Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4226 al 4245 
AsuntoAutor
Fw: Felicidades pedro Gi
MENSAJE DE ACHECOL luz dian
=?UTF-8?Q?LA_ONU,_ Jari Kuy
socialismo-bolivar SIMON GU
"recuerdos fraudul octavio
AVISO achecol
Comunicado Junta D octavio
=?UTF-8?Q?El_enga= octavio
Comunicado a La Op achecol
SOBRE PRABHUPADA Jari Kuy
Rv: Chile, Derecho Rada Hua
=?UTF-8?Q?La_Famil Escuela
=?UTF-8?Q?Hoy_se_c octavio
Cortarle la cabeza octavio
Cortarle la cabeza octavio
Brujas, Machis, Fe SIMON GU
Re: Nuevamente art Maku Yan
Fraude Electoral =?utf-8?
Nos eliminaron del Gerardo
=?UTF-8?Q?El_Capit Maku Yan
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4239     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] =?UTF-8?Q?Hoy_se_cumplen_70_a=C3=B1os_de_la_muerte_de_Gait=C3=A1n.?=
Fecha:Lunes, 9 de Abril, 2018  17:48:30 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>



¬¡GAITAN VIVE!

SE CUMPLEN 70 A√ĎOS DE SU MUERTE

¬¿Qu√© ha cambiado en Colombia desde entonces?

Por: Campesinos e Indígenas Unidos del Abya-Yala

Abril 9 de 2018

Al cumplirse los 70 a√Īos de la muerte del caudillo popular JORGE ELI√ČCER GAIT√ĀN, asesinado el 9 de abril de 1948, los campesinos colombianos rendimos homenaje a su vida y obra y damos a conocer los hechos que rodearon la muerte del  l√≠der social que parti√≥ en dos la historia moderna de nuestra patria.

A√ļn hoy en d√≠a muchas personas desconocen lo que sucedi√≥ antes, durante y despu√©s  de su asesinato. Incluso a los j√≥venes NO se les ense√Īa nuestra historia con sentido patri√≥tico y revolucionario porque la educaci√≥n misma ha sido dise√Īada por los opresores para sepultar en el olvido la lucha de los l√≠deres sociales de nuestro Pa√≠s. 

Descripción: Jorge Eliecer Gaitan (1936).jpg

La vida de Gait√¡n signific√≥ la derrota de la oligarqu√≠a. La muerte de Gait√¡n y el Bogotazo, fue la derrota del pueblo, porque la oligarqu√≠a de entonces, impidi√≥ que el pueblo se tomara el poder.  Con el asesinato de Gait√¡n, es el mismo pueblo el que se siente herido y atacado y por ello, el magnicidio signific√≥ la muerte de una esperanza para el pa√≠s.

Luego de 70 a√Īos, el 9 de abril no solo invita a recordar el terrible episodio que acab√≥ con la vida de Jorge Eli√©cer Gait√¡n. El legado pujante de las palabras que en plaza p√ļblica, como un aut√©ntico maestro de la oratoria, hac√≠a salir de su boca, componen hoy un referente de pensamiento para sus seguidores de entonces y los dolientes de ahora.

Su vida y Obra:

Gait√¡n naci√≥ en 1903, en Manta (Cundinamarca), se titul√≥ como abogado en la Universidad Nacional, se especializ√≥ en derecho Penal en la Universidad de Roma (Italia) e incursion√≥ en la pol√≠tica al ser elegido en 1928 como Representante a la C√¡mara, en donde demostr√≥ sus excelentes capacidades oratorias al denunciar ante los Congresistas la Masacre de las Bananeras, lo que le hizo ganarse la simpat√≠a del pueblo y el odio de la clase dirigente .

 

La masacre de las bananeras

En 1928, militares al mando del general Carlos Cort√©s Vargas, asesinan a miles de obreros, en el municipio de Ci√©naga, departamento del Magdalena, y en su discurso, Gait√¡n demostr√≥ que el militar obr√≥ cumpliendo √≥rdenes del presidente MIGUEL  ABAD√ćA MENDEZ, lacayo del imperio norteamericano y sirviente de la multinacional bananera UNITED FRUIT COMPANY ‚ÄďUFC-. En esa ocasi√≥n sentenci√≥: "Porque el gobierno colombiano tiene la metralla homicida para el pueblo y la rodilla puesta en tierra ante el oro americano" declar√¡ndose contra la dominaci√≥n extranjera y el car√¡cter intermediario de la oligarqu√≠a criolla en el ejercicio de dicha dominaci√≥n.

Inicialmente Gait√¡n fund√≥ la Uni√≥n Nacional Izquierdista Revolucionaria, UNIR, luego fue seguidor del partido liberal y en 1936 fue elegido Alcalde de Bogot√¡. M√¡s tarde, en 1940 fue Ministro de Educaci√≥n y promovi√≥ una gran campa√Īa de alfabetizaci√≥n con el ideal que hab√≠a que ense√Īar a leer al pueblo para que el pueblo saliera de la ignorancia, y dijo que "Un pueblo ignorante es v√≠ctima de la incomprensi√≥n y la desidia". Adem√¡s fue ministro de Trabajo y director del Partido Liberal.

Gait√¡n para llegar a ser candidato, se separ√≥ primero del Partido Liberal, creando las UNIR y luego en una valiente trayectoria, regresa a dicho partido, con el fin de que el pueblo sea la base y el apoyo de sus pensamientos pol√≠ticos, as√≠ llega a ser jefe del liberalismo, candidato presidencial y creador de las bases liberales. Luego se enfrent√≥ con su copartidario liberal Gabriel Turbay en su aspiraci√≥n a la presidencia, y esta divisi√≥n favoreci√≥ el triunfo del candidato conservador Mariano Ospina P√©rez, quien se hizo elegir presidente para el per√≠odo 1946-1950.

El gaitanismo tuvo la fuerza pujante que conoce el país gracias no solo al carisma de su líder, a su capacidad oratoria inigualable, a sus ideas revolucionarias y de clase, que interpretaban los anhelos del pueblo, de ambos partidos, sino fundamentalmente debido a su organización.

Descripción: Imagen relacionada

Gait√¡n en la plaza p√ļblica.

Nunca en Colombia la plaza p√ļblica hab√≠a tenido un poder tal como el que tuvo en los d√≠as de Gait√¡n quien hizo de la plaza p√ļblica un escenario para la educaci√≥n y ten√≠a una capacidad √ļnica de convocatoria. Liberales, conservadores, gaitanistas, gentes sin partido, etc. acud√≠an en masa para escuchar los discursos de ‚ÄúEl jefe‚ÄĚ.

Su recia personalidad, estaba estructurada no solo en su preparaci√≥n profesional, y sus conocimientos en econom√≠a, pol√≠tica y derecho, si no en un sentimiento profundo que sab√≠a transmitir al pueblo; por eso dec√≠a: ‚ÄúQueremos ser cerebros iluminados y ardidos por el fuego de nuestro coraz√≥n‚ÄĚ.

Descripción: Resultado de imagen para gaitan

Sus Ideas políticas y sociales.

En 1924 Gait√¡n escribi√≥ ‚ÄúLas Ideas socialistas en Colombia‚ÄĚ, que fue un libro de defensa del obrerismo en el pa√≠s en la que sostiene que el programa del liberalismo debe ser dotado de objetivos socialistas y dec√≠a que  ‚ÄúEl hombre no debe ser un esclavo de la econom√≠a, sino que la econom√≠a debe estar al servicio del hombre‚ÄĚ.

 

M√¡s que un jefe pol√≠tico, Gait√¡n era un l√≠der social, representaba una nueva manera de organizaci√≥n popular, aparec√≠a como una nueva figura pol√≠tica, como ninguna lo hab√≠a hecho antes, por defender los intereses de los sectores tradicionalmente excluidos del poder y de la riqueza. Tres clases sociales eran la preocupaci√≥n del caudillo: campesinos, obreros y la clase media.

No estuvo de acuerdo con el liberalismo burgu√©s (de los ricos) ni con el comunismo marxista, aunque sus enemigos lo tildaran de comunista. Cre√≠a en la necesidad de la aplicaci√≥n creativa del socialismo  a la realidad latinoamericana y no un simple trasplante del marxismo ateo y materialista como quer√≠a el Partido Comunista Colombiano PCC que le quit√≥ su apoyo. Logr√≥ articular su mensaje pol√≠tico a las condiciones objetivas de la coyuntura hist√≥rica, social y pol√≠tica que viv√≠a el pa√≠s en ese tiempo, y dec√≠a que hab√≠a que hacer una revoluci√≥n  ‚Äúa la colombiana‚ÄĚ. ‚ÄúEstamos muy lejos del sarampi√≥n extremista sin reflexi√≥n y sin m√©todo de quienes piensan de la noche a la ma√Īana convertirse al comunismo integral, expropiar toda riqueza y decretar la abolici√≥n de las clases con la divertida facilidad con que se inflan pompas de jab√≥n‚ÄĚ.

Era un liberal dem√≥crata de tipo revolucionario, socialista y quiso hacer cambios  dentro de la constituci√≥n y la ley, buscando una reforma popular. Contar√≠a para su programa pol√≠tico con la voluntad del pueblo para darle al pa√≠s un cambio radical.

El gaitanismo se convirti√≥ en un obst√¡culo para  las elites corruptas que se perpetuaran en el poder y proclamaba la urgencia de la ‚Äúrestauraci√≥n moral de la patria‚ÄĚ. Por eso, estuvo en contra  de la oligarqu√≠a tanto liberal como conservadora: ‚ÄúEl hambre no es liberal ni es conservadora‚ÄĚ dec√≠a en sus discursos,  y opt√≥ por defender a los sectores m√¡s humildes de la sociedad: ‚Äú¬¡Esta avalancha humana, librar√¡ una batalla‚Ķ ganar√¡ una batalla,  vencer√¡ a la oligarqu√≠a liberal y aplastar√¡ a la oligarqu√≠a conservadora!‚ÄĚ.

Estuvo siempre en contra de la concentraci√≥n del poder pol√≠tico y econ√≥mico y por eso fue claro en la separaci√≥n del ‚Äúpa√≠s pol√≠tico‚ÄĚ (la burgues√≠a)  y del ‚Äúpa√≠s nacional‚ÄĚ (las mayor√≠as oprimidas y explotadas del pa√≠s), as√≠ se hizo famosa su frase: ‚ÄúLa patria no tiene dos partidos si no que ha sido partida en dos‚ÄĚ. Siempre exigi√≥ honestidad a toda prueba y dio muestras de rectitud y lealtad con sus seguidores en su vida p√ļblica.

Gait√¡n se compenetr√≥ con el pueblo, conoc√≠a sus necesidades. La oligarqu√≠a lo llamaba ‚ÄúEl Negro Gait√¡n‚ÄĚ, y lo trataba de populista, pero en realidad √©l no ofrec√≠a r√≠os de leche y miel y su movimiento fue eminentemente caudillista. Para muchos, Gait√¡n naci√≥ en el pueblo, vivi√≥ entre el pueblo y muri√≥ por el pueblo. Encarn√≥ para las clases populares como el salvador de la patria y el abogado de los despose√≠dos, por eso su sentencia: ‚ÄúYo no soy un hombre, soy un pueblo‚ÄĚ era ampliamente aceptada.  Fue leal a sus ideas populares hasta el d√≠a de su muerte, lo cual explica que al morir, haya desatado tantas pasiones. 

La lucha por la tierra y la defensa de  los campesinos

Gait√¡n era el s√≠mbolo de un futuro nuevo para las desamparadas masas campesinas que viv√≠an en medio del hambre,  la violencia y la explotaci√≥n, mientras que unos cuantos se adue√Īaban de las tierras y les pagaban salarios de miseria, por eso repet√≠a: ‚ÄúHay que procurar que los ricos sean menos ricos y los pobres sean menos pobres‚ÄĚ.

Su lucha contra el latifundismo le hizo ganar la simpat√≠a de los campesinos.  Gait√¡n siempre quiso que la tierra fuera para quien la trabajara, pero el Gobierno no lo ve√≠a as√≠, y los terratenientes del pa√≠s, pol√≠ticos corruptos, se convirtieron por eso en sus mayores enemigos, ya que no estaban de acuerdo con una reforma agraria como la planteaba el caudillo. 

La marcha del silencio

El conflicto m√¡s fuerte en Colombia,  se manifest√≥ desde los a√Īos 30 como resultado de las tensiones sociales, y la lucha por la tierra. Para 1948, la violencia se hab√≠a extendido a muchas regiones del pa√≠s.  Gait√¡n escucha el clamor de las v√≠ctimas y exige el derecho a la vida y la convivencia pac√≠fica, como un deber que debe garantizar el Gobierno. Enfila su mayor arma contra el gobierno de Ospina P√©rez, llama a una protesta que se denomina ‚ÄúMarcha del silencio‚ÄĚ  (el 7 de febrero de ese a√Īo) y pronuncia ante una multitud de 50.000 personas reunidas en la plaza de Bol√≠var de Bogot√¡, la ‚ÄúOraci√≥n por la paz‚ÄĚ.

Descripción: Resultado de imagen para marcha del silencio

La Marcha del Silencio y la Oración por la Paz. (1948)

Fue una manifestaci√≥n p√ļblica como nunca antes hab√≠a contemplado el Pa√≠s. La multitud desfil√≥ silenciosa y organizadamente, respetando la consigna impartida por el ‚ÄúJefe‚ÄĚ de mantener total silencio,  enarbolando banderas negras, como s√≠mbolo del luto por los asesinatos perpetrados contra los campesinos,  y escuch√≥ la m√¡s bella plegaria por la paz que hasta entonces hubieran o√≠do los colombianos y cuyas palabras siguen teniendo validez en el presente. Con la Marcha,  Gait√¡n demostr√≥ que el pueblo no era una muchedumbre desordenada si no que ten√≠a disciplina y voluntad, para caminar de manera ordenada y permanecer en un lugar p√ļblico en silencio, sin caer en tentaciones violentas. Luego se traslada a Manizales donde la violencia deja una veintena de muertes y pronuncia all√≠ su discurso de la ‚Äúoraci√≥n por los humildes‚ÄĚ, que haciendo una traducci√≥n a sus palabras, estas indicaban: ‚Äúcompa√Īeros de lucha, los vengaremos‚ÄĚ.  

El asesinato de Gait√¡n.

Descripción: Resultado de imagen para gaitan

Ya muchos lo hab√≠an pronosticado y por eso su muerte era inminente. Gait√¡n hab√≠a dicho: (El Gaitanismo) ‚Äúes un movimiento de vasto alcance que en 1950 har√¡ una revoluci√≥n sin precedentes en la historia de Am√©rica‚ÄĚ. Pero tambi√©n muchos recordaban su sentencia: ‚ÄúSi avanzo, seguidme. Si me detengo, empujadme. Si os traiciono, matadme. Si muero, vengadme.‚ÄĚ

La Central de Inteligencia Americana CIA, por intermedio de un agente secreto camuflado bajo el alias de George Rico,  intent√≥ sobornar a Gait√¡n para que cambiara su discurso contra los gringos, y para taparle la boca al caudillo, le ofreci√≥ inmuebles en Colombia o el exterior y dinero para asegurar su futuro y el de su familia. Gait√¡n no se someti√≥ ni se dej√≥ corromper, no quiso traicionar a su pueblo, sab√≠a que el pueblo no atentar√≠a contra √©l. ‚ÄúNinguna mano del pueblo se levantar√¡ contra m√≠ y la oligarqu√≠a no me mata, porque sabe que si lo hace el pa√≠s se vuelca y las aguas demorar√¡n cincuenta a√Īos en regresar a su nivel normal‚ÄĚ.

Respecto a quien fue el autor intelectual de la muerte de Gait√¡n, se sabe que fue la CIA la que dise√Ī√≥ el magnicidio, y para ello puso en funcionamiento en 1948 la ‚Äúoperaci√≥n pantomima‚ÄĚ, que hac√≠a parte del Plan Marshall para detener el avance del socialismo en Am√©rica Latina. Los Gringos ve√≠an al Caudillo como un peligro para los intereses econ√≥micos y pol√≠ticos de los Estados Unidos, en caso de llegar a la presidencia y por eso usaron al sicario Juan Roa Sierra para asesinarlo.

Descripción: Resultado de imagen para gaitan

El 9 de abril de 1948, hacia medio d√≠a, mientras Gait√¡n sal√≠a de su oficina en Bogot√¡ con unos amigos a almorzar, Juan Roa Sierra le dispar√≥ varias veces hiri√©ndolo mortalmente. Gait√¡n fue trasladado a la Cl√≠nica Central, donde falleci√≥ dos horas despu√©s. Mientras tanto, el asesino fue golpeado hasta morir y su cuerpo llevado hasta las puertas de la Casa de Nari√Īo. La noticia de la muerte del jefe del liberalismo se difundi√≥ r√¡pidamente por todo el pa√≠s. En ese momento se inici√≥ el mayor levantamiento popular de toda nuestra historia,  una violencia generalizada  a los gritos de ¬¡Mataron a Gait√¡n! y ¬¡Viva la Revoluci√≥n!

El Bogotazo

Descripci√≥n: C:\Users\MAXICOMPUTO\Pictures\Lideres Socialistas\01%20BOGOTAZO.jpg                              Descripci√≥n: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/57/Bogotazo.jpg/220px-Bogotazo.jpg

En esas circunstancias, para el pueblo en general, el crimen s√≥lo pod√≠a ser responsabilidad de los enemigos de Gait√¡n: el gobierno conservador y la oligarqu√≠a liberal. Los gaitanistas enardecidos,  se amotinaron en la capital, incendiaron los principales edificios p√ļblicos (un total de 147 edificaciones)  y del clero cat√≥lico, que cobardemente defend√≠a al gobierno conservador.

La multitud, reunida en la plaza de Bol√≠var, esperaba la llegada del ej√©rcito, de quien se dec√≠a que se iba a unir a los manifestantes, para tomarse el poder. En efecto, varios tanques del ej√©rcito llegaron a la plaza, pero r√¡pidamente demostraron de qu√© lado estaban: dirigieron sus ca√Īones hacia la muchedumbre y comenzaron a disparar. Durante tres d√≠as Bogot√¡ permaneci√≥ en esta situaci√≥n de crimen y vandalismo, con un saldo tr√¡gico de m√¡s de 3.000 muertos.

En ese momento, se produjeron graves disturbios en todo el pa√≠s. La violencia demencial se esparci√≥ por toda Colombia y con el transcurrir del tiempo, se transform√≥ en carnicer√≠a humana entre seguidores del partido liberal y del partido conservador, mientras el gobierno corrupto ordenaba a los polic√≠as ‚Äúchulavitas‚ÄĚ asesinar a los campesinos para reprimir la rebeli√≥n, y despojarlos de sus tierras. Sin embargo, en muchas regiones el ej√©rcito se puso del lado de los gaitanistas: ‚ÄúEsta es una instituci√≥n para defender la Patria, la vida, la honra, y los bienes de los ciudadanos y campesinos, y no para violar el sagrado derecho a la vida‚ÄĚ Dijo el teniente No√© Medina a un oficial chulavita.

El asesinato de Gait√¡n caus√≥ la violencia que aneg√≥ en sangre el territorio de la Patria entre 1948 y 1960. El 9 de abril no solo fue el Bogotazo, la violencia se extendi√≥ a la provincia peque√Īa, la aldea, la vereda colombiana. Fue en realidad una insurrecci√≥n nacional que fuera de Bogot√¡ puso al descubierto la enorme creatividad de las masas para la acci√≥n revolucionaria y por eso lo m√¡s apropiado ser√≠a hablar de ¬¡COLOMBIANAZO!

Miles de campesinos se incorporan a las milicias populares y  ped√≠an direcci√≥n y organizaci√≥n revolucionaria para tomarse los sitios estrat√©gicos. El pueblo se hizo sentir e hizo temblar al gobierno de la oligarqu√≠a y en muchos lugares lleg√≥ a tomarse el poder local durante varios d√≠as, organizando ‚Äújuntas revolucionarias‚ÄĚ para establecer un nuevo orden. Sin embargo, no hab√≠a l√≠deres capaces de darle forma y estructura al proceso revolucionario que se estaba dando.

Las regiones se convirtieron en el escenario principal de la violencia, aunque toda la atenci√≥n se volc√≥ sobre la capital. . ‚ÄúMe dice Chucho el arriero, el que vive en los ca√Īales, que a unos los matan por godos y a otros por liberales...‚ÄĚ Arnulfo Brice√Īo. Mientras liberales y conservadores se mataban en todas las regiones, los cabecillas de estos partidos se un√≠an para ver c√≥mo sacaban provecho de la situaci√≥n y se dirig√≠an a palacio a pactar con Ospina -quien no quiso renunciar a la presidencia-, para conformar un gobierno de Unidad Nacional.

El partido liberal se dividi√≥, pues solo Gait√¡n pod√≠a mantenerlo unido y con esa divisi√≥n, se frustr√≥ un proceso hist√≥rico que le hubiera podido dar un vuelco total al desarrollo de la vida colombiana. Los miembros del partido comunista PCC, por su parte, que nunca apoyaron a Gait√¡n, pero se hab√≠an unido al levantamiento, y apoyaban el golpe que se quer√≠a dar a Ospina, no supieron aprovechar ese momento para encauzar el movimiento, no tuvieron el coraje para trazar un plan de acci√≥n con el fin de guiar y de darle sentido y organizaci√≥n al descontento generalizado.

Los gaitanistas rasos, tampoco fueron tenidos en cuenta por las elites nacionales cuando √©stas se reunieron para buscar una soluci√≥n a los problemas originados por la muerte de Gait√¡n. Todos estaban a la espera de lo que decidieran los jefes del liberalismo reunidos con Ospina, la misma clase dirigente a la que combati√≥  su l√≠der.

Fue por una parte una enorme experiencia de lucha y por el otro, una gran frustración. Lo que hubiera podido ser una revolución, se quedó así en explosiones de furia, tristeza, dolor, ira, venganza y resentimiento acumulados por el pueblo. La disciplina que tenían los gaitanistas se transformó en un movimiento caótico, violento y desprovisto de aspiraciones políticas, y en ello influyó la desinformación de la radio, que alentaba el vandalismo.

No fue una revoluci√≥n organizada, en el sentido de insurrecci√≥n triunfante, aunque las protestas se hac√≠an a nombre de ‚Äúla revoluci√≥n‚ÄĚ, grito a nombre del cual se desat√≥ la lucha popular iniciada por Gait√¡n. Los sucesos de 9 de abril de 1948 significaron no solamente la muerte de un hombre liberal, sino la muerte pol√≠tica de su programa y de su organizaci√≥n. Los anhelos de construir una sociedad m√¡s justa terminaron con la muerte del l√≠der que encarnaba las esperanzas de los m√¡s pobres.

Después de su muerte

Despu√©s del magnicidio, la CIA introdujo en Colombia y en Am√©rica Latina,  la ‚Äúdoctrina de la seguridad nacional‚ÄĚ, para reprimir cualquier brote de movimientos socialistas en el hemisferio, dotando de armamentos a los pa√≠ses con m√¡s peligro de volverse socialistas,  y uno de los militares que inicialmente ayud√≥ a difundirla en Colombia, fue el general golpista Gustavo Rojas Pinilla quien se tom√≥ el poder en 1953 y se convirti√≥ en un d√©spota, tirano y represor del pueblo.

Rojas Pinilla, renuncia en 1957 y una junta militar lo reemplaza, para convocar a un Plebiscito, y perfeccionar as√≠ un infame sistema de gobierno llamado ‚ÄúEl Frente Nacional‚ÄĚ, f√≥rmula de la oligarqu√≠a para alternar en la presidencia al partido conservador y al partido liberal durante cuatro per√≠odos presidenciales de 1962 a 1978 y excluir as√≠ de la administraci√≥n del Estado a los ciudadanos honestos, a los campesinos y pobres que no se identificaban con las ideas viciosas y ultraderechistas de los sectarios rojos (cachiporros)  y azules (godos) que quer√≠an repartirse la torta burocr√¡tica del pa√≠s, y robarse el tesoro p√ļblico, proveniente de los impuestos del pueblo.

Sin rumbo propio, a los gaitanistas, no les qued√≥ m√¡s que retornar en silencio a las filas del bipartidismo, que ya no ten√≠a el m√¡s m√≠nimo deseo de promover el cambio social. El camino hacia la represi√≥n de los sectores populares ya no presentaba obst√¡culos.

El surgimiento de las guerrillas.

Lo primero es afirmar que la guerrilla ha existido desde la época del Libertador Simón Bolívar quien hizo una revolución contra la dominación extranjera para que los países latinoamericanos fueran libres y soberanos comenzando por la Gran Colombia.

Con la muerte de Gait√¡n quedaron sepultadas las ilusiones sociales de los seguidores del caudillo, y aparecen nuevamente las guerrillas.  Al verse indefensos, y ante la persecuci√≥n del aparato militar del gobierno, los campesinos empezaron a arrumarse en los campos. Los sectores populares, representados hasta hac√≠a poco por ‚ÄúEl Jefe‚ÄĚ, de un momento a otro se vieron abandonados y desprotegidos. Fue as√≠ como aparecieron los grupos guerrilleros en zonas monta√Īosas y apartadas, en las selvas, y en los llanos.

Descripción: Resultado de imagen para guadalupe salcedo

Guadalupe Salcedo (al centro) comandante de las guerrillas de los llanos.

En los llanos orientales, surgieron las guerrillas liberales, para defenderse de la polic√≠a simpatizante del gobierno conservador y de los grupos paramilitares conocidos como ‚Äúlos p√¡jaros‚ÄĚ  que estaban cometiendo muchos abusos contra la poblaci√≥n: incendio de poblados, asesinatos selectivos, torturas, masacres, etc. En ese tiempo hace su aparici√≥n Guadalupe Salcedo (1952-1957) en Casanare, quien por su valent√≠a en los combates contra los enemigos del pueblo, se convierte en comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de los Llanos Orientales, que operaron desde 1949. En esta √©poca lograron declarar la regi√≥n de los llanos como un Estado Independiente de facto, asumiendo esta zona como liberada del poder central de los conservadores en Bogot√¡.  En el a√Īo 1953, Guadalupe Salcedo se acoge a un proceso de paz y amnist√≠a ofrecido por el general Rojas Pinilla y cuatro a√Īos despu√©s es vilmente asesinado por agentes de la  Polic√≠a Nacional en Bogot√¡.

En 1964, un grupo de guerrilleros (46 campesinos y 2 campesinas), comandados por Manuel  Marulanda V√©lez, alias Tirofijo, fundaron la ‚ÄúRep√ļblica independiente de Marquetalia‚ÄĚ, una zona liberada en el √¡rea rural de la Gaitan√≠a entre Huila y Tolima, a consecuencia del Bogotazo, y la guerra interna que ya se viv√≠a en el Pa√≠s y durante 53 a√Īos se convirtieron en el Ej√©rcito del Pueblo, para defender a los campesinos y exigir un cambio de Gobierno, con mayor igualdad y justicia para todos.

 

Descripción: Camilo Torres.jpg

Camilo Torres (1929-1966), el Cura Guerrillero.

En 1965, aparece El ELN (Ej√©rcito de Liberaci√≥n Nacional), guerrilla a la que se vincul√≥ Camilo Torres. Cuando se dio cuenta que el Gobierno reprim√≠a la revoluci√≥n por todos lados, opt√≥ por la lucha armada, y termin√≥ siendo asesinado por el ej√©rcito. El ‚Äúcura guerrillero‚ÄĚ como se le conoci√≥, tuvo la capacidad de oratoria y de movilizaci√≥n del pueblo que tuvo Gait√¡n. Camilo Torres dec√≠a: ‚ÄúHagamos peque√Īos trabajos contra estos enemigos en los que la victoria sea segura. Probemos a los que se dicen revolucionarios. Descartemos definitivamente a los traidores. No dejemos de actuar, pero no nos impacientemos...‚ÄĚ.

Luego aparece el Ejército Popular de Liberación (EPL) en 1967, que se desmovilizó y fundó el partido Esperanza, Paz y Libertad, ya extinto, debido al asesinato de sus líderes.

Finalmente en 1973 hace su primera aparici√≥n el  Movimiento 19 de Abril, M-19, al mando de Jaime Bateman Cay√≥n, cuya estrategia era ser una guerrilla de ciudades, y conquist√≥ a muchos j√≥venes universitarios bajo el anhelo de un socialismo libertario, inspirado en los ideales del Libertador Sim√≥n Bol√≠var.

Del M-19 se recuerdan an√©cdotas como el robo de la espada de Bol√≠var (1974), el robo de 5000 armas del ej√©rcito del Cant√≥n Norte en Bogot√¡, el secuestro de la embajada de la Rep√ļblica Dominicana (1980) y la toma violenta del Palacio de Justicia (1985) en la que hubo cerca de un centenar de desaparecidos por cuenta del ej√©rcito. En 1990, el M-19 se somete a un proceso de paz y desmovilizaci√≥n,  entregando las armas y funda el partido pol√≠tico Alianza Democr√¡tica M-19, con el que se postula a la Presidencia de la Rep√ļblica, su m√¡ximo dirigente, Carlos Pizarro Le√≥n G√≥mez quien fuera asesinado ese mismo a√Īo, en un avi√≥n en Bogot√¡.

Descripci√≥n: Resultado de imagen para carlos pizarro                                    Descripci√≥n: Resultado de imagen para m-19

Carlos Pizarro Le√≥n G√≥mez                          Alianza Democr√¡tica M-19

En el a√Īo 1985, se crea el partido pol√≠tico UNION PATRIOTICA, apoyado por las FARC, el ELN, y  el PCC con el prop√≥sito de luchar por la v√≠a democr√¡tica por la conquista del poder. Sus l√≠deres, incluyendo congresistas, alcaldes, diputados y concejales, junto con 3.500 militantes, fueron siendo asesinados de manera sistem√¡tica, por agentes paramilitares y miembros de fuerzas de seguridad del Estado  e incluso fueron asesinados los candidatos a la presidencia de la UP, Jaime Pardo Leal (1987) y Bernardo Jaramillo Ossa (1990)

Descripci√≥n: Jaime-pardo.jpg                     Descripci√≥n: Bernardo.UP.jpg

Jaime Pardo Leal                 Bernardo Jaramillo Ossa

Estos asesinatos de los miembros de la UP en los a√Īos 80`s y 90`s fueron declarados en 2014 por la Fiscal√≠a General de la Naci√≥n, como delitos de lesa humanidad, al concluir que se trat√≥ de un plan por parte de sectores pol√≠ticos tradicionales para impedir el ascenso de movimientos de izquierda a la pol√≠tica colombiana.

Lo anterior demuestra que en Colombia nunca han existido las condiciones para que las ideas revolucionarias se planteen en la arena pol√≠tica, pues la oligarqu√≠a no quiere perder sus privilegios y a trav√©s del paramilitarismo asesina los l√≠deres sociales que tienen ideas diferentes al capitalismo salvaje. Quien no conoce la historia, est√¡ condenado a repetir sus errores. Abandonar la lucha armada para incursionar en la pol√≠tica, esperando que se respete la vida y las ideas de los revolucionarios, ha demostrado ser, en la historia de Colombia,  una aventura riesgosa, una experiencia llena de frustraciones, enga√Īos y decepciones. Los procesos de paz han sido un fraude, una estrategia recurrente por parte del Estado para enga√Īar a los grupos guerrilleros, con el fin de que se desmovilicen y dejen las armas para luego acribillarlos. Esto demuestra la intolerancia de la clase pol√≠tica que se afianza en el poder a cualquier costo con el fin de evitar que el pueblo se haga gobierno. Por eso fue un error estrat√©gico de parte de las FARC abandonar la lucha armada y lo ser√¡ tambi√©n si el ELN se deja enga√Īar del Gobierno para desmovilizarse.

La época de la violencia

Durante la violencia, que comenz√≥ despu√©s de la muerte de Gait√¡n y no ha cesado, muchos campesinos fueron expulsados de sus tierras. La guerra interna que se gener√≥ en el campo provoc√≥ un desplazamiento masivo de la gente hacia las urbes, y fue de esta manera como las ciudades empezaron a tener asentamientos humanos subnormales conocidos como tugurios. Frente a la crisis, el Gobierno tuvo que expedir leyes permitiendo abrir frentes de colonizaci√≥n en las selvas de Pa√≠s.

Miles de familias tuvieron que abandonar sus fincas y aventurarse hacia la Amazon√≠a buscando paz y otros medios de subsistencia. Ante la dificultad que ofrece la selva amaz√≥nica para cultivar, muchos tuvieron que optar por los cultivos de Coca, en tiempos en que se incrementaba el consumo de coca√≠na en los Estados Unidos y los pa√≠ses europeos. En lugar de brindarles atenci√≥n a los campesinos, para que tuvieran otras opciones de vida,  estos empezaron a ser tratados como delincuentes y se implement√≥ el Plan Colombia, para la erradicaci√≥n forzosa de los cultivos ‚Äúil√≠citos‚ÄĚ mediante fumigaciones a la selva amaz√≥nica, causando graves impactos sociales y ambientales. Supuestamente el Plan Colombia fue dise√Īado dentro de las pol√≠ticas de lucha contra el narcotr√¡fico, pero en realidad era un plan militar anti-insurgente, y los EE.UU, montaron 7 bases militares en el pa√≠s para sus prop√≥sitos dominantes, y la defensa de sus intereses pol√≠ticos y econ√≥micos.

El narcotr√¡fico y los paramilitares

Comienza as√≠ la era del narcotr√¡fico en Colombia, (desde la d√©cada de los 80`s) aparecen los carteles de la droga y con ello, se crean nuevos grupos de autodefensa llamados tambi√©n paramilitares cuyo prop√≥sito era controlar el mercado de la coca√≠na y defender los intereses de los terratenientes, grandes ganaderos y de las empresas multinacionales presentes en el territorio nacional, con el visto bueno de los gobernantes de turno. Se convirtieron as√≠ en los principales enemigos de la guerrilla y en el fragor del conflicto, los campesinos siguieron siendo las v√≠ctimas, entre el fuego cruzado de ambos bandos. Por eso en las √ļltimas d√©cadas han muerto miles de campesinos, l√≠deres sociales, se han cometido masacres, desplazamientos, secuestros, extorsiones, y como siempre, el pueblo es el que sufre a causa del conflicto armado. 

La Colombia de Hoy

La historia de las guerrillas y los procesos de paz, han demostrado que abandonar la lucha armada es dejar indefenso al pueblo, a merced de la delincuencia organizada y el paramilitarismo que defiende la misma oligarqu√≠a que mand√≥ matar a Gait√¡n, y es permitir que contin√ļe la dominaci√≥n extranjera.

Con la entrega de las armas, las FARC cobardemente traicionaron al pueblo que Gait√¡n defendi√≥ y a los miles de combatientes muertos durante la guerra, incluyendo los l√≠deres de los partidos de izquierda que creyeron en los procesos de paz desde hace m√¡s de 6 d√©cadas. Incluso ahora, el mismo secretariado se ha dado cuenta del enga√Īo que signific√≥ el proceso de paz firmado con el presidente Santos, por el incumplimiento a lo pactado. Cientos de ex combatientes se encuentran a la deriva, decepcionados,  sin nada de lo que el gobierno les prometi√≥. Despu√©s de la firma de los acuerdos, han sido asesinados cerca de 40 ex combatientes, y en el a√Īo 2017, m√¡s de 282 activistas sociales y defensores de derechos, seg√ļn lo reporta la Defensor√≠a del Pueblo. Ahora  las FARC son un partido pol√≠tico minoritario condenado al fracaso. Con el falso proceso de paz, se ha perdido una esperanza de cambio para el pueblo colombiano.

Setenta a√Īos despu√©s de la muerte de Jorge E. Gait√¡n, la situaci√≥n de los pobres no ha mejorado en el pa√≠s. Las brechas entre la oligarqu√≠a y el pueblo, lejos de disminuir, no han hecho sino aumentar. Por otra parte, todav√≠a seguimos observando el abismo que existe entre el ‚Äúpa√≠s pol√≠tico‚ÄĚ y el ‚Äúpa√≠s real‚ÄĚ que claramente defini√≥ Gait√¡n. Pero sin duda, lo m√¡s desolador es que esa orfandad en la que siempre han estado sumidos los sectores m√¡s d√©biles de la sociedad sigue existiendo hoy en d√≠a, aplazando as√≠ las expectativas y las esperanzas de los m√¡s necesitados.

‚ÄúCuando el pueblo ped√≠a democracia, se le volvi√≥ a enga√Īar (con un fraudulento acuerdo de paz que impon√≠a la dictadura de la oligarqu√≠a y el feminismo). Ahora el pueblo ya no creer√¡ nunca m√¡s, el pueblo no cree en las elecciones... El pueblo sabe que las v√≠as legales est√¡n agotadas... Yo quiero decirle al pueblo colombiano que este es el momento. Que no lo he traicionado. Que he recorrido las plazas de los pueblos y ciudades trabajando por la organizaci√≥n de la unidad. Que he pedido que nos entreguemos por estos objetivos con toda el alma.‚ÄĚ Lo dijo el cura Camilo Torres y lo que est√¡ entre par√©ntesis es la adaptaci√≥n al actual enga√Īo.

Hoy en d√≠a no existen l√≠deres capaces de interpretar la voz y el sentir del pueblo, no hay un caudillo capaz de dar su vida por el pueblo como lo hizo Gait√¡n. El pa√≠s contin√ļa en manos de una oligarqu√≠a que, desde el poder trabaja √ļnicamente en busca de sus propios intereses y en contra de la inmensa mayor√≠a de los colombianos. No hay actualmente, pol√≠ticos que se conviertan como lo hizo Gait√¡n, en voceros de los pobres y que hagan p√ļblicas sus aspiraciones en torno a unas mejores condiciones de vida, independientemente de sus filiaciones pol√≠ticas. No debemos olvidar que ‚ÄúEl pueblo es superior a sus dirigentes‚ÄĚ, como dec√≠a el caudillo popular, una frase que no se puede quedar solamente impresa en un billete de $ 1000 para consuelo de muchos.

Con el fantasma del castrochavismo, y la crisis venezolana provocada por el Imperio Norteamericano, los pol√≠ticos colombianos quieren condenar la lucha del pueblo al fracaso, seguir con el mismo modelo econ√≥mico, que sirve a los intereses de unos cuantos,  y no hay una voz como la de Gait√¡n, capaz de movilizar las masas hacia la toma del poder popular y la construcci√≥n del Socialismo Bolivariano.

Mientras continuemos con el mismo sistema, neoliberal, capitalista, - al que Gait√¡n denunci√≥ por su falta de humanismo-,   dominado por una elite de politicastros corruptos, mientras no se cambie la constituci√≥n hacia una Carta Pol√≠tica Bolivariana, y con un contenido socialista, incluyente e igualitario, los campesinos y en general el pueblo oprimido del pa√≠s, continuar√¡n padeciendo las injusticias y los atropellos de la oligarqu√≠a que ahora no solo es la liberal y conservadora, si no la de los otros partidos pol√≠ticos que son los mismos con las mismas, incluyendo el partido pol√≠tico de las FARC, que ha traicionado al pueblo colombiano con el fraudulento proceso de paz.

 

Que el recuerdo de Gait√¡n siga presente en la mente de muchos colombianos 70 a√Īos despu√©s  de su muerte, constituye un verdadero desaf√≠o para nuestra incre√≠ble ausencia de memoria hist√≥rica. Como l√≠der social, el caudillo popular permanece en lo m√¡s profundo del alma nacional, como m√¡xima prueba de su autenticidad y su grandeza. Nadie podr√¡ borrar de la memoria de nuestro pueblo el contenido de sus luchas.

Descripción: Resultado de imagen para gaitan

 

Los campesinos recordamos a GAITAN 70 a√Īos despu√©s de su asesinato y hoy debemos repetir sus arengas, cuando dec√≠a:

‚ÄúPueblo, por la restauraci√≥n moral, ¬¡A la carga! Pueblo, por la derrota de la oligarqu√≠a, ¬¡A la carga! Pueblo, por nuestra victoria, ¬¡A la carga!

 

Por eso no venda su conciencia, no venda su voto,

si quieres de verdad un cambio en este país,

¬¡no sigas votando por los mismos pol√≠ticos corruptos de siempre!


 

CAMPESINOS E IND√ćGENAS UNIDOS DEL ABYA-YALA