Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 411     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 189/03 - La Globalización y las Dos Caras de Buenos Aire s: Ghettos de Riqueza y de Pobreza
Fecha:Miercoles, 10 de Diciembre, 2003  00:49:10 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

En blanco

LA GLOBALIZACIÓN Y LAS DOS CARAS DE BUENOS AIRES:

GHETTOS DE RIQUEZA Y DE POBREZA

 

 

Sonia Vidal – Koppmann*

 

 

y Cesira Morano**


 

1- Introducción a la temática de la globalización y la centralidad de las ciudades.

 

Los procesos de globalización están definitivamente instalados nuestro planeta y mal que nos pese, no podemos ser indiferentes a este nuevo orden. Los mercados mundiales, la concentración de poder político, la instantaniedad de las comunicaciones y el sorprendente avance tecnológico, son parte de los procesos socioeconómicos que van marcando una nueva impronta en los territorios. La gran vedette de nuestros días es la ciudad, dentro del marco del planeamiento estratégico.

La ciudad compite por posicionarse en un complicado sistema de redes y flujos. Su ubicación a nivel internacional es la clave. O se es "ciudad mundial" y se integra este sistema, o se queda fuera del contexto mundial, fuera de las innovaciones y en franca desventaja. Pareciera que este es el nuevo paradigma, al cual hay que adherir forzosamente.

Es dentro de este contexto, donde se define el rol de la ciudad de Buenos Aires. Su escala, su multifuncionalidad y su conectividad con el resto del mundo, la clasifican para ser parte del mencionado conjunto de ciudades mundiales.

En el Plan Urbano Ambiental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se señala que en relación al contexto internacional, la ciudad posee condiciones para posicionarse en la red de ciudades globales y de hecho ser el destino más importante de las corrientes turísticas en Sudamérica.

Por otra parte, se destaca el rol de esta ciudad en relación al Acuerdo del Mercosur. Su participación en este ámbito se caracteriza por ser un centro de difusión cultural en la región.

Sin embargo, la nueva situación representa un alto costo social: la fuerte concentración de grupos de poder y el aumento creciente de la marginalidad urbana. La convivencia de estos enclaves antagónicos amenaza el armónico equilibrio de la ciudad y pone en evidencia, con toda crudeza, una realidad donde coexisten drásticas diferencias socioeconómicas.

Buenos Aires aparece dividida en dos grandes áreas: al norte y al sur de la Avenida Rivadavia. Al crecimiento de urbanizaciones privadas con alto valor inmobiliario, se oponen las "villas miseria", las casas tomadas y los hoteles de inquilinato. El "primer mundo" y" el otro mundo", aumentan a la par. Se hace difícil pensar que en un escenario de tales características, la calidad de vida urbana sea medianamente aceptable.

El proceso de globalización en los centros urbanos del tercer mundo, favorece el crecimiento de las diferencias mencionadas y el planteo de dos geografías: la de la centralidad y la de la marginalidad.

Sin pretender agotar el tema y con la intención de abrir un espacio para la discusión, es que en este trabajo nos abocaremos a analizar las dos facetas de la urbanización de nuestra ciudad.

 

 

 

2Buenos Aires al comienzo del 2000

 

Sobre el final de este siglo, asistimos a una avalancha de proyectos para la ciudad de Buenos Aires. Las zonas céntricas de la ciudad están absorbiendo inversiones masivas en bienes raices y telecomunicaciones. Estos procesos conducen a una resultante espacial donde tienen prioridad los usos del suelo destinados a servicios, consumo y esparcimiento.

Las áreas que otrora fueron predominio de las actividades del sector secundario, han cedido su espacio a los shoppings, parques temáticos y grandes hipermercados. Las actividades de producción dan paso a las actividades de consumo. El hábitat urbano no puede desentenderse de este proceso: las torres "inteligentes", los lofts y las urbanizaciones cerradas son la nueva cara de la vivienda para los sectores económicos más acomodados.

De tal manera, que los programas de vivienda de interés social y la construcción para la población de bajos recursos, parece haber quedado en el olvido. Sin embargo, como se dijera anteriormente, la población activa poco o medianamente calificada ve disminuir sus fuentes de empleo y sus ingresos. Las viviendas para los nuevos pobres urbanos se vuelven una utopía irrealizable. La desigualdad espacial se ha puesto en marcha.

Como prueba de ello, pueden observarse algunos ejemplos cotidianos. En la zona de Retiro se está trabajando en un ambicioso proyecto para mejorar las comunicaciones, la interconexión de las distintas modalidades de transporte y la localización de sedes de empresas internacionales. En este futuro escenario, la villa Nº 31 de Retiro nos recuerda la existencia de la otra realidad. La población de este núcleo ha aumentado, las viviendas precarias han dado lugar a otras igualmente precarias, pero construidas con materiales tradicionales (ladrillos, bloques, etc.); lo que indica un mayor afianzamiento al territorio ganado.

Otro ejemplo, es el reciclaje de los barrios de Villa Lugano y Villa Soldati. El Gobierno de la Ciudad tiene en carpeta un proyecto que contempla la creación alrededor del Parque de la Ciudad, de un oceanario, de edificios para exposiciones, hotelería e hipermercado y de parques temáticos, que constituirán un nuevo circuito turístico. No obstante, toda esta área de esparcimiento se desarrolla a lo largo del Riachuelo (indiscutida fuente de contaminación) y en una zona donde se localizan la casi totalidad de las villas de Buenos Aires.

Obviamente el proyecto no menciona qué sucederá con la población marginal allí asentada, ni tampoco cuándo se concluirá con el saneamiento del Riachuelo.

Un tercer ejemplo, lo encontramos en el barrio de la Paternal. El proyecto podría calificarse como de refuncionalización de un área degradada. Nos estamos refiriendo al Albergue Warnes. En este caso, la inversión privada va a construir uno de los hipermercados más grandes de la Argentina y a su vez, once torres de viviendas, junto con áreas parquizadas. El tipo de vivienda proyectada estaría destinada a los sectores medio y medio-alto; los valores de la construcción impiden el acceso a otros niveles sociales.

Al igual que en el ejemplo anterior, en la zona de Retiro también existe un proyecto para la construcción de trece torres de cuarenta pisos cada una, ubicadas en una franja de terreno de 80 metros, que en la actualidad está ocupado por las vías del ferrocarril.

Como bien puede observarse el hábitat urbano adopta formas coherentes con la concentración económica y de poder, que es el leit- motiv de la globalización, cabe destacar que, cuando se analizan las propuestas de renovación urbana, también aparece la línea divisoria de la ciudad. En efecto, la mayoría de los proyectos se concentran hacia el norte de la Avenida Rivadavia. Sin embargo el área más deteriorada está al sur de la misma.

En el próximo apartado analizaremos la evolución de las clases marginales y su crecimiento en la ciudad para poder después comparar esta situación con las propuestas urbanísticas para la ciudad de Buenos Aires.

 

 

3 – El cuadro de la situación actual.

 

Si observamos el mapa Nº 1, que localiza a las villas dentro de los barrios de la ciudad de Buenos Aires, veremos que la distribución de las mismas se da en el sur y centro sur de la ciudad, excepto la Nº 31, en Retiro, en la zona norte.

Para realizar un análisis del área en estudio se utilizaron las variables más representativas del Censo Nacional de Población y Viviendas 1991, por barrios, de la Ciudad de Buenos Aires. Se eligieron variables e índices significativos para mostrar la distribución socioespacial del área, como: población total, crecimiento 80/91, viviendas deficitarias, población de más de cinco años por el máximo nivel de instrucción alcanzado, nacidos en países limítrofes, densidad de población y el hacinamiento en cuatro categorías, siendo este último un buen indicador, que junto a las viviendas deficitarias, nos permite detectar, el nivel sociohabitacional.

En la tabla Nº 1 observamos que en la mayoría de los casos, los indicadores coinciden en la localización de las villas en barrios con alto porcentaje de participación de bajas condiciones de hacinamiento y viviendas precarias como Villa Lugano, (19,60 de hac 3 y 4 y 13,70 de viviendas deficitarias) Barracas, (20,10 % de hac 3 y 4 y 16,20 de viviendas precarias) y en otros casos a la inversa, se da en barrios de condiciones medias o altas, por ejemplo, Flores y Retiro.

Los barrios con "villas" también coinciden con una alta proporción de población nacida en países limítrofes, y con la más baja proporción de población con estudios terciarios o universitarios. En este último caso hay que señalar, como anteriormente, barrios con condiciones medias o altas (30,10 % en Retiro y 16,20 % en Flores).

Otro elemento importante, sería contar con información de la población que vive en casas tomadas y hoteles de inquilinato no sólo localizadas en el sur de la ciudad, sino también en la zona central, por la Avenida Independencia desde la Avenida Leandro N. Alem hasta Jujuy, y en otros barrios como Palermo.

Volviendo al mapa Nº 1 y adjuntando la Tabla Nº 2 observamos el aumento sostenido de la población y las familias con un alto peso de estos asentamientos en dichos barrios. (Ej.: en Villa Riachuelo el 40,51 % y en Floresta el 34,22%).

No podemos analizar la ciudad de Buenos Aires sin referirnos al conjunto de la aglomeración: el Área Metropolitana de Buenos Aires.

El crecimiento de nuestra ciudad se mantiene estable, con pequeños crecimientos y decrecimientos desde 1947, pero es en el período 47/60 cuando comienza el proceso de suburbanización e incremento de las primeras coronas del área metropolitana. En nuestro país se da por los trabajadores en barrios de "loteos económicos" ( Torres, 1993 ), a la inversa de los países anglosajones, en los cuales la suburbanización se dio en las clases medias y medias altas, favorecida por la infraestructura y la tecnología.

En los países más evolucionados, a partir del 70 se inician unos nuevos procesos de desurbanización o contraurbanización, como por ejemplo, debido a la congestión de las áreas metropolitanas o descentralización de actividades productivas, mientras crecen las ciudades medianas. Hoy en día, actúan paralelamente a la desurbanización, procesos de reurbanización que se muestra en la revitalización de la zona central de las ciudades con procesos de gentryficación. Este proceso tiene lugar por agentes productivos y sectores sociales altos.

En nuestro caso en la década del 80 se da un proceso de desurbanización por las clases altas, en especial, hacia la tercera corona y se manifiesta en el crecimiento de countries, barrios privados, chacras, etc. Y en cuanto a la gentryficación, sólo se podría hablar, de la revitalización de enclaves dentro de la ciudad de Buenos Aires. Lo que sí puede apreciarse es la transformación de sectores secundarios y terciarios en terciarios para consumo, amenidades, residencias de categoría,etc. Ejemplos como la refuncionalización de Puerto Madero, del Mercado de Abasto, el Warnes etc., nos demuestran que fuerzas centrípetas y centrífugas coinciden en el tiempo en la ciudad actual. (Zárate Martín,1991).

 

 

 – Consideraciones finales

 

Dentro de los programas urbanos de la ciudad hay propuestas privadas y públicas tales como: desarrollos inmobiliarios, la urbanización de Puerto Madero, Tandanor, Plan Retiro, Warnes, Abasto, Rural; desarrolllos de obra pública: obras de control de inundaciones, futura Avenida 27 de Febrero, Gral. Paz, Autopista Ribereña, plan de recuperación de la costa e incorporación de grandes superficies con inversión de equipamiento especializado: Aeropuerto, Puerto y racionalización ferroviaria Retiro. Además otras intervenciones urbanas en centros comerciales y de esparcimiento, hipermercados, playas ferroviarias, equipamientos obsoletos y en predios sin destino.

La ciudad ha sido dividida en cinco programas de desarrollo urbano:

1.       Buenos Aires y el río, centrado especialmente en la Boca y en construir obras de control de inundaciones, mejorar el transporte, áreas de esparcimiento y recreación y en generar mejoras residenciales.

2.       Área Sur, reconversión urbana de lugares degradados como    Constitucción, Barracas, Patricios-Pompeya, Soldati-Lugano y Mataderos.

3.       Avenida Rivadavia, se centra especialmente en el tránsito ferroviario, vial, las áreas de transferencia y mejoramiento ambiental.

4.       Avenida Corrientes, este incluye, no sólo, las obras mencionadas anteriormente del Abasto y el Warnes sino también espacios públicos parquizados.

5.       Monserrat - San Telmo, en este caso la clave está puesta en el rescate patrimonial.

 

En lo señalado anteriormente no se detectan programas de erradicación de villas. Sólo entre los objetivos estratégicos de intervención del Gobierno de la Ciudad para mejorar las condiciones del hábitat de los sectores de menores ingresos se establece: "Atención prioritaria a las áreas con procesos de deterioro a través de políticas integrales de renovación. Integración de las villas miseria al tejido urbano a través de programas que articulen las soluciones habitacionales con el espacio público, la dotación de infraestructura y la ampliación de los servicios y el equipamiento social".

Los programas con concentración de capitales privados en ciertas áreas van a generar polos de centralidad, ghettos de riqueza, y en la cara opuesta tenemos las áreas, que si bien hay propuestas de obras públicas, es necesario señalar que no hay nada dicho sobre cómo encarar el problema de los asentamientos marginales, vecinos a los nuevos emprendimientos. Por lo tanto se vuelve inviable en este caso el contraste de los grupos de población afectada y sus respectivos territorios, de donde se deduce que sólo con políticas urbanas adecuadas y con propuestas desde el Gobierno de la Ciudad se podrá enfrentar esta situación crítica.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Argentina INDEC (1996) Censo Nacional de Población y Vivienda 1991. Barrios de Capital Federal. Serie H Nº 2. Buenos Aires, INDEC.

Argentina.(1997) Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Secretaría de Planeamiento Urbano y Medio Ambiente. Plan Urbano y Ambiental. Buenos Aires, una ciudad para vivir mejor. Prediagnóstico Territorial y Propuestas de Estrategias. Buenos Aires.

Argentina.(1998) Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Secretaría de Planeamiento Urbano y Medio Ambiente. Plan Urbano y Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires. Elementos de Diagnóstico. Documento de Trabajo. Buenos Aires.

Argentina. Sociedad Argentina de Arquitectos.(1997). Revista de Arquitectura SCA 186 Buenos Aires.

Diarios: La Nación y La Prensa.

Sassen, Saskia (1998) Las ciudades en la economía global. En La ciudad en el siglo XXI. Experiencia exitosas en gestión del desarrollo urbano en América Latina. Banco Interamericano de Desarrollo. Washington. Editores Eduardo Rojas y Robert Daughters.

Torres, Horacio (1992) El mapa social de Buenos Aires (1940-1990) Serie Difusión 3 Buenos Aires, FADU-UBA

Zárate Martín, Antonio (1991) El espacio interior de la ciudad. Madrid, Editorial Sintesis.


Ponencia presentada durante el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.