Inicio > Mis eListas > elmistico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7555 al 7584 
AsuntoAutor
Fw: : Oracion a Sa Isabel R
PARA REFLEXIONAR MARIA DO
FW: el milagro de MARIA DO
el milagro de la MARIA DO
NUESTRO GUIA INTE MARIA DO
RE: FW: Fwd: Fw: F Gustavo
FW: Fw: : Oracion jose man
RE: Invitación par Lucia Cu
Re: Hola gente li gloria e
Fw: Zanahoria, hu Isabel R
Fw: La Rana y la Isabel R
Re: Fw: Zanahoria Luis Car
Re: Fw: Zanahoria, Pedro Si
Re: Hola gente lin Pedro Si
Fwd: Rv: Reenviar: pleyades
Gracias por llamar Lourdes
Re: Hola gente lin andrea t
Yo que tanto les q galeon
La Inmaculada Conc galeon
LA SANTISIMA VIRGE galeon
La multa Isabel R
Entregar Isabel R
"vivir como las fl Isabel R
RE: La Inmaculada pablo gi
Encuentro Bs As pablo201
Re: Encuentro Bs marcelo
RE: Encuentro Bs A gabriela
Fw: Date prisa ... Estudio
Re: Encuentro Bs A diana ka
Fw: Humildad Estudio
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El Mistico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7592     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[elmistico] La multa
Fecha:Domingo, 10 de Diciembre, 2006  23:18:58 (-0300)
Autor:Isabel Rivas <mojeda @......cl>

La multa

 

 

Cuenta una leyenda de la región del Punjab que un ladrón entró en una hacienda y robó doscientas cebollas. Antes de que pudiera huir, el dueño del lugar lo capturó y lo llevó ante el juez.

 

El magistrado pronunció la sentencia: pagar diez monedas de oro. Pero el hombre alegó que era una multa demasiado alta y el juez, entonces, resolvió ofrecerle otras dos alternativas: recibir veinte latigazos o comerse las doscientas cebollas.

 

El ladrón eligió comerse las doscientas cebollas. Pero cuando llegó a la vigésimo quinta, sus ojos estaban hinchados de tanto llorar y el estómago le quemaba como el fuego del infierno. Como aún le faltaban 175 y se dio cuenta de que no aguantaría el castigo, pidió para recibir los veinte latigazos.

 

El juez aceptó. Cuando el látigo golpeó su espalda por décima vez, él imploró que parasen de castigarlo, porque no soportaba el dolor. El pedido fue obedecido, pero el ladrón tuvo que pagar las diez monedas de oro.

 

- Si hubieras aceptado la multa, te habrías evitado comer las cebollas y no   habrías sufrido con el látigo - le dijo el juez - pero preferiste el camino más difícil sin entender que, cuando se hace algo mal, es mejor pagar enseguida y olvidar el asunto