Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2495 al 2514 
AsuntoAutor
3/09 - POTENCIALID Encuentr
4/09 - QUALIDADE D Encuentr
5/09 - Uso de las Encuentr
6/09 - Territorial Encuentr
7/09 - DEVENIR DEL Encuentr
8/09 - PRIMERA CIR Encuentr
9/09 - La cuestión Encuentr
10/09 - Reflexione Encuentr
11/09 - VISITA AL Encuentr
12/09 - RECORDAÇÕE Encuentr
13/09 - A EXPANSÃO Encuentr
14/09 - APROVECHAM Encuentr
15/09 - Red de ac Encuentr
16/09 - Chacarero: Encuentr
17/09 - La Culpa n Encuentr
18/09 - Cambios so Encuentr
19/09 - PANEL "LA Encuentr
20/09 - ACTO DE CI Encuentr
21/09 - PRESENTACI Encuentr
22/09 - CENA Y BRI Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2549     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 3/09 - POTENCIALIDADES, LIMITACIONES Y CONFLICTOS AMBI ENTALES DERIVADOS DEL ANÁLISIS DE UNIDADES DE PAISAJE
Fecha:Sabado, 3 de Enero, 2009  10:55:32 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentro @..................ar>

POTENCIALIDADES, LIMITACIONES Y CONFLICTOS AMBIENTALES DERIVADOS DEL ANÁLISIS DE UNIDADES DE PAISAJE. ESTUDIO DE CASO: ARROYO PAREJA – PUERTO ROSALES, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

 

Valentina Molinaro 1

 

 

Resumen

El balneario Arroyo Pareja y Puerto Rosales se localizan en el sector costero del periurbano sureste de la ciudad de Punta Alta, en el suroeste de la Provincia de Buenos Aires. Por tratarse de un área litoral, y de acuerdo a ciertos beneficios derivados de las condiciones de sitio y posición, constituye un espacio altamente demandado para la explotación económica a través de la actividad portuaria e industrial, por un lado, y, para la actividad recreativa, por otro lado. La convergencia de usos del suelo incompatibles y la acción antrópica sobre el medio natural generan diversos conflictos ambientales.

La finalidad de la presente ponencia consiste en identificar potencialidades, limitaciones y conflictos ambientales en el área de Arroyo Pareja y Puerto Rosales. Para ello se parte del criterio de definición y delimitación de unidades de paisaje en el Suroeste Bonaerense, considerando a Arroyo Pareja y Puerto Rosales en su conjunto como una unidad-problema. En primera instancia se describen de manera sistemática los elementos naturales y antrópicos, para avanzar en una segunda instancia hacia una fase sistémica de diagnosis descriptiva y de potencialidad, y esbozar finalmente pautas de ordenamiento de usos del suelo.

 

Abstract

The Arroyo Pareja beach resort and Puerto Rosales are located in the southeastern suburban coastal area of Punta Alta city, in the southwest of Provincia de Buenos Aires. Being a coastal area, and according to certain benefits arising from the conditions of location and position, it is a highly required place for economic exploitation by means of the port and industrial activities, on the one hand, and recreational activities, on the other hand. The convergence of incompatible land usage and human action on the natural environment generate various environmental damages.

The purpose of this paper is to identify opportunities, restrictions and environmental damages in the area of Arroyo Pareja and Puerto Rosales. For this purpose, we start from the definition and delimitation of landscape units in the southwest of Provincia de Buenos Aires, considering Arroyo Pareja beach resort and Puerto Rosales, as a whole, as a unit problem. Firstly, the natural and human elements are described in a systematic way, to move into a second instance towards a systemic way of descriptive and potential diagnosis, to finally outline patterns of land use management.

 

Palabras clave: unidades de paisaje, actividades económicas, usos del suelo, ambiente

Key words: landscape units, economic activities, land usage, environment

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

El espacio litoral constituye un sistema ambiental particular, en el cual la dinámica de los sistemas naturales, la variedad de recursos que posee y la concentración de actividades relacionadas a su explotación hacen de aquel un ambiente complejo. La acción humana sobre el medio natural asociada al desconocimiento del comportamiento de los sistemas físico-naturales y a la racionalidad económica que prima en el uso de las áreas costeras genera conflictos ambientales por degradación de recursos naturales e incompatibilidad entre actividades y usos del suelo.

En este sentido, la identificación de potencialidades y limitaciones para el espacio litoral que se estudia constituye un avance en la medida en que contribuye al conocimiento de los riesgos de origen natural y antrópico, y a las dimensiones de la vulnerabilidad ambiental.

El objetivo de este trabajo consiste en identificar potencialidades, restricciones y conflictos ambientales en el sector comprendido por el balneario Arroyo Pareja y Puerto Rosales, a partir de la metodología de unidades de paisaje, tomando como criterio de definición los problemas específicos derivados de la incompatibilidad entre actividades y usos del suelo y de la intervención humana.

 

 

1. UNIDADES DE PAISAJE EN EL SUROESTE BONAERENSE

La delimitación y definición de unidades de paisaje en base a criterios de fisonomía y funciones del espacio geográfico, constituye una herramienta operativa para el estudio de la realidad en la medida en que orienta el planteo de pautas de gestión (LORDA, M. A. y Otros, 2000). Estos autores han definido las unidades geoespaciales grandes y medianas (Figura 1), y, en algunos casos, ciertas unidades-problemas para el suroeste bonaerense:

 

w  Unidades geoespaciales mayores, definidas a partir de cierta homogeneidad en cuanto al elemento estructurador dominante y a la funcionalidad del paisaje.

w  Unidades intermedias o medianas, cuando aparecen rasgos diferenciadores en las unidades mayores.

w  Unidades-problema, a partir de problemas específicos en áreas pequeñas con caracteres peculiares; son las más cambiantes debido al dinamismo que presentan los procesos en esta escala.

(DEL POZO, O. y BRÓNDOLO, M., 2002)

 

La delimitación y denominación de las distintas unidades de paisaje mencionadas han sido adoptadas y modificadas de acuerdo a la metodología propuesta por Bovet Plá, M. y Ribas Vilàs, J. (En: BOLOS, M., 1992). Se clasifican los paisajes de acuerdo al análisis de los elementos estructurales y a su funcionalidad.

La unidad-problema que se propone analizar, Arroyo Pareja – Puerto Rosales se localiza en el suroeste bonaerense en la unidad geoespacial grande definida como “Litoral marítimo con desarrollo de islas, médanos y costa baja, presencia de centro nodal, otros centros de jerarquía intermedia, puerto y red ferrovial densa y compleja” (LORDA, M. A. y Otros, 2000: 52). Un cambio en la escala de resolución conduce a las unidades intermedias o medianas, y aquí el área de estudio se localiza un la unidad caracterizada como “Principales centros urbanos regionales, puertos militar, comercial y pesquero y convergencia de redes regionales y nacionales, sobre llanura litoral baja e inundable” (LORDA, M. A. y Otros, 2000: 52).

 

2. DESCRIPCIÓN Y ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS DEL PAISAJE

Esta primera fase se orienta a una aproximación a la estructura del paisaje de manera sistemática, en la cual se describen y analizan los elementos naturales que conforman la estructura geoecológica, y los elementos antrópicos que permiten conocer las modificaciones impuestas sobre el marco natural. De la interacción entre elementos naturales y humanos, se reconocen la explotación de los recursos y los usos del suelo (RIBAS VILÀS, J., 1992) que, en el presente trabajo, se incluyen como elementos pertenecientes a la estructura socioeconómica.

De acuerdo a la metodología propuesta por Ribas Vilàs (1992) para el análisis del paisaje, a los fines del presente estudio se seleccionan los elementos más relevantes en el área (Figura 2).

 

A. Localización y posición.

El área de estudio corresponde al espacio litoral en el cual se asientan el balneario Arroyo Pareja y Puerto Rosales, a tres kilómetros de la ciudad de Punta Alta, cabecera del Partido de Coronel Rosales, en el suroeste de la Provincia de Buenos Aires. En este sector se emplaza además la Base Naval Puerto Belgrano, principal asiento de la Armada de la República Argentina, localizada entre el mar y la ciudad, y la Base Baterías de Infantería de Marina (Figura 3).

El área queda delimitada por la Base Naval Puerto Belgrano hacia el norte, el Arroyo Pareja y la Base Baterías hacia el este, y el Mar Argentino por el sur y por el oeste.

El frente costero que ocupan el balneario y el puerto, incluyendo el muelle de 300 m. de largo, es de alrededor de dos kilómetros.

De todos los puertos que integran el complejo portuario de la Bahía Blanca, Puerto Rosales es el que se encuentra ubicado en el sector más externo de la bahía. La reactivación de redes ferroviarias y las mejoras y accesos previstos serán factores claves que permitirán mejorar la conectividad tanto a escala regional como nacional.

 

   B. Elementos del marco natural que conforman la estructura geoecológica

w  Relieve y cuerpos de agua. Se consideran en conjunto debido a la interacción que existe entre hidrósfera y litósfera por tratarse de un área litoral.

El sector que ocupan el balneario Arroyo Pareja y Puerto Rosales se emplaza sobre el estuario de la Bahía Blanca, asiento del principal sistema portuario de aguas profundas del país (Figura 4). El estuario posee una gran cantidad de canales de marea funcionales; los canales mayores tienen una orientación NO-SE, separados por islas bajas y anegadizas. El Canal Principal es la única vía de acceso a los puertos; su longitud es de 60 km., su ancho varía entre 200 m. en la cabecera y 3 a 4 km. en la boca; la profundidad media del sector usado como canal de navegación supera los 13,5 m. (45 pies), que es la profundidad media necesaria para la navegación de buques de gran calado. Se han detectado en este canal sectores de menor profundidad que requieren tareas de dragado (CUADRADO, D. y Otros, 2004). Específicamente, frente a Puerto Rosales, la profundidad del canal de acceso es de 45 pies.

Puerto Rosales y Arroyo Pareja se localizan en el sector interno de la bahía, que corresponde a una costa baja de fangal, dominada por extensas planicies de marea y marismas salinas. Se distinguen dos unidades relacionadas mediante un pequeño desnivel, aunque la franja entre ellas es muy dinámica debido a las distintas alturas de las pleamares (BRÓNDOLO, M. y BAZÁN, S., 2000):

- Una de inundación frecuente, ocupada diariamente por el mar y surcada por canales de marea funcionales, compuesta por sedimentos limo-arcillosos saturados casi permanentemente por el agua de mar, y desprovista de vegetación.

          - Una de inundación esporádica, cubierta por el agua de mar sólo en pleamares excepcionales. Los elementos son más firmes y el drenaje es mayor.   

Otro elemento que se destaca en el paisaje es el Arroyo Pareja, curso de agua que desemboca al este del puerto y del balneario, considerado por Melo (1995), hasta mediados del siglo XIX, la antigua desembocadura del Arroyo Napostá Chico.

w  Clima. En el suroeste bonaerense se define como templado de transición, entre el templado y húmedo del este de la Provincia de Buenos Aires y el frío y seco de la Patagonia. Las estaciones térmicas están bien marcadas. Durante el verano las temperaturas medias superan los 20ºC, se producen máximos de precipitación, se registran velocidades medias de viento (con ráfagas) del NO, N, y O.  Capelli y Campo (2004) mencionan que el área está afectada por estados de tiempo como el Pampero, la Sudestada y el viento Norte, y destacan su influencia en el oleaje y en la altura de las mareas.

En el año 1998 el Instituto Argentino de Oceanografía instaló una estación meteorológica en Puerto Rosales. Entre 1999 y 2003 se realizaron observaciones y mediciones que permiten conocer con mayor exactitud los parámetros meteorológicos en el área de estudio, descriptos por Piccolo y Diez (2004):

- La temperatura media anual es de 15,6º C, siendo la máxima absoluta de 37,9º C y la mínima absoluta de –3,1º C.

- La humedad relativa media anual es de 72%. El valor es elevado en comparación con los de la región, asociado a la cercanía al mar.

- La presión atmosférica media anual es de 1012,1 hPa, inferior a la normal.

- La precipitación media anual es de 460,5 mm, siendo el año 2001 el más lluvioso con 630 mm, valor superior al registrado para ese mismo año en Ingeniero White.

- La velocidad media anual del viento es de 22,6 km/h, con ráfagas máximas de 132,5 km/h, del SSO, en el año 2002. Las ráfagas más intensas provienen del SSO, SO, NNO y NO. Un estudio comparativo entre Puerto Rosales e Ingeniero White reveló que en Puerto Rosales se registraron ráfagas mayores.

Las condiciones sinópticas de Puerto Rosales son más expuestas a la influencia del mar y a su acción moderadora, en comparación con otros sectores del estuario (PICCOLO, M. C., 1985. En: PICCOLO, M. C. y DIEZ, P. G., 2004). Esta situación debe ser considerada en la planificación de ciertas actividades en este sector específico del estuario.

w  Suelos. En las planicies de marea (entre la cota 1,5 m. y el nivel del mar) se desarrollan Ustifluventes ácuicos, a partir de sedimentos de origen marino depositados en las transgresiones del Cuaternario. Estos suelos que aparecen en las depresiones y peladales son suelos mal drenados y anegadizos sin desarrollo de horizontes, que en el paisaje se distinguen como salitrales. Existen además otro tipo de suelos, los Salorthides típicos. (BRÓNDOLO, M. y BAZÁN, S., 2000).

w  Vegetación. Se asocia a las condiciones edáficas. Se distinguen asociaciones de estepa arbustiva halófila y matorrales halófilos. La primera, con una cobertura entre el 30 y el 70%, se compone de arbustos y subarbustos como Atriplex undulata, Heterostachys ritteriana, Suaeda patagónica, Limonium brasiliensis, Salicornia ambigua en suelos salinos e inundables y una gramínea, Distichilis spicata. En los matorrales halófilos la cobertura es mayor, entre el 60 y el 90%, con arbustos ramosos y espinosos de 1 a 3 m de altura; se destacan Cyclolepis genistoides, Atriplex undulata y pocas gramíneas como Hordeum stenostachys y Poa lanuginosa. (BRÓNDOLO, M. y BAZÁN, S., 2000).

w  Fauna. Este ambiente es hábitat de una variedad de especies:

- Aves: gaviota cangrejera, gaviotines, chorlos migratorios, playerito blanco en la costa; en los cuerpos de agua dulce y salobre, pato maicero, macá común, gallareta y flamenco común (especialmente éste en el balneario Arroyo Pareja)

- Mamíferos: delfín picudo, lobo marino de un pelo, mulita, peludo.

- Reptiles: yarará venenosa, yarará de la cruz, lagartijas.

- Peces: chucho, gatuzo (cartilaginosos); corvina, pescadilla, pejerrey y lenguado (óseos). La riqueza de la fauna ictícola está asegurada por las buenas condiciones físicas del agua de mar (temperatura y salinidad) y la disponibilidad de oxígeno disuelto que favorecen el desarrollo del fitoplancton y zooplancton.

  (BRÓNDOLO, M. y BAZÁN, S., 2000)

 

   C. Elementos que conforman la estructura socioeconómica, desde el marco de las actividades humanas.

w  Actividades económicas. Según la clasificación que propone Barragán Muñoz (1997), se distinguen:

- Actividades extractivas o primarias: Pesca desde la costa en el balneario, en un sector delimitado para tal fin, aunque no siempre es respetado. Desde Puerto Rosales, parten lanchas destinadas a la pesca comercial en el estuario.

- Actividades industriales o transformadoras: Se llevan a cabo tareas de reparaciones navales a embarcaciones menores en un varadero. Además se realizan gestiones y pruebas de otras actividades para incrementar la productividad: reparaciones navales de barcos mayores, instalación de plantas de procesado de pescado, de producción de alimentos balanceados y de productos derivados de soja, entre otras.

- Actividades comerciales ligadas al transporte marítimo: Se prestan servicios de seguridad portuaria a las monoboyas y a los buques petroleros, de proveeduría marítima a los barcos. El incremento de la operatividad portuaria incluiría el transporte de mercancías provenientes de la región que llegarían al puerto por medio de ferrocarril y camiones.

- Actividades de ocio, recreación y turismo: Arroyo Pareja es la principal oferta recreativa para los habitantes de la ciudad de Punta Alta durante la temporada de verano, aunque es frecuentado durante todo el año especialmente los fines de semana y días no laborables. La mayor parte del balneario se asienta sobre el flanco oeste de un terraplén, construido originalmente para la extensión de viaductos que conducen al puerto comercial, correspondiendo un espacio reducido al sector de playa propiamente dicho.

Además, se realizan excursiones en el estuario de la Bahía Blanca. Para este fin, Puerto Rosales cede parte de su espacio para el amarre de lanchas de empresas turísticas.

w  Equipamiento.

- En el puerto: varadero destinado a reparación de embarcaciones menores, edificios de Administración Portuaria Bonaerense, Aduana y Prefectura Naval Argentina, subestación transformadora de energía, estación receptora de mediciones (viento, altura de marea y olas), dos galpones de 2600 m2 cada uno, dársena de 12 mil metros cuadrados, muelle de 303 m. de longitud y muelle de hierro de 95 m.

Fuera de los límites del puerto, pero en su entorno inmediato, se encuentran las instalaciones de la planta EBYTEM (Estación de Bombeo y Terminal Marítima) con una planta de tanques de 480 mil metros cúbicos de capacidad. En la zona acuática de Punta Ancla y Punta Cigüeña funcionan dos monoboyas de la empresa Oiltanking3.

- En el balneario: rampas para la práctica de deportes náuticos –windsurf,  kayakismo–,  sanitarios, sala de primeros auxilios, dos sectores forestados con tamariscos provistos de mesas, sillas y fogones. Además, un camping arbolado con eucaliptos, un parador y dos cantinas, una de las cuales es explotada como restaurante durante todo el año, con reserva previa. Los restantes servicios se brindan sólo durante la temporada de verano. En inmediaciones de Puerto Rosales se emplaza el Club de Náutica Puerto Rosales (Figura 5).

w  Infraestructura.

- Camino afirmado bituminoso que sirve de acceso al puerto y al balneario de calzada angosta, de 3 km. de longitud. Se prevé su ensanchamiento y reparación con el fin de adaptarlo al tránsito pesado.

- Red ferroviaria en desuso, dependiente de empresas privadas. Está prevista la reconstrucción de la red vial y de una playa de maniobras para extender la línea ferroviaria hasta el fondo del muelle, desde la Base Naval Puerto Belgrano, atravesando el sector que ocupa actualmente el camping de Arroyo Pareja.

- Red de electricidad de 13,2 Kw.

- Red de agua potable (la provee la Base Naval Puerto Belgrano).

- No existe red de gas natural, aunque se considera la posibilidad de activarla.

- Oleoductos.

Las redes viales, férreas y de servicios, tanto las existentes como las previstas, tienen como soporte físico el terraplén construido originalmente para la extensión de viaductos que conducen al puerto comercial (principios del siglo XX). El sector occidental del terraplén ha sido rellenado con piedras como obra de defensa costera.

w  Explotación de recursos.

Además de la actividad pesquera, tanto comercial como la destinada a consumo particular, en este apartado se incluyen aspectos relativos a emisión de contaminantes. Los efluentes cloacales, con escaso o nulo tratamiento previo a su vertido, junto con los desagües pluviales provenientes de la ciudad de Punta Alta, llegan al mar por medio de un canal que entronca en la desembocadura del Arroyo Pareja.

w  Usos del suelo.

- Uso recreativo: En el balneario Arroyo Pareja.

- Uso portuario: Actualmente restringido al sector meridional de Puerto Rosales, puesto que los límites administrativos del puerto abarcan un área más extensa, que incluye al mismo balneario.

- Uso industrial: En los galpones ubicados en Puerto Rosales y en el varadero, éste en proximidades del balneario.

 

 

 

 

 

3. DIAGNOSIS DEL PAISAJE. BALNEARIO ARROYO PAREJA: UNA UNIDAD-PROBLEMA

En los estudios de paisaje, la diagnosis descriptiva consiste en la división del paisaje en unidades de acuerdo a un criterio que se considera como el más destacado (RIBAS VILÀS, J., 1992). En este caso, se considera en sí mismo al conjunto Arroyo Pareja-Puerto Rosales como una única entidad, llamada unidad-problema.

De acuerdo a la descripción y análisis de los elementos del paisaje, se advierte que el área está sometida a un alto grado de antropización, y que la organización y dinámica del espacio portuario, con su equipamiento, infraestructura y funciones, y además las actividades industriales actuales y proyectadas, pueden llegar a producir efectos ambientales negativos, no sólo en el puerto sino también en el balneario, dado su proximidad.

Con relación a la diagnosis de potencialidad, resultan evidentes las numerosas ventajas comparativas del puerto comercial para su desarrollo, además de su posición estratégica en el suroeste bonaerense. Las mejoras previstas en cuanto a su estructura y equipamiento, sin contar las gestiones que se realizan para lograr su autonomía jurídica y administrativa, permiten avizorar un futuro promisorio para el desarrollo de Puerto Rosales. En este sentido, las actividades y usos relativos al turismo y a la recreación resultan incompatibles con las actividades portuarias e industriales, y por supuesto con el vertido incontrolado de efluentes.

Por otra parte, la incidencia de las actividades portuarias y los acondicionamientos previstos para optimizar el desarrollo portuario y productivo, tienen una repercusión ambiental importante en el espacio analizado, como así también ciertos usos relativos al turismo y a la recreación, teniendo en cuenta las obras que deben efectuarse periódicamente para el mantenimiento de un balneario creado de modo artificial.

Se advierte entonces una situación de degradación ambiental que incrementa la vulnerabilidad ambiental del espacio. Las dimensiones que adquieren mayor relevancia son:

 

w  La vulnerabilidad física, ya que una gran superficie del soporte físico del balneario y de los viaductos que conducen a Puerto Rosales, presenta deficiencias en cuanto a su estructura física, por ser un espacio ganado al mar, con un pedraplén como defensa, aunque muchas azotado por fuertes temporales.

w  La vulnerabilidad ecológica, ya que tanto las modificaciones realizadas como las previstas producen una alteración de los recursos bióticos y abióticos.

w  La vulnerabilidad social, relacionada con la degradación de un recurso turístico-recreativo altamente demandado por la comunidad. Si se considera además la posibilidad de que el puerto incremente su desarrollo operativo y productivo, sin las medidas de prevención adecuadas, se incrementaría la vulnerabilidad social del usuario.

 

Frente a las posibilidades de desarrollo de Puerto Rosales y a la situación de degradación ambiental que afecta al área, resulta evidente que los usos y actividades relativos al turismo y a la recreación son los más vulnerables. En caso de incrementarse la operatividad del puerto, la utilización del balneario con fines recreativos quedaría comprometida, porque si bien el crecimiento portuario se prevé sobre el sector este del terraplén, el balneario está incluido dentro de los límites administrativos de Puerto Rosales. El sector del balneario está cedido al municipio de Coronel Rosales bajo la forma de tenencia precaria, lo cual significa que el puerto puede utilizarlo en caso de ser necesario.

De todos modos, aunque la Administración del puerto comercial no realizara este petitorio, un aumento de la operatividad portuaria implicaría todos los acondicionamientos previstos, tales como extensión de viaductos, construcción de playa de camiones, etc., y se produciría un aumento en el flujo de transportes de carga (viales y ferroviales) y de vehículos, se incrementarían los ruidos, las emisiones gaseosas y el vertido de efluentes al mar. De esta manera, el espacio destinado al balneario perdería su carácter público.

Se puede efectuar entonces una desagregación para definir al área-problema que es objeto de estudio, y considerar para tal fin solamente al balneario. La unidad-problema Arroyo Pareja queda definida como balneario ambientalmente degradado y sometido a un alto nivel de antropización, con escasas posibilidades de mantenimiento y/o ampliación de sus funciones recreativas a mediano plazo, debido a la proximidad de un puerto comercial con potencial de desarrollo.

 

 

4. PAUTAS DE ORDENAMIENTO DE USOS Y ACTIVIDADES

Se proponen medidas de mitigación que tienen por objetivo reducir la vulnerabilidad ambiental. Para la elaboración de las siguientes propuestas, se consideró su viabilidad, de acuerdo a un posible aumento de la actividad portuaria y productiva:

 

w  Relocalizar el área asignada al varadero para reparaciones navales de embarcaciones menores. El sitio actual se encuentra muy próximo al sector más concurrido del balneario. Se propone reubicarlo sobre el mismo lateral oriental del terraplén, pero en un sector más externo, hacia el mar.

w  Optimizar los controles en el manejo de trasvasamiento de petróleo en las monoboyas, con el fin de evitar derrames.

w  Controlar el funcionamiento adecuado de los filtros en la planta depuradora de líquidos cloacales, para evitar la contaminación orgánica.

w  Realizar mediciones de sustancias contaminantes en las aguas y en las especies marinas comestibles, de manera estricta y frecuente.

w  Efectuar mediciones de partículas en suspensión en las futuras áreas industriales y en el sector de reparaciones navales, como así también de los niveles de ruido que generan dichas actividades.

w  Preveer el acondicionamiento de los demás balnearios del distrito, ya que en caso de incrementarse la operatividad portuaria y productiva, es posible que sean los mismos usuarios del balneario quienes demanden otros espacios destinados a la recreación durante la temporada estival. Esta previsión debe contemplar aspectos tales como la disponibilidad de transporte público de pasajeros, accesibilidad desde la ciudad, acondicionamiento adecuado y acceso público.

 

 

CONSIDERACIONES FINALES

Históricamente, las áreas litorales han sido ocupadas por los grupos humanos debido a la riqueza de recursos naturales que albergan y a la posición estratégica que permite establecer comunicaciones entre el continente y el exterior. El área Arroyo Pareja-Puerto Rosales no escapa a esta situación y, actualmente se revelan en el espacio, aunque no de manera explícita, pugnas por la ocupación y el usufructo del mismo. Para la comunidad de Coronel Rosales, la concreción de la autonomía portuaria significaría un gran impulso para la reactivación del puerto, en la medida en que ésta representaría una alternativa de desarrollo largamente postergada.

Sin embargo, el afán desarrollista de la actividad portuaria deja en segundo plano la consideración de los efectos ambientales que aquella pueda tener en el balneario y su entorno. El incremento de la operatividad de Puerto Rosales constituye una seria amenaza para el uso recreativo en Arroyo Pareja, situación también percibida por un sector de la comunidad puntaltense.

Se plantea entonces la necesidad de abordar el problema y la búsqueda de posibles soluciones desde la perspectiva de la Gestión Ambiental del Desarrollo, que integre la posibilidad de una gestión planificada desde un marco axiológico de racionalidad ambiental, orientada al desarrollo sustentable. Para ello es preciso conocer los riesgos y las dimensiones de la vulnerabilidad que afectan actual y potencialmente a este ambiente –Sociedad y Naturaleza y su interrelación-, como también la participación de todos los actores involucrados –con distintos intereses-, para lograr una planificación integral, consensuada y a largo plazo, cuyo objetivo debe ser mejorar la calidad de vida de la comunidad.

Finalmente, si bien se ha inferido que el área posee un importante potencial para el desarrollo portuario, esto no significa descartar el uso recreativo. El diagnóstico de potencialidad ha surgido no sólo en base a la localización y a los elementos naturales, sino también de las características de infraestructura y equipamiento y a las mejoras previstas en tal sentido. Si el análisis se hubiese realizado en otro momento, por ejemplo, antes del traspaso del puerto hacia la Administración Portuaria Bonaerense (1993), cuando la posibilidad de reactivación de las actividades portuarias era poco más que una idea, probablemente el resultado del diagnóstico de potencialidad hubiera sido distinto. Precisamente, estas unidades de paisaje, denominadas unidades-problema, son muy dinámicas debido a la aceleración de los procesos que intervienen en su configuración espacial.

 

 

Notas

1 Licenciada en Geografía. Ayudante “B”. Departamento de Geografía y Turismo, Universidad Nacional del Sur. Becaria Universidad Nacional del Sur: Beca de Iniciación a la Investigación para Egresados, Secretaría General de Ciencia y Tecnología (Res. CSU 144/08). Período: 1º/04/2008 al 31/03/2009. Carrera: Licenciatura en Geografía. Directora: Dra. María Amalia Lorda. Codirectora: MSc. Olga M. Del Pozo. Email: vmolinaro@uns.edu.ar

2 El trabajo forma parte del Proyecto de Investigación: “El desarrollo local en espacios urbanos, periurbanos y rurales del Suroeste Bonaerense. Estrategias de gestión y formación en la enseñanza de la Geografía para el fortalecimiento de las capacidades y potencialidades locales”. Directora: Dra. María Amalia Lorda. Co-Directora: MSc. Olga M. Del Pozo. Proyectos de Grupo de Investigación, Secretaría General de Ciencia y Tecnología, UNS, Período 01/01/2006 al 31/12/2008. Con evaluación externa (24/G046).

3 En Punta Ancla y Punta Cigüeña funcionan dos monoboyas destinadas al atraque de grandes buques petroleros. A la planta EBYTEM llega el petróleo crudo a través del oleoducto OLDEVAL, proveniente de la Cuenca Neuquina. En las monoboyas se realizan tareas de carga y descarga de petróleo. Esta actividad se realiza fuera de los límites administrativos de Puerto Rosales, aunque por dos motivos se hace alusión en este trabajo. En primer lugar, el puerto cobra una tasa por el uso del espacio acuático por la permanencia de los buques en las monoboyas. En segundo lugar, se han registrado dos derrames de petróleo debido a accidentes producidos durante la actividad de trasvasamiento (1992 y 1998); en ambas ocasiones el petróleo se extendió hacia el balneario e islas del estuario, generando un fuerte impacto ambiental negativo en todo el sector involucrado.

 

 

Bibliografía

BARRAGÁN MUÑOZ, Juan Manuel, 1994. Ordenación, planificación y gestión del espacio litoral. Ed. Oikos-Tau, Barcelona. 298 pp.

BARRAGÁN MUÑOZ, Juan Manuel, 1997. Medio ambiente y desarrollo en las áreas litorales. Guía práctica para la planificación y gestión integradas. Ed. Oikos-Tau, Barcelona. 160 pp.

BOULLÓN, Roberto, 1990 [1ª edición 1983]. Las actividades turísticas y recreacionales. El hombre como protagonista. Ed. Trillas, México D.F. 199 pp.

BOVET PLA, María y RIBAS VILÀS, Jordi, 1992. Clasificación por dominancia de elementos. En: BOLOS, María de y Otros. Manual de Ciencia del Paisaje. Teoría, métodos y aplicaciones. Masson S.A., Barcelona. pp. 69-80.

BOVET PLA, María y RIBAS VILÀS, Jordi, 1992. Metodología general de los estudios de paisaje. En: BOLOS, María de y Otros. Manual de Ciencia del Paisaje. Teoría, métodos y aplicaciones. Masson S.A., Barcelona. pp. 123-134.

BRÓNDOLO, Margarita y BAZÁN, Sandra (Coord.), 2000. Geografía de Punta Alta y Partido de Coronel Rosales. El espacio geográfico. Potencialidades y restricciones. Ediuns, Bahía Blanca. 220 pp.

CAPELLI DE STEFFENS, Alicia M. y CAMPO DE FERRERAS, Alicia M., 2004. Climatología. En: PICCOLO, María Cintia y HOFFMEYER, Mónica Susana. Ecosistema del estuario de Bahía Blanca. Instituto Argentino de Oceanografía, Bahía Blanca. pp. 79-86.

CUADRADO, Diana G. y Otros, 2004. Geomorfología. En: PICCOLO, María Cintia y HOFFMEYER, Mónica Susana. Ecosistema del estuario de Bahía Blanca. Instituto Argentino de Oceanografía, Bahía Blanca. pp. 29-38.

DE LA IGLESIA, Daniel, 1995. La zona de Puerto Rosales como sitio ideal para instalaciones portuarias. En: Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, Centro Naval y Universidad Nacional del Sur. Los puertos de Bahía Blanca: su proyección hacia el siglo XXI. Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca.

DEL POZO, Olga M. y BRÓNDOLO, Margarita, 2002. Unidades de paisaje como instrumentos de ordenamiento territorial. Revista Universitaria de Geografía, Vol. 11, Nº 1 y 2. Ediuns, Bahía Blanca. pp. 91-120.

ESTRUCH GARCÍA, Xavier, 1992. Las evaluaciones de impacto ambiental en los estudios de paisaje. En: BOLOS, María de y Otros. Manual de Ciencia del Paisaje. Teoría, métodos y aplicaciones. Masson S.A., Barcelona. pp. 171-189.

FERNÁNDEZ, Roberto, 1996. Teoría y Metodología de la Gestión Ambiental del Desarrollo Urbano. Módulo GADU. Vol. 1 y 2. Publicación del Programa Editorial del Centro de Investigaciones Ambientales, Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, Universidad Nacional de Mar del Plata.

GÓMEZ OREA, Domingo, 1994. Ordenación del Territorio. Una aproximación desde el medio físico. Instituto Tecnológico Geominero de España, Editorial Agrícola Española S.A., Madrid. 238 pp.

LEFF, Enrique E. y Otros, 1994. Ciencias Sociales y formación ambiental. Ed. Gedisa, Barcelona. 321 pp.

LORDA, María Amalia y Otros, 2000. Definición de Unidades Geoespaciales-Problema como base para la Gestión del Desarrollo Sostenible en el Suroeste Bonaerense. Revista Universitaria de Geografía, Vol. 9, Nº 2. Ediuns, Bahía Blanca. pp. 49-66.

MELO, Walter D., 1995. Comportamiento y Dinámica del Arroyo Napostá Chico. Tesis de Licenciatura en Geografía. Departamento de Geografía, Universidad Nacional del Sur. Inédito, Bahía Blanca. 64 pp.

MELO, Walter y Otros, 1996. Importancia de las condiciones ambientales en la planificación territorial del área de Puerto Rosales. Actas de las Primeras Jornadas Nacionales de Geografía Física, Departamento de Geografía, Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca. pp. 147-153.

PICCOLO, María Cintia y DIEZ, Paula Gabriela, 2004. Meteorología del Puerto Coronel Rosales. En: PICCOLO, María Cintia y HOFFMEYER, Mónica Susana. Ecosistema del estuario de Bahía Blanca. Instituto Argentino de Oceanografía, Bahía Blanca. pp. 87-90.

REDIVO, Jorge, 1995. La estación de bombeo y terminal de embarque marítimo de Arroyo Pareja. En: Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, Centro Naval y Universidad Nacional del Sur. Los puertos de Bahía Blanca: su proyección hacia el siglo XXI. Bahía Blanca.

RIBAS VILÀS, Jordi, 1992. Análisis y diagnosis. En: BOLOS, María de y Otros. Manual de Ciencia del Paisaje. Teoría, métodos y aplicaciones. Masson S.A., Barcelona. pp. 135-153.

VAQUERO, María del Carmen y Otros, 2000. Diagnóstico integral para el desarrollo turístico y la formación de recursos humanos. Estudio de caso: Partido de Coronel Rosales. En: BRÓNDOLO, Margarita y Otros (Comp.). Turismo. Desarrollo local y regional. Ediuns, Bahía Blanca. pp. 289-304.

WILCHES-CHAUX, Gustavo, 1993. La vulnerabilidad global. En: MASKREY, Andrew. Los desastres no son naturales. La Red, Tercer Mundo Editores, Bogotá. pp. 9-50.

 


 


Figura 1. Unidades geoespaciales grandes y medianas en el Suroeste Bonaerense.

 

Fuente: LORDA, M. A. y Otros, 2000. Definición de Unidades Geoespaciales-Problema como base para la Gestión del Desarrollo Sostenible en el Suroeste Bonaerense.

 
 

 

 

 

 


 


Figura 2. Diagrama de los elementos que conforman la unidad problema Arroyo Pareja-Puerto Rosales

Elementos

Antrópicos

-Actividades económicas

-Equipamiento

-Infraestructura

 

 

Fuente: Adaptación de: RIBAS VILÀS, J., 1992. Análisis y diagnosis. En: BOLÓS, M. y Otros. Manual de Ciencia del paisaje.

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Figura 3. Localización del balneario Arroyo Pareja y Puerto Rosales

 

BATERÍAS

 

PUERTO ROSALES

 

 

BALNEARIO

ARROYO

PAREJA

 

B.N.P.B

 

PUNTA ALTA

 

Futura Avda. de Circunvalación

 

Fuente: BRÓNDOLO, M. y BAZÁN, S., 2000. Geografía de Punta Alta y Partido de Coronel Rosales. El espacio geográfico. Potencialidades y restricciones.

 
 

 



Figura 4. Estuario de la Bahía Blanca.

 

Fuente: CUADRADO, D. y Otros, 2004. Geomorfología. En: PICCOLO, M.C. y HOFFMEYER, M.S. Ecosistema del estuario de Bahía Blanca.

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Figura 5. Equipamiento e infraestructura en el área de Arroyo Pareja-Puerto Rosales y su entorno.

Fuente: Elaboración propia. Modificación de cartografía: ADMINISTRACIÓN PORTUARIA BONAERENSE.

 

Ponencia presentada en el Décimo Encuentro Internacional Humboldt. Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina. 13 al 17 de octubre de 2008.






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com