Inicio > Mis eListas > dxcolombia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6409 al 6438 
AsuntoAutor
Re: ESTAS EN VIDEO GUILLERM
Re: Centro Antena Fidel Ma
negocios por elist Dxcolomb
Consulta acerca de Jham Sal
ESCUCHAS y COMENTA Dxcolomb
Re: Consulta acerc GUILLERM
ENTREVISTA SOBRE A ea2aov
Fwd: ARLD005 DX ne Alvaro J
Re: Consulta acerc Jham Sal
BOLETIN de DX en Dxcolomb
Pendientes Andres A
Re: Pendientes ANIBAL M
Re: Pendientes Rubiel A
Marion Island ZS8M Dxcolomb
Re: Colega HK6NVVu Andres A
RE: Pendientes
RE: Re: Colega HK6 Jose Peñ
Morrales para moch Jose Lui
MANUAL DEL UIT-D S ricardo
Re: Pendientes JOSE IGN
Término de misión Andres A
ENTREVISTA A FRANC ea2aov
Re: Término de mis Roberto
DXpedición isla de Plinio R
Re: Término de mis Faber Mo
SOLICITUD INSCRIP Carlos E
Sobre Correos dañi Dxcolomb
Re: Término de mis JOSE IGN
Re: Pendientes JOSE ROM
Re: Término de mis Cristhia
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Dxcolombia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6446     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[dxcolombia] MANUAL DEL UIT-D SOBRE COMUNICACIONES DE SOCORRO EN SITUACIONES DE CATÁSTROFE [Archivo adjunto 1]
Fecha:Domingo, 7 de Febrero, 2010  20:37:11 (+0100)
Autor:ricardo veliz <yv5dkt @.....com>



---------- Forwarded message ----------
From: Ricardo Véliz <yv5dkt2002@yahoo.com>
Date: 2010/2/7
Subject: MANUAL DEL UIT-D SOBRE COMUNICACIONES DE SOCORRO EN SITUACIONES DE CATÁSTROFE [Archivo adjunto 1]
To: ricardo <yv5dkt@gmail.com>, veliz.ricardo@gmail.com




----- Mensaje reenviado ----
De: radio club venezolano maracay <radio_club_ven_maracay@yahoo.com>
Para: radio_club_ven_maracay@gruposyahoo.com; ciceron yv <ciceronyv@yahoogroups.com>; rcv_nacional@gruposyahoo.com
Enviado: dom, febrero 7, 2010 8:10:34 PM
Asunto: [radio_club_ven_maracay] MANUAL DEL UIT-D SOBRE COMUNICACIONES DE SOCORRO EN SITUACIONES DE CATÁSTROFE [Archivo adjunto 1]

 
[Más abajo se incluyen archivos adjuntos de radio club venezolano maracay]

UNIÓN INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES

 

OFICINA DE DESARROLLO DE

LAS TELECOMUNICACIONES

COMISIONES DE ESTUDIO DEL UIT-D

Documento 2/168-S

27 de septiembre de 2000

Original: inglés


TERCERA REUNIÓN DE LA COMISIÓN DE ESTUDIO 1: GINEBRA, 11 - 15 DE SEPTIEMBRE DE 2000
TERCERA REUNIÓN DE LA COMISIÓN DE ESTUDIO 2: GINEBRA, 18 - 22 DE SEPTIEMBRE DE 2000

 

 

PARA ACCIÓN

 

Cuestión 16/2:      Preparación de Manuales para los países en desarrollo

 

 

COMISIÓN DE ESTUDIO 2

 

ORIGEN:        UNIÓN INTERNACIONAL DE RADIOAFICIONADOS (IARU)

 

TÍTULO:         MANUAL DEL UIT-D SOBRE COMUNICACIONES DE SOCORRO EN SITUACIONES DE CATÁSTROFE: PARTE 2

 

________

Acción solicitada: Se invita a los participantes a aprobar la Parte 2 del Manual.

Resumen: La Parte 2 del Manual del UIT-D sobre comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe consta de 7 capítulos que tratan de los aspectos operacionales de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe, los modos de comunicación, las redes de comunicaciones, las redes privadas, el servicio de radioaficionados, las emisiones y la coordinación de las telecomunicaciones.

La Parte 1 se ha distribuido en el Documento 2/167.

 

MANUAL DEL UIT-D SOBRE COMUNICACIONES DE SOCORRO EN
SITUACIONES DE CATÁSTROFE

 

PARTE 2

 

CAPÍTULO 1

ASPECTOS OPERACIONALES DE LAS COMUNICACIONES DE SOCORRO
EN SITUACIONES DE CATÁSTROFE

INTRODUCCIÓN

1.1....... Comunicaciones tácticas y estratégicas

1.2....... Normalización y pasarelas

 

CAPÍTULO 2

MODOS DE COMUNICACIÓN

2.1....... Comunicaciones de voz

2.2....... Comunicaciones de datos

 

CAPÍTULO 3

REDES DE COMUNICACIÓN PÚBLICAS

3.1....... La red telefónica pública conmutada (RTPC)

3.1.1.... Distribución local

3.1.2.... Bucle local inalámbrico (WLL)

3.1.3.... Centrales

3.1.4.... Sistema interurbano y de señalización

3.1.5.... Red digital de servicios integrados (RDSI)

3.1.6.... Télex

3.1.7.... Facsímil (fax)

3.1.8.... Red móvil terrestre pública (RMTP)

3.1.9.... Células sobre ruedas (COW)

3.2....... Sistemas del servicio móvil por satélite

3.2.1.... Norma M y mini-M

3.2.2.... Norma C

3.2.3.... Norma B

3.2.4.... Norma A

3.3....... Sistemas móviles mundiales de comunicaciones personales por satélite (GMPCS)

3.4....... Sistemas del servicio móvil por satélite de cobertura regional

3.5....... Internet

3.5.1.... Estructura de Internet

3.5.2.... Ventajas e inconvenientes de Internet

3.5.2.1. Carácter confidencial

3.5.2.2. Disponibilidad

3.5.2.3. Precisión

3.5.2.4. Facilidad de mantenimiento

 

CAPÍTULO 4

REDES PRIVADAS

4.1....... Servicio de radiocomunicaciones marítimas

4.1.1.... Redes marítimas

4.1.2.... Estaciones marítimas abiertas a la correspondencia pública

4.2....... Servicio de radiocomunicaciones aeronáuticas

4.2.1.... Redes aeronáuticas

4.2.2.... Estaciones aeronáuticas abiertas a la correspondencia pública

4.2.3.... NOTAM

4.2.4.... Radiocomunicaciones privadas a bordo de aeronaves

4.2.5.... Consideraciones especiales relativas a las comunicaciones con aeronaves

4.3....... Servicios de radionavegació n

4.3.1.... Aplicaciones en materia de seguridad

4.3.2.... Aplicaciones en materia de información

4.3.3.... Aplicaciones en materia de logística

4.3.4.... Puntos en el camino

4.3.5.... Radiobalizas de localización de personas (PLB)

4.4....... Sistemas empresariales (Sistemas privados)

4.4.1.... Redes de datos, redes de área local y de área extensa e Intranets

4.4.2.... Encaminamiento diverso

4.4.3.... Equipos radioeléctricos especificados por soporte lógico (SDR)

4.5....... Redes de terminales de muy pequeña abertura (VSAT)

4.6....... Actividades de capacitación para garantizar una reacción inmediata en caso de catástrofe

 

CAPÍTULO 5

EL SERVICIO DE RADIOAFICIONADOS

5.1....... Alcance de las comunicaciones

5.1.1.... Comunicaciones en el lugar de la catástrofe

5.1.2.... Comunicaciones procedentes del lugar de la catástrofe y dirigidas hacia él

5.2....... Consideraciones relativas a la distancia

5.2.1.... Corto alcance (0 - 100 km)

5.2.2.... Alcance medio (0 - 500 km) Onda ionosférica en la banda de ondas decamétricas con incidencia casi vertical

5.2.3.... Largo alcance (superior a 500 km) Onda ionosférica en la banda de ondas decamétricas con incidencia oblicua

5.2.4.... Mediano y largo alcance mediante satélites de radioaficionados

5.3....... Selección de frecuencias de explotación

5.3.1.... Planes de banda

5.3.2.... Frecuencias de emergencia

5.4....... Modos de comunicación

5.4.1.... Radiotelegrafí a

5.4.2.... Comunicación de datos por radioaficionados

5.4.2.1. Datos en la banda de ondas decamétricas

5.4.2.2. Radiocomunicaciones por paquetes

5.4.2.3. Datos en las bandas de ondas métricas y decimétricas

5.4.3.... Radiotelefoní a en banda lateral única

5.5....... Comunicación de imágenes

5.6....... Satélites de radioaficionados

5.6.1.... Transpondedores analógicos

5.6.2.... Transpondedores digitales

5.7....... Servicio de emergencia de radioaficionados (ARES)

5.7.1.... Funciones antes del viaje

5.7.2.... Funciones durante el viaje

5.7.3.... Funciones a la llegada

5.7.4.... Funciones sobre el terreno

5.7.5.... Funciones de desmovilizació n

5.7.6.... Procedimientos normalizados

5.8....... Actividades de capacitación

5.8.1.... Prácticas, ejercicios y pruebas

5.8.2.... Simulacros

5.8.3.... Pruebas de emergencia simuladas

5.9....... Redes de tráfico del servicio de radioaficionados

5.9.1.... Redes tácticas

5.9.2.... Redes de recursos

5.9.3.... Redes de control

5.9.4.... Redes abiertas y cerradas

5.9.5.... Capacitación de los operadores de redes

5.10..... Tratamiento de datos

5.10.1.. Centro de operaciones de emergencia

5.10.2.. Intercambio de información

5.10.3.. Tráfico de mensajes formales

5.10.4.. Funcionamiento durante las catástrofes

5.10.5.. Tratamiento de mensajes mediante radiocomunicaciones por paquetes

5.11..... Grupos de emergencia de radioaficionados

5.11.1.. Catástrofes y desastres naturales

5.11.2.. Tráfico relacionado con la salud y el bienestar

5.11.3.. Estudio sobre los daños materiales

5.11.4.. Accidentes y riesgos in situ

5.11.5.. Cooperación con organismos de seguridad pública

5.11.6.. Búsqueda y salvamento

5.11.7.. Comunicaciones de hospitales

5.11.8.. Derrame de productos químicos tóxicos

5.11.9.. Incidentes relacionados con materiales peligrosos

5.12..... Comunicaciones de terceras personas en el servicio de radioaficionados

 

CAPÍTULO 6

RADIODIFUSIÓN

6.1....... Emisiones de emergencia por redes de radiocomunicaciones , televisión y cable

6.2....... Estaciones de radiodifusión móvil de emergencia

 

CAPÍTULO 7

COORDINACIÓN DE LAS TELECOMUNICACIONES

7.1....... El papel del responsable de la coordinación de las telecomunicaciones

7.2....... El concepto de entidad rectora

 

capítulo 1

Aspectos operacionales de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe

 

Introducción

Los usuarios de sistemas de telecomunicaciones, así como las entidades que los suministran deben conocer los aspectos operacionales de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe. A menudo, los que se encargan de gestionar los casos de catástrofe se ven obligados a definir las necesidades y, para ello, necesitan saber qué medios pueden utilizar y las posibilidades que éstos ofrecen en las circunstancias específicas de una situación de emergencia. Entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones figuran los que prestan servicios al público en condiciones comerciales, los que suministran servicios a usuarios determinados y los operadores de redes especializadas, en particular, el servicio de radioaficionados.

En este Manual los asuntos operacionales se clasifican en dos grupos. El primero describe los modos de comunicación y el segundo las redes que los utilizan. El estudio de cada modo comienza con una explicación de sus aplicaciones en las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe orientada al usuario. A continuación, se facilita información sobre el momento en que el modo o la red se utilizará para ese tipo de comunicaciones destinada al proveedor del servicio respectivo. En un anexo técnico de este Manual, se ofrecen informaciones técnicas prácticas para los responsables de las telecomunicaciones, los técnicos y operadores de organizaciones e instituciones humanitarias y el personal técnico de los proveedores de servicios.

1.1        Comunicaciones tácticas y estratégicas

Las operaciones de emergencia y las militares tienen varias características comunes, por ejemplo, el entorno material y social en que se realizan, que cambia con rapidez y, a menudo, de manera imprevisible, y la necesidad de tomar decisiones de inmediato en todos los niveles. Por consiguiente, sus requisitos de comunicaciones son similares. Los términos militares de las comunicaciones tácticas y estratégicas explican muy bien como se debe proceder para reaccionar de forma coordinada ante una emergencia cuyas consecuencias superan el ámbito local.

1.2        Normalización y pasarelas

La normalización es la solución ideal para garantizar la compatibilidad y la interacción entre todas las redes de comunicaciones, por lo menos dentro de cada uno de los dos grupos, es decir, las comunicaciones tácticas y las estratégicas. Sin embargo, las operaciones de emergencia constituyen una actividad temporal y los que participan en ellas no realizan necesariamente una tarea rutinaria y habitual.

Si bien las pasarelas no son el remedio más idóneo, constituyen con mucho la única solución realista. En el campo de las comunicaciones tácticas, una interfaz humana suele cumplir esta función (el operador o el encargado de gestionar el caso de catástrofe que utiliza más de una red al mismo tiempo). Para ello, deben poseer un conocimiento profundo de las estructuras y los procesos de las redes utilizadas. En el sector de las comunicaciones estratégicas, se han creado pasarelas automáticas entre distintos sistemas y para manejarlas, el personal técnico debe estar familiarizado con la tecnología y el modo de utilizarlas.

CAPÍTULO 2

MODOS DE COMUNICACIÓN

En las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe se utilizan prácticamente todos los modos de comunicación mediante redes públicas y privadas. En las siguientes secciones se presenta un panorama general de los modos y redes existentes, que se describirán con más detalle en el anexo técnico de este Manual.

2.1        Comunicaciones de voz

La voz constituye el modo de comunicación más común y adecuado para la transmisión de mensajes breves en tiempo real con necesidades mínimas en materia de equipos. Sus aplicaciones a las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe van desde enlaces telefónicos cableados punto a punto y transceptores portátiles o móviles en las bandas de ondas métricas y decimétricas hasta circuitos telefónicos por satélite, sistemas megafónicos y emisiones radioeléctricas. Sin embargo, para transmitir informaciones más complejas, la ausencia de una documentación permanente constituye un inconveniente importante del tráfico de señales vocales.

2.2        Comunicaciones de datos

En realidad, las primeras formas de comunicación electrónica fueron los enlaces de datos. El telégrafo se utilizó mucho antes que el teléfono y la telegrafía inalámbrica precedió a la radiotelefoní a. Ahora bien, lo que determinó que las comunicaciones de datos fueran más adecuadas que la voz para muchas aplicaciones fue el desarrollo de interfaces electrónicas y equipos periféricos (que sustituyen al operador humano que realiza la traducción entre el código Morse y el texto escrito).

La primera interfaz de este tipo que se utilizó para aplicaciones prácticas en las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe fue el teleimpresor o máquina teletipo, que en los medios comerciales se denomina comúnmente "télex". Al principio se usó en redes de cable y enseguida se empleó en enlaces radioeléctricos. A pesar de que en los circuitos cableados resultaba muy fiable y presentaba una tasa de errores muy baja, su uso eficaz por radiocomunicaciones requería señales de gran intensidad y canales sin interferencias. El hecho de que los enlaces de radioteletipos (RTTY) fiables precisaran recursos técnicos considerables limitó su utilidad en las situaciones de emergencia.

Con el advenimiento de las tecnologías digitales avanzadas, se diseñaron nuevos modos de comunicación de datos que acabaron con los inconvenientes de los RTTY. La clave para lograr enlaces sin errores radica en la división de los mensajes en "paquetes" y en la transmisión automática de un acuse de recibo de recepción correcta o de una petición de retransmisión.

La primera aplicación general de la corrección automática de error es el concepto ARQ, que significa "petición automática de repetición", con protocolos de comunicación denominados TOR, SITOR y AMTOR. En modo ARQ, se produce automáticamente un acuse de recibo o una petición de retransmisión después de cada tercera letra del mensaje.

A diferencia del RTTY, en el que el número de estaciones que reciben una transmisión es ilimitado, las señales ARQ sólo se pueden intercambiar entre dos interlocutores en un momento dado. Para permitir las transmisiones, se introdujo una versión algo menos fiable que recibe el nombre de modo de corrección de errores en recepción (FEC). En modo FEC, cada "paquete" de tres letras se transmite dos veces. La estación receptora compara automáticamente las dos transmisiones y, si éstas difieren, identifica el contenido del "paquete" que tiene más posibilidades de ser correcto.

Los progresos ulteriores condujeron a métodos de comunicaciones de datos más eficaces mediante enlaces por cable y radioeléctricos. El ejemplo más destacado es el Protocolo Internet (IP), que también ha sido adoptado como norma común de comunicaciones por todos los interlocutores importantes de la asistencia humanitaria internacional. La "radiotransmisió n de paquetes" se utiliza comúnmente en las bandas de ondas métricas y decimétricas. Su derivado "Pactor" y otros modos patentados posibilitan el uso de radioenlaces en ondas decamétricas para prácticamente todas las funciones de Internet mediante pasarelas adecuadas.

El facsímil fue el primer medio que permitió la transmisión de imágenes en forma de copia impresa gráfica mediante redes cableadas y, en menor medida, a través de redes inalámbricas. En su forma original, las imágenes de facsímil se transmiten como señales analógicas a través de circuitos de voz, como la red telefónica. Al igual que en el caso de los modos de datos, los avances de la tecnología digital han dado lugar a nuevas formas de transmisión de imágenes, incluidas las aplicaciones en la World Wide Web (WWW).

 

capítulo 3

redes de comunicación públicas

Las redes se estructuran en función de las necesidades de los usuarios y de acuerdo con la tecnología, como el modo utilizado. Abarcan desde las más básicas, como los enlaces entre dos puntos durante todo el trayecto, hasta las estructuras mundiales y pueden estar centralizadas, en cuyo caso cada usuario está conectado a una central, o utilizar un abanico de posibilidades casi finitas para conectarse de un terminal a otro. El sistema telefónico público es un ejemplo del primer caso e Internet del segundo.

3.1        La red telefónica pública conmutada (RTPC)

A lo largo de los últimos años, la red telefónica pública conmutada (RTPC) ha experimentado cambios políticos y técnicos. Hasta hace poco tiempo, en muchos países la propiedad y explotación de esas redes estaba en manos de grandes monopolios estatales, como la dirección de correos. Actualmente, algunos sectores del público y del mundo empresarial suelen tener libertad para elegir entre los servicios telefónicos suministrados por varios proveedores del país. No obstante, si el servicio suministrado está totalmente interconectado con otros teléfonos, el sistema forma parte de la RTPC, que a veces también recibe la denominación de servicio telefónico ordinario (POTS). En muchos casos, la centralizació n de funciones esenciales ha dado lugar a vulnerabilidades que podrían ser considerables. Las partes principales de una RTPC son las siguientes:

3.1.1     Distribución local

Los sistemas de distribución local conectan a los usuarios finales con las centrales. Por lo general, las centrales se encuentran a una distancia de 10 a 20 km aproximadamente. El sistema de cable local es una red que consta de un cable de pares trenzados sin blindaje por línea telefónica. Para cada línea, se proporciona un par separado de manera permanente desde el abonado hasta la central más cercana.

En muchos lugares, las líneas telefónicas son cables desnudos o cables con numerosos pares de hilos suspendidos en postes. Estas rutas de postes son vulnerables a las catástrofes que implican fuertes vientos o terremotos. No obstante, con frecuencia los cables están enterrados a lo largo de todo el camino o en una parte de él, ya sea directamente en la tierra o mediante sistemas de conductos, lo que reduce su vulnerabilidad.

Cabe destacar otro factor importante, a saber, que el sistema de cable local requiere inversiones de capital de tal magnitud que los operadores de sistemas de la competencia podrían utilizar el mismo sistema de cable local para el acceso. Por tanto, si el sistema de cable local sufre daños, todos los operadores resultarán afectados en la misma medida.

El bucle local utilizado en la RTPC presenta la ventaja de que el teléfono que se encuentra en las instalaciones del usuario se alimenta mediante una batería de la central telefónica. Si se interrumpe el suministro de electricidad en las instalaciones del usuario, el teléfono seguirá funcionando siempre que las líneas no hayan sufrido averías. Sin embargo, ello no se aplica a los teléfonos sin cordón, que tendrán una estación de base alimentada con energía de la red de distribución eléctrica domiciliaria. Se debería alentar a todos los hogares y empresas a disponer por lo menos de un teléfono alimentado mediante una batería central de tipo normal.

3.1.2     Bucle local inalámbrico (WLL)

Algunos operadores ofrecen acceso a sus centrales por medio de soluciones de "bucle local inalámbrico" (WLL, wireless local loop). El WLL utiliza estaciones radioeléctricas de base (RBS, radio base stations) locales que proporcionan un radioenlace con los equipos de radiocomunicaciones fijos de los hogares, que a su vez se conectan a teléfonos en el hogar o la empresa. Es posible que los usuarios ignoren los detalles de esta disposición.

El WLL plantea un problema, a saber, si el suministro de electricidad del edificio se interrumpe, el equipo de radiocomunicaciones no podrá funcionar, a no ser que se proporcione una alimentación alternativa fiable. Las RBS disponen de energía de reserva pero están conectadas a la central mediante el sistema de cable local o por medio de líneas arrendadas que también cursan otros servicios aunque por la misma ruta que los cables locales. En otros casos, la estación de base está conectada por medio de un enlace de microondas especializado (exclusivo). Sin embargo, a veces el acceso inalámbrico podría ser menos vulnerable a los daños materiales que las rutas de postes, siempre que la energía de reserva forme parte de la configuración.

A menudo, los "cables privados" que utilizan los sistemas comerciales se encaminan mediante el sistema de cable local de las redes públicas. En estos casos, es probable que si estos últimos sufren daños, todos los sistemas de telecomunicaciones por cable de la zona resulten afectados, ya sean públicos o privados.

3.1.3     Centrales

Las centrales constituyen el elemento básico de los sistemas telefónicos y también el que corre más peligro debido a su tendencia a la sobrecarga. En una zona residencial, la central se dimensiona de manera que pueda recibir simultáneamente llamadas de cerca del 5% de los abonados. En una zona comercial, esta cifra podría elevarse hasta el 10%. Cuando la carga es superior a la prevista, la central se "bloquea". Las catástrofes, e incluso eventos locales bastante triviales, pueden provocar un volumen de tráfico muy elevado dentro de la zona afectada, a partir de ella y en dirección a ella, ya que la mayoría de los abonados trata de obtener información sobre sus amigos y familiares. Este tráfico podría bloquear una central por sí solo después de una catástrofe.

Con frecuencia, las centrales modernas son de tipo digital informatizado. No obstante, cualquiera que sea la estructura de la central, ésta necesita suministro de energía eléctrica, un recinto, por ejemplo, un edificio, y a menudo también aire acondicionado. Cualquier interrupción o daño que afecte a los elementos de apoyo provocará la avería de la central.

3.1.4     Sistema interurbano y de señalización

Las líneas interurbanas son enlaces establecidos entre centrales. A menudo, las líneas interurbanas son multiplexadas y, por tanto, cursan cientos o miles de llamadas. Se pueden realizar mediante radioenlaces de microondas, cables de cobre o fibra óptica, en función de la capacidad prevista del enlace. Los grandes operadores suelen utilizar sistemas de fibra óptica. Si los cables están enterrados, como ocurre con frecuencia, serán menos vulnerables.

Por lo general, los operadores conectan las centrales mediante su propio sistema interurbano. El hecho de ser cliente de varios operadores podría aumentar la capacidad de supervivencia de un sistema en caso de emergencia. A veces, los operadores que compiten en el mercado han construido su propio sistema interurbano, pero en otros casos se han limitado a comprar capacidad en otros sistemas. Por consiguiente, incluso los sistemas que compiten en el entorno comercial podrían compartir sus infraestructuras físicas.

Los sistemas interurbanos se pueden cursar por microondas. Se trata de radioenlaces entre estaciones relevadoras radioeléctricas, que generalmente se instalan en colinas o edificios altos. En consecuencia, las estaciones repetidoras microondas se encuentran a menudo en lugares expuestos y a veces podrá resultar difícil llegar hasta ellas. De hecho, es posible que después de una catástrofe sólo se pueda llegar a determinados lugares en helicóptero y, dada la importancia de las comunicaciones, el dinero que destinan los operadores de sistemas a la verificación periódica de las instalaciones situadas en zonas remotas es una buena inversión.

El "sistema de señalización Nº 7" constituye un caso especial. De acuerdo con su estructura, las centrales necesitan "dialogar" entre sí para establecer las llamadas. Para ello, existe un servicio especializado independiente, denominado el SS7 o sistema CCITT7, que es similar a un sistema Internet privado y es utilizado de modo exclusivo por las centrales. Aunque, como es lógico, los canales del SS7 están separados, a menudo están multiplexados en los circuitos interurbanos y se cursan mediante la misma transmisión que los circuitos interurbanos. Si el SS7 no funciona, no se podrá seguir realizando llamadas entre centrales. En general, las llamadas locales dentro de la misma central no resultan afectadas.

3.1.5     Red digital de servicios integrados (RDSI)

La red digital de servicios integrados (RDSI) es un servicio de datos transparente con conmutación de circuitos a altas velocidades que pueden aumentarse en pasos de 64 kbit/s. Una utilización clásica es la videoconferencia para aplicaciones científicas y técnicas. Generalmente, la misma central de telefonía también se utiliza para la RDSI y la red interurbana es la misma. La RDSI no es ni más ni menos fiable que la telefonía porque comparte la misma infraestructura.

3.1.6     Télex

La importancia del télex disminuye a medida que los mensajes de texto se envían cada vez más por correo electrónico. Pese a ello, el télex sigue siendo un instrumento importante. Los sistemas télex constan de teleimpresores o terminales informáticos programados especialmente que están conectados entre sí mediante la red télex internacional. Los mensajes télex están compuestos únicamente por letras mayúsculas del alfabeto romano y algunos signos de puntuación y utilizan el código Baudot ITU-ITA2.

El télex presenta dos claras ventajas con respecto a otros sistemas. La más importante es que se conmuta mediante una central diferente a la que se utiliza para las llamadas telefónicas. Esto es importante en caso de catástrofe, cuando la central telefónica podría soportar una sobrecarga. El acceso a Internet se realiza mediante módems que marcan el punto de presencia local del proveedor de servicios por el sistema telefónico, en cuyo caso el télex también puede servir de medio alternativo. Es evidente que todo teleimpresor requerirá alimentación local.

Las centrales télex están diseñadas para cursar elevados niveles de tráfico y, por lo general, no tendrán sobrecargas por llamadas privadas. El télex también posee un modo de almacenamiento y retransmisión optativo que transmitirá mensajes lo antes posible si no se puede efectuar en tiempo real. Por tanto, existen muchas posibilidades de comunicarse mediante télex. Este modo de almacenamiento y retransmisión también se aplica a las conexiones télex con terminales Inmarsat de norma C, que desempeñan un papel importante en las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe.

Un inconveniente del télex es que actualmente las señales se envían a menudo a través de los mismos sistemas de transmisión que la mayoría de los demás servicios. En consecuencia, una pérdida total de transmisión podría provocar la pérdida del télex. Por otra parte, los circuitos télex se definen en las líneas interurbanas de modo permanente, de manera que dispongan constantemente de una capacidad reservada y que tengan pocas posibilidades de resultar afectados por la congestión del sistema interurbano.

El télex es un sistema de "banda estrecha", lo que significa que requiere muy pocos recursos de sistema para funcionar. Es sencillo y económico para proporcionar conectividad inalámbrica alternativa a los terminales télex. En teoría, el servicio télex podría ser inmune a las catástrofes pero en la práctica ello dependerá de las instrucciones que haya recibido el planificador de la red, que deberá considerar si el factor más importante es la fiabilidad o la economía.

Los terminales télex se deberán conectar directamente a la red télex y no a través de un proveedor de servicios intermediario, pues en este caso se tendría que utilizar un servicio módem de conexión telefónica a través de la RTPC, perdiendo así su principal ventaja. Los aparatos télex permiten un diálogo en tiempo real entre dos usuarios. Ello no se aplica a la transmisión y recepción de mensajes télex mediante un terminal informático, que es posible a través de algunos proveedores de servicios. Esa conexión siempre adopta la forma de sistema de almacenamiento y retransmisión. Por tanto, no permite ese diálogo y sería preferible utilizar teleimpresores modernos en los casos de emergencia.

En muchos lugares del mundo, el télex se está suprimiendo paulatinamente en favor de sistemas más "modernos" que son más rápidos pero mucho menos sólidos a la hora de atender las necesidades de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe.

3.1.7     Facsímil (fax)

El aparato facsímil consta de un dispositivo de barrido, un ordenador, un módem y una impresora que integran una sola unidad. Esta combinación permite transmitir y recibir imágenes gráficas, con independencia de su contenido. Por consiguiente, un usuario puede enviar un documento a otro en tiempo real. En el campo de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe, el facsímil se utiliza para enviar dibujos y mapas, así como listas o cuadros confeccionados manualmente o documentos redactados por un tercero, en un lenguaje que no resulta necesariamente comprensible para el remitente y/o utilizando un alfabeto que no está disponible en los enlaces de comunicaciones de texto existentes. Sin embargo, ello podría suponer tanto una ventaja como un inconveniente para las comunicaciones de socorro, ya que al disponer de una conexión facsímil los encargados de gestionar los casos de catástrofe también podrían estar tentados de transmitir la información "tal cual es" en lugar de comunicar los resultados concisos de su interpretació n de la situación.

Un aspecto negativo del facsímil es que generalmente se cursa a través de los circuitos telefónicos normales y, por tanto, padece todos sus defectos. Además, todos los aparatos facsímil dependen de la alimentación externa y, a no ser que estén conectados directamente a la red pública, del funcionamiento de los equipos correspondientes en las instalaciones del usuario.

3.1.8     Red móvil terrestre pública (RMTP)

La red móvil terrestre pública (RMTP) abarca las redes de telefonía celular, los sistemas de comunicaciones personales (PCS) y los denominados sistemas de datos inalámbricos de tercera generación. Las RMTP están compuestas por estaciones radioeléctrica de base fijas, que configuran una red de células, y terminales móviles, cuyas dimensiones son cada vez más reducidas. Los usuarios se pueden desplazar dentro de la zona cubierta por las células de un proveedor de servicios y los enlaces se traspasan automáticamente entre células. En función de las características comunes de los distintos sistemas utilizados y de los acuerdos comerciales concertados entre los proveedores de servicios, los abonados pueden "deambular" dentro de las zonas cubiertas por proveedores distintos de aquel en el que el terminal está registrado.

Las RMTP proporcionan conectividad con cualquier red telefónica o de datos de cualquier lugar del mundo. La cobertura de la RMTP se limita a las zonas densamente pobladas principalmente de los países desarrollados. En la actualidad, la cobertura mundial no sería viable desde el punto de vista económico.

Numerosos tipos de terminales ofrecen asimismo velocidad de datos baja que generalmente es de 9,6 kbit/s. Se están empezando a comercializar servicios de datos con conmutación de paquetes de alta velocidad de "tercera generación" que permiten velocidades de datos similares a las de las redes cableadas. Los sistemas de tercera generación están diseñados para facilitar la conexión a servicios Internet, como el correo electrónico y la World Wide Web (WWW). Con estos servicios, los terminales permanecen conectados a Internet durante todo el tiempo, posibilitando así un acceso muy rápido a los datos. En función de los acuerdos concertados con el proveedor de servicios, el usuario podría pagar por los datos que se envían o reciben realmente a través de Internet, a diferencia de la tarificación por tiempo de las conexiones telefónicas normales.

Los servicios como el protocolo de aplicación inalámbrica (WAP, wireless access protocol) se cursan a través de redes RMTP. WAP es un protocolo para la transmisión de tipos especiales de páginas Web mediante enlaces inalámbricos de baja capacidad y visualización en pequeñas pantallas en aparatos telefónicos. La ventaja de estos sistemas es que el abonado no necesita instalar infraestructuras adicionales.

En las zonas urbanas, cada célula tiene capacidad para cerca de 30 llamadas telefónicas simultáneamente, mientras que en las zonas rurales poco pobladas las células suelen tener capacidad únicamente para 6 ó 7 canales de tráfico. Los planificadores de las redes celulares miden el tráfico generado por cada tipo de zona, rural o urbana, y adaptan la capacidad de acuerdo con ello. Los tamaños de las células pueden oscilar entre 35 km en una zona rural con reducida densidad de tráfico y 100 metros o menos en una zona urbana de gran capacidad. Lo normal es que la estación que presta el servicio se encuentre a 5 km del abonado.

Las estaciones radioeléctricas de base (RBS) son costosas y los operadores comerciales proporcionan suficiente capacidad para sus necesidades actuales pero no para el tipo de tráfico de punta que surge cuando se utilizan las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe. En consecuencia, a pesar de sus ventajas, la RMTP no resulta adecuada para los casos de catástrofe. Ésta es la razón por la que servicios como el de incendios/salvament o y la policía poseen sistemas de radiocomunicaciones privados y no dependen únicamente de los servicios celulares.

Las estaciones radioeléctricas de base que se encuentran en el lugar siniestrado o cerca de él son tan vulnerables a los daños como cualquier otra estructura. Las inundaciones pueden causar averías en los equipos instalados en bastidores en tierra y los terremotos y tormentas podrían deteriorar las antenas de las torres y otras estructuras.

El hecho de que cada estación esté conectada a sistemas de alimentación local, que podrían resultar dañados en la catástrofe, constituye un problema grave. La RBS clásica tiene una capacidad para seguir funcionando con la reserva de la batería durante cerca de 8 horas. Muchas de ellas se pueden conectar a un generador móvil pero para ello habrá que trasladarlo hasta el lugar siniestrado. Muy pocas RBS disponen de generadores instalados de manera permanente. Otro problema que se plantea es que las estaciones radioeléctricas de base podrían no ser capaces de funcionar solas, en cuyo caso deberán conectarse a un controlador de estaciones de base (BSC) o a un centro de conmutación de servicios móviles (MSC). Esta conexión se realiza mediante una línea subterránea o un enlace de microondas.

Al igual que cualquier célula o RBS, los centros de conmutación de servicios móviles (MSC) tienen una capacidad limitada y también están diseñados para soportar la carga de tráfico media prevista en la zona y no las necesidades adicionales que suelen surgir después de una catástrofe. Para compensar este inconveniente, los soportes lógicos avanzados de algunas centrales pueden identificar de modo opcional algunos usuarios de alta prioridad y atribuirles un canal a expensas de aquellos que tienen menor prioridad. Por ejemplo, en el sistema GSM los abonados pueden disfrutar de una "capacidad preferente". Las llamadas de los usuarios menos prioritarios no se atenderán en favor de las llamadas de un usuario que goza de un régimen de vulnerabilidad preferente. La aplicación real de estos sistemas de prioridades dependen más del entorno reglamentario que de las posibilidades técnicas.

En un mercado muy competitivo, es probable que si un abonado sabe que en caso de emergencia tendrá menos posibilidades de realizar llamadas, elija un proveedor de servicios que no recurra a un mecanismo de prioridades. La aplicación de esta característica de las redes tan conveniente sólo se logrará si realmente se impone utilizando criterios idénticos para los abonados prioritarios de todas las redes que funcionan en una zona determinada.

3.1.9     Células sobre ruedas (COW)

La capacidad de la RMTP se puede ampliar según el caso añadiendo estaciones de células temporales, denominadas "células sobre ruedas" (COW). Éstas podrían sustituir a una RBS averiada, ampliar la capacidad del sistema o prestar servicio en una zona que generalmente carece de cobertura. El principal problema que plantea su instalación radica en la necesidad de conectar las llamadas a una central adecuada. Huelga decir que la COW debe ser del mismo sistema que el utilizado por las estaciones móviles de la zona y funcionar en la misma banda de frecuencias. Además, la COW debe conectarse a una central que sea compatible con ella, lo que suele significar que debe ser realizada por el mismo fabricante. En situaciones extremas, la COW se puede conectar a centrales remotas de otro país mediante enlaces VSAT.

3.2        Sistemas del servicio móvil por satélite

El sistema Inmarsat es el sistema del servicio móvil por satélite más utilizado en el momento en que se redacta este Manual. Creado en un principio bajo los auspicios de la Organización Marítima Internacional (OMI) a finales de los años 70 para atender a la comunidad marítima internacional, Inmarsat es actualmente una empresa privatizada que ofrece servicios a clientes marítimos, aeronáuticos y móviles terrestres.

El sistema Inmarsat consta de satélites geoestacionarios que conectan terminales móviles mediante estaciones terrenas terrestres (LES) a la RTPC y otras redes. Cuatro satélites cubren la superficie de la Tierra, con excepción de las regiones polares. Las LES están situadas en varios países y dentro del alcance de uno o más satélites. En todo caso, los enlaces de comunicaciones comprenden por lo menos una LES que es el verdadero proveedor de servicios. A continuación, se enumeran los tipos o "normas" que presentan interés para las comunicaciones de socorro terrestres en situaciones de catástrofe.

3.2.1     Norma M y mini‑M

Las normas M y mini‑M son las más utilizadas para aplicaciones de gran movilidad. El tamaño y el peso de los terminales mini‑M son similares a los de un ordenador portátil, mientras que los terminales de norma M son del tamaño de un maletín. Posibilitan las conexiones con cualquier abonado de la RTPC del mundo, incluidos otros terminales móviles por satélite. La mayoría de los terminales M y mini‑M disponen de un puerto para la conexión a un aparato facsímil y de un puerto de datos RS‑232 para una velocidad relativamente baja de 2,4 kbit/s. Muchos abonados utilizan este tipo de terminal para el correo electrónico mediante una conexión de protocolo de oficina postal (POP).

Al igual que los demás terminales Inmarsat, las versiones portátiles se deben desembalar e instalar de modo que la antena pueda "ver" al satélite. La mayoría de los terminales están diseñados para situar la antena exterior a distancia. No se pueden utilizar en un vehículo en marcha, a no ser que esté equipado con antenas especiales que compensen el movimiento.

Si bien los terminales de norma M pueden funcionar en cualquier lugar dentro de la cobertura de los satélites Inmarsat, el uso de los terminales mini‑M se limita a la cobertura proporcionada por haces puntuales de esos satélites. Esos haces puntuales, que permiten la utilización de terminales con baja potencia y antenas más pequeñas, cubren la mayoría de las masas continentales aunque no los océanos ni muchas islas pequeñas o aisladas. Cabe esperar que se produzcan nuevos progresos, en particular un servicio RDSI móvil, como extensiones de la norma M.

3.2.2     Norma C

La norma C es un sistema de texto de almacenamiento y retransmisión que se usa muy a menudo en el mar para enviar mensajes de socorro. Transmite tanto correo electrónico como télex. Se puede utilizar para breves correos electrónicos pero no resulta adecuada para transmitir grandes ficheros de datos, como los aditamentos. Por lo general, los terminales son del tamaño de un maletín pero requieren equipo terminal, como un ordenador portátil, para tratar el texto. Algunos proveedores de servicio transmiten mensajes desde terminales de norma C a aparatos facsímil (pero ello no ocurre en sentido contrario). Este sistema carece de capacidad de voz.

3.2.3     Norma B

El servicio de norma B ofrece datos de RDSI a 64 kbit/s. El equipo de norma B es bastante más grande y pesado que los terminales de norma M y está destinado principalmente al uso fijo, en el que puede proporcionar conectividad a múltiples usuarios simultáneos o aplicaciones de datos de alta velocidad.

3.2.4     Norma A

La norma A fue la primera generación de terminales Inmarsat móviles por satélite que proporcionó conexiones de voz, datos y télex utilizando el modo analógico. El tamaño y el peso de los equipos de norma A suelen ser mucho mayores que los de los terminales anteriores.

3.3        Sistemas móviles mundiales de comunicaciones personales por satélite (GMPCS)

Lo que distingue a los sistemas móviles mundiales de comunicaciones personales por satélite (GMPCS) de otros sistemas móviles por satélite es el hecho de que los terminales son muy pequeños y ligeros, ya que su tamaño y peso son los de un teléfono celular normal. Entre los sistemas GMPCS figuran Globalstar e ICO. Como los terminales utilizan antenas de baja eficacia, es necesario que los satélites emitan señales de gran intensidad. Ello se logra usando grandes antenas de alta ganancia o satélites en órbitas geoestacionarias o recurriendo a satélites en órbita terrena baja (LEO).

Los terminales serán del denominado tipo en modo dual, por lo que podrán conectarse a servicios de satélites o terrenales. Normalmente los usuarios programan el terminal para conectarlo a un sistema celular cuando éste existe pero lo conectan automáticamente al sistema de satélites si no se dispone de cobertura celular. Ello suele ocurrir cuando funciona fuera de la zona de cobertura del servicio terrenal o si éste se interrumpe o soporta una sobrecarga, por ejemplo, en el periodo subsiguiente a una catástrofe.

Un sector importante del mercado de las GMPCS son las operaciones de terminales fijos, por ejemplo, cabinas telefónicas públicas situadas en lugares que carecen de infraestructura inalámbrica. Otra aplicación es la "red de retroceso" de circuitos de voz PBX, para la que el usuario debe estar abonado a un proveedor de servicios terrenales o a un proveedor de servicios que, a su vez, haya concertado acuerdos con un proveedor de segmentos espaciales y proveedores de servicios terrenales. Para que ello funcione, es preciso concertar acuerdos de itinerancia, como los descritos para la RMTP. Todo esto se realiza automáticamente, de modo que los usuarios no tienen que hacer nada para cambiar del sistema espacial al celular y viceversa. En el caso de los teléfonos espaciales/celulare s de modo dual, que emplean automáticamente los enlaces de satélite cuando no existe cobertura celular, no es necesario instalar los equipos exteriores del terminal o el teléfono ni utilizar una antena remota. Además, permiten realizar ahorros al comunicar, siempre que sea posible, mediante servicios terrenales en lugar de sistemas por satélite, que generalmente son más onerosos.

3.4        Sistemas del servicio móvil por satélite de cobertura regional

Mientras que los sistemas descritos anteriormente ofrecen una cobertura mundial, los sistemas regionales suelen cubrir una región, como los Estados Unidos de América o el subcontinente asiático. No se podrá prestar ningún servicio fuera de la cobertura o "huella" del satélite. Los sistemas actuales de este tipo son Motient (anteriormente AMSC, american mobile satellite corporation) para los Estados Unidos de América, Thuraya para el Oriente Medio, el norte de África y el sudoeste de Asia y ACeS para Asia. Los tipos de terminal varían, ya que van desde los terminales del tamaño de un ordenador portátil utilizados para AMSC a los de tipo personal de pequeñas dimensiones empleados para Thuraya y ACeS. Asimismo, tienen otras características en común con los sistemas GMPCS, como la posibilidad de utilizar sistemas celulares terrenales en los momentos y lugares en que éstos están disponibles.

3.5        Internet

Internet presta un apoyo cada vez mayor a las operaciones y actividades principales de las organizaciones, en particular cuando la sede se encuentra a una distancia considerable de las oficinas regionales. El acceso a Internet permite a los empleados gubernamentales que participan en operaciones de socorro actualizar constantemente la información sobre la catástrofe, evaluar los recursos humanos y materiales existentes para afrontarla y recibir asesoría sobre las técnicas más
recientes. El hecho de que los mensajes también se puedan enviar a grupos de destinatarios preseleccionados, posibilitando así una especie de emisiones dirigidas, constituye una característica importante.

3.5.1     Estructura de Internet

Internet es una red mundial de redes. La comunicación entre estas redes se facilita mediante normas comunes y abiertas denominadas protocolos "TCP/IP". La primera aplicación de Internet, que sigue siendo indispensable, es el correo electrónico, esto es, la capacidad que tienen todos los usuarios conectados de intercambiar mensajes entre sí.

A principios de los años 90 se produjo un cambio trascendental en la naturaleza y utilización de Internet debido a la aparición de la World Wide Web (WWW) o "Web", que fue diseñada en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN), Ginebra. La Web es una red de servidores que facilita información hipermedios, es decir, no sólo texto, sino también gráficos, sonido, imagen y animación, y establece enlaces entre distintas áreas de contenido. Para visualizar los documentos localmente se utiliza un sistema de instrucciones integradas denominado lenguaje de etiquetado hipertexto (HTML). La manera más corriente de estructurar la información en la Web es la "página". Al hacer click en hiperenlaces programados previamente, el usuario puede navegar entre las páginas que constituyen un sitio único en la Web y conectarse con otros sitios. Los procedimientos de visualización y navegación son coherentes entre los sitios, de modo que la situación geográfica real y la configuración de la computadora en que se almacena la información son transparentes para el usuario.

Como la Web se ha convertido en la principal aplicación de Internet, han sido necesarias velocidades más altas (generalmente de 28,8 kbit/s, como mínimo) para el acceso en línea. Pese a ello, todavía se pueden utilizar funciones útiles de Internet a bajas velocidades de conexión sin necesidad de recurrir a un programa hojeador para la Web. Da la impresión de que la Web ha inundado y absorbido todas las demás prestaciones y capacidades de Internet. Aunque ello es cierto en la realidad, antiguas funciones, como el protocolo de transferencia de ficheros (ftp), la conexión remota (telnet) y el correo electrónico, son independientes de la Web y resultan totalmente adaptadas para muchos fines.

De hecho, las tres aplicaciones de información importantes de Internet también pueden funcionar de manera satisfactoria en ordenadores que utilizan sistemas operativos antiguos. Los usuarios deberían ser conscientes de la utilidad potencial de computadoras como las que poseen un procesador central de tipo "386". Tras una catástrofe, es posible que no se pueda disponer de una conectividad directa de gran anchura de banda. Incluso cuando no se ha producido ninguna catástrofe, en muchos lugares no existe conectividad de Internet directa de alta velocidad (como DSL o RDSI) mediante técnicas modernas o es demasiado costosa. El intercambio de información útil en Internet utilizando ftp, telnet y correo electrónico se sigue realizando mediante marcación por módem de baja velocidad (por ejemplo, 9,6 kbit/s o menos) para acceder por teléfono a conexiones en el computador central. Estos servicios siguen existiendo y los ordenadores centrales se suelen conectar a Internet únicamente a horas determinadas, es decir, las conexiones no son constantes. Incluso existen servidores de "correo Web" que permiten recuperar el contenido de texto de sitios Web mediante el correo electrónico. Los sistemas de satélites de órbita terrenal baja con mensajería de almacenamiento y retransmisión pueden facilitar información mediante correo electrónico a zonas aisladas. En el futuro, también se podrá incorporar el protocolo de aplicación inalámbrica (WAP), diseñado para sistemas celulares de la RMTP, en sistemas de correo electrónico de baja anchura de banda para transmitir contenido gráfico e hipermedios de sitios Web. Se espera que estos sistemas empiecen a funcionar en algunas zonas en un futuro próximo, por lo menos en Europa y América del Norte, a más tardar en el año 2002.

3.5.2     Ventajas e inconvenientes de Internet

Las posibilidades que ofrece Internet, especialmente los servicios de información de la Web, siguen aumentando y evolucionando. Gracias a la incorporación de tecnologías inalámbricas (en particular, las que utilizan satélites) y de capacidad de alta velocidad en conexiones cableadas, los encargados de gestionar los casos de catástrofe tendrán acceso a muchos más recursos de información de los que podrían utilizar. En el contexto de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe, es fundamental tener siempre presente que el personal que se encuentra en el lugar afectado debe, ante todo, tratar de salvar vidas. El hecho de disponer de informaciones específicas podría contribuir considerablemente a la utilización eficiente y eficaz de los recursos disponibles y los gestores en situaciones de catástrofes son gestores y no reporteros. No se puede esperar que las personas que realizan actividades de socorro in situ se dediquen a buscar información, ya que ni disponen de tiempo ni, en la mayoría de los casos, de los equipos periféricos necesarios para tratar esa información en un formato que se pueda aplicar directamente a las operaciones sobre el terreno. Lo mismo ocurre con el suministro de información desde un lugar siniestrado y las observaciones respecto del uso del facsímil también se aplican a otros modos de comunicación gráfica. Siempre es necesario seleccionar minuciosamente las posibles alternativas existentes, entre las que se podrían incluir las siguientes:

-           Enviar y recibir correos electrónicos y utilizar directorios de la Web para localizar a colegas, proveedores y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que pueden prestar asistencia.

-           Seguir de cerca las noticias y la información meteorológica procedentes de una serie de entidades gubernamentales, académicas y comerciales.

-           Obtener información geopolítica actualizada, mapas geográficos, avisos de viaje, boletines e informes sobre la situación relativa a sectores de interés.

-           Consultar bases de datos médicos para reunir información completa sobre casos que van desde las infestaciones parasitarias hasta los daños graves.

-           Participar en listas de discusión mundiales para intercambiar la experiencia adquirida y coordinar las actividades.

-           Leer y hacer comentarios sobre el contenido de varios sitios Web, gubernamentales y no gubernamentales, para tener conocimiento de la situación general y del modo en que otros están describiendo la catástrofe.

-           Registrar a los refugiados y desplazados para facilitar su reunión con familiares y amigos.

-           Dar otras noticias distintas de las relacionadas con la catástrofe, por ejemplo, los resultados deportivos, para levantar la moral de la población.

La estrategia de recursos de información basada en Internet también presenta varios inconvenientes. Ya se ha hablado en la sección anterior de la identificació n de la Web, que requiere una gran anchura de banda y supone elevados costos de conectividad, como el único recurso útil para producir y recuperar información en Internet. Siempre se deberá contemplar la posibilidad de mantener antiguos sistemas heredados (con conectividad de anchura de banda no elevada distinta de Windows) como alternativa redundante en caso de que fallen los sistemas. El hecho de que los equipos no estén dotados de las tecnologías más modernas no significa que no se puedan utilizar y en situaciones críticas podría ocurrir lo contrario. En algunos casos, la gran vulnerabilidad de los circuitos de estado sólido a la electricidad estática y a los impulsos electromagnéticos se ha superado volviendo a utilizar tecnologías de válvulas electrónicas en aplicaciones vitales.

En la siguiente sección se examinan otros posibles inconvenientes del intercambio de información por Internet.

3.5.2.1      Carácter confidencial

La accesibilidad y el alcance mundial de Internet (las mismas características que la hacen atractiva para los usuarios en una situación de catástrofe) constituyen una amenaza para la seguridad de los datos que se transmiten a través de ella. Algunos organismos utilizan redes de datos seguras que evitan Internet totalmente y sólo la utilizan como último recurso. Habida cuenta del carácter confidencial de la información, especialmente en los casos de emergencias complejas, la manipulación de los datos podría plantear problemas. La amplia difusión insospechada y a veces accidental de nocivos virus informáticos podría afectar seriamente a los sistemas informáticos en puntos esenciales en el momento en que son más necesarios.

3.5.2.2      Disponibilidad

La solidez y la flexibilidad de la red no son ilimitadas. A medida que un volumen cada vez mayor del tráfico se traslada a Internet, ésta se convierte en un objetivo atractivo para los grupos extremistas que quieren provocar trastornos. Además de las acciones deliberadas e intencionales, se puede bloquear el servicio como consecuencia de una demanda excesiva. Ya existen algunos ejemplos en los Estados Unidos, donde servidores que facilitan información sobre las tormentas del Centro Nacional de Huracanes y la Administració n Nacional Oceanográfica y Atmosférica recibieron una infinidad de solicitudes cuando se acercaba una tormenta. En un momento de crisis, la fuente de información más valiosa será a menudo la más difícil de alcanzar.

3.5.2.3      Precisión

Es probable que la calidad de la información que se encuentra en Internet no sea ni mejor ni peor que la de la información que se obtiene a través de medios más tradicionales. Internet reduce el desfase cronológico entre los eventos y su anuncio, y permite a los usuarios aportar y publicar sus conocimientos técnicos y observaciones de modo prácticamente inmediato. No obstante, este mercado libre de la información presenta de igual manera informaciones valiosas y datos obsoletos, tendenciosos, engañosos o simplemente falsos. Por consiguiente, el usuario de la información obtenida en Internet debe verificar en cada caso su fuente antes de transmitirla o aplicarla.

3.5.2.4      Facilidad de mantenimiento

Uno de los principales cambios de paradigma que ha introducido Internet ha sido el acceso a la información iniciado por el usuario y basado en la demanda. Aunque este cambio puede aumentar la eficacia de un organismo y disminuir los costos de difusión de la información, es necesario tratar esta última. Los planificadores de la Web deben definir minuciosamente el alcance de la información que se va a introducir, verificar su fiabilidad, estructurarla de una manera lógica que permita acceder fácilmente a ella y garantizar una actualización constante y rápida. El hecho de contar con los recursos humanos necesarios para realizar estas tareas reviste tanta importancia como la adquisición de la propia información.

 

Capítulo 4

redes privadas

El término "red privada" utilizado en este Manual se refiere a las instalaciones de comunicaciones que pueden utilizar los usuarios especializados. Éstas pueden servir para las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe de dos formas:

1)          los usuarios habituales de la red podrían participar en actividades para afrontar las catástrofes, y

2)          la red podría transmitir temporalmente informaciones procedentes de usuarios que no forman parte del grupo de usuarios especializados para los que se ha diseñado la red específica y dirigidas a ellos.

En la siguiente sección se examinan las dos alternativas para los servicios que participarán con toda probabilidad en las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe. Otras redes privadas distintas de las que se indican a continuación podrían ofrecer posibilidades similares.

4.1        Servicio de radiocomunicaciones marítimas

El servicio de radiocomunicaciones marítimas utiliza frecuencias en canales definidos dentro de las bandas de frecuencias que se le han atribuido. Si bien es poco probable que una estación de otro servicio necesite comunicarse directamente con un barco en el mar, el servicio de radiocomunicaciones marítimas tiene aplicaciones en las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe. El servicio marítimo recurre al sistema mundial de socorro y seguridad marítimos (SMSSM), por tratarse de su propio sistema de comunicaciones de emergencia. Ahora bien, este servicio se utiliza únicamente para los barcos y centros de salvamento marino con objeto de garantizar la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS).

4.1.1     Redes marítimas

Para las comunicaciones de corto alcance, generalmente dentro de un radio de 20 km, se emplea la banda de ondas métricas. La frecuencia normalizada de los servicios de urgencia y seguridad de socorro en la banda de ondas métricas es 156,8 MHz. La ley exige que los barcos hagan escucha en esta frecuencia las 24 horas del día. En caso de emergencia, se recomienda llamar primero al navío en esa frecuencia antes de pasar a otro canal para la comunicación.

Los barcos pueden disponer de un sistema automático de llamada selectiva denominado DSC (llamada selectiva digital) en el canal 70 de la banda de ondas métricas. Para utilizar este servicio, se necesita el código de identidad del servicio móvil marítimo (MMSI) del barco. Si ese código no se conoce, se puede llamar al barco por su nombre mediante señales telefónicas en el canal 16 de la banda de ondas métricas. Además, las estaciones costeras también pueden tener un MMSI. Este código se asigna junto con el distintivo de llamada de la estación.

Para ponerse en contacto con un barco cuando no se conoce el código MMSI también se puede recurrir al código "llamada a todos los barcos" que permite visualizar un mensaje de texto en las pantallas de los terminales de comunicaciones a bordo de los barcos que se encuentran dentro del alcance de la estación de llamada. La estación emisora señalará entonces a qué barco dirige la llamada y las dos estaciones pasarán a un canal telefónico.

Cuando una embarcación se encuentra en puerto podrá ponerse a la escucha en un canal de operaciones portuarias. Una vez que se ha establecido el contacto en una frecuencia del puerto, la estación radioeléctrica de éste podrá asignar un canal disponible.

También se puede establecer contacto con un barco en el mar por conducto del agente marítimo encargado de su cargamento. Esta empresa podrá contactar con la empresa naviera que conduce la travesía, la cual, a su vez, dispondrá de un medio de comunicación fiable con el barco. Es probable que la línea marítima sepa cuáles son los medios de comunicación existentes a bordo de buques específicos y pueda prestar ayuda para establecer un contacto directo.

4.1.2     Estaciones marítimas abiertas a la correspondencia pública

Los barcos que se encuentran en el mar están en contacto con la línea marítima mediante servicios telefónicos por satélite, como Inmarsat, o a través de estaciones radioeléctricas costeras. Si el buque está equipado con un terminal télex por satélite, se podrá establecer una comunicación directa con el barco por ese medio. Con frecuencia, los barcos también disponen de una dirección de correo electrónico, generalmente mediante un sistema de almacenamiento y retransmisión que incluye un buzón electrónico en la costa.

En radiocomunicaciones en ondas decamétricas, hay muchas estaciones radioeléctricas costeras destinadas a la correspondencia pública que ofrecen un servicio de conmutación a las líneas telefónicas de la RTPC. Para las comunicaciones de larga distancia, se utilizan frecuencias radioeléctricas en la banda de ondas decamétricas.

Por lo general, las estaciones costeras aceptan el tráfico relacionado con las situaciones de catástrofe y emergencia, aun cuando la estación que presta ayuda en las operaciones de socorro se encuentre en tierra y no en el mar. A semejanza de lo que ocurre con todos los sistemas de radiocomunicaciones , el país en que funciona la estación terrestre exigirá una licencia. En las situaciones de emergencia se adopta una mayor flexibilidad al respecto, de modo que una estación costera podría aceptar cursar el tráfico procedente de otra que no esté abonada al correspondiente servicio.

4.2        Servicio de radiocomunicaciones aeronáuticas

El servicio de radiocomunicaciones aeronáuticas dispone de bandas de frecuencias atribuidas para establecer comunicaciones con las aeronaves y entre ellas y se han atribuido bandas adicionales para equipos de radionavegació n, como el que se utiliza durante los vuelos por instrumentos. Una estación que trata de comunicarse con una aeronave en vuelo necesita equipos de radiocomunicaciones "de banda aérea". Desde el punto de vista técnico, el servicio móvil terrestre es incompatible con el que se utiliza en la banda aeronáutica y ello no se debe únicamente a las atribuciones de frecuencias diferentes, sino al hecho de que el servicio aeronáutico en la banda de ondas métricas utiliza modulación de amplitud (MA), mientras que el servicio móvil terrestre en la banda de ondas métricas emplea normalmente modulación de frecuencia (MF).

4.2.1     Redes aeronáuticas

Generalmente las aeronaves civiles están dotadas de equipos radioeléctricos en ondas métricas que funcionan en la banda 118‑136 MHz y utilizan el sistema de modulación de amplitud. Esto es lo que ocurre normalmente en el caso de las comunicaciones de aire a tierra y de aire a aire. Además, algunas aeronaves de larga distancia (aunque no todas) podrían disponer de equipos de radiocomunicaciones en la banda de ondas decamétricas que utilizan el sistema de modulación de banda lateral superior (BLS). En la mayoría de los casos, la comunicación se realiza mediante una frecuencia única en modo símplex sin repetidores. Dadas las alturas a que vuelan las aeronaves, resulta muy sencillo comunicarse con ellas, incluso a grandes distancias.

La frecuencia internacional de emergencia normalizada es 121,5 MHz MA. Muchas aeronaves que vuelan a gran altura hacen escucha en esta frecuencia a lo largo de la ruta. Esta frecuencia también es controlada por satélites que pueden determinar la posición de una radiollamada en dicha frecuencia. Por este motivo, la frecuencia de 121,5 MHz sólo deberá utilizarse en caso de que se produzca una verdadera situación de emergencia que ponga en peligro la vida de las personas. Para establecer la comunicación con una aeronave en vuelo sin haber concertado previamente un acuerdo con ella, se puede realizar una llamada en la frecuencia de 121,5 MHz y obtener una respuesta, aunque esta posibilidad sólo deberá utilizarse como último recurso. Una vez que se ha establecido la comunicación, ambas estaciones deben cambiar inmediatamente a una frecuencia de trabajo.

En la medida de lo posible, se deberán tomar disposiciones cuando se piense que será necesario establecer la comunicación con una aeronave. Se deberá solicitar al organismo de aviación civil local que atribuya un canal para ese tráfico y la información correspondiente deberá incluirse en el acuerdo concertado con la empresa de transporte aéreo y en las instrucciones dirigidas a la tripulación.

En las operaciones realizadas para afrontar las catástrofes, las radiocomunicaciones en la banda de ondas decamétricas pueden desempeñar un papel clave en la gestión del transporte aéreo. En estos casos, el contrato concertado con la empresa de transporte aéreo deberá especificar que la aeronave estará equipada para este tipo de comunicación. Las radiocomunicaciones en la banda de ondas decamétricas del servicio aeronáutico poseen a menudo un sistema de llamada selectiva (SELCAL), que funciona como una especie de sistema de radiomensajerí a y permite a la tripulación ignorar las llamadas que no se dirigen específicamente a ella. Si una estación en tierra no tiene esta capacidad, se debe ordenar a la tripulación del vuelo que no utilice su SELCAL.

Si no se ha definido una frecuencia específica para establecer la comunicación con las operaciones de socorro, se puede utilizar la frecuencia de 123,45 MHz. Aunque no se haya atribuido oficialmente a ningún fin, se ha convertido en una "frecuencia de conversación oficiosa de los pilotos". Pese a ello, los pilotos podrían hacer escucha en una frecuencia de información de vuelos locales o regionales en lugar de las frecuencias de emergencia 121,5 MHz o 123,45 MHz. Para obtener información sobre esos canales, lo ideal es dirigirse a los centros de control del tráfico aéreo de la región.

4.2.2     Estaciones aeronáuticas abiertas a la correspondencia pública

El servicio aeronáutico abarca estaciones abiertas a la correspondencia pública similares a las de las estaciones de radiocomunicaciones marítimas descritas anteriormente. En todo el mundo se establecen estaciones radioeléctricas en la banda de ondas decamétricas para que se puedan transmitir informaciones operacionales sobre los vuelos entre los pilotos y sus bases e informes de posición a las autoridades de control respectivas. Además, se pueden efectuar llamadas personales, por ejemplo, comunicación con los familiares por conmutación con líneas telefónicas terrestres. Este servicio se cobra mediante tarjeta de crédito o abono.

En el caso de las comunicaciones de socorro en situaciones de catástrofe, las estaciones aeronáuticas abiertas a la correspondencia pública pueden efectuar llamadas por conmutación telefónica del mismo modo que las estaciones marítimas abierta a la correspondencia pública. A fin de facilitar esta tarea, los organismos de socorro podrán abonarse a esas estaciones por adelantado para recibir también información, como por ejemplo una guía de frecuencias. En todos los casos, las frecuencias utilizadas para las operaciones de vuelo estarán reservadas a los usuarios aeronáuticos y deber






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com