Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1541 al 1560 
AsuntoAutor
63/06 - DISTANCIAS Centro H
64/06 - MONUMENTO Centro H
65/06 - UN IRREVER Centro H
66/06 - SOBRE EL H Centro H
67/06 - PARQUE NAC Centro H
68/06 - SOBRE EL P Centro H
69/06 - CARACTERÍS Centro H
70/06 - RECURSOS C Centro H
71/06 - TURISMO EN Centro H
72/06 - Es el cama Centro H
73/06 - LA LEYENDA Centro H
74/06 - TIERRA ROJ Centro H
75/06 - El “Retorn Centro H
76/06 - EJES TEMÁT Centro H
77/06 - COORDINACI Centro H
78/06 - PRESENTACI Centro H
79/06 - AUSPICIOS Centro H
80/06 - INFORMACIÓ Centro H
81/06 - 2da circul Centro H
82/06 - VUELOS PUE Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1583     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 66/06 - SOBRE EL HORNERO
Fecha:Miercoles, 12 de Abril, 2006  02:39:11 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

Gráficos circulares

SOBRE EL HORNERO

 

 

 

El hornero es una de las aves más conocidas de la Argentina, sobre todo por su particular nido de barro, de forma parecida a un horno de pan, que construye y ubica, en general, en lugares bien visibles como árboles, cornisas, postes, etc.
Su plumaje es poco colorido. En sus partes superiores es de color pardo castaño, con la cola y cuello rojizos, garganta blanca, pecho pardo claro y vientre blancuzco.

 

 

Sus alas son cortas y redondeadas; tiene cola larga y pico en general más largo que la cabeza. No presenta diferencias entre ambos sexos en cuanto a color del plumaje y tamaño.
Se lo encuentra en zonas rurales, como en chacras, bosques y matorrales y en los parques, plazas y jardines de las zonas urbanas.
Le gusta mucho andar en la tierra, lo hace en forma muy elegante, dando pasitos sin temerle a la presencia del hombre.

 

 

Cuenta la anécdota que en el año 1928, un conocido diario de Buenos Aires, Argentina, hizo una encuesta entre los chicos de las escuelas primarias. El objetivo era determinar, entre casi 1000 pájaros candidatos, cuál debería ser considerada, por sus características y cualidades, el "Ave de la Patria".
El hornero triunfó en la encuesta.
Así fue como, desde entonces, el hornero merece el título de "Ave de la Patria" porque según los chicos argentinos de aquella época: “habita en la mayor parte de nuestro inmenso país y posee más cualidades juntas que cualquier otro pájaro”.

 

El hornero come sobre todo insectos: lombrices, hormigas, mariposas y larvas de mariposas, gusanos, arañas, langostas, escarabajos, y otros invertebrados que captura mientras camina buscando entre las hojas o en los campos arados. Así es como el hornero colabora con los agricultores eliminando los insectos perjudiciales para las plantas. El vuelo del hornero generalmente es alrededor del nido, cuando sale a buscar materiales para su construcción o alimento para los pichones, nunca se aleja de su “hogar”.

 

Durante la primavera, en la época de cortejo, el hornero canta a dúo con su pareja, emitiendo trinos agudos, alegres, claros y armoniosos. Mientras cantan mantienen sus alas caídas, el cuello extendido y la cola abierta.
Continúan cantando todo el año para reforzar el vínculo, y tienen además un grito de alarma que emiten ante la presencia de sus posibles depredadores.

 

 

El criollo consideró siempre de buen augurio que el hornero anidara sobre el techo de su rancho o en algún poste o árbol de su terreno.
El hornero es también de excelente augurio para el agricultor, ya que cuando hace su nido en los árboles cerca de una casa, según las creencias populares, la tierra dará abundantes frutos.

 

Como ves, el hornero es considerado un “pájaro de buen agüero”, es decir que trae “buena suerte”. Es querido y respetado por ser símbolo de laboriosidad, y ha sido, además, fuente de inspiración de muchos poetas.

 

 

 

Este pájaro se llama hornero porque construye un nido en forma de horno. Lo ubica en ramas gruesas de árboles, postes de alambrados y techos de casas. Los dos miembros de la pareja intervienen en la edificación del “hogar”.
Las paredes del nido están hechas de barro, mezclado con pajitas y ramas que llevan con su pico, trabajando durante todo el día.
Si bien estas “casas” están a la intemperie, permanecen en buen estado por mucho tiempo, ya que son muy sólidas.

 

El hornero comienza a construir su nido en el otoño, en época de lluvias, ya que necesita barro para hacerlo. Demora de 6 a 8 días en finalizarlo.
Tiene forma redondeada con una entrada ovalada y una división interna que forma como una “habitación” que la pareja tapiza con plumas y hojitas, para darle calor a los huevos.
Aunque los nidos pueden conservarse durante 2 o 3 años, la familia lo usa solamente una vez.

 

Cuando los pichones lo abandonan también lo abandonan sus padres, quienes construyen una nueva casa para la próxima temporada y a veces hasta 2 nidos nuevos (uno encima del otro).
Luego de ser abandonado, el nido del hornero suele ser aprovechado por otras aves, tales como golondrinas, jilgueros y gorriones.

 

 

Octavo Encuentro Internacional Humboldt. Colón, Entre Ríos – Argentina. 25 al 29 de setiembre de 2006.