Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 141 al 160 
AsuntoAutor
136/02 - Página Ce Humboldt
137/02 - Quinto En Humboldt
138/02 - Quinto En Humboldt
139/02 - Muchas Gr Humboldt
190/02 - Enciclope Humboldt
191/02 - Quinto En Humboldt
192/02 - Quinto En Humboldt
193/02 - Los inici Humboldt
195/02 - Estimados Humboldt
196/02 - Enviar sa Humboldt
197/02 - La Escale Humboldt
198/02 - El Compor Humboldt
199/02 - Ponencias Humboldt
194/02 - MERCOSUR Humboldt
140/02 - Los Límit Humboldt
141/02 - Los sin t Humboldt
142/02 - Fronteira Humboldt
143/02 - Notas pre Humboldt
144/02 - Resolució Humboldt
145/02 - Migracion Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 179     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 141/02 - Los sin tierra en Misiones
Fecha:Domingo, 6 de Octubre, 2002  12:58:41 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
A la venta A la venta
A la venta

El Centro Humboldt acaba de realizar su Cuarto Encuentro Internacional en Puerto Iguazú, provincia de Misiones, en la Triple Frontera. Este evento se denominó "Geografía de la Integración".

En el día de ayer, el matutino La Nación, uno de los referentes de la prensa establecida, nos da una precisa muestra de cómo entiende la burguesía la Geografía de la Integración.

En el artículo aparecen el enfoque regional, asociado al desarrollo de una expresión ideológica intrusiva disolvente; el avasallamiento del derecho de propiedad y su correspondiente juridicidad, pilares del orden; el principio de sustentabilidad ambiental, como un taparrabos pseudocientífico; y la necesidad de no obviar la inevitable supeditación de lo local a lo nacional, por seguir siendo esto último, una expresión geográfica significativa, una realidad histórica.


 

Los sin tierra en Misiones

 

Un hecho de extrema gravedad se ha registrado en la región misionera fronteriza con Brasil, en la que se verificó una invasión de tierras por parte de intrusos argentinos y extranjeros. El gobierno provincial atribuye la ocupación de nada menos que 150.000 hectáreas por parte de unas 6000 familias, que estarían integradas por unas 30.000 personas. La legión de intrusos tendría vinculación con el Movimiento de los Sin Tierra (MST), ya de larga vigencia y gran expansión en Brasil y Paraguay; por ello, varias y trascendentes facetas tiene esta invasión de propiedades que es necesario puntualizar.

.

En primer lugar, estos actos reconocen generalmente la participación de líderes vinculados con expresiones ideológicas, que en principio podrían alcanzar dimensión regional. En Brasil, por ejemplo, se han caracterizado por propiciar una reforma agraria consistente en la arcaica y desacreditada subdivisión de tierras cuya explotación se califica siempre como de baja productividad debido a la presunta desatención de sus propietarios.

.

La aparición de este fenómeno en nuestro país no puede ser pasado por alto ni merecer una consideración menor. La agricultura es el principal recurso de la Argentina y no es sensato que se encare bloquearlo mediante la utilización de iniciativas que han demostrado su esterilidad en el mundo entero; por lo contrario, debe ser resguardado de corrientes disolventes que desalienten las inversiones. La provincia de Misiones posee el mayor patrimonio forestal del país, constituido por selvas subtropicales y bosques cultivados en gran expansión, lo que a la vez representa la mayor fuente de riqueza de la provincia.

.

La invasión de tierras conculca el derecho de propiedad y la garantía jurídica, columnas vertebrales del orden, sin las cuales el progreso de la nación y el bienestar general se transforman en utopía. La erosión sufrida por estos derechos fundamentales ha tenido ya gran magnitud en nuestro pasado y las penosas consecuencias que se derivaron de ese proceso deberían impulsar a que se impidiera su reiteración. Hay que señalar, por lo pronto, que las ocupaciones ilegales mencionadas se han visto acompañadas por procedimientos agresivos colaterales tales como el corte de rutas en reclamo de supuestos derechos que justificarían la apropiación compulsiva.

.

No hay que caer en el equívoco de creer que por estos métodos se incorporan al trábajo tierras improductivas. Los ocupantes comienzan por talar el bosque natural mediante la absurda práctica del "rozado" consistente en quemar la selva luego de haberle extraído y vendido sus mejores ejemplares para luego cultivar pequeñas parcelas destinadas a la subsistencia. El principio de sustentabilidad ambiental, colocado hoy como estandarte mundial, y que apunta a conservar los recursos en general y los boscosos en particular, y a evitar, precisamente, su degradación, no puede sino desaprobar semejantes prácticas destructivas.

.

Las autoridades provinciales manifiestan cierta falta de vocación para afrontar los hechos, al hacer gala de pretextos tan fútiles como la falta de recursos; pero el tema no es sólo del resorte local, en tanto aparecen comprometidos el respeto a la ley y el orden público. El gobierno nacional debe entonces apelar a los métodos eficaces para poner coto a esta anómala situación.

.

En especial por tratarse de un área de fronteras y de un fenómeno originado en territorio extranjero, será necesario concurrir con el apoyo de fuerzas federales si es que la provincia carece de capacidad para hacer que los acontecimientos retornen a la legalidad. En los casos de extranjeros indocumentados, lo conveniente es devolverlos a su país, en tanto que para los nacionales quizás haya que implementar formas de ayuda en vista de las dificultades que el presente descalabro económico les impone. Actuar con celeridad y firmeza ante la situación planteada ahorrará muchos y graves problemas para el país.


Fuente: Diario La Nación, Buenos Aires - ARGENTINA, del 5 de octubre de 2002.