Inicio > Mis eListas > chamanismognostico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3847 al 3866 
AsuntoAutor
REGUEVOLUCION Kintu —a
=?utf-8?B?Q2hpbGU6 inti ana
AMARANTO INCA DEVO luz dian
MI SELECCION NO JU luz dian
JUSTICIA PARA VICT luz dian
PIDEN INVESTIGAR A luz dian
SAN AGUSTIN NO PER luz dian
TODO LO DEL POBRE luz dian
=?utf-8?B?TE9TIERV luz dian
ULTIMO DISCURSO DE luz dian
SABES QUE ES LA 9- david al
Una dignidad llama octavio
Re: SABES QUE ES L inti ana
Re: SABES QUE ES L inti ana
Re: SABES QUE ES L inti ana
Re: Carta a Direct inti ana
SABES QUE ES LA 9- =?utf-8?
NO COMPRAMOS MAS P inti ana
Efectos de una to Jari Kuy
Indígenas marchará Jari Kuy
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Chamanismo Gnostico
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3856     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ChamanismoGnostico] =?utf-8?B?TE9TIERVRcORT1MgREUgTE9TIEZFUlRJTElaQU5URVMgRU4gQ09MT01CSUE=?=
Fecha:Lunes, 9 de Septiembre, 2013  04:16:56 (+0100)
Autor:luz diana rivera lopez <pacarinapacha @.....es>




Los due√Īos de los fertilizantes en Colombia

De las 1.150 compa√Ī√≠as registradas para comercializar estos productos, seis concentran el 92% del mercado. Los precios en Colombia en puerta de f√¡brica superan entre el 30 y 50% el precio mundial.


En el pa√≠s se usan casi 500 toneladas de agroinsumos por hect√¡rea de tierra cultivable. / El EspectadorEn el pa√≠s se usan casi 500 toneladas de agroinsumos por hect√¡rea de tierra cultivable. / El Espectador
En medio del paro agrario, que lleva tres semanas, a los campesinos se les ha escuchado una queja com√ļn: el precio de los agroinsumos. Su reclamo se basa en un dato concreto: lo que se paga en Colombia por cada kilo de fertilizante est√¡ 50% por encima de la cotizaci√≥n internacional. ¬¿Por qu√© sucede? ¬¿Qui√©nes son los due√Īos de este negocio en el pa√≠s? Al evaluar los datos de importaci√≥n de los tres insumos b√¡sicos para las diferentes marcas de fertilizantes del mercado, urea, fosfato diam√≥nico (DAP) y cloruro de potasio (KCl), el resultado es que seis empresas controlan el 92% del mercado nacional.
Seg√ļn el Ministerio de Agricultura, los tres productos son b√¡sicos para la elaboraci√≥n de fertilizantes, pero son importados. A partir de la mezcla de urea, fosfato diam√≥nico y cloruro de potasio, m√¡s otros aditivos, se producen 3.600 clases de fertilizantes en Colombia. La importaci√≥n de los insumos es un negocio multimillonario. Basta un dato para probarlo. Seg√ļn informaci√≥n del portal www.dataexim.com, el a√Īo pasado ingresaron 516.000 toneladas de urea, 422.000 toneladas de potasio y 70.000 toneladas de fosfato.
Si a las anteriores cifras se suma la importaci√≥n de mezclas de estos productos, que alcanzaron las 342.000 toneladas, en total llegaron al pa√≠s casi 1,4 millones de toneladas de fertilizantes b√¡sicos, a un costo (incluyendo flete) de casi US$708 millones, es decir, casi $1,4 billones. En concreto, fueron 789 operaciones de importaci√≥n que reportaron como procedencia Alemania (25%), Rusia (18%), Canad√¡ (8%), China (5,4%), Chile (5,3%) y Venezuela (5%). Curiosamente, el 40% de las compras se realizaron en para√≠sos fiscales como Islas V√≠rgenes, Suiza, Panam√¡, Bahamas, Antigua y Barbuda, entre otros.
A pesar de que un centenar de empresas importaron los insumos b√¡sicos de los fertilizantes, entre las firmas Mon√≥meros Venezolanos, Ecof√©rtil, Abocol S. A., Preciagro, Yara y Nutrici√≥n de Plantas se concentr√≥ casi el 92% de la oferta nacional. Estas empresas importaron 1,3 millones de toneladas por casi de $1,3 billones. De conformidad con los balances financieros reportados a la Superintendencia de Sociedades, entre las seis empresas sumaron ingresos operacionales por $1,2 billones. Sus ganancias alcanzaron $9.000 millones.
De las seis empresas, la que mayor representación tiene en Colombia es Monómeros Colombo-Venezolanos que, junto con su filial Ecofértil, concentra el 37% de la oferta. Ambas firmas son controladas por el gobierno de Venezuela. Paradójicamente, a pesar de sumar ingresos en 2012 por $750.000 millones, a 31 de diciembre las dos sociedades reportaron pérdidas por casi $7.000 millones. Las dos empresas son recordadas en el país por polémicas donaciones que realizaron en 2008 a actividades sociales con conexiones políticas.
Por un lado, las que hizo Ecof√©rtil S. A. por $6.000 millones a dos fundaciones, supuestamente para ‚Äúatender programas y proyectos sociales‚ÄĚ, pero que fueron motivo de investigaci√≥n porque algunos de sus beneficiarios ten√≠an l√≠os con la justicia. De igual forma, por la misma √©poca, cuando se conoci√≥ que la empresa Mon√≥meros, por orden del gobierno venezolano hizo donaciones para financiar algunas actividades lideradas por la exsenadora Piedad C√≥rdoba, para los acuerdos humanitarios de liberaci√≥n de secuestrados de las Farc.
Brecha en los costos
Las tendencias de importaci√≥n de a√Īos anteriores siguen vigentes en 2013. Por eso, las seis empresas que dominan el mercado definen el precio interno. Sin embargo, al comparar los precios a nivel internacional y lo que tienen que pagar los campesinos en Colombia por un kilo de fertilizantes, los costos internos superan los del exterior entre el 30 y el 50%. Por ejemplo, en diciembre de 2012, un kilo de urea se consegu√≠a fuera de las fronteras en $897. Las sociedades que lo vendieron en Colombia lo hicieron a $1.248
La diferencia es del 40%, y el caso se repite en cualquiera de los insumos b√¡sicos. Por ejemplo, en el caso del potasio, el precio promedio internacional fue de $764, el interno lleg√≥ a los $1.223 por kilo, una diferencia del 60%. El fosfato se pag√≥ a $681 en el exterior y en el pa√≠s a $1.489. El sobrecosto alcanz√≥ el 118%. Para los campesinos, estas diferencias inciden mucho en la rentabilidad del campo, porque para abonar una hect√¡rea de tierra ellos tienen que invertir hasta el 30% del total de los costos m√≠nimos de producci√≥n de sus cultivos.
En el caso de la producci√≥n de arroz, algod√≥n, papa y ma√≠z blanco, por ejemplo, los precios de los fertilizantes representan entre el 20 y el 30% de sus costos. Por el lado del caf√©, el cacao, la palma y la ca√Īa panelera, van desde el 15 hasta el 30%. Razones suficientes para que los campesinos le insistan al Gobierno para que ejerza un control directo sobre los precios de los fertilizantes para evitar los referidos sobrecostos. Sin embargo, no es una petici√≥n nueva. Desde 2006 el Ministerio de Agricultura monitorea los precios de los agroinsumos, pero no interviene para corregir.
El reclamo de los campesinos no prospera debido a que, seg√ļn un estudio sobre el mercado de agroinsumos hecho en 2007 por la firma Econometr√≠a, en el pa√≠s hay suficiente competencia y oferta de fertilizantes. En consecuencia, en criterio de las autoridades, no existen razones para ‚Äúimponer un r√©gimen de libertad regulada de precios‚ÄĚ. Adem√¡s, aseguran que no existen empresas dominantes con capacidad para manipular precios. Los datos de las importaciones de los √ļltimos a√Īos parecen demostrar todo lo contrario. 
En dicho estudio, elaborado en 2007 para establecer ‚Äúbases para una pol√≠tica de precios‚ÄĚ, qued√≥ escrito que los insumos b√¡sicos para fertilizar la tierra (urea, fosfato y potasio) equivalen al 80% del negocio de los agroinsumos en Colombia. Frente al incremento constante de los precios, el documento lo justific√≥ afirmando que obedec√≠a al exceso de la demanda mundial. Incluso, se√Īal√≥ en uno de sus apartes, en ocasiones el precio en Colombia se qued√≥ corto frente a la cotizaci√≥n internacional.
Lo cierto es que los fertilizantes de la discordia son b√¡sicos en la agroindustria nacional, porque los suelos del pa√≠s son √¡cidos. Es m√¡s, Colombia es uno de los pa√≠ses del mundo que m√¡s cantidad de fertilizantes usa por hect√¡rea cultivada. De acuerdo con datos del Banco Mundial, en el pa√≠s se usan 499 toneladas de fertilizantes por hect√¡rea cultivable. Los t√©cnicos del Ministerio de Agricultura sostienen que esa cifra es exagerada y que seguramente hay mucho desperdicio de insumos por inasistencia t√©cnica. Su recomendaci√≥n es hacer un uso m√¡s eficaz para que los campesinos no gasten tanto.
Controlar precios
Seg√ļn informaci√≥n oficial de los papicultores, producir hoy una carga de papa cuesta unos $70.000, de los que un buen porcentaje obedece a los costos de los fertilizantes. Con el agravante de que ingresa papa desde el exterior que los ha obligado a vender a $40.000 la carga. As√≠ no recuperan gastos y su camino es la quiebra. Un sombr√≠o panorama que, en criterio del analista Aurelio Su√¡rez, prueba la necesidad de que el Estado intervenga los precios de los fertilizantes.
‚ÄúAl comparar los valores que deben pagar los agricultores colombianos frente a lo que cuestan en el mundo, se nota una enorme diferencia. Desde la venta de los mayoristas en las puertas de sus compa√Ī√≠as ya existen sobrecostos. A veces alcanzan hasta el 30%. Cuando llegan al agricultor han aumentado casi el doble‚ÄĚ, recalc√≥ Su√¡rez, quien defini√≥ lo que hoy sucede como ‚Äúuna cadena de oligopolios importadores y comercializadores‚ÄĚ. Al agricultor le llegan productos recargados con sobrecostos.
En otras palabras, el precio de los fertilizantes en Colombia representa un factor determinante para la p√©rdida de rentabilidad y competitividad en la agricultura colombiana. Las autoridades creen que el asunto obedece m√¡s a costos como fletes o transporte de los productos. Lo √ļnico claro es que urge un estudio minucioso para establecer por qu√© los precios de los fertilizantes que llegan al pa√≠s son tan altos. Al menos ese es el reclamo m√¡s sentido en el paro campesino. Alguna raz√≥n tendr√¡n. Al menos deber√≠a revisarse por qu√© sale m√¡s barato comprarlos en el exterior que adquirirlos en Colombia.




DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!