Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2005 al 2024 
AsuntoAutor
496/06 - La falta Encuentr
497/06 - Condolenc Encuentr
498/06 - ESCAPE DE Encuentr
499/06 - CIUDADES Encuentr
500/06 - HACIA LA Encuentr
501/06 - CIUDADES Encuentr
502/06 - A 700 km. Encuentr
503/06 - APORTES P Encuentr
504/06 - No quedan Encuentr
505/06 - Ciudades Encuentr
506/06 - HACE 20 A Encuentr
507/06 - LA MEDICI Encuentr
508/06 - President Encuentr
509/06 - UN PERIOD Encuentr
511/06 - ¡PARÁ DE Encuentr
510/06 - VIDEO/ DE Encuentr
01/07 - feliz 2007 Encuentr
2/07 - NOVENO ENCU Encuentr
3/07 - IX ENCONTRO Encuentr
4/07 - PANEL PASTE Encuentr
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2070     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 511/06 - ¡PARÁ DE DARLE MANIJA…!
Fecha:Domingo, 31 de Diciembre, 2006  01:44:39 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentrohumboldt @..................ar>

¡PARÁ DE DARLE MANIJA…!

 

Carlos Ulanovsky dijo: “… lo que no se cuenta carece de sentido”. Por eso cuento cosas que me sucedieron y que tienen que conocerlas alguien más… No es que tengan tanta importancia como para merecer lectores consecuentes, sino para que se conviertan en testimonios de un tiempo de vida que, en momentos de escribirlas ya había cumplido más de 87 años. Tengo plena conciencia de que algunas son absolutamente personales y carecen de entidad pero… me divierto –o me emociono– cuando las paso por la Olivetti, así que, como dicen los gallegos, ¡vale!

-o-

Allá por el 72 había nevado fuerte en Santa Cruz. El entonces gobernador de la provincia, don Jorge Capernic, invitó a un grupo de periodistas de la Capital a visitar la provincia para documentar la gravedad de la situación. Fuimos como 20, un miércoles y nos hicieron recorrer gran parte de las zonas más afectadas por la nevazón. Como correspondía pasamos la información a nuestros medios y el viernes a la mañana, todos –casi– decidieron regresar. Don Capernic puso mala cara y rezongó:

- Parece que los muchachos extrañan el fin de semana en Buenos Aires…

-o-

Le manifesté mi decisión de quedarme un par de días más porque tenía la impresión de que el problema no había terminado y que era necesario ahondar un poco más en la situación de los santacruceños:

- ¿Puedo quedarme unos días, gobernador?

 

- ¡Cómo no…! Eso es lo que quería pero sus amigos se van…

 

- Amigos… algunos. Otros compañeros. Y otros…

 

Me quedé. La idea era por dos o tres días pero… el sábado a la madrugada cayó otra nevada que cubrió todo el territorio y, en algunos lugares, con más de un metro de nieve. Cerraron el aeropuerto, los caminos quedaron intransitables… No hubo más comunicación que un helicóptero que acudía en auxilio de los enfermos, heridos, afectados por el temporal…! Durante 15 días no hubo manera de salir. Y como periodista yo era el único que podía pasar información a la radio. Si bien las comunicaciones telefónicas no eran lo eficiente que son hoy –eran los tiempos de ENTEL, no olvidarlo…- las chicas de la telefónica hacían lo imposible por comunicarme antes del mediodía, que era la hora del Panorama. Como constancia de la importancia de la situación comprobé después que los diarios de la tarde copiaban lo que transmitía Radio El Mundo. Hasta con los lógicos errores del apuro y la improvisación de cada crónica.

-o-

El helicóptero era conducido por un aeronauta de lujo: Rodolfo Valentino Alonso. (Su madre, me dijo, era admiradora del actor latino más famoso de principios del cine y él se ligó un apelativo popular.) Alonso iba y venía en su aparato y salvó la vida de varias personas que, por accidentes o dolencias de otro tipo, sólo podían llegar a los hospitales de Río Gallegos a bordo del aparato. La información radial y la repercusión que se potenciaba por el rebote en los medios fue un elemento de enorme valor para los sufridos pobladores de la Patagonia.

-o-

Pasó el período crítico, poco a poco la ciudad y gran parte de la provincia recuperaron la normalidad y llegó el momento de regresar. Dos semanas entre la nieve con la obligación de trabajar no son la mejor manera de hacer turismo, pero sí dan la satisfacción de cumplir un deber esencial. Mientras tanto el helicóptero quedó en Gallegos porque, si bien lo peor había pasado, resultaba de gran utilidad. Y don Capernic se negaba a devolverlo al ministerio del que dependían aparato y piloto, Bienestar Social. Desde el Noticioso seguíamos insistiendo en la imperiosa necesidad de que el aparato y su tripulante permanecieran en tareas comunitarias en el Sur, idea que, en el ministerio, no compartían. Y fue en ese momento cuando un amigo me llamó al Noticioso y me dijo, textualmente:

- Te lo digo como amigo: dejate de joder con el tema del helicóptero porque ya pasó lo de la nevada y…

 

- Pero Jorge… es necesario allá! Aquí se puede reemplazar, pero en Gallegos y en la provincia no hay otro recurso…

 

- Te lo digo por última vez: el ministro está muy cabrero con la radio y especialmente con vos, que les está dando manija, así que…

(El ministro era José López Rega).

 


 Extraído del libro "Maipú 555 - Anécdotas de un Periodista - (1956-1976)", de Ampelio Liberali. Ediciones Buen Humor. Buenos Aires. En prensa.