Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3994 al 4013 
AsuntoAutor
Radiacion Electrom Escuela
DALA, Habrian ases Radarani
=?utf-8?B?RWwgaG9s SIMON GU
Una Buena Reflexio Kintu —a
=?utf-8?B?RWwgcGVs Huauky T
NUEVO PLAN TERRORI perenell
siguen amenazas co perenell
COMENTARIO EDICION Huauky T
QUE VERGUENZA..... Huauky T
INTALACION OFICIAL luz dian
=?utf-8?B?cG9yIHF1 Daniela
El peor modelo agr octavio
Rnv: po kintunan
LA MENTIRA DEL EBO luz dian
=?utf-8?B?4oCcT3Bl Radarani
ACERCA DEL EBOLLA Radarani
El CBD de la marih Radarani
=?utf-8?B?UmVnbGFt octavio
historia de sangre JOSEACHI
frases JOSEACHI
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4009     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] =?utf-8?B?4oCcT3BlcmFjaW9uIMOJYm9sYeKAnSBsYSBleGN1c2EgcGVyZmVjdGEgcGFy?= =?utf-8?B?YSBsYSBpbXBsYW50YWNpw7NuIGRlbCBOdWV2byBPcmRlbiBNdW5kaWFsIA==?=
Fecha:Viernes, 17 de Octubre, 2014  15:10:12 (+0100)
Autor:Radarani Esperanza Mundaca Giraldo <chileunido6000mundaca @.....es>

Fuente: http://www.minggu.es/sociedad/item/466-operacion-ebola-la-excusa-perfecta-para-la-implantacion-del-nuevo-orden-mundial



S√¡bado, 11 Octubre 2014 08:14
Escrito por minggu.es

‚ÄúOperacion √Čbola‚ÄĚ la excusa perfecta para la implantaci√≥n del Nuevo Orden Mundial



La secuencia de hechos en torno a la difusi√≥n programada del √Čbola es tan precisa que solo un ing√©nuo, es decir, alguien que a√ļn se crea que ‚Äúlos gobiernos no har√≠an eso, son bondadosos y se preocupan por nosotros‚ÄĚ puede a√ļn resistirse a la evidencia de que la expansi√≥n mundial de la enfermedad obedece a una agenda estrat√©gicamente planificada. Pero incluso los bien pensantes deben aceptar que la siguiente e intranquilizadora informaci√≥n es coherente con los hechos a los que estamos asistiendo.



En primer lugar, la evidencia contrastada por fuentes alternativas de que los laboratorios especializados en guerra bacteriol√≥gica de Fort Detrick, que ya hab√≠an ‚Äújugado‚ÄĚ en el pasado con la inoculaci√≥n de VIH, √Čbola, peste bub√≥nica, antrax y virus del Nilo Occidental, retomaron recientemente sus investigaciones sobre el √Čbola justo antes del rebrote de la enfermedad en Africa, tradicional campo de experimentaci√≥n de este siniestro tipo de armamento (aunque, como veremos en el siguiente apartado, cuando les hace falta a estos desalmados, echan mano de quien se halle cerca).



Fort Detrick, ubicado en Maryland (EE.UU.), es un centro de investigaci√≥n biol√≥gica y de desarrollo de armas qu√≠micas que desde hace m√¡s de 50 a√Īos se dedica a detectar enfermedades mediante una ‚Äúmanipulada ingenier√≠a de la infecci√≥n‚ÄĚ.



En la ciudad de Maryland, mas de 500 familias afectadas con c√¡ncer sospechan que causa de su enfermedad se debe a los experimentos qu√≠micos que hace el Cuartel Detrick cerca de sus viviendas.



En septiembre de 2010, la cadena estadounidense FOX, divulgó un reportaje en el que se entrevistaba a pobladores que viven cerca de las instalaciones.



Uno de los testimonios es del agricultor Bill Krantz, quien lleva toda una vida viviendo en la zona. √Čl mismo dice que desde ni√Īo ve√≠a que ‚Äúdesde el Cuartel rociaban qu√≠micos en los campos desde helic√≥pteros, aviones y globos aerost√¡ticos‚ÄĚ. El mismo se√Īor Krantz cuenta que habl√≥ con el Jefe de Seguridad del Fort Detrick y √©ste le aseguro que lo que ca√≠a encima de sus tierras y de su familia era inofensivo. Pero con los a√Īos varios familiares de Krantz han contra√≠do c√¡ncer.



Otro poblador de la zona relata lo siguiente: ‚Äúme mud√© a Frederick en 1992. Me cas√© con Deborah Cross en 1993 y estuvimos casados 19 a√Īos. Mi hija Kristen Ren√© Hern√¡ndez muri√≥ de c√¡ncer en el cerebro en 2008. Mi esposa muri√≥ en 2010 de c√¡ncer renal, la met√¡stasis le lleg√≥ al cerebro‚ÄĚ. Dice que han hecho pruebas con los hidroqu√≠micos alrededor de la base militar y que son los mismos di√≥xidos que encontraron en la sangre de su hija y esposa, con la misma huella molecular de unos qu√≠micos extra√≠dos en los alrededores del lugar.



Claro, que ‚Äúlos gobiernos no har√≠an eso, son bondadosos y se preocupan de nosotros‚ÄĚ.



¬¿De verdad alguien se lo cree?



¬¿Alguien podr√≠a nombrarme uno de esos ‚Äúangelicales‚ÄĚ gobiernos que no pisotean la salud, los derechos y las vidas de sus ciudadanos?.



¬¿Alguno de los gobiernos que han tenido en sus manos los destinos de Espa√Īa, pa√≠s clave -como veremos tambi√©n- en la estudiada estrategia de la infecci√≥n, responde a ese patr√≥n de respeto a las personas?



Si as√≠ fuera, PP y PSOE no hubieran ocultado la verdad del 11-M. Ni UCD hubiera aceptado la vergonzosa cortina de humo en torno al falso caso del aceite de colza. Tambi√©n se hubiera perseguido a los asesinos de las ni√Īas de Alcasser, en vez de al ‚Äúpadre coraje‚ÄĚ que indag√≥ por la verdad y se vio encarcelado por ello. Recomiendo repasar la serie ‚ÄúHistoria nacional de la infamia‚ÄĚ publicada en este blog (basta teclearlo en el buscador, arriba a la izquierda) para desmentir la absurda suposici√≥n de que los gobiernos protegen a los ciudadanos, a la decencia o a la verdad.



No lo hacen.

Los gobiernos son mafias que trafican con la integridad, las vidas y la salud de los ciudadanos. Por acción, omisión o corrupción. Por alianza con los poderes establecidos que compran conciencias y voluntades de una Casta carente de ética que facilita cobertura legal, informativa y estratégica a los mercaderes de la banca, las eléctricas, la mafia farmacéutica, los traficantes de armas, de drogas y de personas.



El que no se haya dado cuenta a√ļn es que est√¡ en Babia. Es que, sencillamente, no quiere enterarse. Y no querer saber es la mayor de las cobard√≠as.



As√≠ que el que no quiera encarar la verdad, mejor que no siga leyendo. Porque lo que va a encontrar en esta entrada puede abrirle los ojos con la misma brutalidad que la cuchilla que empu√Īaba Bu√Īuel en ‚ÄúUn perro andaluz‚ÄĚ. Que vuelva al f√ļtbol, al cotilleo, a las teleseries, a adormecerse con la hipnosis programada de la televisi√≥n y la falsa actualidad.



Que se trague la pastilla azul y olvide que solo es mercancía en manos de los psicópatas a los que vota como si fueran a hacer algo por él, y no a su costa, con su complicidad y el dinero de sus impuestos.



Si puede olvidarlo, claro, porque la verdad, aunque solo haya sido vislumbrada, le perseguir√¡ inmisericorde. No habr√¡ opi√¡ceo a la medida de su necesidad de auto-enga√Īo.



Y quien quiera seguir leyendo, que empiece por aceptar que lo que estamos viviendo con el √Čbola tiene antecedentes:



En el a√Īo 2011, el ex presidente de Guatemala, √Ālvaro Colom, denunci√≥ que Estados Unidos inocul√≥ enfermedades ven√©reas en 696 guatemaltecos entre 1946 y 1948. Ante semejante esc√¡ndalo, lo √ļnico que dijo Estados Unidos fue ‚ÄúPedimos disculpas‚ÄĚ. Pero Guatemala no fue el √ļnico pa√≠s v√≠ctima de estas aberraciones cient√≠ficas de EE.UU., es larga la lista de cr√≠menes de lesa humanidad que ha cometido ese pa√≠s en su guerra biol√≥gica.



En 1931, Cornelius Rhoads, quien form√≥ parte de la Comisi√≥n de Energ√≠a At√≥mica de EE.UU., patrocinado por el Instituto Rockefeller infect√≥ a cientos de ciudadanos puertorrique√Īos con c√©lulas cancer√≠genas mientras realizaba experimentos m√©dicos.



En 1951, Estados Unidos utiliz√≥ plumas de aves infectadas con √¡ntrax para provocar la peste en Corea del Norte y luego inocular la fiebre amarilla en ese pa√≠s.



En 1962, EE.UU. contamin√≥ un barco de ca√Īa de az√ļcar que hizo escala en Puerto Rico rumbo a la Union Sovietica.



En 1966, el Pent√¡gono hizo quebrar varias ampollas de Bacillus subtilis en las rejas de ventilaci√≥n del metro de Nueva York exponiendo a m√¡s de un mill√≥n de personas a esta bacteria.



En 1970, Fort Detrick desarrolló técnicas de biología molecular para producir el retrovirus hoy conocido como VIH.



En la d√©cada de los 70, EE.UU. desarroll√≥ la Operaci√≥n Mangosta: la CIA inocul√≥ en Cuba distintos virus como Epifitia Roya de la ca√Īa para afectar distintas zonas productoras del pa√≠s, fiebre porcina africana, que oblig√≥ a sacrificar a m√¡s de 700 cerdos y el moho azul del tabaco que destruy√≥ mas del 85% de esas plantaciones.



En 1981, en Cuba, introdujeron el virus del Dengue Hemorr√¡gico que le cost√≥ la vida a 158 cubanos, de ellos 61 ni√Īos.



En 1990 en Los √Āngeles aplicaron de manera experimental la vacuna del sarampi√≥n en bebes negros e hispanos.



En 1995, el Gobierno de EE.UU. admitió que le ofreció a criminales de guerra y científicos japoneses cuantiosas sumas de dinero e inmunidad a cambio de información sobre las investigaciones que realizaban sobre la guerra biológica.



Una semana despu√©s del ataque a las Torres Gemelas, Estados Unidos sufri√≥ un extra√Īo ataque con √Āntrax. En junio de 2008, Bruce Irvins, cient√≠fico del Ej√©rcito estadounidense se suicid√≥ antes de ser acusado por estos atentados. Pero Irvins no es el √ļnico cient√≠fico que pierde la vida en extra√Īas circunstancias.



En julio de 2003, el cient√≠fico brit√¡nico David Kelly fue hallado muerto, dentro de su casa, luego de dar un entrevista secreta a la BBC de Londres en la que confesaba que era totalmente falso que Irak tuviera armas de destrucci√≥n masiva, y que simplemente era una excusa para invadir y saquear a ese pa√≠s. Este hecho gener√≥ innumerables interrogantes, pero tambi√©n dej√≥ al descubierto el perverso mundo del bioterrorismo ejercido por Estados Unidos y Gran Breta√Īa.



Aunque las Convenciones sobre Armas Qu√≠micas y Biol√≥gicas ilegalizan la producci√≥n, el almacenamiento y uso de armas biol√≥gicas, Estados Unidos mantiene los mayores arsenales de estas armas de destrucci√≥n masiva, y ha sido el primer pa√≠s en aplicarlo. Nunca se podr√¡ olvidar lo que hicieron contra el pueblo vietnamita y camboyano con el tristemente recordado ‚ÄúAgente Naranja‚ÄĚ, fabricados entre el gobierno de Estados Unidos y la farmac√©utica Bayer.



Desde el a√Īo 2001, Estados Unidos ha gastado unos 50.000 millones de d√≥lares en armas biol√≥gicas.



Antes de dejar el cargo, el presidente George Bush asign√≥ para el a√Īo fiscal 2009 casi 9.000 millones de d√≥lares m√¡s para gastos en bioarmas, es decir, 39 % m√¡s de lo que se asign√≥ para el a√Īo 2008.



Tambi√©n se ha denunciado que estas bioarmas han llegado a manos irresponsables. As√≠ sucedi√≥ con el caso de Cuba, cuando agentes de la Central de Inteligencia de Estados Unidos le entregaron a miembros del grupo terrorista ‚ÄúOmega 7‚Ä≥ armas bacteriol√≥gicas para introducirlas en Cuba y acabar con la Revoluci√≥n. El l√≠der de la Revoluci√≥n Cubana, Fidel Castro, lo denunci√≥ en su momento en la ONU, pero pasaron muchos a√Īos para que el mundo pudiera confirmar la veracidad de esas denuncias.



A√ļn hay datos m√¡s preocupantes. El ex presidente del Banco Mundial y ex secretario de Estado de E.E.U.U., quien orden√≥ el bombardeo masivo contra Vietnam, y fue miembro del Programa Ampliado de Inmunizaci√≥n, Robert McNamara, dijo en una oportunidad a un diario franc√©s: ‚ÄúHay que tomar medidas draconianas de reducci√≥n demogr√¡fica en contra de la voluntad de las poblaciones. La reducci√≥n de la tasa de natalidad ha demostrado ser imposible o insuficiente. Por consiguiente, debemos aumentar la tasa de mortalidad. ¬¿c√≥mo? Por medios naturales. El hambre y la enfermedad‚ÄĚ



Y mientras aumentan las v√≠ctimas de √Čbola y se agudiza la paranoia desde las corporaciones medi√¡ticas (que tambi√©n ha permitido distraer la atenci√≥n internacional sobre verdaderas masacres como la que ejecuta el gobierno de Israel contra Palestina), suben las acciones de las farmac√©uticas en la bolsa.



Una noticia de CNN en Espa√Īol, titulada ‚ÄúEl √Čbola impulsa a farmac√©utica en la Bolsa‚ÄĚ, as√≠ lo confirma. En este informe period√≠stico se dice textualmente: ‚ÄúLas acciones de una compa√Ī√≠a con base en Vancouver que trabaja en una medicina para frenar la enfermedad subieron 40% en la √ļltima semana. (‚Ķ) Tekmira Pharmaceuticals tuvo un aumento m√¡s alto de lo usual porque los inversionistas esperan que las agencias de salud de Estados Unidos aprueben un medicamento conocido como TKM-Ebola‚ÄĚ Y por si fuera poco, el propio cient√≠fico estadounidense que supuestamente invent√≥ la vacuna contra el √Čbola en el Fort Detrick, el se√Īor Larry Zeitlin asegura que ‚Äúel principal obst√¡culo, al menos para nosotros, es el apoyo econ√≥mico. Recibimos financiaci√≥n del Gobierno de EE.UU., pero llega poco a poco, lo que hace muy dif√≠cil desarrollar r√¡pidamente un f√¡rmaco‚ÄĚ.



Esta historia hace recordar lo que sucedi√≥ a√Īos atr√¡s con las conocidas gripe aviar y gripe porcina: tras expandirse por distintos pa√≠ses del mundo, apareci√≥ la farmac√©utica estadounidense Gilead Science promocionando un tratamiento llamado Tamiflu. Y mientras miles y miles de personas se desesperaban buscando el Tamiflu, Donald Rumsfeld sonre√≠a. ¬¿Por qu√© sonre√≠a?. El documental ‚ÄúOperaci√≥n Pandemia‚ÄĚ de Juli√¡n Alterini al final del art√≠culo nos lo responde.



Alternini precisa en su documental que Donald Rumsfeld fue el Presidente de la Gilead Science hasta el a√Īo 2001, cuando el ex presidente George Bush lo nombr√≥ Secretario de Defensa, puesto desde el cual Rumsfeld aprob√≥ en el a√Īo 2005 un presupuesto del cual 1200 millones de d√≥lares fueron destinados a su ex compa√Ī√≠a para elaborar 20 millones de dosis de Tamiflu, uno de los dos medicamentos que autoriz√≥ la Organizaci√≥n Mundial de la Salud para tratar tanto la gripe aviar como la porcina. Todo parece indicar que la historia se repite, y que la alarma que genera la CNN sobre el √Čbola es impulsada por grandes empresas farmac√©uticas que dicen tener la cura y s√≥lo con ese anuncio ya han logrado incrementar sus acciones en la bolsa.



Porque LA CURA EXISTE desde hace ya pr√¡cticamente un lustro: en el a√Īo 2010 el equipo de la Universidad de Boston liderado por Thomas Geisbert aprovech√≥ la secuenciaci√≥n del ADN del √Čbola (1983) para usar la t√©cnica ‚Äúinterferencia del ADN‚ÄĚ y encontrar su cura.



El √Čbola solo tiene 8 genes y s√≥lo uno de ellos, la prote√≠na L, es el responsable de su replicaci√≥n. Otros dos, llamados VP24 y VP35, interfieren con la respuesta inmune del ser humano, dificult√¡ndola. Geisbert y sus colegas (algunos de ellos de la empresa Tekmira y la gubernamental USAMRIID) dise√Īaron y secuenciaron secuencias del ARN que se ‚Äúpegar√≠an‚ÄĚ a estos genes usando su misma manera de actuar, su mismo c√≥digo.



Este conocimiento llev√≥ a Geisbert y sus colegas a crear 10 piezas de ARN a las que llamaron ‚Äúpeque√Īas interferencias del ARN‚ÄĚ (en ingl√©s, por siglas, siRNA) con la precauci√≥n de que no perjudicara ning√ļn otro material gen√©tico humano. Finalmente, lo ‚Äúempaquetaron‚ÄĚ para su consumo en nanopart√≠culas de entre 81 y 85 nanometros.



El test lleg√≥ cuando infectaron monos con una dosis de √©bola 30.000 veces la mortal; inyectaron la cura ‚ÄúsiRNA‚ÄĚ 30 minutos despu√©s y as√≠ durante 6 d√≠as. Los monos sobrevivieron sin efecto secundario alguno.



As√≠ que alguien, el propio Rumsfeld o alg√ļn otro de su cala√Īa, debe estar frot√¡ndose las manos mientras los laboratorios fabrican en secreto millones de dosis de una vacuna que le har√¡n ganar unos beneficios absolutamente astron√≥micos.



Claro, que el requisito previo para colocar su vacuna en el mercado es generar el p√¡nico, algo en lo que la servil colaboraci√≥n de la OMS y de los medios de comunicaci√≥n colaboran sin fisuras. Lo m√¡s ir√≥nico de todo es que si es √©ste el plan, podemos sentirnos afortunados. Porque si de lo que se trata es de reducir la poblaci√≥n mundial al n√ļmero de vivientes que estos psic√≥patas consideran aceptable, la vacuna ser√¡ solo para las √©lites, y lo que vendr√¡ despu√©s del p√¡nico es la propagaci√≥n epid√©mica del virus -por medios artificiales, como la contaminaci√≥n del agua, del aire o de los alimentos, dado que el contagio directo no es tan f√¡cil-, la Ley Marcial para controlar a la poblaci√≥n infectada y el internamiento en campos como los que salpican los E.E.U.U., y de los que ya existen r√©plicas en pa√≠ses europeos. Un panorama al que nos hemos habituado merced a pel√≠culas como ‚ÄúWorld War Z‚ÄĚ.



¬¿Cine de zombies?, preguntar√¡n los esc√©pticos. Cine de zombies. Los infectados se ver√¡n reducidos a la condici√≥n de tales. Eso, si no aceptamos como verdadera la extravagante noticia de que al menos dos personas aparentemente fallecidas en Liberia por causa del √Čbola ‚Äúresucitaron‚ÄĚ antes de su funeral, como si en su caso al virus se hubiera superpuesto la catalepsia. ¬¿Habr√¡ nuevos casos o se trata solo del nacimiento de una leyenda urbana?



M√¡s s√≥lida, y por tanto m√¡s aterradora, es la noticia de que en julio, cuando el plan bioterrorista estaba ya en fase de ejecuci√≥n, el presidente Obama modific√≥ una orden ejecutiva dando a los responsables de emergencia m√©dica las facultades legales para identificar y detener a las personas sospechosas de padecer una enfermedad contagiosa. Y aunque no se reconoce p√ļblicamente, en general se cree que el Departamento de Seguridad Nacional y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias tienen ya operativa toda la log√≠stica en lo referente a los campos de detenci√≥n nacionales y los centros de cuarentena.



El diab√≥lico laberinto del √Čbola conduce a lugares nada comunes, aterradores y desasosegantes. Ya indiqu√© al comienzo de esta entrada que la informaci√≥n que me dispon√≠a a dar era extremadamente preocupante, pero coherente con los hechos.



Ahora es cuando aparece una nueva e inesperada pieza del puzzle: el derribo sobre Ucrania del vuelo MH-17 de Malasyan Airlines. Se ha sabido recientemente que Glenn Thomas, consultor de la OMS en Ginebra, experto en VIH y, sobre todo, experto en el virus del √Čbola, era uno de los pasajeros del Boeing 777 abatido el pasado mes de julio.



Glenn Thomas hab√≠a participado en una serie de investigaciones acerca de las operaciones de prueba con el virus del √Čbola en el laboratorio de armas biol√≥gicas en el hospital de Kenema, Sierra Leona.



Este laboratorio estaba asociado con la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans y colaboraba tambi√©n con el Instituto de Investigaci√≥n M√©dica de Enfermedades Infecciosas de la Armada de EEUU (recordemos tambi√©n que en dicho laboratorio trabajaba el doctor Shiekh Humar Khan, el m√¡ximo experto en √Čbola de Sierra Leona, considerado un h√©roe nacional por su lucha contra la enfermedad y que muri√≥ el pasado 29 de julio tras ser infectado por el virus).



Ahora que este laboratorio ha sido clausurado por orden del Gobierno de Sierra Leona, emergen detalles sobre los posibles intereses que se ocultan tras su gestión: Bill y Melinda Gates tienen conexiones con él, y ahora, después de la apertura de una investigación informal, aparece también el nombre de George Soros, que a través de su Fundación, estaría financiando estos laboratorios de armas biológicas.



Glenn Thomas era consciente de las evidencias que demostraban que el laboratorio hab√≠a manipulado diagn√≥sticos para que dieran positivo para el √Čbola (en nombre de la Universidad de Tulane), con el fin de justificar la aplicaci√≥n de un tratamiento m√©dico obligatorio sobre la poblaci√≥n. El objetivo final de esta maniobra ser√≠a aplicar una vacuna experimental contra el √Čbola que, de hecho, infectar√≠a con el virus a los pacientes.



Glenn Thomas se habría negado a participar en este encubrimiento: esa podría ser la razón por la que fue asesinado.



El multimillonario George Soros, a trav√©s de la Fundaci√≥n Soros Open Society, ha invertido significativamente y durante muchos a√Īos en el ahora conocido como el ‚Äútri√¡ngulo de la muerte del √Čbola‚ÄĚ formado por Sierra Leona, Liberia y Guinea.



Por lo tanto, Soros ser√≠a uno de los principales interesados en acabar con la vida del portavoz de la OMS Glenn Thomas, con el fin de impedir que se propagara a trav√©s de los canales oficiales la noticia de que el brote de √Čbola fue creado realmente en un laboratorio de armamento biol√≥gico.



Esto coincidiría con las denuncias de la población local, que acusaron al centro médico de Kenema de expandir artifialmente el virus, hasta el punto de atacarlo durante el verano, hecho que condujo al Ministerio de Salud de Sierra Leona a cerrarlo el pasado 23 de julio.



Liberado el virus, su trasvase a Occidente pasa por Espa√Īa, donde la repatriaci√≥n de los dos misioneros infectados en el ‚Äútri√¡ngulo de la muerte‚ÄĚ, absolutamente incongruente con la idea de proteger a la poblaci√≥n, es un indicador de lo que hay de intencional en la medida.



Espa√Īa es el siguiente eslab√≥n en la siniestra cadena de la epidemia planificada, y no es de extra√Īar que, siendo nuestro pa√≠s el laboratorio sociol√≥gico del Nuevo Orden Mundial (disidencia planificada, violencia policial, alianzas con el terrorismo de ETA -recu√©rdese el caso Fais√¡n-, etc) seamos la siguiente pieza del domin√≥ final. Nuestro gobierno es un mero t√≠tere de la √Člite globalizadora. Lo √ļnico que puede pensarse ante los hechos a los que asistimos es si vamos a aceptarlos con la resignada mansedumbre que parece haberse instalado entre la poblaci√≥n o vamos a exigir responsabilidades.



Ante la crisis global que la √Člite ha dise√Īado caben varias salidas, a cual m√¡s inquietante: vacunaci√≥n masiva y obligatoria para ponernos a todos el ‚Äúmicrochip‚ÄĚ, ley marcial y confinamiento de los infectados -y posibles infectados, expuestos as√≠ a la contaminaci√≥n- en campos de concentraci√≥n, establecimiento del gobierno mundial totalitario, ‚Ķ



Y lo peor de todo es que no se trata de posibilidades incompatibles entre sí, sino que podrían combinarse muy bien entre ellas.



No hay motivos para la tranquilidad. Tal vez nunca los haya habido. Pero eso es algo que todo el que no haya aceptado ponerse una venda ante los ojos ya sab√≠a. El dolor, la enfermedad, la guerra y la paranoia son un negocio sustancioso. Tal vez nunca tanto como en el presente. Asistimos a una nueva vuelta de tuerca, que nos atar√¡ al sistema neofeudal que han dise√Īado los amos del mundo o que har√¡ saltar todo el sistema por los aires.



Sea lo que sea lo que ocurra, el imperativo ético sigue siendo la lucidez.



Así que no cerremos los ojos.





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!