Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4226 al 4245 
AsuntoAutor
Fw: Felicidades pedro Gi
MENSAJE DE ACHECOL luz dian
=?UTF-8?Q?LA_ONU,_ Jari Kuy
socialismo-bolivar SIMON GU
"recuerdos fraudul octavio
AVISO achecol
Comunicado Junta D octavio
=?UTF-8?Q?El_enga= octavio
Comunicado a La Op achecol
SOBRE PRABHUPADA Jari Kuy
Rv: Chile, Derecho Rada Hua
=?UTF-8?Q?La_Famil Escuela
=?UTF-8?Q?Hoy_se_c octavio
Cortarle la cabeza octavio
Cortarle la cabeza octavio
Brujas, Machis, Fe SIMON GU
Re: Nuevamente art Maku Yan
Fraude Electoral =?utf-8?
Nos eliminaron del Gerardo
=?UTF-8?Q?El_Capit Maku Yan
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4241     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] Cortarle la cabeza a la paloma
Fecha:Jueves, 26 de Abril, 2018  18:15:56 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>
En respuesta a:Mensaje 4240 (escrito por octavio moreno)














  • cortarle la cabeza a la paloma

Hay que preguntarse si un sistema econ√≥mico que beneficia los intereses pol√≠ticos de un capitalismo arrasador podr√¡ sacar a varios millones de colombianos de la pobreza.

El capitalismo arrasador... el socialismo humanizante. .. seguimos luchando por un mejor PAIS. 

La paz no puede definirse a partir del silencio de los fusiles. La paz es, desde lo estrictamente ling√ľ√≠stico, un concepto abstracto. En su primera acepci√≥n, el DRAE hace referencia a ese ‚Äúestado en el que no hay guerra ni luchas entre dos o m√¡s partes‚ÄĚ. Siempre he cre√≠do que a esta definici√≥n le falta algo, pues mientras exista desigualdad, inequidad y hambre ser√¡ casi imposible hablar de paz

La paz ha demostrado ser un fracaso, una trampa, un enga√Īo. No hay peor ciego que el que no quiere ver... Al gobierno solo le interesaba quitarle los fusiles a las FARC, y a estas, entregarle el arsenal viejo que ten√≠a, y ahora comienza la re-movilizaci√≥n. 
. No importa si la guerrilla desaparece hoy de la faz de la Tierra y la econom√≠a del pa√≠s se dispara como una bala. No importa porque ser rico en medio de una enorme poblaci√≥n hundida hasta el cuello en la pobreza no nos hace superiores sino imb√©ciles con plata. Lo anterior lo explica de la manera m√¡s directa posible el profesor David S. Landes en su libro La riqueza y la pobreza de las naciones (2000), en el que afirma que ning√ļn pa√≠s del mundo, a lo largo de la historia, ha alcanzado su desarrollo pleno sin antes haber superado el problema del hambre.

El hambre es, pues, el centro de cualquier debate sobre el desarrollo de una naci√≥n. Los abuelos sol√≠an decir que ‚Äúsaco vac√≠o no para‚ÄĚ y ‚Äúest√≥mago ansioso, ruge‚ÄĚ. Ning√ļn modelo econ√≥mico que no se comprometa con ponerle fin a esos grandes problemas sociales que matan generaciones de ni√Īos y j√≥venes por negligencia estatal, puede calificarse de exitoso. Las razones: la muerte y la miseria no entran en el est√¡ndar social de lo que un Estado en desarrollo y sus administradores podr√≠an calificar de una acci√≥n sobresaliente, que es al final el contenido sem√¡ntico de la expresi√≥n √©xito.

Este no radica entonces en que las exportaciones del pa√≠s alcancen r√©cords inigualables en un trimestre, o que el capital extranjero llegue a suelo colombiano en altos porcentaje en un a√Īo si 30 millones de ciudadanos, de los casi 50 que cubren la geograf√≠a nacional, viven en la pobreza, y m√¡s de la mitad sobrevive con un salario de miseria. Recordar esta realidad tangible que parece insuperable no tiene nada de populismo, y no lo tiene porque hasta ahora el pa√≠s ha sido gobernado por la misma elite pol√≠tica desde que nos convertimos en rep√ļblica independiente. Insultar con palabras soeces a quienes intentamos mostrar esa otra realidad que, por lo general, se busca ocultar desde los centros de poder, es distorsionar las razones del atraso, es hacernos ver como el pa√≠s de la felicidad cuando la verdad es que vivimos en la naci√≥n de la perversidad, del pol√≠tico mafioso, del atracador de cuello blanco, de las fuerzas oscuras que asesinan a todo el que se les opone y del sarc√¡stico lema ‚Äúel vivo vive del bobo‚ÄĚ. En otras palabras, el pa√≠s de los camanduleros, de la godarria que va todos los domingos a misa pero que le importa un carajo las necesidades del que se sienta a su lado en la homil√≠a.

No hay peor ciego que aquel que no quiere ver, reza un adagio. Pero es mucho peor el que, pudiendo ver, solo alcanza a vislumbrar el sucio en el ojo del vecino e ignora la viga que atraviesa el suyo. Es esa argucia la que nos permite criticar a algunos países de la región como si el nuestro fuera el paraíso, un paraíso donde extensas zonas del territorio nacional viven al garete, sin la presencia de un Estado que los represente, como dice la Constitución Política Nacional, sin un centro de salud donde se puedan recibir los primeros auxilios en caso de necesitarlos, sin un sistema de agua potable ni mucho menos de alcantarillado, con carreteras que parecen trochas y sin muros de contención que eviten ser arrastrados por la caudalosa corriente del río, o del arroyo, en la eventualidad de que las torrenciales lluvias lo desborden.

Es sabido que los argumentos no se debaten con insultos sino con otros argumentos. Es sabido que los prejuicios suelen ser, en muchos casos, m√¡s fuertes que las razones de los argumentos, pero la gente suele seguir golpeando el metal fr√≠o con la esperanza de doblegarlo. Dudo mucho que un sistema econ√≥mico y pol√≠tico neoliberal, que beneficia los intereses del capitalismo salvaje, pueda sacar de la pobreza a 30 millones de colombianos, ya que este es garante de la teor√≠a de la acumulaci√≥n, y considera que invertir en los pobres es, como lo afirm√≥ un diputado antioque√Īo, ‚Äúecharle perfume a un bollo‚ÄĚ. Es decir, una mala inversi√≥n, o una plata perdida.

Quiz√¡ esto explique por qu√© nuestro pa√≠s es el segundo, seg√ļn un informe del Banco Mundial, m√¡s desigual de Am√©rica Latina, y el tercero del mundo, seg√ļn otro informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), superado solo por pa√≠ses como Hait√≠ y Angola, cuyos PIB son 17 veces inferior al nuestro.

Ese golpeteo sobre el hierro frío ha empezado a calentar el metal. La gravedad del asunto no radica en que un organismo del Estado, o un alto funcionario del mismo, publique un informe o salga ante los medios de comunicación a asegurar que un ciudadano que reciba un salario de 300.000 pesos mensuales no es pobre. La gravedad del asunto es encontrar a un grupo de colombianos que se crea semejante falacia.

El circo es bueno por momentos. Pero si pasamos mucho tiempo en este, terminaremos creyendo que el circo es la vida y no un momento excepcional de esta. Y solo as√≠ es posible creerse el cuento de que este pa√≠s de cat√≥licos recalcitrantes, pol√≠ticos tramoyeros, de expresidentes cuyos hijos se hacen multimillonarios exportando manillas de colores, va a volverse socialista de un d√≠a para otro. Pero peor es creerse la f√¡bula de que un acuerdo de paz con una guerrilla obsoleta vaya a ser motivo para entregarle las instituciones del pa√≠s. Primero, les recuerdo, hay que quit√¡rselo a las 40 familias que lo administran desde hace much√≠simo tiempo y que lo tienen sumido en esa profunda pobreza que todos conocemos.