Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6182 al 6196 
AsuntoAutor
¿Hay alguna eviden nicasio
¿cuanto vale un ho nicasio
EL VIEJO PREDICADO nicasio
Su Secreto nicasio
Encuentran el osar nicasio
IMPORTANTE MENSAJE tuangeld
VENDRAN FALSOS CRI nicasio
¿Suicidio colectiv nicasio
BUENAS NUEVAS tuangeld
BEN-HUR Jose Nic
Encuentran un plat nicasio
Señor, haz de mí u nicasio
Vieja y Arrugada nicasio
¿Es Jesús un mito? nicasio
¿A Cada Uno Su Ver nicasio
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6215     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] En la Cruz: el Hombre y Jesús
Fecha:Miercoles, 2 de Noviembre, 2011  07:33:30 (+0100)
Autor:nicasio <nicasio @...com>


Me ha cercado cuadrilla de malignos;
horadaron mis manos y mis pies.

Salmo 22:16.

Jesús decía: Padre, perdónalos,
porque no saben lo que hacen.

Lucas 23:34.








En la Cruz: el Hombre y Jesús

        Al pie de la cruz de Jesús se ve al hombre al natural jugando un papel abominable, y esto en las más variadas condiciones sociales: judío o extranjero, bárbaro o civilizado, pobre o rico, laico o religioso.

       Pilato, el magistrado romano que ocupó la sede de la autoridad civil, responsable de ejercer la justicia, había condenado a aquel a quien había reconocido como “justo”. Los juristas y el clero judío buscaron testimonios falsos contra Jesús. Pidieron que un homicida fuese soltado y Jesús condenado. La multitud, a la que solamente le había hecho bien, pidió que lo crucificasen. Los transeúntes le injuriaban. Los discípulos que habían estado tan cerca de él abandonaron cobardemente a su Maestro a la hora del peligro.

       En medio de esta indignidad humana, se oyó a Jesús orar: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. En su “amor eterno” invocó para sus enemigos la circunstancia atenuante de la ignorancia. Y sin embargo, ¿No obró cada uno con conocimiento de causa? ¡Qué nobleza y qué dignidad de parte de nuestro Salvador!

       Durante tres horas, abandonado por Dios, colgado en la cruz con indescriptibles sufrimientos, Cristo, el santo y puro, aceptó ser identificado con el pecado para salvarnos, sufriendo de parte de Dios el castigo que usted y yo merecíamos (Léase Hechos 4:26-28). “Vosotros negasteis al Santo y al Justo, y… matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos” (Hechos 3:14-15).