Inicio > Mis eListas > elmistico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15716 al 15745 
AsuntoAutor
Espacio Chic - Arm Silvana
ORACION DE LA PROS ºº--GiOv
RE: regala le algo armando
RV: El dulce poder susana p
Re: RV: El dulce p Jorge E.
FW: Reenviar: FW: ethel do
Re: FW: Reenviar: Kalike L
Reenviar Patricio
Re: Reenviar EVER MOI
FW: El Pad re Igna armando
Re: Reenviar Guillerm
Re: Reenviar alba big
RV: Una gran verda susana p
RV: Buen día,/GENT susana p
RV: Buen día,/GENT susana p
Re: RV: Una gran v Jorge E.
RV: Todo pasa por susana p
Re: RV: Una gran v Veronica
RV: Lunes Otra Vez susana p
Invitación a la 30 Cosmos T
CONVOCATORIA MUNDI Carlos M
Re: CONVOCATORIA M Mari Kri
RV: : Analgésico susana p
=?utf-8?B?UmU6IFtl alba big
En Referencia a la EVER MOI
RV: : LA VIDA ES U susana p
Re: RV: : LA VIDA Kalike L
Re: RV: Una gran v Magdalen
Re: RV: Una gran v Magdalen
RV: : Mensaje de u susana p
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El Mistico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15772     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[elmistico] RV: Lunes Otra Vez N°496 - ¿Quién te dijo?
Fecha:Lunes, 7 de Mayo, 2012  19:32:44 (-0300)
Autor:susana podnosoff <flossy @..........ar>

 

 

 

De: susana podnosoff [mailto:flossy@ciudad.com.ar]
Enviado el: lunes, 07 de mayo de 2012 19:30
Para: susana podnosoff
Asunto: RV: Lunes Otra Vez N°496 - ¿Quién te dijo?

 

 

 

 





--- El lun 7-may-12, PsicoRecursos <gustavo@psicorecursos.com.ar> escribió:


De: PsicoRecursos <gustavo@psicorecursos.com.ar>
Asunto: Lunes Otra Vez N°496 - ¿Quién te dijo?
Para: "susana podnosoff
Fecha: lunes, 7 de mayo de 2012, 3:59

La frase de la semana:"Tus reacciones revelan tus creencias"

Año 11, Mes 5, N° 496: LUNES 07 DE MAYO DE 2012

Atención psicológica a distancia vía Skype.
Solicite entrevista en la Sección Contacto de nuestro sitio.

"¿QUIÉN TE DIJO?"

¿Quién te dijo que debías tener algunos kilos menos para recién allí ser alguien bello?
¿Quién te dijo que los demás siempre son más felices o capaces que vos?
¿Quién te dijo que la culpa de todo siempre es tuya?
¿Quién te dijo que sos el encargado de que los otros sean felices y que su infelicidad siempre es tu responsabilidad?
¿Quién te dijo que todos habrían de quererte?
¿Quién te dijo que este mundo alguna vez te iba a tratar con justicia a cada instante?
¿Quién te dijo que la gente vive pendiente de vos?
¿Quién te dijo que los acontecimientos siempre terminan igualando tus expectativas previas?
¿Quién te dijo que tu jefe habría de brindarte reconocimiento?
¿Quién te dijo…?

A varios de estos interrogantes podríamos responder con un “No, nadie me lo dijo. Además sería una locura pretender que todo esto sucediera”.
Muy bien, ¡cuánta inteligencia al afirmar esto último!

Ahora bien, ¿entonces por qué nos comportamos como si esto debiera suceder todo el tiempo?
Porque si tenemos claro que los hechos no habrán de desencadenarse de acuerdo a nuestras expectativas, no nos enojaríamos cuando algo se dio de otro modo.
Porque si no todo depende de nosotros, no sufriríamos ante la indiferencia de los demás hacia nuestras vidas. Nuestro jefe no estaría en deuda por no halagarnos. La mala cara del prójimo no siempre estaría vinculada con lo que hemos hecho.
Porque si hemos entendido que no es sano compararnos, no perderíamos un segundo de nuestro valiosísimo tiempo realizando tablas comparativas sobre cuánto quieren a los demás y cuántos nos quieren a nosotros, o cuánto poseen los otros en relación a nuestras pertenencias.

Tal vez…, quizá…, en una de esas…, sea hora de cotejar nuestras reacciones con nuestras creencias. Podría llegar a ser posible que alguien, vaya a saber quién, nos convenció de algo que no nos está haciendo bien.

Puede ser que haya llegada la hora de revisar nuestras verdaderas y más profundas creencias. Si es así, construyamos una forma de pensar la vida más vinculada al bienestar, menos centrada en nuestro ombligo y, por sobre todas las cosas, más humilde.

Amigo, tus reacciones revelan tus creencias. Si no te gustan tus reacciones, reforma tus creencias. Todavía estás a tiempo de esperar de tu día algo que tenga un poco más de sentido común. Cuidá tu vida, cuidá tus creencias.