Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2475 al 2494 
AsuntoAutor
Fw: Felicidades Encuentr
253/08 - LOS PROBL Encuentr
Fw: Saludos Encuentr
254/08 - Turismo d Encuentr
Feliz Natal Telma
Fw: Feliz Natal Encuentr
Fw: Fw: Saludos Encuentr
Fw: Fw: Saludos Encuentr
=?UTF-8?Q?Fw:_Feli Encuentr
255/08 - Cancún de Encuentr
=?utf-8?Q?Fw:_=5Be Encuentr
Fw: saludos Encuentr
Agradecimientos de Encuentr
256/08 - Reestruct Encuentr
257/08 - DEGRADACI Encuentr
258/08 - OS DESLIZ Encuentr
259/08 - TURISMO Y Encuentr
260/08 - Planifica Encuentr
1/09 - XI ENCUENTR Encuentr
2/09 - OSCILACIÓN Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2548     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 2/09 - OSCILACIÓN CLIMÁTICA EN LA CUENCA DEL RÍO S AUCE CHICO, ARGENTINA
Fecha:Viernes, 2 de Enero, 2009  11:22:51 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentro @..................ar>

OSCILACIÓN CLIMÁTICA

EN LA CUENCA DEL RÍO SAUCE CHICO, ARGENTINAà

 

Mariana Paula Torrero1

 Alicia M. Campo1, 2

1 Departamento de Geografía y Turismo, Universidad Nacional del Sur

2 Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

 

Resumen

 

El área de estudio corresponde a la cuenca del río Sauce Chico, localizada en el Suroeste de la provincia de Buenos Aires, Argentina. Desarrolla una cuenca de forma alargada con dirección general Noreste-Suroeste y tiene una superficie de 1.588 km2. Geomorfológicamente ocupa un ambiente mixto. Nace en el Sistema de Ventania y discurre en una extensa llanura con pendientes muy suaves hasta su desembocadura. La característica principal para la cuenca es la variabilidad en las condiciones meteorológicas, por efecto de la alternancia permanente de masas de aire de diversa índole y la influencia de factores locales. Pese a la proximidad a la zona costera presenta una amplia oscilación térmica. El objetivo de este es detectar y analizar las oscilaciones espacio-temporales de los elementos climáticos y su relación con las variaciones de la disponibilidad hídrica de la cuenca del río Sauce Chico. La importancia del análisis se fundamenta en que se trata de uno de los principales recursos hídricos superficiales para el abastecimiento para uso agrícola-ganadero, humano e industrial de la zona. Se elaboraron mapas de isohietas e isotermas, diagramas ombrotérmicos y balances hídricos. Se determinó la necesidad de agua, para el período 1991-2000 y la variación con la década anterior. Las temperaturas medias presentaron oscilaciones estacionales en el orden de 1ºC. Las precipitaciones mostraron un marcado incremento en el verano e importante disminución para el resto del año aumentando así el período de sequía. El sector agrícola ganadero, es el más vulnerable a estos cambios hidroclimáticos.

 

Palabras claves: Oscilación climática, recurso hídrico, río Sauce Chico, Argentina, desertificación.

 

Abstract

 

The area under study belongs to the Sauce Chico river basin, located in the Southeastern region of Buenos Aires province, Argentina. It develops an elongated basin with a North East –South East general course flow and a surface of 1588 km2. Geomorphologycally speaking it occupies a mix environment. It is born in the Ventania system and it runs through an extense plain with very smooth slopes. The main characteristic of the basin is the variability of the meteorological conditions, result of the different air masses permanent alternation and the local factors influence. In spite of the proximity to the coast it presents a broad thermal oscillation. The objective of the present study is to detect and analyze the time-space oscillations of the climatic elements and their connection with the water availability variations of the Sauce Chico river basin. The importance of this analysis lies in the application of the river as one of the main superficial water resource for the agriculture and cattle raising, industrial and human activities of the area. Isothermal and isohyetal maps, precipitacion and temperature graphs and water balances were elaborated. The water need for the period 1991-2000 was determined along with the variation of the previous decade. The average temperatures presented seasonal oscillations of around 1 ºC. The precipitation showed a distinct increase during summer and an important decrease for the rest of the year, enlarging the dry period. The agricultural and cattle raising activity are the most affected areas regarding this hydroclimatic variations.

 

Key Words: Climatic oscillation, water resources, Sauce Chico river, Argentina, desertification.

INTRODUCCIÓN

 

El río Sauce Chico desarrolla una cuenca en forma alargada de 1.588 km2, nace a los 825 msnm en el Sistema de Ventania, en el Suroeste de la provincia de Buenos Aires y desagua en el estuario de la bahía Blanca. Recorre un amplio valle muy aterrazado sin recibir ningún tributario permanente. Dos corrientes intermitentes se le unen por la margen izquierda, en las cuencas media y baja. En su parte superior presenta un drenaje dendrítico muy denso, un tramo alóctono en el ingreso a la parte media con características meandrosas que se acentúan en el resto de su recorrido hasta su desembocadura. Discurre por los partidos de Tornquist, Villarino y Bahía Blanca (Torrero y Campo, 2008) (Fig. 1).

 

Figura 1. Área de estudio

 

El medio físico se caracteriza por presentar un ambiente mixto, un área montañosa y una extensa llanura con pendientes muy suaves y pastizales. La vegetación natural, se manifiesta por un escaso tapiz vegetal de estepa xerófila donde alternan arbustos de bajo porte y pastos duros. Predominan las gramíneas y la ausencia arbórea natural (Bruno et al., 1999; Benedetti y Campo de Ferreras, 2002; Campo de Ferreras y Píccolo, 1999). El uso del suelo en la cuenca dentro del sistema serrano, es exclusivamente pecuario en la ladera alta y agropecuario en el pie de sierra. En el área de llanura alternan agricultura y ganadería y en la terraza fluvial la explotación hortícola (Bruno et al., 1999; González Uriarte, 1984). El río Sauce Chico es uno de los recursos hídricos superficiales más importantes para el desarrollo y crecimiento de las actividades del sector.

 

El área se encuentra comprendida en la faja zonal de climas templados, caracterizada por la heterogeneidad estacional que presenta inviernos húmedos y veranos secos. Las temperaturas medias oscilan entre los 14 ºC y 20 ºC y las lluvias le otorgan el carácter subhúmedo (Campo de Ferreras et al., 2004). La distribución espacial y temporal de los elementos del clima no es fija, sino que oscila, año tras año, alrededor de un valor medio. En algunos años o períodos esa distribución se aleja notablemente de la media; el desplazamiento puede ser brusco o progresivo y dar lugar a un nuevo valor que permanecerá más o menos tiempo, antes de volver al valor medio. Si tal fluctuación climática es suficientemente larga como para influir en una media de 30 años, se puede afirmar que se trata de una variación climática (Hufty, 1984; O.M.M., 1979; Cuadrat y Pita, 1997).

 

La variabilidad natural de los elementos del clima ocasiona dificultades para detectar y diferenciar las alteraciones del sistema y los cambios o tendencias que éstas pueden indicar. En la actualidad se considera como normales los valores térmicos y pluviométricos de lapsos de 30 años, pero esta normalidad no tiene por qué ser tal en una perspectiva de tiempo de mayor longitud (Cuadrat y Pita, 1997). Entre la terminología utilizada para referirse al tema de los cambios climáticos se encuentran conceptos diferentes para definir este hecho y así se habla tanto de cambio climático, como de ciclo climático, variación climática, fluctuaciones, oscilaciones, alteraciones, etc.

 

La cantidad y características de los datos analizados en este trabajo, permiten reconocer oscilación climática. La nomenclatura propuesta por la Organización Meteorológica Mundial (1979) para la caracterización de las formas de cambios y variaciones climáticas, define a la oscilación climática como una fluctuación en la cual la variable tiende a cambiar gradual y regularmente entre máximos y mínimos sucesivos. El objetivo del presente trabajo es detectar y analizar las oscilaciones espacio-temporales de los elementos climáticos y su relación con las variaciones de la disponibilidad hídrica de la cuenca del río Sauce Chico. El fin es obtener un mayor conocimiento de los factores que favorecen el proceso de desertificación y que influyen en los usos del suelo y en la organización del espacio natural.

 

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo y Medio Ambiente (1992) y el Convenio Internacional de Lucha contra la Desertificación (1994) definen a la desertificación como un proceso que reduce la productividad y el valor de los recursos naturales del planeta en el contexto específico de condiciones climáticas áridas, semiáridas y subhúmedas secas como resultado de variaciones climáticas y actuaciones humanas adversas.

 

La desertificación implica el empobrecimiento y degradación de los geoecosistemas terrestres por sobreexplotación, uso y gestión inapropiados en territorios fragilizados por las sequías y la aridez. El hombre es quien crea condiciones propicias a la desertificación de los paisajes; el clima más o menos árido, la recurrencia de sequías, son aspectos que favorecen la aparición, desarrollo y expansión de este proceso (López Bermúdez, 1995, 1997, 1999).

 

 

MATERIALES Y MÉTODOS

 

Se analizaron los datos climatológicos de las estaciones de Bordenave, Pigüé, Puan, Coronel Suárez y Bahía Blanca, correspondientes a las estadísticas proporcionadas por el Servicio Meteorológico Nacional y por el Instituto de Clima y Agua perteneciente al INTA de Castelar. Si bien algunas estaciones como Coronel Suárez y Pigüé presentan falta de datos en algunos meses, se consideraron para el análisis los promedios históricos. Se analizó el período 1991-2000 y su relación con la década anterior.

 

Se elaboraron los mapas de isohietas e isotermas para la región. Se realizaron y analizaron los diagramas ombrotérmicos y los balances hídricos empleando el método de Thornthwaite y Mather (1957) para las localidades seleccionadas. La precipitación y la evaporación potencial o necesidad de agua son los dos elementos principales necesarios para realizar el cálculo del balance hídrico. En general, el dato de precipitación se encuentra disponible en la totalidad de las estaciones meteorológicas, no así el de evapotranspiración la que se calculó por el método de Thornthwaite y Mather (1957).

 

El balance hídrico está relacionado con almacenaje o retención de agua que tenga el suelo. El ingreso de agua está dado por la precipitación y la salida por la evapotranspiración. Si la precipitación es mayor que la evapotranspiración (P>E), primero se cubrirán las reservas de agua en el suelo (R), la cual depende del tipo de suelo, su capacidad de retención, porosidad, permeabilidad, etc. Si la cantidad de precipitación es mayor que la necesaria para satisfacer esta demanda, se produce un exceso de agua (Ex). El exceso se refleja en el sistema en la generación de escorrentía subterránea o superficial. Si la precipitación es menor que la evapotranspiración (P<E), primeramente se utilizará la reserva de agua (R) que haya en el suelo. Si esta reserva es insuficiente para compensar la necesidad de agua, se entrará en déficit (D).

 

La relación entre el déficit y la necesidad de agua está dada por el índice de aridez. El índice de humedad muestra la relación entre el exceso y la necesidad de agua. Las variaciones estacionales de la efectividad hídrica se reflejan en la variación del índice hídrico, que determina el tipo climático de las distintas estaciones meteorológicas. La clasificación del tipo climático por el índice hídrico tiene rango de 20 en 20, cuanto mayor es la diferencia entre los índices hídricos son más marcadas las diferencias climáticas entre las décadas analizadas.

 

 

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Oscilación climática

 

La distribución espacial de las precipitaciones anuales en el Suroeste bonaerense muestra mayores valores al Norte y Noreste y decrecen hacia el Sur, donde se incrementan las condiciones de aridez. El trazado de las isohietas presenta pequeñas variaciones en el período 1981-1990 respecto de la distribución de la década anterior. En 1971-1980 la isohieta de 800 mm que se localizaba al Noreste de la localidad de Tres Arroyos (788 mm) se desplaza hacia el Suroeste en la década siguiente (841 mm) y las de 400, 500 y 600 mm hacia el Noreste. En el caso de la isohieta de 600 mm, el desplazamiento se debe al descenso del orden de los 100 mm en la precipitación media anual en la ciudad de Bahía Blanca que varió de 712 mm a 613 mm (Capelli y Campo, 1994) (Fig. 2). Las precipitaciones de 1991-2000 sufren un marcado incremento en el verano y una importante disminución para el resto del año aumentando así el período de sequía. Coronel Suárez, al Norte de la región presenta el mayor registro anual (868,10 mm).

 

 

                Tabla 1. Valores medios estacionales de temperatura y precipitación 1981 - 1990

 

 

A diferencia de las precipitaciones, la variación de las temperaturas no es gradual sino que responde a factores locales como la altitud y continentalidad. Las localidades próximas al Sistema de Ventania muestran los valores más bajos del área en las dos décadas. Pigüé y Coronel Suárez, registran una media anual de 13,4 ºC y los menores valores estivales respecto de las demás localidades (Tabla 1). Hacia el Sureste los registros son mayores destacándose Bahía Blanca con 15,5 ºC, máximo valor anual en el área (Fig. 3).

 

                                       Figura 2. Mapa de isohietas

 

 

 

                                      Figura 3. Mapa de isotermas

 

 

Con respecto a la década anterior, para 1991-2000 Pigüé y Coronel Suárez presentan un descenso en la temperatura media estival y mantienen los registros más bajos. Bahía Blanca y Bordenave registran mayores temperaturas. En todos los casos, los registros medios estivales muestran un descenso y las del resto de las estaciones un ascenso en relación con 1981-1990. En las áreas serranas de Pigüé y Coronel Suárez los inviernos son más fríos que en el resto del área donde los valores son más homogéneos. En otoño y primavera las temperaturas medias oscilan en los 14 ºC para 1981-1990 y en 14 – 15 ºC para 1991-2000 siendo de casi 1 ºC el aumento en la temperatura media en estas estaciones del año para algunas localidades (Tabla 2, Figs. 4 y 5).

 

El Segundo Informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, estima un incremento de la temperatura media global para este siglo de 0,3 ºC por década, el que podría oscilar entre 0,2 - 0,5ºC. El cambio en las condiciones climáticas a nivel mundial puede detectarse en el área de estudio, en donde comienzan a apreciarse los períodos más cálidos, siendo la década 1991-2000 la más cálida hasta el presente registrada (Velázquez de Castro, 2008).

 

 

       Tabla 2. Valores medios estacionales de temperatura y precipitación 1991-2000

 

 

 

a)                                                                   b)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           

 c)                                                                    d)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 4. Diagramas ombrotérmicos. a) Coronel Suárez 1981-1990; b) Coronel Suárez 1991-2000; c) Pigüé 1981-1990; d) Pigüé 1991-2000 (1981-1990 modificado de Campo de Ferreras et al., 2004).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 a)                                                                     b)

            

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

c)                                                                       d)

 

 

 

 

 

 

         

 

 

 

 

Figura 5. Diagramas ombrotérmicos. a) Bahía Blanca 1981-1990; b) Bahía Blanca 1991-2000; c) Bordenave 1981-1990; d) Bordenave 1991-2000. (1981-1990 modificado de Campo de Ferreras et al., 2004)

 

 

Balance hídrico de la cuenca

 

El estudio del balance hídrico local y regional es una de las principales fuentes de análisis y explicación de las variaciones en el tiempo y en el espacio de las condiciones climáticas y sus repercusiones en el régimen hidrográfico. No se elaboraron los balances hídricos para Bordenave y Pigüé de temperatura y precipitación para el período 1981-1990 por falta de información climatológica. El análisis y comparación de los balances hídricos para las localidades de Bahía Blanca y Coronel Suárez para las décadas 1981-1990 y 1991-2000 y de Bordenave y Pigüé para 1991-2000, permitieron detectar cambios en la disponibilidad hídrica.

 

En Coronel Suárez el balance para 1981-1990 muestra que la utilización y reposición del agua del suelo asciende a 85,53 mm. El período de variación de agua de utilización se da de diciembre a febrero reponiéndose posteriormente, desde marzo a mayo mes en que comienza el período de exceso (119,68 mm) que se extiende hasta noviembre. Las condiciones cambian notablemente en la década siguiente donde se produce una importante alternancia de los procesos en el período que en 1981-1990 presenta exceso (mayo a noviembre). En 1991-2000 un mínimo exceso de 0,80 mm se da en octubre. La recarga se produce entre marzo y julio (60,12 mm) y luego en septiembre (17 mm) ocurriendo en agosto un período de utilización (0,55 mm). Hay una disminución respecto la década precedente en la utilización y reposición del agua del suelo que asciende a 77,12 mm (Fig. 6 a y b).

 

                     

 

 

 

   a)

 

 b)

 

Figura 6. Balance hídrico de Coronel Suárez a) 1981-1990 (modificado de Campo de Ferreras et al., 2004) y b) 1991-2000.

 

 

Bordenave, al igual que Coronel Suárez, no presenta período de déficit en 1991-2000. Las reservas de agua del suelo comienzan a reponerse en diciembre y enero, en febrero se registra una pequeña utilización (2,76 mm) continuando en marzo la reposición hasta  el mes de junio en que comienza el período de exceso (29,32 mm) que se extiende hasta octubre (Fig. 7). En Pigüé comienza a manifestarse la aridez. La humedad del suelo se agota desde fines de octubre hasta comienzos de enero (59,78 mm) comenzando un período de déficit que se extiende hasta febrero (5,26 mm). A partir de este momento las precipitaciones superan a la evapotranspiración potencial y las reservas de agua del suelo se reponen, le suceden períodos de alternancia de utilización y recarga sin alcanzar en ningún momento el exceso de agua (Fig. 8).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 7. Balance hídrico de Bordenave 1991-2000.

 

 

 

Figura 8. Balance hídrico de Pigüé 1991-2000.

 

 

La aridez se presenta en los balances hídricos de Bahía Blanca. El período en que se extiende esta situación es menor en la década 1981-1990 que en 1991-2000, sin embargo, los valores son mayores en el primer período (199,03 y 135,80 mm). El tiempo de reposición se corre aproximadamente un mes de una década a otra como consecuencia de la extensión de la situación de aridez, ocurriendo en este caso una variación de los valores producto de las mayores precipitaciones en mayo y junio y menores entre julio y octubre (1991-2000) superando siempre la evapotranspiración potencial (Fig 9 a y b).             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 a)

 

                    b)

Figura 9. Balance hídrico de Bahía Blanca a) 1981-1990 (modificado de Campo de Ferreras et al., 2004) y b) 1991-2000.

 

 

Variaciones de los índices hídrico, de aridez y de humedad

 

En el análisis y comparación de los valores obtenidos con los estudios realizados previamente (Capelli y Campo, 1994 y Campo de Ferreras et al., 2004) se detectaron variaciones en el índice de aridez únicamente para Bahía Blanca. En 1981-1990 se registró una gran deficiencia de agua respecto a la década anterior, para 1991-2000 ocurre un período aún más lluvioso. Coronel Suárez presenta una nula diferencia de agua en los tres períodos al igual que Bordenave en 1991-2000. Pigüé registra una pequeña diferencia en la última década. Excepto Coronel Suárez que 1971-1980 y 1981-1990 presenta un exceso moderado de agua en invierno, las otras localidades presentan nulo exceso de agua en todos los períodos. Estas variaciones estacionales de la efectividad hídrica se reflejan en la variación del índice hídrico que determina el tipo climático en las diferentes estaciones meteorológicas. No se observan variaciones en la clasificación climática de las estaciones de Bahía Blanca y Coronel Suárez. El tipo climático correspondiente a Bahía Blanca y Pigüé es el subhúmedo seco (C1) y a Coronel Suárez y Bordenave el subhúmedo (C2). El incremento negativo del índice hídrico en la década 1981-1990 para Bahía Blanca se debe a una disminución de casi 100 mm entre esta década y la anterior, acompañado de un leve incremento de temperatura de 0,17 ºC. El último decenio presenta un incremento en las precipitaciones por lo cual desminuye este índice pero sin alcanzar los valores de 1971-1980 (Tabla 3).

 

Tabla 3. Índices de aridez, humedad e hídricos para las décadas de 1971-1980, 1981-1990 y 1991-2000.

 

 

Viento

 

La cuenca está localizada en un área de transición climática entre la región semiárida del Oeste y la templado húmeda del Este bonaerense, como consecuencia de la influencia de diferentes masas de aire que afectan la zona. Los inviernos son rigurosos y los veranos cálidos y secos con frecuentes días de polvo en suspensión. Los vientos son constantes todo el año. La característica principal que presentan todas las estaciones es la variabilidad en las condiciones del tiempo. Cuando predominan las condiciones de sitio, sean éstas derivadas del ambiente natural o producidas por la actividad del hombre, se observan variaciones a escala local. Hacia el Sur del Sistema de Ventania la frecuencia predominante de vientos es del cuadrante Noroeste y Oeste y hacia el Norte de las sierras se evidencia un mayor predominio con componente Norte.

 

El comportamiento de los vientos de la región es similar para los períodos 1971-1980 y 1981-1990. Coronel Suárez y Bordenave ubicadas al Norte de las sierras, presentan direcciones del viento predominante del cuadrante Norte. En Bahía Blanca, al Sur, dominan los vientos del Norte y Noroeste. Una situación particular se observa en Pigüé donde no registra prácticamente vientos de los cuadrantes Noroeste y Sureste sino que además, no domina ninguna dirección en especial. Las localidades de Coronel Suárez y Pigüé sobresalen por la frecuencia de calmas anuales con registros de valores muy elevados respecto la frecuencia de vientos por direcciones 329 %0  y 394 %0  respectivamente (Capelli y Campo, 1994; Campo de Ferreras et al., 2004) (Figs. 10  y 11).

 

a)                                                                        b)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 10. Rosas de los vientos anuales 1981-1990. a) Coronel Suárez; b) Bordenave (modificado de Campo de Ferreras et al., 2004).

 

 

          

   a)                                                                         b)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 11. Rosas de los vientos anuales 1981-1990. a) Bahía Blanca; b) Pigüé (modificado de Campo de Ferreras et al., 2004).

 

 

La desertificación … ¿un proceso presente en la cuenca?

 

La desertificación involucra una serie de procesos físicos, biológicos, históricos, económicos, sociales, culturales y políticos interrelacionados y que se manifiestan a diferentes escalas espaciales y temporales. Se identifica a las tierras áridas, semiáridas y subhúmedas secas como las regiones más amenazadas por la desertificación y con el riesgo de que esta condición aumente. Por un lado, la continuidad del modelo de desarrollo socioeconómico y actuales sistemas de uso y gestión de los recursos naturales que no permiten el desarrollo sustentable. Por otro, por las alteraciones que pueden producir las condiciones climáticas (López Bermúdez, 1997, 1999).

 

Las características climáticas adversas, las dificultades socioeconómicas de los pequeños y medianos productores agrícolaganaderos e industriales y la falta de políticas, que regulen las actividades y promuevan acciones tendientes al crecimiento de la región, son aspectos presentes en la cuenca del río Sauce Chico. Las áreas más comprometidas son las de Pigüé y Bahía Blanca. Los balances hídricos reflejan la falta de un período de exceso de agua en el año lo que condiciona directamente a la actividad principal de la región, la agropecuaria y produce con el tiempo, cambios en los usos del suelo. El aumento de las temperaturas reduce directamente la cantidad de agua del suelo e indirectamente, como consecuencia de la sequía contribuye a la extensión y profundización del proceso de desertificación. El mayor impacto negativo es en la productividad y en el valor de los recursos naturales (Marenco, 1994; Lorda, 2005; Schefer, 2004; Luque y Paoloni, 2005; PNUD, 1992, 1994).

 

Ante esta situación es necesario promover acciones, que involucren a los Organismos Públicos Municipales, Provinciales y Nacionales en diversos grados de responsabilidad, así como a Organizaciones Agrarias, Asociaciones de agricultores, Investigadores, etc. Sobre la base de las recomendaciones del Anexo IV del Convenio de Naciones Unidas de Lucha Contra la Sequía y Desertificación (1994) y al Programa de Acción Nacional contra la Desertificación de Madrid (2001) se recomienda llevar a cabo:

 

·   Planificación y ordenación de los usos de la tierra: Integrar en políticas de ordenación territorial la prevención de la desertificación.

·   Seguimiento y evaluación del proceso de desertificación.

·   Identificación de las Áreas Sensibles a la Desertificación y de las Zonas de Acción Prioritarias, mediante un Sistema de Información Geográfica.

·   Prácticas agrícolas sustentables. Aplicación de las técnicas de agricultura de conservación. Tratamiento adecuado de los restos de cosecha. Utilización racional de fertilizantes y productos fitosanitarios. Prácticas de conservación de suelos agrícolas. Mantenimiento de estructuras de conservación de suelos y uso potencial de los sistemas tradicionales de conservación del suelo.

·   Control y medidas de seguimiento de regadíos abastecidos con aguas salinizadas.

·   Gestión sustentable y sostenible de los recursos hídricos. Búsqueda y utilización racional de recursos hídricos adicionales o alternativos. Programas de gestión y reducción de la demanda hídrica.

·   Integración de las disponibilidades hídricas como criterio fundamental en la política de planificación territorial y desarrollo agrícola, forestal, industrial, turístico, urbano, etc.

·   Medidas de recuperación del buen estado de las aguas superficiales y desarrollo de la cultura del agua en los usuarios, como recurso vital y limitado.

·   Divulgación veraz y rigurosa sobre la importancia y magnitud de la desertificación. Formación y concientización de la sociedad.

 

 

 

CONCLUSIONES

 

Las oscilaciones climáticas evidencian las principales características estacionales y ponen de manifiesto aspectos del cambio climático. Se observó una variabilidad espacial y temporal de los elementos climatológicos con un ascenso de casi 1 ºC en la temperatura media en las estaciones de otoño y primavera y un incremento de entre 0,2 - 0,4 ºC en las medias anuales en un período de 20 años. Las oscilaciones interdecádicas en los índices de aridez y humedad no fueron lo suficientemente importantes para producir cambios en la variación de la clasificación climática.

 

La tendencia manifiesta en el aumento paulatino de la temperatura y su impacto en la cantidad de agua del suelo junto al prolongado período de deficiencia hídrica estival y la ocurrencia de vientos fuertes y constantes durante este mismo período, incrementan la aparición y extensión del proceso de desertización en la región, principalmente en los partidos de Bahía Blanca y Pigüé. El contexto de condiciones climáticas subhúmedas secas son propicia para su desarrollo, sumadas las variaciones climáticas y las intervenciones antropogénicas adversas. Su consecuencia negativa es directa sobre la actividad agropecuaria, principal motor de la economía regional, a la vez que genera una degradación ambiental que dificulta e impide la conservación de los recursos naturales, fundamentales para el desarrollo sustentable.

 

El conocimiento integrado de las condiciones climáticas, características hidrológicas, geomorfológicas y ecológicas de los ambientes secos coadyuva a la mitigación de los efectos negativos de la desertificación, como también de procesos erosivos, salinización, etc. A los efectos de una adecuada planificación del uso de los recursos naturales se recomienda: formar y concientizar a la sociedad sobre la importancia de la conservación y uso racional de los recursos naturales; estimular y garantizar la participación efectiva a los niveles local, regional, nacional y supranacional y de las Organizaciones no Gubernamentales. Los esfuerzos para conservar los recursos naturales y combatir la desertificación, no pueden tener éxito sin el compromiso participativo de las poblaciones locales. Se debe tender a promocionar políticas y fomentar marcos institucionales que desarrollen la coordinación y cooperación interregional, nacional e internacional y elaboren y ejecuten Proyectos y Planes de Acción a escalas Nacional, Regional y Local.

 

 

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS

 

Campo de Ferreras, A. M.; Capelli de Steffens, A. M. y Díez, P. G., 2004. El clima del Suroeste Bonaerense. Departamento de Geografía y Turismo, Universidad Nacional del Sur. Bahía Blanca, 99 pp.

Capelli de Steffens, A. y Campo de Ferreras, A., 1994. La transición climática en el sudoeste bonaerense. Sigeo Nº 5, Serie: monografías. Universidad Nacional del Sur. Bahía Blanca, 76 pp.

Cuadrat, J. M. y Pita, M. F., 1997. Climatología. Madrid, Cátedra, 1997.

Fernández García, F., 1996. Manual de climatología aplicada. Síntesis. Madrid, 285 pp.

Hufty,A., 1984. Introducción a la climatología. Ariel. Barcelona, 292 pp.

I.N.T.A. (Instituto de Clima de Agua de Cautelar), 2006. Datos climatológicos 1991 – 2000.

López Bermúdez, F., 1995. Desertificación: una amenaza para las tierras mediterráneas. El Boletín Nº 20. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid,  38-48.

López Bermúdez, F., 1997. Gli indicatori della desertificazione nei Paesa dell´Europa. In La Desertificazione in Ambiente Mediterraneo. Edagricole. Genio Rurale Nº 6.  Italia, 36- 39.

López Bermúdez, F., 1999. Indicadores de la desertificación: una propuesta para las tierras mediterráneas amenazadas. Murgetana, 100. Real Academia Alfonso X El Sabio. Murcia, 113-128.

López Bermúdez, F., 2002. Cambio climático y desertificación, amenazas para la sostenibilidad de las tierras del Arco Mediterráneo. Situación y perspectiva. Revista Valenciana D’Estudis Autonómics. Nº 36, Valencia. 93-116.

Lorda, Ma. A., 2005. El desarrollo local, estrategia de gestión ambiental de la actividad agrícola en espacios próximos a la ciudad de Bahía Blanca. Tesis de Doctorado. Departamento de Geografía y Turismo. Universidad Nacional del Sur, 361pp.

Luque, J. A. y Paoloni, J. D., 1995. La alternancia de las inundaciones y sequías bonaerenses y su enfoque para una solución sostenida. Dpto. de Agronomía, Universidad Nacional del Sur.  Bahía Blanca, 21 pp.

Luque, J. A y Paoloni, J. D, 2005. Aplicación de un código de aguas con énfasis en riego y obtención de un modelo real en función de dotación caudal y tiempo. Cuenca del río Sauce Chico. Pcia. de Buenos Aires. Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria. Tomo LV. Comisión Académica Regional Austral. Bahía Blanca, 87 pp.

Marenco, N. S. 1994. Revitalización del núcleo urbano de General Daniel Cerri y su área rural circundante. Partido de Bahía Blanca. Provincia de Buenos Aires, Sigeo, Universidad Nacional del Sur. Bahía Blanca, 149 pp.

Ministerio de Medio Ambiente, 2001. Programa de Acción Nacional contra la Desertificación.Dirección General de Conservación de la Naturaleza. Madrid, 138 pp.

O.M.M. (Organización Meteorológica Mundial), 1979. Proceedings of the World Climate Conference, Ginebra.

P.N.U.D. (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), 1992. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo y Medio Ambiente, Río.

P.N.U.D. (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), 1994. Convenio Internacional de Lucha contra la Desertificación.

S.M.N. (Servicio Meteorológico Nacional), 1986. Estadísticas climatológicas, 1971-1980. Nº 36. Buenos Aires.

S.M.N. (Servicio Meteorológico Nacional), 1992. Estadísticas climatológicas, 1981-1990. Serie B – Nº 37. Primera edición. Buenos Aires, 709 pp.

Thornthwaite, C. y Mather, J., 1957. Instrucciones y tablas para el cómputo de la evapotranspiración potencial y el balance hídrico. Instituto Tecnológico de Drexel. Publicaciones de Climatología. Vol X Nº 3. New Yersey, 67 pp.

Torrero, M. y Campo, A., 2008. Hidrogeomorfología de la cuenca del río Sauce Chico, Argentina. Revista Geográfica de Valparaíso, Chile. (En evaluación)

Schefer, J. C., 2004. Los recursos hídricos y el abastecimiento de agua: región de Bahía Blanca. Centro de Estudios y Participación para el Desarrollo Local y Regional, Bahía Blanca, 132 pp.

Velázquez de Castro, F., 2008. 25 Preguntas sobre el cambio climático. Capital Intelectual. Buenos Aires, 237 pp.

 

 


à Esta presentación corresponde al proyecto La Geografía Física del Sur de la provincia de Buenos Aires. Relaciones del hombre y el medio natural, que cuenta con el apoyo de la SGCyT. Universidad Nacional del Sur. 12 de octubre y San Juan. (8000) Bahía Blanca.


Ponencia presentada en el Décimo Encuentro Internacional Humboldt. Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina. 13 al 17 de octubre de 2008.