Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 541 al 560 
AsuntoAutor
Buenos articulos.. Chamanis
profetas, profecìa octavio
LED ZEPPELIN kam
MITOLOGÍA ESCANDIN kam
Re: SURAMERICA RAZ Cesar Mu
Re: UNA IDEA DEL P Cesar Mu
El socialismo como octavio
La "guerra fría" e octavio
Engaño del TLC inti ana
Cosas del Universo kam
LEYENDA DEL ATRAPA kam
Cuento kam
CONTACTOS EN LATIN Pilar
Los Celtas kam
Se desploma popula octavio
Plantas Celtas kam
Mitología Celta kam
LA MAGIA DEL DRAGO kam
GEOMETRÍA SAGRADA kam
Amapola (Papaver r kam
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 548     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] La "guerra fría" en América Latina.
Fecha:Lunes, 8 de Mayo, 2006  03:23:06 (+0200)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>

Así se da la nueva ‘Guerra Fría’ en América Latina

Mientras E.U. intenta que algunos países ingresen a la OTAN, Chávez arma equipo con otros países y promueve su megagasoducto.
El miércoles de esta semana, Hugo Chávez se apareció ‘de sorpresa’ en el aeropuerto de El Alto en Bolivia. Iba a recoger al presidente Evo Morales para acompañarlo –en su calidad de tutor– a explicarles a dos gigantes de la región, Brasil y Argentina, el porqué les iba a cambiar a las empresas privadas de hidrocarburos las reglas de juego.
Chávez contó cómo se armó la cumbre de urgencia: "La decisión que tomó Evo Morales ha generado algún impacto en la región, ayer hablamos por teléfono con Lula, con Kirchner, con Evo y entre telefonazo y telefonazo surgió la idea de la reunión para conversar entre compañeros".
La anécdota revela lo ya conocido –el papel de asesor de Chávez–, pero también deja ver que el venezolano se ha convertido en el último mes en verdadero campeón en la diplomacia del continente.
Con Chávez al lado, Lula –que ha mostrado ser independiente en el jaleo Caracas-Washington– reaccionó mucho más comprensivo con la movida boliviana. En un comunicado dijo que tiene el "derecho soberano" a nacionalizar y agregó que la brasileña Petrobras no tiene intención de dejar el país. Con elecciones en octubre, lo menos que le sirve a Lula es pelear con vecinos tan populares y con tanto poder energético.
Pero la escala es apenas una más de la travesía del presidente Hugo Chávez en su cruzada por reencarnar a Simón Bolívar. En los últimos 20 días, Chávez se reunió con Castro y Evo en La Habana para concretar el Alba (que según él, debe sustituir a la CAN y al Mercosur). Antes se juntó con Uruguay, Paraguay y Bolivia para firmar un acuerdo energético. Y el 26 de abril, otra vez, se vio con Kirchner y Lula.
 Y entre viaje y viaje le dio palo al Mercosur, le dio un golpe mortal a la CAN y casó pelea seria con los dos que firmaron recientemente el TLC con E.U.: a Uribe lo tildó de bígamo y la emprendió contra Alan García, quien el 28 de mayo peleará la presidencia de Perú con Ollanta Humala, de línea chavista.
Lo cierto es que hacía mucho tiempo que en América Latina no se estremecía tanto la geopolítica. En poco menos de un mes cambió el panorama: ya no hay certeza sobre el futuro de Mercosur y de la CAN y Chávez empieza a darle pedal a la idea de un plan de alto contenido estratégico: el megagasoducto que, con 8.000 kilómetros, recorrerá desde la Patagonia hasta Venezuela (¿se podrá conectar con Colombia para salir al Pacífico?), a un costo de 20.000 millones de dólares.
La estrategia de Washington
Y mientras eso sucedía en el sur, en el norte sonaban alarmas por el fuerte movimiento de placas tectónicas políticas en la región. Tal vez nunca antes –por lo menos en los últimos 50 años– como ahora, América Latina se le está escurriendo por entre los dedos a E.U. Eso lo dicen al unísono –en Washington, en las últimas semanas– centros de pensamiento republicanos, como el Council on Foreign Relations y la Heritage Foundation, o demócratas de la talla del Diálogo Interamericano y el Woodrow Wilson Center. También es un rumor-verdad que se escucha a gritos en los corredores de la Casa Blanca y el Departamento de Estado.
La estrategia de E.U. ha sido errática. En principio trató de contener el ascenso de Chávez ignorándolo, catalogándolo de bufón y de "perro que ladra pero no muerde". Ha tratado de aislarlo, señalándolo como un peligro para la estabilidad hemisférica.
Una gran derrota de E.U., que le permitió comprender cuánto terreno tenía perdido, fue la elección en la OEA del chileno José Miguel Insulza –apoyado por Chávez y su eje de izquierda–.
Tal vez por esa y por otras razones, la estrategia ha cambiado y se ha diseñado una que, guardadas las proporciones, replica la Guerra Fría que marcó por más de 40 años sus relaciones con la Unión Soviética a finales del siglo 20.
Ahora parece que se están moviendo más cosas por debajo que a la vista.
La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ha estado tratando de rescatar las relaciones diplomáticas con aliados claves como Brasil y Argentina a los que les ha dedicado viajes y atenciones en Washington.
El tono, además, se ha suavizado. "E.U. no cobra un precio ideológico por su amistad. Y quiero enfatizar en eso. Trabajaremos con gobiernos de izquierda o de derecha mientras estén comprometidos con la democracia", dijo Rice esta semana en el Consejo de las Américas.
Pero además de lo diplomático se mueven también otros hilos estratégicos. Por ejemplo, el intento de incluir a algunos países de Suramérica en la OTAN –de concretarse ¿qué implicaciones tendría?– y el entrenamiento de una fuerza militar hemisférica para enfrentar terrorismo y narcotráfico que se lleva a cabo con grandes ejercicios navales en el Caribe.
Hay otras, que no son tan santas, como la de ampliar las redes de espías en América Latina que, según lo admitió el director nacional de Inteligencia, John Negroponte, se habían atrofiado desde el fin de la Guerra Fría.
Y Colombia ¿qué papel juega?
No es difícil pensar que en esta ‘guerra fría’ en E.U. se haya pensado, aunque por el momento sin mucha suerte, en el presidente Álvaro Uribe como contrapeso a Chávez.
En una iniciativa como la de la OTAN, por ejemplo, aunque se quiera involucrar a varios países, habría que preguntar ¿cuáles aceptarían?
También, se podría llamar la atención sobre el callado cambio que se le hizo a un párrafo que define la tarea de E.U. en Colombia. En el presupuesto que presentó Bush al Congreso en febrero ya no dice que los millones que da Washington son para "una campaña unificada para enfrentar el narcotráfico y a los grupos terroristas, Farc, Eln y Auc", sino que lo reemplazaron por: "campaña unificada para enfrentar el narcotráfico, actividades terroristas y otras amenazas para la seguridad nacional de Colombia".
En un memo al Congreso, Adam Isacson, del Centro para la Política Internacional, advirtió: "Cuando se refieren a amenazas a la seguridad nacional de Colombia, ¿estamos hablando quizás de Venezuela? ¿El crimen común? ¿Protestas callejeras?".
También Uribe ha hecho cambios significativos de política exterior: se ha acercado al cubano Fidel Castro –a pesar de decir que Colombia tendrá que escoger "entre la seguridad democrática y el comunismo"–, ha tratado de estar más cerca de Centroamérica y de difundir la tesis de que la división de izquierdas y derechas es caduca.
El problema es que Uribe no parece tener el vuelo que ha tomado Chávez en la región ni mucho menos la petrochequera que carga en sus visitas.
"La reelección de Uribe marcaría un rompimiento con la tendencia hacia la izquierda de América Latina", dice esta semana el Council of Foreign Relations. Pero, concluye, "Uribe no es visto como un líder regional. Y no precisamente por su relación con E.U. sino porque no ha podido convertir su (buen) récord en influencia regional".
LUZ MARÍA SIERRA Y
SERGIO GÓMEZ
Bogotá y Washington



LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com