Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3328 al 3347 
AsuntoAutor
105/12 - De Floria Encuentr
106/12 - Las aguas Encuentr
107/12 - PROGRAMA Encuentr
108/12 - ACREDITAC Encuentr
109/12 - TRÁMITE P Encuentr
110/12 - De Porto Encuentr
111/12 - GASTRONOM Encuentr
112/12 - De Porto Encuentr
113/12 - PRONÓSTIC Encuentr
114/12 - De Posada Encuentr
115/12 - DIQUE FRO Encuentr
116/12 - XV Encuen Encuentr
117/12 - El Encuen Encuentr
118/12 - El region Encuentr
119/12 - El diálog Encuentr
120/12 - LA INICIA Encuentr
121/12 - XV ENCUEN Encuentr
122/12 - ABORDAGEN Encuentr
123/12 - Ciudad ce Encuentr
124/12 - El Agua, Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3422     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 127/12 - “LAS FORMAS URBANAS: SU INCIDENCIA EN LOS PRO CESOS DE CONSTRUCCIÓN DE IDENTIDAD”
Fecha:Domingo, 2 de Diciembre, 2012  20:12:45 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentro @..............org>

“LAS FORMAS URBANAS: SU INCIDENCIA EN LOS PROCESOS DE CONSTRUCCIÓN DE IDENTIDAD”

 

 

Dr. Enrique Hugo Fabregat

Subsecretaria de Planificación y Control de Gestión

Viedma - Provincia de Río Negro

 

 

 

Los seres humanos tanto individualmente como organizados en grupos sociales de cualquier escala y nivel de complejidad (familia, grupo local, barrio, región, nación, entre otros), desarrollan sus múltiples actividades en escenarios concretos, formados por muchos elementos naturales y artificiales. Este complejo escenario es lo que se denomina, desde la ciencia geográfica, espacio geográfico, paisaje o territorio, según la postura de pensamiento. Este es un trabajo de investigación sobre el barrio Lavalle de la ciudad de Viedma en el Valle Inferior del río Negro.

La sociedad tiene capacidad para modificar algunos de los elementos que forman el paisaje y también para agregar nuevos. Los diferentes paisajes urbanos  le dan identidad a ese lugar y por lo tanto la misma se reproduce e incorpora en los seres humanos como una manera de actuar y vivir que tiene que ver con el contexto social, el ambiente natural y las formas que el barrio adquiere.

       MODELO DE         

      PRODUCCION

 
Además, la  realidad concreta es un complejo y dinámico sistema de elementos e interrelaciones. En este caso, el barrio Lavalle de Viedma es un lugar con identidad dentro del Valle Inferior y es reconocido por los habitantes de éste.

El barrio como organización política y social está formado por un grupo humano que puede ser medible en su cantidad y por sus características (límites, género, edad, origen, distribución, religión, cultura, entre otros). Todo esto permite observar que el proceso a lo largo del tiempo, así como las relaciones que los integrantes mantienen entre sí y con su lugar, colaboran en la construcción de su propia identidad. 

Uno de los problemas más interesantes con el que se enfrenta cualquiera que analice las relaciones entre los seres humanos  y su espacio, es el de la dificultad para relacionar factores de muy diversa índole dado que esta relación conjuga elementos provenientes de dos esferas: la social y la natural.

El concepto de paisaje o espacio geográfico visto como un todo - de  acuerdo  al  análisis del lugar según Bourdieu -, es explicado como un espacio relacional, donde: “sólo es posible romper con las falsas evidencias y los errores inscriptos en el pensamiento sustancialista de los lugares, si se efectúa un análisis riguroso de las relaciones entre las estructuras del espacio social y las del espacio físico”. (Bourdieu y Otros, 1999)

A partir de esas relaciones entre espacio social y físico, se genera en parte la construcción de una determinada identidad, que se manifiesta a través de los habitantes de un sector de la ciudad, como en este caso. Finalmente, la identidad también ayuda a los sujetos a adquirir mayor o menor capital simbólico del  lugar de residencia.

 

 

 

“URBAN SHAPES AND THEIR IMPACT ON IDENTITY CONSTRUCTION PROCESSES”

 

Core Topic:” The urban aspect and its dynamics”

 

Human beings, either individually or organized in social groups of any scale and level of complexity (family, local group, neighborhood, region, nation, among others) develop their numerous activities in concrete scenarios made up of many artificial and natural elements. This complex scenario is called geographic space, landscape or territory according to the different geographic schools of thought. This research work focuses on Lavalle neighborhood in the city of Viedma in the Lower Valley of the Río Negro.

 Society is able to modify some of the elements that make up the landscape and to add new ones.  Different urban landscapes give identity to that place, and that identity is reproduced and incorporated in human beings, as a way of acting and living that is related to the social context, the natural environment and the shapes that the neighborhood acquires.

Furthermore, concrete reality is a complex and dynamic system of elements and inter-relationships. In this case, Lavalle neighborhood in Viedma, is a place with identity within the Lower Valley and it is recognized by its inhabitants.

The neighborhood as a political and social organization is constituted by a human group that is measurable as regards quantity and characteristics (boundaries, gender, age, origin, distribution, religion, culture, among others). It can be observed that the process throughout time and the relationship among its inhabitants and with the place, contribute to the construction of their own identity.

One of the most interesting problems one faces when analyzing the relationships among human beings and their space is the difficulty to relate different types of factors since this relationship combines elements arising from social and natural spheres.

The concept of geographical landscape or geographical space seen as a whole   

- according to Bourdieu’s analysis of the place - is explained as a relational space :“One can break with misleading appearances and with the errors inscribed in substantialist thought about place only through a rigorous analysis of the relations between the structures of social space and those of physical space” (Bourdieu et al, 1999)

These relations between the social and the physical space contribute to the construction of a particular identity, which becomes evident through the inhabitants of a part of the city, as in this case. Finally, the identity also helps individuals to acquire more or less symbolic capital of the place where they live.

 

 

 

“LAS FORMAS URBANAS:

SU INCIDENCIA EN LOS PROCESOS

DE CONSTRUCCIÓN DE IDENTIDAD”

 

 

INTRODUCCION

Los seres humanos tanto individualmente, como organizados en grupos sociales de cualquier escala y nivel de complejidad (familia, grupo local, barrio, región, nación, entre otros), desarrollan sus múltiples actividades en escenarios concretos, formados por muchos elementos naturales y artificiales. Este complejo escenario es lo que se denomina, desde la ciencia geográfica, espacio geográfico, paisaje, territorio, según la postura de pensamiento.

La sociedad tiene capacidad para modificar algunos de los elementos que forman el paisaje y también para agregar nuevos. Los diferentes paisajes urbanos, le dan identidad a ese lugar y por lo tanto la misma se reproduce e incorpora en los seres humanos, como una manera de actuar y vivir, que tiene que ver con el contexto social, el ambiente natural y las formas que el espacio urbano adquiere.

 

       MODELO DE         

      PRODUCCION

 
Por otra parte, la  realidad concreta, es un complejo y dinámico sistema de elementos e interrelaciones. En este caso, algunos de los barrios de Viedma, son lugares con identidad dentro del Valle Inferior y en varios casos son reconocidos por los habitantes de éste.

Uno de los problemas más interesantes con el que se enfrenta cualquiera que analice las relaciones entre los seres humanos  y su espacio, es el de la dificultad para relacionar factores de muy diversa índole. Ya que está relación conjuga elementos provenientes de dos esferas: la social y la natural.

El concepto de paisaje o espacio geográfico desde una perspectiva como un todo, según la línea de análisis del lugar según Bourdieu, es explicado como un espacio relacional, donde: “sólo es posible romper con las falsas evidencias y los errores inscriptos en el pensamiento sustancialista de los lugares, si se efectúa un análisis riguroso de las relaciones entre las estructuras del espacio social y las del espacio físico”. (Bourdieu y Otros, 1999)

 

La unidad de paisaje urbano: Viedma

 

Esta unidad comprende parte de la comarca de Viedma y Patagones, dos ciudades junto al río pero separadas por el mismo. La ciudad de Viedma es el  área urbana asentada sobre  la llanura fluvial y junto a la costa del río.  Se localiza en el nordeste de la provincia de Río Negro a 40º 50’ de Latitud Sur y a 63º 0’ Longitud Oeste de Greenwich y a 12 m.s.n.m, sobre la ribera sur, en el tramo inferior del río Negro, y  a sólo 28 kilómetros de la desembocadura. Cuenta actualmente con una población de 54.292 habitantes según el último censo nacional del año 2010. Frente a ella se encuentra la ciudad de Carmen de Patagones cabecera del partido de Patagones, en la provincia de Buenos Aires.

 

La traza  urbana de la ciudad tiene la forma de una cuadrícula, cuyas calles se inician en la costa del río, perpendiculares a la avenida costanera. Esta se extiende desde el puente ferrocarretero denominado puente Viejo hasta el puente Nuevo, por donde pasa la nueva traza de la ruta nacional Nº 3.

 

Es importante destacar en este análisis cómo se relacionan los procesos sociales con la forma espacial que adquirió la ciudad de Viedma. Se trata de entender cómo los actores y la sociedad actuaron sobre está ciudad, al transformar y organizar su estructura de acuerdo con cada instancia y momento de su desarrollo socio histórico y espacial.

 

Además, es conveniente considerar el papel que tiene el espacio y el lugar en la vida de los seres humanos, cómo así también como se relacionan con los espacios que existen a su alrededor, ya que cada uno de ellos posee una o varias características que lo hacen distinto de los  otros.

 

La planta urbana se divide en dos zonas mediante una línea divisoria representada por la actual calle Colón. Los límites están definidos por el oeste, el Boulevard Ayacucho; y por el este  el  Boulevard  Ituzaingó; por el sur el Boulevard Maipú hoy Boulevard Contín hasta la calle Colón; y por el norte, el río Negro. Sobre este plano original se construyó y creció la ciudad de Viedma. (Figura 2)

                                                            

                                                             Figura 2

Barrios y vías de acceso a la ciudad

Fuente: E.H.Fabregat elaboración propia

 

La forma del trazado de la ciudad de Viedma no reviste ninguna complejidad geométrica que complique el movimiento, tanto de personas como de vehículos dentro de ella.

 

La avenida 25 de Mayo y la calle Guido son los dos ejes principales de la ciudad,  del nordeste al suroeste. Conforman dos áreas de circulación desde la costa hacia la cuchilla, es decir hacia los barrios que constituyen la periferia.

                                                       

Para el análisis de la ciudad, está se dividió en subunidades de paisaje, que se definen por las características de la construcción, el nivel socioeconómico de la población y las funciones que cumplen, a saber  son la subunidad central, la subunidad costanera y las subunidad que  forman los barrios ubicados fuera de los límites de los boulevares, de crecimiento espontáneo y planificado.  

 

Dentro de cada subunidad se localizan los barrios, en algunos casos, que se denominan aquí “zona de”  porque la incorporación y utilización del término zona se adecua más a cada una de las unidades de paisaje, ya que  permite trabajar con espacios que se comunican permanentemente, dado que los límites son  muy  flexibles, y, también, porque en el lenguaje popular los alumnos y la gente de la ciudad emplea corrientemente y como una generalización el término “zona”.

 

Los barrios fuera del límite de los boulevares y la Costanera: un espacio urbano diferente

 

Para iniciar el análisis de  los barrios que rodean a la subunidades Centro y Costanera se clasificó el espacio urbano en zonas de barrios planificados y barrios no planificados o de crecimiento espontáneo, es decir, aquellos cuya construcción de viviendas y locales se realizó  a partir de iniciativas privadas, de manera independiente, sin la intervención del Estado.

 

La subunidad Fuera de los Boulevares, de crecimiento espontáneo comprende a  los barrios  Luis Piedrabuena, San Roque, Santa Clara, Almirante Brown, Sargento Cabral, Ceferino, San Martín, General Lavalle, Las Flores y Mi Bandera.

                                                     

El barrio Luis Piedrabuena es, por sus características, un área principalmente residencial, con algunas construcciones de calidad.

 

De norte a sur, cerca del puente ferrocarretero y  junto a las instalaciones de la Policía Caminera, sobre la avenida Héroes de Malvinas se encuentra un pequeño barrio denominado San Roque, de viviendas unifamiliares de construcción sencilla, complementadas con algunas actividades de servicios.

 

Si bien las vías del ferrocarril han limitado el crecimiento urbano hacia el sector este de la ciudad, del otro lado del terraplén se inicia el parque industrial de Viedma.

 

Hacia el sur se halla el barrio Santa Clara, zona en general de buena construcción con grupos sociales muy mezclados y con un equipamiento sencillo de negocios de primera necesidad. Es uno de los barrios más grandes de la ciudad y bien consolidado, con fuerte personalidad con respecto al resto. El nivel socioeconómico de los residentes corresponde en general a clase media baja. Este barrio posee una escuela primaria y secundaria, con una plaza central, y generalmente se lo identifica como “la República de Santa Clara”, incluye dentro de él al barrio Los Maestros, área urbana planificada que se encuentra localizada al sur de la avenida Cagliero y frente al  barrio Guido.

 

Otro barrio fuera de los boulevares es el Almirante Brown, muy amplio y localizado en los alrededores de la Escuela Industrial y de la avenida Caseros. Este es un eje de circulación nordeste a suroeste, estratégico para la conexión entre los barrios del sur con el centro y también con  la costanera de la ciudad. Es una vía de constante  movimiento de automóviles y de gente, tanto por el desarrollo comercial, como también por el movimiento de quienes  se desplazan dentro de la ciudad.

 

A lo largo de más de veinte cuadras presenta características diferentes con respecto al tipo de comercio. En el primer tramo la avenida Caseros desde la fuente Pucará en la costanera y frente al muelle de lanchas hasta el boulevard Contín, se denomina 25 de Mayo y en el se encuentran bares, hoteles, escuela, organismos públicos y otros establecimientos.

 

Luego de pasar el boulevard Contín, la actividad comercial se muestra más especializada;  sobre todo, relacionada con los automotores, como gomerías, casa de repuestos, venta de autos. También hay casas de materiales de construcción,  negocios de primera necesidad y medios de comunicación como el diario y la radio Noticias de la Costa. En esta zona está el área de esparcimiento, sobre todo nocturno, para la gente joven, con bares y locales bailables. Mantiene movimiento durante los fines de semana, pero con una población de perfil totalmente distinto. La presencia de ese tipo de comercio generó en esta calle la ubicación de numerosos kioscos que atienden hasta muy tarde, casi de madrugada durante, los fines de semana.           

 

La avenida Caseros continúa a partir de la rotonda con la avenida Juan D. Perón, cambiando nuevamente de nombre. A partir de allí pasa a llamarse Giacchino. Sigue entre dos barrios planificados, el barrio Parque Independencia y el barrio de la Policía. Luego cruza la vieja  ruta nacional Nª3, y  cambia su denominación,  pasa de nombre a número, y se denomina Calle 20. Ingresa al Barrio Lavalle,  uno de los barrios más alejados del centro de la ciudad aunque con muy buena comunicación con este último  porque el trayecto es una recta con intervalos de sólo dos rotondas.

 

El barrio Sargento Cabral es la sede de la feria municipal, evento que funciona los  martes y sábados, donde se comercializa la producción frutihortícola, de la zona del Valle Inferior y de otros lugares del país.

 

Dentro del área del barrio Sargento Cabral se halla inserto el barrio Paterno que si bien está planificado, fue construido por iniciativa privada, sin intervención del Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda (IPPV).

 

Este barrio tradicional de la ciudad está ocupado por habitantes de clase media, tiene buenas construcciones a las cuales se les  han realizado importantes mejoras y con un buen equipamiento comercial.

 

 

Por su parte,  el barrio Ceferino tiene en su conformación social sectores socioeconómicos medios y bajos, que dan lugar a complejidades y problemáticas sociales que no se observan con tanta frecuencia en otras zonas de las subunidades de paisaje hasta aquí analizadas. Si bien se trata de un barrio de crecimiento espontáneo se construyó dentro de la zona, otro planificado denominado “1016 Viviendas”, que surgió a partir del aporte de fondos destinados a obras del Proyecto de Traslado de la Capital Federal a Viedma. Fue pensado como  construcción temporaria para albergar a los obreros que participarían en la obra de la nueva capital y quedó como residencia permanente.

 

La  circulación, dentro de la zona y hacia el oeste, se hace mediante la “ruta nacional Nª 3 nueva” que separa la ciudad del barrio San Martín, desde la bajada del puente Villarino hasta su ingreso al área de chacras del  Idevi.

 

El Centro Regional de la Universidad del Comahue, instalado en el ingreso al barrio San Martín, es un elemento que identifica la zona, que lo rodea, tanto por el oeste como por el sur.

                                                               

En materia de equipamiento, el barrio tiene comercios para la satisfacción de las  necesidades básicas, principalmente de comestibles.

 

Predominan las viviendas de carácter unifamiliar y de variada calidad. En los últimos tiempos se observa, una tendencia al  mejoramiento de la construcción. Se han instalado algunos lugares de esparcimiento sobre el borde de la ruta, como wiskerías, boites y un importante salón para grandes eventos.

 

En los últimos años, se han construido en está zona algunos barrios planificados, sobre todo por la disponibilidad de terrenos. La falta de tierras fiscales y el límite que impone el valle dificultan la expansión de la planta urbana en general.

 

El barrio Las Flores es de crecimiento espontáneo y está formado por una población, en general, de nivel socioeconómico bajo, integrado por trabajadores del sector de servicios de la administración pública provincial y obreros de la construcción.

 

En el sector  norte de esta zona y frente a la avenida Perón se encuentra un área de servicios con una serie de negocios de diferente rubro como vivero, gomería, cancha de Futbol 5, verdulería y carnicería. Próximos a está ella se encuentran dos importantes barrios, ambos de crecimiento espontáneo, Lavalle y Mi Bandera, ubicados en el sur de la ciudad de Viedma.

                                                  

A ambos lados de este sector, en el comienzo de la calle 20, continuación de las avenida 25 de Mayo y Caseros, se hallan algunos pequeños conjuntos urbanos planificados y construidos por el Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda (IPPV). Son construcciones sencillas y de materiales económicos en las que se observan algunas modificaciones realizadas por los propietarios, en los últimos tiempos.

 

Aquí,  la calle 20 es la que identifica a la zona, muy comercial, con negocios de venta de maderas, almacenes, kioscos, carnicerías y verdulerías. Es muy reconocida por los habitantes del barrio porque, además  es un punto estratégico de encuentro y reunión.

 

Se destaca también la presencia de establecimientos educativos de los tres niveles inicial, primario y secundario. Todo ello hace de esta zona urbana un conjunto bien equipado y con cierta vida propia.

 

El nivel  socioeconómico de los habitantes de este lugar es, en su mayoría,  de bajos ingresos, incluso algunos con viviendas asentadas en terrenos fiscales, facilidad ésta que  motivó el comienzo del asentamiento. El barrio creció en forma permanente y avanzó en varias direcciones, tanto hacia  el sur como también hacia el este y el oeste.

 

Se encuentra aquí también, junto al barrio Lavalle, el barrio Mi Bandera. Tiene   similares características y una ubicación más próxima a la cárcel de Viedma, la unidad Nº 12 del Servicio Penitenciario Federal. En realidad este barrio nace justamente por la presencia de ese establecimiento, lugar en general rechazado como área de residencia.

 

En cercanías de estos barrios,  y localizado al sudoeste de ellos, se encuentra la zona de Las Tablitas, el barrio más pobre de la ciudad.  Lleva ese nombre porque, en su gran mayoría, las casas fueron construidas con recortes de madera de álamo de los aserraderos, denominados en la zona “cantoneras” y utilizadas para hacer paredes. Está ubicado en tierras fiscales y, en muchos casos sus residentes son ocupantes ilegales, sin la documentación correspondiente de los terrenos en los que levantaron sus viviendas.

 

En esta zona las necesidades son muchas, como así también los conflictos sociales que se manifiestan, con la presencia de grupos de jóvenes y adultos desocupados. Es uno de los barrios con más problemas por los altos índices de alcoholismo y violencia familiar.

Los barrios planificados fuera de los boulevares: un espacio de contrastes en la ciudad

 

La presencia de barrios planificados en diferentes sectores de la ciudad indica; por un lado, una fuerte intervención del Estado en la construcción de la vivienda social y, por otro, la iniciativa privada de vecinos del lugar que se juntaron en algunos casos con el objetivo de formar cooperativas de vivienda, para llegar de ese modo a la casa propia.

 
El tipo de construcción y los materiales utilizados confunden al observador, ya que  el paisaje urbano tiene características de ciudad campamento, típico de las zonas mineras de la  Patagonia. No es este el caso, pero en la periferia adquiere ese aspecto justamente por el tipo de construcción de las viviendas. Están hechas de materiales livianos, económicos, son de pequeño  tamaño, en un espacio amplio y descampado.  Pero se encuentran también construcciones en monoblock, que, en muchos de los casos se encuentran muy deterioradas.

 

Estas características son comunes a los barrios: Guido, Ina Lauquen, Los Fresnos y Curru Leuvu, Don Zatti, América, 20 de Junio, Gobernador Castello, Barrio Parque Independencia, 1016 Viviendas y Mi Jardín. (Figura 7)

                                                    

El barrio Guido está localizado en el sudeste de la planta urbana, en una amplia zona con forma de  triángulo, en cuyo punto norte está la rotonda de las avenidas Cagliero y Zatti,  en el este la rotonda próxima al paso bajo nivel  y por el sur el cruce  de la avenida Cagliero y la ruta nacional N° 3 vieja.

 

El sector está cercano al centro de la ciudad, y, en cuanto  a las características sociales, sus habitantes son de clase media baja a muy baja, con problemas no sólo de tipo socioeconómico, sino también estructurales y de organización.

 

Junto al anterior y más hacia el este, cruzando la calle Rucci, se encuentra el barrio Ina Lauquen. Este barrio junto con el Guido, con una edificación de tipo monobloques, forman un conjunto urbano importante también de clase media baja a muy baja. Su construcción  presenta un significativo deterioro por falta de mantenimiento. Sin embargo, tienen un importante equipamiento en cuanto a establecimientos educativos, guardería y jardín de infantes, escuela primaria y secundaria, como así también  destacamento policial, iglesia, centro comercial con almacén, kiosco, panadería y carnicería.

 

Los Fresnos y Curru Leuvu son dos pequeños barrios próximos a la estación de ferrocarril.  Estos barrios planificados se continúan con otros en pleno crecimiento, con una tendencia urbana hacia el sector próximo a la estación de ferrocarril.

 

En este último espacio quedan todavía, en muchos sectores, lugares vacíos, que constituyen áreas de posible crecimiento urbano. La población que reside en ellos está formada principalmente por trabajadores de clase media a baja. El tipo de vivienda es unifamiliar y una parte del  complejo presenta dos tipos básicos: duplex y casas bajas, chalet con techo a dos aguas.

                                                     

Al oeste, se observa que al sur del boulevard Sussini se encuentra el barrio IPPV, un barrio también planificado, que lleva como nombre la sigla del Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda.

 

Por otra parte, éste es otro caso de un barrio incluido dentro de otro porque, la municipalidad define a toda la zona como barrio Don Zatti, más allá de que la gente en general, lo denomina barrio IPPV. Este se extiende desde el boulevard Ituzaingó,  por el este, hasta la calle Alvaro Barros por el oeste; por el norte el boulevard Sussini y por el sur la avenida Perón. Su equipamiento esta constituido por escuela, sala de primeros auxilios y puesto de policía, además tiene un número importante de comercios minoristas.

 

Al sur del anterior, se encuentra el barrio próximo a la terminal de ómnibus, localizado también dentro del mismo barrio Don Zatti. Es un barrio amplio que en los últimos años adquirió un gran movimiento por la  presencia del transporte interurbano de pasajeros. Se extiende a ambos lados de la calle Guido, se transformó en vía de circulación importante hacia la estación de colectivos y barrios cercanos a la cárcel.

 

Otro eje  de circulación este-oeste es la avenida Juan Domingo Perón que cierra por el sur a otro amplio sector de la ciudad donde se encuentra una de las zonas más pobladas y  de más movimiento, formado por los barrios 20 de Junio y América, ambos de construcción en monobloques. 

 

En el marco de estos barrios se encuentra el cementerio y próximo a él un importante complejo deportivo, el estadio Fioravante Ruggeri, de la Municipalidad de Viedma, centro de actividades deportivas,  culturales y recreativas.

 

Uno de los centros comerciales más importantes de la ciudad se encuentra también aquí, además de establecimientos educativos de los tres niveles, elementos que lo caracterizan como un barrio muy bien equipado.

 

Como puede observarse, la convivencia entre barrios de crecimiento espontáneo y planificado es un fenómeno que se da con frecuencia en las diferentes unidades de paisaje de la ciudad.

 

En el suroeste de la ciudad, frente a la rotonda de la Avenida Caseros, se encuentra el barrio de la Policía, con una construcción de viviendas tipo chalet con techo a dos aguas, construido a través de la mutual policial y cuya población si bien en un principio era en general de personal de la policía, hoy es más heterogénea sobre todo por la venta de viviendas a otras personas.

 

En el extremo oeste de la ciudad, en el ángulo que forma la ruta nacional N° 3 nueva y  la ruta provincial Nº 1, antiguo camino a San Antonio Oeste y el sur del país, se encuentra el barrio Mi Jardín, cuya construcción  se inició en la década de los años 80  por iniciativa de un grupo de jóvenes, en su mayoría profesionales, que habían llegado a la ciudad en busca de trabajo y con el objetivo de radicarse en ella.

 

La conexión de este barrio con el resto de la ciudad, y principalmente con el centro no es directa pues se encuentra próximo a la rotonda de avenida Perón y ruta nacional N° 3, detrás de una estación de servicio, que dificulta el ingreso y salida.

 

Los lugares de  mayor significación dentro de la ciudad

Como señaló Lindon: “…la ciudad es un mosaico de lugares que han sido y son construidos socialmente, en un proceso siempre inconcluso. Ese espacio urbano, con sus lugares, lleva y condensa valores, normas, símbolos e imaginarios sociales”. (Lindon, 2007: 7)

Los actores sociales localizados en sectores màs acomodados de la ciudad,  identifican a los sectores socioeconómicos bajos, denominandolos “los indios”, lo que evidencia actitudes discriminatorias. Es muy fuerte el estigma racial y la connotación territorial negativa que tienen algunos jóvenes de sectores socioeconómicos altos, sobre estos sectores de la ciudad, al combinar en su apreciación el aspecto físico de la gente y el lugar donde viven.

                                                           

Al cambiar la escala de análisis  y pasar del barrio a la ciudad, se observa que los  lugares que más conocen y a los que más concurren es “el Centro y la Costanera” porque allí van siempre. Sobre todo, los fines de semana, el lugar que  más les gusta es la costa y el río. Estas opiniones refuerzan la mirada positiva que tienen sobre la zona y la ciudad donde viven. Para muchos, sobre todo los que viven en la zona  próxima al río, éste es el lugar más lindo y donde más tiempo pasan. En cuanto al Centro y a la Costanera no sólo concurren con bastante frecuencia, sino que también son lugares en donde se reúnen con las amistades.

 

Por lo tanto, el río y su contexto de costa, avenida Costanera, fuente y el muelle forman un conjunto de elementos espaciales tanto culturales como naturales de fuerte significación simbólica y que por lo tanto funcionan como íconos referenciales de la ciudad de Viedma. Se pone de manifiesto así que las representaciones se forjan a partir de la información del medio real que llega a los alumnos, y de la intervención del sistema de valores individuales y colectivos, que ayuda a construir la idea del lugar donde viven.

 

En general, los encuestados opinaron que el lugar que menos  les gusta son los sectores ubicados fuera del área de los boulevares, en particular mencionan el “barrio Lavalle”. De esta manera, los lugares pasan a tener una fuerte representatividad en el conjunto de las personas. En muchos casos, los alumnos dijeron que  conocen y concurren a todos  los lugares que tiene la ciudad, pero el lugar que más les gusta  es la costanera.

 

El análisis de esas opiniones permite deducir como las relaciones entre las estructuras del espacio social y las estructuras del espacio físico, son el producto histórico de las luchas por apropiarse del espacio,  en las que el Estado juega un papel decisivo por tratarse de quien, a partir de terrenos fiscales permitió la instalación de grupos de personas en zonas alejadas del centro de la ciudad y dio lugar a la creación de un capital simbólico distinto y para muchos negativo.

 

También los alumnos que viven en los barrios Lavalle, Mi Bandera, Las Tablitas y el Loteo Silva, que pertenecen a la  subunidad  que se denominó “fuera de los boulevares y de crecimiento espontáneo”, el lugar que más conocen de la ciudad es la costa, y lo justifican diciendo: “porque está rebueno”, “porque vamos siempre por ahí” aunque, en realidad, a donde más concurren es a la cancha localizada en el barrio Lavalle a ver los partidos de fútbol.

 

Sin embargo, el lugar que más conocen “es el barrio donde viven porque ahí conocen a todos” y a donde concurren frecuentemente es al barrio Mi Bandera. Otros expresaron que no salen mucho, por lo tanto no conocen demasiado de la ciudad. Estos  últimos expresaron también, y trataron de explicar, que lo más feo que tiene la ciudad es su barrio, en este caso el Lavalle. Llama la atención esta  desvalorización de su  propio lugar porque, en general, hay en las respuestas un sentido de pertenencia, que es significativo y, translucen que se sienten orgullosos de vivir en ese lugar. Por otro lado, los comentarios aparecen cuando hablan de la ciudad, ya que al efectuar comparaciones de los distintos contextos surge el autodesprestigio, seguramente como consecuencia de la mirada no positiva que existe  en el imaginario colectivo sobre estos sectores de la ciudad. 

Los alumnos de más edad sostuvieron que el lugar más reconocido de la ciudad es el barrio Don Bosco, porque la mayoría de sus amigos viven allí. En cambio, otros dijeron que es  la Costanera, porque viven cerca o porque es el lugar más importante para recreación y también por su paisaje, que tiene una significación superior al resto de los elementos que encuentran en la ciudad. Otro lugar que consideran  importante es el Centro y lo justificaron diciendo “porque me gusta salir a caminar y comprar”.

 

Conclusiones

El estudio realizado, permite comprobar que los alumnos reconocen una jerarquía social en los  grupos humanos que viven en el Valle Inferior, la cual no sólo se define mediante criterios económicos y culturales, sino que también inciden en ella cuestiones raciales y  de localización. De las observaciones realizadas en la investigación se pudo concluir que existe entre los encuestados, actitudes discriminatorias preocupantes y significativas, instaladas en los grupos, que se manifiestan como discriminación por el origen familiar, el color de la piel y  el lugar donde vive cada uno. Una frase resume lo dicho hasta ahora: “cuando digo que vivo en barrio Guido me discriminan” olos que viven en los barrios son todos indios.”

 

Entre las particularidades del espacio urbano, los alumnos reconocen con preocupación las diferencias entre los distintos sectores. Esta observación es importante dado que hacen un planteo concreto respecto de este tema relacionado con el lugar físico y la distribución de la población. Los planteos tienen que ver con las limitaciones y las posibilidades de unos y otros, según el lugar del territorio donde está localizado.

 

En cuanto a las cuestiones sociales, de la investigación surge que, los alumnos asocian los escenarios fuera de los boulevares como lugares de conflicto y delincuencia. Los alumnos de la subunidad Centro y Costanera consideran que en ellos viven los jóvenes con problemas, sin reconocer que en todas las subunidades que se trabajaron existen problemas, aunque sean de otra índole.

 

Los alumnos identifican con precisión los barrios más acomodados de la ciudad,  próximos al río y, por otro, los barrios más humildes y conflictivos, alejados del río. Esto se condice con una división socioeconómica significativa que los alumnos también reconocen.

 

Por otra parte, es posible observar que los sectores menos valorados dentro del imaginario colectivo de la ciudad son los barrios de la periferia, básicamente los barrios Lavalle, Guido y las 1016 Viviendas. Esta  jerarquización del espacio, es realizada por los estudiantes a través de dos caminos: el primero a partir de la imagen visual  que tiene cada uno de la vivienda y al aspecto que presenta,  y el  segundo, según  desde las particularidades socioeconómicas de la gente que reside en ellos.

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

ADAMOSVKY, Ezequiel. Historia de la clase media Argentina. Apogeo y decadencia de una ilusión 1919 – 2000. Buenos Aires:Editorial Planeta. 2009.

BERDOULAY, Vincent. “Sujeto y acción en la geografía cultural. El cambio sin concluir. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles. Barcelona: 2002, n° 34.

BOURDIEU, Pierre; Espacio social y poder simbólico, en: Cosas dichas. Ed. Gedisa. Buenos Aires. 1988.

BOURDIEU, Pierre.; La miseria del mundo. Buenos Aires: Ed. Fondo de Cultura Económica de Argentina S.A. 1999.

CRESSWELL, Tim. Moverse es crear otro lugar. Clarín Ñ Revista de Cultura. Buenos Aires. 7 de noviembre de 2009. Sección Ideas.

FABRA, María Luisa, DOMENECH, Miquel, Hablar y escuchar. Relatos de profesores y estudiantes. Ediciones Paidos Ibérica, S.A. Barcelona, 2001.

FREIRE, Paulo. “Pedagogía del oprimido”. Ed. Siglo Veintiuno Editores. 3° Edición Revisada. Buenos Aires. 2009, pp. 103-104GARCIA BALLESTEROS, Aurora.;  “Geografía y Humanismo”. Ed. Oikos Tau. Barcelona. 1992.

GUTIERREZ, Alicia (Comp.). La perspectiva de Pierre Bourdieu. Estudio de casos en la Patagonia. Neuquén: Educo, Editorial de la Universidad Nacional del Comahue, 2005.

HARVEY, David.; Urbanismo y desigualdad social. 2° Edición. Ed. Siglo Veintiuno. Madrid. 1979.

LEIMGRUBER, Walter. “Actores, valores y cultura. Reflexiones acerca del papel de la cultura en la Geografía”, Boletín de la A.G.E. Madrid, 2002, N° 34.

LINDON, Alicia.”Los imaginarios urbanos y el constructivismo geográfico: los hologramas espaciales”. Revista EURE. [En línea]. Santiago de Chile, 26 febrero  de 2008, vol. XXXIII, n° 99, http:revistaeure[30 de marzo de 2008].

MASTACHE, Anahí V. Representaciones acerca de la formación. Literatura y mito. Documentos de Trabajo 2. Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires. 1993.

PAGUE, Nancy.. Viedma, entre 1920 y 1930 en la memoria de Don Candido Campano. Buenos Aires Edit. La Prensa Médica Argentina. 1995.

REY, Héctor, QUIROGA, Jorge et al.  Historia del Valle Inferior del Río Negro: El Nuevo Distrito Federal, Buenos Aires 1987, Editorial Plus Ultra.

REBORATTI, CARLOS. Ambiente y Sociedad. Conceptos y relaciones.. Buenos Aires: Ed. Ariel 1999. 

SANTOS, Milton. De la totalidad al lugar. Barcelona: Ed. Oikos Tau 1996.

SANTOS, Milton. 1996. Metamorfosis del espacio habitado. Barcelona: Ed.OikosTau.

WACQUANT, Lôis. Los Condenados de la Ciudad. Gueto, periferias y Estado. Buenos Aires: Siglo XXI Editores Argentina S.A.. 2007.

ZOPPI, Ana María. Estudio de lo Urbano. “Las representaciones de los jóvenes acerca de la ciudad”. Aula Hoy. Rosario, 1999 Año 5 N° 15. Abril – Mayo.1999.

 


Ponencia expuesta en el XIV Encuentro Internacional Humboldt. Las Termas de Río Hondo, provincia de Santiago del Estero - Argentina. 15 al 19 de octubre de 2012.