Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4036 al 4055 
AsuntoAutor
por que nos crearo ROBINSON
PORQUE MUCHAS INDI luz dian
Defender el medio octavio
=?UTF-8?Q?agricult octavio
como influye el fr JOSEACHI
Cuento sufi Huauky T
POLEMICO USO DE GL JOSEACHI
=?UTF-8?Q?EE.UU_se octavio
=?UTF-8?Q?Imperial octavio
Privatizan el Rio octavio
Dia mundial del me octavio
Dia mundial del me octavio
Los peligros del G octavio
=?UTF-8?Q?TIEMBLA_ Rastaran
transgenicos: cont octavio
El Batall{on de la octavio
Re: sobre la depre perenell
EL PELIGRO DE LAS perenell
POR UNA ETICA REVO alejandr
Criticas Cientific luz dian
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
P醙ina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4049     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] Los peligros del Glifosato
Fecha:Viernes, 5 de Junio, 2015  19:01:44 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>


Los peligros del Glifosato

El glifosato es un herbicita prohibido en la mayoria de los paises del mundo, y ahora se prohibe por un tiempo, para la erradicacion de plantaciones de coca. Sin embargo, se sigue utilizando en la produccion de alimentos... debate.

El gobierno nacional decidi贸 seguir permitiendo su uso en la producci贸n agr铆cola. Estas son las razones.

A mediados de mayo, cuando el Consejo Nacional de Estupefacientes orden贸 la suspensi贸n de las fumigaciones con glifosato en los cultivos de coca, los 煤nicos que protestaron no fueron los cr铆ticos del proceso de paz que lo consideraron como una concesi贸n a las Farc. La decisi贸n, tomada con base en un reporte de la Organizaci贸n Mundial de la Salud que clasific贸 este producto como 鈥減robablemente cancer铆geno鈥, tambi茅n gener贸 la preocupaci贸n de los gremios y de las instituciones gubernamentales relacionadas con la agricultura.

La raz贸n es clara. Desde principios de los a帽os 80, el glifosato es el herbicida m¡s empleado en Colombia para controlar las malezas en los cultivos de ma铆z, papa, caf茅, pl¡tano, arroz y pastos para ganader铆a. Seg煤n el Ministerio de Agricultura, de los casi 10 millones de litros de glifosato que se utilizaron en el pa铆s en 2013, solo 450.000 se destinaron a las aspersiones contra los sembrados de coca, una cifra que ilustra la importancia de la sustancia.

De ah铆 que cuando se mencion贸 la posibilidad de que la prohibici贸n se extendiera a los cultivos l铆citos, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Rafael Mej铆a, dijera que eso convertir铆a a Colombia en un gran potrero lleno de malezas. El gremio arrocero, por su parte, se quej贸 de que el uso del glifosato en la agricultura se quiso satanizar con base en una probabilidad de riesgo cancer铆geno que no ha sido comprobada. (Vea: La pol茅mica en torno a los superalimentos)

Despu茅s de todo, el gobierno anunci贸 que este producto se seguir¡ utilizando en la agricultura tradicional y que se iniciar¡ una campa帽a para promover las buenas pr¡cticas en su aplicaci贸n. A pesar de que con esta decisi贸n parec铆a zanjado el debate, surge la pregunta sobre la raz贸n por la que se proh铆be el uso del glifosato para la erradicaci贸n de las plantaciones de coca pero se permite en los cultivos de los alimentos que consumen los colombianos.

Semana Sostenible consult贸 con varias fuentes oficiales y encontr贸 que la explicaci贸n de esta aparente contradicci贸n se fundamenta en tres argumentos concretos. El primero es de car¡cter pr¡ctico, seg煤n el ministro de Salud Alejandro Gaviria, quien fue el que hizo la recomendaci贸n de suspender las fumigaciones, esta decisi贸n se limit贸 a los cultivos il铆citos porque es m¡s sencillo transformar la pol铆tica antidroga, que depende enteramente del gobierno nacional, que intervenir en toda una cadena productiva que tiene varios actores y muchas m¡s implicaciones.

El segundo es meramente econ贸mico y tiene que ver con el impacto negativo que tendr铆a la interrupci贸n repentina del uso de este producto sin tener un sustituto eficaz para cumplir esa misma funci贸n. Como explica Rafael Hern¡ndez, gerente de Fedearroz, 鈥渟i no tuvi茅ramos la disponibilidad del glifosato, pues simplemente el arroz tendr铆a que entrar a competir con un sinn煤mero de plantas y eso bajar铆a el rendimiento de los cultivos. Tambi茅n se incrementar铆an los costos de producci贸n porque habr铆a que hacer varios controles de maleza cuando el glifosato lo hace en una sola aplicaci贸n鈥. Y eso mismo ocurre con todos los productos en los que se utiliza el herbicida.

El tercer argumento es t茅cnico y est¡ relacionado con las dosis y la forma en que se aplica el herbicida en ambas actividades. De acuerdo con Jos茅 Roberto Galindo, director de insumos agr铆colas del Instituto Colombiano Agropecuario, 鈥減ara la fumigaci贸n de cultivos il铆citos se usa una dosis de 10 litros por hect¡rea y se asperja a 40 metros de altura, mientras que en la agricultura se emplean cantidades de m¡ximo tres litros por hect¡rea y se fumiga principalmente de forma manual o a trav茅s de maquinaria. Cuando se hace por v铆a a茅rea, las avionetas pasan a m¡ximo diez metros de las plantas鈥.

Seg煤n este mismo funcionario, en lo que se refiere al uso del glifosato en la agricultura, la afectaci贸n de las comunidades circundantes a los lugares que son fumigados se reduce sustancialmente. 鈥淓n esta discusi贸n hay que tener en cuenta que en las aspersiones contra la coca no se avisa previamente y muchas veces el qu铆mico le cae encima a las personas y a los animales. En cambio cuando se usa en la agricultura los campesinos deben estar equipados con elementos de protecci贸n que evitan el contacto directo con el herbicida鈥, aclara Galindo.

¿Y el c¡ncer qu茅?

De esto 煤ltimo se desprende que no es posible equiparar la utilizaci贸n del glifosato para erradicar los cultivos il铆citos con la que se hace en la agricultura convencional. Seg煤n este argumento, el problema no est¡ en el herbicida sino en la cantidad y en los mecanismos que se ejecutan para aplicarlo. 鈥淟levamos m¡s de 30 a帽os usando este producto y no hemos conocido de ninguna afectaci贸n a los obreros que trabajan con nosotros. La clave est¡ en seguir los protocolos establecidos por el ICA y por los fabricantes鈥, afirma Rafael Hern¡ndez.

Sin embargo, no todo el mundo est¡ satisfecho con esta explicaci贸n. Germ¡n V茅lez, director del Grupo Semillas, dice que aunque en Colombia no hay suficientes estudios al respecto, en otros pa铆ses del continente ya se han demostrado los efectos nocivos que tiene el glifosato para la salud de las personas. 鈥淓n Argentina, donde hay m¡s de 20 millones de hect¡reas de soya transg茅nica y se utilizan grandes cantidades de glifosato, hay ejemplos que muestran c贸mo ha aumentado el n煤mero de enfermos de c¡ncer y de personas nacidas con malformaciones gen茅ticas鈥. (Vea tambi茅n: Freno al fracking)

V茅lez se refiere al caso del barrio Ituzaing贸 Anexo, ubicado en la provincia de C贸rdoba, cuyos habitantes estuvieron expuestos a las fumigaciones con herbicidas hasta que se detectaron abortos espont¡neos y malformaciones que llevaron a la suspensi贸n de estas actividades y a la judicializaci贸n de los due帽os de las plantaciones de soya. 鈥淥bviamente estamos hablando de otra escala, pero si el gobierno tiene planeado expandir su modelo agroindustrial, tal como lo est¡ haciendo con los cultivos transg茅nicos de algod贸n y ma铆z en varias zonas del pa铆s, no puede desestimar todas estas evidencias鈥.   

As铆 las cosas, est¡ claro que por el momento el glifosato va a seguir siendo uno de los productos fundamentales para la agricultura colombiana. Pero el debate est¡ lejos de cerrarse. Si bien existe un consenso en que es imposible transformar de un d铆a para otro el modelo productivo que se ha venido aplicando durante varias d茅cadas, con la suspensi贸n del uso de este herbicida en la erradicaci贸n de la hoja de coca el pa铆s ha dado un paso hacia la b煤squeda de alternativas menos riesgosas para la salud de las personas que habitan los entornos rurales.