Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1457 al 1476 
AsuntoAutor
448/05 - OCTAVO EN Centro H
449/05 - JARDINES Centro H
450/05 - A LA HORA Centro H
451/05 - AVENIDA D Centro H
452/05 - DEGRADACI Centro H
453/05 - REVITALIZ Centro H
454/05 - Algunas c Centro H
455/05 - OCUPACION Centro H
456/05 - LOTEAMENT Centro H
457/05 - Participa Centro H
458/05 - CONFRATER Centro H
459/05 - TERRITORI Centro H
460/05 - LA PROBLE Centro H
461/05 - Vivienda Centro H
462/05 - LA EVOLUC Centro H
463/05 - CALIDAD D Centro H
464/05 - La morbil Centro H
465/05 - EFECTOS D Centro H
466/05 - ESTUDIO D Centro H
467/05 - DESPEDIDA Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1509     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 461/05 - Vivienda y segregación socio-espacial en Ba hía Blanca 1991-2004
Fecha:Domingo, 25 de Diciembre, 2005  19:42:56 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

Vivienda y segregación socio-espacial en Bahía Blanca 1991-2004

 

                                                                              Lic. María Belén Prieto1

                                                                         Dra. Nidia Formiga2

                                                                                   Departamento de Geografía y Turismo

 

INTRODUCCIÓN

 

El proceso de urbanización registrado en las últimas décadas en Bahía Blanca, ha dado lugar a la estructuración de espacios bien diferenciados en cuanto a infraestructura básica de servicios, equipamiento comunitario y calidad de las viviendas. Así se conforman espacios fragmentados que ponen en evidencia los problemas habitacionales que enfrentan las familias de menores recursos económicos,  emplazados en áreas periféricas.

La hegemonía del mercado inmobiliario expulsó hacia la periferia de las ciudades a los grupos poblacionales más postergadas, determinando diversas formas de segregación espacial y social. En forma paralela crece el déficit habitacional y las políticas implementadas por el Estado contribuyen socialmente a la segregación.

La participación de los agentes en el mercado inmobiliario va generando distintas áreas y quienes carecen de los recursos necesarios, producen ciudad al margen de los circuitos formales, como explica Miltón Santos, de modo que los procesos de producción y apropiación del espacio dan lugar a la exclusión y a la marginalidad. La exclusión esta dada por no poder participar formalmente en la construcción de la ciudad. Por su parte, la segregación, en sentido espacial, se corresponde con aquellos sectores pobres que se localizan  en las áreas más inadecuadas, en términos de habitabilidad.

Vinuesa y Vidal explican que “...la segregación social que, sobre todo a través del mercado de la vivienda, acaba diferenciando la estructura interna de las ciudades, vuelve a poner de manifiesto la utilización que se hace del espacio que, de ser un elemento socialmente neutro, pasa a contribuir en las situaciones de desigualdad e injusticia...” (1991, pp187).

El propósito de la presente investigación pretende iniciar un diagnóstico de los hogares en condiciones habitacionales deficitarias, sobre la base de los censos nacionales de 1991 y 2001, para establecer los cambios que se evidencian en el período intercensal, como así también la actualización de la información a través del “Programa de Conocimiento de las necesidades habitacionales en el Partido de Bahía Blanca”; llevado a cabo por el municipio local en octubre-noviembre de 2004, centrando el interés del análisis en el sector sur de la ciudad de Bahía Blanca.

Este trabajo se realiza en el marco del Proyecto de Investigación "Factores de cambio en la estructura urbana y dinámica económica bahiense" que se desarrolla en el Departamento de Geografía y Turismo de la Universidad Nacional del Sur.

 

La diferenciación residencial y la calidad de vida

 

La estructura urbana pone de manifiesto los distintos modos de apropiación del espacio urbano, producto de las innumerables relaciones que se establecen entre componentes de tipo económico, político y social, que inciden en el accionar de los agentes, tanto públicos como privados.

Como consecuencia de lo anterior, el espacio urbano se fragmenta como resultado de los intereses que guían a los agentes intervinientes. “...Este juego de intereses diferentes genera los procesos de producción y apropiación del espacio, dando lugar a la exclusión y a la segregación...” (Formiga y Gárriz, 2000, pp177).  

Como expresa Miltón Santos (1999, pp151) “...en el espacio urbano fragmentado, diferenciado, heterogéneo, se materializan los procesos de producción llevados a cabo por los distintos agentes intervinientes y las temporalidades ligadas a ellos...”.

Como dice Souza “...el espacio fragmentado es por excelencia el espacio de la ciudad, el espacio de la heterogeneidad, de los valores diferenciales, de la segregación...” (Souza, 1996, pp59), los cuales quedan materializados en la distribución de áreas residenciales que presentan fuertes contrastes en términos de calidad de vida.

El deterioro en las condiciones de empleo ha intensificado las problemáticas que afectan la calidad de vida de los habitantes en las áreas marginales en la ciudad, agravando la situación habitacional y la pobreza.

Sin duda la problemática habitacional constituye el aspecto más relevante por su incidencia en la calidad de vida de sus habitantes.  Tomando las palabras de Beatriz Cuenya “...la pobreza habitacional puede describirse por el hacinamiento, la precariedad, la insalubridad, la segregación espacial. Esto es, la ausencia de un conjunto de condiciones que, en cada momento histórico y en cada sociedad, se consideran necesarios para la subsistencia...” (Cuenya, 1994).

La segregación residencial significa ante todo distanciamiento y separación de grupos de población de una comunidad. Según lo expresa Clichevsky (2000,pp 8-9) pueden concentrarse en segregación localizada o socio espacial, cuando un sector o grupo social se halla concentrado en una zona específica de la ciudad, conformando áreas socialmente homogéneas; y segregación excluyente, cuando existe ausencia de integración de grupos sociales en espacios comunes o entre grupos.

En síntesis se puede afirmar que todas estas situaciones generan exclusión socioespacial y que se establece una clara relación entre la pobreza que experimentan estas áreas marginales en las ciudades y las condiciones existentes en el mercado de trabajo.

 

                            POBREZA                                                       EMPLEO INFORMAL

                                                                                                       

 

                                      

                                                        EXCLUSIÓN SOCIAL

                                                   

CONCEPTOS RELATIVOS AL DÉFICIT HABITACIONAL

 

El concepto de déficit habitacional se refiere a necesidades insatisfechas  respecto a la vivienda, distinguiendo dos dimensiones: la cuantitativa y la cualitativa. (CELADE: 17).

El déficit cuantitativo se refiere a los requerimientos de unidades de vivienda y en principio está dado por la diferencia entre la cantidad de hogares y la cantidad de viviendas. Se agregan los requerimientos de nuevas unidades derivadas de hogares que habitan en viviendas precarias en condiciones irrecuperables. Lo frecuente para este cómputo es tomar en consideración la cantidad de viviendas ocupadas.

El déficit cualitativo corresponde a las viviendas que presentan precariedad en sus condiciones constructivas, deficiencias en la provisión de servicios básicos o falta de espacio de acuerdo al tamaño del hogar. En general, no supone unidades nuevas sino el mejoramiento y/o completamiento de las viviendas existentes.

 

La fuente principal para abordar este tipo de estudios corresponde a  los censos nacionales. Una limitación importante es la forma en que está disponible la información, ya que con los cuadros publicados sólo se pueden realizar estudios básicos. Para análisis más complejos es preciso procesar las bases de datos censales, que permite la selección y  definición de nuevas variables y realizar cruces para el estudio de la composición de los hogares, según tipo de vivienda, así como el tratamiento por unidades espaciales menores. Para este trabajo se adoptaron como base los conceptos definidos  por INDEC para los censos de 1991 y 2001.

 

Vivienda particular: recinto  de alojamiento estructuralmente separado e independiente, destinado a alojar uno o más hogares censales particulares, o que, aún cuando no estuviera originariamente destinado a ese fin, fue así utilizado el día del Censo.

Hogar: grupo de personas, parientes o no, que viven bajo un mismo techo de acuerdo con un régimen familiar, es decir, comparten sus gastos de alimentación. Las personas que viven solas constituyen un hogar. 

 

Para comparar los datos censales de 1991 y 2001, fue preciso establecer algunos criterios metodológicos. 

En primer lugar,  en 1991 se relevaron por separado vivienda y hogares, pero en 2001 no se relevó el número de viviendas, por lo tanto no se puede calcular el indicador de hacinamiento de hogares (más de un hogar por vivienda) y es un aspecto importante que no pudo ser considerado en la identificación de situaciones habitacionales deficitarias.

En segundo lugar, respecto al hacinamiento por cuarto, se acepta de manera generalizada como un criterio adecuado de hacinamiento más de dos personas por cuarto. Este dato se obtiene del estudio Situación Habitacional para 2001, de la Dirección de Políticas Habitacionales, que corresponde a un tabulado especial de los datos censales. Se considerará como situaciones más críticas las correspondientes a más de 3  personas por cuarto.

En síntesis, para este estudio se consideran situaciones habitacionales deficitarias (R. Argentina, 1996; Martínez, 1998) las siguientes:

·        Hogares en viviendas irrecuperables: en viviendas que por la calidad de los materiales con que han sido construidas, son irrecuperables  y deberían ser reemplazadas por nuevas unidades de vivienda. Comprende  las viviendas identificadas como precarias: ranchos, casillas, locales no construidos para fines habitacionales y vivienda móvil.

·        Hogares en viviendas recuperables: viviendas que si bien presentan rasgos de precariedad (falta de terminaciones, carencia de instalaciones sanitarias) pueden ser recuperadas mediante obras de refacción o completamiento. Se incluyen en esta categoría Casas B y pieza/s en inquilinato.

·        Hogares con hacinamiento por cuarto: habitan buenas viviendas (casas A y departamentos) pero que, por su tamaño, resultan inadecuadas. Se considera que  una relación superior a 2 personas por cuarto corresponde a situaciones de  hacinamiento y promiscuidad. Se adoptan dos criterios: a) más de 2 personas por cuarto, y b) 3 y más personas por cuarto.

 

PRECARIEDAD DE LA VIVIENDA

 

Como ya se ha indicado, este primer indicador está relacionado, sobre todo, con las características físicas, materiales de la vivienda. Se distinguen los siguientes tipos de viviendas:

·        Viviendas no deficitarias: Departamentos y Casas A

·        Viviendas deficitarias: Casas B, Pieza/s en Inquilinato y Viviendas Precarias (rancho, casilla, local no construido para habitación y vivienda móvil).

 

Otros o desconocidos y Pieza/s de hotel no fueron consideradas por no disponer de mayor información, especialmente sobre características constructivas.

 

Características de los tipos de vivienda que se asumen como deficitarios

Se toma como base las definiciones establecidas en los censos  de 1991  y 2001.

 

a. Viviendas recuperables

Casa tipo B  Se refiere a todas las casas que cumplen por lo menos con una de las siguientes condiciones[1]:

¨      tienen piso de tierra o ladrillo suelto u otro material (no tienen piso de cerámica, baldosa, mosaico, mármol, madera o alfombrado) [En 1991  era más restrictivo porque se agregan que no sea plástico, cemento o ladrillo fijo],

¨      no tienen provisión de agua por cañería dentro de la vivienda, o

¨      no disponen de inodoro [retrete en 1991] con descarga de agua.

Es importante tener en cuenta que una gran parte de las viviendas de este tipo se podría  recuperar, posiblemente, con una inversión mínima.

 

Pieza/s en inquilinato: siguiendo los criterios establecidos por la Subsecretaría de Desarrollo Social y Vivienda, se incluyen los inquilinatos dentro de las viviendas recuperables. De acuerdo a la definición el inquilinato (o conventillo) es un edificio que ha sido construido o remodelado deliberadamente para contener varias piezas que tienen salida a uno o más espacios de uso común, con la finalidad de alojar en forma permanente hogares en calidad de inquilinos. Generalmente tiene baño/s y/o cocinas que se usan en forma compartida. Esto no excluye que alguna de las  habitaciones cuente con baño y/o cocina propio/s.

 

b. Viviendas irrecuperables

Aquí se incluyen las categorías que representan condiciones graves de habitabilidad.

 

Rancho: En 1991 se estableció una sola categoría rancho o casilla, aunque se definía  el rancho como propio de área rurales y la casilla propia de áreas rurales. En 2001 se establecen como categorías separadas y se define  rancho una vivienda generalmente con paredes de adobe, piso de tierra y techo de chapa o paja, característica de áreas rurales.  

 

Casilla: como categoría separada en 2001 se define como habitualmente construida con materiales de baja calidad o de desecho, característica de áreas urbanas.

 

Local no construido para habitación: corresponde  a galpones, garajes, negocios, etc. habitados por hogares la noche de referencia del censo. Aquellos lugares que no han sido construidos originalmente para que vivan personas como fábricas, galpones, locales comerciales, edificios públicos, graneros, etc.[2] 

 

Vivienda móvil: comprende embarcaciones, casas rodantes, etc., habitados por hogares la noche de referencia del censo. 

 

CONDICIONES HABITACIONALES DEFICITARIAS EN EL PARTIDO DE BAHÍA BLANCA    1991-2001

 

La situación habitacional del Partido de Bahía Blanca  se analiza a partir de la información aportada por los  Censos Nacionales de 2001 (C 4.8.7) y  de 1991, Serie B Nº 2 TI (C V8-D).

La información básica corresponde a los hogares particulares por tipo de vivienda y hacinamiento por cuarto,  que  sintetiza los principales indicadores del déficit de vivienda.  En el análisis de los datos es necesario tomar en cuenta, que la unidad está referida a hogares y no viviendas. De manera que para la determinación del déficit se establece la correspondencia 1 hogar = 1 vivienda.

 

Viviendas deficitarias

En el Partido de Bahía Blanca se tiene que las condiciones materiales inadecuadas de habitación  afectan a 5.762 hogares, que representan  un 6,5% del total, de los cuales los que habitan en casas tipo B, en gran parte recuperables, alcanzan  a 4.204 y representan la mayor proporción (Cuadro 1). De allí que las condiciones más críticas identificadas afectan a  1202 hogares,  que habitan los tipos de vivienda precaria no recuperables. Se observa una disminución en el total de hogares  afectados, respecto de 1991, así como en la proporción que representan. Estos valores indican  condiciones menos graves que las existentes a escala nacional, así como en gran parte de las jurisdicciones, de manera que puede resultar más factible alcanzar soluciones adecuadas en un plazo no muy lejano.

 

  Cuadro 1  Situación habitacional de hogares particulares. Partido de Bahía Blanca   1991-2001

 

Condición de vivienda

1991

2001

 

Hogares

%

Hogares

%

Total de hogares

81.666

100

88.260

100

 

 

 

 

 

No deficitaria

73.756

90,3

82.418

93,4

Casas A

53.384

65,4

63.263

71,7

Departamentos

20.372

24,9

19.155

21,7

 

 

 

 

 

Deficitarias

6.530

8,0

5.762

6,5

Recuperables

5.091

6,2

4.560

5,2

Casas B

4.496

5,5

4.204

4,8

Pieza/s Inquilinato

595

0,7

356

0,4

Irrecuperables

1.439

1,8

1.202

1,4

Rancho

1.125

1,4

414

0,5

Casilla

 

 

612

0,7

Local n/const. p/hab.

271

0,3

158

0,2

Vivienda móvil

43

0,1

18

0,0

 

 

 

 

 

Otras

1380

1,7

80

0,1

Pieza/s hotel o pensión

272

0,3

80

0,1

Otros y desconocido

1108

1,4

 

 

Fuente: INDEC, Censo Nacional de Población y Vivienda 1991 y Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001.

 
Hacinamiento

La situación es diferente en cuanto al hacinamiento, según el tipo de vivienda. En este cálculo hay que tomar  en cuenta   que  en el caso de casas tipo A es posible  obtener soluciones satisfactorias, en un alto porcentaje, mediante ampliaciones y mejoras de las mismas unidades habitacionales. La opción más restrictiva y crítica, es adoptar más de 3 personas por cuarto.

 

Cuadro 2  Hacinamiento por cuarto en hogares particulares.  Partido de Bahía Blanca 1991 - 2001

 

Hacinamiento

1991

 

2001

 

 

Hogares

%

Hogares

%

Total de hogares

81.666

100

88.260

100

 

 

 

 

 

Con hacinamiento por cuarto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de 2 personas por cuarto (a)

6.042

7,4

4.119

4,7

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

más de 3 personas por cuarto (b)

2.264

2,8

1.162

1,3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(a)    Según  Informe Situación Habitacional  p.47

(b)    INDEC, Censo Nacional de Población y Vivienda 1991 y Censo Nacional de Población, Hogares y  

 Viviendas 2001.

 

Se observa una fuerte reducción  respecto a 1991 (Cuadro 2), en la proporción de hogares del Partido afectados por hacinamiento, tomando el criterio de más de 2 personas por cuarto, aunque todavía representa el 4,7 % de los hogares, una proporción importante. Sin embargo, las condiciones más críticas (más de 3 personas por cuarto), y que requieren soluciones más urgentes, alcanzan a un número considerablemente menor de hogares, 1162, que representan el 1,3 % del total. Por lo tanto, las situaciones habitacionales más deficitarias, y que requieren de una acción más inmediata, está representada por  1202 hogares que habitan viviendas precarias, irrecuperables, y 1162 hogares afectados por hacinamiento de más de 3 personas por cuarto.  En total, serían 2364 los hogares  que requerirían una solución prioritaria a su problema habitacional, según los datos censales de 2001. De los resultados obtenidos surge que los hogares que habitan viviendas con posibilidades de recuperar se distribuyen en 4204 casas B, que requieren mejoras o completar la construcción,  y 4119 (Informe Situación Habitacional Año 2001),que necesitan ampliaciones para solucionar el hacinamiento por cuarto. Es preciso considerar que estos cálculos requieren ajustes por los cambios ocurridos en cuanto a los problemas socioeconómicos de los últimos años, que han afectado a un número mayor de hogares en sus problemas de vivienda, así como la construcción de conjuntos  habitacionales destinados a grupos de bajos ingresos que fueron ocupados con posterioridad a la fecha censal.

Respecto a los cambios observados en el período intercensal 1991-2001, es evidente que se registra una disminución, en términos absolutos como relativos, en las condiciones deficitarias, tanto en lo que hace al tipo de viviendas como en el hacinamiento por cuarto, lo que estaría indicando una reducción importante del déficit habitacional. Es interesante señalar que este cambio también se observa en la situación nacional, como resultado de una disminución del déficit, en términos relativos, en todas las jurisdicciones, aunque algunas registraron un aumento en los valores absolutos, de acuerdo al Informe Situación Habitacional Año 2001, de la Dirección Nacional de Políticas Habitacionales. Particularmente interesante resulta que esta reducción también corresponde a la categoría de viviendas deficitarias irrecuperables, tanto en el Partido de Bahía Blanca como a escala nacional. De las situaciones deficitarias, la que presentan mayor incidencia continúan siendo las recuperables, dentro de las cuales las Casas B representan la mayor proporción.

 

 

SITUACIÓN HABITACIONAL EN LA CIUDAD DE BAHÍA BLANCA

 

La situación habitacional en la ciudad de Bahía Blanca no escapa a la realidad que reflejan los datos censales del partido y en  este estudio el interés  es destacar   la situación en el sector sur de la ciudad que se encuentra en el entorno del área portuario-industrial. Con la intención de analizar en forma más detallada la problemática del déficit habitacional, la unidad espacial seleccionada es la delegación, que está compuesta por un conjunto  de barrios.

La ciudad de Bahía Blanca cuenta con 8 delegaciones, que corresponden a la división en jurisdicciones del partido, en lo que hace a la desconcentración de funciones en lo que respecta a gestión municipal. Cada una de ellas presenta rasgos particulares en cuanto a condiciones sociales y residenciales. Al analizar los datos registrados en el Censo 2001, se puede advertir con total claridad la concentración de población en el centro de la ciudad (35% del total), con volúmenes decrecientes hacia las delegaciones de la periferia, que corresponden a una trama urbana más abierta y con terrenos vacantes y mezcla de usos (Cuadro 3). Considerando las delegaciones que se corresponden con nuestra área de estudio –Delegación Villa Rosas e Ingeniero White- ambas representan el 11,1% y el 3,83%, respectivamente, de la población total de la ciudad de Bahía Blanca.

 

 

 

 

 

 Cuadro 3 Cantidad total de personas por delegación municipal. Ciudad de Bahía Blanca 2001

 

 

Personas

Delegación Municipal

Centro

Las Villas

V.H.Green

Norte

Noroeste

Villa Rosas

Ing. White

Población Total

%

96.980

50.254

15.460

36.521

33.275

30.389

10.486

35

18,4

5,6

13,3

12,1

11,1

3,83

FUENTE: Subdirección de Estadística. Gobierno Municipal de Bahía Blanca, según datos Censo 2001.

 

GRÁFICO N° 1

 

            FUENTE: Subdirección de Estadística. Gobierno Municipal de Bahía Blanca, según datos Censo 2001.

 

Viviendas deficitarias. Situación habitacional

Para realizar este análisis se contó con información del Censo de 2001 disponible en el Municipio, de allí que hay diferencia en los datos  suministrados para hacinamiento, manteniendo como categoría de mayor condición  deficitaria la de más de 3 personas por cuarto.

Al analizar las viviendas deficitarias en la ciudad de Bahía Blanca, la delegación Noroeste y Villa Rosas, se encuentran afectadas con un total de 1074 y 1056 hogares respectivamente, de los cuales 849 y 817 corresponden a casas B, representando la mayor proporción; como se ha mencionado,  las mismas se podrían recuperar con  montos mínimos de inversión en lo que hace a su estructura edilicia. Le siguen en orden decreciente las delegaciones Las Villas con 845 viviendas deficitarias y el Centro con 749 hogares.

Las situaciones más críticas en términos de habitabilidad  y con volúmenes similares(Cuadro 4) son los que se detectan en las delegaciones de Villa Rosas Por su parte Noroeste, Centro y Villa H. Green que registran un número importante de viviendas deficitarias irrecuperables-239, 225, 229 y 214 hogares, respectivamente-.

 

 

 

 

  Cuadro 4  Situación habitacional por tipo de vivienda. Ciudad de Bahía Blanca 2001

 

 

 

Delegación

 

 

 

 

No Deficitarias

Deficitarias

Recuperables

Irrecuperables

 

Casa A

 

Dptos

 

Casa B

Pieza/s inquilinato

 

Rancho

 

Casilla

Local/no conts.

Pieza en hotel/pensió

 

Móvil

Centro

20.837

14.215

330

190

23

77

54

75

0

Las Villas

11.866

1.811

689

55

22

52

23

2

2

H.Green

3.405

30

437

5

98

106

6

0

4

Norte

8.108

895

563

19

28

29

17

0

0

Noroeste

7.276

626

819

30

78

110

35

2

1

Villa Rosas

6.601

1.158

787

30

81

140

16

1

0

Ing. White

2.326

372

257

19

12

48

4

0

2

Cerri

1.260

40

111

1

3

5

1

0

6

FUENTE: Subdirección de Estadística. Gobierno Municipal de Bahía Blanca, según datos Censo 2001.

 

Al analizar las condiciones deficitarias de habitabilidad a partir del indicador de hacinamiento por cuarto (Cuadro 5), la mayor incidencia corresponde a Villa Rosas, con 842 hogares afectados por hacinamiento de más de 3 personas por cuarto, delegación que requiere atención en forma prioritaria  a su problema habitacional. Le siguen en orden decreciente Noroeste (766 hogares) y Las Villas (721 hogares).

 

  Cuadro 5 Hacinamiento por cuarto  según delegación. Ciudad de Bahía Blanca 2001

 

 Hacinamiento

Centro

Las Villas

V.H.Green

Norte

Noroeste

Villa Rosas

Ing. White

Cerri

2-3 personas por cuarto

1.405

1.345

529

980

1.145

952

300

119

Más de 3 personas por cuarto

448

721

415

563

766

842

156

69

FUENTE: Subdirección de Estadística. Gobierno Municipal de Bahía Blanca, según datos Censo 2001.

 

Caracterización del Sector Sur

 

Desde el punto de vista del medio físico, el sector sur se caracteriza por condiciones naturales propias del litoral marítimo, con terrenos bajos sin pendiente natural (cota +6), inundables y fangosos; formado por cangrejales, que fueron ocupados con uso predominantemente de carácter industrial y actividades portuarias. Las mismas influyen, fuertemente, en la localización de determinados usos, en la provisión de infraestructura básica, posibilidades de inundaciones, así como en el desarrollo del uso residencial y, en consecuencia, condiciona  los tipos de viviendas a construir.

De acuerdo a  estudios realizados sobre la aptitud del sitio de la ciudad para la expansión, el área sur y sudoeste resultan ser las menos apropiadas para la urbanización. Se suma a lo anteriormente expresado la cercanía de la napa freática a la superficie y la proximidad del Polo Petroquímico y el Parque Industrial. El análisis de la aptitud del medio natural permite identificar las principales limitantes del medio físico, los posibles conflictos y los costos adicionales a  que deben enfrentarse los futuros asentamientos. Así "... el crecimiento hacia el sur se produjo espontáneamente como consecuencia de la ubicación del puerto, pero la gran nivelación de los terrenos, unida a la escasa profundidad de la napa freática, produjo rápidamente sus efectos: el anegamiento de las calles de tierra e inconvenientes en la dotación de servicios sanitarios conspiró contra los incipientes asentamientos..." .( Zinger et al., op.cit.:90)

Las dificultades para la organización y el ordenamiento que caracterizan el sector están dadas por la presencia de barreras  naturales -arroyo Napostá- como de aquellas producto de las propias actividades humanas, representadas por las vías férreas y las tierras vacantes pertenecientes al ferrocarril.

Además, las grandes superficies de tierras vacantes de estas empresas actuaron y actúan como barrera para la expansión urbana, generando sectores completamente desarticulados con baja calidad ambiental, carencia de equipamiento e infraestructura básica.

Un aspecto muy importante a destacar es que en  este sector se encuentran, actualmente, los mayores rasgos de la marginalidad social, materializados en innumerables asentamientos carenciados y en viviendas precarias aisladas.

 

ACCIONES DESDE EL MUNICIPIO 

 

La ciudad de Bahía Blanca constituye un espacio fragmentado y segregado, expresado en los rasgos morfológicos del hábitat. Al problema del déficit habitacional se le suman la precariedad laboral y la desocupación, que afectan en la actualidad  a un número importante de familias que, en consecuencia, se encuentran marginados del mercado inmobiliario. Esta grave situación socioeconómica segrega y excluye a una proporción destacada de la población urbana. Los datos aportados por el censo 2001 son más que elocuentes y reflejan claramente la criticidad habitacional, tanto en la ciudad como en el partido.

Como iniciativa para la gestión de este problema habitacional, a mediados de 2004  se plantea la posibilidad de la construcción de 10.000 viviendas. Para ello el municipio, por intermedio del Departamento de Economía de la Universidad Nacional del Sur, lleva a cabo un “Programa de Conocimiento de las Necesidades de Vivienda del Partido de Bahía Blanca”, realizado del 7 de Octubre al 23 de Noviembre de 2004.

Los resultados aportarían un conocimiento de los hogares demandantes de vivienda en el partido, identificando así los sectores con mayores carencias habitacionales, como así también la situación socio-económica de esa población.

Para lograr una mayor organización, el ámbito seleccionado fue la delegación. Así las personas que necesitaban acceder a una unidad habitacional, completaban un formulario con los datos correspondientes al grupo familiar en  la delegación municipal más cercana.

Con esta información se pretendía, como principal objetivo, poseer un conocimiento preciso de la situación en que se encontraba el grupo familiar. Los datos suministrados están referidos a un número importante de variables, con el objetivo de alcanzar una adecuada caracterización socio-económica, desde número de personas que componen el hogar, sexo, edad, máximo nivel educativo alcanzado, condición de ocupación, posesión de planes sociales, hasta las referidas a situación de la vivienda que ocupa actualmente y su situación laboral e ingresos de los miembros del hogar.

La implementación del relevamiento supero ampliamente las expectativas. En total se obtuvieron 5.582 registros de hogares a nivel distrital.

A los efectos de caracterizar el área sur de la ciudad de Bahía Blanca, se seleccionaron las Delegaciones de Villa Rosa e Ingeniero White.

 

SITUACIÓN DETECTADA EN EL SECTOR SUR- 2004

 

La información de interés para este estudio comprende a 499 hogares correspondientes a las delegaciones de Villa Rosas -311 hogares- e  Ingeniero White-188 hogares. A lo largo del análisis se mantiene la correspondencia 1 hogar = 1 vivienda. Por el tipo y la cantidad de variables incorporadas, es posible una aproximación a las condiciones de vida de familias localizadas en el Sector Sur  y que se identifican como posibles beneficiarias de un plan social de vivienda.

Analizando la situación habitacional deficitaria, en la delegación Villa Rosas se encuentra representada por un total de 82 hogares, de los cuales 31 corresponden a viviendas deficitarias irrecuperables. Por su parte, en Ingeniero White se detectan 33 hogares en condiciones deficitarias recuperables, mientras que las irrecuperables ascienden a 19 hogares (Cuadro 6).

La población involucrada asciende a 1.165 habitantes de Villa Rosas y 734 a Ing. White.

 

 Cuadro 6  Situación habitacional por tipo de vivienda. Delegación Villa Rosas e Ingeniero White 2004

 

 

 

Delg.

 

Total de hogares

 

No Deficitarias

Deficitarias

Recuperables

Irrecuperables

 

Total

CasaA

 

Dptos  

 

Total

 

Casa     

   B

Pieza/s inquilinato

 

Total

Pieza en hotel/pensión

 

Casilla

 

Otros

Villa Rosas

311

229

171

58

51

42

9

31

2

9

20

Ing. White

188

136

97

39

33

30

3

19

0

13

6

FUENTE: Programa de Conocimiento de las Necesidades de Vivienda en el Partido de Bahía Blanca. 2004

 

 

 

 

 

GRAFICO N° 2

                                     FUENTE: Programa de Conocimiento de las Necesidades de Vivienda en el

                                     Partido de Bahía Blanca. 2004

 

La provisión de infraestructura básica de servicios en la vivienda, constituye un elemento sustancial, para satisfacer las necesidades básicas de la población, sobre todo para los sectores de más bajos recursos, permitiendo evaluar la capacidad portante del espacio para la localización y desarrollo, no sólo de la población, sino también de las actividades económicas que se desarrollan y/o demanden.

Con respecto a la cobertura de gas natural por vivienda, se indica que el 51% de los hogares no poseen gas natural, en ambas delegaciones. Esto  permite constatar que constituye un grave déficit de cobertura del servicio, al considerar los 499 hogares analizados. Dado que, en general, la población de menores recursos utiliza garrafas de gas como combustible en el hogar, es que pueden acceder a unidades subsidiadas en la época invernal (garrafas sociales). Respecto a la provisión de la energía eléctrica, se observa una mayor accesibilidad al servicio, ya que 457 hogares cuentan con suministro; o sea, sólo el 10,1% en Ing. White y 7,4% en Villa Rosas, no cuentan con este servicio, que involucra un total 42 viviendas.

GRAFICO N° 3

                          FUENTE: Programa de Conocimiento de las Necesidades de Vivienda en el Partido   

                               de Bahía Blanca. 2004

 

Otro dato interesante que nos brinda la información, es la situación de viviendas que se encuentran localizadas geográficamente en zonas inundables. Los datos nos indican que 153 hogares están emplazados en áreas inundables, de los cuales 71 corresponden a Ing. White y 82 a Villa Rosas.

En el caso particular de Villa Rosas, si bien no podemos inferir con exactitud  el barrio, corresponderían a hogares que se encuentran en márgenes del arroyo Napostá o en áreas lindantes al mismo. Por su parte en Ing. White, tanto la cercanía de las napas freáticas a la superficie, como la proximidad al mar y los desbordes frecuentes del arroyo, convierten a extensas áreas en verdaderos pantanos.

 

Régimen de propiedad de la vivienda

 

El análisis que se desprende de la tenencia de la vivienda que ocupan, para los  demandantes de nuevas unidades en este programa municipal,  aporta datos significativos sobre la situación de estos hogares respecto a la seguridad y la legalidad en las condiciones de la ocupación y a las posibilidades de acceso a la vivienda en el mercado inmobiliario.

En el Cuadro 7 se presenta las condiciones de tenencia de la vivienda  registrada para ambas delegaciones, en el cual se observa que un 21,24%  de las familias demandantes se encuentran en situaciones irregulares, que comprenden las ocupaciones precarias, dependientes(como es el caso de los que ocupan viviendas cedidas por trabajo), otras situaciones y los casos  ignorados. De manera que la mayor proporción se encuentra ocupando la vivienda en forma regular/legal (78,76% del total). El análisis nos indica claramente que 106 hogares, de los cuales 57 se localizan en Villa Rosas y los restantes 49 en Ing. White, se encuentran en situaciones de marginalidad y exclusión en lo que respecta al acceso al mercado inmobiliario bahiense.

 

     Cuadro 7   Hogares según régimen de tenencia. Villa Rosas e Ing. White. 2004

 

Delegación

Total

Propietario de la vivienda y el terreno

Alquilada

Ocupante por préstamo

Propietario solamente de la vivienda

Cedida por trabajo

Otra situación

Ignorado

Villa Rosas

Hogares

311

16

110

128

15

1

35

6

%

100

5,14

35,34

41,2

4,8

0,32

11,25

1,9

Ing. White

Hogares

188

7

57

75

9

2

29

9

%

100

3,72

30,3

39,9

4,8

1,06

15,42

4,8

 

Situaciones Regulares

Situaciones irregulares

Hogares                   393

Hogares                             106

%                            78,76

%                                     21,24

FUENTE: Programa de Conocimiento de las Necesidades de Vivienda en el Partido de Bahía Blanca. 2004

 

 

 

 

 

Reflexiones finales

 

El desarrollo del presente trabajo pretendió iniciar un diagnóstico acerca de las principales problemáticas habitacionales que caracterizan al partido, la ciudad y al sector sur de la ciudad de Bahía Blanca. De los datos analizados surge que un importante número de hogares bahienses se encuentran afectados por problemas habitacionales que requieren la atención del gobierno local, para alcanzar condiciones adecuadas en su calidad de vida.

Paralelamente a este proceso de crecimiento de la ciudad, se producen innumerables transformaciones que, si bien ofrecen oportunidades, generan múltiples conflictos y tensiones.

Estas transformaciones más recientes se caracterizan por la aparición de fuertes contrastes, zonas de profunda exclusión social y por supuesto áreas con alta concentración de la riqueza y los servicios, generando desigualdad social.

La ciudad de Bahía Blanca constituye un espacio social fragmentado y segregado, expresado claramente en los rasgos morfológicos del hábitat.

La marginalidad del sector sur está dada por la presencia de tierras bajas del litoral marino, de barreras tanto naturales como de las creadas por la actividad del hombre y la materialización de asentamientos carenciados y viviendas precarias.

El problema habitacional constituye sin duda uno de los aspectos más importantes que requieren ser tratados por sus implicancias en la calidad de vida de los habitantes, especialmente para aquellos sectores que se encuentran imposibilitados de participar, directa o indirectamente del mercado inmobiliario.

Al problema del déficit habitacional se le suman la precariedad laboral y la desocupación, que afectan actualmente a importantes sectores sociales que se encuentran marginados del mercado inmobiliario, agravando aún más la situación habitacional y de pobreza.

La situación que resulta de los datos analizados evidencia condiciones deficitarias críticas en las delegaciones de Villa Rosas e Ing. White. Por otra parte debemos considerar que una importante cantidad de familias actualmente necesitan resolver con cierta urgencia sus problemas de vivienda.

Es clara la diferenciación socio-espacial, a partir de las condiciones residenciales, en el espacio urbano bahiense y, muy particularmente, del sector sur de la ciudad.

 

Bibliografía

 

Aguirre, Liliana, (1998), Los conjuntos habitacionales, condiciones de vida y calidad habitacional. El caso de Mar del Plata Argentina, En Revista SIAP, Volumen XXX, N° 119-120, Julio-Diciembre.

Cuenya, Beatriz, 1994, “Problemas y políticas de vivienda popular”, en FERNANDEZ WAGNER, Raúl (Comp), Urbanización y vivienda: aportes al estado de la cuestión, Secretaría de Extensión Universitaria  de Universidad de Mar del Plata y CET y V,  Mar del Plata.

Cuenya, Beatriz y Ana Falú, (1997), Reestructuración del Estado y política de vivienda en la Argentina, CEA, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

CREEBA, (1998), Revista Indicadores de Actividad Económica, N° 41, CREEBA, Bahía Blanca.

CREEBA, (2000), Revista Indicadores de Actividad Económica, N° 48, CREEBA, Bahía Blanca.

CREEBA, (2002), Revista Indicadores de Actividad Económica, N° 63, CREEBA, Bahía Blanca.

Formiga y Benedetti, (1999), Identificación de áreas problemas con hogares deficitarios mediante la aplicación de un GIS en la ciudad de Bahía Blanca, En Revista Universitaria de Geografía, Vol 3, Nº1 y 2, UNS, Bahía Blanca.

INDEC, (1991), Censo Nacional de Población y Vivienda.

INDEC, (2001), Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda.

Mercklen, Denis, (1997), Un pobre es un pobre, En Revista Sociedad, N° 11,Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires.

Municipalidad de Bahía Blanca, (2000), Plan Estratégico de Bahía Blanca, Bahía Blanca.

Precedo Ledo, (1996), Ciudad y desarrollo Urbano, Síntesis, Madrid.

Prieto, María Belén, (2003). Los problemas habitacionales en el sector sur de la ciudad de Bahía Blanca. Decimosextas Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de la Pampa. Santa Rosa, La Pampa, Publicado en CD SSIN 0329-0573, Edición Especial Revista Huellas. Pp 241-257.

Prieto, María Belén y Formiga, Nidia, (2004), Dinámica de la expansión urbana del sector sur de Bahía Blanca, En III Jornadas Interdisciplinarias del Sudoeste Bonaerense, Comp. Universidad Nacional del Sur, Secretaría General de Comunicación y Cultura, Archivo de la Memoria de la ciudad de Bahía Blanca, En prensa.

Prieto, María Belén, (2005),  “Problemáticas habitacionales en el sector sur de la ciudad de Bahía Blanca”, Informe de Beca , Secretaría General de Ciencia y Tecnología, Universidad Nacional del Sur, Pp 124, incluye cartografía, Inédito.

Santos, Milton, (1990), Por una geografía nueva, Espasa-Calpe, S.A. Madrid.

Santos, Milton, (1996), De la totalidad al lugar, Oikos-Tau, Barcelona.

Santos, Milton,(1996), Metamorfosis del espacio habitado, Oikos-Tau, Barcelona.

Sen, Amartya, (2000), Desarrollo y Libertad, Editorial Planeta, Buenos Aires, Argentina.

Souza, M. A. De, (1996), “Reflexión sobre la metrópoli global”, En Anales de Geografía de la Universidad Complutense, N° 16, Universidad Complutense de Madrid, Subsecretaría de Vivienda, Secretaría de Desarrollo Social de la Nación, (1997), Bases de una política integral de vivienda, Buenos Aires.

Vinuesa y Vidal, (1991), Los procesos de urbanización, Edit. Síntesis, Madrid.

Yujnovsky, Oscar, (1984), Claves políticas del problema habitacional Argentino 1955-1981, GEL, Buenos Aires.

Velázquez, Lucero y Mantobani, (2004), Nuestra geografía local. Población, urbanización y transformaciones socio-territoriales en el Partido de General Pueyrredon, Argentina, 1975-2000, Grupo de Estudios sobre Población y Territorio, Departamento de Geografía, Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Mar del Plata, Mar del Plata.

Zinger, Alicia S., et al., “Bahía Blanca: análisis de la aptitud del medio natural para la expansión urbana”, En Revista Universitaria de Geografía, , Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca , Vol. IV, N° 1 y 2, 1989-1990, pp. 79-97.

 

Ponencia presentada en el Simposio Problemáticas Urbanas. Séptimo Encuentro Internacional Humboldt. Villa de Merlo, Argentina. Viernes 23 de setiembre de 2005.

 

 

 



[1] Fuente: Censo 2001 Cuadro 4.8.7  Nota 4   Censo 1991 Serie G N°2 p.23.

[2] (2001 Manual del Censista: 6)



1 Becaria Graduada, Secretaría General de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional del Sur, Departamento de Geografía y Turismo.

2 Departamento de Geografía y Turismo, Universidad Nacional del Sur.