Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1941 al 1960 
AsuntoAutor
457/06 - ESPAÇO E Encuentr
458/06 - IX ENCONT Encuentr
459/06 - OS ESPAÇO Encuentr
460/06 - LOS RECUP Encuentr
461/06 - Liebig's Encuentr
462/06 - LA ARGENT Encuentr
463/06 - QUEM É O Encuentr
465/06 - Cartograf Encuentr
464/06 - IX ENCONT Encuentr
466/06 - NUEVOS ES Encuentr
467/06 - NOVENO EN Encuentr
468/06 - IX ENCONT Encuentr
469/06 - El Accion Encuentr
470/06 - CONFERENC Encuentr
471/06 - BALLET IS Encuentr
472/06 - Ecología Encuentr
473/06 - CAPITAL S Encuentr
474/06 - TELECOMUN Encuentr
475/06 - La Geopol Encuentr
MARTES 12 - 12HS - Anamá Ma
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2008     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 474/06 - TELECOMUNICACIONES Y EVALUACIONES DE IMPACTO AMBIENTAL
Fecha:Lunes, 27 de Noviembre, 2006  11:30:08 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentrohumboldt @..................ar>

TELECOMUNICACIONES Y EVALUACIONES DE IMPACTO AMBIENTAL.

ALGUNAS CONFRONTACIONES ENTRE PODERES LOCALES Y GLOBALES

EN EL CONTEXTO ESPACIAL DEL LITORAL MARITIMO BONAERENSE

 Veron, Eleonora*;

Villar, María del Carmen**.

-

* CIC. Grupo de Investigación Ambientes Costeros- Dpto. Geografía Facultad de Humanidades- Universidad Nacional de Mar del Plata. eleonoraveron@yahoo.com.ar

** Grupo de Investigación Ambientes Costeros- Dpto. Geografía Facultad de Humanidades- Universidad Nacional de Mar del Plata. mcvillar@mdp.edu.ar


RESUMEN

          El presente trabajo forma parte de un subproyecto desarrollado en el Grupo de Investigación Ambientes Costeros (GIAC), dependiente del Dpto. de Geografía, de la UNMdP, a través de una beca de investigación de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires. El mismo pretende abordar -desde una perspectiva de análisis geográfica -la temática de las telecomunicaciones a escala global y sus implicancias socioambientales en el ámbito local.

          En esta oportunidad y a modo de avance, nuestro propósito general es poner en evidencia,  las relaciones de fuerza disimiles que se establecen entre el poder emanado de las empresas transnacionales con aquellos que puedan emerger en el ámbito local en el contexto de un país periférico, poniendo la mirada en el tratamiento de las cuestiones ambientales involucradas con la irrupción de proyectos de telecomunicaciones de escala global materializados al interior de la localidad atlántica de Las Toninas, Pdo. de La Costa, Provincia de Buenos Aires, con el fin de generar una red de comunicación subcontinental que consolide la malla comunicacional que liga los principales centros urbanos del orbe. El foco de esta mirada ambiental estará ceñido al análisis crítico de las Evaluaciones de Impacto Ambiental que emergen en ese proceso . En la indagación fueron utilizadas técnicas cualitativas multivariadas.

I .INTRODUCCIÓN

a) Acerca de nuestros propósitos

          El presente trabajo forma parte de un subproyecto que integra un proyecto mayor llevado a cabo por el Grupo de Investigación Ambientes Costeros (GIAC), dependiente del Dpto. de Geografía, de la UNMdP y que se desarrolla a partir de una beca de investigación de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires. Dicho subproyecto pretende abordar -desde una perspectiva de análisis geográfica- la temática de las telecomunicaciones a escala global y sus implicancias socioambientales en el ámbito local.

          En esta oportunidad y a modo de avance, nuestro propósito general es poner en evidencia, las relaciones de fuerza disimiles que se establecen entre el poder emanado de las empresas transnacionales con aquellos que puedan emerger en el ámbito local en el contexto de un país periférico, poniendo la mirada en el tratamiento de las cuestiones ambientales involucradas con la irrupción de proyectos de telecomunicaciones de escala global materializados al interior de la localidad atlántica de Las Toninas, Partido de La Costa, Provincia de Buenos Aires, con el fin de generar una red de comunicación subcontinental que consolide la malla comunicacional que liga los principales centros urbanos del orbe. El foco de esta mirada ambiental estará ceñido al análisis crítico de las Evaluaciones de Impacto Ambiental que emergen en ese proceso .

          En el proceso de indagación fueron utilizadas técnicas cualitativas, habiendo recurrido, básicamente, a la realización de entrevistas a informantes claves calificados, al análisis de normativas y documentos oficiales, así como también, a una relectura critica de trabajos generados con anterioridad a partir del proyecto original. Otros recurso que resultó de gran utilidad en el proceso analítico fue el reconocimiento de campo que permitió la contrastación entre la información obtenida vía entrevistas y análisis documental y la verdad terrena (ground true).

          Finalmente, y para lograr una mejor comprensión del despliegue y funcionamiento de estas nuevas tecnologías a escala mundial fue necesario realizar un curso específico. (“Redes Submarinas de Fibra Óptica” dictado y financiado por la OEA)

b) Una aproximación conceptual

          Siguiendo a Reboratti (1999), entendemos a la sociedad como conformada por un grupo humano y una serie de relaciones que los integrantes mantienen entre si y con el ambiente, considerando a éste último como un escenario concreto con  múltiples elementos en interacción, tanto naturales como antrópicos. 

          Es cuando el hombre realiza sus actividades, que genera ciertos efectos sobre dicho ambiente; efectos que pueden ser beneficiosos o nocivos, según el tipo de organización que adopten y según el peso que se le otorguen a las consideraciones temporales de la Naturaleza o a las netamente humanas (estas últimas, por lo general, más en consonancia con las lógicas economicistas) respectivamente; vale decir, según su racionalidad productiva dominante.

          En los últimos años, y bajo el manto del paradigma del desarrollo sustentable, la cuestión ambiental está en boga y, por tanto, el tema de cómo manejar adecuadamente el ambiente, se ha constituido en uno de los mayores desafíos a distintas escalas.

          En este contexto, la gestión ambiental, entendida según la conceptualización de A. Estevan (1994) como el “conjunto de acciones encaminadas a lograr la máxima racionalidad en el proceso de decisión relativo a la conservación, defensa, protección y mejora del medio ambiente, basándose en una coordinada información multidisciplinaria y en la participación ciudadana”, debería ser una cuestión de estado, especialmente en aquellos países - denominados en vías de desarrollo por el establishment- que han adoptado modelos de despegue en consonancia con unas lógicas de mercado poco proclives al respeto por el ambiente y a las que poco le importan las consecuencias ni la generación de externalidades negativas que resulten de sus acciones. Claro está que, el proceso de incorporación de estas prácticas de gestión ambiental para el desarrollo  aún encuentra dificultades para infiltrarse contundentemente en las prácticas de gestión en general o bien ,se encuentra meramente circunscripto al plano de las estrategias discursivas de los gobernantes de turno. Sin embargo, y a pesar de las formas lentas de penetración de las cuestiones ambientales en las esferas gubernamentales, los avances han sido significativos respecto a décadas anteriores, habiendo podido concretar ciertos instrumentos ad hoc que nos permitan aproximarnos a un mejor manejo del ambiente .

          Al respecto, y en lo que concierne a los aspectos legales inherentes al ámbito nacional, contamos con la aprobación de una ley marco (Ley General del Ambiente) que entiende sobre la cuestión ambiental aunque la misma no esté aún reglamentada y, por tanto se encuentre inhibida en su aplicación. Un análisis del articulado que la conforma permite reconocer que, dicha ley prevé – en el artículo 8- la creación de los principales instrumentos de la política y la gestión ambiental nacional , a saber:     

·         El ordenamiento ambiental del territorio

·         La evaluación de impacto ambiental

·         El sistema de control sobre el desarrollo de las actividades antrópicas

·         La educación ambiental

·         El sistema de diagnóstico e información ambiental  y

·         El régimen económico de promoción del desarrollo sustentable.

           Asimismo, su artículo 11 expresa que Toda obra o actividad que, en el territorio de la Nación, sea susceptible de degradar el ambiente, alguno de sus componentes, o afectar la calidad de vida de la población, en forma significativa, estará sujeta a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental, previo a su ejecución”.

          De lo enunciado precedentemente se observa que, una de las herramientas que se incorporan como prioritarias son las Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA). Pero ¿Qué es una EIA?

          Por EIA entendemos el “conjunto de estudios y sistemas técnicos que permiten estimar los efectos que la ejecución de determinado proyecto, obra, o actividad causa sobre el ambiente” Al respecto Echechurri y otros (2002) agregan, “es un procedimiento, instrumento de Gestión Ambiental que asegura un proceso de toma de decisiones adecuado al interés público”.

          Según Carballo (2001), el principal objetivo de la aplicación de la EIA, es, “revertir el deterioro y prevenir las futuras alteraciones ambientales negativas que provocan las acciones, programas, proyectos y políticas que aún no han introducido la dimensión ambiental; o se encuentren en una etapa inicial o heterogénea en la gestión ambiental de su territorio y recursos”.

          En cualquier proyecto, luego de la presentación de la EIA ante las autoridades competentes, las mismas deben realizar una Declaración de Impacto Ambiental, la que entendemos como un documento público emitido por la autoridad competente mediante el cual se revisan procedimientos y resultados, y se aprueba, condiciona o rechaza el proyecto (Echechurri, op cit)

          En líneas generales, en nuestro país el proceso de inserción de las EIA, puede sintetizarse por dos rasgos: por un lado, la repetición – a modo de “recetas”- de las técnicas y procedimientos sin que ellas contemplen las singularidades del territorio analizado (salvo excepciones); y, por otro lado, la escasa dimensión y alcance de las variables sociales en el análisis de los proyectos.

          Según Pereyra y otros (2001), en Argentina puede visualizarse una “carencia de un marco legal integral de EIA que armonice los procedimientos (...) Desde lo legal es común en este sentido que las legislaciones ambientales generales o de EIA en particular se centren en los aspectos físicos del ambiente especificando apartados tales como "del suelo", "de la atmósfera", "de las aguas", "de la flora", "de la fauna" etc, sin tener la misma consideración o minimizando "las cuestiones sociales".

          Y, en tal sentido, las EIA que analizaremos en los siguientes apartados y que hacen referencia a los emprendimientos realizados por las grandes empresas en el distrito de La Costa, no están exentas de estas características, a las que se le adicionarán otras particularidades que  las hacen por demás interesantes, desde el punto de vista analítico.

II. ESTUDIO DE CASO:

a) Despliegue y desembarco de redes de telecomunicación en el litoral marítimo argentino

          Nuestra área de estudio abarca una pequeña localidad del litoral marítimo bonaerense llamada Las Toninas, Partido de la Costa, Pcia. de Buenos Aires, lugar en el cual se materializan las principales infraestructuras básicas que hacen posible uno de los mayores adelantos de las denominadas nuevas tecnologías de telecomunicaciones, que requiere de grandes obras ingenieriles para su funcionamiento. (ver Mapa Nº 1)

MAPA Nº 1. Ubicación geográfica del área de estudio.

 

 

 


FUENTE: Elaboración propia en base a Vázquez, 2002.

          Es a partir de los años 90 del siglo XX que, debido a nuevos requerimientos mundiales sobre el aumento de las capacidades de transmisión de datos e información en materia de comunicaciones (Internet, comercio electrónico, videoconferencia, tele presencia), que se va a impulsar el desarrollo masivo de nuevas formas de conducir la información a través de cableados submarinos de fibra óptica, por intermedio de grandes empresas que realizarán considerables inversiones en el sector.

           En nuestro país, estas inversiones comienzan a concretarse a partir de mediados de los ’90, momento en el que arriba al territorio nacional, el primer sistema de cable submarino, denominado Unisur. A éste le seguirán otros tres (Atlantis II, Sac y Sam 1), que, rápidamente se irán modernizando, aumentando su capacidad y velocidad de transmisión, y, en algunos casos, variando sus recorridos. Todos estos sistemas tienen como destino y punto de convergencia territorial en la mencionada localidad de Las Toninas, lugar seleccionado como sitio ideal dado sus excelentes condiciones de accesibilidad a los grandes centros urbanos del país y dado las características topográficas favorables de su lecho marino y sus playas, entre otras.

           Vale la pena destacar que, estos cables atraviesan los océanos siguiendo unas trayectorias precisas que solo son conocidas por los navegantes que se valen de cartas náuticas actualizadas, monitoreadas celosamente por las grandes empresas inversoras por razones específicas de seguridad y que, al llegar a tierra firme, posibilitan la unión del país receptor con otros. En nuestro caso , Unisur une Argentina, Uruguay y Brasil; Atlantis II conecta Argentina, Brasil ,Senegal, Islas Canarias, España y Portugal; SAC recorre Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Panamá, Perú, Estados Unidos, Venezuela y Puerto Rico; y por último, SAM1, une Argentina,  Brasil, Puerto Rico, Estados Unidos, México, Guatemala, Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

          Pero ¿qué tipo de leyes y actores intervinientes y qué tipo de obras implican la llegada de estos sistemas de telecomunicaciones a nuestro país?

           En primer lugar, los marcos legales internacionales autorizan este despliegue de redes en la medida que las áreas oceánicas y sus fondos asociados, en la llamada “Alta Mar”, son considerados res comunnis (una cosa afectada al uso de todos), es decir que, representan un patrimonio común de la humanidad, como lo expresan ,claramente, los artículos 87 y 112 de la Convención de Jamaica de 1982 (CONVEMAR, madre de las normativas marítimas internacionales), donde se especifica que: “Todos los Estados tienen derecho a tender cables y tuberías submarinos en el lecho de la alta mar”.

           En segundo término, el paso de los cables por la Plataforma Continental y por la denominada Zona Económica Exclusiva, también es avalado por dichas normativas. Así, la CONVEMAR menciona que “todos los Estados tienen derecho a tender en la plataforma continental y en la ZEE cables submarinos”, aclarando que “El Estado ribereño, a reserva de su derecho a tomar medidas razonables para el control de la contaminación causada por cables, no podrá impedir el tendido o la conservación de tales cables”. (Art. 58 y 79).

          En lo que respecta al ingreso de los cables en el Mar Argentino, la esfera nacional puede autorizar el acceso de los mismos – previo permiso de paso- sobre los fondos marinos que se asocian al mar territorial, donde el estado tiene soberanía absoluta. Aquí, la CONVEMAR establece que los estados ribereños tienen derecho a establecer condiciones para la entrada de cables en su mar territorial, pero de ninguna manera puede obstruir dicho paso caratulado como “inofensivo”

          Por ultimo, en el sector playas, la llegada de los cables submarinos compromete la actuación de los sectores provincial y municipal.

           En cuanto al tipo de obras que se requieren para concretar estas instalaciones, se hace necesario construir, en tierra firme, estaciones de recepción y trasvase de información y realizar tareas que permitan la llegada segura y eficiente del sistema de redes (tendido del cable, enterramiento, instalación de tanquilla de empalme y banco de electrodos, etc.). Estas tareas comprometen a espacios públicos y privados cercanos e inmediatos al área de playas que, en el caso de la localidad argentina de Las Toninas, constituyen su mejor recurso y su mayor atracción y fuente de ingresos dado su orientación monoproductiva hacia el turismo de sol y playas. Así, por ejemplo, cuando el cableado submarino de aproxima desde la playa offshore hasta la playa frontal y llega a la zona de rompientes (a unos 120 mts de la costa), los mismos, son enterrados bajo el lecho marino a una profundidad aproximada que oscila entre 1,5 y 3 mts., mediante un sistema denominado jetting [1]. Ya, a partir de la zona superior de la playa frontal (zona intermareal) y pasando por la playa distal, se realizan zanjeos de 2 mts. de profundidad por donde se llevan los cables hasta las estaciones. En ese mismo sitio, se instalan las llamadas tanquillas de empalme o banco de electrodos, que no es más que la puesta a tierra del cable para que cierre el circuito eléctrico que alimenta los repetidores con el mar, a una profundidad de 10 mts. Por último, cuando los cables ingresan dentro de la trama urbana, lo hacen vía subterránea, para luego distribuirse a lo largo del país.

          Vale aclarar que, cuando estos sistemas arribaron a esta localidad, estuvieron acompañados de discursos oficiales y oficiosos que prometían insertar a la localidad en el mundo, otorgar mayores fuentes de empleos a sus habitantes y mejorar las condiciones de vida generales de la región; discursos que se fueron esfumando y promesas que nunca se hicieron realidad, como ya fuera explicitado en trabajos anteriores (Verón; E. 2004, 2005.). Contrariamente a lo esperado no solo no se generaron más empleos[2], ni se mejoraron las condiciones de vida generales de la población involucrada, sino que, paradojalmente, tampoco mejoraron las comunicaciones en el área, ya que, la localidad de Las Toninas aun no ha podido beneficiarse de todos los servicios que brindan estos sistemas , por ej. la disponibilidad de Banda Ancha.

          Mientras que los beneficios comunicacionales los capitalizan la metrópoli y los grandes centros urbanos nacionales y de países vecinos, los mayores beneficios económicos derivados de la comercialización de estos sistemas los capitalizan las grandes empresas transnacionales....pero ¿qué capitaliza el Partido de La Costa en general y la localidad de Las Toninas en particular?: sólo los perjuicios ambientales; capitaliza un ambiente potencialmente deteriorable y un futuro condicionado al ritmo que alcance dicho deterioro.

           Desde el punto de vista ambiental y dado que la red atraviesa espacios de distinta jurisdicción y competencia, se hace necesaria la intervención de diferentes autoridades que, en el caso de las obras emprendidas por las empresas en Las Toninas, involucran a la Secretaría de Política Ambiental de la Pcia. de Buenos Aires, al Dpto. de Costas y Medio Ambiente y a la Secretaria de Obras de la Municipalidad de La Costa, quienes deben controlar y supervisar dichas obras, según la normativa vigente. Este procedimiento se encuentra enmarcado dentro de la ley pcial Nro. 11723/95 (que entiende y regula los aspectos ambientales bonaerenses) y la Ordenanza Municipal Nro 1542/95 que establece , en su artículo 1 que: todo proyecto público o privado, consistente en la realización de nuevas obras o instalaciones o en la prestación de servicios que pudiesen afectar el ecosistema costero, dentro de la jurisdicción de la municipalidad de la Costa, deberán contar con una EIA previa y la declaración de impacto ambiental”.

           A esta altura de las formulaciones precedentes, y en un contexto temporoespacial en que el Estado en general ha apostado y apuesta a un proceso de descentralización como una forma de abandono de algunas de sus funciones otrora indelegables, nos preguntamos: ¿con qué instrumentos y con qué poder podría el distrito de la Costa, de 60.000 habitantes, enfrentar a los grandes grupos económicos? ¿ con qué fuerzas podría desafiar esta situación que pone en riesgo potencial a sus recursos ambientales más preciados?

           Una relectura de las explicitaciones anteriores nos permiten deducir que, la alternativa municipal estuvo encaminada a formular un marco legal acorde y una reestructuración institucional que pudiera, al menos, ejercer un determinado control y presión ante las acciones ejecutadas por las empresas en su propio territorio. En efecto, la aprobación de la Ord. Municipal Nro 1542/95 y la creación del Dpto. de Costas y Medio Ambiente emergen en sincronía con la llegada de los emprendimientos en cuestión, en un intento de protección ambiental local. Como lo expresara un ex empleado de una de las empresas propietarias de los cables “En el tema ambiental se mueven muchos intereses personales. Cuando se hizo, cuando se trajo el Unisur en el año 94` la municipalidad no estaba preparada, no tenía estructura ni nada para capitalizar de alguna manera la entrada del cable. Pero después como vino el Unisur, armaron una estructura”. Y, es a partir de la obligación de realizar las EIA que, estas grandes compañías ,van a tener que relacionarse – dando cuenta de sus acciones- de una forma más directa con el municipio.

           ¿Cómo fueron desarrollándose estas relaciones en base a los requerimientos planteados por el gobierno local?

b) Relaciones conflictivas entre poderes locales e internacionales entorno a las EIA.

           Las EIA realizadas entorno a estos emprendimientos  pueden estar sujetas a ciertos cuestionamientos por varios motivos. En cuanto a su realización, nos encontramos que :

a)      o bien son confeccionadas por consultoras que contratan las mismas empresas ,con  lo cual se pone en duda que, el contratado, incorpore en sus informes efectos negativos que puedan perjudicar los intereses económicos de quienes lo contratan, es decir, la “patronal”, o

b)      que, los encargados de llevarla a cabo, están íntimamente relacionados (relaciones de intereses y/ ó de subordinación política) con quienes toman la decisión de aprobarlas o desaprobarlas.

           Es Vital destacar que, de los cuatro sistemas que arribaron al país hasta el presente, solo 3 de ellas (Atlantis II, Sac y Sam1) realizaron EIA. Unisur no realizó ningún tipo de evaluación argumentando que la normativa municipal que obliga a la aplicación de este tipo de instrumento (la anteriormente mencionada Or Nro. 1542) es del año 1995 y las obras del sistema en cuestión habían comenzado a desarrollarse en el año anterior.

            En todos los casos, la realización de las EIA a las que estaban obligadas las empresas transnacionales fueron bastante “conflictivas[3], ya que fue necesario hacer formal una serie de notificaciones a las empresas (envíos de cartas documento, por ej. y otras medidas intimatorias semejantes) para que dichas EIA fueran ejecutadas.

           Para comenzar con el análisis de las EIA efectuadas y, para todos los casos, las empresas argumentaron que sus obras no causarían grandes impactos porque las mismas seguirían las mismas rutas y procedimientos que el proyecto. Unisur ya instalado y al que presentaban como un antecedente ....Antecedente no válido si recordamos – como explicitáramos anteriormente- que dicha empresa no presentó ninguna EIA .

          También es necesario remarcar que, dichas evaluaciones obviaron los aspectos sociales , teniendo como centro de atención exclusiva a las tareas de enterramiento de cables en playas, zonas de médanos y Avda. Costanera y su tendido hasta las estaciones de recepción y transmisión de cada una de las empresas y que, todas las EIA realizadas fueron aprobadas. Sin embargo, de los resultados obtenidos en el proceso evaluatorio, el municipio debió intimar a la empresa Atlantis II para que mude a terreno propio - previa ejecución de una EIA- el cableado y la batería de electrodos que, dicha empresa había enterrado- inicialmente- en la playa sin autorización municipal ni provincial. Pero la mencionada EIA resultó una mera formulación administrativa, en la medida en que, la misma, se realizó una vez finalizadas las obras.

            En lo que respecta a los resultados concretos que emanan de las Declaraciones de Impacto Ambiental realizadas por las autoridades provinciales y municipales para todos los emprendimientos involucrados, la etapa en la que se detectan mayores impactos negativos está asociada con la de la construcción propiamente dicha. En esa etapa se identificaron como las acciones más impactantes a las obras de zanjeo para la instalación del cable (tanto en playa como en el ejido urbano), a las obras para la tanquilla de empalme, a la alteración sobre la fauna, la flora y plancton del lugar, a la afectación de la calidad de las aguas costeras por posible contaminación, a la posible salida a la superficie del cable enterrado ante la acción de tormentas, o lluvias, entre otros. Asimismo, se estableció que las empresas debían capacitar a sus operarios, utilizar embarcaciones adecuadas, seleccionar las rutas en base a un estudio previo del lecho marino y costero, enterrar el cable en zonas donde hay peligro de enganches con redes de pesca, alertar a los usuarios marinos de su existencia, elaborar mapas con la ruta del tendido para entregárselos a los organismos interesados, realizar medidas de señalización adecuadas, y entregar al Departamento de Costas -cada 6 meses -perfiles de playa en los que se indique la trayectoria del cable, así como las variaciones de las costas y, cada 12 meses , elevar un informe del estado de los componentes físicos, biológicos y afines a la Secretaría de Política Ambiental.

             De estas medidas de mitigación impuestas a las empresas, pocas han sido las que efectivamente se han cumplido en tiempo y forma. Por caso, si consideramos la recomendación de generación de cartografía de precisión que indique la trayectoria del cableado como parte de un mecanismo de difusión de los aspectos de seguridad que esté al alcance de las instituciones interesadas, si bien se han elaborado cartas náuticas que indican el rumbo del mencionado tendido, es notable el desconocimiento que, sobre ello, tiene el personal local de ciertos organismos nacionales específicos que operan en la zona (ej. Prefectura Naval) [4]. Asimismo, y en lo que concierne a las entregas de los perfiles de playa y estado de las mismas cada 6 meses ante la Municipalidad, las empresas no las realizaron ni las realizan a término; un análisis secuencial de los informes efectivamente transferidos permiten reconocer, además, muchas imprecisiones llamativas, a saber:

a)      la mayor parte de los gráficos no especifican cuales son los recorridos del cableado

b)      los mapas no tienen referencia alguna ni escala, con lo cual resulta imposible realizar monitoreos de los posibles impactos por remoción de fondos. (Ver figuras 1, 2, 3)

 

 

 


Fuente: Dirección de Planeamiento. Municipalidad de la Costa.

Las figuras se corresponden con los perfiles entregados por las empresas a la Dirección de Planeamiento del Municipio de La Costa en Enero de 2005. En las mismas, se visualizan los perfiles de 2003 y 2004, vale decir, con mucho retraso a los plazos pautados inicialmente. Aquí  se pone en evidencia  la falta de referencias aludidas y, el recorrido del cable  aparece claramente en un solo caso (Fig. 1), pudiéndose inferir su existencia en otro perfil a partir del reconocimiento de una letra X .

            Como complemento, se debe remarcar que, dentro del ámbito municipal y de los sectores encargados de la sección medioambiental, encontramos ciertas reticencias para hablar sobre la temática específica y sobre las empresas en general......¿toma de conciencia de los poderes diferenciales involucrados en la relación?... Sin embargo, las entrevistas con empleados y ex empleados de las compañías fueron más abiertas y, en líneas generales, la mayor cantidad de respuestas obtenidas fueron proclives a defender las posturas de los actores hegemónicos y sus acciones.

“ .........El Jefe del Depto. de Costas y Medio Ambiente de la Municipalidad de la Costa se enojó. Un día pasó una inspección y vieron que se había movido medio metro cúbico de arena y nos hicieron una multa de 45 mil mangos” .....expresó ,irónicamente RC., para proseguir opinando sobre los problemas ambientales que la obra pudiera ocasionar... “No hay problemas ambientales!!. No hay contaminación, no hay nada, y.. las playas.. bueno, sí, nos metieron multas, pero eso es parte del gobierno de la provincia que quiere sacar su tajada, obvio. O sea, una empresa que está trayendo cables en el año 2001, con 400 millones de dólares, puede pagar una sanción. Se sabe que es gente poderosa y la contaminación, de última, es lo que puede pasar cuando este cable deje de funcionar dentro de 25 años. Bueno, ese es un problema; o lo dejas enterrado y que se vaya disolviendo de a poquito a lo largo de los siglos o levantas todo. En este caso, no se piensa levantar” [5].

 III. ALGUNAS RECAPITULACIONES Y REFLEXIONES FINALES

·         Las EIA realizadas en el ámbito local (localidad de Las Toninas) con relación a los macroproyectos de telecomunicaciones presentan las siguientes características:

a)      están en consonancia con el espíritu general que, hasta el presente, han tenido la mayor parte de las EIA en el país, es decir:

-          se han replicado las técnicas y procedimientos sin tener en cuenta las particularidades del área donde se aplican (en este caso, por poner solo un ejemplo, no se ha internalizado el concepto de litoral como un sistema complejo)

-          el concepto ambiente ha sido restringido a los componentes naturales y biofísicos, obviando los sociales.

b)      son cuestionables tanto en los procedimientos utilizados como en el cumplimiento de los plazos y formas pautadas para la entrega de los informes de actuación y monitoreo.

·         Si analizamos los ya transcriptos artículos Nro.11 de la Ley nacional del Ambiente y el Nro. 1 de la Ordenanza Municipal Nro. 1542/95 y los comparamos, contraponiendo –especialmente- sus frases finales....¿no entran ellos en franca contradicción o al menos en situación confusa, inhibiendo los procedimientos que de ellos se deriven? ....El primero, expresa que, toda obra susceptible a degradar el ambiente estará “sujeta a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental, previo a su ejecución”. Es decir que, antes de materializarse la obra, debe realizarse una evaluación a los fines de demostrar, justamente, los posibles impactos que devendrían si la misma se ejecuta. Sin embargo, la Ordenanza Municipal establece que todo proyecto consistente en la realización de nuevas obras que pudiesen afectar al ecosistema costero, “ deberán contar con una EIA previa y la declaración de impacto ambiental”. Nótese que no indica, expresamente, que esa EIA debe ser previa a la ejecución de las obras, sino previa a la declaración de impacto ambiental de la misma, lo cual resulta  una obviedad procedimental. A pesar de parecer una mera cuestión semántica, dicha ambigüedad interpretativa de la normativa puede ser manipulada según los intereses de turno de los agentes hegemónicos del sector.

·         Del análisis de los marcos normativos internacionales, se desprende que, los mismos, favorecen los intereses económicos de los agentes hegemónicos dado las distancias substanciales que existen entre centro y periferia en lo que respecta a la disponibilidad de recursos tecnológicos. Por otra parte y, a escala nacional ¿es fortuito que la Ley General del Ambiente no esté aún reglamentada? ¿o es una mera dilación que le permite -a esta instancia del estado- relegar algunas de sus obligaciones primarias delegándolas a las impotentes administraciones locales?

Y, ante esta situación, ¿con qué otro tipo de instrumentos que no sean los ambientales podría hacer frente un pequeño municipio a las grandes empresas transnacionales que tienen un respaldo de los principales poderes políticos de orden lógico superior?. Las únicas herramientas que dispone el ámbito municipal para trasformarse en un interlocutor válido que pueda enfrentar a los grandes poderes económicos en pos de la protección de su ambiente han estado circunscriptas, en el caso que nos ocupa, a la reforma institucional (creación de una unidad específica de inspección y control) y a las aristas medioambientales de ciertos marcos normativos locales. Y, si bien las EIA que se realizaron a partir de los proyectos materializados pueden ser cuestionadas , en general podemos decir que las mismas han sido  un instrumento válido para que los gobiernos locales como la Municipalidad de la Costa puedan ejercer cierto grado de presión, o control sobre estos grandes emprendimientos.

            Es que se trata de empresas poderosas....,empresas poderosas que no se preocupan y ocupan por el ambiente en general, y menos aún cuando, la parcela ambiental en consideración constituye un territorio apropiado de un país periférico...Empresas poderosas cuya racionalidad es instrumental, cuyo espíritu es rentístico y sus horizontes inmediatos se sitúan en el corto plazo, siguiendo a la lógica productiva dominante....El accionar esquivo del cumplimiento de las normas pautadas por el Estado (un Estado a todas luces débil y subordinado), resultan de gran utilidad para estas empresas a quienes poco le importan los perjuicios que su accionar pueda ocasionar en el ambiente (natural y social) donde desarrollan sus prácticas. Ellas obtendrán ganancias inmediatas y, el costo socioambiental que el deterioro demande en el mediano y largo plazo deberá ser afrontado por los espacios locales como externalidades económicas y políticas. Así, los pobladores de la localidad de Las Toninas, deberán  soportar -durante muchos años- los cableados submarinos degradándose sobre sus playas, el principal recurso ambiental que -hasta el presente- sostiene a su ya precaria situación socioeconómica.

BIBLIOGRAFIA

¨       ACHIET. (2001): “Latinoamérica en el punto de mira del sector del cable submarino”. Revista Temas Hoy. Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones.

¨       CARBALLO C, Y OTROS (2001) “Metodología y técnicas en evaluación ambiental de proyectos: aportes desde la perspectiva territorial” Bs. As.

¨       CARLOS, A. F. A.(2002) "Un pensamiento sobre la ciudad: algunas reflexiones". En  El ciudadano, la globalización y la geografía. Homenaje a Milton Santos. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, Universidad de Barcelona, vol. VI, núm. ISSN: 1138-9788

¨       CHAPLE M Y OTROS (1999) “Ciencias Geograficas y Gestion Ambiental: un proceso interactivo para el Desarrollo Sostenible” Instituto de Geografía Tropical Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, La Habana, Cuba.

¨       CONVENCIÓN DE GINEBRA (1958): “Convención de Ginebra sobre Mar Territorial y Zona Contigua, Alta Mar, Plataforma Continental y Pcipios. que regulan los Fondos Marinos”.

¨       CONVEMAR (1982) “Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del Mar”

¨       DADÓN J. (2000) “Gestión de sistemas de baja diversidad: las playas arenosas del noreste de la provincia de Buenos Aires”. En Mateuchi y otros Biodiversidad y Usos de la Tierra. Eudeba / Unesco. Bs. As.

¨       ECHECHURRI H., FERRARO R. Y OTROS (2000): “Gestión Ambiental y Desarrollo: Hacia una Agenda Verde para el Partido de la Costa”. Informe Final. GIA. CIAM. UNMP.

¨       ECHECHURRI H., FERRARO R. Y OTROS (2002): “ La Evaluación de Impacto Ambiental”. GIA. CIAM. UNMP

¨       ESTEVAN (1994),” La monetarización del medio Ambiente y ecologismo de mercado”.

¨       LEY GENERAL DEL AMBIENTE. Buenos Aires.

¨       LEY PROVINCIAL Nº  11723/95”

¨       LÓPEZ R. Y MARCOMINI S. (2001): “Método de Evaluación de Vulnerabilidad de Playa. Caso tipo Las Toninas”. Actas Congreso de Geología. Mar del Plata.

¨       MUNICIPALIDAD DE LA COSTA: Ordenanza Municipal Nº 1542/95.

¨       PEREYRA A (2001):”La dimensión social de la evaluación de impacto ambiental. De la Teoría a la Realidad”. Bs. As.

¨       REBORATTI C. (1996). “Teoría Ambiental del Territorio”, Materia M3 de Maestría en Gestión Ambiental del Desarrollo Urbano (GADU), CIAM, FAUD, UNMDP,

¨       REBOTATTI C. (1999) “Ambiente y sociedad: conceptos y relaciones”. Ed Ariel.

¨       REVISTA ELECTRÓNICA. (1993) La Fibra Óptica”  Revista Nº 3

¨       SANTOS, M (1996). “Metamorfosis del espacio habitado”, Ed. Oikos-tau, Barcelona.

¨       SANTOS M. (1996). “De la totalidad al lugar” oikos. Barcelona.

¨       SCALISE A. E ICHAZO, G. (2001): “Evaluación de Impacto de Instalación Planta Fibra Óptica Las Toninas”. Empresa Silicon Road para Telefónica. Bs. As.

¨       TELEFÓNICA SA (1997, 1999) “Gacetillas de Prensa”. Madrid

¨       UIT (2005). “Redes Submarinas de Fibra óptica”. Módulos 1, 2, 3, y 4 realizados por el Ing M delasotta en el marco del curso de capacitación profesional. Suiza.

¨       VERÓN E.(2004): “ La Estación de Amarre de Fibra Óptica en la localidad de Las Toninas, Partido de la Costa. Representaciones Sociales y Problemáticas Socioambientales”. “VI Jornadas de Investigación del Departamento de Geografía”. Facultad de Humanidades. Departamento de Geografía. UNMP.  ISBN Nº  987-544-130-9 Publicación en CD Room. 5 Pág. Mar del Plata

¨       VERÓN E.: “Espacios Locales versus Megaproyectos Internacionales. El caso de la estación de amarre de fibra óptica en la localidad de Las Toninas, provincia de Buenos Aires. Un análisis desde las Representaciones Sociales”. “VII Encuentro Internacional de Humboldt”. Centro de Estudios A. V. Humboldt. Septiembre de 2005. Merlo, San Luis



[1] El Jetting es un sistema por el cual se “tira” un chorro fuerte de aire que remueve la arena, produciendo una especie de zanja aprovechándose para apoyar el cable y que quede enterrado.

[2] El escaso personal contratado fue altamente calificado y proveniente de otros lugares del país.

[3]  Textual respuesta del ex Director del Dpto. de Costas y Medio Ambiente de la Municipalidad de la Costa.

[4] Al respecto se realizaron entrevistas al personal con destino en Prefectura Naval Argentina Delegación Santa Teresita y Las Toninas, mostrándose interesados en obtener  la información pertinente

[5] En base a entrevista realizada a ex empleado de Telefónica y Global Crossing.

 


Ponencia presentada en el Simposio "Ambiente y Política". Octavo Encuentro Internacional Humboldt. Colón, Entre Ríos, Argentina. Miércoles 27 de noviembre de 2006.