Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1437 al 1456 
AsuntoAutor
428/05 - RECORRIDO Centro H
429/05 - UN BREVE Centro H
430/05 - EN VILLA Centro H
431/05 - PAPAGAYO Centro H
432/05 - 8vo ENCUE Centro H
433/05 - LA CONFOR Centro H
434/05 - ENTREGA D Centro H
435/05 - Turismo r Centro H
436/05 - Turismo a Centro H
437/05 - TURISMO Y Centro H
438/05 - ASAMBLEA Centro H
439/05 - LA COMUNI Centro H
440/05 - ISLA DE L Centro H
441/05 - Evaluació Centro H
442/05 - CARTOGRAF Centro H
443/05 - Una vuelt Centro H
444/05 - Inundacio Centro H
445/05 - Inundacio Centro H
446/05 - La Ciudad Centro H
447/05 - Los cambi Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1487     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 439/05 - LA COMUNIDAD CIENTIFICA Y EL MUNDO ANDINO, U NA RELACIÓN INDISPENSABLE
Fecha:Miercoles, 16 de Noviembre, 2005  01:29:05 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

LA COMUNIDAD CIENTIFICA  Y EL MUNDO ANDINO, UNA RELACIÓN INDISPENSABLE.

EL PARQUE PROVINCIAL ACONCAGUA

 

Daniel R. COBOS

  Centro de Estudios Interdisciplinarios del Ambiente y Recursos Naturales (CEIARN)

Universidad Nacional de Cuyo (UNCu)

dcobos@lab.cricyt.edu.ar

 

 

ABSTRACT

 

 

El ascenso del hombre  al dominio de todos los seres vivientes de la Tierra le ha otorgado el poder de interactuar con su ambiente y permitirle así  disfrutar de él en las formas no soñadas por sus antepasados. También le ha dado la posibilidad de destruir su propio ambiente; el hombre siempre ha sido su propio problema más irritante.

La investigación científica es la actividad que nos permite proyectarnos hacia el futuro minimizando al máximo los errores que humanamente se puedan cometer. No se puede permitir la improvisación en las acciones humanas.

 

Las montañas son ricas en biodiversidad, también albergan a algunos de los pueblos más pobres del mundo. Son fuente importante de agua y energía, como así también de minerales, bosques y productos agrícolas. Son ecosistemas complejos, esenciales para la estabilidad ambiental del planeta. Son un barómetro del cambio climático mundial, que en la actualidad se han transformado en áreas sumamente inestables y han visto incrementada su vulnerabilidad a amenazas naturales y a ciertas actividades humanas que contribuyen a la fragilidad  y vulnerabilidad del terreno montañoso.

 

El control de los recursos naturales ha estado siempre, desde luego, encaminado a resolver ciertos problemas apremiantes del desarrollo. Generalmente los sistemas de áreas protegidas han adolecido de la falta de políticas y directrices sistemáticas que son necesarias para dirimir la planificación, el manejo y la administración subsiguientes a medida que éstas se desarrollen.

 

 

Urge la necesidad de comenzar a dar pasos regionales para preservar ese frágil y variado ecosistema montañoso.

 

El Corredor Central Bioceánico , (Las Cuevas - Paso de los Libres)

 

“Valieron la pena los esfuerzos que hice, pero llevará cien hombres y cien años más llegar a comprender esta difícil cordillera” C. Darwin

 

Habría imaginado el mundialmente conocido y discutido hombre de ciencia, Charles Darwin, cuando formuló esta observación a su amigo Corfield, luego de haber cruzado en 1834 la Cordillera de Los Andes en ambos sentidos, la vigencia de esa frase casi dos siglos después?

 

“Nada de lo que pasa en América Latina es ajeno a Los Andes. Todos los acontecimientos naturales, sociales y económicos del continente están asociados con la columna vertebral de América del Sur. Poco se conoce del hecho de que la cordillera más larga del mundo alberga no sólo la mayor biodiversidad del mundo, sino que es la fuente de vida de la Amazonia, el mayor pulmón del planeta el Chaco y la Pampa del sur del continente” -  Amanecer en Los Andes, PNUD.1996

 

Las montañas son muy vulnerables al desequilibrio provocado por factores humanos y naturales. Son también las zonas más sensibles a los cambios y fluctuaciones climáticas. Por lo tanto es indispensable contar con la información básica sobre los recursos naturales existentes –bióticos y abióticos- y su sensibilidad a los impactos naturales o inducidos por el hombre. Esta información es indispensable para la planificación de toda actividad socioeconómica que se intente realizar en las áreas montañosas si el objetivo final es la conservación y preservación del ambiente. Debido al gran desarrollo de sus dimensiones verticales,  las regiones montañosas presentan una gran variedad de sistemas ecológicos muy sensibles a los cambios ambientales.

 

Las zonas montañosas andinas de Sud América representan a ecosistemas propios tales como la Puna o Altiplano, Páramos y la región Altoandina. Estos ambientes o biomas albergan una biodiversidad única, es decir compuesta por un alto número de endemismos – especies animales y vegetales restringidas a este ecosistema montañoso - y muy rica en adaptaciones a las condiciones rigurosas de existencia producidas por la altura, las bajas temperaturas y la aridez.

 

Los sistemas orográficos de la porción austral sudamericana, condicionantes primordiales de las características ambientales y de las posibilidades de desarrollo de una vasta región, fueron más conocidos, y se diría mejor utilizados, por los aborígenes que por los colonizadores y aún por los actuales usuarios. En esencia, poco se conoce aún acerca del funcionamiento de tales geosistemas y de su efecto sobre las zonas circundantes – cuyo aprovechamiento condicionan -, así como de su comportamiento frente a las actividades humanas.

 

El Corredor Central Bioceánico con una longitud de más de 2.383 km, presenta variadas áreas de peligrosidad, sobre todo en el  sector de alta montaña, coincidente con el área montañosa del oeste sudamericano. En el sector denominado Corredor Andino, esta importante ruta terrestre atraviesa dos  Areas Naturales Protegidas por la provincia de Mendoza, son los Parques Provinciales Aconcagua y Tupungato.

 

La sucesión de inconmensurables tiempos geológicos ha impreso un sello característico a este sector de la cordillera de Los Andes. Lo manifiestan los materiales que la componen y las formas de sus pendientes y de sus cumbres sugerentes. Dada la latitud y altitud en donde se desarrolla este imponente paisaje es que sus áreas naturales se caracterizan por ser los portadores de los recursos hídricos de los más importantes cursos de aguas permanentes que surcan la zona árida del oeste argentino.

 

El Parque Provincial Aconcagua creado por Ley 4807/83, ubicado dentro de los límites señalados en la Ley citada, y constante de una superficie aproximada de 71.000 hectáreas, dice el Decreto nº 1034/89 en su Art. Nº 1º, será administrado por la Dirección de Bosques y Recursos Naturales Renovables con la colaboración de una Comisión Asesora Permanente. Dicha Comisión estará integrada por representantes de reparticiones públicas y se invitará para que integren dicha Comisión a entidades como IANIGLA – Instituto argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales -, IADIZA –Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Aridas -, en este caso ambos dependen del CONICET – Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas -.

Lamentablemente no se invita a la U.N.C. - Universidad Nacional de Cuyo, que tiene presencia en la provincia desde el año 1939 , con basta experiencia en el área de alta montaña, y a la U.T.N. –Universidad Tecnológica Nacional -, en ambas unidades académicas se desarrollan actividades científicas y son organismos del Estado Nacional .

 

En el Art. Nº 2º del Decreto 1034 se especifica la función de la Comisión Asesora donde ésta deberá proponer a la Administración del Parque los proyectos relativos  a los siguientes temas :

a)     Zonificación del Parque para delimitar las áreas destinadas a la conservación y protección del ambiente, la vista, la recreación y el deporte, a cuyo efecto deberán efectuarse los estudios pertinentes. Es aquí donde se impone el Plan Maestro de Manejo, inexistente hasta el día de la fecha, salvo con algunos logros producto de los ajustes efectuados al uso.

b)     Construcción de la infraestructura que permita el acceso y disfrute del publico, dentro de los límites de seguridad convenientes a los sitios panorámicos más relevantes del Parque y dentro del área destinada a tal fin. Iden al inciso anterior

c)     Formación de los cuerpos de guardaparques, guías de montaña y turismo y patrullas de auxilio y rescate que prestarán servicios en el Parque, mediante el dictado de cursos especializados.

d)     Reglamentación de los servicios a prestar dentro del Parque.

e)     Promoción de estudios e investigaciones científicas sobre los fenómenos de alta montaña, en todos sus aspectos, de actividades recreativas y deportivas dentro del área. También aconsejará en lo referente a la celebración de convenios con organismos e instituciones oficiales o particulares, del país o del extranjero, con el objeto de realizar los estudios y la experimentación necesarios, de acuerdo con la zonificación que se realice teniendo especialmente en cuenta aquellos referidos a los efectos de las actividades humanas sobre los ecosistemas montañosos y a la recuperación de la flora y fauna del Parque.  Iden al inciso anterior.

 

En el Art. Nº 4º se lee : La Dirección de Bosques y Recursos Naturales Renovables, Autoridad de Aplicación,  proveerá y solicitará anualmente las partidas presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la Ley nº 4807. Este organismo,  por Res. nº 1195/2000, crea la Junta de Administración del Parque Provincial Aconcagua, y fija en sus seis artículos  las políticas a seguir .

 

En el Art. Nº 4º,  inc.k, se lee : “elevar el presupuesto de gastos de funcionamiento de la Junta a la Dirección de Recursos Naturales Renovables, la que afrontará el mismo con los fondos provenientes del Parque Provincial Aconcagua que integren el Fondo Permanente para las Areas Protegidas creado por Ley nº 6045”.

 

Los organismos de investigación científica presentes en la provincia de Mendoza no contaron durante muchos años con partidas específicas para desarrollar las tareas contempladas en la Ley y el Decreto reglamentario. Al día de la fecha tampoco se cuenta con partidas destinadas a tal fin.  De estas investigaciones debería surgir el denominado Plan Maestro de Manejo.

 

Según estadísticas proporcionadas por la Dirección de Recursos Naturales Renovables, el número de visitantes se incrementa en un 20 % todos los años. En la última temporada 2003-2004 esta cifra alcanzó a 6.994 visitantes  y las espectativas es que este número aumente, pues la recaudación en pesos para el mismo ejercicio fue de  $ 2.820.000,00.

 

La gran cantidad de visitantes, realizada en un breve tiempo, es decir durante el periodo estival, ha producido, produce y producirá un inmenso impacto  en el Parque. A la fecha, esta área presenta serias señales de impacto antropogénico negativo. La presencia de especies vegetales exóticas introducidas por el ganado mular es sólo una muestra de este proceso de alteración ambiental.

 

La implementación del uso de helicópteros para transporte de personas y cargas dentro del Parque, es otro aspecto a ser evaluado.

 

A nivel de infraestructura , y refiriéndonos al Hotel de Plaza de Mula, el experto canadiense John Middleton  sostuvo al igual que en los Estados Unidos de Norteamérica, existe una política para retirar toda la estructura que pueda dañar el ecosistema. -1989-

 

La capacidad de recuperación espontánea del paisaje original es muy lenta, y en algunos casos el impacto producido por el uso al que está sometido, genera cambios que son irreversibles.

 

Conclusión:

 

En una desesperada carrera contra el tiempo y con un fin netamente económico, el gobierno de la provincia de Mendoza, bajo las diferentes Administraciones, ha tenido una conducta no adecuada frente al manejo de sus Areas Naturales Protegidas.

 

En el caso del Parque Provincial Aconcagua esta aseveración certifica lo sostenido anteriormente, ya que desde su creación en 1983, el  manejo y uso no ha sido feliz porque no se destinaron los recursos económicos en cantidad, tiempo y forma para que la investigación científica aportara las soluciones acorde a su objetivo.

 

Recordemos que dentro del área mencionada se encuentran los recursos hídricos más importantes de la provincia de Mendoza, es decir los grandes campos de hielo de Los Andes, en sus diversas modalidades. Sólo se tuvo en cuenta el valor topográfico, el cerro más alto de América, y alrededor de él se esgrimieron las estrategias para su uso.

 

Es extremadamente irresponsable tomar decisiones sobre el uso de un patrimonio de la humanidad, en este caso el Parque Provincial Aconcagua, sobre bases no técnicas   y estaríamos dejando que las políticas de mercado defina el rumbo y continuidad, o no, de nuestros ecosistemas y biodiversidad  que albergan. La misma filosofía que condujo a los bordes de la extinción a las chinchillas y vicuñas de nuestros Andes.

 

La realización de toda actividad económica  implica la utilización de unos recursos y, en consecuencia, el entorno donde ésta se realiza resulta necesariamente afectado (O.I.T.,1998). El Turismo destruye todo lo que toca (Klipperndorf, 1987). Efectivamente existen límites a la capacidad de adaptación de los ecosistemas, que se reflejan en una reducción irreversible de la diversidad ecológica.

 

Algunos destinos muestran signos de crisis y estrés que exigen un cambio de actitud de los actores implicados en la industria turística, las empresas, las autoridades, la población residente y los visitantes.

 

En una palabra, no podemos darnos el lujo de improvisar

 

El motivo del presente trabajo no es otro que poner en conocimiento de la sociedad toda, lo que representa el ecosistema de montaña, y el Parque Provincial Aconcagua en particular, en relación al uso que se da a este pequeño sector de Los Andes, y el creciente aumento de visitantes que se esperan en el futuro.

 

Más allá del número creciente  de visitantes, cualquier actividad que se realice dentro de las áreas protegidas deberá estar asentada dentro de los lineamientos previstos por el Plan de Manejo y de la que el Estado es el  responsable. En el caso del Parque Provincial Aconcagua dicho Plan de manejo no existe, por lo que se puede afirmar que su uso genera un alto impacto sobre el suelo, la flora, la fauna y los recursos hídricos allí existentes.

 

Es responsabilidad de la ciencia determinar la función del mencionado Parque, en cuanto a fomentar su uso público sustentable, o realizar su manejo tendiente a transformarlo en un área intangible. El poder político debe estar subordinado al conocimiento científico.

 

Numerosos son los ejemplos a nivel mundial que certifican los conceptos aquí vertidos, por ejemplo el caso del Himalaya, las montañas de Suiza y/o la zona del Mediterráneo. En las sociedades de los países desarrollados se está experimentando una creciente preocupación por el impacto negativo de la actividad turística en sus diversas modalidades. Qué decir entonces de nuestra sociedad inmersa en un país en vías de desarrollo?

 

Por lo expuesto es necesario para el Parque Provincial Aconcagua,  que puede ser extensible a otras unidades ambientales, fijar los siguientes objetivos : preservar ambientes naturales representativos; salvaguardar la diversidad genética de las especies silvestres;  proporcionar un campo propicio para la investigación  científica;  generar conocimientos y tecnologías que permitan el racional uso de los recursos allí existentes;  compatibilizar los procesos de desarrollo con la conservación y protección de los ecosistemas;  proponer instrumentos  con claridad meridiana para el aprovechamiento  de los recursos y reforzar la auto gestión de las comunidades relacionadas.

 

La efectiva participación de los cuadros académicos en la gestación de políticas nacionales, provinciales y/o municipales,  debe contar en los más altos niveles  de decisión, con profesionales universitarios. Esto permitirá integrar las acciones que cada sector de la compleja estructura social posee.

 

En materia de legislación y reglamentación debe ser tenido en cuenta la participación activa de todos los sectores involucrados en la jurisdicción del área natural protegida.

 

En términos generales se debe expresar la inexistencia de estrategias específicas y planes provinciales para las áreas protegidas.  Para que esto funciones como una unidad para la conservación y el desarrollo, éste debe poseer una sustentación clara y precisa y contar con un respaldo definido dentro de las políticas gubernamentales.

 

La participación de la comunidad local en la gestión y manejo del área protegida, debe asegurar su aceptación por parte de  la estructura social existente. Por lo tanto se debe promover formas de organización local para una participación más representativa y efectiva en el manejo del área. En todos los casos hacer partícipe a las poblaciones locales de los beneficios directos que puedan ser generados dentro del área natural protegida.

 

Es de vital importancia formular planes de manejo que respondan a las características físico-naturales y socio-económicas de las zonas y , categorías de manejo y uso, e integrarlos a una estrategia para el área protegida, de acuerdo a las correspondientes políticas estatales.

 

Diseñar un marco de referencia en la elaboración de una estrategia de manejo a largo plazo para el Parque.  Incluir en las estrategias y planes de manejo los siguientes componentes : planificación, conservación y protección;  investigación y capacitación; administración y vinculación interinstitucional y de comunidades; educación ambiental y divulgación; factibilidad económica, extensión y transferencia tecnológica; uso público; desarrollo ecológico integrado; marco jurídico legal, evaluación y monitoreo de gestión.

 

De gran importancia son los mecanismos o metodologías de evaluación para que en forma periódica puedan medirse los avances alcanzados.. Este tema debe ser considerado en los programas de capacitación e intercambio en relación a las reservas de la biósfera.

 

 

Bibliografía

 

Cobos, Daniel, R.  Aludes : interrupciones invernales del transito terrestre con Chile. Boletin del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan C. Moyano, Nº 2, Mendoza, 1981.

Cobos, Daniel R., Fluctuaciones glaciarias en la cuenca superiror del río Atuel, Mendoza, Argentina., pp 171-174, IANIGLA, 30 años de investigación básica y aplicada en ciencias ambientales.  Dario Trombotto y Ricardo Villalba editores, Mendoza , 2002.

Corte, Arturo. E.,  Geocriología ; el frío en la Tierra, Eiciones Culturales de Mendoza,  1990.

Diario Los Andes., La Memoria del Siglo, desde 1900 al 2000. Colección de fascículos semanales.

INRENA, Instituto Nacional de Recursos Naturales, Plan de uso turístico y recreativo del Parque Nacional Huascaran., Vol 1, Instituto de Montaña, Lima, Perú, 1996.

Magnani, Alfredo E., et al., Aconcagua, Argentina., Editorial Dhaulagiri, Mendoza, 1981.

Paris/Chambéry-Savoya, Las montañas del mundo frente a los desafios del siglo XXI,  Primer encuentro mundial sobre montaña, Junio del 2000.

Rickard, F., Ignacio, Viaje a través de Los Andes, Emece editores, 1999

Rodriguez Sala, A. , Director : Legislación Ambiental de Mendoza., Programa de Investigación y Difusión del derecho Ambiental, Mendoza 1993.

Rovner de Severino, Ana., Aconcagua. Colección Argentina, Vol. 1, Ediciones Ana Ceverino, Buenos Aires, 1953.

Ponencia presentada en el Simposio Problemáticas Ambientales. Séptimo Encuentro Internacional Humboldt. Miércoles 21 de setiembre de 2005.