Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2447 al 2466 
AsuntoAutor
233/08 - ENFOQUES Encuentr
234/08 - MOVILIDAD Encuentr
235/08 - NUEVO MOD Encuentr
236/08 - LOS DELIT Encuentr
237/08 - XI ENCUEN Encuentr
238/08 - O ENSINO Encuentr
239/08 - Propostas Encuentr
240/08 - Feliz Añ Encuentr
241/08 - NOCHE EN Encuentr
Fw: 240/08 - Feli Encuentr
242/08 - TURISMO E Encuentr
Fw: 240/08 - Feli Encuentr
Fw: Re:240/08 - F Encuentr
243/08 - UNA MIRAD Encuentr
Fw: Felíz Año Encuentr
244/08 - Políticas Encuentr
245/08 - Flexibili Encuentr
Fw: Prosperidad y Encuentr
Re: Fw: Prosperida julio ar
246/08 - TERRITÓRI Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2503     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 235/08 - NUEVO MODELO DE LA ESTRUCTURA INTERNA DE ROSARIO
Fecha:Jueves, 4 de Diciembre, 2008  16:05:15 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentro @..................ar>

NUEVO MODELO DE LA ESTRUCTURA INTERNA DE ROSARIO

 

                                                                                                                      María Luisa Reñé

Dpto. Geografía- FHUC

                                                                                                                   Universidad Nacional del Litoral - Santa Fe

                                                                                                                           

INTRODUCCION         

 

La ciudad es un espacio vital,  dinámico y sumamente heterogéneo de allí que el estudio de su estructura interna resulte ser un interesante desafío.  Durante la última década Rosario ha recibido un marcado impulso en el proceso de transformación del espacio  y tal vez podamos decir que es una de las ciudades que en el país mejor refleja  la idea del dinamismo urbano contemporáneo.  Esto implica que las herramientas de análisis teórico que empleamos para interpretar las variaciones en el espacio urbano, se adecúen a la complejidad que muestra este proceso de cambio.

 

En 1994 presentamos un modelo de estructura interna de la ciudad de Rosario que intentaba  representar la realidad de entonces. El  presente trabajo revisa este  modelo a la luz del continuo proceso  de  las  transformaciones ocurridas en los últimos años.

 

MODELOS DE ESTRUCTURA INTERNA

 

Como lo expresara oportunamente Park,  el interés por identificar  el  orden que surge como producto de las fuerzas que están constantemente en acción para originar una distribución ordenada de las  poblaciones y funciones en el complejo urbano ha llevado a la formulación de teorías y modelos que desde los pioneros trabajos de la escuela de Chicago dirigieron una importante línea  de investigación teórica y empírica que fue aplicada en distintas regiones del mundo (Remy-Voye:1976). Al intentar examinar  la estructura  interna de las ciudades latinoamericanas se evidencia  un desajuste con respecto a los modelos clásicos, sobre todo en el gradiente registrado de las altas rentas,   y es así como surgieron diferentes explicaciones.

 

Entre ellas debemos considerar a las propuestas, entre otras,  de  escuela la norteamericana, que es la que se tomó como base en este trabajo (Griffin y Ford: 1980).  

El trabajo de Griffin y Ford,  sostenía que la no adecuación de las ciudades latinoamericanas a los modelos clásicos es  la resultante de diferencias culturales y por tanto, sugiere que  estas  ciudades  presentan ingredientes propios que le otorgan individualidad. Así,  estos autores identifican  ciertos elementos que le son comunes a todas las  grandes centros urbanos de  América Latina como ser el centro comercial rodeado de una franja residencial  de elite, una zona de madurez, una de acrecentamiento in situ y la de los asentamientos periféricos.

 

Cuando sse presentó la aplicación de este modelo para Rosario,  se concluyó en que su  estructura interna coincidía con los lineamientos determinados por el modelo  (Reñe: 1994, Buzai: 2003).  

 

Posteriormente uno de sus autores, Ford,  revisa y actualiza su visión con respecto a estas ciudades y señala que las herramientas teóricas que se emplean para  interpretar las estructuras  urbanas deben  adecuarse a los cambios (FORD: 1996).  En su trabajo Ford aboga por el uso de modelos flexibles susceptibles a emplearse como estrategias de enseñanza  y al reaccionar frente a posteriores críticas se inclina por dar los lineamientos conceptuales en forma simple y ordenada ya que la mayor complejidad arruinaría su efectividad como instrumento explicativo (Ford:1999).

 

NUEVO ESQUEMA

 

El nuevo modelo propuesto conserva el diseño circular,  la simplicidad del original y los  mismos elementos. Su autor destaca la diversidad, o sea la falta de homogeneidad de  los sectores ya que todos contienen ciertos usos mixtos y así es como en áreas netamente residenciales aparecen espacios dedicados a uso comercial, gastronómico, recreativo y hasta ciertas manifestaciones de uso industrial. Es decir, el autor reconoce que en el caso de Latinoamérica los tipos de usos del suelo no reflejan la exclusiva rigurosidad que se observa en otras sociedades.

 

El nuevo modelo incorpora algunos elementos y modifica otros ya existentes, resaltando así la mayor complejidad de la ciudad latinoamericana contemporánea:

 

·         El área central está dividida en lo que específicamente sería el CBD y el Mercado. Numerosas ciudades del continente presentan sectores que albergan modernas oficinas, hoteles y comercios minorista relativamente separadas del distrito tradicional del mercado más tradicional.

·         Un nodo comercial periférico que generalmente aparece al final de la columna central que se denomina de “elite”, creando cierta competitividad con el centro. No alcanza la magnitud de  los clásicos shoppings suburbanos de las ciudades sajonas pero considera que es un elemento que debe ser reconocido.

·         Un sector industrial que culmina en un parque industrial que puede aparecer a lo largo de arterias ferroviarias o viales y que demanda amplios espacios disponibles..

·         Como nuevo elemento aparece una conexión de todos estos elementos a través de una arteria vial periférica con características de autovía para tráfico rápido, que no siempre es completa y en muchos casos representa una verdadera barrera entre sectores en diferentes condiciones y etapas de desarrollo.

·         Se incorpora un distrito residencial exterior de clase media alta siempre localizado en sectores de gran accesibilidad y generalmente bordeando el anillo vial envolvente,   muy relacionado al sector de elite.

·         Finalmente el nuevo modelo incluye un reducido distrito en la zona de madurez que es el de renovación urbana. Se presenta como un ejemplo del proceso de gentrificación en espacios protegidos que ejercen gran atracción,  orientado  hacia sectores bien definidos, generalmente matrimonios jóvenes y sin hijos con  alta escolaridad. Algunos de estos sectores son reconocidos  por la UNESCO y así adquieren significativo valor turístico.

 

APLICACIÓN DEL MODELO A ROSARIO

 

Considerando lo señalado y tratando de verificarlo en el caso concreto de la ciudad de Rosario, se advierte que el área central no está dividida entre el CBD y el mercado tradicional de tipo ferias. Si bien en algunas ciudades latinoamericanas aún se observan ferias donde lo lugareños acuden diariamente, en este caso no aparece este contraste.

 

Por no ser capital provincial, Rosario no aloja el poder político y por tanto son escasas las oficinas gubernamentales propias de los centros cívicos, pero si concentra una activo  distrito central, que no perdió su identidad ni su vitalidad, por ser  altamente especializado en ciertas áreas relacionadas con la producción y sumando nuevas funciones específicas como las financieras, los servicios especializados y las actividades recreativas. Ellas le confieren a la ciudad el carácter de nodo de interconexión con la economía nacional y global.  (Raposo: 2000).

 

El area central rosarina podría ser dividido entre un espacio de tipo cultural, político y religioso (concentrado en torno a la plaza 25 de Mayo)  y una extensión que alli se origina a lo largo de la calle Cordoba, eje indiscutible de la ciudad desde sus inicios y que sigue expandiendo su función comercial  hacia el oeste.

·         Nodo Comercial Periférico

 

Analizado cronológicamente este elemento estaría representado por los grandes hipermercados, mayoristas y minoristas, que fueron las primeras manifestaciones comerciales de tipo suburbano, ocupando  grandes superficies  que responden a la lógica del espacio global.

Los dos grandes centros comerciales instalados recientemente son mucho más complejos y sofisticados,  orientados  al consumo y entretenimiento de las clases más acomodadas y  con un  marcado alcance regional. Si bien no son específicamente nodos suburbanos disputan  cierto nivel  de  competitividad con el área central a las que alude el autor del modelo.

No obstante debe reconocerse que Rosario sigue manteniendo numerosos subcentros de gran valor y dinámica comercial concentradas en ciertas áreas (Echesortu, Arroyito, San Martin), además de otros distritos comerciales de alta especialización situados sobre arterias como ejes de desarrollo: avenida Pellegrini en lo gastronómico, calle San Luis en lo textil e indumentaria, respuestos automotores sobre Avenida San Martín y  concesionarias de automotores  en torno a Córdoba entre  Avellaneda y  Ovidio Lagos.

·         Sector industrial

 

El nuevo modelo reconoce la relocalización de las industrias dispersas para concentrarse en parques industriales suburbanos implantados a lo largo de vías importantes. Sin duda no todas las áreas industriales ameritan en esta categorización ya que si bien el distrito Sur concentra el 20% y  el SO participa en un 14% del sector manufacturero no son parques industriales técnicamente hablando.

El parque industrial Alvear, concentración del eje fluvial hacia el sur de la ciudad, fue establecido en los ´70 y permaneció en su quietud por casi tres décadas pero actualmente está reactivado. Su jerarquía es mayor a escala metropolitana y su localización está cercana al nodo portuario oleaginoso hacia el sur de la ciudad, que integra  el complejo aceitero más grande del país.

 

También debe considerarse el Parque Científico Tecnológico de Rosario y su Región, entidad público-privada establecida en el año 2000 por universidades públicas y privadas, fundaciones, gobierno municipal y provincial y 58 empresas privadas. Está  orientado a industrias de alto valor agregado y muy relacionado al campo académico. Su localización es dispersa a través  diferentes empresas y laboratorios aunque se proyecta su concentración en terrenos de la universidad.

Somos concientes que, en los ultimos años el desarrollo del área metropolitana haria necesario reconsiderar la estructura industrial de la ciudad  en función de esta nueva escala.

·         Ruta periférica

 

Todos los nodos comerciales y concentraciones industriales ya mencionados están conectados por una via periférica de tráfico rápido envolvente del conglomerado urbano. Este elemento perimetral es una de los nuevos ingredientes del modelo no contemplado en el modelo anterior aunque en el caso de Rosario ya existía.

La Avenida de Circunvalación, como se la conoce en esta ciudad, inició su construcción en 1959 y  junto a la ejecución de otras obras de infraestructura  era  parte de los lineamientos del Plan Rosario que ya habia sido proyectado muchos años atrás. Este corredor metropolitano es actualmente un anillo completo de 30 Km de longitud que envuelve a la ciudad conectándose también con el puente Rosario-Victoria.  En el sector sur  se  enlaza con  la zona portuaria, lo que se conoce como el “acceso sur”  y  es la arteria vial que articula y da coherencia a casi todos los elementos ya considerados. Los espacios que  la bordean  registran usos del suelo muy heterogéneos. Son muy dinámicos y en  permanente transformación,  ya sea por radicación de grandes emprendimientos industriales  como también de nuevos loteos residenciales discontinuos. Además,  presenta  las ya bien establecidas viviendas  de planes sociales y los cada vez mayores asentamientos marginales. Actualmente se proyectaron otros anillos perimetrales como segunda ronda en los sectores del aeropuerto, el Plan Circunvalar y un tercer anillo que incluiría trazados ferroviarios que reordenarían  el transporte de cargas  a fin de minimizar las interferencias a escala  metropolitana.

·         Distrito Residencial Exterior   

 

Otro nuevo elemento del modelo  que aparece en Rosario y  estaria representado por la expansión del cordón costero norte,  el NO y el sector Sur de la ciudad. Estas son las áreas de mayor crecimiento extendiéndose hasta Funes y Roldán.

 

Estos sectores generan un paisaje residencial discontinuo,  de baja densidad de ocupación que con su localización periférica generan revalorización de los espacios intersticiales creados que así se incorporan al mercado del  suelo urbano. Son nuevas urbanizaciones que representan un elemento muy significativo en la ciudad actual: áreas residenciales de clase media y media alta que surgen en función de su facil accesibilidad siendo la arteria periférica  y  su  confluencia con la autopista a Cordoba, rutas 9 y 34 y el borde de la ribera fluvial, es decir la expansión NO y Sur donde también hay cierta infraestructura naútica.

 

Si bien el primero de ellos, el Carlos Pellegrini, se inicio hace dos décadas son numerosos los emprendimientos de este tipo en la actualidad que son el resultado de parcelación de tierras que fueron de uso agrícola hasta recientemente. Una estancia muy cercana a Rosario inició un loteo que representó la primera subdivisión. El crecimiento de este sorprendente eje oeste  como expansión  metropolitana no parece detenerse. En muchos casos son rellenos de loteos que permanecían vacantes entre la ciudad y localidades menores, surgidas como segundas residencias,   que pasan a ser viviendas permanentes (BRAGOS: 2002). No obstante,  debemos resaltar que este fenómeno en nuestro caso tuvo una aparición tardía si la comparamos con muchas otras ciudades latinoamericanas.

·         Renovacion urbana

 

El último elemento que el autor señala se verifica claramente en Rosario y se materializa en  el emblemático  Barrio Pichincha. Considerada  Area de Protección Histórica (APH)  por gestión municipal y como estrategia de recuperacion, Pichincha se reestructuró despertándolo del letargo en el  que permaneció por décadas. Tal como señala el autor  las 40 manzanas que lo conforman estan  incluídas en la zona de madurez  (Reñe: 1994 y 2007).

 

El interés radica en preservar la identidad del barrio que surgió en el siglo XIX nucleado alrededor de la estacion Sunchales, la que marcaba el extremo norte de la edificación continua. La zona era  gran actividad  comercial y recreativa,  alojando numerosos prostíbulos y burdeles  por lo que se convirtió en  la zona roja de Rosario. Por el cierre de los ferrocarriles nacionales  y la posterior reestructuración económica el barrio entró en decadencia.

 

En la actualidad el principal objetivo es  la preservación de áreas de valor patrimonial, recuperación edilicia,  renovación y determinación de  áreas de reserva. Esto  fue acompañado por la obra pública que incluyó un nuevo   trazado vial,  continuación del frente costero,  apertura del Parque Scalabrini Ortiz  y el mejoramiento de Parque Norte que en su desplazamiento hacia el norte  permitió incorporación de tierras  en las que grandes inversiones privadas alcanzan protagonismo  ofreciendo nuevas y diferentes alternativas residenciales.

 

Esta área de reconversión urbana  incluye al uso comercial ya que la construcción de grandes torres dedicadas a oficinas estaría representando el posible desarrollo de un bussiness center  frente al río. Pichincha queda asi incluída entre sectores dinámicos,  ampliando su accesibilidad y alterando así su situación relativa en la estructura urbana rosarina. Ha captado también la oferta turística a través de la instalación de locales dedicados a la venta de antigüedades,  hostels y numerosos bares y restaurantes. Se advierte su recuperación como sitio de vanguardia para emprendedoras inversiones que seguramente  terminarán generado   un verdadero proceso de gentrificación. Ver figura 2.

 

CONCLUSION

 

Este simple análisis nos permite sostener que también en esta nueva versión del modelo Rosario presentaría los rasgos de la propuesta actualizada. En el mismo aparecen todos los nuevos elementos y su localización relativa es acorde a lo sugerido por el autor. No obstante,  la coincidencia no es absoluta en todos los nuevos elementos incluidos y se observa cierta distorsión en cuanto al área central.

 

Como vimos,  el centro comercial no presenta el sector de mercado propuesto.  Podríamos argumentar que  el temprano desarrollo comercial y económico de esta ciudad hacia sectores prósperos de la economía motivó grandes inversiones en las áreas centrales con edificación de altura que no serían proclive a alojar mercados de tipo artesanal.

 

 El centro de Rosario recibe constantes inversiones de nuevas construcciones que están determinando condiciones de alta ocupación y rellenamiento que aumentan su densidad. La ciudad  es receptora de servicios de alta especilización en lo financiero, la salud, la educación  como así también servicios avanzados a las empresas. Si bien  se podría  hablar de una disgregación a través de nuevos nodos  comerciales  el centro de la ciudad  no pierde su “centralidad” y la ola de nuevas inversiones, en lo comercial como en lo cultural y recreativo,  nos permitirían predecir un mantenimiento de su capacidad de atracción.

 

En este aspecto el caso de esta ciudad es muy singular entre las grandes ciudades argentinas. En primer lugar por  registrar tardíamente el  establecimiento de  centros recreativos y “shoppings” y además, debe considerarse que la instalación de sus dos nuevos grandes emprendimientos comerciales no se realizaron  en zonas suburbanas. Es decir que la policentralización  y estos nuevos elementos incluídos en la la última versión del modelo no afectan su compacidad central, rasgo distintivo de la ciudad latinoamericana.    

                                                                                                                                                                                                            


     Figura 1: MODELO DE LA CIUDAD DE AMERICA LATINA (según Ford)

                                   Fuente: Buzai (2003)

 

     REFERENCIAS

    

       CBD

 

         Parque Industrial

 

         Gentrification - Renov.

 

         Residencial exterior

 

         Nodo comercial

         periférico

 

                                         

            Figura 2: Estructura interna resultante de la aplicación del modelo

 

Bibliografia

 

Buzai, G. 2003.  Mapas Sociales urbanos, Lugar Ed., Buenos Aires

Ford, L. 1999. Latin American City Models Revisited, The Geographical Review 89 (1)

Ford, L.: 1996. A New and Improved Model of Latin American City Structure, The Geographical Review 86 (3),

Griffin, E. – Ford, L.: 1980. A Model of Latin American City Structure, The Geographical Review 70 (4)

Monteverde, R.- Bragos, O: 2005.Presentación de la ciudad de Rosario, Globalización y grandes proyectos urbanos, Infinito, B.A.

Nattera Rivas; J: 2006. Diferenciación socio-residencial en el espacio urbano, Instituto de estudios geográficos Nº. 18,  U. N. de Tucumán

Remy, J.- Voyé, L: 1976- La Ciudad y la Urbanización, Inst. de E. de Administración  Local, Madrid

Reñe, M. 2007: El proceso de gentrificación en Rosario, Revista del Instituto Superior del Profesorado Nº 16 (9) Rosario

Reñé, M.: 1994. Estructura interna de Rosario: aplicación de un modelo, GAEA Contribuciones Científicas, Buenos Aires

Romero, L.-Raposo, I. 2000. Gran distribución comercial y centralidad urbana en Rosario, Ciudad y Región Nº.3, Escuela de Economía, UNR

 

 


Panel Urbanización, Fragmentación y Exclusión Social. Décimo Encuentro Internacional Humboldt. Rosario, provincia de Santa Fe – Argentina. 13 al 17 de octubre de 2008.