Inicio > Mis eListas > elmistico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 295 al 324 
AsuntoAutor
sitio de descarga Delmy Sá
Re: libros gratis Delmy Sá
libros gratis. JUAN CAR
libros gratis en i Delmy Sá
razones de la buen victor
EL PODER DE LA MEN victor
ACTITUD MENTAL POS victor
Un poco de humor y victor
corrigiendo hoja w Delmy Sá
Re: corrigiendo ho Isabel
Re: corrigiendo ho Gabriel
Canalización del A victor
Canalización en vi victor
Mensaje del maestr victor
el Maestro Tibetan victor
El significado de victor
EL PICAPEDREDO victor
El Maestro Príncip victor
Canalizado por Lee victor
Sitio filosofía in Gabriel
Fw: Sitio filosofí Gabriel
Encuesta Nueva Tit Centro d
acharia Austria,
Edicion de revista Quintin
Encuesta Nueva Tit Centro d
¿Se están quedando victor
sobre la individua victor
Re: sobre la indiv flia. de
Poemas de krishnam victor
Encuesta Nueva Tit Centro d
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El Mistico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 338     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: [elmistico] sobre la individualidad...
Fecha:Lunes, 1 de Diciembre, 2003  01:49:57 (-0300)
Autor:flia. del Pino <jonito @.........ar>
En respuesta a:Mensaje 337 (escrito por victor)

no se podrà conseguir una traducciòn mejor del Tratado sobre la individualidad del Ser Humano?
----- Original Message -----
From: victor
Sent: Saturday, November 29, 2003 2:54 AM
Subject: [elmistico] sobre la individualidad...

TRATADO SOBRE LA INDIVIDUALIDAD DEL SER HUMANO
Mensaje  dado por el Maestro RAMA el 12 de Diciembre de 1995
.

"Te doy un gran saludo, gran ser que labras tu vida terrenal, y con
él te envío todos mis deseos universales por que crezcas en todo
aspecto, seas un ser grande y estés dispuesto a lanzarte hacia otros
vivires, en niveles superiores, desde donde podrás ver tus pasados y
ser un maestro hacia ellos, como lo somos todos los seres que te
brindamos enseñanzas para que tú seas mejor y mejor y mejor.
Y te diré...
Tú, gran ser que me escuchas allí en tu planeta del Sistema Solar,
eres un ser que posee un estado mental en el que se alternan gamas de
frecuencias altas y bajas, que te mantienen en vaivenes por lo que
piensas, por lo que haces y también por lo que otros han pensado y
actuado sobre ti: tus padres, hermanos, parientes, amigos, y otros
que se encuentran contigo desde tu nacimiento hasta tu muerte.
Tú, gran ser, eres siempre y por ley, el resultado de las acciones
tuyas y de otros, que te han dejado huella y que tendrás que borrar
de ti para alcanzar tus nuevos horizontes.
Existe un principio universal que dice:   Seres de niveles de
evolución inferior serán siempre de colectividades y seres de niveles
de evolución superior serán siempre de altas individualidades; donde
aún en sus superioridades viven en gran soledad, en dicha y gozo,
miran hacia atrás viendo sus pasados, y ayudan y enseñan a seres de
evolución inferior para que sean mejores y sigan en su senda
universal.   Entonces tú, gran ser, ya entiendes el por qué de la
obra de esos grandes Seres Celestiales hacia ti y hacia todo ser de
tu mundo y de los mundos esparcidos por el gran universo donde Ellos
habitan.
Me centraré entonces en el nivel que te corresponde ahora, por lo que
has hecho en tus pasados, y que te permite estar allí en la Tierra,
que es un lugar bello, donde se han colocado todos los elementos,
para que tus estados mental, espiritual y corporal tomen de ellos y
así te liberes.   Pues debes entender que ese es un sitio de
purificación, en donde te han colocado tus propias leyes, para que
tras vivires y vivires, se despierte tu conciencia del estado
universal de letargo en que se encuentra.

Serás entonces puro, lo que te lanzará, a través de la  vibración, a
los campos estelares, donde existen escalas, por donde llevarás a tu
ser, poco a poco, hasta que al final del camino se halle revestido de
tantos esplendores de pureza, que esa tu gran conciencia, no poseerá
ya ni a tu mente ni a tu espíritu, porque se habrá desligado de
ellos, absorbiéndolos para sí y convirtiéndolos en ella misma, en tan
altas frecuencias, que será paralela a las esencias de la morada del
Gran Creador, y con ello, pasará por el portal donde esa Gran Esencia
de Esencias te recibirá, absorbiéndote y entonces allí serás el Gran
Creador del Universo.
Tú, gran ser que me escuchas, por sólo ello, das chispazos a tu
conciencia, y por ello te doy este mensaje, para que a través de él
encuentres tu camino, por donde serás sólido y podrás salir de ese
laberinto en el que te encuentras.
Entonces tocaré tu conciencia con lo que te diré a continuación, para
que muevas los elementos de tu éter y hagas una gran magia:   que
giren tus leyes, que son las llaves que abrirán las puertas que te
permitirán ver a través de ellas, lo que hay mas allá de tu vivir,
donde reposan los merecimientos que atraerás con tus ideales amorosos
y con tu hacer de ellos.
Y te diré:
Tu personalidad madura ó débil, será la que te muestre cómo está tu
espíritu en su sendero universal, si es de un caminar sólido o de
flaccidez por él.   Es entonces de gran importancia que mires cómo es
tu personalidad, para que inicies el moldeo de tu carácter y tu
temperamento, en todos los actos con los que te enfrentas; pues por
tus descontroles te atas y te atas cotidianamente, porque esos
estados se comunican totalmente con el egoísmo que posees y están
altamente relacionados con tu sistema nervioso que igualmente está
conectado a tu cerebro y por él te conectas al gran estado de  tu Ser
Esencial que está conectado constantemente con tus Leyes Cósmicas y
con las Leyes que rigen el universo.
Es así como, si tu exterior es de confusiones, vaivenes y demás, tu
Ser Esencial estará opacado y sin su brillo, por lo que te entrarás
en fracasos, malas elecciones, desilusiones, tristezas, soledades,
rabias, riñas, lujurias, envidias, codicias y todos los actos que
produce el gran egoísmo que posees y el opacamiento de la esencia de
tu Ser Interior.
Allí, entonces, tus Leyes Cósmicas estarán tristes al ver tu desamor
por ellas.   Entonces te desbocas ante las colectividades, que te
envolverán más y más y no permitirán que despiertes tu gran
conciencia y tendrás que vivir y vivir más vidas terrenales.
Pero si haces tu gran trabajo, entonces, la esencia de tu Ser
Interior, estará pulcra y te liberarás de todas las cargas que
arrastras ahora por tus vidas pasadas y por los pasos del presente.
Así será que si el Ser Esencial en tu interior es de toda pureza, tus
pensamientos y acciones serán de toda bondad, creación y servicio,
allí  entonces, tu alrededor sería de altas bellezas, pues al ser de
limpieza interior no se te acercarían los ladrones, ni peleadores, ni
rencorosos, ni semejantes, pues ya no necesitarías de ellos ante tu
presencia, porque estarías en altas vibraciones, en orden y en unidad
con tu ser.   Allí serías de altas intuiciones y grandes
comunicaciones con tu Ser de Maestrías que habita en toda pulcritud a
través de tu Ser Esencial.   Allí tu estado sería de alta
individualidad en relación con los seres humanos y de gran
colectividad con los Grandes Seres de Maestrías que habitamos los
altos cielos.
Entonces deberás darte cuenta, gran ser que me escuchas, que posees
un estado exterior, que está conectado a ti por tus sentidos, que se
comunican con tu cerebro; y un estado interior que se inicia en tu
Ser Esencial y que también está comunicado con tu cerebro y que si lo
opacas, harás que esa comunicación sea cada vez menor y menor.
Pero también sabes que en tu interior posees tus sentidos donde
reposan tus sentimientos de bondad, tus tristezas, tus realizaciones
e igualmente tus vivencias, videncias, clarividencias,
clariaudiencias y muchos otros más.   Pero de igual forma, si tus
acciones exteriores son colectivas, allí encontrarás tristezas,
histerias, desilusiones y fracasos a granel.
Por tanto, gran ser hijo mío, deberás en tus ideales luchar en dos
frentes: en tu exterior, a través de análisis y conclusiones sobre
cómo serán tus actitudes ante tu vivir humano; y en tu interior,
haciendo reconciliaciones, meditaciones, oraciones, balances,
promesas y demás.
Así será que con el primer frente actúes con grandeza ante todo ser y
acto que se te presente; y en el segundo que eleves tus vibraciones,
que serán necesarias para tu crecimiento espiritual.
Los dos frentes en su gran trabajo, se encontrarán ante tu Ser
Esencial, por tu cerebro y así le quitarás de encima todos los velos
que le han cubierto a través de muchas, muchas vidas.
Deberás saber además que tú eres un ser de altas edades universales e
igualmente de vejeces terrenales y que solo será que inicies tu labor
exterior e interior para que aparezca ante ti el gran estado de la
individualidad.   Ello será poco a poco, pues deberás crear desde
estados débiles que existen en ti, las nuevas fuentes que te darán 
fortaleza  para diluir las fuentes que están en grandes bases en tu
interior y que te llevan con gran facilidad a que explotes, en micras
de tu tiempo, porque están sólidas en ti y porque están amparadas por
los impulsos, que son propiedad de los seres del género humano.
Entonces deberás saber que el gran estado de la individualidad te
llevará a liberarte de la prisión de los impulsos y a liberarte de
ese planeta.   Podrás  combatir esos impulsos con tus grandes
labores, que te llevarán en orden y unidad y con ello, en todo vibrar
de vibraciones en tu interior.   Esas vibraciones no son compatibles
con el vivir de tu mundo, y lógicamente, te llevarán a lanzarte por
los senderos universales hasta que tus frecuencias interiores sean
acordes con las frecuencias de otros mundos, que te acogerán,
siguiendo por el gran camino que te lleva hacia las moradas del Gran
Creador.
El mundo en que vives ahora, contiene en sus éteres una gran gama de
frecuencias a través de sus elementos, el reino vegetal, el reino
mineral y el ser humano que lo habita.
Esas frecuencias se fundamentan en los impulsos y las vibraciones. 
Pero solo una gran mente allí, en tu mundo,  captará esas
frecuencias, a través de las frecuencias con que se sincronice por su
actuar y pensar.
Esas frecuencias por ejemplo, se dan en los seres vegetales, que
crecen, se alimentan de la tierra, del aire y el agua, poseyendo en
su interior a un ser adormilado, que lo lleva a ese reino primitivo,
aunque algunos de ellos, además posean tacto, camuflaje y otros. Pero
ese estado vegetal será necesario con todo ello, para darle alimento
a otros seres y entre ellos al ser humano.  Igualmente poseen en su
estado pasivo, energías que se pueden colocar en vibración
poniéndolas a ebullir en agua, que brindan sanación a heridas e
infecciones y a muchas de las enfermedades humanas.   Además le
brindan sus bellezas al ser que a través de su actividad mental, las
percibe.
Esos son los vegetales.   Los seres animales son de otras frecuencias
donde adquieren movimiento, tacto, oído, y aún sentimientos y
capacidad de defenderse ante los ataques de los impulsos humanos y de
otros seres animales.
En estos dos reinos, aunque el primero sea pasivo, moran los impulsos
que son las herramientas para que el ser esté dormido ante sus Leyes
y ante su gran universo.
El ser humano posee a través de los elementos que le circundan y de
sus labores, una gran gama de frecuencias, en su estado mental.  Son
muchos más los aspectos sobre los que tendrá que trabajar, porque
está más despierto que los otros seres que mencioné antes y entonces,
tendrá que vivir, primero a través de los impulsos, que luego en
algunos se convertirán en vibraciones haciendo con ellas que el ser
humano cree ideales, amores, o al contrario sus impulsos estarán por
siempre en él.
Así es la evolución terrenal, a través de las frecuencias que allí
existen, pues si no existieran tales frecuencias, allí no habría
ningún ser de vida.
Tú posees entonces gran ser que me escuchas, muchas frecuencias en tu
interior, que deberás sintonizar mejor para que le des giro a tus
leyes y con ello seas de un gran caminar a través de tu espíritu y de
tu gran conciencia, con las leyes universales.
El gran campo de las emociones es el que con mayor importancia
deberás amainar, para que él, a través de tu sistema nervioso, no te
incite a actuar en desorden en tu mundo exterior.  Deberás diluir los
impulsos que allí habitan desde vidas pasadas unos, y desde tu vida
actual otros, para que salgan de allí las histerias, lujurias,
envidias, arrogancias en todos los aspectos, odios, desamores,
estados ilusos, militarismo, sumisiones, rencores, juicios, críticas
a otros, y todo sinónimo de ello y se creen allí las vibraciones, que
alterarán ese campo de las emociones, siendo con ellas de altas
idealizaciones, de alegrías, realización, triunfos y felicidad
constante.
Encontrarás allí el gran esplendor, el dar, la humildad, el
compartir, el servicio y tu unidad. Con ello dejarías de fumar, la
droga, el licor, si estás en ello, tus vicios íntimos, tus falsas
promesas y otros que ya no te corresponderían, de acuerdo con esas
nuevas frecuencias.
He dicho entonces todo lo que un ser necesitará  para ser de  un gran
estado de Individualidad, colocando voluntad a sus promesas, a sus
ideales, que le llevarán en crecimiento de su amor propio, que lo
conducirán a una gran seguridad interior, y con ello a hacer una gran
elección de su entorno, de sus actos, de su pensar, de sus labores y
demás: a hacer sus meditaciones a granel, a hacer sus meditaciones en
todo orden día a día, a hacer sus balances por su buen vivir, a mirar
a sus semejantes como se mira a sí mismo, a orar, a rezar, a utilizar
a los ángeles que le brindan sus ayudas por su autorización, a usar
las claves humanas y cósmicas colocándolas a todo acto que emprenda,
a tener su rostro suelto, su mirada bondadosa, su sonrisa constante,
a llevar en todo orden su misión como padre, hermano, madre, esposo
(a), amigo(a), socio(a), sin las posesiones que allí son de altas
dosis, a escuchar a sus semejantes cuando se le dirijan en su
lenguaje, a brindar enseñanzas, consejos y otros a quienes lo
necesiten, a ser paciente ante los escollos, a estar controlado ante
los obstáculos, y a poseer a Dios, el Gran Creador, en su interior.
Así será como se inicien las bases para que ese ser sea de
humildades, de amor, armonía, bondad y entendimiento, de compartir,
de dar; lo que le llevará en orden, servicio y humildad, que son los
ingredientes para que exista un gran estado de toda solidez en la
gran Individualidad.
Tú, gran ser que me escuchas, manejas tus frecuencias según las
huellas que portas desde tus ayeres, por los seres que se presentan
ante ti en tu vida actual, desde tu gestación hasta el presente, por
tus sentimientos hacia cada uno de ellos y por tus estados
emocionales hacia cada acto y cada ser.
Te daré entonces una calificación de más o de menos en una escala de
1 a 100, positiva o negativa, de las frecuencias que contienen cada
uno de los aspectos que conforman la vida humana y de algunas
implicaciones que con ellas se producen en el ser humano.
Entonces, a través de ello concluirás que tendrás que elevar tus
vibraciones, diluyendo los impulsos que acompañan el aspecto o los
aspectos en que harás tus promesas.  Deberás entender que los
impulsos dan protección a la ignorancia humana y las vibraciones al
conocimiento y a la sabiduría.
Ve pues y analiza lo que he dicho. 
Iniciaré con los estados que se dan a través de los impulsos.

LA INSEGURIDAD:
Es el estado que se da en ti por los seres que te brindan compañía
durante tu vivir.  Allí están tu madre, tu padre, tus parientes y
amigos, tus maestros de la escuela y otros, por tanto, ese estado es
paralelo con las colectividades.
Ese estado se relaciona, igualmente, con la decisión ante la duda,
con la dependencia hacia otros seres y estados, con la sumisión, con
la pobreza mental, con el fumar, la droga y el licor, con los miedos,
fobias y traumas, con la esclavitud, con las represiones, con los
resquemores y con todo estado de la represión humana.
Los impulsos serán los amos de un ser inseguro, en mayor o menor
grado, de acuerdo con el nivel de solidez de ese estado en él.   Un
estado de inseguridad constante, durante toda la vida de un ser, lo
avasallará y aplastará para que siga en la gran rueda de los vivires
y vivires terrenales.
Un ser inseguro, que perciba la chispa para salir de allí, deberá
purgarse cada 6 meses, después de lo cual tomará vitaminas, hierro,
calcio, fósforo, zinc, magnesio, potasio, vitamina B, vitamina A y
vitamina C. Deberá alejarse a un sitio campestre y de soledad para
que corra, salte, dé gritos y similares, para que saque de su
interior sus represiones y empiece así a ser consciente de su estado
de inseguridad, para que desde allí inicie el gran proceso de
diluirla, a través del valor y el amor que se gestará en él.
Por lo general, casi todos los seres que poseen la inseguridad han
sido guerreros, torturadores, comandantes, humilladores y otros
sinónimos en sus vidas pasadas.  El ser inseguro, igualmente y por lo
general, posee una gran dosis de paciencia, por donde podrá entrar a
diluir ese estado.
Cuando un ser es inseguro, en solo una decisión, los impulsos
crecerán en él, en la escala que definí, hasta 20.  Cuando un ser es
de inseguridades e inseguridades, ese nivel en la escala seguirá en
crecimiento hasta llegar un poco más allá de 90, donde ese ser queda
derrotado en su vida.  Allí, las enfermedades serán largas, pues los
impulsos le ganarán a las energías de ese cuerpo y le causarán
dolencias, penas y otros que le llevarán poco a poco a su muerte.

El estado de la inseguridad posee dos aspectos con  bases sólidas
para que un ser inseguro sea del temperamento y carácter con los que
se enfrenta al gran vivir humano:
El primer aspecto tiene como base el MIEDO a enfrentar los actos que
se le presentan. Ello es creado por las inseguridades de su madre,
por la falta del padre o por la muerte del mismo a una edad temprana
del hijo, y por todos los temores que se le infunden a través de las
edades de su vida actual.  Por lógica, allí se podrá decir que ese
ser será de traumas, temores, fobias, sumisión, esclavitud,
dependencia, enfermedades, incapacidad de elegir y hasta demencia.
El segundo tiene como base el EGO que ese ser posea ante la vida, que
no es mas que su defensa ante las debilidades de su ser.  Ello se
crea por el militarismo de su padre, por el castigo constante, por
encierros en los castigos, por las represiones en sus estados
sexuales, por la mala educación recibida en ese aspecto, por las
rencillas constantes entre sus padres, por la separación de sus
padres, por estados de altas pobrezas sociales y por los rechazos de
que fue objeto por seres arrogantes a través de sus edades de
crecimiento.
Allí entonces, de esa base de EGO, se desprenden los aspectos del
militarismo, vicios, histerias, iras, odio, soberbia, humillaciones,
envidias, avaricia, poder, codicia, juicios a otros, críticas a
doquier, lujurias, peleas, rencores y otros que igualmente crean
otros aspectos del vivir humano.
Estos dos aspectos crean entonces grandes ataduras: primero por
sumisión y segundo por militarismo.  Haré algunas explicaciones sobre
cada uno de estos aspectos que se derivan de aquellas bases para que
así sigas en tu análisis y comprendas mejor lo que es el gran estado
de la Individualidad.

EL MIEDO
Cuando un ser dispara este aspecto en su interior, el ser llega a
poseer un nivel de hasta 70 en la escala de los impulsos, que
alimentarán su estado de inseguridad.
El Miedo abre puertas a seres de espíritus bajos, a seres satánicos,
a suicidios y a otros sinónimos.   El Miedo siempre será pasajero y
es como una alarma para que el ser que lo posea inicie su labor
interior.

EL TEMOR
Presenta una mayor duración que el miedo y aporta  un nivel de 40 en
la escala de los impulsos al gran estado de la inseguridad. Con el
temor aparecen las ansiedades, angustias, obsesiones y fanatismos.
LA ANSIEDAD
Son los impulsos de desecho que se acumulan en el interior de un ser,
por el temor que se ha creado en él a través de sus pasados, en la
vida actual.  Allí por la ansiedad aparecen los vicios como el fumar,
licor y otros que se amainan temporalmente.
La ansiedad siempre habitará un ser que no le brinda amor a su
cuerpo, a su organismo, a su ser.   Un ser que posea ansiedad, será
siempre un ser que vive en pobreza.   Aunque sea rico, se vestirá de
colores oscuros, su mirada será triste y lo acusará a través de sus
gestos, de su forma de sentarse, de dormir y  por el cierre de sus
meridianos izquierdo y derecho en su cuerpo, cruzándose de brazos y
piernas, y agachando su cabeza al caminar.
Estos seres siempre se exaltan cuando fuman, toman licor y otros,
pues allí al dejar salir sus represiones, son alegres, felices y de
altos ideales; serán líderes por ello, pero igualmente, de vez en
cuando estarán cansados y agotados en su pensar.  Son también de
altos vaivenes en su vivir, porque en su interior sus ánimos son
semejantes.
Siempre será necesario que estos seres estén acompañados por seres
que les brinden altos afectos, por grandes amigos y socios que les
den su apoyo. Cuando los ánimos de estos seres crezcan, dejarán sus
vicios y con ello, aunque aparezcan grandes histerias, su ansiedad se
diluirá poco a poco.
Cuando en un ser existe una pequeña ansiedad, su interior estará en
20 en la escala de los impulsos humanos.

LA ANGUSTIA
Es el dolor interior ante los estados exteriores que se le presentan
a un ser incapaz de captarlos, asimilarlos, analizarlos, resolverlos:
como por ejemplo el amor, el poder, los estados de salud y los
económicos.
La angustia es paralela al estado de la ansiedad, pero siempre la
ansiedad será la gran alimentadora de la angustia.   Cuando un ser
está poseído por la angustia, será de algunas demencias, no
coordinará sus movimientos, ni su alimentación ni su dormir, será de
altos estados de tristeza y se alejará de sus actividades cotidianas.
La angustia le aportará a ese ser un impulso y solo uno, para que ese
ser more en frecuencias bajas.  La angustia se asocia con el miedo, y
allí igualmente, ese ser podrá caer en el suicidio, en la locura u
otros estados sinónimos.
La angustia es propia de seres que han perdido sus riquezas o un gran
amor, o que tienen una enfermedad grave que los llevará rápidamente a
la muerte.
La angustia es el gran hogar de la Pena.

LA PENA
Es un estado de altas frecuencias de impulsos, que se alojan en el
estado mental de un ser que pierde todas sus capacidades por carecer
de amor o de dinero o de otro estado sólido que le brinde fuerzas.  
La pena se asocia con el ser que ha amado a otro ser por largo tiempo
y que cuando le falta, se desconecta del mundo exterior.
El ser que posea pena estará como sonámbulo ante su vida.  Su cuerpo
adelgazará e irá adquiriendo lentamente la posición de gestación. Ese
ser perderá poco a poco la razón; igualmente poco a poco entrará en
demencias, será de altas soledades y melancolías y hasta deambulará,
como un ser adormilado, por las calles de la ciudad.
La angustia, aunque sea portadora de la pena, siempre es de tendencia
temporal. La pena se puede apoderar del ser hasta por el resto de su
vida.

LA OBSESION
Es un gran estado de locura interior donde moran la ansiedad, las
angustias, penas y tristezas, pero igual el militarismo, los odios,
histerias, vicios, avaricias y muchas enfermedades.
Allí el ser obsesivo se verá en constante actividad, en ejercicios,
en artes: pintura, música, pues la obsesión le servirá para dar
morada a muchos espíritus que lo manejarán y hasta le darán fuego a
su ser.
El sistema nervioso llevará siempre a estos seres a ser neuróticos, a
gritar y hacer movimientos fuertes cuando están en ese estado; pero
igual cuando están aplacados serán creadores, bien sea de estados
abstractos o concretos. Ello dependerá siempre en el primer estado,
de seres que alojan en su interior a espíritus de bajezas.  En el
segundo estado, de seres que no los alojan, pues estos seres son
también de gran inteligencia.
El ego de estos seres siempre será el otro lado de la balanza, donde
existe el miedo.   Estos seres son a veces peligrosos para una
comunidad por sus acciones feroces ante ella.  Sus movimientos
denotarán su estado demencial, que a veces habita en ellos.
Estos seres crean su propia religión,  su propia ley de convivencia y
toda acción a través de su ego; ego alimentado por sus estados
infantiles de alta inseguridad.
Estos seres se reconocen por su mirada desorbitada, por sus pómulos
salientes, por su cuerpo delgado, porque cotidianamente botan grandes
cantidades de energía y por su gesticulación que es rápida y de
movimientos angulosos y rectos.
Este estado amaina la capacidad de los sentidos, del corazón, de los
riñones, y del páncreas;  altera en alto grado el sistema nervioso, y
causa daños al cerebro. Igualmente estos seres comen y duermen en
altas dosis por la gran debilidad resultante al concluir sus
histerias.   Son seres lujuriosos y no diferencian sus afectos por
ningún ser, cuando se encuentran en ese estado.
Un ser que posea obsesión por un corto tiempo, será invadido por un
nivel de 80 en la escala de los impulsos.  Si la obsesión es
constante y más constante se verá en 100 en la escala y allí entonces
será de altas demencias, que son las moradas, en el estado mental, de
bandadas de seres de espíritus bajos.

EL FANATISMO
El fanatismo emerge de seres cuya base es el miedo o cuya base es el
ego. El fanatismo es otro gran estado de inseguridad con que un ser
dirige su vida. 
El fanatismo se asocia con el estado de la obsesión, la ansiedad y la
angustia.
Por principio universal un ser deberá poseer siempre un estado mental
sólido para captar en su interior toda enseñanza que le brinde la
vida humana, que le brinden los seres humanos de santidad, que le
brinden los seres que allí habitan y aún que le brinden los altos
seres de Maestrías Celestiales; pues esa enseñanza será siempre
aprendida de un solo ser, que solo hablará de ello cuando seleccione
a otro ser paralelo suyo para dársela.
El estado fanático se adquiere desde seres humanos que gozan de fama
por ideales religiosos, políticos, económicos y guerreros.
Allí, cuando un ser entrega su razón al ser de aquellos ideales, por
sus estados de obsesión, podrá ser manejado ampliamente por ese ser
líder.  Allí es donde el ser, a veces, cae en el suicidio que casi
siempre es de colectividad.
Es bueno por siempre que todo ser elija muy bien, de lo que escucha
cotidianamente; que elija a los seres que le rodean y que analice y
concluya  sobre todo lo que asimila a través de sus sentidos.
Es bueno que el ser que crece sus estados religiosos interiores, su
gran conciencia, que despierta a la luz universal, sea solo de
pequeños diálogos, simples, con los seres que le quieran escuchar.  
A través de ello creará inquietud en esos seres; más no generará
calificativos de ellos hacia él por todo lo que ha aprendido en un
largo proceso, pues esos seres quizás no le asimilarán y lo tildarán
de demente y será rechazado por ellos.
Los seres fanáticos son peligrosos, pues a través del estado que
manejan, producen, repito, suicidios, fracasos, generan la renuncia a
vivir en comodidad, la renuncia a vivir en comunidad, la renuncia a
vivir como padre, madre, o hijo, o como ser del planeta Tierra.
Si el fanatismo se fusiona con la obsesión, allí el ser como que
relampagueará en su interior, lo que le llevará a morir rápidamente
por una enfermedad grave.   Un toque del estado de fanatismo aportará
al ser objeto de ello un nivel de 20 en la escala de los impulsos.
Si ese ser es de constancias y constancias en el fanatismo, sus
impulsos crecerán, en esa escala, hasta un nivel de 100, donde
perderá una gran oportunidad para trascender el vivir humano,
teniendo por eso que volver y volver a vivir hasta que se dé cuenta
de ello.

LA DEMENCIA
Es el estado en el que la mente pierde su razón de ser, por actos que
se han creado en el ser, a través de su vida, a través del miedo. El
estado de la demencia se alimenta grandemente de la ansiedad, la
angustia, las penas, obsesiones y fanatismos. Con ello entenderás ese
estado.
Daré otras definiciones que igualmente se gestan en la base del miedo
y son las siguientes.

LA SUMISION
Aparece en seres que han vivido en temor constante, bien por estados
de pobrezas o bien por debilidades mentales o corporales. Estos seres
siempre buscarán protección en cualquier ser que les brinde afecto y
se refugiarán en él como salvación a su estado de pobreza interior;
pero por lo general estos seres sufrirán porque los seres que les
brindan protección les avasallarán con sus órdenes, entonces se harán
serviles hacia ese ser.
Este estado es de altas colectividades, pues el ser sumiso nunca
decidirá por sí mismo y todo pensamiento lo comentará al ser que le
avasalla para que sea él quien decida, de acuerdo con su criterio,
sobre su bien o mal.
El ser sumiso posee en su interior estados rencorosos, rebeldías,
odios, iras y soberbias en alta represión, que algunas veces, en su
explosión, hasta le pueden servir para desligarse del ser que le
avasalla.
Allí en ese estado de sumisión, en constancia se adquieren 20
impulsos en la escala.

LA ESCLAVITUD
Es la sumisión, en entrega total, hacia un ser o hacia un poder.
Allí la decisión se encuentra anulada del todo; la labor del ser
esclavo se encarga de anular su propio pensamiento; allí el ser
admite torturas, prisión, castigos a granel, y alimentación, dormir y
vestir de altas pobrezas.
El esclavo, siempre será de 80, 90 o hasta 100 impulsos en la escala,
impulsos que también por siempre dormirán en su interior en gran
represamiento.   El ser esclavo durante toda su vida, solo le dará a
esa vida: transición, por el tiempo que dure.
La sumisión y la esclavitud crean altas dependencias y con ello la
colectividad y las ataduras a granel.

LA DEPENDENCIA
Es el estado de relación que posee todo ser hacia su exterior: o bien
hacia sus padres por haberlo criado, educado, alimentado y otros, o
bien por actos fisiológicos o por su empleo en una empresa o por
comercio y demás, normales en el ser humano.
Allí se dan las ataduras por afecto o por defecto y es allí donde
Nuestras enseñanzas son grandes herramientas, para que al vivir en
dependencias del hacer, se equilibren el sentir y el estar, de los
que daré definiciones mas adelante.
La dependencia generará  siempre 10 impulsos en la escala.   Allí
será importante que el ser sea de toda seguridad y amor hacia sí
mismo, para que avance cotidianamente.
Los estados que he enumerado antes producen jaquecas constantes, mala
circulación sanguínea, tumores cancerosos, artritis, enfermedades
óseas, perdida de los sentidos poco a poco y depresión.

LA DEPRESION
La depresión es la caída súbita de las energías corporales por un
acto externo que hiere los sentimientos.  Es como una gran derrota
ante la vida.  Allí los impulsos se lanzan en pos de la destrucción
del ser.  La depresión se liga a la pena.
De la depresión, al igual que de todos los estados anteriores se
derivan los traumas y las fobias. 

LOS TRAUMAS
Son las huellas que quedan en un ser por todos los actos que con base
en los miedos, se dan durante su vida.   Los traumas son las causas
de muchas enfermedades sicológicas que se plasman posteriormente en
un órgano o músculo, cuando ese ser los posee constantemente.
En los traumas, los impulsos danzan de felicidad en un nivel de 40 en
su escala.

LAS FOBIAS
Las fobias son grandes miedos, ante uno o varios aspectos del vivir
humano, por actos que él vivencia.   Allí la adrenalina se dispara
constantemente en el interior,  creándose un desgaste de altas cargas
de energía y con ello dolencias de pecho y de mala circulación.
Un ser que posea alguno de los dos últimos estados que he descrito,
requiere de seres de grandes afectos a su alrededor, pues a través
del ánimo y entendimiento que ellos le brinden, los diluirá  poco a
poco.
Cuando las fobias se dan en explosión atraen 40 impulsos en la
escala.
Todos estos estados son paralelos igualmente a seres que poseen un
estado mental conformista o de altas pobrezas, lo que les lleva a
actuar así durante su vivir.


A continuación entraré a enseñar algunas definiciones sobre estados
que se dan con base en el miedo y en el ego; después definiré otros
que se dan con base en el ego.
Allí también podrás, gran ser que me escuchas, analizar cada uno de
estos estados para que hagas un balance sobre como habitan en ti
todos estos aspectos que te llevan en la colectividad humana.
Iniciaré con una definición que es la gran base.
LA AVARICIA
La avaricia es el estado de inseguridad por el cual quien la posea se
enfrenta a su vivir.  El ser avaro posee siempre un pensamiento que
le lleva a ahorrar cuanto consiga, para el futuro.  Es un ser que
posee un estado mental muy pobre aunque posea mil riquezas.
El ser avaro será de altos y abundantes vacíos en diversos aspectos
de su vida. Será rechazado por muchos miembros de su familia y no
tendrá amigos de bienestar pues serán muchos quienes lo  merodeen
para enajenarle sus riquezas.

Son seres que se deprimen constantemente por solo gastar o perder una
pequeña cantidad de sus posesiones.   Su salud se deteriora sin que
se den cuenta de ello.  Sus afectos son siempre muy pocos pues son
muy desconfiados con todo ser que les brinda el suyo.
Cuando muere un ser avaro toman su riqueza otros seres, que le dan
malos manejos diluyéndola con facilidad, lo cual es muy lógico, pues
tal riqueza estaba representada solo en estados físicos: dinero,
propiedades y otros en gran represión, que al liberarse del ser que
los aprisionaba, se disuelven rápidamente.
Los seres avaros son de altas represiones, de vicios íntimos y otros
que son los caminos por donde, luego de su muerte, se diluyen sus
riquezas.  Estos seres siempre tienen sus impulsos en un nivel de 30,
40, 50 o más, en la escala.
La avaricia es sinónima de la minucia y es paralela a la envidia, a
la histeria, a las peleas, los odios, las iras, las soberbias y la
posesión. Definiré entonces estos estados para que los entiendan.

LA MINUCIA
La minucia es propia de seres que manipulan a otros, mediante las
llamadas `mañas'.  La minucia igualmente es propiedad de seres que
poseen mentes pobres, aunque sean de riquezas exteriores.   Un
ser `minucioso' en alto grado es peligroso porque indispone a un ser
contra otro u otros.
Son seres que guardan sus riquezas, a veces engañando a otros seres,
ante quienes se muestran como muy pobres.  Ello los conduce a ser
sumisos ante otro ser, pero igual muchas veces se escudan en otros
aprovechándose de ello para gobernar a muchos seres y actos.   Son
seres que por lo general inspiran lástima, uno de sus ingredientes
para manipular.
Esos seres en general están acompañados por 30, 40 y aún más
impulsos.  Cuando se descubren sus manipulaciones adquieren altas
dosis de odios, rencores y soberbias ante quienes los descubrieron.  
Un ser de Minucias es de grandes ataduras durante su vida humana.

LA ENVIDIA
Es el estado por el cual quien la posee entra en histerias interiores
por las posesiones de otro.   Allí el ser envidioso es de minucias
que le llevan a manipular a otros contra quien siente envidia para
lograr que lo rechacen.  Hace grandes intrigas contra aquél y cuando
ve sus resultados siente gran placer y felicidad interior.
Un ser envidioso siempre será un gran perdedor, sus riquezas se
diluirán, a veces de un solo golpe.  Es un ser que tendrá varios
accidentes durante su vida, su sistema respiratorio, sus pulmones
enfermarán, y sufrirá de cáncer y de asma y altas asfixias.  Casi
siempre muere por ello, o ahogado en el agua, o por una caída en un
abismo o por una gran depresión y soledad en su vejez.
Quien siente la envidia por una vez, atrae hacia sí 40 impulsos, que
irán aumentando si es constante en ello.

LA HISTERIA
Es el estado donde los impulsos que se han represado en el interior
de un ser, igualmente por estados de represión, explotan; pero esas
explosiones son como danzas de esos impulsos que emanan por varios
caminos:
En primer lugar un estado de histeria puede ocurrir por deportes, por
juegos de azar, por música, por una conferencia de un gran líder que
incita a ello, por políticos o guerreros que igualmente exacerban
esos impulsos.  Allí los impulsos reprimidos, que en unos seres son
mayores que en otros, inician su salida, quedando el ser cansado pero
animado.   Allí gritará, saltará, moverá sus brazos y cabeza. En
otros habrá tal emanación de energía de impulsos reprimidos que hasta
se desmayarán.
Existe otro estado de histeria que se dispara por el triunfo.  Allí
el ser danza, grita, bebe licor, en grandes alegrías.  Este estado es
de alguna peligrosidad para quien sea rebelde en su interior, pues
ello saldrá, incitando a las riñas.  Allí emergen igualmente los
estados mundanos, cayendo en el licor y el fumar, junto a estados
sexuales de alto desorden.
Este estado es de alta colectividad.  Igual es aprovechado por
políticos y guerreros para sus campañas, en dictaduras, democracias y
otras y para ir a la guerra contra otra región.
La histeria se puede dar por largos períodos de represión, ejercida
por los padres sobre un hijo, lo que le crea la timidez.   Ese hijo
querrá siempre hacer lo que ve alrededor pero los impulsos negativos
que siente, por la represión, no se lo permiten.  Tales impulsos se
seguirán represando hasta que ellos inicien su gran danza, explotando
en histerias, primero a través de discusiones y luego a través de
riñas y rebeldías, incluso con sus padres.
Por lo general este estado genera la separación del ser con el
sistema que lo reprimió; igualmente crea rencores y odios por largo
tiempo hasta que él mismo llega a diluirlo y se reconcilia y llega a
sentir amores de gratitud (raro en el ser humano) hacia el ser o los
seres que le ocasionaron la represión.
Cuando un ser reprimido inicia la liberación de sus impulsos entra en
algunos estado bajos, a veces en grandes dosis, pues  en su interior
reinan muchos aspectos reprimidos que lo conducen allí.   Son muy
pocos los seres que logran alto bienestar y esplendor cuando se
desligan de sus impulsos.
Pero también la histeria se puede generar por los afectos que un ser
posee, cuando se da cuenta de que el otro ser está siendo atacado por
familiares, parientes, amigos, compañeros de trabajo, ladrones o
seres de otra región.  Al sentir atacados sus afectos, inmediatamente
entra en grandes histerias, que lo llevarán, según el grado de
afecto, a actuar ante el o los atacantes.  Allí entra en discusiones,
riñas, peleas y puede ser herido e incluso encontrar la muerte.  Allí
también se podrá alicorar e incitar a otros a entrar en histerias y
en riñas hacia los atacantes.
El estado de la histeria se relaciona con el sistema cultural y moral
que habita internamente en el ser, con las clases sociales y otras
circunstancias que en últimas lo llevarán a controlarse o no
controlarse ante ese estado.
Algunos podrán entrar en diálogo, otros aceptarán intermediación,
otros hasta evitarán el enfrentamiento, pero igualmente continuarán
con sus impulsos reprimidos y entonces desbocarán sus histerias en el
seno familiar, lanzándose contra el ser de sus afectos que fue
atacado y culpándolo por todo lo sucedido; lo que sigue es el
arrepentimiento por ello y la reconciliación con el ser.
Igualmente la histeria se produce por la pérdida de una posesión,
como: un bien, dinero, un ser de afectos, una región y otros que
conducen al ser hacia allí, pasando primero por un estado depresivo y
luego lanzándose contra la causa de la pérdida.
Allí es donde el ser humano se entrega completamente a la riña, a la
guerra, y se inicia en el concepto de poder si no lo poseyó en su
estado mental hasta ese momento o simplemente luchará contra sus
semejantes.   La histeria en este aspecto es muy peligrosa.
La histeria se produce por igual, en el ambiente laboral, por parte
de los empleados de una empresa, o que conforman un equipo dirigente
o que son de grupos contrarios por ideas políticas.  Allí los líderes
u otros intermediarios en el escalafón a que pertenecen, incitan a
los demás hacia la histeria interior y con ello hacia las rebeldías
contra el sistema a que pertenecen, o contra el bando contrario.
Allí aparecen los sindicatos, los complots, las intrigas, las
amenazas, las ataduras, las pérdidas o ganancias de poder.   Allí
todos los seres critican, juzgan, acusan, aprisionan y pelean, todo
ello propio de seres de alta colectividad.
La histeria se relaciona con la rebeldía, las riñas, los odios, las
iras, la soberbia, las arrogancias, la codicia, la avaricia, la
envidia, la humillación y en todos ellos por los estados afectuosos
que moran en un ser por otro, o en los sistemas deportivos, políticos
o económicos.
La histeria es de altas ataduras y de altas relaciones con vivires
pasados.   La histeria es de igual forma, la base de otros estados
donde los impulsos se sitúan entre el miedo y el ego.   Un estado de
histerias, proporciona como mínimo al ser que lo posea un nivel de 30
en la escala de los impulsos y desde allí más y más, según posea ese
ser su interior. 
Seguiré pues definiendo los diversos aspectos que se relacionan con
los estados de la avaricia, pero antes es necesario que sepas y
entiendas qué es el estado de la rebeldía.

LA REBELDIA
Es el choque interno de los impulsos reprimidos, que hace que el ser
que los posee se aleje del sistema que le oprime.  Iniciará con
discusiones y riñas para luego alejarse de allí.   O también podrá
hacerlo mediante argucias, en silencio, cayendo con ello en profundos
abismos a continuación, por no haber liberado las energías
reprimidas.   Sus afectos son de vaivén, sus acciones siempre
poseerán cargas de rabia, y rechazará otros seres o sistemas
paralelos a los que originaron sus rebeldías.
Estos seres, por lo general, aunque sean líderes después de alejarse
del sistema que les oprimía, se encuentran en soledad y melancolía. 
Allí ese estado se relaciona con la obsesión y el fanatismo y en
ocasiones se verán hasta en demencias.   Tras ser líderes se
transforman en dictadores, en opresores a otros seres y bondadosos
con aquellos que fueron igualmente reprimidos como él.
Tales seres fundan su propia religión, su propia ley.  Muchos otros,
por los aspectos que reposan en su interior dirigen bandas de
ladrones, de hampones, de sicarios o de guerrilleros.  Pero podrán
ser también de algunas comandancias en ejércitos y serán de altas
osadías, que los llevarán a derrotas y a veces a algunos triunfos.
Estos seres mueren por cáncer en el colon, enfermedades del hígado,
paro cardiaco, derrames sanguíneos en el cerebro, accidentes y por
heridas graves.  Estos seres por lo general son lujuriosos.
Cuando un ser ejecuta un acto de rebeldía, inmediatamente se ve en
vaivenes, en un nivel de 30 en la escala de los impulsos.

LA RIÑA
Es el estado exterior del ser histérico.   La riña se crea en la
histeria y es el mecanismo por el cual él desfoga los impulsos
reprimidos.  Ese estado crea igualmente odios, iras y soberbias que
lo  llevan a permanecer a la defensiva; pues cuando dos o más seres
pelean, uno de ellos será el perdedor y no querrá, por naturaleza, 
ser él, por lo cual idealiza otra y otra pelea.
La riña igualmente se da en mayor o menor grado por el estado
cultural y social en que ese ser haya nacido, crecido o convivido.  
La riña se ve acompañada por 70 o más de los impulsos, cuando ella
ocurre.

EL ODIO
Es el estado que resulta por estados rebeldes, que moran largamente
en un ser, hacia otro.   Allí  el ser se queda, por el recuerdo, en
un acto del pasado.  El odio es sinónimo del rencor.
Los impulsos en el ser que odie, serán constantes mientras el odio
dure, en nivel de 40, que bastan para aporrear su interior y con ello
hacer que los impulsos reprimidos aporreen también su descanso y sus
sistemas circulatorio y muscular, hasta enfermarlo de artritis,
cáncer de sangre, tumores, llagas y otras enfermedades musculares.
Estos seres, en su vejez, sufren de altas pérdidas de sus sentidos y
a partir de su edad adulta, de sus estados sexuales.
El odio, aunque sea un estado de rebeldías de un ser por otro u
otros, es pasivo, pues allí no se disparan hacia el exterior los
impulsos represados.   El ser que odia, por lo general, centra su
vivir en ello, y es de desamor, soledad, y altos vacíos interiores
que le llevarán en pobrezas mil durante su vivir.   Quien posea odio
tendrá altas dosis de debilidad en su voluntad para reconciliarse con
el otro ser.

LA IRA
Es un estado donde el odio, que habita en un ser, le produce
chispazos a su sistema nervioso, a través de los impulsos en
movimiento, despertando su estado emocional, disponiéndolo con ello a
las discusiones o riñas con el ser al que se enfrenta.
La ira es activa en los impulsos, y ayuda, es mi forma de decirlo,
para que el estado del odio se amaine.   La ira, igualmente a través
del odio, da pie para que un ser, envíe mentalmente a otro ser altas
dosis de energías negativas, que le podrán crear malestar al último
si se encuentra en estado de debilidad.
Cuando un ser posee iras, adquiere un nivel de 50 en la escala de los
impulsos.

LA SOBERBIA
La soberbia contiene como base más ego que miedo.  Un ser soberbio es
muy arrogante, se cree mejor que todos a su rededor.   La soberbia
por lo general se da en seres de pobreza en sus economías y de
incapacidad en su hacer, al igual en aquellos que poseen traumas
creados por sus padres bien por castigos o por pobrezas durante su
infancia.
La soberbia es como un estado de rebeldía contra el propio ser, que
se exterioriza, en altas discusiones y aún en forma de órdenes hacia
los seres de sus afectos.  El ser soberbio contiene en su interior
altas dosis de envidia, y grandes energías reprimidas, a través de
los impulsos que lo llevan a explotar de vez en cuando, hiriendo con
su lenguaje al ser o los seres a que se refiera.
La soberbia es la expresión verbal de la angustia que un ser padece
en su interior.  Por lo general los seres soberbios han vivido en
altas riquezas y altas jerarquías de poder en otros vivires del
pasado.
La soberbia es la herramienta para que un ser caiga en la cuenta de
que deberá ser paciente y bondadoso durante su vivir.   Esos son los
ingredientes paralelos a la reconciliación, para que ese ser diluya
poco a poco su soberbia.
Los seres soberbios, a través de su soberbia, desperdician altas
dosis de energías, lo que incide en malestares óseos, de arterias, de
tendones y músculos.   Estos seres igualmente, presentan ciertos
encogimientos desde su edad adulta hasta su muerte, percibiéndose a
través de los años, su cuerpo cada vez más pequeño.   De igual forma
ellos están acompañados por grandes cantidades de entidades bajas.
Un ser, por un solo estado de soberbia se verá en mi escala
referencia en un nivel de 60 impulsos. 
LA POSESION
Es el estado por el cual un ser muestra todo el estado de inseguridad
que posee en su interior.   Es de origen genético, por padres o
abuelos que lo hayan sido antes.   La posesión igualmente es de
origen infantil, por haber sido ese ser espectador de los
comportamientos de sus padres: infidelidades, faltas de entendimiento
y de comprensión entre ellos.
El ser de posesión, posee de igual forma: soberbia, envidia,
ansiedad, angustia, histeria y arrogancia.   Allí se baten en combate
los miedos y el ego.
Un ser de alta posesión hacia otro ser desbocará todos esos estados
internos hacia él, vivirá solo por él y se enloquecerá si ve
rebeldías en él, llegando a actuar con malestar, rencores, odios,
iras y aún podrá llegar al suicidio.
La posesión es de alto paralelismo con la avaricia.   En conclusión,
es un ser paciente y bondadoso mientras ve que su posesión es de
bienestar, pero cuando percibe el mínimo vaivén, de inmediato, hará
explotar toda la represión que posee en su interior.
Estos seres sufren de jaquecas, males de colon, duodeno, hígado y
mala circulación sanguínea.
La posesión, en estado normal en el ser humano aporta un nivel de 5
en la escala de los impulsos, pero cuando el ser sufre de ello por
su  inseguridad, se iniciará en un nivel de 30 en la escala y desde
allí crecerá.
La posesión es el resultado cuando un ser que carece de afecto, lo da
en compensación con ella. 

LA HUMILLACION
Es el estado en el que un ser que posee propiedades o dineros en
riquezas, se llena de arrogancia, que utiliza contra otro u otros
seres para mostrar que posee poder.   Por lo general son seres que
poseen espíritus jóvenes, que no poseen gran experiencia a través de
sus vidas en cuerpos humanos.
La humillación atrae la envidia de otros, siendo aquella paralela a
esta en quien la posea.   La humillación es 80% ego y 20% miedo.   La
humillación es sinónima de estados cultural y social muy débiles.
La humillación es muestra en quien la posee de su inmadurez para
convivir en comunidad.   Este estado es de grandes ataduras.   El ser
que humille constantemente a otros sufrirá enfermedades largas y gran
soledad en su muerte, que será en gran tristeza.
El ser que humille una vez se encontrará con 80 impulsos en la
escala.  Muchos seres que humillaban en vidas pasadas se ven en su
vida actual en grandes sufrimientos por su pobreza, pidiendo limosna
y con enfermedades en sus piernas, sus brazos y sus sentidos.


Todos los estados de los que he hablado hasta aquí se presentan con
base en el miedo y el ego y aunque el estado del ego es sinónimo de
miedo, lo llamaremos ego y solo ego.   Ello para que entiendas tú
gran ser que me escuchas, que debes diferenciar entre los distintos
estados a los que me refiero actualmente.


EL EGO
Es el estado que habita en todo ser humano que vive en el planeta
Tierra y es el que contiene todos los aspectos del egoísmo; pero ese
estado será mayor en unos que en otros.  Será necesario además que
entiendas que igualmente el ego posee un aspecto de bienestar en el
que se da el amor por lo que se posee, por el entender, por el dar y
por el servicio y otro que crea la arrogancia y el poder sobre los
demás.
En el primero se da la voluntad por la realización de los ideales a
través del sentir y del estar y en el segundo la subyugación a otros
seres por el ideal de ser poderoso, de ser el amo, de estar en el
trono.
En el primer estado del ego crecen las vibraciones y en el segundo
los impulsos.   Definiré entonces los aspectos relacionados con los
impulsos.

LA ARROGANCIA
Es el estado en el que el ser siente altos impulsos interiores de
mostrarse ante los que lo rodean como el más capacitado, el que más
sabe, el mejor.   La arrogancia es sinónima de poder, de humillación,
de soberbia, de histeria, de obsesión, de fanatismo y de rencor.  
Igualmente la arrogancia es producto de pobreza durante la infancia,
de rebeldías y demás que llevan al ser a sentirse grande cuando
consigue alguna comodidad, título, dinero o triunfo deportivo.
Esos seres se creerán de toda autoridad e infringirán constantemente
las leyes humanas por ello.   A veces son muy histéricos, mundanos y
se sienten jueces de otros. Un solo estado de arrogancia aporta 30
impulsos en la escala.
EL PODER
Es la condensación del ego y la arrogancia en un solo estado.   Con
ello solo me refiero, como lo he dicho antes, al estado del ego
relacionado con los impulsos, pues existe otro tipo de poder donde
reina la humildad, el dar, el entender y el servicio, o sea el poder
relacionado con las vibraciones.
El poder de los impulsos es el que se posee para mandar, subyugar y
demás, a un conjunto de seres que están bajo su jurisdicción.  Ese
poder se adquiere desde la infancia por herencias, o por grandes
riquezas en dinero, o por las posesiones abundantes o por ser el
dictador o el presidente de una región o por un trono militar.
Igualmente el poder es sinónimo de posesión; de esa forma puedes ver
a un padre ante su grupo familiar, a una novia o esposa hacia su
relación de pareja, a un guerrillero robando o vendiendo droga, con
su grupo, ante un ser o seres que viven en la región bajo su poder.  
El poder crea también fanatismo y es el estado que incita a competir,
a guerrear y a avasallar a otros seres o regiones, porque la codicia
es de altas dosis.
Con ello entonces entenderás que existen muchas gamas de poder, pues
en él verás a seres santos además de maestros, científicos,
presidentes bondadosos, empresarios de buen dirigir pero también
verás seres de gran poder en la escala de las arrogancias y las
codicias.
Un ser maestro y de sabiduría terrenal poseerá un ego humilde,
sinónimo de servicio y no le dará importancia a ser poderoso por
ello.   Un ser de poder por arrogancia se verá acompañado por un
nivel de 40 impulsos y desde allí crecerá en ello por su codicia y
avaricia.

EL MILITARISMO
Es la herramienta mediante la cual se ordena hacer cumplir el ideal
del ser arrogante y poderoso.   El ser militar es testarudo en su
pensar, somete a otros y atemoriza a su esposa e hijos con su
presencia.   Por lo general, sus hijos durante su juventud serán
rebeldes hacia él.   Se verá rechazado desde el comienzo en la misma
milicia, en el campo político y aún religioso, pero ese rechazo será
silencioso por el temor que siempre sienten esos seres hacia él.
El militarismo, por ley, conduce a los grandes fracasos, tristezas,
condenas en prisión,  soledad y angustia, porque un ser militar sufre
de grandes pérdidas y además es juzgado permanentemente por cuantos
le rodean y por las leyes humanas.
Son muchos los seres militares que poseen un ser espiritual de alto
nivel de evolución.   Al pensar y accionar a través del militarismo,
sus guardianes espirituales les frenan, quitándoles los ingredientes
que disparan su militarismo, para que mediante la reflexión y la
paciencia giren su vida hacia ideales de bondad.   A veces con ello
llegan al fondo de su fracaso, pero de igual forma saldrán en gran
progreso y se elevarán y elevarán, si aprenden la lección. Quienes lo
hagan brindarán gran servicio y amores en todos sus actos.   Allí, al
frenar ese estado es muy importante el reconciliarse con todo ser que
hubiera afectado por su militarismo.
Estos seres por lo general mueren por deficiencias cardíacas, por
atentados y por suicidios cuando se ven en el fracaso.   El
militarismo posee en su base 40 impulsos en la escala y desde allí
crecen.   El militarismo genera gran esclavitud y grandes ataduras.

EL JUEZ
El ser que es juez por leyes terrenales es decir: por ser abogado y
trabajar en política civil o militar no es importante es este tratado.
El juez por sus impulsos, es el juez que contiene en su interior el
ego, la arrogancia y con ello el poder.   Es ser que posee gran
soberbia, es dictador y obsesivo.  Cuando una persona actúa como juez
se ata grandemente a muchos seres, e igualmente siempre se ve en
compañía  de entidades satánicas.
El juez por su arrogancia y poder, aprisiona, tortura y aniquila a
muchos seres inocentes; incita a la guerra entre bandos políticos o
militares, o de región a región, pues son seres altamente codiciosos.
El juzgar a otro ser crea tan grande atadura, que para diluirla
tendrá que haber primero iras, batallas o peleas para amainar las
fortalezas cósmicas que conforman esas ataduras y después poder
reconciliarse.  Por lo general esos seres tendrán que vivir muchas
vidas para poder lograrlo.
El juzgar es sinónimo del criticar y del calificar.  El juez casi
siempre juzgará los defectos de otro ser.  El juzgar conlleva 80
impulsos en la escala.

LA GUERRA
La guerra es la situación en que un conjunto de seres en toda
colectividad se lanzan contra otro conjunto de seres que habitan en
otra región donde mora un ser de Poder.   Estos seres siempre se
lanzan a la guerra por un ser de Poder.   Las guerras son siempre las
explosiones de los impulsos de una colectividad por los seres que los
dirigen.
En la guerra, además de las armas y los proyectiles que se usan, se
derrochan también las energías físicas y síquicas de los que
participan en ella, conduciéndolos a muchos traumas.
La guerra es sinónima de codicia, avaricia, soberbia, odio.  Las
energías que posee cada ser en su interior se agitan en tanto vaivén
que ellos entran en la ansiedad, la angustia y con ello en las
drogas, vicios en abundancia y lujurias.   La moral en ellos cae a
niveles ínfimos.   Allí los impulsos en la escala referencia se
sitúan en 80, 90 y hasta 100.   Las bajas entidades son las amas de
los impulsos de aquellos seres.

LA LUJURIA
Es el estado por el cual, quien la posee, contiene una gran fortaleza
que le incita a los desfogues sexuales.   Este estado posee gran
cantidad de impulsos, pero igualmente es el resultado de un choque en
vaivenes, de impulsos con vibraciones y aún existen lujurias que se
originan en las vibraciones.
Por lo general, la lujuria de impulsos se produce por las energías
que danzan en el interior, por la represión y por casi todos los
estados que definí anteriormente.
Daré próximamente un gran tratado que llamaré TRATADO DE LOS ESTADOS
SEXUALES.   Allí me detendré en el estado de las lujurias para
definirlo en gran simpleza para que lo entiendas muy bien y lo
manejes, si estas en ello, pues casi todos los seres humanos lo
poseen en mayor o menor grado, en su represión o en su acción.


Todos los estados que he definido anteriormente reposan por igual, en
mayor o menor grado en todo ser humano.
Es importante entonces que el ser haga labor interior: que haga
reconciliaciones a granel, desde su corazón; que medite en
constancias, que haga sus retiros de vez en vez, que haga sus
Balances por el Buen Vivir, que haga sus ejercicios físicos
cotidianamente, que se alimente en todo orden, en su porción y en su
horario, que use lenguajes de bondad, que su mirada sea igualmente de
bondad, con sonrisa constante en sus labios; que ore y rece a los
altos cielos cotidianamente, que tenga un gran amor por sí mismo y
por cada acto que realice.
Así será que sus vibraciones interiores se elevarán y con ello se
diluirán sus impulsos, sin darse cuenta de ello.
Así se evitará la pereza que hace que sus impulsos internos se
aprovechen aflorando su militarismo, soberbia, envidia y todo
sinónimo de ello.
Así será que ese ser tendrá control total ante los actos y los seres
que se le presenten a diario.
Así será que su sistema nervioso estará en calma constantemente.
Así será que su Ser Esencial inicie su brillo.
Así será como mirará diariamente sus horizontes en labrados de
bienestar.
Así entenderá su vivir y a sus semejantes.
Así será de todo orden y servicio y así llegará con rapidez al gran
estado de la individualidad, que es el estado que el ser humano
necesita para colocarse en paralelo con los grandes seres que habitan
los altos Cielos y entonces así, pueda abandonar este planeta, donde
la purificación del egoísmo es la gran base para salir de allí
raudamente, a ocupar otro sistema en niveles de evolución superior.
Entonces, gran ser que me escuchas, ve a escuchar estas definiciones,
a analizarlas y a concluir sobre ellas, para que puedas ver cómo es
tu estar, tu sentir y tu hacer allí en ese gran mundo, en tu vivir
actual.   Podrás con ello reconciliarte totalmente, idealizar el
futuro de tu ser e idealizar tus promesas: serás el mejor, en las
vibraciones humanas.   Así serás radiante y esplendoroso.
Definiré ahora los diferentes aspectos que conforman el gran estado
de la seguridad.   Lo haré con simpleza, pues si diluyes tus
impulsos, estos aspectos aparecerán ante ti como por gran magia de
magias.

LA SEGURIDAD
Es el estado que emerge de un ser que haya dado balance a su vivir y
a cada aspecto que le rige.
Allí el ser ha realizado sus reconciliaciones, promesas, y
seguimientos y ha analizado cada acto que realizará por el bienestar
de su vivir.   Allí, con el solo hecho de iniciar el proceso para
asumir la Seguridad, habrá grandes movimientos de frecuencias que
serán pequeñas al comienzo, pero que después se darán en toda
vibración.  Son las armas para avasallar los impulsos.
Con ello igualmente, se inicia la salida de las represiones, lo que
causará en el ser algunos desbalanceos, en algunos de sus afectos, en
economía y salud, pero que después al girar por el Hacer se
presentará en constancia la vibración que es la que da al ser su
progreso en todo orden en el bienestar humano.
Un ser seguro será de decisión firme, de elegir alto, de felicidad,
alegría, dicha y realización.   Será un ser que atraerá altos
merecimientos.   Será siempre un ser visto como consejero.  Será un
ser que no admitirá la duda, pues en su análisis y conclusión solo
decidirá o elegirá y nada más.
Cuando tú eres seguro por un rato, te acompaña un nivel de 20
vibraciones en la escala.   Allí avasallas altas cantidades de
impulsos, que luego se reproducen si regresas al estado de la
inseguridad.
Es entonces importante que idealices ser SEGURO constantemente en
todo aspecto de tu vivir humano,  así serás de todo gran afecto, de
todo gran estado de salud, de todo gran estado de economía, de todo
gran estado de equilibrio entre tu materia y tu espíritu.   Tendrás
una mente suelta y una intuición total.
No estoy dirigiendo este mensaje de la seguridad a seres que utilicen
su razón científica, material, ni a seres racionales en las
matemáticas humanas, ni a seres que solo piensan en el mundo físico,
pues esos seres, por el solo hecho de ser así, poseen en mayor o
menor grado, muchos aspectos de impulsos.
Doy este mensaje a todo ser que posea un estado mental en apertura de
conciencia, al ser que conceptúe que cada ser posee todo lo que ha
trabajado desde sus pasados y que ha obtenido sus merecimientos por
ello, porque posee unas Leyes Cósmicas de su propiedad, que giran
según su pensamiento y su acción y donde se graba su propio juicio
para su próximo vivir, porque sabe que el Creador no es su juez sino
el Gran Estado de Sabiduría Universal que lo creó y que le espera en
su morada, en todos los grandes amores universales.
Doy este mensaje a todo ser que perciba que existen mundos y seres
que no capta el sentido humano.
Doy este mensaje a seres que desean colocar su amor en paralelo a los
amores universales, a todo ser que desee ser el mejor.


Definiré entonces todo lo que crea el gran estado de la seguridad, a
todo ser que desee iniciarse en ello, repito, con base en su labor
interior en todo orden.

LA VOLUNTAD
Es la fortaleza que se inicia y se solidifica al ser alguien seguro,
en su ser y por su ser.   La voluntad es paralela al amor propio y a
los ideales sobre su futuro.   Un ser de voluntad estará acompañado
por un nivel de 40 vibraciones en la escala.

LA PERSEVERANCIA
Es la herramienta que utiliza la voluntad para enfrentarse a los
retos que se presentan cuando se quiere alcanzar un ideal.  Allí el
ser tendrá fortaleza en su decisión, en su elección, en su estar, su
sentir y su hacer.
La fuerza de la perseverancia es igual a 30 vibraciones, que son
suficientes para abrir el camino por donde podrá haber 100 o 200 o
300 impulsos.   Allí el gran estado de la paciencia, el entendimiento
y el compartir serán fundamentales.
La voluntad es la fortaleza en el pensar, el perseverar; es la
fortaleza de la acción.  La seguridad es la fortaleza que los
contiene.

LA GRATITUD
Es el estado mediante el cual el ser diluye una atadura, generada por
una acción de otro ser en pro del bienestar del primero, del ser
grato.
Es importante dar siempre gratitud, aunque sea por un acto de
malestar causado por otro ser, pues allí se ha tenido una gran
oportunidad de aprender a través de ese acto.   Es bueno decir: `Te
brindo mi gratitud porque me colocaste un obstáculo en mi camino que
me permitió aprender.  Te pido perdón por haber actuado mal contra ti
en mi pensamiento o mi acción mientras aprendía de ese hecho'.   Así
abrirás más y más tu camino.
La gratitud diluye las ataduras y proporciona un nivel de 40
vibraciones en la escala, al interior del ser que sea de ella.

LA RECONCILIACION
Es el acto por el cual el ser, por su sentir y su hacer, perdona a
otro ser por sus defectos hacia él o cuando al contrario le pide
perdón.
Con la reconciliación es bueno prometer que no se repetirá la acción
hacia ese ser, aunque se deba alejar de él por su propia elección y
decisión.   Igualmente un ser puede reconciliarse mediante un acto,
mediante un pensamiento junto con la misma promesa mencionada.
La reconciliación crea apertura al estado de conciencia y soltura a
la mente.  La reconciliación proporciona un nivel de 40 vibraciones y
desde allí, hasta 100.

LA ALEGRIA
Es el estado en que las vibraciones danzan interiormente por un acto
exterior.
Debes diferenciar el gran estado de la alegría con el gran estado de
la histeria, que tiene como base los impulsos.   La alegría lleva al
ser que la posea a triunfar, la alegría crea bondad, afecto y un gran
estado de salud.
Un estado de alegrías da al ser un nivel de 50 vibraciones.

LA FELICIDAD
La felicidad es la realización a través de la alegría, de un ideal. 
Es el triunfo.   Allí las vibraciones son de 70 y más y más en la
escala.

LA COMUNIDAD
Es el estado colectivo que gira a tu alrededor.  Allí, la comunidad,
a través de su pensamiento y su acción incita al ser a que sea de
vaivenes o controles, de acuerdo con su labor interior, de acuerdo
con su estado de inseguridad o de seguridad, de acuerdo con sus
impulsos o vibraciones, de acuerdo con su colectividad o
individualidad, allí es donde se encuentra la verdadera lección
humana.   Aprende de la comunidad todos los aspectos del vivir humano
para que convivas con ella, sin involucrarte con ella por los
impulsos que posee.
La comunidad te creará dirigencia y liderazgo en razón de las obras
que hagas por ella;  la comunidad te dará el entendimiento por ti y
por tus semejantes;  la comunidad te ayudará a asimilar el dar y el
compartir;  la comunidad te ayudará a situarte en tu estar, tu sentir
y tu hacer; la comunidad volverá sólida tu voluntad; la comunidad te
brindará fortalezas para que seas independiente en tu hacer y tu
decidir.
¡Vamos! gran ser que naciste en comunidad y vives por ella.   Sal de
allí haciendo un gran convivir dentro de ella, reconciliándote,
haciendo balances cotidianamente, definiendo tus ideales, haciendo
con gran seguridad tu elección y tu decisión.
El ser que se aísla de la comunidad renunciando a ella, se ata a la
raza, al género que lo posee.   El ser que se aleja de una comunidad
es porque posee muchos traumas en su interior.   En la comunidad está
la obra.

LA OBRA
Es el ideal por el cual un ser se da a la acción, pues la acción es
la herramienta para que el ser se comunique con su mundo exterior.
En el ser humano la obra se hace a través de la comunidad; la obra en
la comunidad es la Misión, la obra en el interior del ser es la
Labor.   La unión de ellas es la evolución del espíritu.
Haz grandes obras a granel, mediante tu obrar, tu sentir y tu hacer.

LOS ESTADOS RELIGIOSOS INTERNOS
Son los estados que posee todo ser humano en su interior, totalmente
independientes de los estados religiosos humanos con base en las
diferentes religiones que existen.
El estado religioso interior lleva al ser que tenga una pequeña
apertura de conciencia, a ser bondadoso, a ser conocedor y
entendedor, a ser amoroso y dadivoso, a ser humilde, a ser de toda
armonía, pues el estado religioso interior fue infundido por el Gran
Creador Universal a cada ser de su obra.   De ello hablaré
posteriormente en otro capítulo, para que lo entiendas muy bien.

EL ORAR
El Orar es el estado por el cual un ser en su gran sentir y en su
gran estar, pide a los Altos Cielos, donde habitan sus Angeles y
Altos Seres de Maestrías, por sus necesidades terrenales, por las
necesidades de sus semejantes y de su gran mundo.   Para ello ve y
lee sobre ese tema, en el tratado que di en un reciente pasado.

EL ORDEN
El gran estado del orden se inicia con la disciplina que adopta el
ser en su deseo por ser El Mejor.   Entonces el orden se dará poco a
poco, de acuerdo con la labor de ese ser en cada uno de los aspectos
que trabaje.   Allí crecerán en él la simplificación, desechando lo
que no le corresponde y también el buen elegir, eligiendo solo lo que
será de bienestar para sí.   Allí inician su existencia los ideales,
las promesas y la voluntad, que igualmente serán paralelos en su
conjunto, al amor propio.
Cuando un ser inicia su gran orden, ello es suficiente para
entregarle 20 vibraciones en la escala de las vibraciones a la que me
refiero actualmente y repito, solo por su deseo de lograr el orden.  
Desde allí crecerán sus vibraciones hasta ser Unidad.

LA HUMILDAD
Cuando la conciencia inicia su despertar, crece el gran entendimiento
y con ello se adquiere la gran virtud del escuchar, del lenguaje
bondadoso, para aconsejar, para compartir y con ello para seguir el
gran crecimiento de ese estado, que le llevará al final, a encontrar
el gran Orden en todo aspecto, el total servicio y la gran Unidad.
Cuando un ser se inicia en el estado de la Humildad, consigue un
nivel de 30 vibraciones en la escala.   La Humildad requiere un
estado mental `suelto' además el ser debe ser consciente de su estar,
de su sentir y de su hacer.
El gran estado de la Humildad avasallará todo impulso que llegue
desde el exterior del ser, la paciencia será de alta fortaleza al
igual que la voluntad y con ello la salud será grande pues las
vibraciones crecerán tanto que no admitirán la enfermedad en ese
ser.   Debes saber entonces gran ser que me escuchas, que la
enfermedad se da a través de los impulsos.

LA ARMONIA
Es el gran crecimiento del vibrar a través del entendimiento y la
humildad.   Allí la felicidad, alegría y bondad permanecen en el ser
que labora y crece ese gran estado.   La armonía en el ser bión crea
dichas, gloria y gozo.   La armonía se inicia junto con tu labor
interior.
La armonía se asemeja  al retiro de los velos que opacan tu Ser
Esencial.  Igualmente es paralela al dar, al compartir, al estar, al
sentir y al hacer.   Allí tus vibraciones crecerán desde 1 hasta 100
por tu labor.

EL ESTAR
El Estar está muy relacionado con el Sentir y con el Hacer.   El
Estar es darse cuenta del vivir en el mundo terrenal, del vivir en tu
región, en tu grupo familiar, con tus parientes y amigos.   El Estar
es tomar conciencia por tu parte sobre tu caminar, tu forma de
sentarte, de acostarte, de dormir, de trabajar, de actuar.
Cuando tú eres consciente constantemente sobre tu Estar, inicias el
verdadero Sentir.   Cuando te das cuenta de que Estás, con ello y
solo con ello, tus vibraciones crecerán en 20, y desde allí más y más
si eres constante.

EL SENTIR
El sentir es darte cuenta de que eres, piensas, haces.   El sentir es
paralelo a los sentimientos y a los estados emocionales; por tanto,
si eres consciente de tu Sentir, haces tu gran labor pues ese estado
es de calma y bienestar total.
Allí con el Sentir inicias tu meditar, tus reconciliaciones con tus
pasados y con los seres que estás atado.   Allí serás entonces un ser
de Gratitud.   Cuando te das cuenta de que Sientes, tu vibrar inicia
un gran crecimiento, que parte de 15 solo por el hecho de iniciar el
Sentir.

EL HACER
El Hacer se inicia cuando eres consciente de tu Estar y tu Sentir.  
Allí estas mediante el Hacer, en todo bienestar.   Y por los grandes
amores que crecerán en ti, estarás en tu Obra, en tu misión, en tu
labor interior, tu realización y tu esplendor.
Cuando tu inicias el Hacer, obtienes en la escala un nivel de 20
vibraciones, como base, que crecerán y crecerán hasta coparla, cuando
te des en toda unidad por el Hacer, el Sentir y por el Estar.

EL SERVICIO
El Servicio es paralelo al Sentir.   El Servicio emerge cuando se
inicia el diluir de los diferentes estados del egoísmo que posee el
ser humano.   Por ley, siempre que un ser diluya un estado de egoísmo
creará un vacío que será llenado por otro, contrario, de bienestar o
de bondad.   Es allí donde se inicia el dar, el Servicio.
Cuando en un ser aparece el Servicio, igualmente aparecen contrarios
externos a él.   Por ejemplo aparecen los ataques de seres satánicos
y las persecuciones por parte de seres de bajezas humanas.  Entonces
criticarán a ese ser, lo calificarán y juzgarán sin darse cuenta de
que por ello quedarán muy frenados en sus Leyes Cósmicas y sufrirán
sus economías, sus afectos y su salud;  pues cuando un ser se entrega
al gran estado del Servicio estará muy protegido por grandes Angeles
que no permitirán que sea perturbado en su ser interior, por su labor
de servicio.
El gran estado del Servicio ocupa una gran gama de frecuencias en la
que daremos una calificación de nivel 100 o casi de 100 en su
vibrar.   El Servicio contiene, además del Estar, del Sentir y del
Hacer, el Dar, el Entender y La Humildad.

LA UNIDAD
La Unidad es, cuando tu ser está en paralelo con tu mente, con tu
cuerpo, con tu Estar, tu Sentir, tu Hacer y tu Ser Esencial.
Allí, cuando el ser lo ha logrado, llegará hasta no necesitar el
dormir ni aún el alimentarse.   Allí se diluyen todos los estados
negativos que habitan la Tierra.   Allí el ser abandona su cuerpo.  
Su espíritu, con su gran mente y su Ser Esencial se alojarán entonces
en otros niveles que le ayudarán a seguir en su escalar por los
senderos universales.
Pero ese ser igualmente podrá elegir quedarse en su mundo,
dedicándose al gran servicio por los seres que quieran purificarse
allí.   Les enseñará, los sanará, les dará técnicas y demás para que
crezcan en su vibrar.
Esos seres que alcanzan la gran unidad en su ser, siempre hacen
labor, al igual que los seres humanos cuando eligen su Hacer en el
Servicio por la humanidad, dándole de comer a otros y demás, para que
les vean, como iguales a todos los seres a quienes se entregan en ese
gran estado.
Allí las frecuencias en el vibrar son constantes en nivel de 100.

Con el tiempo, en el futuro me referiré a cada uno de estos estados,
porque son todos mis deseos que tú, gran hijo mío, te estaciones en
cada uno de estos peldaños y seas poco a poco y en la rapidez de los
tiempos que se avecinan, un ser de toda individualidad.   Ello te
llevará a diluir todos los impulsos que habitan en ti y a crecer
todas las vibraciones que moran en el gran universo.   Así llegarás a
ser `el mejor'.
Te hablaré de la acción, en sus diferentes estados; te enseñaré sobre
el aquí y el ahora, de acuerdo al estar, al sentir y al hacer en tu
interior, en tu exterior y en el gran Universo.   Todo ello te
llevará, al asimilarlo, a que manejes tal caudal de energías, de
tantas vibraciones, que tus deseos solo admitirán su realización y
nada más, y así entonces serás esplendoroso y radiante y feliz y
pleno de gloria porque habrás llenado todos los aspectos que
conforman el gran vivir humano.
Así abandonarás ese gran mundo en todo gozo y le darás tu gratitud
por todo aprendizaje en él y ese mundo te dará sus gratitudes porque
en él alcanzaste tus glorias y entonces así te situarás en niveles
superiores donde pertenecerás a estados jerárquicos que te colocarán
en la gran misión de ser gran guía, preservador y asesor de los seres
que quedaron allí, para que a través de ti aprendan y sean con ello
los mejores.
Así acelerarás tu evolución y llegarás a mis moradas donde te espero
en gran alegría y seguiremos juntos, unidos, nuestro gran caminar
hasta que lleguemos a fundirnos con la Gran Sabiduría que habita en
todo el gran universo: DIOS, nuestro Gran Creador.

Para Iniciar...
Será especial que sepas los aspectos de impulsos a los que más
importancia has dado en ti, para que desde allí inicies el gran
crecer de tus vibraciones, pues debes saber que todo se inicia desde
un primer escalón.
Si eres derrotado es porque iniciaste en una base que no te
correspondía según tus Leyes Cósmicas y si lo realizaste es porque
iniciaste en una gran base que sí te correspondía de acuerdo con
ellas, con tus vibraciones, y con tus frecuencias interiores, pues es
Ley en el gran universo que todo es un escalar y ello se logra según
la base donde se inicie."

RAMA




--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es jonito@arnet.com.ar 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
elmistico-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/elmistico