Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1941 al 1960 
AsuntoAutor
457/06 - ESPAÇO E Encuentr
458/06 - IX ENCONT Encuentr
459/06 - OS ESPAÇO Encuentr
460/06 - LOS RECUP Encuentr
461/06 - Liebig's Encuentr
462/06 - LA ARGENT Encuentr
463/06 - QUEM É O Encuentr
465/06 - Cartograf Encuentr
464/06 - IX ENCONT Encuentr
466/06 - NUEVOS ES Encuentr
467/06 - NOVENO EN Encuentr
468/06 - IX ENCONT Encuentr
469/06 - El Accion Encuentr
470/06 - CONFERENC Encuentr
471/06 - BALLET IS Encuentr
472/06 - Ecología Encuentr
473/06 - CAPITAL S Encuentr
474/06 - TELECOMUN Encuentr
475/06 - La Geopol Encuentr
MARTES 12 - 12HS - Anamá Ma
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2004     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 470/06 - CONFERENCIA "FERROCARRILES, SU IMPORTANCIA GEOECONÓMICA"
Fecha:Martes, 21 de Noviembre, 2006  09:00:02 (-0300)
Autor:Encuentro Humboldt <encuentrohumboldt @..................ar>

CONFERENCIA "FERROCARRILES, SU IMPORTANCIA GEOECONÓMICA"
 


En el marco de la Cátedra de América Latina, Domitila Barrios de Chungara, se realizó la conferencia de Juan Carlos Cena sobre el tema "Ferrocarriles, su importancia geoeconómica".

 

 

Son algunos pasajes de su intervención:


"Hoy, el Estado Nacional Argentino es el responsable de esta tragedia nacional. Se expulsaron 85.000 trabajadores de los ferrocarriles, más los trabajadores que laboraban en las firmas proveedoras, de vagones, vagonetas, fundiciones, rectificadoras y otras especialidades. En total, más de 130.000 trabajadores ligados al ferrocarril pasaron a engrosar el ejército de desocupados, es decir, fue un genocidio silencioso, se convirtieron en desaparecidos sociales. Se clausuraron ramales dejando amplias zonas de nuestra geografía sin comunicación, agua, intercambio de mercancías, desapareciendo la interconexión entre zonas y poblaciones, en consecuencia sobrevino la destructuración territorial y con ella la ruina de las economías regionales.


Se vaciaron de pobladores 870 pueblos, se transformaron en zonas fantasmales. Comenzaban las corrientes migratorias, del campo a las ciudades. Estas, iban ocupando estaciones deshabitadas, vagones, coches, playas de maniobras, instalaciones ferroviarias, las periferias de las grandes ciudades: iban en busca de los sobrantes, del mendrugo miserable. El paisaje cambiaba, de la movilidad ferroviaria a la quietud de la desolación y la miseria.

 

Podemos decir, arriesgando una definición pero que no es absoluta, que el Estado es el estado de poder entre las clases sociales; es decir, es poder. Luego está el aparato del Estado con sus leyes, instituciones que hacen al régimen y al gobierno. Definir el Estado en su doble función: poder y hegemonía.

Al adentrarnos en la verdadera naturaleza del Estado, uno va descubriendo que El Estado es una herramienta de la clase dominante, no es un Estado árbitro entre las clases sociales como dicen algunos intelectuales progresistas. Quienes poseen el poder en la actualidad administran el Estado a través de sus funcionarios y políticos. En Argentina el poder sobre el Estado lo ejerció, casi siempre, la oligarquía.

Aparecen los beneficiarios del destrozo inducido del ferrocarril, nos muestran que sus servicios no pueden prestar, en la actualidad, un servicio público. Nos muestran que, no sólo, no cumplen un rol social, es decir que sea un beneficio público. No existe una comunidad que pueda ser beneficiada por la existencia de esta modalidad de transporte, es decir, privado con fines de lucro. Estamos hablando de los trenes en manos de las concesionarias del transporte automotor y de camiones que están al servicio de los intereses del capitalismo y buscan las mejores ganancias: Un camión perjudica igual que el peso de 50.000 autos. El costo de construcción de un kilómetro de una ruta de dos carriles es aproximadamente de 250.000 dólares. Debiendo ser reconstruida cada 7 años.

La construcción de un kilómetro de vía férrea es aproximadamente de 205.000 dólares y es apta para circular en ambas direcciones, con una vida útil de 30 años, con solo mantenimiento liviano.


Con el golpe de estado en 1955 comenzó la desnacionalización de los ferrocarriles y la avanzada sobre los trabajadores ferroviarios. A partir de aquí vino la debacle y ésta continuó hasta su pulverización actual, con el beneplácito de una sociedad que prefirió esperar que la copa del derrame vertiera algo que esperaban: manjares, dineros y fortunas que jamás llegaron: 'Todo fue programado, nada fue dejado al azar. Desde 1955 en adelante, una política implementada desde los laberintos del Poder, lugar donde se maneja la administración del Estado se implementó este mandato. Ningún gobierno 'democrático', hasta la fecha, detuvo esta política diseñada después del golpe de estado de 1955.

 

Los intentos continuaron a través de otras maneras en forma permanente y sistemática. Ferrocarriles Argentinos fue perdiendo participación en el mercado nacional de transporte por la competencia desleal del camión (transporte de carga) y ómnibus (pasajeros). Este tipo de transporte tiene subsidios a través de los bajos costos del gasoil, además no asumen el costo de construcción y mantenimiento de los caminos, el Estado los beneficia a través de Vialidad Nacional a diferencia del ferrocarril que corre con sus propios costos de mantenimiento de su infraestructura.

Las cifras desnudan cómo se fue dando la avanzada para la destrucción total del Sistema Integrado de Transporte Ferroviario, Industrias y Comunicaciones que llegó a tener su pico más alto en transportar mercaderías y pasajeros en 1950 y también supo tener 220.000 obreros y trabajadores que laboraban en Ferrocarriles Argentinos, además de las industrias colaterales que abastecían al transporte ferroviario, con miles de familias que tenían un trabajo y salario seguro.

 

La participación del ferrocarril en el transporte de carga era del 28% en 1965 y el 16% en 1985; en el transporte de pasajeros cayó del 52% al 21% entre esos mismos años.

 

Por otro lado, los que antes viajaban en tren ahora lo hacen en ómnibus, los que se benefician de este traslado están claros: el transporte automotor que desde el punto de vista del precio del pasaje es más costoso que el ferrocarril, menos seguro, más contaminante, desgasta las rutas que pagamos todos. Es muy claro, las ganancias tienen una sola dirección y una sola proyección de intereses, los perjudicados son los pobladores de los pueblos abandonados, los trabajadores y los intereses de la nación: Todos los pasajeros de larga distancia fueron a parar al transporte automotor (ómnibus), la carga al camión, como consecuencia de ello, aumentaron las muertes diarias en rutas: 100 por día a la fecha. Han aparecido los pueblos fantasmas por la ausencia del agua que transportaba el ferrocarril y ese único medio de acarreo de la zona, o han cerrado sus pozos, hay 870 en total (hasta ahora), concentrándose este fenómeno en el norte y otros en el sur del país, en plena pampa bonaerense.

 

Es real, el sistema capitalista es insensible, por ende, el pedido de capital humanizado pierde contenido cuando nos involucramos con lo acaecido con las empresas del Estado nacional y de nuestra América Latina, pero esencialmente el destino del ferrocarril, ese gran sistema social integrado que recorrió el país llevando agua, combatiendo las plagas y uniendo poblaciones, llevando comunicaciones y enlaces, haciendo llenar de alegrías a los pobladores con el sonido de su silbato. Inundando de salud con los trenes sanitarios. Trasladando cultura y arte en su Tren de las Artes. Ya nada es igual, hay un ferrocarril presente, éste, de la ciudad, donde se viaja peor y se paga millones en subsidios. Donde los clientes actuales, ya no son usuarios, se visten de vacas para mostrar que se viaja peor que ganado en este tiempo.

 

El ausente que está representado por los pueblos fantasmas. Las realidades ahogadas por su falta, las vías muertas y oxidadas de aguardar…

Por ello pensar en el Sistema Integrado de Transporte Ferroviario, Industria y Comunicaciones no es una utopía, sino un objetivo claramente realizable y nacional.

 

Todo es recuperable, lo técnico se recupera, las vías se recuperan, las estaciones, los talleres, los almacenes, las locomotoras, los vagones y coches de pasajeros se recuperan. Todo es recuperable, lo que no se puede recuperar es el elemento humano…"

 


Cátedra de América Latina "Domitila Barrios de Chungara". Octavo Encuentro Internacional Humboldt. Colón, Entre Ríos, Argentina. Martes 26 de setiembre de 2006.