Inicio > Mis eListas > elmistico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2491 al 2520 
AsuntoAutor
RE: los necesito rosa gem
los necesito gladys r
Re: los necesito Isa_bart
RE: los necesito Reinozo,
Re: los necesito gladys r
Re: los necesito gladys r
RE: los necesito Mariana
Re: los necesito Erika De
Re: los necesito gladys r
LO QUE JAMAS SE A francisc
Re: gladiz eso te «·´¯`•ßÊ
Re: ohhhh gladiz. «·´¯`•ßÊ
Re: los necesito gladys r
Re: gladiz eso te gladys r
Re: los necesito gladys r
ohhhh gladiz..... leonardo
RE: gladiz eso te Mariana
Re: gladiz eso te gladys r
gladiz eso te pasa leonardo
La coreografia del pablo ac
Re: ohhhh gladiz. El místi
RE: gladiz eso te Mariana
RE: para leonardo La Diosa
Re: RE:Re: De inte elfego m
programa en format Miguel M
GRACIAS, MILES!!!! gladys r
Un regalito de la morochaj
RE: los necesito Luis Ram
RESPUESTA Arturo S
RE: los necesito Monica A
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El Mistico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2517     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[elmistico] La coreografia del amor..
Fecha:Miercoles, 3 de Noviembre, 2004  00:51:45 (-0300)
Autor:pablo acosta <pablo_acosta64 @.........ar>

La coreografía del amor

Las mujeres dicen que no hay hombres, pero en realidad, lo que sucede es que no saben cómo buscarlos. Susana Balán, experta en el tema de las relaciones, desde Estados Unidos, afirma que el desafío de hoy es descubrir las nuevas formas de entenderse y se aventura a decir que el amor es como el compás del tango. ¿La escuchamos?

 

La trillada frase “Ya no hay hombres”, se ha convertido en un tópico entre muchas mujeres, que transitan orgullosas la tercera década de sus vidas. Son mujeres que han luchado a destajo por satisfacer sus aspiraciones en materia de trabajo, amistad, vida social, viajes y dominio del cuerpo, que han invertido gran parte de su existencia en ganar la libertad y la autonomía en ámbitos prohibidos para sus abuelas, y de difícil acceso para sus madres.
Ellas, cuyo estandarte fue y es “querer es poder”, se encuentran con una barrera casi infranqueable a la hora de hallar un compañero con quien recorrer juntos una misma senda. No necesitan un hombre más fuerte que ellas; se saben capaces de sostenerse a sí mismas. No quieren un hombre más bueno que ellas; se saben capaces de contener al otro. No se conforman con lo que el mercado masculino les ofrece, lo quieren todo en un mismo envase. Y entonces, les sucede algo que jamás soñaron: la soledad no querida.

Triste paradoja
Es la paradoja de nuestro tiempo: en la era de las comunicaciones, la soledad reina.
“Hay diferentes tipos de soledad: la soledad con el otro y la soledad con uno mismo. La más preocupante es ésta última: la soledad de no saberse quién es, dónde querer estar y qué es lo que en verdad, le pasa –explica Susana Balán, psicóloga argentina radicada en Nueva York desde 1998, investigadora de las identidades de género y del lugar del amor en diferentes culturas–. Vivimos en la era de la acción, del conquistar, del tener, del hacer, sin tener tiempo ni metodología para trabajar internamente, para saber qué es lo que se quiere ser o tener o dónde se desea estar o llegar. Y esto repercute en el encuentro con el otro: se exige al otro que nos dé lo que queremos, sin saber de qué se trata. La soledad actual empieza con y
hacia uno mismo”.

“La soledad más
preocupante, es la soledad
de no saberse quién es,
dónde querer estar y qué es lo
que en verdad, pasa”.


Basada en sus prácticas de clínica psicológica en distintas ciudades del mundo, Balán acaba de publicar su último libro: Dos para el tango, nuevas formas para un encuentro amoroso. Allí relata las andanzas de algunas mujeres de entre 30 y 40 años y sus estrategias para sobrevivir a las contradicciones afectivas que aprendieron de sus madres, describe un cambio de rumbo de la navegación amorosa para finalizar detallando la logística de esa nueva forma de navegar.
–Soledad, contradicciones afectivas, inconformismo, sensación de no encajar en ningún lado, e incomprensión, son algunos de los sentimientos de muchas mujeres. ¿Por qué tanto conflicto emocional?
–Quizás la raíz haya que buscarla en los legados de los diferentes modelos femeninos. Hubo un modelo de mujeres cuyo mundo era el de su marido, sin voz ni voto, sin otros deseos que los de su esposo, mujeres que no eran por sí mismas sino por el hombre que tenían al lado y su reino estaba en la intimidad del hogar. Las hijas de este modelo vivieron un mundo dividido: el masculino y el femenino y salieron al afuera a conquistar el mundo que les estaba vedado, entrando al mercado laboral. Este modelo femenino tuvo acceso a la toma de decisiones y pregonó la igualdad entre sexos en todos los igualdad entre sexos en todos los ámbitos. El resultado: parejas igualitarias instaladas en la competencia y en las peleas.
–¿Por qué?
–Los dos opinan y deciden en todos los ámbitos. Lo discuten todo: a qué médico llevar a los chicos, si le dan o no el chupete, el dinero y todo tiene que ser decidido de a dos por la igualdad, por la simetría, etc. ¿Cómo se llega a un acuerdo, desde dónde?: es la generación de los divorcios. Las hijas de este modelo de pareja, mamaron las luchas de poder entre sus padres. Cada uno quería demostrar que su voz era tan o más importante. Crecieron con el legado de sus madres y los consejos grabados a fuego: tenés que ser independiente, fuerte y autoabastecida para no necesitar a nadie.
–Ni siquiera para tener un hijo.
–Exacto, gracias a la inseminación artificial hoy pueden ser madres sin el contacto con un hombre. No necesitan un complemento porque pueden todo, son eficientes en varios aspectos, son más completas que las mujeres que las precedieron. Pero quedaron atrapadas en un círculo calesita: aprendieron que querer es poder, que hay que tener y llegar, pero no saben qué quieren, ni a dónde hay que llegar ni quiénes son, en realidad. Este es el laberinto en el que se encuentran.
–¿Si no necesitan quien las complemente, qué buscan en un hombre?
–Necesitan al otro para que las ayude a traducirse a sí mismas. En algún lugar se sienten seres raros que no terminan de explicarse a sí mismas ni al otro la complejidad de su ser, de sus múltiples yos. Es como cuando uno escribe un texto, te falta una palabra solamente, pero ésa es la que le da el tono al texto. Necesito al compañero que me ayude a comprender esa palabra precisa, ya no desde el juicio sino desde el diálogo y la comprensión. Los miembros que forman cada una de estas partes de la pareja son igualmente complejas, difíciles de entenderse a sí mismas, entienden esta necesidad de entenderse muy profundamente.
–Es lo que usted llama el abrazo preciso.
–Exacto: necesitan un abrazo que sacie su hambre de afecto. Es el abrazo que calma las angustias existenciales de cada persona en particular; el que hace sentir acompañado a quien sabe, inequívocamente, que todos somos solos. Y, por sobre todo, es el que no teme a los sentimientos paradójicos, los personajes multifacéticos o los complejos deseos que componen el mundo de estas mujeres fuertes y buenas que están aprendiendo a traducir sus lenguajes a los del mundo exterior. El abrazo preciso es aquel que, al saber de la belleza encerrada en ellos, las ayuda a desenredar, entender y conjugar en forma inteligible sus crípticos deseos.
–Según su experiencia, ¿existen mujeres que encontraron ese abrazo preciso?
–Algunas lo encontraron, otras todavía no. Pero te aseguro que hoy existen hombres y mujeres que están dispuestos a mezclar y dar de nuevo. Porque las cartas, como venían marcadas, llegan a un espacio sin salida. El libro trata de los poquitos hombres y mujeres que descubren que este camino los llevó al círculo vicioso de la competencia, la pelea, la independencia, la no necesidad del otro. Saben que la salida es empezar de otro lugar.

Dos para el tango
En una entrevista, la actriz Diane Lane se asombró por la combinación de intensidad y naturalidad en el tango, tal como lo vio bailar en Buenos Aires. “El tango es tan dramático, y los bailarines se sienten tan cómodos. No hay esfuerzo. Es extraordinario. Es como mirar una corrida de toros, sin que al final muera el animal.”

“El modelo de amor compartido,
que desean muchas mujeres,
es como la coreografia del tango”.

Para Susana Balán el modelo de amor compartido, que desean muchas mujeres, es comparable con la coreografía del tango: “Bien danzada, la coreografía amorosa termina bien: los bailarines no se matan entre sí. Al contrario: los miembros de una buena pareja, cada uno de ellos toro y torero, se miran, se acarician y se calman mutuamente allí donde más les duele, donde fueron lastimados por toreros o toros anteriores, demasiado torpes o demasiado sanguinarios en sus afanes amorosos.”
–¿Qué consejo les daría a las mujeres que quieren danzar esa coreografía amorosa?
–Que vivan más conectadas en cada momento con el placer del día a día. Cada día tiene que ser una construcción de un mundo mejor. Si uno se sacrifica para algo, cuando alcanza la meta, la vida se le fue. La clave de la coreografía amorosa está en el encuentro estéticamente bello con uno mismo y con el otro, en cada momento. Está bien preguntarse hacia dónde vamos, pero lo verdaderamente importante no es la meta en sí sino el cómo estamos caminando hacia ella.

 

 

Correo Yahoo! - 6 MB, tecnología antispam ¡gratis!
Suscribite ya http://correo.yahoo.com.ar/


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Venta de casa en El Acebo (Camino Santiago)-León ( 100 EUR) 
     
  • CUCHARITAS DE PLATA JAPONESAS (Puja a 1200 EUR) 
     
  • Cdr80 Verbatim 700Mb 48x tarrinas de 50 ud ( 50 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     





    --0-969979013-1099453905=:13688--