Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2421 al 2440 
AsuntoAutor
208/08 - La vigenc Encuentr
209/08 - AFTER OFF Encuentr
210/08 - A urbaniz Encuentr
211/08 - MUNICIPIO Encuentr
212/08 - A terra m Encuentr
213/08 - ¿Para qué Encuentr
214/08 - EL SECTOR Encuentr
215/08 - De Brasil Encuentr
216/08 - Narrando Encuentr
217/08 - Aproximac Encuentr
218/08 - Morfologí Encuentr
219/08 - REDIVISÃO Encuentr
220/08 - UMA LEITU Encuentr
221/08 - CONSTRUCC Encuentr
222/08 - Los preci Encuentr
223/08 - INDUSTRIA Encuentr
224/08 - AS ILHAS Encuentr
225/08 - EL SISTEM Encuentr
Fw: 225/08 - EL SI Encuentr
226/08 - Reestruct Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2482     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 216/08 - Narrando la Región Metropolitana de Buenos Ai res como factor integrador
Fecha:Sabado, 8 de Noviembre, 2008  20:09:14 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentro @..................ar>

Narrando la Región Metropolitana de Buenos Aires como factor integrador

 

Pbro. Dr. Gabriel F. Bautista

Arquidiócesis de Buenos Aires

Comisión de Medioambiente

 

Resumen

 

Buenos Aires como megaciudad puede despertar una sensación de perplejidad en el ciudadano vecino o en quien se acerca buscando un futuro. Esta perplejidad proviene del encontrarse el ciudadano o urbanita meramente aglomerado en medio de un laberinto caótico. En general, se proponen trabajos sobre la historia urbana o sobre la naturaleza de Buenos aires. El enfoque de los planes urbanos tampoco es suficiente para darle un sentido al habitar en Buenos Aires. Se hace necesario una narración a gran escala e integradora de la historia y de la naturaleza. El trabajo propone la narrativa del gran relato de la naturaleza y de la historia instituyéndose mutuamente como una manera de recuperar el sentido del lugar como morada donde es posible habitar y encontrar un sentido como persona humana que busca la plenitud y la realización.

 

 

Abstract

 

Buenos Aires is a megalopolis that can arose a feeling of perplexity in the citizen or the urbanite that is piled up in the midst of a chaotic labyrinth. On the other hand, the stories told about Buenos Aires, they usually tell the story of either the history or the nature of Buenos aires. The perspective of the urban planning is not enough to give meaning to this megacity. The article proposes to tell the story of both nature and history in mutual connection as a way to restore the meaning of place so as it is possible to inhabit and find meaning as a human being in search of plentyness and satisfaction.

 

 

 

1. Ante la perplejidad, la narrativa

 

No sólo hay una gran perplejidad con respecto a la gobernabilidad y la gestión de las regiones metropolitanas; también hay una cierta perplejidad en el modo de comprenderlas porque representan una condición nueva de vida, nunca antes experimentada. Estamos, pues, viviendo un cambio de matriz cultural tan fuerte que no sabemos bien cómo encarar los desafíos que imponen las regiones metropolitanas. Es cierto que la gestión de gobierno y la participación democrática son muy importantes, pero no es suficiente. Parece que falta reconocer que ante ciertas situaciones no sabemos bien cómo proceder; hay que reconocer que estamos asistiendo a verdaderas mutaciones en la habitabilidad humana de la Tierra y que el mundo que hemos estado moldeando nos deja, al menos por ahora, perplejos.

Podríamos decir que estamos viviendo una revolución copernicana en el habitar humano. Nunca antes asistimos a tamaños desafíos de poblaciones urbanas que desbordan cualquier orden de magnitud conocido. Las regiones metropolitanas constituyen un mundo que necesitan de la construcción de consensos para ofrecerse como territorios donde es viable habitar humanamente; donde es posible construir la morada que da significado a la vida como una vida humana abierta a una realización personal plena, es decir, cuerpo, mente y espíritu.

En este trabajo nos proponemos mostrar la condición de posibilidad de un gran relato que unifique este mundo tan caótico representado por las megaciudades. Pero, ¿es posible crear y construir un gran relato, una narrativa que ayude a superar el caos, “el desfasaje que existe entre el ciclo europeo de la ciudad y el ciclo mundializado de los flujos urbanos que se materializa en metrópolis gigantes, megapolis y ciudades mundo con frecuencia completamente fuera de control” ? (Mongin, 2006: 204)

 

 

2. La condición urbana

 

Según Mongin (2006: 194), la actual condición urbana es la no-ciudad, como resultado del predominio de los flujos sobre los lugares. Este autor aprecia varias categorías, comenzando por una pérdida del paradigma de la ciudad europea y el paso a la megalópolis como ciudad mundo por extensión espacial y expansión demográfica; también menciona la ciudad global, la que está conectada con los flujos mundializados y la metrópolis, la ciudad fragmentada y multipolar, que sería el caso de Buenos Aires. Por otro lado, ya no sólo asistimos a la mayoría mundial de población urbana, sino también a una continuidad geográfica de lo urbano, que está en todas partes, esfumando la distinción clásica entre el campo y la ciudad. “El caos, la tensión no son ya la condición mínima de la experiencia urbana; han llegado a constituir la norma. Los flujos urbanos construyen un mundo que puede oscilar entre dos extremos: la pérdida total de tensión (lo veremos en el caso de las grandes megapolis)  y la hipertensión”, representada en la ciudad global replegada sobre sí misma (Mongin, 2006: 195).

En efecto, las transformaciones de las grandes ciudades del mundo han sido de tal orden de magnitud que hoy estamos habitando en una nueva condición urbana. La ciudad antigua, la ciudad medieval, la ciudad renacentista y la industrial estaban concebidas como lugares de hospitalidad y liberación, de realización humana en los vínculos. Al respecto, dice Olivier Mongin (2006: 193): “las consecuencias que tiene la tercera mundialización en el devenir urbano son concretas y por lo tanto muy evidentes. Al no representar ya un lugar de hospitalidad y de liberación, lo urbano se confunde con espacios que se pliegan ante presiones externas y se inscriben en los flujos.” Aunque si bien del pasado podemos tomar algunas referencias, para poder encontrar un modo viable de habitar las grandes regiones metropolitanas de nuestro siglo, habría que desarrollar una actitud apropiada, actitud que podríamos llamar metropolitana. Esta actitud comprometería de lleno una mirada geográfica, ya que induce a leer la totalidad de la región como realidad física, con sus relieves y sistemas y, no de manera superpuesta, sino íntima a esos relieves y sistemas, la realidad humana. De esta manera, territorio y población no se destituyen sino que se instituyen mutuamente para constituirse en una región metropolitana. Esta institución mutua puede ser narrada de manera integradora, como un gran relato que funda el sentido de ese lugar gigantesco, que es una megalópolis, donde no se aprecian los límites y donde se experimenta un laberinto de recorridos y de experiencias que pueden multiplicarse parecería al infinito.

 

 

3. El paisaje urbano

 

El gran relato de Buenos Aires por el momento está fracturado en dos: el que cuenta la historia a partir de 1536-1580, por un lado –por ejemplo, Gutman y Ardió (2007) narran la historia urbana del area metropolitana  de Buenos Aires desde 1536 hasta el 2006; y por el otro, el que cuenta la naturaleza en los milenarios procesos geológicos y geomorfológicos –por ejemplo, Novas (2006) cuenta los múltiples paisajes de Buenos Aires en distintos cortes temporales.

            “Según Juan de Garay, la ciudad debía ser la puerta de la tierra, es decir, un lugar de entrada y salida para el vasto espacio que los españoles estaban poblando entre el Cerro de la Plata y el Río de la Plata.” (Luna, 1982: 12). Buenos Aires nació como puerta, para entrar y salir y relacionarse con el interior, su hinterland y con el exterior. En ocasión del proyecto del traslado de la capital de Buenos Aires al interior, Luna (1982: 142), sostenía que “el país, tal como ahora es y funciona, no puede seguir gobernado desde un vértice de su territorio, en una enorme urbe donde se hace todo: finanzas, cultura, educación superior, administración municipal, industria, comercio. El solo hecho de gobernar desde Buenos Aires, por más sensibilidad que tengan los titulares de turno en el poder, obnubila la visión de la totalidad del país”. Justamente, ahora esto hace que Buenos Aires sea una ciudad global. Y no favorece, no ya la mirada de la totalidad del país, sino de la totalidad de la región metropolitana, del Buenos Aires metropolitano.

El gran relato debería abarcar la totalidad del área metropolitana. Al respecto, así describen Gutman y Hardoy (2007: 10) la situación actual de la región:

 

El impacto acumulativo de la globalización y los cambios económicos mundiales, la aplicación de las políticas neoliberales, los cambios políticos nacionales, la creciente interdependencia de Buenos Aires con el mundo compactado por las nuevas tecnologías informáticas y de comunicación, el incremento de la brecha entre ricos y pobres, la instalación de las políticas de derechos humanos y la crisis política económica de 2001-2002, así como la recuperación posterior, entre otros factores, han acelerado los cambios en la metrópolis que hasta entonces había crecido mucho, pero cambiado relativamente poco. A seis años de comenzado el siglo XXI, el Área Metropolitana de Buenos Aires se ha complejizado y diversificado. Expone las profundas marcas de la globalización en la transformación de algunos sectores del centro y del corredor norte metropolitano, como las grandes torres de oficinas o vivienda que ocupan manzanas enteras de la antigua cuadrícula o del nuevo barrio de Puerto Madero, o de los enormes shoppings urbanos y suburbanos poblados de marcas internacionales y rodeados o superpuestos a un mar de automóviles estacionados. Al mismo tiempo, la metrópolis expone la pulverización del territorio suburbano de los antiguos y nuevos municipios, donde se multiplican tanto los enclaves de riqueza en los barrios cerrados, como enclaves de pobreza en las cada vez más extensas y numerosas villas miseria.

 

Así pues, los límites de la región metropolitana dependen del uso del suelo. En su interior integra mundos que antes han sido descompuestos. Es un laberinto en el que se conocen los puntos de partida y de destino, pero se desconocen los derroteros, los recorridos que serán necesarios para poder unirlos. Odiseas cotidianas entre el lugar de trabajo y el lugar donde se habita. Son verdaderas navegaciones que están a merced de los vientos sociales y de los niveles de conflicto. El estado del tránsito hoy se transmite como el estado del tiempo. Hay pronósticos que nos inducen a tomar en consideración las posibilidades que tenemos de volver a casa. Hay una cierta planificación que se hace plausible, pero en un nivel muy bajo. Los diseños son inconsistentes: hablar de un plan director hoy por hoy es un ente de razón, una pieza de museo, un recordatorio de otra ciudad de otro mundo que se llamó industrial o moderno. Según Gutman y Hardoy (2007: 20), “al fin y al cabo, el paisaje urbano que recorremos está apoyado en múltiples paisajes del pasado que, de haber sido preservados, podrían haber introducido una calidad urbana distinta a la de la anticiudad que parece dominar en algunas áreas.”

            El Documento Final del Plan Urbano Ambiental (2001: 19) describe de esta manera:

 

La ciudad de Buenos Aires, con sus 3.000.000 de habitantes, es centro de un Área Metropolitana con cerca de 12 millones y cubre un territorio de 4000 has. Se caracteriza por su rol de capital y puerto, sitio de concentración del poder político y económico. Continúa siendo sede de los tres poderes nacionales así como de las principales instituciones y empresas internacionales y nacionales, foma parte con México, San Pablo y Río de Janeiro del grupo de 15 áreas urbanas denominadas “megaciudades”. Su población posee los mayores niveles relativos de ingresos, educación, salud, aún en el ámbito de una segregación social progresiva. Las transformaciones recientes –nuevo status jurídico administrativo de la ciudad, deslocalización de actividades económicas, nuevas ofertas residenciales, privatización de los servicios públicos- se plantean como nuevos dilemas para Buenos Aires y se complejizan en su superposición con conflictos heredados de períodos anteriores.

 

En general, el Plan Urbano Ambiental de Buenos Aires propone una ciudad que sea socialmente equitativa, ambientalmente sana y económicamente viable; todo esto con una mirada integradora del territorio del polígono federal y en relación con el área metropolitana y con el paisaje ribereño. Pero el Plan Urbano Ambiental todavía no entró en vigor (La Nación, 21 diciembre 2007: 20)

 

 

4. El paisaje natural

 

Cada vez más se toma conciencia de que el paisaje de Buenos Aires está modelado por fuerzas naturales que operan en escalas temporales muy vastas. Nabel y Pereyra (2002) describen y narran estos procesos naturales. Novas (2006) lo complementa y completa con el aporte de la paleontología. El paisaje metropolitano integra también el pasado de una manera novedosa, como nunca antes pudo pensarse: “a partir de 1920, y fundamentalmente en el curso de 1930, Buenos Aires fue remodelando su aspecto mediante la edificación del Puerto Nuevo, la construcción de numerosos edificios, el ensanchamiento de la avenida Corrientes, y la ampliación de la red de subterráneos. Corría 1922 cuando en las excavaciones del Banco de Boston (erigido en la intersección de la avenida Roque Sáenz Peña y Florida) apareció una porción de mandíbula con los incisivos del Mesotherium que, como dijimos, se parecía a un carpincho. Restos del mismo animal fueron exhumados junto a los del gliptodonte Sclerocalyptus en el transcurso de las perforaciones a 14 metros de profundidad, en el terreno donde se construía el Banco Italiano, frente a la Plaza de Mayo” (Novas, 2006: 25). Novas nos propone una mirada del paisaje porteño que está en comunión con un pasado cuando el hombre americano todavía no caminaba por estas tierras y que se hace presente en la geomorfología y en las excavaciones urbanas para construir edificios, subtes y túneles. Los estudios de ecología del paisaje complementan y completan esta narración con el estudio de la frontera urbano-rural o periurbano (Morello, 2000; Tacoli, 1998).

            El Atlas Ambiental (2007: 19) considera las unidades de paisaje de una manera más sincrónica que diacrónica, aunque no deja de establecer que “además de su condición espacial y territorial fundamental, el paisaje es el resultado de la interacción de los componentes considerados a lo largo del tiempo, por lo que resulta implícita su dimensión temporal, en la medida que presenta un registro acumulado de la evolución geomorfológico, biológica y de la historia de las culturas que nos precedieron.” Considera cinco unidades de paisaje, a saber: el delta y el río, la pampa y la costa y el AMBA. Se pueden considerar en un continuo que va desde la más fuertemente intervenida por la acción antrópica hasta la de más débil intervención. Así está el AMBA, la pampa, la costa, el delta y el río. La intervención más fuerte del río sería el puente entre Buenos Aires y Colonia, además de todo lo referido al sistema portuario y los dragados (cf. Aber, 2001).

            La toma de conciencia ecológica, por su parte, hace que la región desarrolle las reservas naturales urbanas. Son áreas protegidas que destacan por su paisaje natural débil o  fuertemente modificado. Además, el arbolado urbano y los parques y jardines hacen de la región metropolitana una región con alta diversidad ecológica. La sociedad ha ido desarrollando aquí una ecología política muy propia, con pequeños parches de biodiversidad aún en pleno centro porteño. Aquí hay que considerar también terrazas y balcones.

 

 

5. El paisaje como narración: paisaje metropolitano

 

El historiador ambiental William Cronon ha narrado cómo Chicago está íntimamente vinculado a su hinterland. Este relato favorece la superación de la perplejidad que acotamos al comienzo. Quien se encuentra en esta narrativa, empieza a presentir la presencia de un lugar, aún cuando Chicago sea un centro financiero global, en especial relacionado con los granos y otros commodities.

Además, Nature´s Metropolis de Cronon es un ejemplo de cómo la división urbano-rural es una construcción mental, una distinción de razón apropiada, pero no real. Sí existe, pero lo rural no puede ser entendido sin lo urbano y viceversa, y ambos están sustentados por la naturaleza. El relato de Cronon es una narración de cómo Chicago emergió de la naturaleza y cómo llegó a diferenciarse de ella; sin embargo, es todavía parte de ella y depende de ella. La naturaleza es el todo ecosistémico que sustenta tanto el ambiente de la agricultura como el de la ciudad. Cronon relee la tesis de la frontera de Turner y la relaciona con las áreas agrícolas del geógrafo económico von Thünen para mostrar cómo lo rural y lo urbano van juntos. Se podría decir que son como complementarios opuestos.

Chicago debe tributo a su hinterland y viceversa, como cualquier ciudad lo hace. Nature´s Metropolis de Cronon explora la intrincada relación entre lo urbano y lo rural y de ambos con lo natural. Esta concepción de lo urbano, lo rural y lo natural como una unidad es la perspectiva predominante para entender los problemas ambientales y de la urbanización. Esta lectura de la historia geográfica de Chicago hay que completarla con la lectura de Chicago como ciudad global. Chicago concentra funciones de servicios empresariales y gerenciamiento, en particular, domina el comercio mundial en futuros, lo cual se debe a su vínculo con la gran llanura del Midwest norteamericano; además, por este motivo, concentra inmigrantes que trabajan el los servicios (Sassen, 2003).

Ya el hecho mismo de hablar acerca de una región metropolitana da la idea de un conjunto con características homogéneas compartidas, en especial, el aspecto físico, el paisaje donde predomina lo urbano y su pasaje a lo suburbano y lo periurbano como medio físico y funciones y actividades de los actores sociales, dedicados a las actividades secundarias, terciarias y cuaternarias. Se puede hablar de la región metropolitana como un mundo. Al hablar de mundo se puede apreciar una cierta índole estética en este gran amasijo de gente, estructuras físicas de diversa índole y ritmos de vida entrecruzados y muy variados. La apreciación de una región metropolitana como mundo es un verdadero desafío y un proyecto que favorece la mirada de la utopía sobre estas realidades que aparecen ingobernables, insustentables, inabarcables, incomunicables.

Sin embargo, la región metropolitana, como nunca antes en la historia urbana de la humanidad, y aúna de una manera necesaria los paisajes naturales, rurales, urbanos, industriales y aún posindustriales. La región metropolitana ha adquirido para nuestro planeta un carácter casi geológico, es como una gran placa tectónica de una fuerza tal que modela la superficie terrestre como nunca antes y que además influye sobre el resto del continente y del planeta. Serres (2004: 33) dice que

 

en lo sucesivo, sobre el Planeta-Tierra interviene no tanto el hombre como individuo y sujeto ... no tanto los grupos analizados por las viejas ciencias sociales, asambleas, partidos, naciones, ejércitos, todos ellos pequeños pueblos, como, masivamente, unas placas humanas inmensas y densas. Visible durante la noche desde un satélite como la mayor galaxia luminosa del globo, más poblada que los Estados Unidos, la supergigante megalópolis Europa parte de Milán, franquea los Alpes por Suiza, bordea el Rhin por Alemania y el Benelux, toca oblicuamente Inglaterra después de haber atravesado el Mar del Norte y acaba en Dublín, una vez pasado el canal de San Jorge. Conjunto social comparable a los Grandes Lagos o al casquete glaciar de Groenlandia por su tamaño, la homogeneidad de su tejido y su influencia sobre el mundo, esta placa altera desde hace mucho tiempo el albedo, la circulación de las aguas, la temperatura media y la formación de las nubes y de los vientos, en una palabra los elementos, pero también el número y la evolución de las especies vivientes en, sobre y bajo su territorio.

 

Serres (2004: 69) es uno de los que propician la necesidad de un contrato natural que se adecue a la crisis ecológica. Así como hubo un contrato social que abrió el camino para favorecer relaciones sociales más justas; ahora es necesario un contrato natural que favorezca relaciones de ecología política más justas entre la sociedad y la naturaleza:

 

Añadir al contrato exclusivamente social el establecimiento de un contrato natural de simbiosis y de reciprocidad, en el que nuestra relación con las cosas abandonaría el dominio y la posesión por la escucha admirativa, la reciprocidad, la contemplación y el respeto ... contrato de simbiosis: el simbionte admite el derecho del anfitrión, mientras que el parásito –nuestro estatuto actual- condena a muerte a aquel que saquea y que habita sin tomar conciencia de que en un plazo determinado él mismo se condena a desaparecer.

 

Además, para Serres (2004: 33), ya no es posible hablar de un sujeto que sea el “yo”, “englutido como un punto, ese era el hombre hasta no hace mucho” (2004: 34), sino de un sujeto que es el colectivo social, un mar: “un actor contractual muy importante de la comunidad humana ... pesa por lo menos un cuarto de billón de almas. No en peso de carne, sino por sus redes cruzadas de relaciones y el número de objetos-mundo de que dispone. Se comporta como un mar.”

El paisaje metropolitano vive en su doble aspecto de político y ecológico, de realidad de vínculos humanos o polis y realidad de vínculos físicos o ecológicos, el oikos. La región metropolitana como mundo significa estudiar la lógica de la relación entre el oikos, lo doméstico o la comunidad ecológica, y la polis o la sociedad humana. Así se podría hablar hoy de un paisaje que es una ecología política metropolitana. Esta ecología política consistiría en un laberinto más o menos regular de luces y rectas que parece interminable desde el cielo nocturno. Nunca habíamos visto nada igual. Es un paisaje metropolitano. En ese corazón del mundo, en esa gran placa se mueve la vida del mundo, bullen decisiones que afectarán el resto de la naturaleza del país y de la región. En el paisaje metropolitano, ya no es posible distinguir con total claridad un paisaje natural, rural y urbano, con sus características peri-urbanas; sin embargo, los tres tipos fundamentales están presentes.

 

 

6. Buenos Aires, ciudad  metropolitana

 

La metropolización representa un proceso que genera una tensión entre la suburbanización y la reconfiguración del centro que rompe con el molde más o menos clásico de la ciudad industrial. Hay un proceso de polarización, una profunda desarticulación de los espacios urbanos entre los ricos y los pobres, la alteración de los pequeños negocios, la segregación residencial acompañada de grandes emprendimientos -en especial en el frente ribereño de la región metropolitana, la degradación y disfunción de áreas urbanas, marginación y exclusión de la población y enfeudamiento de las clases sociales que producen la información y el control de los códigos urbanos. Un reflejo es que han crecido tanto las villas miseria de Buenos Aires como disminuido la ciudad tradicional con sus barrios como un espacio de vida, la cual está puesta bajo presión inmobiliaria. En el caso de Buenos Aires podemos llegar a preguntarnos si es una ciudad global o apenas una mega ciudad. Según Mongin (2006: 266), 

 

mientras se observa la remodelación de zonas específicas del centro de la ciudad –las que corresponden a edificios antiguos que simbolizan la edad de oro de la sociedad industrial (puertos, fábricas y depósitos abandonados) donde hoy se concentran los bancos, los hoteles de lujo, las oficinas de las empresas multinacionales-, hay otros dos fenómenos que llaman la atención: la multiplicación de zonas de relegación en barrios cada vez más cercanos a la zona asegurada del centro de la ciudad y el desplazamiento de la clase media condenada a habitar cerca de los más pobres. Aquí, como ocurre también en Montevideo, capital del Uruguay –situada en la otra ribera del Río de la Plata y donde el antiguo centro portuario, zona donde residen los más pobres, está en vías de veloz reciclado- el mapa es implacable: se ve cómo se separan, se disocian los barrios, los territorios urbanos, es decir, asistimos al desmembramiento de una ciudad.

 

La ONU lanzó en el 2006 una voz de alarma sobre el crecimiento a nivel mundial de las villas miseria. Al ritmo actual, en el 2020, unos 1400 millones de personas vivirán en un asentamiento precario. La reacción de las clases altas urbanas es refugiarse en zonas residenciales cerradas y separadas del resto de la ciudad (La Nación, 17 junio 2006: 2). Mientras, crece la demanda y la construcción en altura en la villa 31 de Retiro, donde pedían  $ 30.000 por una vivienda, en el 2007. Desde el 2003 se duplicó la cantidad de habitantes, que ahora ronda los 25.000 (Clarín, 14 octubre 2007: 58). En 8 años se duplicó el número de villas en la Capital Federal (La Prensa, 25 mayo 2007: 22). Además, crecen los asentamientos provisorios para pernoctar en la ciudad: entre los “sin techo” y cartoneros, duermen más de 2300 personas en la calle, lo que a su vez, acarrea quejas de los vecinos (La Nación, 29 octubre 2007: 27). A veces esto se relaciona de manera directa con la inseguridad (La Nación, 29 abril 2006: 32). Hay cierta correspondencia con el mapa del delito (La Nación, 12 agosto 2007: 28). Por ejemplo, recientemente hubo una pelea entre vecinos y cartoneros por un asentamiento en Caballito, donde viven 200 familias que reciclan basura y piden que se les reconozca su cooperativa, pero unos 500 vecinos se quejan del aumento de la inseguridad y reclaman su desalojo (Clarín, 28 junio 2008: 64).

 

 

7. Buenos Aires, ¿sin categoría posible o ciudad con marca?

 

Buenos Aires es una ciudad global, lo mismo que San Pablo o México; es decir, participa con funciones específicas de mando y control en la economía global. Pero es también una megaciudad, un conglomerado urbano que exhibe los efectos adversos de desorden y crecimiento sin planificar. Esto hace de Buenos Aires una ciudad global con un carácter de la semi-periferia. Es un lugar donde el sector corporativo crea y reproduce la acumulación del sistema capitalista mundial y al mismo tiempo es un lugar donde los efectos de este sistema produce una aglomeración urbana caótica. Buenos Aires es pues una ciudad dual, porque la globalización ha producido cambios en los edificios y arquitectura y en los servicios y su economía y al mismo tiempo se ha hecho más fragmentada socialmente, una ciudad que excluye en vez de incluir. Lo mismo que en las áreas rurales, hay enclaves de acumulación de capital, pero los beneficios no llegan a beneficiar a una mayor parte de la sociedad (Perez Negrete, 2003; Ciccolella, 2000; Tella, 2000; Prevot Schapira, 2000).

            Por lo tanto, en vez de ir desarrollando una intimidad con lo urbano o lo rural, hay más alienación en una tierra yerma que es un lugar poco habitable (Bautista, 2003). Se ha creado una nueva geografía social. Los enclaves de capital están representados por los nuevos barrios privados y cerrados que se han ido multiplicando desde la década del noventa, modificando el paisaje periurbano y también los barrios con edificios en torre. Por ejemplo, en el barrio de Villa Urquiza, en cuatro años se hicieron 130 edificios y el valor del metro cuadrado a estrenar subió casi un 50% (Clarín, 28 mayo 2008: 36). Este proceso está en correlación con la prolongación del subte desde Federico Lacroze hasta la estación de Urquiza. Asi como en Caballito, también en Palermo los vecinos piden un límite a la construcción de torres (Clarín, 3 junio 2008: 36). Sin embargo, Puerto Madero concentra el 40% de las construcciones nuevas; lo siguen Palermo, Belgrano, Caballito y Flores (Clarín, 23 abril 2008: 40)

            Este crecimiento y expansión está directamente asociado a las autopistas que reproducen la acumulación de capital, creando corredores de modernización, exclusión y fragmentación socio-territorial en el área metropolitana. Muchos de los nuevos desarrollos son conocidos como pueblos o fundados como ciudades. Los enclaves están también relacionados a la concentración comercial y los grandes centros de compra. Mongin (2006) denomina a este proceso, economía de archipiélago; patrón que se reproduce a nivel mundial entre las ciudades globales.

            Buenos Aires también participa en cierta medida de la tendencia de las ciudades a convertirse en marcas. En mayo de 2006, se llevó a cabo en Elche (Alicante, España) el Segundo Congreso Internacional de Citymarketing. Según la autora, ningún país o ciudad podrá sobrevivir si no crea y desarrolla una marca que respalde su identidad, porque las ciudades han dejado de diferenciarse en infraestructura para hacerlo en valores. La infraestructura se da por supuesta. Según propone Capurro, una ciudad con marca hace palpable los valores y capta las iniciativas que favorecen la creación de riqueza; logra diferenciarse (La Nación, 18 junio 2006: 16). Ya hace tiempo que se establece el ranking de calidad de vida entre ciudades. Buenos Aires es tercera en América Latina y 78 a nivel mundial. Es superada por San Juan de Puerto Rico y Montevideo de Uruguay (Clarín, 10 junio 2008: 38)

            Por otro lado, los inversores europeos están interesados en Buenos Aires. Esta proyección expresa una tensión que hay en estas ciudades entre mantener su competitividad global y el habitante local que tiene que habérselas con un paisaje urbano muy dinámico y cambiante. Hay un conflicto entre lo local y global que es territorio propio del lugar como encrucijada donde acontece el encuentro entre lo político y lo físico como infraestructura natural y construída.

 

 

8. El ciclo de vida y comentario final siguiendo a Saint-Exupery

 

Este amasijo laberíntico de carencias y de excesos da por resultado un mundo metropolitano desbordado. Esta megaciudad ya no puede ser un umbral que distinga sin separar, sino uniendo, lo exterior con lo interior, su entorno circundante con su realidad interior.

Además del gran relato, hay tres aspectos de la vida que ayudan a enlazar las transformaciones del paisaje urbano. La alimentación y la noción de “¿de dónde?” viene el alimento que nos nutre y cómo llega a nuestro hogar es importante en la infancia y adolescencia (el grupo erario hasta los 18 años). Luego, el transporte, ya que los ciudadanos al entrar en la edad económicamente activa necesitan desplazarse (grupo erario de 18 a 65 años). Finalmente, el agua como memoria es significativa, ya que queda asociada a las experiencias del pasado que siguen presentes en la etapa de la tercera edad y la senectud (grupo etario de 65 o más). Nosotros podemos instituir un relato partiendo de nuestro ciclo de vida, considerando nuestra alimentación, nuestra necesidad perentoria de movilidad y haciendo memoria del agua como elemento insustituible en nuestra vida. Estos tres aspectos vinculados a la región metropolitana y sus transformaciones.

            ¿Será posible que las regiones metropolitanas recuperen esa especie de capacidad poética de ser un umbral que sabe unir lo exterior con lo interior y crea los espacios humanos más propios que son los íntimos, los que dan sentido a un afuera y a un adentro, al comer, al traslado y al recordar los momentos de esparcimiento público con el agua? El transporte y las inundaciones aparecen siempre como dos aspectos claves de la gestión de gobierno. La alimentación está directamente relacionada con la situación socio-económica y la situación socio-familiar. Los tres se desarrollan socio-territorialmente. En el conflicto del campo quedó en claro la relación del transporte con la alimentación y el desabastecimiento.

            El transporte está en relación directa con los usos del suelo, con la necesidad de movilizarse desde el lugar de residencia hacia el lugar de trabajo. Las inundaciones a menudo se relacionan con el transporte en cuanto que los túneles, puentes, autopistas, pavimento, rutas, vías de acceso, estaciones, modifican la geomorfología y la hidrología del territorio. A esto se suma el cambio climático que afecta a las regiones metropolitanas. Tanto la alimentación, el transporte como la memoria del agua tienen que ver con la morada. Con esto hago referencia a Saint-Exupery.

            En su libro póstumo, Ciudadela, Saint-Exupery (1983: 20) escribe que “los hombres habitan y que el sentido de las cosas cambia para ellos según el sentido de la casa.” Este sentido está dado por el habitar que se convierte en morar, que viene de moral, de costumbre, de modo de estar en el mundo. Dice, pues, que “los ritos son en el tiempo lo que la morada es en el espacio. Pues bueno es que el tiempo que transcurre no nos dé la sensación de gastarnos y perdernos, como un puñado de arena, sino de realizarnos. Bueno es que el tiempo sea una construcción. Así voy de fiesta en fiesta, y de aniversario en aniversario, de vendimia en vendimia, como iba cuando niño de la sala del consejo a la sala del reposo en la anchura del palacio de mi padre, donde todos los pasos tenían un sentido.” Porque, según afirma el mismo autor, la morada tiene un corazón, lo cual significa que uno puede salir y volver, aproximarse y alejarse de algún lugar. De lo contrario, no se está en ninguna parte; y no estar en ninguna parte no significa ser libre. El ser humano necesita de la morada donde siente el arraigo.

 

 

9. Referencias

 

Aber, John and Melillo, Jerry M.. Terrestrial Ecosystems. 2nd, San Diego, Harcourt, 2001.

Bautista, Gabriel F. Intimacy with the Natural World: a Humanistic Perspective. Ph D thesis, UNH, Durham, NH, 2003.

Bautista, Gabriel F. Community and sustainable development: sustainability awareness trough transportation, food, and water in a Buenos Aires neighbourhood. In: Robertson, Margaret, ed. Sustainable futures. Teaching and learning: a case study approach. Camberwell, Victoria, Australia, ACER Press, 2007: 179-190.

Ciccolella, Pablo. Grandes inversions y dinámicas metropolitanas. Buenos Aires: ciudad global o ciudad dual del siglo XXI? Mundo Urbano, No 5, septiembre de 2000.

Cronon, William. Nature’s Metropolis: Chicago and the Great West. New York, W.W. Norton and Co., 1991.

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Plan Urbano Ambiental. Documento Final. Buenos Aires, 2001.

Gutman, Margarita y Hardoy, Jorge. Buenos Aires 1536-2006. Historia urbana del area metropolitana. Buenos Aires, Infinito, 2007.

Luna, Félix. Buenos Aires y el país. Buenos Aires, Círculo de Lectores, 1982.

Mongin, Olivier. La condición urbana. La ciudad a la hora de la mundialización. Buenos Aires, Paidós, 2006.

Morello, Jorge et al. Urbanization and the consumption of fertile land and other ecological changes: the case of Buenos Aires. Environment and Urbanization. Vol 12 No 2, October 2000.

Nabel, Paulina y Kullock, David. Atlas Ambiental de Buenos Aires. Buenos Aires, MACN, 2007.

Nabel, Paulina y Pereyra, Fernando. El paisaje natural. Bajo las calles de Buenos Aires. Buenoa Aires, MACN, 2000.

Novas, Fernando. Buenos Aires, un millón de años atrás. Buenos Aires, Siglo XXI, 2006.

Perez Negrete, Margarita. Las metropolis latinoamericanas en la red munidal de ciudades: megaciudades o ciudades globales? Mexico, febrero 2002. NoticiasdelCeHu 254/03, 2 de abril de 2003.

Prevot Schapira, Marie-France. Segregación, fragmentación, secesión. Hacia una nueva geografía social en la aglomeración de Buenos Aires. Economía, Sociedad y Territorio, vol II, núm. 7, 2000, 405-431.

Saint-Exupery, Antoine de. Ciudadela. Buenos Aires, Goncourt, 1983.

Sassen, Saskia. Los espectros de la globalización. Buenos Aires, FCE, 2003.

Serres, Michel. El contrato natural. 2da. ed. Valencia, Pre-Textos, 2004.

Tacoli, Cecilia. Beyond the rural urban divide. Environment and urbanization, Vol 10, No 1, April 1998:3-4.

Tella, Guillermo. La modernización tardía de una metrópolis semiperiférica: el caso de Buenos Aires y sus transformaciones socioterritoriales recientes. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona, No 69 (70), 1 de agosto de 2000.


Ponencia presentada en el Décimo Encuentro Internacional Humboldt. Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina. 13 al 17 de octubre de 2008.