Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 381 al 400 
AsuntoAutor
185/03 - SEXTO ENC Humboldt
187/03 - Aportes p Humboldt
188/03 - Problemas Humboldt
189/03 - La Global Humboldt
190/03 - El Sistem Humboldt
191/03 - Degradaci Humboldt
192/03 - Deterioro Humboldt
193/03 - Árboles y Humboldt
194/03 - Tierra de Humboldt
195/03 - La Percep Humboldt
196/03 - Desastres Humboldt
197/03 - Implicanc Humboldt
198/03 - Reflexion Humboldt
199/03 - La Distri Humboldt
200/03 - La Degrad Humboldt
201/03 - La cuesti Humboldt
202/03 - Estudio A Humboldt
203/03 - Desastres Humboldt
01/04 - SEXTO ENCU Humboldt
02/04 - Una mirada Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 401     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 179/03 - Barrios FONAVI Categoría Terminación Mí nima: ¿solución habitacional o nuevos problemas?
Fecha:Miercoles, 19 de Noviembre, 2003  01:16:22 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

ABSTRACT

BARRIOS FONAVI CATEGORIA TERMINACION MINIMA:

¿SOLUCION HABITACIONAL O NUEVOS PROBLEMAS?

Beatriz DILLON - Beatriz COSSIO

En esta comunicación se presentan las primeras conclusiones de un estudio sobre los problemas urbanos y sociales en barrios de viviendas colectivas correspondientes a operatorias FONAVI de la categoría TM (terminación mínima) en la ciudad de Santa Rosa -La Pampa-

Trata de indagar sobre las relaciones entre individuo y entorno y las múltiples manifestaciones en el uso cotidiano del espacio que de ellas se desprenden.

En esta categoría se evidencian en un tiempo relativamente corto las diferenciaciones socioeconómicas de los adjudicatarios, manifestándonse en las terminaciones, mejoras y ampliaciones, es decir en el aspecto general de la vivienda.

Esta situación dificulta la construcción de relaciones sociales positivas entre el grupo y la posibilidad de proyectar sus intereses en pos del bienestar común.

El diseño arquitectónico, la calidad de los materiales utilizados y el nivel de terminación de las viviendas no permiten obtener una sensación de satisfacción necesaria para el bienestar cotidiano sino que imposibilita a los usuarios, de menores ingresos, alcanzar un mayor confort o comodidad en su residencia. Esto hace pensar en la necesidad de diseñar viviendas económicas "habitables" es decir física y socialmente atractiva para sus moradores.

 

 

 


BARRIOS FONAVI CATEGORIA TERMINACION MINIMA: ¿SOLUCION HABITACIONAL O NUEVOS PROBLEMAS?

Beatriz DILLON* - Beatriz COSSIO**

La presente comunicación responde a las primeras conclusiones de un estudio sobre los problemas urbanos y sociales en barrios de viviendas colectivas correspondientes a operatorias FONAVI de la categoría TM (terminación mínima) en la ciudad de Santa Rosa -La Pampa-

Trata de indagar sobre las relaciones entre individuo y entorno y las múltiples manifestaciones en el uso cotidiano del espacio que de ellas se desprenden.

Los barrios de viviendas colectivas en la ciudad de Santa Rosa -La Pampa-, albergan a casi el 30% de su población. Su conformación, inserción en la trama urbana, estructura demográfica interna, sociabilidad del hábitat, relaciones de convivencia diaria, desarrollo de vínculos entre la vida colectiva y el espacio urbano, definen una organización del espacio particular donde las relaciones entre Espacio, Sociedad y Estado resultan sumamente intrincadas.

Este estudio y todas las investigaciones que desde 1991 se vienen realizando sobre la misma temática, pretende aportar una serie de propuestas que orienten la definición de políticas urbanas tendientes al mejoramiento de la calidad del hábitat de los grupos sociales que habitan conjuntos habitacionales de distintas operatorias construidos por el FONAVI.

Aproximación teórica

La etapa de globalización e informacionalización ha modificado sustancialmente la estructura espacial y social de las ciudades, generando nuevas formas de organización social, sistema de relaciones y expresiones culturales. En este mundo de urbanización generalizada coexisten el avance de la información, de las nuevas tecnologías y los procesos de acumulación y concentración económica con las manifestaciones culturales tradicionales y los modos de vida de los grupos sociales que habitan el espacio vivencial, quienes se hallan en una búsqueda constante de bienestar y armonía entre comunidad y configuración territorial.

El nuevo modelo excluye amplios sectores sociales y territorios, donde grandes espacios urbanos quedan sin articularse.

En este contexto la falta de empleo, el deterioro de los ingresos familiares, la crisis de la vivienda y los servicios urbanos, moviliza a los grupos sociales a recurrir al Estado en procura de soluciones.

La necesidad de viviendas como consecuencia de la urbanización acelerada, la importancia financiera y técnica adquirida por ciertos organismos internacionales (Banco Mundial, Bancos de Desarrollo) y los intereses del sector de la construcción han conducido a la ejecución de modelos estandarizados de construcción masiva de viviendas. Por intermedio del Fondo Nacional de la Vivienda el Estado ha posibilitado que ciertos sectores -populares en un principio y medios después- tuvieran acceso a una vivienda en conjuntos habitacionales planificados.

El rol del Estado como agente proveedor de viviendas supone la intervención en uno de los bienes más privados e individuales de las personas. Se coincide con Borja que "la vivienda social es apagada, uniforme, masificada, lo que se contrapone con el deseo de los usuarios de un "lugar" personal e individual que les impide desarrollar su propio modo de vida. La vivienda social significa, dependencia, control, regulaciones y anonimato" (Borja et. alt. 1990: 203).

Al acceder a la vivienda, el adjudicatario comienza un proceso de apropiación social del espacio y de situaciones de vida cotidiana, en búsqueda de vínculos sociales que le permitan identificarse con el lugar y el grupo social, para lograr sentido de pertenencia.

La estructuración y formas de vida social dependen, en gran medida, de la configuración territorial, ya que la tipología constructiva, el diseño arquitectónico, los materiales de construcción y el equipamiento e infraestructura dan marco a un entorno que influirá sobre la dinámica social y definirá, a corto, mediano o largo plazo pertenencia e identidad, satisfacción o insatisfacción de las personas respecto al "lugar" donde viven, contribuyendo a definir la calidad del hábitat. La estabilidad, la seguridad y la pertenencia son elementos centrales para satisfacer las necesidades y aspiraciones de los grupos.

Las condiciones del entorno físico influyen en la vida social del barrio: en los comportamientos individuales y grupales, en el uso de los espacios privados y públicos, en el atractivo del barrio, en la cohesión social, en el uso social del ocio, etc., según la valoración de sus usuarios habituales (Borja,1997). Siguiendo al autor, el barrio debe ser entendido en sus dimensiones simbióticas y simbólicas. Simbiótica en cuanto relaciona Sociedad y Estado -adjudicación de viviendas, provisión de servicios y equipamiento- y simbólica porque integra culturalmente y da identidad colectiva a sus habitantes a través de la apropiación de los espacios públicos y privados. La recurrencia de ambas dimensiones permite obtener el bienestar colectivo, que se manifiesta a través de una convivencia agradable, la voluntad de participación, el cuidado de los espacios públicos y privados (Borja, idem).

Wilheim, considera que la disponibilidad de espacio y su cuantificación "dependen de patrones culturales y es función del número de usuarios y de sus edades, que garantiza el confort en oposición a la promiscuidad resultante de la falta de espacio" (Wilheim, 1990:357).

El espacio privado está constreñido dentro de la vivienda y es colectivo cuando es externo a la misma. Se convierte en "lugar" cuando colma de significados y valores en virtud del afecto con que se lo reconoce o por su presencia en la vida cotidiana.

El espacio privado y el público son el "resultado del cruce de dos lógicas distintas, la oficial que remite a criterios de 'técnica' y de 'bajo costo' y la del cotidiano de sus habitantes que impone un ciclo espacial distinto y transforma en la práctica usos y funciones. El consumo que él se hace es clave en estas transformaciones" (León, M.1991: 165)

Si partimos de la base que el espacio es el resultado de la interacción continua de la configuración territorial, es decir el conjunto de elementos más o menos modificado por la acción consciente del hombre y la dinámica social o el conjunto de relaciones que definen una sociedad en un momento dado (Santos, 1996), los barrios planificados constituyen un espacio donde las viviendas, el equipamiento y la infraestructura conforman la unidad funcional urbana (configuración territorial) a la cual el grupo de personas relocalizadas le aporta una determinada dinámica que en un principio puede resultar caótica, debido a que es necesario construir un espacio colectivo con una organización social armónica. La estructuración y formas de vida social dependen, en gran medida, de la configuración territorial, ya que la tipología constructiva, el diseño arquitectónico, los materiales de construcción y el equipamiento e infraestructura, influirán sobre la dinámica social y definirán, a corto, mediano o largo plazo pertenencia e identidad, satisfacción o insatisfacción de las personas respecto al "lugar" donde viven.

Métodos y técnicas

Se trata de un estudio cualitativo en el cual se quiere interpretar las percepciones de los adjudicatarios sobre su vivienda, su barrio, las relaciones sociales y sus condiciones de vida en respuesta a sus necesidades y aspiraciones, en el cual el componente subjetivo es revalorizado.

La estrategia metodológica utilizada es el estudio de casos para los cuales la técnica fundamental fue la realización de entrevistas en profundidad, desarrolladas en varias sesiones.

La información obtenida fue tratada a través del análisis de contenido y fueron fundamentales los testimonios de los entrevistados, que permitieron percibir los procesos de apropiación de los espacios privados y colectivos y la relación actitudinal (deseos, demandas, preocupaciones e insatisfacciones) y comportamental (cuidados, mantenimientos, mejoras) que se establece con los mismos.

Características de la modalidad TM (Terminación Mínima)

La Resolución Nº 121 del Ministerio de Salud y Acción Social - Secretaría de Vivienda y Ordenamiento Ambiental del 30 de mayo de 1988, aprueba las definiciones de la categorización de viviendas financiadas por el FONAVI - Categoría TM (Terminación mínima)-. Según su fundamentación surge de la necesidad de una reconversión de las operatorias a implementarse con recursos del Fondo Nacional de la Vivienda y propone redefinir las características de las unidades habitacionales y la tipología de los edificios "con mayor coherencia y relación con las características socioeconómicas de la población destinataria de recursos insuficientes". La mencionada resolución expresa, además, "que deben implementarse ..criterios de carácter regional que permitan considerar las características particulares de los distintos programas, según las condiciones ambientales y sísmicas de cada región". El programa pretende "revalorizar el rol de los futuros usuarios promoviendo su participación en el completamiento de las unidades así como del nivel de terminaciones de las mismas, superando las condiciones mínimas establecidas, enmarcado en un criterio de solidaridad, ya que las economías iniciales obtenidas, permitirán aumentar el número de unidades financiadas, posibilitando en consecuencia satisfacer a un mayor número de grupos familiares demandantes".

Características físico-espaciales de la vivienda

Se trata de viviendas unifamiliares, cuya superficie útil mínima varía entre 26 y 45 metros cuadrados según la cantidad de dormitorios y las particularidades del diseño. Este tipo de vivienda es definido, generalmente en la bibliografía como reducida y de acuerdo a la relación metro cuadrado por persona se han fijado, en algunos países europeos, umbrales de habitabilidad.

La vivienda esta compuesta por un área social integrada, en un ambiente único que incluye el estar-comedor y la cocina, dormitorio/s y un baño.

El diseño del proyecto, asegura la posibilidad de ampliación de la misma y se adjudican con la "infraestructura necesaria terminada (interna y/o de nexo) para su correcta ocupación y uso" (Res. 121/88).

Las viviendas cuentan con la provisión de agua potable, gas, eliminación de aguas pluviales, eliminación de líquidos cloacales, electricidad y alumbrado público. La prestación de estos servicios comprende tanto las obras de conexión domiciliaria como las de nexo para la habilitación de los mismos. El equipamiento está conformado por apertura de calles, cordón cuneta, enripiado y veredas.

Poseen solados de cemento alisado tanto en locales secos como en baños, patios y vereda. Los revoques tanto interiores como exteriores son fratasados, y salpicado con color incorporado en el caso de estos últimos. No cuentan con ningún tipo de revestimientos. Respecto a las carpinterías poseen hojas y marcos en todas las aberturas de exteriores y en el interior todas las aberturas cuentan con marcos, y hojas solo en baños y un dormitorio. No se proveen sistemas de oscurecimiento y seguridad pero se prevén dispositivos que permiten su futura colocación en estar-comedor y dormitorios. En cuanto a la pintura solo se aplica en carpintería de madera y metálica. La instalación sanitaria mínima incluye algunos artefactos y accesorios.

Barrios de Viviendas TM en la ciudad de Santa Rosa

Los barrios FONAVI de categoría TM en la provincia de La Pampa representan el 20% de las viviendas entregadas por este organismo. Dicha modalidad solo es superada por las de viviendas FONAVI - modalidad común- (54,18%) y el Plan 5000 (21,19%).

De la categoría estudiada, en la ciudad de Santa Rosa se han construido barrios de viviendas individuales de una planta, de uno, dos y tres dormitorios, adjudicados desde fines del año 1991 y hasta 1994. Durante este período se entregaron 1059 viviendas repartidas en distintas operatorias que variaban en su localización y magnitud .

La localización ha dependido de la disponibilidad de suelo urbano en distintos sectores de la ciudad. Tratándose, alguna de ellas, de operatorias pequeñas ha permitido resolver el emplazamiento de las mismas en áreas vacantes cercanas al área central. Las operatorias mayores se localizaron en áreas más alejadas, conduciendo a una periferización del uso residencial. En general, la mayoría se encuentran compactados, presentando usos complementarios en algunas viviendas e integrados a la trama urbana.

 

Características generales de los grupos que habitan barrios de viviendas TM

En todos los barrios de categoría TM viven aproximadamente cinco mil personas. Su estructura está conformada principalmente por hogares unifamiliares de tipo nuclear con dos, tres o más hijos, hogares multifamiliares y unipersonales. Se ha verificado un aumento de viviendas con hogares multifamiliares, hecho que no se apreciaba tan claramente en las investigaciones anteriores.

Los entrevistados son en general, provenientes de otros barrios de la ciudad de Santa Rosa que no contaban con vivienda propia y a los cuales el acceso a una vivienda los convierte en futuros propietarios de las mismas. Sus ingresos mensuales oscilan entre $400 y $1000. En cuanto a la categoría ocupacional es heterogénea; coexisten empleados -del sector público principalmente-, cuentapropistas, ocupados en el sector informal y profesionales (ingenieros, médicos, psicólogos). Se registran algunos casos de desocupación de uno de los cónyuges. Es de destacar la importante presencia de trabajadores familiares sin remuneración fija (reposteras, modistas, etc.) y mujeres ocupadas en el servicio doméstico.

Percepción de la vivienda

La vivienda, como bien individual y privado, genera una serie de sentimientos "personales" vinculados necesariamente al sentido de pertenencia que se tiene con la misma. Más allá de ello la vivienda debería ser "habitable", es decir física y socialmente atractiva y aceptable.

a) sentido de propiedad:

El acceso a una vivienda propia genera en los individuos sentido de pertenencia y seguridad que se traduce en satisfacción personal, al disponer de una infraestructura mínima, con la cual la mayoría no contaba hasta ese momento. Esta situación tiende, en general, a minimizar otras cuestiones relacionadas con la vivienda y con el hábitat en general. El sentido de pertenencia se vincula con el hecho de la futura propiedad y con la limitación económica de construir "su" vivienda. La mayoría de los entrevistados manifestó su deseo de vivir definitivamente en el barrio, salvo una mejora notable de su situación socioeconómica.

Al requerir la vivienda de importantes mejoras a fin de dejarla en condiciones de habitabilidad, genera en los individuos un sentimiento de apego, tal como se expresa en el siguiente testimonio "la fui terminado poco a poco, ahora no quisiera irme".

b. comodidad de la vivienda:

Tal lo manifestado las viviendas poseen un espacio reducido, fundamentalmente las áreas destinadas al encuentro social (cocina, estar-comedor) lo que no favorece el desarrollo de relaciones de convivencia o exige una adaptación a las condiciones de la vivienda, más allá de las deseadas por sus ocupantes. Ante la pregunta ¿es cómoda la vivienda?, la mayoría contestó "si, pero es chica.". El tamaño reducido de la vivienda exige una adecuación a sus dimensiones, de allí los testimonios contradictorios

En cambio, los dormitorios, en cuanto áreas privadas, son considerados como adecuados en su tamaño.

El diseño de viviendas unifamiliares, permite la existencia de un espacio individual para las familias (el patio) y posibilita la ampliación del espacio habitable, produciendo esto una sensación de satisfacción generalizada.

Otro factor a considerar es la privacidad, este indicador define el confort individual, se asocia al espacio disponible y al silencio. Permite al individuo recogerse en un espacio; la privacidad familiar permite establecer un límite al compromiso colectivo, de huir un poco de la coerción social de la comunidad (Wilheim, 1990:358).

La necesidad de privacidad e independencia se halla relacionada con la posibilidad de desarrollar libremente las actividades cotidianas en el interior de la vivienda. En este sentido la relación entre privacidad, diseño arquitectónico y calidad de los materiales de construcción es directa. Cuando éstos últimos son deficientes se genera una restricción a la libertad por autocontrol o por la presión social. La falta de independencia y privacidad influye en la intensidad de las relaciones sociales generando situaciones de conflicto, relacionadas en la mayoría de los casos con las actividades específicas de niños y adolescentes.

c) Completamiento de las viviendas

El acceso a la vivienda requiere en un corto tiempo de la terminación de la misma a fin permitir su habitabilidad. Algunos entrevistados han tenido la posibilidad de completar su vivienda, antes de residir en la misma; mientras que otros -la mayoría- lo han realizado residiendo en ella. Han manifestado las dificultades que significa vivir en viviendas sin pisos, sin revoques finos, sin pintura. Además la necesidad de colocar los cerramientos correspondientes por lo menos en las aberturas exteriores, con el fin de garantizar una seguridad mínima y obtener mayor privacidad.

d. ampliaciones, mejoras y mantenimiento de la vivienda.

La superficie de la parcela y el diseño de las viviendas permite la ampliación tanto en la cantidad de dormitorios como del área cocina-estar-comedor, particularmente en las viviendas localizadas en esquinas. La concreción de estas ampliaciones está íntimamente relacionada con las necesidades del grupo familiar y con las posibilidades económicas del adjudicatario. Algunos de los entrevistados manifestaron su satisfacción por esta posibilidad, mientras que otros plantearon la imposibilidad de aumentar el número de locales de la vivienda, si bien eran consideradas necesarias por los usuarios.

En algunos casos pudo constatarse importantes mejoras en cuanto a provisión de aberturas de calidad, modificaciones de fachada, etc. contrastando con otros casos donde las viviendas se mantienen en su diseño original.

e. aspectos técnicos

En general se coincide que los materiales de construcción utilizados son buenos, aunque se destaca claramente los problemas de construcción lo que dificulta las futuras mejoras que deben realizarse a la vivienda "está mal construida, a las apuradas, con falsas escuadras y revoques panzeados. Esto te encarece todo lo que le tenés que hacer para mejorarla...". La mayoría de los entrevistados planteó la existencia de otros problemas como humedad y caída de revoques, asociados con la construcción de la vivienda

f) seguridad

Este problema no se refiere exclusivamente a la existencia de casos de delito o violencia, sino fundamentalmente a la necesidad de sentirse aceptado por el grupo social, el derecho a la movilidad y al desplazamiento cotidiano sin dificultades. De los casos entrevistados la mayoría manifestó situaciones de inseguridad al momento de abandonar su vivienda para concurrir al lugar de trabajo y se han denunciado numerosos casos de robos. La falta de seguridad se manifiesta en la construcción de cerramientos con rejas, tanto en las aberturas como en el frente de la vivienda. La diferencia se evidencia, también, según la localización de los barrios ya que aquellos que se sitúan en área más alejadas o periféricas presentan mayor índice de delitos fundamentalmente contra la propiedad.

g) relación con los vecinos

La socialización del entorno crea las condiciones para el descubrimiento de intereses y problemáticas comunes (Castells, 1986:123).

En los barrios analizados se evidencia, tal lo manifestado, un ambiente de vida privatizada "de la casa para adentro", No se muestra interés en tener relaciones estrechas con los vecinos a fin de evitar "futuros problemas". Sin embargo la densidad barrial y la proximidad de las viviendas hacen que muchas veces estas relaciones se vuelvan conflictivas con relación a las molestias ocasionadas por las actividades específicas de niños y adolescentes.

Sin embargo todos se manifiestas predispuestos a las relaciones de ayuda mutua, las que cumplen un papel muy importante respecto a la satisfacción social. En general estas relaciones se desarrollan individualmente ante una emergencia o un problema doméstico cotidiano.

No existe, como ocurre en otros barrios, solidaridad en el cuidado de los espacios comunes ni en el mantenimiento de los juegos de parques y plazas.

La participación en actividades comunitarias es, en general, exigua, aunque se manifiestan diferencias entre los barrios analizados de acuerdo a la antigüedad de residencia, pertenencia barrial, etc.

Los obstáculos al desarrollo de la vida cotidiana y de las organizaciones que la estructuran, se vinculan con la indiferencia hacia la participación en actividades comunitarias. Esto trae como consecuencia la disminución en la extensión y riqueza de las redes sociales y la interacción humana. La escasa participación en actividades comunitarias está vinculada no solamente a la indiferencia de las personas hacia este tipo de actividades colectivas en toda la comunidad, sino también a las dificultades de construir verdaderas redes de relaciones comunitarias. Se establecen reales dificultades para construir una "comunidad", debido al escaso control sobre el ambiente. De esta forma los barrios planificados se convierten en ambientes de vida "privatizada", carente de dimensiones sociales flexibles y positivas.

Primeras conclusiones

De las percepciones de los entrevistados se desprende como ellos autodefinen su anhelo a una mejor calidad de vida, lo que supone la necesidad de la construcción de un modelo que debería tender hacia una síntesis entre las políticas oficiales y los deseos, aspiraciones y necesidades de la comunidad.

Retomando la pretensión de la Resolución 120/88 sobre "revalorizar el rol de los futuros usuarios promoviendo su participación en el completamiento de las unidades así como del nivel de terminaciones de las mismas...", esta categoría más que otras, marca en un tiempo relativamente corto las diferenciaciones socioeconómicas de los adjudicatarios que se manifiesta en las terminaciones, mejoras y ampliaciones, es decir en el aspecto general de la vivienda.

Esta situación dificulta la construcción de relaciones sociales positivas entre el grupo y la posibilidad de proyectar sus intereses en pos del bienestar común. El acceso a una vivienda social y de servicios básicos de un grupo heterogéneo de personas a un medio previamente construido y donde no han tenido participación alguna anterior necesita desarrollar sentimientos de "comunidad" y "unión" en un ambiente que, generalmente, no es de su elección y el cual presenta límites muy estrechos que le permitan formar o reformar de acuerdo a sus intereses y necesidades personales y de la comunidad. De esta forma el barrio se convierte en ambiente de vida "privatizada", carente de dimensiones sociales flexibles y positivas.

La provisión de servicios básicos de la vivienda, infraestructura y equipamientos adecuados no alcanza para construir un hábitat en el que todos se sientan a gusto.

El diseño arquitectónico, la calidad de los materiales utilizados y el nivel de terminación de las viviendas no permiten obtener una sensación de satisfacción necesaria para el bienestar cotidiano sino que imposibilita a los usuarios, de menores ingresos, alcanzar un mayor confort o comodidad en su residencia.

Esto hace pensar en la necesidad de diseñar viviendas económicas "habitables" es decir física y socialmente atractiva para sus moradores.

El hecho que se hayan modificado las características de los nuevos conjuntos habitacionales emplazados en la ciudad de Santa Rosa, supone un reconocimiento por parte de las autoridades del Instituto de Vivienda, órgano encargado de la implementación de los mismos, de las limitaciones en el mejoramiento de la calidad edilicia y de las condiciones de habitabilidad, que las operatorias de las viviendas de modalidad terminación mínima provocan en el desarrollo armónico de vínculos sociales en la vida cotidiana de los grupos y sus relaciones con el entorno.

 

BIBLIOGRAFÍA

BORJA,J.I, CASTELLS,M; (1997), Local y Global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Ed. Taurus. Madrid.

BORJA ; J.I, CASTELLS,M; DORADO ; QUINTANA (eds.) (1990), Las grandes ciudades en la década de los '90. Ed. Sistema. Madrid.

CASTELLS, M. (1986) La ciudad y las masas. Sociología de los movimientos sociales urbanos. Alianza Universidad. Madrid.

CORAGGIO,J.L.;(1992) Economía Popular y vivienda. V Conferencia Internacional de Investigación sobre la vivienda. Montreal, Canadá.

DILLON, B. y COSSIO, B.; (1998) La calidad del habitat en los barrios planificados. IV Seminario de Calidad de Vida Urbana. Tandil.

DILLON, B. y COSSIO, B.;(1997) Problemática socio-espacial de los barrios planificados de la ciudad de Santa Rosa -La Pampa- Argentina. En 6ºEncuentro de Geógrafos de América Latina. Buenos Aires.

DI DILLON, B. y COSSIO, B.;(1997) Hábitat y Vida Cotidiana. El caso del Barrio Río Atuel. En XI Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas -UNLPam. General Pico. La Pampa

DILLON,B. y CO DILLON, B. Y COSSIO, B. (1998) Barrios Planificados: una intrincada relación entre Espacio, Sociedad y Estado. En Anuario de la Facultad de Ciencias Humanas - UNLPam. Santa Rosa. La Pampa.

GARCIA CANCLINI, N.; (1997) Imaginarios Urbanos. Eudeba. Buenos Aires.

GUTMAN,P.; (1982) Problemas y perspectivas ambientales de la urbanización en América Latina. En Calderón et.al. "Medio Ambiente y Urbanización". CLACSO- CIFCA. Buenos Aires.

LEDRUT, R. (1968), El espacio social de la ciudad. Amorrortu editores, Buenos Aires.

PRECEDO LEDO,A.; (1996) Ciudad y Desarrollo Urbano. Ed. Síntesis. Madrid.

ROBIROSA, M. (1982) Comentario al trabajo de Winograd,M.:"Los ámbitos de la cotidianeidad. El barrio, las actividades del tiempo libre". En Calderón et.al. "Medio Ambiente y Urbanización". CLACSO-CIFCA. Buenos Aires.

SANTOS,M.;(1998) Conferencia de Apertura. IV Seminario Latinoamericano de Calidad de Vida Urbana. Tandil.

SANTOS, M.; (1996) Metamorfosis del espacio habitado. Oikos Tau. Barcelona.

SANTOS, M.; (1996) De la totalidad al lugar.. Oikos Tau. Barcelona.

SILVA, M. y otros. (1990), Programa de Educación Social para la Vivienda. Facultad de Ciencias Humanas- Instituto Provincial Autárquico de Vivienda. Santa Rosa. Inédito.

TOURN, G. (1995), El papel del Estado en la construcción del espacio urbano. Inédito.

YUJNOVSKY, O. (1984), Sectores populares y política estatal de la vivienda. (Argentina 1976-1981) en Ciudades y sistemas urbanos. Economía informal y desorden espacial. C.L.A.C.S.O.

 

*Beatriz Díllon - Facultad de Ciencias Humanas - Universidad Nacional de La Pampa.

** Beatriz Cossio - Facultad de Ciencias Humanas - Universidad Nacional de La Pampa.

************************


Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.