Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 361 al 380 
AsuntoAutor
166/03 - Identikit Humboldt
167/03 - La Dimens Humboldt
168/03 - Factores Humboldt
169/03 - Los Munic Humboldt
170/03 - Proyectos Humboldt
171/03 - CERTIFICA Humboldt
172/03 - FOTOS QUI Humboldt
173/03 - Expansión Humboldt
174/03 - Educación Humboldt
175/03 - Cambios C Humboldt
176/03 - RESOLUCIÓ Humboldt
177/03 - Género y Humboldt
178/03 - Pobreza, Humboldt
179/03 - Barrios F Humboldt
181/03 - Efectos S Humboldt
180/03 - CALIDAD D humboldt
182/03 - Ensayo y Humboldt
183/03 - Vivienda Humboldt
184/03 - Transport Humboldt
186/03 - Atractivi Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 388     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 166/03 - Identikit Urbano
Fecha:Domingo, 2 de Noviembre, 2003  12:33:02 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

IDENTIKIT URBANO. FRENTE Y PERFIL DE NEUQUEN

 

Sznol, Florinda Eleonora (*)

 

En las útlimas décadas del siglo que está terminando, al compás de los nuevos procesos sociales y económicos del capitalismo tardío, en las ciudades se producen transformaciones globales, en el orden de sus objetos, funciones y significados.

Dichos cambios se manifiestan de diferente modo de acuerdo a la historia política y social de las ciudades en que se inscriben. Nos interesa indagar cómo el modelo neoliberal se imprime sobre la ciudad de Neuquén (Argentina), en la cual los ejes básicos que guiaron la constitución de una ciudad moderna están dudosamente plasmados. Neuquén nunca fue una ciudad agrícola ni industrial y, a lo largo de su poco menos de un siglo de existencia, el crecimiento y expansión no evidencian la constitución de un proyecto urbano tendiente a contener lo heterogéneo, formalizar los mitos sociales o los anhelos colectivos de su sociedad.

Su razón de ser: centro burocrático de un enclave productor de energía se materializa en un ‘vertedero de fragmentos’, que en los últimos años se agudiza y polariza en la formación de espacios que manifiestan la creciente dependencia respecto de actividades y recursos de la Economía Mundo y, en contrapartida, la ampliación de sectores ‘desenganchados’ del proceso mercantil en los que la marginalidad y la exclusión social y territorial se agiganta.

Actualmente la construcción de la ciudad se teje por una triple alianza que agudiza sus ‘viejos’ problemas y acentúa la ausencia utópica con la que se expandió desde los años 60: la histórica falta de proyecto urbano de su burocracia política, el economicismo y los eficientes imaginarios de sus sectores sociales medios.

 

 

 

 

 

 

(*) Docente e investigadora en la Universidad Nacional del Comahue, Av. Argentina 1400, (8300) Neuquén. Teléfono 0299-4401109, E-mail fsznol@uncoma.edu.ar

 

IDENTIKIT URBANO. FRENTE Y PERFIL DE NEUQUEN

Sznol, Florinda Eleonora (*)

En las últimas décadas las innovaciones urbanas nos hablan no sólo de lo nuevo, sino que, al menos en cierto punto, parecen marcar una dislocación respecto a las ideas (encuentros, identidades, intercambio, pluralidad) que produjeron y narraron la ciudad moderna.

Nos interesa preguntarnos acerca de cuál es la forma específica en que -acompañando los cambios socio económicos y culturales del fin de siglo- se altera la ciudad de Neuquén. ¿En base a qué elementos intentar dar cuenta de las transformaciones? ¿Hay que fijar la vista en lo más nuevo ó en las permanencias y aún más, en lo que decae? ¿Estamos frente a una dislocación que señala cambios radicales (en el orden de los objetos, funciones y significados urbanos) o frente a novedades profundamente conservadoras?

La ciudad de Neuquén que está emergiendo desde fines de los años 80, no está disociada de las peripecias históricas y políticas que la marcaron en su poco menos de un siglo de existencia.

¿CONSTRUIR EN LA CIUDAD Ó CONSTRUIR LA CIUDAD?

Creada sobre un desierto, la ciudad de Neuquén encontró en este hecho, hacerse de la nada, su primera y orgullosa definición. Cuando, en 1904, se convierte en capital del territorio del Neuquén, era un pequeño rancherío diseminado, habitado por troperos, comerciantes y artesanos.

"Es nueva y de una hermosura original la fiesta que aquí nos congrega: la consagración de una ciudad futura […]Neuquén será en días no remotos una soberbia ciudad, foco de artes e industrias poderosas […] y de su fecundidad, florecerá una sociedad nueva, sana, armoniosa y expansiva". Con estas palabras, el ministro del interior Joaquín V. González, inaugura la ciudad.

Poco cambió hasta que, luego de la provincialización del territorio en 1957, el estado nacional impulsa la explotación de los recursos naturales provinciales: el pertróleo, el gas y los ríos con miras a la producción necesaria para el desarrollo de un modelo industrial. El sostenido crecimiento económico y poblacional de la provincia, se refleja muy particularmente en la ciudad de Neuquén.

Nunca fue una ciudad agrícola, su crecimiento tampoco estuvo centrado en la fábrica. El carácter de centro político, administrativo y comercial que ya tenía en el período territoriano, se afianza al ritmo que crece la estructura administrativa del estado provincial y se consolida el perfil productivo básicamente energético.

Desde los años sesenta la suerte de la ciudad está decidida: será el recinto de la explosión demográfica y edilicia. La ciudad se extiende por todas partes. La demanda de viviendas era enorme y el estado correspondió con una gran oferta de planes habitacionales emplazados en forma discontínua (sobre los sectores norte y noroeste de la planta urbana) y desarticulados de la zona urbanizada. El elevado porcentaje de baldíos intersticiales -producto de la especulación- determina ‘barreras urbanísticas’ que encarecen la instalación de infraestructura, dificultan el flujo de bienes y servicios y la movilidad de las personas, en una suerte de materialización física de la segregación social.

Para conocer la trayectoria de las políticas estatales referidas a vivienda popular basta circular por el territorio: conjuntos habitacionales sin trama, unidades de vivienda colectiva cuya célula reproduce en pequeño los mitos y ritos de la clase media en su versión a lo pobre. El funcionalismo arquitectónico disemina horrores que se consideran parte de un destino inevitable y por ello, en la mayoría de los barrios neuquinos no puede realizarse ningún ritual: no hay calles, ni café, ni mercado, ni plaza…

"La obra pública se inserta dentro de una ideología precisa llamada a cumplir determinado papel en la comunidad […], es un proceso de transformación que comienza en una demanda y termina en un hecho funcional". Ramón Martínez Guarino en: Temas de la obra pública, documento del Consejo para la Planificación y Acción para el desarrollo, 1986.

Fuera de ciertas zonas privilegiadas, la ciudad es producto de la prisa: vender los terrenos antes que los compradores protesten por la falta de servicios, asegurar la indiferencia o la complacencia de las autoridades, poseer casa propia aunque por un tiempo carezca de puertas y ventanas. Y esa prisa acumula sin cesar. La ciudad aprovecha cualquier espacio: la expansión se materializó en forma discontinua, invadiendo zonas agrícolas, ocupando áreas que presentan riesgos ambientales, mediante loteos en zonas poco aptas para el uso habitacional, vulnerando -vía excepciones- las normativas vigentes.

DATOS DEL CRECIMIENTO

Diez años antes de la provincialización del territorio de Neuquén, la ciudad tenía 7.498 habitantes.

En 1960 tenía 16.738 habitantes, 176.078 en 1991 que representaban el 15% y el 43% de la población provincial en un trazado de 662 y 2.500 hectáreas edificadas respectivamente.

La ciudad recibió grandes contingentes migratorios de distintos puntos del país, de Chile y del interior provincial. Ello explica el elevado crecimiento medio anual que para la serie considerada es del 60.2 por mil.

Entre 1970 y 1990 se construyeron, con fondos públicos, más de 25.000 viviendas para los sectores de menores ingresos que representan, para este último año, aproximadamente la mitad de las existentes en la ciudad y en ellas vive casi el 60% de la población. En estos barrios hay, en promedio, 380 viviendas y 1695 habitantes por kilómetro cuadrado.

Neuquén tiene 44 barrios, 13 en zonas de desaconsejable urbanización, tres más a su alrededor, construídos mediante operatorias estatales. Desmoronamientos, riesgos de aluviones, crecidas, ascenso de la capa freática, fenómenos de subsidencia son sólo algunos de los problemas más comunes.

En la ciudad, el 60% de las viviendas no está conectada a la red pública de cloacas, y el 63% de la población no tiene asfalto.

 

POLITICA Y PROYECTO URBANO

Neuquén creció mostrando desprolijamente las exigencias de sus sectores socio económicos hegemónicos, indicando en pocos edificios el vigor del estado y depositando el sentido de la ciudad en la credulidad de los sectores medios. La ciudad será promisoria y logrará el objetivo de su dirigencia…

La fe en el ‘progreso’ (la ciudad más pujante de la patagonia, Neuquén: una ciudad para todos) desestima cualquier ordenamiento. El optimismo es tan excesivo que nadie se detiene en pensamientos negativos, hay problemas pero no son centrales, ya se resolverán… el valor que se pondera es ‘lo nuevo’, ‘lo siempre nuevo’.

En la vorágine, el orgullo estético fue condición prescindible ante la razón de ser de la ciudad: centro burocrático de un enclave productor de energía. La ciudad crece, se expande y moderniza huérfana de discurso deseable, imágenes, ideas, tramas de ciudad futura. No debe extrañar, por tanto, que el soporte físico donde se asienta, se manifieste como una concatenación indiferenciada de archipiélagos urbanos, donde la convención poética del habitar apenas se hace viable. Ello explica porque Neuquén carece de espacios significantes y porque su arquitectura es una abierta expulsión a toda fantasía cultural.

Con excepción de algunas propuestas (en la zona céntrica) que alientan el trato real y simbólico de la sociedad con el espacio, el resto de las intervenciones urbanas son edificios para educación, salud y seguridad social que no dotan al territorio de hitos representativos que hagan físicamente posible el encuentro y el intercambio.

El amplio protagonismo estatal no se manifestó en la preocupación por el espacio público, la acción política no conformó una argamasa capaz de promover la integración, acentuando la fragmentación social producto del modelo económico.

Visualmente la ciudad es desparramo y amontonamiento. En la catástrofe intervienen varios factores:

    1. La ausencia de un proyecto urbano. El pensamiento político oficial aceptó la idea desarrolllista de alcanzar el crecimiento y, como correlato, el desarrollo. Luego de las viviendas, llegarían las escuelas, el pavimento, los servicios y el equipamiento. En el camino de su concreción, los políticos aseguraron su futuro en la política provincial. Junto con los nuevos habitantes y las casas, los votos garantizaron la permanencia en el poder.

    2. Por otra parte, las redes que enlazan el aparato estatal con los empresarios permitieron edificar en sitios prohibidos, destruir zonas agrícolas, edificar grandes complejos habitacionales -generalmente de monoblock- en lugar de pequeños conjuntos de viviendas unifamiliares que promuevan la integración comunitaria.

    3. A los sectores populares, con sus urgencias y carencias, nada los lleva a la apreciación de la belleza urbana. Sólo creen en una meta: hacerse de una propiedad, la que sea y en función de esa angustia se desentienden de toda pretensión de armonía.

Es importante señalar que la fuerte imbricación de los grupos económicos con el estado provincial, adquirió en Neuquén la forma de una fuerza política, el Movimiento Popular Neuquino (M.P.N.) que gobierna la provincia (con excepción de los períodos militares) desde 1963 y que, de acuerdo a la Constitución que rigió hasta 1995, a la primera minoría le corresponde mayoría absoluta en la legislatura unicameral.

Ya en su primer gestión se esboza el perfil de ‘obra pública’ acompañada por un amplio abanico de políticas orientadas a la reproducción colectiva que fueron financiadas por el flujo creciente de fondos en concepto de regalías con que la nación compensa a la provincia por la provisión de gas, electricidad y petróleo.

Durante todas las gestiones de gobierno del M.P.N. el estado absorbió las crecientes demandas de una población siempre en aumento, compensando -en parte- la debilidad de la economía poco diversificada y cuyas principales actividades, intensivas en el uso de capital, favorecen la concentración del ingreso conformando un modelo claramente inequitativo en cuanto a distribución de la riqueza.

Esta orientación estatal, logró la adhesión popular hacia el partido provincial que al legitimarse en todas las contiendas electorales, reforzó su autoimagen como el verdadero artífice del proceso de crecimiento nequino.

 

LA CIUDAD EN LOS NUEVOS TIEMPOS

A partir de los años 90, bajo el influjo de las políticas neoliberales, la provincia se encuentra en un proceso de transformación de su estructura socio-económica tendiente a lograr la ‘modernización’ de la economía en función de la transnacionalización. Estas políticas incluyen el desmantelamiento del rol histórico del estado y una marcada tendencia hacia la concentración de la riqueza y, en consecuencia, la polarización del entramado social que condena a la marginación y exclusión a amplios sectores de la población.

La reconversión estructural modifica las bases sobre las cuales la ciudad se constituyó. El estado abandona su papel de regulador del territorio, pasando a desempeñar un rol subsidiario de los capitales que sobre él actúan, posibilitando la inversión privada para la realización de obras de alto impacto, aprobando la construcción de barrios cerrados, alentando el padrinazgo en las plazas…

La ciudad banal

Es notorio el avance de la apropiación de la ciudad por parte del sector social hegemónico. El denominado Alto, la zona bancaria, financiera y administrativa de la ciudad se enmarca una secuencia de ‘objetos’ que caracterizan la empresa moderna: tiempos cortos de duración en sus usos, de cambio permanente de imagen que permitan una rápidad renovación y donde el valor del suelo es el factor encargado de multiplicar los altos beneficios económicos. En su pequeña superficie, continuamente maquillada, se encuentran los mejores ‘logros’ de la cultura modernizante, los mejores patrones de infraestructura y equipamiento y los únicos espacios de uso común: calles, plazas, teatros… .

Bajo el prestigio de la americanización se construyen y proyectan grandes emprendimientos que tienden a manifestar, a través de sus formas tecnológicas y del carácter ritual de los nuevos espacios consagrados, el modelo político: grandes centros de compra y de esparcimiento se emplazan en los vacíos de la ciudad fragmentada.

Las preferencias estatales priorizan zonas ligadas al capital auspiciando espacios de privilegio para los sectores de altos ingresos. Esto es notorio al comparar los balneario Municipal y Río Grande. Ambos con acceso gratuito y a siete cuadras de distancia son visitados por grupos sociales de ingresos bajo y medio/alto respectiva y casi excluyentemente. Recientemente el balneario Río Grande fue beneficiado por una serie de obras públicas que alentaron la iniciativa privada, conformándose en lugar predilecto para el consumo y el esparcimiento de estos grupos. En tanto, en el balneario Municipal, apenas se mantienen en regular estado las viejas instalacciones.

Mientras la municipalidad local evalúa autorizar la construcción de selectos barrios cerrados, no figura en sus propuestas la construcción de un edificio de importancia que se constituya en lugar de reunión y reciprocidad. Los emprendimientos puntuales (traslado de la terminal de micros, edificios para el tribunal de justicia y del consejo deliberante, plan de recuperación de la costa del río Limay) no se inscriben en un proyecto global para la ciudad.

El malestar urbano

Hacia el fin de siglo, la ciudad sin prestigio, la del anonimato y las carencias se ha agigantado. A partir de las políticas de ajuste, se produce un empeoramiento generalizado de las condiciones de vida de gran parte de la población. Junto al deterioro generalizado de las remuneraciones al trabajo, se comprueban altos índices de desocupación y subocupación y procesos de informalización y terciarización. La ausencia del estado para garantizar políticas sociales de carácter universalista agrava la inequidad en la distribución del ingreso.

"Hemos cambiado el enfoque […]Es necesario desterrar el asistencialismo como forma de hacer política en la provincia de Neuquén. La función de los gobernantes no es repartir, sino acompañar la solución de los problemas". Jorge Sobisch (Gobernador de la provincia), Diario Río Negro, 4 de Abril de 1992.

"Este modelo concebido sólo y exclusivamente a partir de la función del Estado está agotado". Jorge Sobisch, Mensaje a la Legislatura provincial, 1° de Mayo de 1992.

Víctimas de la "ciudad sin ciudad" muchos habitantes se acojen al poder de lo posible, aguardando una realidad menos hostil. Los grupos excluídos que ya no cuentan con alternativas dentro del mercado de trabajo formal ni en las políticas sociales forman los "asentamientos espontáneos", una secuencia inhabitable de moradas que pone de manifiesto, las fisuras entre las promesas de progreso y la realidad social de amplias zonas que -como una vidriera- exponen sus más variadas traiciones.

La ciudad dualizada asume las proporciones de una ceremonia. Grandes centros de consumo, shopping, edificios inteligentes, invasión de entidades financieras con sus arquitecturas de fachada, son metáforas de los cambios productivos… y en contrapartida, la proliferación de asentamientos sintetizan la coexistencia y colisión de contrarios dibujando una ciudad más radical y ¿más definitiva? Estamos frente a una ciudad que acompasa un orden exclusivo, que ofrece incrustaciones de modernidad en la voluminosa marginalidad. ‘La ciudad del capital’ es una utopía de orden para pocos, y no es que el capital no haya tenido siempre una intervención decisiva, es que la menor presencia estatal facilita una acción sin mediaciones.

DATOS DE LA CATASTROFE

En la ciudad de Neuquén, en 1997 vivían 223.315 personas, 54.000 tienen Necesidades Básicas Insatisfechas.

El desempleo era 4.1% en 1985, diez años despúes 16.7% aunque en los barrios periféricos la desocupación está muy por encima de esos índices: 25%.

En 1983, 2.000 personas vivían en ‘asentamientos espontáneos’. En 1996, 1500 familias compuestas por 5 ó 6 integrantes, mayormente sin empleo ocupaban terrenos públicos o privados. A partir de entonces, se ha procedido a la regularización de tierras o a la relocalización de los habitantes sin que las "soluciones habitacionales" brindadas por el estado, signifiquen cambios importantes en cuanto a las condiciones de habitabilidad en estos ‘barrios’ de realidad urbana inexistente: falla el transporte, falla el drenaje, no hay servicios de salud ni educación, son inexistentes los estímulos culturales, no hay lugar para el sentimiento de bienestar.

"De vez en cuando los gobiernos municipal o provincial -a veces al calor de una interna partidaria o de una elección- deciden tomar cartas en el asunto y regularizar asentamientos o crean planes de vivienda por autogestión. Bajo estas modalidades se pretendió dar por solucionada la problemática de 16 asentamientos en los que vivían aproximadamente 1500 familias que se hallan en situación de riesgo social: población joven en su mayoría, sin trabajo, con un promedio de 4 hijos, altos índices de desnutrición infantil, violencia familiar". Revista CALF, Año 18, N° 192, 1997.

Entre 1997 y 1999 cerca de 250 familias ocupan terrenos baldíos, instalados en chozas a las que por cariño les dicen casa, en zonas de baja o nula aptitud para uso habitacional. Al respecto "no hay una planificación con una propuesta global para la problemática que defina las direcciones de cambio deseables". Sergio Lardíes. Reflexión crítica acerca de una experiencia de gestión planificada. Informe de maestría, Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional del Comahue, 1996, inédito.

El Registro Único de Inscripción a la Vivienda del Instituto Provincial de Vivienda no recibe solicitudes pero, por entrevistas mantenidas, se sabe que la demanda actual oscila en 16.000 unidades.

 

 

 

UNA UTOPIA PARA LA CIUDAD

En los últimos años observamos que la ciudad de Neuquén está socialmente orientada a perseguir, controlar e intercambiar los beneficios acumulados por las nuevas relaciones de producción.

El estado, falto de recursos y carente de ideología política sobre la ciudad, permite la triangulación del espacio bajo el determinismo económico pues, si bien es cierto que el poder político se legitima en las urnas, quien mantiene la maquinaria de la democracia es el capital en los círculos financieros.

El capitalismo neoliberal tiende a reducir la construcción de la ciudad a un criterio pragmático carente de componente utópica, pero no es igual el avance de la acción mercantil allí donde hubo proyectos que postulen modelos para el ‘habitar del hombre’, que la explosión de lo nuevo en un territorio que no tuvo propuestas para contener lo heterogéneo, formalizar los mitos sociales o los anhelos colectivos de la emergente sociedad.

La ciudad de Neuquén nunca tuvo el vigor de un sueño, creció agregando casitas y el cuadrado perfecto se transformó en pesadilla cada vez más inconexa. Actualmente la construcción de la ciudad se teje por una triple alianza que acentúa la ausencia utópica con la que se ha expandido desde los años sesenta: la histórica falta de proyecto urbano de su burocracia política, el economicismo y los aún eficientes imaginarios de los sectores populares.

La ciudad donde se harían realidad los espacios de la convivencia colectiva se presenta como un bricolage distante de los débiles esfuerzos que pretendieron convertirla en imaginario por donde decurrir el progreso. En medio de cifras que presagian nuevos problemas, muy pocos se van. Para la mayoría, lo peor ya pasó, porque lo peor era inevitable y entonces por el mero hecho de no irnos (invadidos por la resignación o la esperanza), sus habitantes nos manifestamos como optimistas.

Sin embargo, frente a la obstinación neoliberal, creemos imprescindible el desarrollo de una teoría crítica que sostenga que el espacio no debe legitimarse como mercancía, junto a una política de la ciudad que haga posible que el territorio sea cada vez menos un negocio privado y más un bien social.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

ALBERS, Christoph (1996) Planificación comunal en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, Argentina, Berliner geographische Studien, Vol. 45.

COLANTUONO, María Rosa (1995) Estado y territorio en Neuquén, una Geografía Abierta (Colantuono coord.), Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

COLANTUONO, M. y SAINT LARY, B. (1995) La patagonia en el contexto de las transformaciones regionales en Estado, espacio y sociedad en el Neuquén (Maurice, Nicole coord.), CREDAL - ARCI, París.

FERNANDEZ ALBA, Antonio (1990) La metrópoli vacía. Aurora y crepúsculo de la arquitectura en la ciudad moderna, Anthropos, Barcelona.

FERNANDEZ DURAN, R. y VEGA PINDADO, P. (1995) Modernización-Globalización versus Transformación Ecológica y Social del territorio en El futuro de la ciudad entre la miseria y la utopía (Miquel, Luis coord.), Fundación Investigaciones Marxistas, Madrid.

GORELIK, Adrián (1993) Figuras urbanas en Revista Punto de Vista N° 47, Buenos Aires.

HARVEY, David (1992) A condicao pós moderna, Edit. Loyola, San Pablo.

KLOSTER, Elba (1995) El gran Neuquén. Un aluvión de población en Neuquén, una Geografía abierta (Colantuono coord.) Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

LIERNUR, Francisco La arquitectura posmoderna en Espacios de crítica y producción N° 4 y 5, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Buenos Aires, Noviembre-Diciembre 1986.

MOLINA Y VEDIA, Juan (1994) Pensar y construir la ciudad en Margen Izquierdo N° 4, Buenos Aires.

PALERMO, Vicente (1988 a) Neuquén, la creación de una sociedad, C.E.A.L., Buenos Aires.

PALERMO, Vicente (1988b) Movimiento vecinal y organización del espacio urbano en Neuquén en Gobierno de la ciudad y crisis en la Argentina (Herzer y Pirez compil.), Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.

PIREZ, Pedro (1993) Las metrópolis latinoamericanas: el reto de las necesidades en Grandes Metrópolis de América Latina (Heck, Marina coord.) F.C.E., Memorial, México.



Ponencia presentada durante el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires. Noviembre de 1999.