Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4226 al 4245 
AsuntoAutor
Fw: Felicidades pedro Gi
MENSAJE DE ACHECOL luz dian
=?UTF-8?Q?LA_ONU,_ Jari Kuy
socialismo-bolivar SIMON GU
"recuerdos fraudul octavio
AVISO achecol
Comunicado Junta D octavio
=?UTF-8?Q?El_enga= octavio
Comunicado a La Op achecol
SOBRE PRABHUPADA Jari Kuy
Rv: Chile, Derecho Rada Hua
=?UTF-8?Q?La_Famil Escuela
=?UTF-8?Q?Hoy_se_c octavio
Cortarle la cabeza octavio
Cortarle la cabeza octavio
Brujas, Machis, Fe SIMON GU
Re: Nuevamente art Maku Yan
Fraude Electoral =?utf-8?
Nos eliminaron del Gerardo
=?UTF-8?Q?El_Capit Maku Yan
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4234     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] =?UTF-8?Q?El_enga=C3=B1o_de_la_paz,_el_desarme_y_?= =?UTF-8?Q?el_crimen_de_lideres_en_Colombia._?=
Fecha:Lunes, 19 de Febrero, 2018  18:20:29 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>

 El cuerpo sin vida del l√≠der campesino y extrabajador de una emisora comunitaria, Elkin Fabian Toro, fue encontrado en la tarde de este s√¡bado en el corregimiento Filo El Gringo, del municipio de El Tarra, en Norte de Santander.Toro es uno de los 205 l√≠deres sociales, campesinos y defensores de derechos humanos que, seg√ļn cifras del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), han sido asesinados en Colombia desde el comienzo de la implementaci√≥n de los Acuerdos de Paz, es decir, en los √ļltimos 15 meses.Cauca (41), Nari√Īo (31), Antioquia (28), Valle (14) y Choc√≥ (12) son las zonas del pa√≠s que m√¡s homicidios a l√≠deres han registrado desde diciembre del 2016. 
Nunca imagin√© que estas elecciones, las primeras en que las Farc se presentan como un partido pol√≠tico, fueran a desarrollarse en un  ambiente preelectoral tan descompuesto, marcado de manera macabra por el goteo del asesinato de l√≠deres. Cada cuatro d√≠as, seg√ļn la Defensor√≠a del Pueblo, cae asesinado un campesino valiente en alguna regi√≥n de Colombia.
El a√Īo pasado 206 l√≠deres sociales fueron ultimados casi bajo el mismo patr√≥n criminal: sicarios encapuchados entran al pueblo, preguntan por √©l, sin que las autoridades del lugar activen sus alarmas. Lo ubican y cuando lo encuentran lo cuecen a bala como si se estuvieran exterminando a una rata.
Los asesinos logran salir del pueblo sin mayor problema mientras que las autoridades se demoran en llegar al lugar del atentado. Luego viene lo que ya sabemos: empiezan las investigaciones exhaustivas de la Fiscal√≠a que insiste en que estos asesinatos son producto de l√≠os de faldas y de peleas entre vecinos. La investigaci√≥n exhaustiva logra atrapar de pronto al autor material, pero no consigue identificar a los autores intelectuales del asesinato. Al cabo de un tiempo se convierten en muertos invisibles y en cifras que se repiten sin que tengan significado.   
En lo que va del a√Īo se han producido ya siete asesinatos de l√≠deres,  incluido el de Tem√≠stocles Machado, una de las voces del paro c√≠vico de junio de 2017 de Buenaventura. En esa ocasi√≥n, miles de personas salieron a protestar poniendo de relieve el  hecho absurdo de que la poblaci√≥n que albergaba el puerto m√¡s grande de Colombia tuviera tan malos √≠ndices de salud, de educaci√≥n y de empleo.
Esa protesta, hecha de manera pac√≠fica por las calles de Buenaventura, fue presentada en su momento como una se√Īal positiva de esa Colombia producto de los acuerdos de paz y de reformas progresistas como la Ley de Restituci√≥n de Tierras, que reivindicaban la participaci√≥n cuidadana y les devolv√≠an la voz a las comunidades olvidadas. Hoy, con tantos l√≠deres sociales asesinados da la impresi√≥n de que este resurgir de la protesta social es visto por los defensores del statu quo como una amenaza que hay que eliminar. 
Temístocles, desde luego, no fue asesinado por un lío de faldas, ni por haberse peleado con un amigo en el bar de Buenaventura, sino porque le cobraron su indeclinable lucha por defender a los propietarios ancestrales de una tierra situada en la carretera alterna, obtenida a través de la expoliación por unos grupos poderosos que hasta hoy se mantienen vigorosos, pese a que tienen un pie en la política legal y otro en el bajo mundo.
Esa orfandad que hoy sienten muchos l√≠deres se parece a la que percibimos hace 30 a√Īos, cuando empezamos a ver c√≥mo ca√≠an abatidos por balas asesinas los 1.500 miembros de la UP en los noventa. En ese momento, esos asesinatos fueron ‚Äėjustificados‚Äô  con la tesis de la combinaci√≥n de las formas de lucha bajo el argumento de que las Farc hab√≠an creado un grupo pol√≠tico sin desarmarse.
Hoy las Farc han silenciado sus fusiles, UN GRAN ERROR Y GRAN ENGA√ĎO para ellos y para el pueblo colombiano que ya no tiene UN EJERCITO DEL PUEBLO. Cobardemente el secretariado traiciono los ideales de los fundadores de las FARC, y ya ni siquiera pueden hacer pol√≠tica, tuvieron que cancelar la campa√Īa presidencial de TIMOCHENCO.
Ahora, tristemente se dan cuenta del real enga√Īo: desarmar al pueblo para acribillarlo a balazos, como esta ocurriendo ahora.
Luego  de un acuerdo de paz que impulsa la participaci√≥n en pol√≠tica y que plantea una serie de reformas en el campo que est√¡n represadas por un Congreso latifundista, cuyos integrantes son en su mayor√≠a grandes caciques regionales que no quieren ni el catastro multiprop√≥sito -porque les aumenta el impuesto predial- ni incentivar la participaci√≥n de las comunidades campesinas a las que muchos de ellos ven todav√≠a con desconfianza. 
Desarmadas y sin haber entrado a operar la JEP, las Farc est√¡n intentando aterrizar en la pol√≠tica en medio de un clima adverso de polarizaci√≥n, salpicado por atentados cometidos no solo por las disidencias, sino por el ELN,
esta paz de Santos es una payasada porque no es ni estable ni duradera.  
El acuerdo de paz, que tanto quiere demoler la oposici√≥n uribista, ha creado unos hechos pol√≠ticos que les han permitido a los l√≠deres sociales salir a protestar y hacer valer sus derechos. Lo tr√¡gico es que este despertar social, en lugar de haber actuado a su favor, se ha convertido en su peor calvario porque los mismos de siempre,  ven en ellos una nueva amenaza, los est√¡n matando.Para no devolvernos en la historia, pod√≠amos comenzar por aceptar que estos asesinatos son sistem√¡ticos y que responden al temor de los enemigos de siempre aque haya un cambio verdadero enColombia, que necesita una nueva ASAMBLEA CONSTITUYENTE.‚ÄúEl incremento en los homicidios obedece a dos conflictos: el territorial y el de los recursos. Este √ļltimo hace referencia a temas de renta en la miner√≠a ilegal y en los cultivos il√≠citos‚ÄĚ , asegur√≥ Camilo Gonz√¡lez Posso, director de Indepaz. Leonardo Gonz√¡lez, coordinador de la Unidad Investigativa de Indepaz, afirm√≥ que, en muchos territorios, la salida de las Farc influy√≥ en el aumento de las muertes.‚ÄúA esos lugares que dej√≥ la exguerrilla han llegado otros actores, como paramilitares y el Eln, a copar territorios, y lo han hecho desde la fuerza‚ÄĚ, manifest√≥.Meses atr√¡s, el El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, alert√≥ al Consejo de Seguridad del organismo sobre la inseguridad en algunas zonas de Colombia afectadas por el conflicto y dej√≥ en evidencia la preocupaci√≥n por el incremento en el n√ļmero de l√≠deres sociales asesinados. 
En realidad a la ONU poco le importa que asesinen lideres en Colombia, lo que verdaderamente le importa es que el pueblo se desarme para que el capital extranjero tenga libre acceso a territorios y recursos en Colombia, para la explotacion por parte de empresas TRANSNACIONALES. Ante las cifras, a pocos meses de finalizar el 2017, el Gobierno emiti√≥ el decreto 2252, en el cual dice que los ‚Äúprimeros respondientes‚ÄĚ de l√≠deres y defensores ser√¡n las gobernaciones y las alcald√≠as.
Pero la verdad es que muchos gobernadores y alcaldes uribistas se asocian con grupos de autodefensa para amedrantar a la poblaci√≥n y controlar mediante el miedo y el terror las regiones que quieren dominar. Las administraciones deber√¡n crear mecanismos para ‚Äúevitar consumaci√≥n de situaciones de riesgo que afecten‚ÄĚ a los l√≠deres y defensores. Adem√¡s, tendr√¡n que promover el desarme voluntario y el rechazo del uso de armas. ESTO ES LO QUE QUIERE EL GOBIERNO DE SANTOS ALIADO CON LA ONU Y LOS U.S.A