Inicio > Mis eListas > ceinpla > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 26 al 39 
AsuntoAutor
Dragon Carlos A
Contacto Carlos A
Dragon Carlos A
Contacto Carlos A
Novedades en Años noterres
Felicidades Rodolfo
Fw: Al Filo de la Gustavo
Al Filo de la Rea Gustavo
Al Filo de la Rea Gustavo
Boletín Informati Gustavo
novedades en Año s José Ant
Al Filo de la Rea Gustavo
pronto Berni
puede interesar... Gustavo
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
CEINPLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 35     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ceinpla] Dragon
Fecha:Miercoles, 31 de Octubre, 2001  19:20:02 (-0300)
Autor:Carlos Alberto Iurchuk <iurchuk @...........ar>

Estimados Amigos:

Envío los boletines del mes de octubre.

Carlos Alberto Iurchuk
iurchuk@...

Números anteriores:

Boletín "El Fuego del Dragón"
http://www.geocities.com/dragoninvisible
(Sección "Boletín")

Boletín "Contacto"
http://contacto.cjb.net





_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.



El Fuego del Dragón (Nº 38 - Octubre de 2001)

EL FUEGO DEL DRAGON

BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA

Nº 38 – Octubre de 2001

 

Editado por Carlos Alberto Iurchuk

La Plata – Argentina

iurchuk@netverk.com.ar

"El Dragón Invisible"

http://dragoninvisible.com.ar


Se permite la reproducción parcial o total, por cualquier medio, de los artículos presentados en este boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y al editor del boletín.


Entrevista sobre Antonio Ribera

Homenaje a Antonio Ribera, fallecido el 24 de septiembre de 2001

 

José Manuel García Bautista

Rafael Cabello Herrero

Sevilla – España

fronterades@viautil.com

racohe@supercable.es

 

Entrevista realizada a Moisés Garrido Vázquez (Huelva) sobre Antonio Ribera, su vida y su obra en los micrófonos de SEVILLA FM RADIO 102.7 para el programa de "FRONTERA DESCONOCIDA".

 

No hace demasiado tiempo, la semana pasada, dejó este mundo un grande de la Ufología Española. Murió Antonio Ribera y no hablar de Antonio Ribera cuando hablamos del fenómeno OVNI en nuestro país es como dejar un banco sin una pata... Murió uno de los precursores de la Ufología en nuestro país, murió una de las grandes almas ufológicas y dejó un vacío imborrable, un vacío difícil de ocupar en todos sus seguidores y amigos, aunque no llegáramos muchos a conocerlo, sí nos sentíamos unidos a él por su saber y Humanidad.

"El enfoque del fenómeno OVNI no se entiende sin el fenómeno mismo, es decir, a lo largo de los años, los famosos OVNIs, platillos volantes, eran objetos vistos en el cielo. No se hablaba entonces de aterrizajes, humanoides y mucho menos de abducciones. Todo esto ha venido después y ha modificado mucho la visión que tenemos del fenómeno. En realidad podría decir que los jóvenes investigadores tienen un espíritu mucho más crítico de lo que lo teníamos nosotros entonces, los pioneros de ayer. Recuerdo ahora a mi entrañable y querido amigo Manuel Osuna de Umbrete, estaba Ignacio Darnaude de Sevilla que aún sigue hoy en la brecha como yo. Pues bien, estos investigadores éramos unos convencidos del origen extraterrestre del fenómeno en cambio, los jóvenes de hoy dudan más, son más escépticos en ese lado, que nadie les quita el rigor científico ya que son muy rigurosos todos ellos. En fin, los tiempos pasan, las modas evolucionan y así estamos..."

Era la visión muy particular que tenía Antonio Ribera del fenómeno OVNI, el misterio del pasado siglo XX y del presente ya que hoy es mañana...

Con nosotros Moisés Garrido, investigador multidisciplinar de Huelva, amigo y conocedor de Antonio Ribera, a quién hay que agradecer infinitamente su disposición para hablar del ufólogo catalán y de su importancia en nuestras vidas. Quién mejor que este investigador para hablar de él, que lo conoció personalmente y cuyo sentimiento hacía el Abuelo de la Ufología española de vaciaba hacía el Infinito.

 

José M. García: Moisés, ¿quién era Antonio Ribera?

Moisés Garrido: Como tú muy bien dices tuve la inmensa fortuna de conocer a Antonio Ribera, desde hacía años mantenía correspondencia y llamadas telefónicas con él, desde el año 84-85, pero fue en las segundas jornadas OVNIs del año 89, celebradas en Vinaroz (Castellón) por Javier Sierra, donde lo conocí personalmente y comprobé como lo que me decían de él era cierto, no sólo destacó como un gran investigador y divulgador de estos temas, a sus espaldas llevaba más de 50 años dedicados a investigar el fenómeno OVNI y paralelos al tema sino que como persona Antonio Ribera era extraordinaria, era humilde, entrañable, sencilla, muy amigo de sus amigos, siempre apoyando a los que comenzaban en estos temas y con una hospitalidad que me demostró en aquella imborrable oportunidad que tuve al visitarlo en el año 93 en su casa de Sant Feliú de Codines en Barcelona. Charlamos de OVNIs, Ummo, abducciones, me enseñó sus primeros trabajos, obras, traducciones y bueno de Antonio Ribera debo de decir que todos hemos sentido su muerte, tenía 81 años y había pasado por tres embolias pulmonares y ésta se lo ha llevado a la tumba. Pero fue un hombre optimista hasta el último día, yo hablé con él a finales de este verano y me decía que estaba muy animado, que estaba ultimando muchas cosas pese a sus achaques, que estaba concluyendo una obra – qué afortunadamente dejó acabada – y que próximamente estará a la venta y me decía que tenía muchos proyectos aún y todavía por cumplir, pese a su edad, ya que tenía la mente perfecta pese a esos 81 años de edad y que se sentía como un joven con una memoria prodigiosa, cosa que demostró en nuestro programa radiofónico de Huelva en una entrevista realizada, y que demostró hasta su último día tener una capacidad intelectual enorme. Nadie ha dado crédito a esta trágica noticia del 24 de septiembre cuando falleció.

José M. García: La verdad es que fue una noticia muy triste, a mí me la anunció el mismo Moisés en conversación telefónica y me dejó helado. El y yo somos muy dicharacheros cuando hablamos por teléfono pero la noticia fue terrible.

Antonio Ribera fue uno de los principales valedores del tema UMMO en sus orígenes con una bibliografía muy amplía y muy importante a nivel nacional e internacional. Moisés, ¿cómo llega Ribera al tema UMMO, qué le impulsa a interesarse por él, cómo se adentra en este complicado tema, qué es para él el tema UMMO?

Moisés Garrido: Pues es curioso ya que él siempre fue muy crítico con el tema contactista, él como bien sabéis se dedicó más de lleno al fenómeno abducción, pero fue a raíz de las célebres fotografía del OVNI de San José de Valderas en Madrid y tras ser publicado por un diario madrileño en el año 67 en la que apareció, en la panza, el clásico emblema de la H cirílica [ )+( ] y entonces se dedicó a recoger algunos informes sobre este controvertido tema. Informes que recibían en Madrid determinadas personas procedentes de unos habitantes de UMMO de un planeta, en teoría, que orbitaría alrededor de la estrella WOLF-424 a 14,3 años luz de la Tierra y recopiló toda la información que recibían estos personajes por vía postal, sobre todo de Madrid y de otros puntos también, y se quedó impresionado de toda la información que contenían esos informes de procedencia ummita y que versaban sobre geología, física, ciencia, astronomía, teología, genética molecular... conceptos muy adelantados para la época y que sorprendió a Ribera. Yo tengo aquí una entrevista realizada por mí hace 10 años para el diario Huelva Información, del 12 de mayo de 1991, en la que en referencia al tema UMMO me decía: "Hay una cosa que es indudable, dura ya demasiado tiempo para que sea una broma, ya que son 30 años los que se llevan recibiendo informes y esto descarta la hipótesis broma. Estos informes son de una gran variedad y una gran riqueza científica, los informes son muy variados por lo que hay que pensar que son varios y no uno sólo ya que algunos están escritos a máquina y otros no. Recibidos por correos unos tratan de cibernética, cosmogonía, biología, etc... detrás parece que hay grandes cerebros. Por un tiempo se pensó que eran un grupo de estudiantes que se divertían enviando este tipo de material pero con el paso del tiempo aún se siguen recibiendo informes y esto es lo sorprendente del fenómeno UMMO. Quizás lo más posible es que fueran extraterrestres y admitir lo que dicen ellos que son: EXTRATERRESTRES". Desde el año 91 para acá se han sabido muchas cosas sobre este tema, sobre todo desde que el psicólogo madrileño José Luis Jordán Peña se atribuyó la autoría de las cartas de UMMO.

Rafael Cabello: ¿Qué visión tenía Antonio Ribera de la Ufología y cuáles eran sus opiniones sobre la Ufología hoy?

Moisés Garrido: Antonio Ribera se había quedado estancado en algunas cuestiones: era un acérrimo defensor de la teoría extraterrestre, estaba convencido de la evidencia física y objetiva del fenómeno de la abducción. A Antonio Ribera lo que le ocurría, aparentemente, es que no le interesaban otros paradigmas más vanguardistas del fenómeno OVNI como por ejemplo la paraufología, trans-ufología, etc... Tampoco era un motivo justificable para dejar de lado a Antonio Ribera y era una cosa que le dolía y lo comentaba en carta, en una de ellas me decía: "Moisés, ya estoy acostumbrado de que la gente se olvide de mí en congresos y publicaciones, se ve que ser el padre de la Ufología en España no es suficiente". Siempre fue muy respetado y ha recibido mucho cariño por parte de todos los investigadores incluyendo los de su generación como Oscar Rey Brea, Marius Lleget, Eduardo Buelta, aquellos pioneros a los que también hay que tener en cuenta, por supuesto. Gente de la segunda generación como Enrique de Vicente, Juan José Benítez, Julio Arcas, etc... para los que era un maestro y gente de la tercera, ya que hay que tener muy en cuenta que Antonio Ribera se identificó mucho con lo jóvenes como Javier Sierra, Bruno Cardeñosa, Josep Guijarro, yo mismo... Aunque Antonio Ribera tenía sus diferencias con esta generación ya que sus integrantes no comulgaban demasiado con la hipótesis extraterrestre, Antonio se volcaba con ellos y le gustaba estar entre ellos. En una carta me decía: "Con los viejos carcamales me aburro soberanamente, sólo saben hablar de sus batallitas y sus achaques... en cambio, con los jóvenes como ustedes me encuentro fenomenalmente, sólo tengo la carrocería un poco abollada por el paso de los años pero me siento joven, muy joven... el espíritu vive fuera del tiempo". Antonio Ribera ha recibido el cariño de muchos de nosotros pero otros lo han dejado de lado, a parte, ha tenido en estos últimos años algunas dificultades económicas debido a que algunas enfermedades, sobre todo en la última década, le obligaron a dejar obras inacabadas de forma que tuvo problemas con el contrato firmado con su editorial... Algunos lo han olvidado, supuestos amigos, y ahora comienzan a darse cuenta de la importancia de Antonio Ribera. En estos últimos años lo pasó muy mal y recibió muy poco apoyo de gente que creía amigos y eso da mucha lástima.

Rafael Cabello: Antonio Ribera tenía una visión de la Ufología que a veces y en su época parecía rozar lo imposible...

Moisés Garrido: Antonio Ribera ha sido un adelantado a su época en el fenómeno OVNI, no hay más que leer sus obras para darse cuenta de ello. En su obra "EL GRAN ENIGMA DE LOS PLATILLOS VOLANTES" – 1966, para mí la mejor, Ribera pone de manifiesto unos conceptos y un rigor científico que actualmente están de actualidad, con un enfoque que muchas obras de hoy no lo tienen. Hoy vivimos en un mundo de prisas, de Internet y a lo mejor no se piensa y reflexiona tanto como él en sus obras. Tengamos en cuenta que él cursó estudios de Filosofía y en sus obras lo pone de manifiesto haciéndose mil preguntas y también en su sensibilidad e interés por el mundo submarino y la mar, cosa en la que era un apasionado y un aventurero y que luego trasladó a la Ufología. Como investigador y como escritor puso de manifiesto una gran imaginación como lo demuestran sus cuentos en catalán. Era un innovador y un vanguardista para su época. Además en el tema OVNI lo llevó a interesarse por el tema astronómico, el mundo submarino, el pasado... recordemos que dirigió la revista "HORIZONTES" entre el año 68 y 71, una revista vanguardista que le llevaban a preguntarse como sería el futuro, un legado que ha dejado ahí importantísimo Antonio Ribera para las generaciones futuras.

Rafael Cabello: Esperemos saber comprenderla. A Antonio Ribera no se le ha tratado bien.

Moisés Garrido: Efectivamente, se le ha dejado de lado y yo creo que es lo que más se le puede echar en cara a la Ufología española hoy. No se le agasajaba, no se le invitaba a Congresos, a escribir en revistas en incluso me decía en otra carta escrita por él que CdU (Cuadernos de Ufología) no lo había invitado a escribir en un monográfico que dedicó esta publicación al tema UMMO y quién mejor que él para hablar de ese tema. Pues no se le dijo nada para que él aportara su granito de arena sobre este tema... su importante granito de arena. Otra cosa es la convicción que tenga cada uno o que él creyera en la hipótesis extraterrestre (HET), lo importante es darle valor a la aportación de Antonio Ribera en la Ufología, todo el conocimiento que a puesto a nuestra disposición en sus obras y no si era o no era demasiado crédulo en sus obras, eso son cosas que entran en las creencias personales que entran más en el corazón que en la mente y eso es lo que muchos han atacado y que no es justo.

Rafael Cabello: Yo tampoco lo veo justo y tampoco me gustó el trato que se le dio a este buen hombre en esos últimos años. Me dolía mucho. Recuerdo en el último congreso de EDENEX este verano del 2001 (Torremolinos) cuando expresó que lo había pasado como un niño...

Moisés Garrido: Yo creo que él era como un niño, pese a su edad era joven, con un espíritu inquieto y un gran sentido del humor. Le gustaban las bromas, contar chistes e ironizar de vez en cuando incluso con sus propias enfermedades, tras pasar una de ellas me decía: "¡¡¡Qué pena Moisés, me he quedado con las ganas de sufrir una experiencia cercana a la muerte para ver como es!!!" Lo que poca gente sabe es que SI sufrió experiencias paranormales desde muy joven incluso una experiencia de Visitantes de Dormitorio (VDD) y premoniciones y me enseñó en mi visita a Sant Feliú de Codines una extraña fotografía en la que se veían formas luminosas y sombras que se asemejaban a perros fallecidos ya que era un gran amante de los animales, los perros y los gatos. También tuvo otras experiencias paranormales pero todas ellas han quedado recogidas, afortunadamente, en un libro póstumo que saldrá próximamente con el título de "LA DIMENSION PERDIDA" y en la que Antonio Ribera pondrá y mostrará todas sus experiencias paranormales y el mundo de la Parapsicología, que él no había tratado hasta antes en sus obras.

José M. García: Aparte de un gran ufólogo se nos ha ido una gran persona cargado de una gran Humanidad, que tenía aficiones por otras muchas cosas, ¿cuáles eran esas otras aficiones?

Moisés Garrido: Anteriormente y la suerte que él tuvo es que estaba criado en una familia de intelectuales, su padre era profesor y cónsul en la embajada de Rumania. También fue periodista y su infancia anduvo rodeado de un ambiente cultural inmejorable y rodeado de libros lo que hizo que encaminara sus pasos hacia las Letras en una carrera. Antonio fue un hombre muy polifacético que encaminó sus pasos a la investigación y la aventura. Se dedicó al mundo submarino y estuvo en el mundo de la traducción durante la Guerra Civil cuando tuvo que dejar sus estudios, llegó a traducir 300 obras durante esta etapa al castellano y muchas de ellas, en los años 50 y 60 tradujo las obras de Jacques Cousteau, el famoso investigador y estudioso francés, ese mundo lo fascinaba y lo sedujo. En el año 53 fundó el CRIS, Centro de Recuperación e Investigaciones Submarinas, la primera entidad dedicada al mundo submarino y sus misterios. Más tarde se enteró de que misteriosos objetos voladores estaban cruzando los Estados Unidos y lo hizo desviar su atención hacía el mismo y de ahí su entrada en la Ufología. En el año 58 fundó el CEI (Centro de Estudios Interplanetarios), pero se interesó también en otros misterios y no sólo en los OVNIs como por ejemplo el Tiempo, él escribió un libro llamado "EN EL TUNEL DEL TIEMPO", y personajes históricos como "LA GALERIA DE LOS CONDENADOS" en la que habla de personajes, enigmas, historia, etc... No obstante, el epicentro de su vida, por supuesto, fue el fenómeno OVNI y después se especializó en el tema de las Abducciones que ha sido sus obras posteriores y ya en lo años 80.

Rafael Cabello: Hablas de sus obras y evidentemente toda ella fue muy importante e interesante, pero tú, ¿cuál recomendarías de todas ellas?

Moisés Garrido: Como he comentado antes, creo que "EL GRAN ENIGMA DE LOS PLATILLOS VOLANTES" es la obra de Antonio Ribera por excelencia y por la importancia de la misma, para muchos es la Biblia de la Ufología española, su obra cumbre escrita en el año 1966 y de suma importancia, en opinión también para gente de la talla de Enrique de Vicente. Su primera obra fue "OBJETOS DESCONOCIDOS EN EL CIELO" de 1961 y también pionera de la divulgación OVNI en España, luego hay otras obras como "PROCESO A LOS OVNIs", "UN CASO PERFECTO" u "OVNIs ANTE LAS CAMARAS" que son obras también muy importantes. En el plano de las Abducciones tenemos "ABDUCCION", "SECUESTRADOS POR EXTRATERRESTRES" o "LAS MAQUINAS DEL COSMOS" y yo destacaría su última obra publicada titulada "CARTA A TRES HEREJES" en la que publica su correspondencia personal con los importantes investigadores franceses Aime Michel y Jacques Vallée y que es de una riqueza absolutamente fascinadora, el propio Antonio me envío esa obra firmada que guardo con gran cariño. En esa obra calificada como una joya se pone de manifiesto todas sus inquietudes, dudas y temores que la hacen única en su género. Yo particularmente la recomiendo a todos. Con respecto a ella también fue entrevistado en nuestro programa de radio en Huelva y fue una charla entrañable y muy amena.

Rafael Cabello: El era siempre muy amigo de sus amigos pero hubo algunas relaciones que no fueron muy amistosas, ¿cómo vivió Antonio Ribera ese tema?

Moisés Garrido: Ocurre en este tema y, lo sabemos muy bien, que a veces nos dejamos llevar por las pasiones. En estos temas hay gente muy crítica hay grupos de ultraescépticos que han atacado muchísimo a Ribera y ha cortado sus relaciones con muchos investigadores y ha mostrado su virulencia contra organizaciones como ARP o Armentía, Félix Ares de Blas, etc... Eso es normal, en este tema las rencillas y las envidias están a la orden del día. Pero Antonio Ribera se dejaba querer y mostraba su cariño, se acercaba en los Congresos a la gente, firmaba sus libros y mostraba su afabilidad. Muchos lo han tratado de atacar pero no han podido ya que se han encontrado a muchos con él, que lo han querido, apoyado y defendido. Ha sido querido por todos incluso por lugares fuera de nuestras fronteras, ha dado múltiples conferencias en todo el mundo y tenía amigos en todo el mundo. Compartir un solo día, unas horas con Antonio Ribera te dabas cuenta de la gran persona que era y como era. Todos sabemos quién es quién en este mundillo y lo cariñoso que era Ribera. No vale juzgar a alguien por lo que creía sobre algo muy puntual sino lo que era y como era como persona y eso es lo que realmente debemos de valorar de Antonio Ribera, que era una gran persona que daba mucho cariño y amistad a todo el que se le acercaba.

José M. García: Estamos concluyendo esta entrevista y ¿qué podemos decir para despedir esta parte de nuestro programa dedicado a la memoria de Antonio Ribera?

Moisés Garrido: Pues creo que debemos a animar a todos los jóvenes que quieren entrar en este mundillo, en el fenómeno OVNI, a aquellos que tienen 14 ó 15 años y quieren introducirse en la temática ufológica, a leer las obras de Ribera, a que vean todo lo que muestra en ellas, que comprueben lo difícil que lo tuvieron, adquieran conocimientos y tengan una visión histórica de esos pioneros. Ya no toman a uno por loco al decir que es ufólogo y que investiga los OVNIs y todas estas materias paranormales. En aquella época era totalmente diferente, decir que se dedicaba a los OVNIs era que te tomaran por loco, en una época en la que la Iglesia lo dominaba todo y todo lo que no era Historia Sagrada era tomado casi como una herejía... era la Iglesia de aquella época. Antonio Ribera ha dejado un legado muy rico, digno se ser estudiado y recordado porque pocos han dejado una obra tan extensa y completa como la de Antonio Ribera en nuestro país.

Os agradezco este merecidísimo homenaje que estáis dando desde vuestra emisora a la memoria de Antonio Ribera, sin duda es un gran homenaje hacía él y se merece estos recuerdos desplegados hoy.


¡Hasta siempre, Maestro!

 

Moisés Garrido Vázquez

Huelva – España

moisesgarrido@ono.com

 

Se nos fue Ribera, el gran Antonio Ribera. Todos sabíamos que algún día nos dejaría. Pero no esperábamos que iba a ser en estos momentos, cuando aparentemente parecía que estaba bien, en comparación con otros tiempos en los que sufrió importantes recaídas en su estado de salud. Mi buen amigo y gran ufólogo Raúl Núñez me acaba de llamar esta tarde (martes 25 de septiembre) para darme la triste noticia: "Antonio Ribera murió la madrugada del domingo". Ha sido un mazazo y más en estos días que tan sensibles estamos anímicamente con el atentado de EE.UU. Esas extrañas "casualidades" de la vida han querido que en el momento en que he recibido la llamada de Raúl, y mientras que estaba ordenando unas fotocopias y escribiendo algunos e-mails, tuviera puesto de fondo una entrevista radiofónica que hicimos al bueno de Ribera hace algún tiempo sobre las abducciones, su tema favorito.

Hablé por teléfono con Ribera el pasado 13 de junio para felicitarle en su santo y le noté muy animado. Es más, me dijo que se encontraba estupendamente y con ganas de hacer cosas. De hecho, me comentó que estaba acabando un libro sobre sus experiencias paranormales, vivencias que hasta ahora sólo nos había contado a unos cuántos investigadores de su confianza. Y, tan amable como siempre, prometió enviarme un ejemplar dedicado a su "nieto" andaluz, como solía llamarme cariñosamente.

Poco puedo añadir a lo que ya todos sabemos sobre la figura de Antonio Ribera. No sólo ha destacado por ser un genial escritor y por haber sido el principal pionero de la investigación OVNI en nuestro país, sino sobre todo, por ser una maravillosa persona, entrañable y cariñoso donde los haya. Otro rasgo de su personalidad ha sido, sin duda, su gran sentido del humor. Por otra parte, jamás le vimos aires de grandeza y mucho menos presumió de tener la "Verdad Absoluta", pese a sus convicciones personales sobre la HET, UMMO, etc. Todo lo contrario. Supo escuchar otras opiniones y, además, supo respetar la voz incluso de los jóvenes ufólogos a los que siempre ofreció su apoyo con su amistad y sus sabios consejos.

Mientras escribo estas líneas, he puesto la grabación de vídeo que hice hace unos años en su casa de Sant Feliú de Codines (Barcelona). Fue una jornada inolvidable. Aquel encuentro lo guardaré siempre en mi corazón. Charlamos animadamente sobre muchos temas, me mostró sus archivos, sus libros más antiguos, sus fotos de la época de submarinista y otros muchos recuerdos...

Ultimamente se quejaba de que le habían aislado de los círculos ufológicos; de que ya muy pocos se acordaban de él. Afirmaba que a pesar de sus 81 años y de sus achaques, su mente estaba lúcida y su memoria seguía intacta. Y eso lo demostró en la última entrevista radiofónica que le hicimos el año pasado con motivo de su fantástico libro "Cartas de Tres Herejes" (Edit. Corona Borealis), un compendio de su fluida correspondencia con Jacques Vallée y Aimé Michel.

La verdad es que me siento feliz de haberle conocido y de haber entablado una sincera amistad con él. Las distancias impidieron que nos pudiéramos ver con la frecuencia que a mí me hubiera gustado, pero aún así de vez en cuando charlábamos por teléfono o le entrevistaba en el programa "Frontera de lo Desconocido", que dirijo junto a Alejandro Rubio, para deleite de nuestra audiencia onubense.

A los que están comenzando ahora con el tema OVNI sólo decirles que lean las obras de Ribera. Nada mejor para formarse como investigador OVNI. Me indigna que muchos autodenominados "ufólogos" no hayan buceado nunca en el pasado de la Ufología y, por tanto, no sepan reconocer la labor y el legado de nuestro ilustre decano. Nadie puede poner en duda que Ribera ha sido quien más ha aportado a la Ufología española, por no decir mundial.

Y para finalizar este pequeño recuerdo-homenaje a tan insigne personaje, quiero transmitirle unas palabras al propio Antonio, si es que puede oírme desde algunos de esos lejanos mundos en los que siempre creyó: "¡Gracias, Maestro! Siempre te estaré agradecido por todo lo que he aprendido a través de tus libros, por todo lo que me ha enriquecido tu amistad y por todo lo que has hecho para dignificar esta bella – aunque tan atacada – disciplina llamada UFOLOGIA... Espero que algún día volvamos a vernos..."


Kecksburg, EEUU: ¿Choque OVNI o Secreto Militar?

 

Scott Corrales

Bradford – Estados Unidos

lornis@aol.com

 

[Nota de Carlos Alberto Iurchuk: Artículo publicado en el boletín "Inter Alia" – Diciembre de 1995.]

 

Surgió repentinamente sobre el Canadá, dejando a su paso una estela de fuego visible por cientos de millas.

El temor se apoderó de los corazones de miles de testigos en dos países y once estados de la unión norteamericana: en la plenitud de la guerra fría, tres años después de la crisis de los proyectiles en Cuba, existía la posibilidad de lo que aparentaba ser un bólido o cometa fuese un dispositivo termonuclear.

El 9 de diciembre de 1965 sería el día más memorable en la historia del pequeño poblado de Kecksburg, Pennsylvania, el más importante desde su fundación. El bólido que había surcado el espacio aéreo de Canadá y que había sido avistado por pilotos comerciales en los cielos sobre la ciudad de Detroit comenzaba a descender sobre Pennsylvania, luego de haber dejado caer a tierra grandes trozos de escoria en los poblados de Elyria, Ohio y Midland, Pennsylvania.

El brillante objeto vino a estrellarse finalmente en un área despoblada y boscosa cerca de la aldea de Kecksburg. Las líneas telefónicas estaban abarrotadas de llamadas al cuartel de policía y a los bomberos, dando parte sobre lo que aparentaba ser "un avión en llamas". El observatorio astronómico del condado de Allegheny también fue abrumado por las llamadas telefónicas.

A las seis y treinta de la tarde, el informativo de la estación de radio WHJB en Greensburg recibió un mensaje de la Sra. Jones en Kecksburg, advirtiendo que el objeto había chocado a una milla de su casa. Había presenciado el evento en la compañía de sus dos niños. Aparte de la humareda después del choque, la señora afirmó haber visto "una estrella de cuatro picos" entre los árboles.

Elementos de la policía estatal se encaminaron hacia el sitio del choque del presunto avión. Solicitaron la ayuda de la Sra. Jones, puesto que la región no estaba densamente poblada. Los cuerpos de bomberos de varias comunidades circundantes también se unieron al rescate.

A las siete y treinta de la tarde, el comisario de bomberos y otro investigador se internaron en la maleza con un contador geiger, demorándose unos quince minutos. Cuando se les preguntó lo que habían visto, el comisario repuso: "No estoy seguro. Pregúntenle al ejército cuando lleguen". Acto seguido, dio órdenes de que se le impidiese el paso a los curiosos.

El telón del silencio comenzaba a descender sobre la aldea.

Para estas alturas, ya se había corrido la voz de que un objeto volador no identificado había chocado en Kecksburg. Docenas de automóviles de curiosos comenzaban a llenar la carretera angosta que conducía a la región. Efectivos de la fuerza aérea norteamericana se acuartelaron en la estación de bomberos de Kecksburg y ordenaron a los bomberos salir del lugar. Una gran cantidad de equipo electrónico comenzó a llegar a la zona, y dos camiones de plataforma con enseñas militares se internaron en el bosque. Expertos del gobierno llegaron en avión de reacción al aeropuerto de Latrobe, que inicialmente les había rehusado el permiso para aterrizar.

A la medianoche, uno de los camiones de plataforma se alejó del sitio del impacto a alta velocidad, esta vez portando un objeto cubierto por un lienzo de alquitrán. El plataforma iba escoltado por un número de vehículos militares. Se le dijo a los bomberos que la operación de rescate había concluido.

Los militares, preparándose para abandonar la región, informaron a los espectadores que no había sido un avión, sino que se trataba de un meteorito. La respuesta pareció satisfacer a los curiosos, y todo el mundo regresó a casa a dormir.

Pero, ¿era en efecto un meteorito?

Algunos investigadores que trazaron el recorrido del presunto bólido descubrieron que éste había realizado un cambio de 25 grados hacia el este al sobrevolar la ciudad de Cleveland. Los meteoritos no cambian de trayectoria.

Por añadidura, se calculó que el objeto se desplazaba a unas cinco mil millas por hora, en vez de la velocidad promedio para los meteoritos, que rebasa las veinte mil por hora.

Un testigo presencial en la comunidad de Marguerite, al norte de Kecksburg, afirmó lo siguiente: "Había muy poco humo. Las llamaradas oscilaban entre amarillo, blanco y anaranjado... el objeto viajaba a la velocidad de una avioneta, y pudimos seguir su recorrido por casi una milla".

El Sr. Stan Gordon, director de la Asociación de Pennsylvania para el Estudio de lo Inexplicable (conocida por sus siglas en inglés, PASU), ha dedicado más de veinte años al estudio del fenómeno ovni y en particular a los eventos sucedidos en Kecksburg. Comentó a éste escritor que en el año 1987, durante una sesión de información pública sobre los ovnis, un hombre le dijo que había sido uno de los bomberos que había ido al sitio del choque, y que él y sus compañeros habían encontrado un objeto semienterrado entre los árboles.

El ex - bombero aseguró que el objeto había dejado una zanja de veinticinco pies de largo, y que las ramas de los árboles habían sido destruidas a su paso. Lo que resultó más sorprendente para los bomberos es que no había fuego alguno en el lugar, a pesar de que el objeto había estado envuelto en llamas al chocar.

El objeto parecía un piñón de unos ocho o nueve pies de largo y de ancho, de color metálico como la plata deslustrada. El ex - bombero, que había trabajado en la industria metalúrgica por los últimos veinticinco años, añadió que el metal "no se parecía a ningún metal, sólido o líquido, hecho por el hombre". Indicó, además, que el exterior del objeto portaba lo que parecían ser "jeroglíficos egipcios".

Los investigadores de PASU también descubrieron que una casa cercana al sitio del choque había sido ocupada por los militares en calidad de cuartel. Los oficiales de la fuerza aérea portaban armas y llevaban guantes en las manos. Hicieron uso del teléfono de la casa la noche entera. La familia, que aún vivía ahí, dijo a los investigadores que un camión militar se había internado en un campo cercano y que había salido cargado con un objeto cubierto por una lona. Añadieron que un fuerte olor a azufre llenó el área la noche del choque.

La Sra. Jones, entre las primeras en ver el objeto caer del cielo, recibió información de un oficial de la fuerza aérea, diciendo que una cápsula espacial del proyecto Géminis había aterrizado en las inmediaciones de Kecksburg.

PASU decidió dirigir sus pesquisas hacia la fuerza aérea. El Sr. Gordon se puso en contacto con el mando de defensa aeroespacial, y le contestaron por carta de que no tenían información alguna sobre el caso. Pero en febrero de 1987, un informe de la fuerza aérea llegó a sus manos, en el cual se explicaba el interés de Pentágono en obtener el máximo de información sobre el "meteorito" de Kecksburg. El informe indicaba, adicionalmente, que un grupo de tres hombres había sido enviado a la región para extraer el objeto.

Desde hace ya varios años, muchos investigadores del fenómeno ovni han hecho hincapié sobre estos misteriosos "boinas azules" (llamados así por el color de las gorras que les distinguen) y sus vínculos con los ovnis. La sección de inteligencia de la fuerza aérea estadounidense tiene, efectivamente, grupos especializados de "reacción rápida" para encargarse de localizar y extraer ingenios artificiales extranjeros, sean ya soviéticos, chinos o extraterrestres. Estos grupos, incidentalmente, se componen de tres hombres.

El año 1965, por las apariencias, fue uno en el cual varios objetos espaciales en el estilo de Kecksburg fueron vistos chocando contra la tierra. El 3 de julio, el comandante de la base antártica chilena, Mario Barrera, informó a sus superiores sobre el paso de un objeto extraño sobre los lóbregos cielos del polo sur. Igual hicieron los elementos de la base antártica inglesa, que afirmaron ver una insólita luz que se permaneció inmóvil por más de diez minutos, y los científicos argentinos en la isla Decepción dan parte sobre un objeto fuera de lo común. Los magnetómetros en la nieve eterna del polo experimentan alteraciones considerables. ¿Un ovni? El Dr. Antonio Las Heras, en su libro OVNIS, Los extraterrestres entre nosotros, sugiere la hipótesis de que el objeto era un satélite artificial con carga nuclear, que estalló en la alta atmósfera del polo al haberse desviado de su órbita convencional. La destrucción del objeto pudo o no haber sido intencional.

¿Es ésta la respuesta en el caso de Kecksburg? Los miembros de PASU han dejado muy claro que no se suscriben necesariamente a que el objeto haya sido extraterrestre, sino una sonda rusa o china, que sería igual de interesante para los militares en aquellos primeros días de la exploración espacial. Un aspecto significante que puede inclinar la balanza hacia la especulación sobre un dispositivo nuclear es el de la radiación: los habitantes de la casa ocupada por los militares vieron al día siguiente que hombres en trajes de descontaminación portaban un recipiente en una camilla que fue cargada dentro de una camioneta. Dos de los niños de la casa, quienes se habían propuesto bajar a la zanja para ver la cavidad que había dejado el objeto, fueron interceptados por oficiales de la fuerza aérea, quienes les advirtieron sobre la posibilidad de radiación en el lugar. Otro grupo de curiosos hallaron un extraño pedazo de metal, parecido al coque metalúrgico, que pesaba más de lo normal para su tamaño y emitía un leve calor. El hombre que descubrió el objeto murió años más tarde de un cáncer posiblemente relacionado el hallazgo del metal, que fue confiscado por la fuerza aérea semanas más tarde. Por otra parte, el célebre autor John A. Keel ha opinado en su columna en la revista FATE que fueron elementos especiales de la poco conocida Defense Industrial Security Command (DISC) los que efectuaron el recobro del objeto en Kecksburg, que en este caso habría sido una bomba de hidrógeno Mark 17 con veintidós toneladas de peso. Según Keel, el gobierno se encargó de publicar informes falsos sobre ovnis para hacer que el encubrimiento fuese total. El científico James Oberg comentó en una ocasión que el secreto de Kecksburg era una sonda soviética con un escudo térmico altamente sofisticado, cuya existencia inquietó a los EE.UU. ¿Sería el objeto de Kecksburg, entonces, la sonda Cosmos 97, lanzada el 26 de noviembre de 1965 para experimentar con un generador molecular cuántico y probar ciertos aspectos sobre la teoría de la relatividad?

El furor sobre el incidente de Kecksburg continúa todavía, sobre todo entre vecinos de la localidad que disputan entre sí la falsedad o veracidad del objeto. La telecadena FOX-TV rodó un documental sobre el incidente este año, y la productora del segmento, Phyllis Ward, invitó a los escépticos a que participasen en el rodaje, dando el punto de vista opuesto. Los escépticos, inexplicablemente, se rehusaron a participar.

"Lamentamos que los que insisten que el incidente es solamente un chantaje no quieran poner la mano en el fuego" dijo Ward. "No quieren someter su percepción del caso al escrutinio público" (Tribune Review, 22/9/92).

Por su parte, Stan Gordon sigue llevando a cabo esfuerzos para llegar al fondo del asunto valiéndose del Freedom of Information Act de los Estados Unidos, cuyos estatutos permiten que el ciudadano pueda obtener información gubernamental que ya no se considera "clasificada". Gordon ha obtenido el apoyo del Senador Paul Murtha, de Pennsylvania, para hacer que la fuerza aérea someta al escrutinio público toda la información con respecto al caso.

Con las apasionantes revelaciones sobre el fenómeno ovni que se han hecho sobre los últimos cuantos años en los Estados Unidos, no cabe duda alguna que el momento le llegará a Kecksburg. Y cuando suceda, muchas cosas quedarán esclarecidas sobre la participación de las fuerzas armadas y su interés en los ovnis.

Hay mucho que añadir a este relato, pero por razones de espacio, nos limitaremos a lo más importante.

En la primavera de 1993, Stan Gordon obtuvo más de seiscientos archivos en microfiche pertenecientes al Departamento de Estado de EE.UU. que constituían la totalidad de los informes en manos de dicho ministerio que guardaban relación con el fenómeno ovni (lo curioso es que el Sr. Gordon había preguntado sobre un supuesto choque en las islas Canarias en vez de Kecksburg).

Se puede imaginar la sorpresa del investigador al ver las siglas BLUEFLY/MOONDUST identificando la mayoría de los informes. La información divulgada bajo MOONDUST ocupa un total de 465 documentos que recorren el período de 1965 a 1989. Los documentos que tratan de ovnis recorren el período de 1975 a 1990, un total de 185 documentos. La importancia de esta información resulta obvia: Cuando la USAF cerró el Proyecto Libro Azul el 17 de diciembre de 1969, se declaró enfáticamente que ninguna agencia del gobierno estaba interesada en recibir informes de ovnis. La existencia de estos documentos muestra que el gobierno de EE.UU. ha tenido un gran interés en los incidentes ovni en los años que siguieron a BLUE BOOK.

Uno de los documentos, con fecha del 26 de julio de 1973, declara que "la designación MOONDUST se utiliza para aquellos casos que envuelven el examen de objetos espaciales no - estadounidenses u objetos de origen desconocido".

Aunque la USAF juró y perjuró que el proyecto MOONDUST y la operación BLUEFLY jamás existieron, una carta escrita al Senador Bingman de Nuevo México rezaba lo siguiente: "Esos equipos fueron desbandados debido a la falta de actividad; igual sucedió con las misiones de Moondust y de Bluefly".

Pero dejémosle la última palabra a Stan Gordon:

"Existe documentación adicional que apoya el hecho que Moondust perduró por muchos años, y que posiblemente exista aún bajo otro nombre clasificado. Los documentos que se recibieron en microfiche indican que Moondust fue una operación activa. La realidad de la presencia física del microfiche de esta agencia constituye una prueba definitiva sobre la existencia del Proyecto Moondust".

"Tengo un gran interés en documentar las actividades del Proyecto Moondust como resultado de mi participación en la investigación del incidente ovni del 9 de diciembre de 1965 en Kecksburg, PA. Dicho incidente fue investigado, sin lugar a dudas, bajo la autoridad del Proyecto Moondust. Mientras que los documentos procedentes de un sinnúmero de agencias nos han permitido un poco de conocimiento sobre estos eventos, sabemos que existe un numero igual de documentos importantes que aún no han sido desclasificados, y uno de ellos puede ser la llave que abra las puertas de esta gran intrigante".