica.

    En el sector norte-noreste, se pueden definir:

    • Degradación del recurso suelo provocada por la actividad del horno de ladrillos localizado en Villa Arias y en el antiguo basural municipal donde los suelos y las características físicas no son aptas para la instalación de un depósito de residuos a cielo abierto sin impermeabilización previa, hoy en desuso.
    • Deterioro de la vegetación natural e introducida al ser utilizada como leña en los establecimientos.
    • Contaminación del aire con emanaciones provenientes de la elaboración de embutidos.
    • Deterioro visual del paisaje debido a la existencia de instalaciones abandonadas y acumulación de chatarra.
    • Alteración del paisaje al formarse neorelieves (elevaciones del terreno y cavas) al construirse las vías del ferrocarril y la ruta Nº 229, que originan áreas pantanosas al impedir la circulación del agua por el tipo de suelo y tratarse de terrenos bajos.
    • Proliferación de vectores en los basurales clandestinos localizados en los límites de los barrios, constituyéndose en focos de concentración de roedores y otros animales.

    4- Propuestas y recomendaciones

    En síntesis se plantea una serie de propuestas de gestión ambiental, con el objetivo de conservar los recursos naturales, proteger las áreas vulnerables y mejorar sustancialmente la calidad de vida de la población del área periurbana.

    Las recomendaciones sugeridas son las siguientes:

    • Establecer normas adecuadas para la ocupación y uso del suelo del área en cuestión.
    • Proteger la vegetación natural o introducida.
    • Forestar las zonas bajas, anegadizas e inundables.
    • Realizar obras de protección en las zonas costeras degradadas, con el propósito de impedir su continua transformación, por la acción del mar.
    • Control para evitar la formación de basurales clandestinos.
    • Recuperar las áreas alteradas como el sector correspondiente al ex basurero municipal, cubriendo los desperdicios existentes con tierra fértil para luego realizar la plantación de árboles o para el surgimiento de vegetación original.
    • Impulsar la participación de la población en el manejo de los residuos sólidos domiciliarios.
    • Aplicar programas de educación ambiental integrados desde el punto de vista formal y no formal.

    5- Conclusión

    Teniendo en cuenta los objetivos del proyecto, cabe afirmar que el sistema periurbano de la ciudad de Punta Alta es un espacio dinámico y complejo, en el cual se acentúan los conflictos socio-económicos y ecológicos, conduciendo a la degradación del medio ambiente.

    Se detectaron diversos problemas ambientales, los cuales, son provocados en su mayoría, por una inadecuada intervención de los grupos humanos, sin tener en cuenta las características naturales y de vulnerabilidad del medio físico, comprobando de esta manera las hipótesis de trabajo planteadas.

    Para revertir y mejorar esta situación hay que destacar el rol que deben desempeñar los distintos actores sociales como las autoridades municipales, sociedades de fomento, políticos, empresarios y la población en general, tendiendo a reemplazar el metabolismo lineal por el circular y actuar con racionalidad ambiental.

    Por último resulta viable resaltar que lograr la recuperación y ordenamiento de la franja periurbana, es responsabilidad de la población, ya que es ella quien desencadena de una manera u otra la alteración del ambiente natural.

    Bibliografía

    • Bróndolo M. y otros, 1994; Geografía de Bahía Blanca. Ediciones Encestando. Bahía Blanca.
    • Castronovo R., 1997. La ocupación del territorio y sus aspectos ambientales. Análisis de un sistema periurbano y rururbano. En 6º Encuentro de Geógrafos de América Latina. Buenos Aires.
    • Espejo N., 1998; Redefinición de áreas improductivas y degradadas para detectar problemáticas ambientales. Partidos de Bahía Blanca y Coronel Rosales. Secretaría General de Ciencia y Tecnología. U.N.S. Bahía Blanca.
    • García Muñoz C., 1997; Gestión de los residuos sólidos urbanos en la ciudad de Punta Alta. Secretaría General de Ciencia y Tecnología. U.N.S. Bahía Blanca.
    • Girardet H., 1192; Ciudades. Alternativas para una vida urbana sostenible. Atlas Gaia. Celeste Ediciones. Madrid.
    • Morello J., 1996; Funciones del sistema periurbano: el caso de Buenos Aires. Maestría en Gestión ambiental del Desarrollo Urbano (GADU). Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño. Universidad Nacional de Mar del Plata. Mar del Plata.
    • Petagna A. M. de Del Río, 1992; Biogeografía. Colección Geográfica. Editorial Ceyne. Buenos Aires.
    • Zárate Martín A., 1991; El espacio interior de la ciudad. Editorial Síntesis. Madrid.
    • Zinger A., 1998; Apropiación del espacio, funcionalidad ecológica y conflictos ambientales en áreas periurbanas. Estudio de caso. Bahía Blanca.
    A la venta

    Ponencia presentada durante el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.