Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4036 al 4055 
AsuntoAutor
por que nos crearo ROBINSON
PORQUE MUCHAS INDI luz dian
Defender el medio octavio
=?UTF-8?Q?agricult octavio
como influye el fr JOSEACHI
Cuento sufi Huauky T
POLEMICO USO DE GL JOSEACHI
=?UTF-8?Q?EE.UU_se octavio
=?UTF-8?Q?Imperial octavio
Privatizan el Rio octavio
Dia mundial del me octavio
Dia mundial del me octavio
Los peligros del G octavio
=?UTF-8?Q?TIEMBLA_ Rastaran
transgenicos: cont octavio
El Batall{on de la octavio
Re: sobre la depre perenell
EL PELIGRO DE LAS perenell
POR UNA ETICA REVO alejandr
Criticas Cientific luz dian
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4052     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] El Batall{on de la muerte.
Fecha:Lunes, 8 de Junio, 2015  21:44:34 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>

El batallón de la muerte

En un hecho in√©dito en la historia de los 'falsos positivos' comenz√≥ el juicio contra cinco coroneles, toda la c√ļpula de un mismo batall√≥n, se√Īalados de m√¡s de 70 muertes en un solo a√Īo. 
una de las √©pocas m√¡s oscuras en la historia reciente del pa√≠s.
  • Los coroneles √Čdgar √Āvila y Jos√© Zangu√Īa son dos de los cinco a quienes la Fiscal√≠a acus√≥ por falsos positivos cuando estuvieron en el Batall√≥n Pedro Nel Ospina. Tras salir de esa unidad, el primero se desempe√Ī√≥ como director de la Justicia Penal Militar y decano de derecho de la Universidad Militar.
 Los coroneles √Čdgar √Āvila y Jos√© Zangu√Īa son dos de los cinco a quienes la Fiscal√≠a acus√≥ por falsos positivos cuando estuvieron en el Batall√≥n Pedro Nel Ospina. Tras salir de esa unidad, el primero se desempe√Ī√≥ como director de la Justicia Penal Militar y decano de derecho de la Universidad Militar. Foto: Dario de de la tarde

 

En un hecho in√©dito en la historia de los 'falsos positivos' comenz√≥ el juicio contra cinco coroneles, toda la c√ļpula de un mismo batall√≥n, se√Īalados de m√¡s de 70 muertes en un solo a√Īo. 
  • Los coroneles √Čdgar √Āvila y Jos√© Zangu√Īa son dos de los cinco a quienes la Fiscal√≠a acus√≥ por falsos positivos cuando estuvieron en el Batall√≥n Pedro Nel Ospina. Tras salir de esa unidad, el primero se desempe√Ī√≥ como director de la Justicia Penal Militar y decano de derecho de la Universidad Militar.
 Los coroneles √Čdgar √Āvila y Jos√© Zangu√Īa son dos de los cinco a quienes la Fiscal√≠a acus√≥ por falsos positivos cuando estuvieron en el Batall√≥n Pedro Nel Ospina. Tras salir de esa unidad, el primero se desempe√Ī√≥ como director de la Justicia Penal Militar y decano de derecho de la Universidad Militar. Foto: Dario de de la tarde
Desde hace pocas semanas viene desarroll√¡ndose un hecho de gran trascendencia que tiene que ver con uno de los periodos m√¡s l√ļgubres en la historia reciente de Colombia: los llamados falsos positivos. En silencio, y lejos de la atenci√≥n de los medios, se est√¡n desarrollando en Medell√≠n y Bogot√¡ las audiencias de un juicio que por sus caracter√≠sticas resulta in√©dito.

Por primera vez, desde hace ocho a√Īos cuando estall√≥ el esc√¡ndalo de ejecuciones extrajudiciales por parte de integrantes del Ej√©rcito, toda la c√ļpula de un mismo batall√≥n, es decir, la totalidad de los oficiales de mayor rango de una misma unidad militar fueron acusados por la Fiscal√≠a y est√¡n en juicio por la muerte de decenas de personas indefensas. No se trata de un asunto menor.

Durante los √ļltimos a√Īos los colombianos han conocido los casos y la forma macabra como en diferentes lugares del pa√≠s algunos militares asesinaron a sangre fr√≠a a personas inocentes, que eran presentadas como bajas en combate y grandes √©xitos operacionales. Por esos hechos hay cerca de 3.000 uniformados detenidos, de los cuales 815 ya han sido condenados. La mayor√≠a de estos √ļltimos son suboficiales y soldados. De esa cifra tan solo hay cinco oficiales con el rango de coronel condenados por esas ejecuciones. De all√≠ la importancia de lo que est√¡ ocurriendo. En un
solo proceso la Fiscal√≠a demostr√≥ e imput√≥ la responsabilidad de otros cinco coroneles, lo que implica que en una sola investigaci√≥n logr√≥ duplicar el n√ļmero de oficiales de ese alto rango vinculados con falsos positivos.

El caso tiene que ver con el Batall√≥n Pedro Nel Ospina de la IV Brigada con sede en Medell√≠n, que opera en la comuna 13 y el oriente antioque√Īo. Los uniformados que est√¡n en juicio desde hace dos meses son los coroneles √Čdgar √Āvila, quien era el comandante de esa unidad; Jos√© Zangu√Īa Duarte, segundo comandante del batall√≥n; Diego Padilla, jefe de operaciones; Ra√ļl Huertas y Carlos Cadena, tambi√©n de operaciones. Todos fueron detenidos entre marzo y abril de este a√Īo cuando comenzaron las audiencias contra ellos, la √ļltima de las cuales ocurri√≥ el pasado 8 de mayo. Varias de esas diligencias han resultado pol√©micas pues con diferentes argumentos algunos jueces no permitieron a familiares de las v√≠ctimas presenciarlas. En otras, los abogados de varios de los implicados o ellos mismos no se han presentado con artima√Īas para dilatar el juicio. Lo que ha hecho diferente este caso, de los otros que la Fiscal√≠a adelant√≥ por ejecuciones extrajudiciales, es que quienes ahora est√¡n en juicio no est√¡n siendo procesados por hechos aislados sino por una cadena completa de asesinatos que abarcan 72 homicidios en un periodo de tan solo un a√Īo ‚Äď2006 a 2007‚Äď, √©poca en la que el comandante del Ej√©rcito era el general Mario Montoya.

La investigaci√≥n impulsada por el jefe de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscal√≠a, Misael Rodr√≠guez, fue adelantada durante varios a√Īos de forma minuciosa por el valiente fiscal 57 de Medell√≠n, Luis Fernando Zapata. √Čl logr√≥ encadenar y demostrar, con testimonios y pruebas contundentes, que asesinatos que parec√≠an aislados en diferentes regiones de Antioquia realmente segu√≠an un maquiav√©lico modus operandi del Batall√≥n Pedro Nel Ospina. Sus pesquisas le permitieron imputar y llevar a condenas, desde las estructuras de menor rango que participaron en las ejecuciones hasta llegar a los m√¡ximos responsables de eesa unidad militar.

Como ya ha ocurrido en otros casos de uniformados involucrados en ejecuciones extrajudiciales, el oficial de mayor rango que hoy est√¡ en juicio, el coronel √Āvila, comandante del batall√≥n para la fecha de los hechos, tiene una hoja de vida llena de logros militares que en su momento lo convirtieron en uno de los oficiales m√¡s condecorados, admirados y consentidos por los altos mandos de la √©poca.
La razón era bastante simple.

Entre 2006 y 2007 el coronel √Āvila logr√≥ que su batall√≥n quedara en el primer lugar de ‚Äėbajas‚Äô entre todas las unidades del Ej√©rcito a nivel nacional. Era la √©poca en la que al interior de esa instituci√≥n se incentiv√≥ y premi√≥ a quien mayor n√ļmero de muertos presentara. En ese momento a pocos les import√≥ y no cuestionaron c√≥mo un batall√≥n de ingenieros, que no era unidad de choque, combate o de fuerzas especiales, terminara como el m√¡s eficiente y con el mayor n√ļmero de ‚Äėmuertos en combate‚Äô.

Gracias a sus ‚Äėlogros‚Äô se dispar√≥ la carrera militar del coronel √Āvila, la de los otros coroneles con rango de mayores para la fecha de los hechos, y otros subalternos del batall√≥n. √Āvila no solo logr√≥ medallas, reconocimientos y viajes, sino que alcanz√≥ a ocupar importantes cargos. En mayo de 2009, el ministro de Defensa lo nombr√≥ director de la Justicia Penal Militar (JPM). Para ese momento, el esc√¡ndalo de los llamados falsos positivos estaba en uno de sus puntos m√¡s √¡lgidos y a pesar de que muchos de los familiares de las v√≠ctimas ya se√Īalaban y denunciaban a √Āvila y otros oficiales del Batall√≥n Pedro Nel Ospina, el gobierno sali√≥ en defensa del oficial por medio de comunicados de prensa ante las voces de protesta que no entend√≠an c√≥mo un hombre se√Īalado de ejecuciones extrajudiciales pod√≠a estar al frente de la JPM.

La carrera de √Āvila y sus antiguos compa√Īeros de la √©poca del Batall√≥n Pedro Nel Ospina sigui√≥ sin mayores tropiezos durante a√Īos. Tras salir de la JPM fue comandante de la VIII Brigada en el Eje Cafetero entre 2010 y 2011. De all√≠ fue designado agregado militar en la Embajada de Colombia ante el gobierno del Reino Unido e Irlanda del Norte con sede en Londres. A su regreso pas√≥ al retiro, seg√ļn inform√≥ el Ej√©rcito a SEMANA. Hasta hace pocos meses fue decano de derecho de la Universidad Militar Nueva Granada.

Con lo que no contaban √©l ni los otros oficiales que estuvieron bajo su mando en el pol√©mico batall√≥n de Medell√≠n es que alg√ļn d√≠a la justicia los tocar√≠a, como acaba de ocurrir. Por lo que sucedi√≥ en el Pedro Nel Ospina, la Fiscal√≠a arrest√≥ a m√¡s de 20 militares, varios de los cuales ya confesaron los homicidios y empezaron a contar lo que en realidad pas√≥. Esas colaboraciones y confesiones, que hoy tienen al excoronel y exdecano tras las rejas junto a otros cuatro coroneles, sencillamente son escabrosas.

En varias de las audiencias p√ļblicas que recientemente se desarrollaron contra √Āvila y los otros coroneles, la Fiscal√≠a mostr√≥ testimonios y confesiones de los propios autores materiales sobre la forma como asesinaron a casi un centenar de personas. Los casos son aberrantes.

Uno de estos es la de un campesino detenido por un teniente y un soldado del batall√≥n, a quien transportaban en una camioneta. Cuando se dirig√≠an al lugar en donde ser√≠a asesinado, el joven logr√≥ saltar del veh√≠culo y cay√≥ por un barranco. Durante toda la noche el teniente llam√≥ a otro grupo de soldados y lo buscaron por la maleza. Un conductor de bus que pasaba por el lugar les dijo a los uniformados que unos kil√≥metros atr√¡s un joven malherido le hab√≠a pedido ayuda y le cont√≥ que lo iban a asesinar. Los uniformados r√¡pidamente fueron al lugar se√Īalado y ‚Äėrecapturaron‚Äô al joven. Lo llevaron hasta la base militar en el sector de Alto de Minas. All√≠ le dieron comida, lo ba√Īaron, le cambiaron la ropa y lo tuvieron amarrado a un √¡rbol todo el d√≠a. Al caer la noche lo montaron de nuevo a la camioneta y lo llevaron a una carretera en donde le dispararon.

Otro hecho que caus√≥ gran impacto durante la audiencia fue el del asesinato de cuatro hombres que con enga√Īos fueron llevados hasta el batall√≥n. All√≠ los militares los transportaron en un carro hasta una vereda. Les dijeron que corrieran y a los pocos metros les dispararon. Uno de ellos cay√≥ por un barranco. Los uniformados los dieron por muertos a todos. Horas m√¡s tarde lleg√≥ al lugar una comisi√≥n del batall√≥n entre las que iba una juez militar para verificar las bajas producto de ‚Äėun enfrentamiento con guerrilla‚Äô. Ante la sorpresa de todos, el hombre que hab√≠a ca√≠do por el barranco comenz√≥ a gritar que estaba vivo y a pedir ayuda. Sin problema los uniformados que le hab√≠an disparado se acercaron al borde del barranco y lo remataron. ‚ÄúYo no vi nada‚ÄĚ, dijo la juez militar.

Como estos dos hay otros 70 casos que han sido expuestos en las audiencias. El modus operandi de los miembros de ese batall√≥n era similar. Consegu√≠an personas indefensas, las secuestraban, las llevaban a zonas despobladas, las asesinaban, les plantaban armas al lado de los cuerpos y las reportaban como bajas en combate. Los autores materiales ya confesaron muchos de esos hechos y a su vez explicaron c√≥mo toda la c√ļpula del batall√≥n, comenzando por el coronel √Āvila, sab√≠a y patrocinaba ese tipo de acciones. Hoy esos cinco coroneles est√¡n en juicio y responden por los delitos de homicidio en persona protegida, secuestro simple y falsedad ideol√≥gica en documento p√ļblico. El caso del Pedro Nel Ospina, el batall√≥n de la muerte, con seguridad seguir√¡ dando mucho de qu√© hablar sobre una de las √©pocas m√¡s oscuras en la historia reciente del pa√≠s.