Inicio > Mis eListas > elmistico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15670 al 15699 
AsuntoAutor
FW: ¡DIPUT ADOS Y ethel do
FW: Rv: Rv: EXPLOT ethel do
Re: FW: Rv: Rv: EX =?utf-8?
24 MARZO: MACROME Carlos M
CONVOCATOR IA MUND Carlos M
Rv: DIOS SIEMPRE L MORENO C
Re: Rv: DIOS SIEMP nellysua
FW: AVISO A TODOS ethel do
Re: FW: AVISO A TO Kalike L
RE: Rv: DIOS SIEMP armando
Re: Rv: DIOS SIEMP Mario Br
FW: Rv: RE: Derech ethel do
FW: INVITACION FOR armando
Rv: Rv: Rv: FOTO Kalike L
FW: Rv: Rv: Rv: FO armando
Re: FW: INVITACION Wilfrido
Mensaje de Año Nue Andres F
Por favor difundir Patricio
Por favor difundir Patricio
Que sucede con Uds Patricio
RV: Reflexiones susana p
Ver :DIOS SIEMPRE Patricio
RV: : LOS SEIS SAB susana p
RV: TANTA PRISA ¿Y susana p
RV: * Estatuto del susana p
Re: RV: Reflexione Kalike L
Re: Por favor difu Patricio
El Castellano, el oyinokan
novelasdescargas.b Gonzalo
Fwd: MARITA-...URG Patricio
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El Mistico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15730     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[elmistico] RV: : LOS SEIS SABIOS CIEGOS Y EL ELEFANTE a/d
Fecha:Domingo, 15 de Abril, 2012  11:31:39 (-0300)
Autor:susana podnosoff <flossy @..........ar>

 

 

 

 

 

 

De: susana podnosoff [mailto:flossy@ciudad.com.ar]
Enviado el: viernes, 13 de abril de 2012 19:35
Para: susana podnosoff
Asunto: : LOS SEIS SABIOS CIEGOS Y EL ELEFANTE a/d

 

 

 

 

 

 

 

LOS SEIS SABIOS CIEGOS Y EL ELEFANTE

En la Antigüedad, vivían seis hombres ciegos que pasaban las horas compitiendo entre ellos para ver quién era el más sabio. Para demostrar su sabiduría, exponían sus saberes y ocurrencias y luego decidían entre todos quién era el más convincente. 

Un día, discutiendo acerca de la forma exacta de un elefante, no conseguían ponerse de acuerdo. Las posturas eran opuestas y como ninguno de ellos había podido tocar nunca un elefante, decidieron salir al día siguiente a la busca de un ejemplar, y de este modo poder salir de dudas. 

Puestos en fila, con las manos en los hombros de quien les precedía, emprendieron la marcha enfilando la senda que se adentraba en la selva. No habían andado mucho cuando de pronto, al adentrarse en un claro, se dieron cuenta que estaban al lado de un gran elefante. 

Los seis sabios ciegos estaban llenos de alegría, y se felicitaban unos a otros por su suerte. Finalmente podrían resolver el dilema y decidir cuál era la verdadera forma del animal. 

El primero de todos, el más decidido, se abalanzó sobre el elefante preso de una gran ilusión por tocarlo. Sin embargo, las prisas hicieron que su pie tropezara con una rama en el suelo y chocara de frente con el costado del animal. -El elefante –exclamó– es como una pared de barro secada al sol. 

El segundo de los ciegos avanzó con más precaución, con las manos extendidas. En esta posición tocó dos objetos muy largos y puntiagudos. Eran los colmillos. -¡La forma de este animal es exactamente como la de una lanza…sin duda es así! 

Entonces avanzó el tercer ciego. El elefante, ya algo curioso, se giró hacía él y le envolvió la cintura con su trompa. El ciego agarró la trompa del animal y la resiguió de arriba a abajo, notando su forma alargada y estrecha, y cómo se movía. -Escuchad, este elefante es como una larga serpiente. 

Era el turno del cuarto sabio, que se acercó por detrás y recibió un suave golpe con la cola del animal, que se movía para asustar a los insectos que le molestaban. El sabio agarró la cola y la resiguió de arriba abajo con las manos. No tuvo dudas y exclamó: -Ya lo tengo, es igual a una vieja cuerda. 

El quinto de los sabios se encontró con la oreja del animal y dijo: -Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano. 

El sexto sabio era el más viejo de todos, y cuando se encaminó hacia el animal, lo hizo con lentitud, encorvado, apoyándose en un bastón. De tan doblado que estaba por la edad, pasó por debajo de la barriga del elefante y tropezó con una de sus gruesas patas.-¡Escuchad! Lo estoy tocando ahora mismo y os aseguro que el elefante tiene la misma forma que el tronco de una gran palmera. 

Todos habían experimentado por ellos mismos cuál era la forma verdadera del elefante, y creían que los demás estaban equivocados. Satisfecha así su curiosidad, volvieron a darse las manos y tomaron otra vez la senda que les conducía a su casa. 

Otra vez sentados bajo la palmera que les ofrecía sombra y les refrescaba con sus frutos, retomaron la discusión sobre la verdadera forma del elefante, seguros de que lo que habían experimentado por ellos mismos era la verdadera forma.

Las diversas partes del elefante que parecían separadas y distintas a los ciegos, buscadores de su verdad, que las palparon, estaban todas nutridas y activadas por una única corriente de sangre; las diversas religiones y fes que se tienen por separadas y distintas están todas nutridas por una única corriente de Amor. 

Dios es inescrutable. No se le puede realizar en el mundo objetivo exterior. El está en el corazón mismo de cada ser. Muchos se aventuran a describir los atributos de Dios y proclaman que El es esto y aquello; pero, estos no son más que sus propias conjeturas y los reflejos de sus propias predilecciones y preferencias. 

Cada religión define a Dios dentro de los límites que ella demarca y luego pretende haberlo aprehendido en su totalidad. Como los siete ciegos, cada uno había palpado sólo una parte del elefante y no podía comprender al animal entero. 

Así también, las religiones hablan de sólo una parte de Dios y aseguran que su visión es completa y total. Cada religión olvida que Dios es todas las Formas y todos los Nombres, todos los atributos y todas las afirmaciones. 

La Religión de la Humanidad es la suma y substancia de todas estas fes parciales. Hay sólo una Religión y ésta es la Religión del Amor.
 

a/d

__._,_.___






 

 

__,_._,___