Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4024 al 4043 
AsuntoAutor
El capitalismo lle octavio
'Los homosexuales octavio
Juan Gossain y el octavio
Re: Juan Gossain y Huauky T
El Hombre y la Muj yuri esp
El ICA quiere quit Carlos E
Un pedacitode Ciel yuri esp
QUIENES SOMOS LOS Melipal
=?UTF-8?Q?Preceden octavio
El Macizo colombia octavio
Convergencia por l octavio
CHILE INTEGRA LOS luz dian
por que nos crearo ROBINSON
PORQUE MUCHAS INDI luz dian
Defender el medio octavio
=?UTF-8?Q?agricult octavio
como influye el fr JOSEACHI
Cuento sufi Huauky T
POLEMICO USO DE GL JOSEACHI
=?UTF-8?Q?EE.UU_se octavio
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4027     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] Juan Gossain y el Censo del DANE.
Fecha:Viernes, 20 de Febrero, 2015  15:38:28 (+0000)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>

 
ASOCIACI√ďN CHAM√ĀNICA Y ECOL√ďGICA DE COLOMBIA
Conocimiento espiritual cham√¡nico para la Nueva Era de Acuario.
www.freewebs.com/chamanismognostico

Neiva, Febrero 19 de 2015

Se√Īor:
JUAN GOSSAIN
Periodista
BOGOTA D.C

Quiero manifestarme sobre su art√≠culo ‚ÄúEl  Censo Agropecuario descubre una Colombia inesperada‚ÄĚ, publicado en el diario EL TIEMPO, en octubre 27 del a√Īo 2014.

A pesar del tiempo transcurrido, existen verdades a medias y falacias que se deben clarificar en aras de la imparcialidad en el manejo de la informaci√≥n y de solicitarle con todo respeto, desmentir las acusaciones y calumnias que se hacen contra algunas comunidades en el mencionado art√≠culo. 

Tiene razon se√Īor JUAN GOSSAIN, los gobiernos de Colombia no hab√≠an hecho el censo agrario, porque los caracterizaba la improvisaci√≥n y porque no ten√≠an puesta su mirada en el campo colombiano, salvo para ejecutar proyectos extractivos a beneficio del capital transnacional. 

‚ÄúA lo largo de este medio siglo hemos hecho tratados de libre comercio con el mundo entero sin saber de qui√©n es la tierra ni qu√© es lo que produce. Hicimos grandes planes de desarrollo rural, integrado o sin integrar, pero no sab√≠amos de lo que est√¡bamos hablando. Nos pusimos a competir en los mercados internacionales sin saber qu√© clase de pa√≠s es el que tenemos.‚ÄĚ 
Su apreciaci√≥n es cierta por cuanto las pol√≠ticas neoliberales de los gobiernos del siglo pasado y lo que va corrido de este, solo han buscado enriquecer a una clase social, due√Īa de grandes extensiones de tierra, y de los medios de producci√≥n agro industrial. 
 Mauricio Perfetti, director de esa entidad manifest√≥ que se tuvieron en cuenta  tres elementos nuevos ,  que nunca antes se hab√≠an censado en Colombia: los resguardos ind√≠genas, los territorios colectivos de las comunidades negras, los parques y reservas naturales. 
La pregunta es: ¬¿para que se censan los territorios ind√≠genas si supuestamente, la ONIC y el gobierno saben de sobra cuantos existen y en que condiciones se encuentran? Y los parques naturales, no son cuidados por las corporaciones regionales?
 Siempre bajo nobles ideales, se ocultan oscuros intereses y esa es la historia de la manera como en nuestro pa√≠s se maquillan este tipo de iniciativas, costosas, suntuosas, y con un gran derroche de recursos, (se invirtieron 350.000 millones de pesos en el censo) recursos que bien podr√≠an servir para ejecutar las pol√≠ticas agrarias de las que siempre hemos carecido, porque en Colombia no existe una aut√©ntica pol√≠tica para el campo. 
Mientras usted alaba el trabajo transitorio de los 25.000 empleados del DANE encargados de recabar la informaci√≥n para el gobierno, no duda en arremeterla contra el pueblo colombiano, homogenizando a todos los que se opusieron al censo,  bien sea como auxiliares de los grupos armados, terratenientes o fanaticos religiosos. Desconoce Usted se√Īor, que en Reunion sostenida en la Cumbre Agraria el a√Īo anterior, se decidi√≥ por unanimidad, no solamente rechazar el censo agrario por su car√¡cter antidemocr√¡tico y porque el pueblo ignora para qu√© es o en qu√© lo va a beneficiar, sino que se inform√≥ a toda la poblaci√≥n campesina que no estaba en la obligaci√≥n de entregar informaci√≥n a los encuestadores y que es pol√≠tica de las organizaciones campesinas oponerse al censo. 
Cita usted en su art√≠culo la ‚Äúoposici√≥n virulenta‚ÄĚ de muchas personas al censo agrario y en particular hace menci√≥n de una comunidad ubicada en el departamento del Huila: ‚ÄúEn una vereda llamada La Palmita, del municipio de Pitalito, en el coraz√≥n profundo del Huila, un misterioso grupo que se identifica como un revoltillo de hare krishna de la India y cristianos primitivos que pregonan ‚Äúel chamanismo gn√≥stico de la luz‚ÄĚ hizo circular hojas volantes pidi√©ndoles a los campesinos que rechazaran a las bestias malignas del censo, que los expulsaran de sus predios y no les dieran informaci√≥n ‚Äúporque son enemigos de Dios‚ÄĚ. Firmaban su mensaje con una amenaza: ‚ÄúA Dios rogando y con el mazo dando‚ÄĚ.
Su descripci√≥n hace creer al lector que estuvo en esta comunidad y recibi√≥ maltratos o amenazas, lo cual es falso;  pero si se bas√≥ en la informaci√≥n de los censantes, entonces es una versi√≥n ama√Īada y una malinterpretaci√≥n de lo ocurrido con intenci√≥n de calumniar. No se puede se√Īor periodista, irrespetar las creencias religiosas de los dem√¡s en forma despectiva y valerse de los medios de informaci√≥n para ello. En nuestro pa√≠s existe el derecho constitucional de la libertad de credo y todas las personas tienen el leg√≠timo derecho de tener el culto religioso que quieran. Es falso adem√¡s que hallamos expulsado a las personas del DANE con amenazas o bajo el argumento de que ‚Äúson enemigos de Dios‚ÄĚ. Las razones por las que nos negamos a responder sus preguntas fueron claramente expuestas y de manera cordial en una reuni√≥n comunitaria en la escuela de la vereda. La manera en que ellos hayan explicado esto al director del DANE o a otros funcionarios, la desconocemos pero antes de juzgar y poner en el ojo del hurac√¡n a una comunidad campesina pac√≠fica, se debi√≥ investigar los hechos para garantizar la imparcialidad y veracidad de la informaci√≥n. 
Por formar parte de la Cumbre Agraria, la comunidad de la vereda LA PALMITA   decidi√≥ negarse a responder a las preguntas del DANE bajo argumentos justificables como por ejemplo que no fue consultado ampliamente con organizaciones de la sociedad civil, campesinas, indigenas o de agrodescendientes y que por el tipo de preguntas, m√¡s bien parece figurar como un instrumento al servicio de los intereses de las grandes empresas multinacionales a las que se les ha invitado a invertir en Colombia con el lema de la seguridad democr√¡tica del uribismo o ahora que estan en los dialogos de paz, bajo el lema de la campa√Īa del santismo. La explicaci√≥n a esta suposici√≥n est√¡ en los hechos de lo que se viene haciendo en el pa√≠s en materia agr√≠cola, pecuaria, los grandes proyectos para la explotaci√≥n de palma de cera, los megaproyectos minero-energ√©ticos, las represas y la canalizaci√≥n del r√≠o magdalena con prop√≥sitos extractivos, la gran miner√≠a y la extracci√≥n de recursos naturales de los p√¡ramos y zonas consideradas de reserva natural (agua, biodiversidad y minerales).
Un Censo de esta naturaleza se realiza para potenciar la econom√¨a extractiva (nunca productiva ni equitativa) que caracteriza el modelo neoliberal que sigue rigiendo colombia: pol√¨ticos s√†trapas, a p√†tridas que solo piensan en el saqueo de nuestras riquezas (que no son eternas) 
Recordar√¡ Ud. que a los justos e hist√≥ricos reclamos de los miles de campesinos que se movilizaron durante el paro agrario, la respuesta del presidente Santos fue que ‚Äúel tal paro agrario no existe‚ÄĚ y cuando quiso rectificar su error, se reuni√≥ con los poderosos de la agroindustria, para realizar un supuesto pacto que hasta ahora ignora a los campesinos de ruana y que constituyen el grueso de la poblaci√≥n rural colombiana. Porque ac√¡ las tierras se encuentran en manos de grandes terratenientes que aprovechan las movilizaciones para obtener beneficios econ√≥micos del gobierno. Mientras tanto, las demandas presentadas en las mesas de negociaciones por los l√≠deres campesinos, son dilatadas, negadas o atendidas con negligencia y desidia. 
Es verdad, como usted lo manifiesta, que la tierra est√¡ mal repartida en pocas manos, lo cual evidencia la ausencia de una verdadera reforma agraria que el pueblo colombiano viene reclamando por d√©cadas sin resultados evidentes como lo demuestra el censo. La pregunta es ¬¿Qu√© har√¡ el gobierno al respecto ?
Otra de las conclusiones del censo es ‚Äúque las tierras m√¡s productivas del pa√≠s son las que est√¡n repartidas entre un mayor n√ļmero de propietarios. ‚ÄúEse es el caso de las fincas cafeteras ‚Äďme dice Perfetti‚Äď. El 95 por ciento de ellas tiene menos de 5 hect√¡reas‚ÄĚ. Se queda pensativo y luego agrega: ‚ÄúEl caf√© hizo m√¡s democr√¡tica la propiedad rural en Colombia‚ÄĚ.
La afirmaci√≥n del director del DANE de que las tierras m√¡s productivas del pa√≠s son las que est√¡n repartidas entre un mayor n√ļmero de propietarios es una apreciaci√≥n parcializada y del todo err√≥nea, para quienes vivimos en el campo y conocemos sus problemas. La verdad es que esas tierras se consideran productivas por el monocultivo del caf√©, y porque acceden a todos los beneficios que la Federaci√≥n de Cafeteros destina para ellos, favoreciendo la pol√≠tica del monocultivo y descuidando otros importantes sectores de la producci√≥n algo que ha conducido al pa√≠s a la importaci√≥n de una gran variedad de alimentos que antes se produc√≠an. Aquello de que ‚Äúel caf√© hizo m√¡s democr√¡tica la propiedad rural en Colombia‚ÄĚ es una ret√≥rica que no encaja con la realidad, pues por el contrario, ha encarecido m√¡s la tierra, los insumos agr√≠colas se han hecho m√¡s costosos y los costos medioambientales han sido enormes para la biodiversidad de las regiones cafeteras. A ello hay que sumarle los problemas sociales que se derivan del cultivo de un producto cuyo precio  oscila constantemente y ha llevado a la p√©rdida de las fincas a cantidad de familias -que eran peque√Īos productores de caf√©- por cuenta de los pr√©stamos bancarios. 
Muchos predios rurales se volvieron tur√≠sticos como ha ocurrido en el eje cafetero, lo cual no es un avance si no un retroceso para una naci√≥n con vocaci√≥n y econom√≠a agraria como el nuestro, algo que vulnera del todo nuestra seguridad y soberan√≠a alimentarias. Ya no se siembra pl√¡tano, yuca, papa, arroz, o fr√¨jol,  y desaparecen especies aut√≥ctonas de √¡rboles frutales y maderables, por cuenta de los monocultivos de especies transg√©nicas, para la producci√≥n de agrocombustibles; de esta manera muchas variedades aut√≥ctonas est√¡n condenadas a la extinci√≥n y cada vez dependemos m√¡s de los TLC y la importaci√≥n de alimentos de dudosa calidad tra√≠dos de los EE.UU, Canad√¡, Argentina y Brasil. Como usted deber√≠a saber, el TLC firmado con los EE.UU y la Alianza del pac√≠fico conducir√¡ a la ruina a miles  de productores del campo que no pueden competir con los precios de los alimentos importados y que son subsidiados por las naciones ricas. 
Desmiente usted la afirmaci√≥n de que se trata de ‚Äúaumentarles los impuestos, o robarse sus semillas para vend√©rselas a los gringos‚ÄĚ.  Esto demuestra que usted desconoce las leyes de restricci√≥n en el uso de las semillas de costal, o semillas naturales, que tradicionalmente han conservado las comunidades y los campesinos, una medida impuesta por el gobierno a trav√©s del ICA, que exige el uso de semillas certificadas, modificadas gen√©ticamente (est√©riles)  y que requieren el uso de un paquete de agro t√≥xicos, generando dependencia en la alimentaci√≥n, y favoreciendo intereses corporativos como los de la empresa norteamericana MONSANTO. 
Se√Īala adem√¡s Ud. las virtudes del Censo, como un aplauso a tan magna obra: ‚Äúahora podremos saber de primera mano qu√© tenemos y qu√© no tenemos, en qu√© condiciones viven realmente los campesinos, de qu√© servicios dom√©sticos carecen, c√≥mo educan a sus hijos, qu√© asistencia m√©dica reciben, qu√© tan grande es el estrago que causa el hambre, cu√¡nto da√Īo le hemos hecho al medio ambiente, de qu√© tama√Īo es el analfabetismo, si es verdad que est√¡n retornando los desplazados, qu√© es lo que producimos y cu√¡nto producimos y d√≥nde lo producimos‚ÄĚ. Para el campesino com√ļn que madruga al despuntar el alba para ara√Īar la tierra y ganarse dignamente el sustento de su familia, ¬¿esto respresenta un avance? ¬¿Con esta informaci√≥n, las pol√≠ticas p√ļblicas del Estado atender√¡n las necesidades de las gentes del campo que son m√¡s vulnerables a los problemas de violencia, desnutrici√≥n, analfabetismo, desplazamiento, falta de educaci√≥n, y salud, entre otros? Perdoneme se√Īor Gossa√≠n, pero si es as√≠, su desconocimiento acerca de la realidad nacional es tan grande como el mismo censo... amanecer√¡ y veremos. 
Finalmente, vale recordar aquella frase de Manuel Lopez Caballero en su libro Colombia: Entre la im√¡gen y la realidad: ‚ÄúTras el mundo virtual creado por el manejo del poder y la informaci√≥n, existe otra dimensi√≥n de los problemas del pa√≠s‚ÄĚ. Usted como uno de los periodistas m√¡s reconocidos del pa√≠s, sabe muy bien el poder y el efecto que producen los medios de informaci√≥n en toda la sociedad. No desconocer√¡, por tanto, que en nuestro pa√≠s vivimos una realidad virtual creada por los medios que desfigura la verdadera realidad, aquella que vivimos millones de colombianos marginados y olvidados por el mal gobierno. La informaci√≥n recabada en el censo bien puede ser √ļtil para construir una nueva Colombia, o para continuar al servicio de los intereses de unos cuantos y del capital for√¡neo. 
Atentamente, 
OCTAVIO MORENO.
Miembro de la Asociaci√≥n Cham√¡nica y Ecol√≥gica de Colombia.
c.c Director del periódico EL TIEMPO
      Revista Semana
      Peri√≥dico EL ESPECTADOR. 
      C√≠rculo de Periodistas de BOGOT√Ā.
      Director del DANE. 
      Defensor√≠a del PUEBLO. 
      Ministerio de Agricultura.
      Presidencia de la Rep√ļblica.