Inicio > Mis eListas > ceinpla > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 38 al 39 
AsuntoAutor
pronto Berni
puede interesar... Gustavo
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
CEINPLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 31     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ceinpla] Dragon
Fecha:Martes, 16 de Octubre, 2001  01:15:31 (-0300)
Autor:Carlos Alberto Iurchuk <iurchuk @...........ar>

Estimados Amigos:

Luego de 3 meses reanudo la distribución de los boletines
En esta oportunidad envío los del mes de agosto, esperando
ponerme al día en algunas semanas más con los números de
septiembre y octubre.

Aprovecho para comentarles que mañana miércoles 17 de
octubre actualizaré la página "El Dragón Invisible", la cual
estuvo inactiva durante todo este tiempo.

Carlos Alberto Iurchuk
iurchuk@...

Números anteriores:

Boletín "El Fuego del Dragón"
http://www.geocities.com/dragoninvisible
(Sección "Boletín")

Boletín "Contacto"
http://contacto.cjb.net




_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.



El Fuego del Dragón (Nº 36 - Agosto de 2001)

EL FUEGO DEL DRAGON

BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA

Nº 36 – Agosto de 2001

 

Editado por Carlos Alberto Iurchuk

La Plata – Argentina

iurchuk@netverk.com.ar

"El Dragón Invisible"

http://dragoninvisible.com.ar


Se permite la reproducción parcial o total, por cualquier medio, de los artículos presentados en este boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y al editor del boletín.


 Fenómenos extraños en la base militar de Bobadilla

 

José Manuel García Bautista

Rafael Cabello Herrero

Sevilla – España

fronterades@viautil.com

rac@caymasa.es

 

La base militar de Bobadilla se encuentra ubicada en la provincia de Málaga. Durante mucho tiempo fue una base militar operativa con gran actividad pero no se sabe por qué oscuras razones el Ejército dejó de "usarla", al menos de cara a la opinión pública. Debido a que es regentada por el EA (Ejército del Aire Español) y su actividad es totalmente nula son muchos los que se preguntan las razones de por qué el Ministerio de Defensa se empeña en mantenerla abierta, si – en teoría – no tiene casi ningún uso...

En la década de los años 70, mientras esta base aérea era operativa se registró un raro incidente OVNI en ella. A finales de la década fue fotografiada un escuadrilla de Objetos Voladores No Identificados. Un grupo de aficionados al tema OVNI naturales de la bella provincia de Málaga decidieron indagar en todo este avistamiento y pidieron permiso al máximo responsable para que le facilitaran información sobre la observación ufológica en la zona. El responsable de esa área depositó un amplio dossier sobre el escritorio y solicitó una cantidad económica a cambio... No obstante y pese al materialista interés en este tema, la base militar ha sido y es objeto de numerosos fenómenos relacionados con el tema OVNI en toda a acepción de la palabra.

Los que tenemos la suerte de conocer el lugar donde está enclavada la Base Militar de Bobadilla podemos comentar que esta se halla en un zona montañosa a la que se accede por carretera a través de la N-342 en la que se nos marca un "claro" desvío. Cerca de ella se halla el cauce que desemboca en el embalse de Guadalhorce y que en ella se internan las vías del ferrocarril militar. En ella hoy día aún se registran una gran cantidad de avistamientos de todo tipo y que demuestran tener un especial interés por la zona montañosa que rodea a la instalación militar. No es extraño registrar y poder ver en la noche extraños vuelos de luces sobre las montañas e incluso se llegó a registrar el aterrizaje de uno de esos OVNIs en el lugar. Como testigo de excepción de aquel suceso encontramos al buen investigador malagueño perteneciente a la Asociación EDENEX José Luis Peláez.

Los sucesos relacionados con el tema OVNI no se detienen en simples avistamientos o aterrizajes, también han sido frecuentes extraños encuentros con seres de origen desconocido, tal es el caso de dos jóvenes militares sevillanos que se encontraban de guardia en la instalación ferroviaria bajo túnel existente en la base, uno de estos jóvenes nos comenta su experiencia:

"Mientras se montaba guardia en una descarga de municiones desde un tren de mercancías militares al andén de recogida en el interior de un túnel donde había una iluminación suficiente (un foco sí otro no a lo largo del mismo) mi compañero (un soldado) vio como una extraña forma de 1´20 m de altura y negra bajaba de forma dinámica, fácil y ágil a las vías del tren a una altura de 2 metros. El extraño ser cuando quitamos el pestillo del arma intimidados por la conducta y presencia del ser se giró y miró a ambos, con unos amenazantes ojos rojos. Seguidamente y ante la helada conducta que mantuvimos el ser saltó y desapareció. Se descartó la hipótesis de ningún animal o rata y los dos nos preguntamos si habíamos visto lo mismo siendo coincidentes nuestros relatos al 100 %".

¿Qué fue aquello? Se dice que en esa base militar suceden cosas muy extrañas... Los soldados informaron al superior de guardia a lo que se les replicó un lacónico: "Ustedes no han visto nada". Extraña conducta de un militar con cierto grado ante la noticia de un infiltrado en la base... ¿o quizás conocía la presencia de este ser?

No es el único encuentro que se ha mantenido con seres de esta apariencia, son muchos los relatos de los jóvenes soldados que afirman haber visto en esta instalación a un pequeño ser de 1´20 m. de estatura, grandes ojos rojizos, una especia de cresta y que a veces entre los matorrales parece salir de una extraña y repentina luz verdosa.

Recopilando relatos e investigando el caso de los sucesos en esta base y los extraños seres un soldado destinado en cierta ocasión a ella nos relata como capturaron un raro animal:

"Mi compañero que había estudiado veterinaria y era más de campo que la abeja Maya no tenía ni idea de lo que era. Era diferente a todo, una especie de reptil pero sin serlo y que emitía unos ruidos muy raros. Dado el interés zoológico que tenía lo llevamos a los calabozos y lo metimos en una jaula. Hasta allí se personó el oficial de guardia y se hizo cargo del bicho. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando por la noche aterrizó un helicóptero oscuro y sin distintivos en la base. Según nos comentaron compañeros de guardia en esa zona, bajaron tres militares, cogieron la jaula y se llevaron al animal. No hubo parte y registro de entrada de aquella "visita". El animalillo parecía un pingüino reptiloide, con fuertes mandíbulas y garras, pero debía ser una cría ya que era aún muy pequeñito (unos 35 a 40 cm)". Juzguen ustedes mismos pero es un relato incuestionable como el resto de lo que llevamos narrado.

También son comunes las observaciones de extraños helicópteros negros (¿les suena de algo?) volar por la zona con total impunidad y parece que con el beneplácito de las autoridades militares...

A veces se han visto extrañas esferas luminosas volando a muy baja altura, han podido ser observadas por los militares de la base. De un diámetro de unos 90 cm flotan y se pasean por el exterior e interior de la base a su antojo, no hacen ruido pero destacan en la oscuridad de la noche. A la mañana siguiente y tras inspeccionar los lugares por los que la esfera se paseó sólo se obtiene el mudo testimonio de unas cuantas matas chamuscadas sin saber el motivo.

Son frecuentes en los barracones observar extrañas sombras y luces e incluso extrañas formas humanoides luminiscentes que en no pocas ocasiones han estado a punto de ocasionar la apertura de fuego por parte de algún soldado de la base. Suceso que nos recuerda en demasía de haberse producido al lejano de 1976 en la Base de Talavera la Real o el más cercano de 1998 en la Base de Morón de la Frontera.

Aún son muchos los que se preguntan las razones de por qué esta base todavía sigue abierta. Hoy día sólo es usada como polvorín o arsenal militar, con entrada de tren en base y túnel de protección. Con extrañas dependencias bajo el contundente letrero de "PROHIBIDO EL PASO" incluso para los militares de guardia en la zona. ¿Qué ocurre en Bobadilla?

Los casos como los de Morón de la Frontera no han hecho más que abrir la caja de Pandora a estos dos investigadores sobre los extraños acontecimientos que se producen en las bases militares del sur donde aún hay mucho secretismo y actividades secretas que todavía están muy lejos de ser divulgadas abiertamente al gran público. Son muchos los dossier acumulados y que nos han llegado desde que comenzamos esta investigación allá sobre el lejano mes de mayo del pasado año. La publicación en el especial de Más Allá sobre OVNIs ha ayudado a que los implicados nos cuentes aún más experiencias y que se ensanche este dossier del que este nuevo relato sobre sucesos en una nueva base no es más que una nueva parte del mismo. En nuestro país hay unas bases muy delimitadas que forman entre todas un solo cuerpo de experiencias ufológicas y conectadas todas bajo la pesada losa del silencio militar...


¡Alto en nombre de la Ley!: Ovnis y Policías

 

Scott Corrales

Bradford – Estados Unidos

lornis@aol.com

 

[Nota de Carlos Alberto Iurchuk: Artículo publicado en el boletín "Inter Alia" número 26.]

 

Parece casi inevitable que los policías siempre figuren entre los primeros en ver OVNIS.

El 31 de julio de 1965, el policía Lewis Sikes presenció un ovni sobrevolando el poblado de Wynnewood, Oklahoma (EUA), a la 01:00 hrs. Según el informe rendido a sus superiores, el extraño aparato ostentaba luces blancas, rojas y azules, volando a una altura estimada de 8.000 pies. Los radares principales de las bases aéreas de Tinker y Carswell rastrearon el intruso exitosamente en sus pantallas, siendo el primer caso en que un no-identificado presenciado por un miembro de los servicios uniformados había sido confirmado por los radaristas.

Pocos días después, los patrulleros Dave Lowe y Eddie Roberts se encontraban de guardia en las afueras de Caldwell, Kansas, cuando se enteraron por la radio de su carro patrulla que un par de insólitos objetos voladores habían sido vistos poco antes y parecían encaminarse directamente hacia Caldwell. El patrullero Lowe no tardó en detectar un objeto ovalado "más fulgurante que cien reflectores" mudando colores del rojo al blanco y al verde azulado, volando a una altura estimada en los 300 pies. Aunque ambos agentes quedaron profundamente consternados por el fenómeno desconocido, no tardaron en recuperarse e iniciar la persecución, sirenas quebrando el silencio de la noche campestre, pero el OVNI ya había desaparecido para entonces.

Tampoco cabe duda que el agente Roy Beck jamás podrá olvidar aquellas horas en la madrugada de septiembre de 1949 ó 1950, cuando un OVNI sobrevoló la Penitenciaria Estatal de Ohio. En un ejemplar del cuaderno Ohio UFO Notebook #12, Beck narró la aparición de un extraño objeto celeste – más grande que el patio de la impresionante cárcel estatal – que repentinamente surgió de la nada a eso de las tres de la madrugada, volando a menos de cien pies sobre los muros de la prisión. Según el testigo, el objeto guardaba el aspecto del platívolo clásico – dos platos soperos colocados de cara a cara, con un segmento central que parecía girar y "cubierta superior" dotada de claraboyas.

Cuando el objeto voló lentamente sobre el muro sur de la penitenciaria, apunta Beck, su cubierta inferior adquirió cierta translucidez y los centinelas de la prisión llegaron a ver las siluetas de seres humanoides desplazándose dentro del objeto. Sobrecogidos por el espectáculo, los centinelas tuvieron la impresión de que la tripulación de la supuesta cosmonave les estaba mirando... tal vez con malas intenciones. Cundió el pánico entre los guardias, quienes no tardaron en repartirse las metralletas.

Pero lo que bien pudo haber sido conocido en la ufología como "el tiroteo en la penitenciaria de Ohio" no llegó a producirse, dado que Beck poseía suficiente don de mando como para hacer que los atemorizados guardias no disparasen sus armas automáticas contra el objeto, que permaneció sobre la penitenciaria por unos minutos más antes de desplazarse del lugar a velocidades vertiginosas.

Los anteriores incidentes constituyen meramente una muestra de las docenas de encuentros entre la uniformada y lo desconocido en los albores de la actividad OVNI en nuestro siglo. Como veremos a continuación, lo mejor estaba por venir.

 

Un secuestro en Ashland

 

Algo le pasó al patrullero Herb Schirmer en la madrugada del 3 de diciembre de 1967 mientras que realizaba sus labores de vigilancia en los alrededores de Ashland, Nebraska. De 21 años de edad y ya veterano de la Marina, Schirmer no tardó en darse cuenta que algo andaba mal en la silenciosa madrugada en los alrededores de Ashland: Al pasar cerca de un rancho de la localidad, había visto un toro arremetiendo contra las rejas, visiblemente espantado por alguna causa desconocida. A eso de las dos y media de la mañana, mientras que escuchaba informes sobre un accidente de transito por la radio, Schirmer se fijó en lo que parecía ser un vehículo averiado en la cuneta. Pero al acercarse al supuesto vehículo, llegó a ver que este presentaba luces rojas parpadeantes y que, de hecho, parecía estar subiendo una colina.

Claramente consciente de la extraña situación, Schirmer decidió solicitar ayuda a la comisaría por radio – descubriendo que el aparato que funcionaba a la perfección hacia sólo minutos estaba completamente muerto.

Para estas alturas, Schirmer podía ver claramente que su "vehículo averiado" era un artefacto con la forma de una bola de fútbol americano y de color plateado, con luces parpadeantes. El atónito policía rural llegó a ver como el aparato producía patas telescópicas que salían del fondo de su fuselaje y hacían contacto con la tierra.

Schirmer comenzó a sentir miedo. Su impulso inicial, comentaría posteriormente a los investigadores del caso, consistió en cambiar de marchas y abandonar el lugar a toda prisa, pero una fuerza desconocida le impidió tomar acción alguna – salvo la de permanecer mirando directamente hacia el frente, contemplando con pavor la manera en que siluetas extrañas se bajaban del artefacto.

Durante una sesión de hipnosis en 1970 realizada por Loring Williams en Des Moines, estado de Iowa, Schirmer pudo recordar que uno de los ovninautas humanoides disparó un gas verdoso hacia el carro patrulla antes de apuntar un objeto resplandeciente a los ojos del policía a través del parabrisas. Otro de los tripulantes del artefacto le tocó directamente detrás de la oreja, causando una sensación transitoria de dolor, tras el cual Schirmer salió de su automóvil mecánicamente y pasó a ser interrogado por los supuestos extraterrestres.

Uno de ellos apuntó el dedo hacia una pequeña central eléctrica al lado del camino rural, preguntando si se trataba de "la única fuente de energía" disponible. También le preguntaron si "alguna vez abriría fuego contra una nave espacial". El mismo ovninauta le preguntó al policía si le gustaría subir al vehículo para verlo por dentro: Schirmer aceptó la oferta y subió la gélida escalerilla de acceso al artefacto.

Contrastando directamente con los insensibles y mecánicos "Grises" que abarrotan los casos de encuentros con extraterrestres en la década de los '90, los "anfitriones" de Schirmer se mostraron sumamente amables, ofreciendo explicaciones, con lujo de detalles, sobre sus sistemas de propulsión, el propósito de sus furtivas actividades en la Tierra, y la ubicación de sus bases en nuestro mundo. La descripción ofrecida por el policía acerca del interior de la nave recuerda mucho al plato de la serie Viaje a las Estrellas: asientos, ordenadores con alegres luces parpadeantes (¡y cintas magnéticas!) y pantallas de visualización.

Los ovninautas advirtieron al policía que no debía divulgar lo que le había sucedido esa noche y le instaron a crear una mentira para salir del paso. Le escoltaron al fondo de la escalerilla, haciendo gestos para que regresara a su carro patrulla. Schirmer recuerda haber visto una luz roja salir del fondo de la nave, acompañada por un zumbido, en lo que la nave despegaba y salía disparada hacia el espacio, perdiéndose de vista "como una estrella fugaz".

Las experiencias de Herb Schirmer llamaron la atención del Dr. Leo J. Sprinkle, en la Universidad de Colorado en Boulder. Este interés le llevo a hipnotizar al patrullero en 1968 en la presencia de miembros del celebre "Comité Condon".

Aunque Herbert Schirmer no recibió el hostigamiento padecido por el policía Lonnie Zamora tras el incidente de Socorro en 1965, la magnitud de su experiencia con lo desconocido bastó para interferir con su deber como agente de la ley, y renunció a la policía poco tiempo después. De acuerdo con el investigador y autor Warren Smith, quien colaboró estrechamente con Schirmer durante las sesiones de hipnosis, el ex-policía se fue a trabajar con una empresa envasadora. Todo le iba bien en su nuevo trabajo hasta que se presentaron unos hombres – aparentemente agentes federales – a dialogar con el jefe de Schirmer, advirtiendo que el ex-policía "era de los que veían OVNIS" y por consiguiente, poco estable. Tales episodios le costaron a Schirmer no sólo su trabajo con la envasadora, sino muchos más en el futuro.

 

Persiguiendo OVNIS en Michigan

 

El 12 de marzo de 1980, seis agentes de patrulla del estado de Michigan se convirtieron en protagonistas involuntarios de un incidente OVNI que les espantaría por muchos meses. Su experiencia comenzó cuando una llamada anónima advirtió a las autoridades sobre la aparición de un resplandeciente OVNI de grandes dimensiones que volaba sobre el pequeño poblado de Gladstone. La llamada, originalmente hecha al cuerpo de la policía estatal (State Troopers, en inglés) fue referida a la policía de Gladstone, en donde los agentes David Marlin y Mark Hager respondieron a la llamada, llegando justo a tiempo para ver un objeto con luces verdosas que permanecía inmóvil en el aire. Si bien los policías se daban cuenta que no se trataba de un objeto hecho por el hombre, decidieron perseguirlo justo cuando el aparato se puso en movimiento, para así poder verlo mejor.

En cuestión de segundos, Marlin y Hager se enfrascaron en una persecución OVNI a una velocidad en exceso de 100 millas por hora por espacio de treinta millas, mientras que el artefacto desconocido cambiaba colores del verde al anaranjado. A estas alturas, los patrulleros solicitaron refuerzos por radio, y dos alguaciles de la comisaría local se integraron a la persecución. Pero la eficiencia policíaca no estaba a la altura de las insospechadas capacidades del objeto, que efectuó un viraje repentino de 90º y desapareció en otra dirección. Decepcionados, los agentes del orden público regresaron a su cuartel, donde enfrentaron un bombardeo de preguntas – no tan sólo de sus jefes, sino de estaciones de radio, cadenas de televisión y las organizaciones OVNI que se habían enterado del evento.

 

¡Vigilen su planeta!

 

La bitácora del cuartel de la policía lo decía todo: un evento sobrenatural había tomado lugar en las cercanías de Ridgeway, Pennsylvania, y el agente encargado de la investigación había anotado lo siguiente en su puño y letra. A las 20:30 horas del miércoles, 28 de noviembre de 1994, varios ciudadanos habían llamado al cuartel, alegando haber escuchado detonaciones ensordecedoras que parecían "fuego de cañón" o "interceptores rompiendo la barrera del sonido". Un carro de la policía había sido despachado a la cima de Boot Jack Hill, donde también se había visto el fenómeno luminoso que acompañaba a las insólitas explosiones, y los patrulleros no descubrieron "escombros, cañones ni OVNIS" en el lugar.

Pero lo curioso es que el informe policial manifiesta que los agentes notaron la existencia de "condiciones atmosféricas sumamente extrañas" en la cima de Boot Jack Hill, pero no fueron capaces de identificarlas. Algo raro había sucedido en el tope de aquella colina esa fría noche de noviembre, pero no habían sido capaces de identificarlo. Desde aquel entonces no se han vuelto a mencionar las extrañas luces de Boot Jack Hill; la prensa local descartó el evento como producto del aura boreal, que puede verse en Pennsylvania bajo condiciones sumamente extraordinarias, pero al leal saber y entender de quien esto escribe, dicho fenómeno luminoso no hace sonidos parecidos a descargas de cañón ni la ruptura de la barrera del sonido.

Los cuerpos policíacos a nivel municipal y local representan la primera fila de observadores competentes que entra en contacto con los fenómenos desconocidos. Los testigos civiles levantan el teléfono casi instintivamente para comunicarse con state troopers en EUA, la gendarmerie en Francia o con los carabineri en Italia cuando han visto seres de aspecto estrambótico bajar de esferas luminosas para tomar muestras de tierra, o cuando un enorme monstruo peludo les bebe el agua de sus piscinas. Sin embargo, la queja común de los testigos de OVNIS y de otros fenómenos extraños es que sus fuerzas policíacas se muestran poco interesadas en atender sus alegatos, o que muestran poca voluntad en meterse en casos que envuelven lo extraordinario. Afortunadamente, los habitantes de la villa francesa de Montreal en la región de Aude contaron con el pleno apoyo de su gendarmerie cuando aparecieron luces misteriosas en los bosques que rodeaban la aldea durante el lluvioso mes de febrero de 1974.

Un carro patrulla lleno de gendarmes, encabezados por un lugareño que había presenciado las luces enigmáticas, se enfrentó a dos enormes objetos de color rojo – descritos por uno de los policías como "parecidas a los pilotos traseros de un auto" – en medio de un campo baldío. Los objetos se movían al ras del suelo, ocasionalmente lanzándose hacia arriba antes de regresar a sus posiciones originales. Los policías galos no hicieron el intento de acercarse al objeto, ya que no estaban dispuestos a manejar el único carro patrulla de su cuartel a través del lodazal. Lo que sí hicieron fue pedir refuerzos: treinta policías adicionales de una circunscripción vecina.

En el trascurso de las siguientes noches, la pequeña villa de Montreal se llenó de reporteros, vecinos curiosos, y forasteros atraídos por los eventos que se producían en el campo baldío. A fin de cuentas, las autoridades se aferraron a explicaciones simplistas como "granjeros sembrando sus campos de noche" (¿en febrero?) y "furtivistas" (¿en un yermo?) como respuesta a las extrañas luces rojas.

 

Frente a frente con el Fenómeno

 

Según un artículo de prensa aparecido en el periódico puertorriqueño De Todo Carolina, firmado por Carlos Gutiérrez y Leo Fernández, el año 1995 presenció uno de los encuentros más sorprendentes entre los agentes del orden público y lo desconocido.

Durante cierta fecha (que no se facilita) de ese año, un helicóptero perteneciente a la división FURA (Fuerza de Reacción Rápida) se vio envuelto en un incidente OVNI en los cielos sobre el islote Caja de Muertos en la costa sur de Puerto Rico. Según lo manifestado por Gutiérrez y Fernández, un alto oficial de la policía y un funcionario que viajaban entre las ciudades de Ponce e Isabela se fijaron en un objeto cilíndrico resplandeciente que flotaba sobre el diminuto islote. Sospechando que pudiese tratarse de alguna operación relacionada con el narcotráfico, el funcionario anónimo ordenó que un helicóptero de la FURA se dirigiese al lugar en cuestión.

Cumpliendo con las órdenes recibidas, el helicóptero policial y su dotación de personal se dirigieron hacia Caja de Muertos para descubrir que el resplandeciente cilindro no sólo no era parte de algún transbordo de drogas, sino algo completamente fuera de este mundo: un OVNI de dimensiones prodigiosas que comenzó a realizar una serie de maniobras de alta velocidad que pasmaron a los testigos. En cuestión de segundos, el enigmático objeto se colocó directamente en frente del helicóptero, cuyos mandos quedaron inoperables. En pleno desafío de la gravedad, el aparato de la FURA quedó suspendido en el aire por efecto del objeto desconocido.

Los pocos segundos que duró la experiencia parecieron trocarse en horas de pavor para los policías, quienes ya imaginaban que su helicóptero chocaría vertiginosa y mortíferamente contra las verdes aguas del Caribe. Pero el objeto desconocido se alejó instantáneamente del lugar, devolviendo los controles a piloto. Consternados, los policías decidieron realizar un aterrizaje de emergencia en el cercano aeropuerto de Mercedita, donde la inspección posterior al vuelo reveló que una de las turbinas del aparato de la FURA se había quemado por completo.

Después de los hechos, los periodistas consiguieron entrevistarse con el superintendente de la policía, Pedro Toledo, quien les aseguró que no se le había comunicado informe alguno sobre un encuentro entre miembros de la uniformada y los temerarios objetos voladores no identificados.

 

Resumiendo

 

Cuando la versión en inglés de este artículo ("Cops and Saucers") apareció en la tristemente desaparecida UFO Files, su director, el jocoso Tim Beckley, me dijo: "No te preocupes, que tenemos cientos de fotografías de policías y ovnis en nuestro archivo – hasta fotos de policías comiendo rosquillas durante los avistamientos". Se trataba, claro, de un chiste relacionado con el gran apego de los policías norteamericanos hacia los establecimientos que venden donuts. Pero los archivos policíacos siempre han representado – y seguirán representando – la primera fuente de datos sobre cualquier incidente sobrenatural. La importancia que se le da al policía como "observador calificado" no es poca cosa. Si podemos confiar en las facultades de observación de un agente durante un accidente de transito o peor aún, después de un atraco, escalamiento o asesinato, ¿por qué no confiar en sus facultades para describir lo desconocido?

En mi opinión, nunca se ha escrito lo suficiente sobre la ayuda aportada por los comisariatos a nivel condadal en EUA a los investigadores de lo insólito. Aunque dicho apoyo no provenga de un interés mutuo en el misterio, existe siempre el deber y el interés por parte de las autoridades de resolver lo intrigante – ya se trate de esclarecer el verdadero origen de una luz desconocida, una criatura extraña, o hasta un caso de poltergeist.

 

Tres casos argentinos

 

[Nota de Carlos Alberto Iurchuk: En Argentina son muchos los casos de encuentros con OVNI por parte del personal policial. A modo de ejemplo, y como complemento al artículo de Scott Corrales, publico a continuación tres casos, incluyendo uno que forma parte de los "clásicos"argentinos.]

 

27/07/1968 – Olavarría (Buenos Aires) – 02:00

 

La policía dispara contra los tripulantes de un platillo volante

 

BUENOS AIRES, 29.-Efectivos de la Policía provincial dispararon ráfagas de ametralladoras contra los tres tripulantes de un platillo volante que aterrizó esta madrugada en las cercanías de un aeropuerto, según informa el diario "El Popular", de la ciudad de Olavarría.

 

(EFE) Era poco después de las dos de la madrugada y una extensa zona, que cruza el arroyo Tapalqué, quedó iluminada por un fuerte resplandor, acompañado de un extraño zumbido cada vez más intenso. Un cabo de la Policía que en ese instante procedía a relevar a un compañero en la guardia, advirtió asombrado, el raro fenómeno. Apresurado. y con cuatro testigos más, informaron a un oficial de servicio, quien los autorizó a efectuar una recorrida de investigación. Armados con ametralladoras y en un jeep, se dirigieron al lugar del suceso. Una vez allí comprobaron con sorpresa, y a pocos metros de altura, las evoluciones de un objeto ovalado, plano y con unas cortas patas en los bordes, que emitía destellos multicolores a su paso. De pronto, y a una vertiginosa velocidad giró en forma vertical, para luego posarse cerca de unos arbustos detrás de la pista de aterrizaje de aviones que utiliza la fuerza militar en casos de emergencia.

La potente luz pareció disminuir, y al lado del disco volador, ahora más silencioso, estaban parados tres extraños seres que median más de dos metros y llevaban puestos uniformes plateados. Estos, con pasos lentos, dando la impresión de poca estabilidad, hicieron ademán de avanzar hacia la guarnición militar. El cabo de Policía, sorprendido y temeroso trató de detener a los tres tripulantes del platillo volante, disparándole una ráfaga de ametralladora sin dar, afortunadamente, en el blanco. Luego, mientras los desconocidos personajes alzaron la mano, mostraron una pequeña bola iluminada, todos los testigos se sintieron invadidos por una sensación de desgana y cansancio, incapacitados para utilizar las armas.

Por último – agrega el periódico – los ocupantes de la nave subieron a la misma ,y a gran velocidad, en zigzag, se alejaron y entonces los representantes recuperaron sus facultades. Inmediatamente el grupo de Policía retornó a Olavarría, donde dio cuenta del suceso.

 

14/06/1997 – Victorica (La Pampa) – 2:05

 

Un seguimiento de 13 kilómetros

Tres policías vieron luces raras en el cielo

 

Fabián García

Diario "Clarín"

Buenos Aires – Argentina

18 de junio de 1997

 

(Santa Rosa. Especial).- Tres policías, entre ellos un subcomisario, observaron el sábado a la madrugada una luz que los sobrevoló mientras viajaban en camioneta por un camino rural que cruza un monte de árboles de caldén, cerca del pueblo de Telén.

El miércoles anterior, dos viajantes de comercio habían contado en la comisaría de Telén, 180 kilómetros al oeste de Santa Rosa, que una luz de color celeste los siguió durante 50 kilómetros, casi hasta la entrada del pueblo.

Los policías observaron la luz a las dos y cinco del sábado. "El cielo estaba estrellado, con pocas nubes y sin luna", dijo a Clarín el subcomisario David Gallego, que manejaba la Ford F-100 de la Policía provincial. Con Gallego iban el oficial ayudante José Cerna y la sargento Pilar Badal.

 

Luz anaranjada y viento fuerte

 

"A unos 500 metros de la salida de Victorica (una localidad a 13 kilómetros al este de Telén) vimos cómo un objeto que despedía una luz anaranjada aparecía por sobre las copas de los caldenes. Me pareció que en ese momento comenzó a soplar un viento muy fuerte", recordó Gallego.

Según su versión, la luz tenía la forma de la parte superior de una copa ancha y era de color naranja. Por arriba la atravesaba un haz de luz blanco y por debajo despedía una luz blanquecina que iluminaba los árboles.

En cuanto vieron la luz, Gallego tomó el aparato de radio y se comunicó con la comisaría de Telén, donde lo atendió el agente Ramón Masin, de guardia. "Subite al palomar, que es lo más alto que tenés, y fijate si ves lo mismo que nosotros", le dijo el subcomisario. Mestre le respondió: "Yo veo una luz, pero no la veo muy bien".

Telén está en una zona límite con el caldenar. Si se une Telén con una línea imaginaria con los parajes Colonia La Pastoril y Jagüel del Monte, se forma un triángulo de aproximadamente 45 kilómetros de lado en el que, según el relato de los pobladores, habitualmente se ven luces en el cielo.

"Como tengo familia en el oeste, siempre escuché hablar de apariciones -dijo el oficial Cerna, todavía nervioso-. El sábado no podía reaccionar, ni pensar. Sólo atiné a mirar y mirar."

 

05/2001 – Cachi (Salta) – 03:00

 

Misterio en Cachi

Dos policías dicen que fueron seguidos por un inmenso OVNI

 

Diario "El Tribuno"

Salta – Argentina

17 de Julio de 2001

 

Dos policías juran haber sido seguidos por más de una hora por un OVNI en la recta Tin Tin.

 

Dos policías de la comisaría de la localidad vallista de Cachi, aseguraron ayer a El Tribuno haber sido seguidos durante más de una hora por un gigantesco objeto volador no identificado. "Era una cosa enorme, de unos 20 metros de radio y de una luminosidad intensa. Se puso al lado de nosotros y nos acompañó durante más de una hora. Primero sentimos curiosidad, luego pasamos a la excitación pero finalmente fuimos víctimas del terror: la nave o lo que haya sido, se colocó delante de nosotros, sobre la ruta y en ese momento las luces del móvil se apagaron, la dirección no respondió y el motor quedó muerto. Eran cerca de las cuatro de la mañana", contó Ramiro Corimayo, oficial ayudante, de 27 años.

El hecho, se produjo hace aproximadamente dos meses aunque los protagonistas se decidieron a hablar recién ahora.

"Fue una experiencia tan extraordinaria, tan fascinante y a la vez tan insólita que preferimos guardar silencio para que no nos creyeran locos", dijo Corimayo. "Pero cuando supimos que el montañista local Antonio Zuleta había logrado una filmación de un objeto parecido al que observamos nosotros, es que decidimos dar a conocer lo que vivimos. Vimos la filmación y, en realidad, "la cosa" era muy similar a la que tuvimos la suerte de ver", puntualizó el oficial.

 

El relato

 

Corimayo, hizo el siguiente relato del "encuentro cercano del tercer tipo": "Habíamos recibido la orden de trasladar a un detenido a la ciudad de Salta y la llegada estaba prevista para la hora 8. Salimos de Cachi alrededor de las tres de la mañana. El móvil 301, una camioneta Isuzu de la comisaría de Cachi, iba al comando del sargento Daniel Humberto Flores, de 40 años. Cuando tomamos la ruta 33, pocos minutos después observamos cerca de los cerros una luminosidad extraña. Como una estrella pero muchísimo más grande. La miramos insistentemente – el detenido y un agente iban en la caja de la camioneta, cerrada por una carpa – pero no dijimos nada. Sin embargo, los persistentes haces de luz que emergían desde aquella luminosidad, nos hicieron comprender que no se trataba de un objeto celeste común. Intermitentemente, despedía "chorros" rojos, amarillos, violetas y verdes.

"Poné la baliza", le dije a Flores cuando ingresábamos a la recta de Tin Tin. El chofer lo hizo y en pocos segundos y para asombro nuestro, lo que sea que haya sido eso, se desplazó hacia nosotros ubicándose a nuestro lado y a unos 300 metros de distancia. Era enorme, de unos 20 metros de radio. La luz era tan intensa que no nos permitía ver su consistencia, aunque curiosamente y pese al poder que parecía tener, no nos encandilaba. Todo se iluminó a nuestro alrededor. La claridad era total. Era algo hermoso.

Seguimos avanzando y el OVNI hacía lo propio. La noche era fría pero abrimos las ventanas para tratar de escuchar algún ruido. Nada: era silenciosa.

"Pará un segundo", le dije al chofer. Quería observar mejor, tratar de ver algo más. Determinar su estructura o consistencia. Fue imposible. Sólo logramos percibir que se trataba de luz y nada más que luz, aunque pudimos advertir que era redonda".