Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 39 al 68 
AsuntoAutor
Reunion ALE - Cris Andalucí
Plataforma contras Andalucí
nº 48. Palestina. Andalucí
nº 49. Llamazares Andalucí
nº50. Problemas en Andalucí
nº 51. Enlace a Re Andalucí
nº52-Crisis PA-Nue Andalucí
nº 53. Contraanive Andalucí
Nº 54. Tireless-Me Andalucí
nº 55 Andalucí
Nº 56. Crisis PA - Andalucí
nº 57. Solidaridad Andalucí
Nº 58. Gordillo,2 Andalucí
nº 59 - 4 de Dici Andalucí
Nº 60 - Ocupación Andalucí
nº 61 - Andalucía Andalucí
nº 62. Especial Eu Andalucí
nº 63 - andalú - T Andalucí
nº 64 - Informe DD Andalucí
nº 65 - Luto - Tom Andalucí
nº 66 - Carlos Can Andalucí
nº 67 Protesta - I Andalucí
nº 68 Especial con Andalucí
nº 69 -Toma 2001 - Andalucí
nº 70 -IU y Euskad Andalucí
nº 71 - Subsidio - Andalucí
nº 72 - Crónica An Andalucí
nº 73 - Polemica a Andalucí
nº 74 - EXTRA - I Andalucí
nº 75 - IU y Ardi Andalucí
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 77     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 72 - Crónica Andalucía - Rei - Pacto social - Pal estina - Sahara - Intelectuales ...
Fecha:Jueves, 25 de Enero, 2001  02:40:14 (+0100)
Autor:Andalucía Libre <andalucialibre @.......es>

Andalucía Libre
Independencia      República      Socialismo

nº 72
Cita Nacional:
Granada, 2 de Enero de 2002
Toma NO; Viva Andalucía Libre
 
En este Correo:
 
* Crónica de Andalucía
* Comunicado del Mov. de Solidaridad con Cuba
* Pepe Rei - Ardi Beltza
* Torturas de ayer y de hoy. Medalla Melitón/indultos.
* La vasquitis,
* Pacto social
   Teo Navarro, Se prepara una nueva contrarreforma laboral 
* Palestina - Israel
   Entrevista a Uri Avnery (Gush Shalom)
   David Grossman, El derecho al retorno segun Israel
   Edward Said, Palestina: se agrava la tragedia
* Sahara, ¿Qpasó con el Rally París-Dakar?
Chile: Agujero de ozono.
* James Petras, Sobre los intelectuales
* Enlaces-Sorpresa
--oOo--
 
Crónica de Andalucía-Resumen de Noticias.
Andalucia Libre
 
Tireless go home!!
 
Unas 70.000 personas acudieron a la manifestación del pasado día 20, en Algeciras. Un exito. Hubo polémica posterior, auspiciada desde el PP, sobre cuantos autobuses gratuitos habían puesto los ayuntamientos. De cualquier manera, no había lugar a confusión. Esta mani no era igual que las primeras Marchas a Rota pero, aún así, sirvió bien al objetivo de manifestar un rechazo de ámbito nacional a la presencia del averiado Tireless en el puerto de la colonia británica de Gibraltar. Aparte, el PSOE saco pecho y el PP rumio nuevamente las consecuencias paradójicas de ser Gobierno en Madrid y oposición en Andalucía. Chaves ocupo su sitio en la pancarta de cabecera junto a Ortega (PA) y Llamazares (IU de España), que, por cierto, desplazó a la segunda fila a Valderas (IU en Andalucía), porque, como dice el refrán, donde manda capitán no manda marinero. Al día siguiente, IU intentó reunir en su torno a diferentes colectivos para hacer permanente una alianza contra la nuclearización de Andalucía; a cuenta de las bases yanquis y el cementerio de desechos de El Cabril. Obtuvo un sonoro fracaso por dos razones: 1ª. Porque la coherencia de contenidos no es precisamente el puntal básico sobre el que se asientan las decisiones de buena parte de los convocados y 2ª. Porque puestos a ello, tampoco IU está precisamente como para dar lecciones al respecto. Aun así, Valderas obtuvo su foto. Hoy precisamente, Pedro Vaquero -miembro de la ejecutiva de IU-CA- explica en IDEAL que la manifestación tuvo eco porque era expresión de un nuevo internacionalismo que se opone a los nacionalismos (!?); análisis y explicación que para los no iniciados en las obsesiones españolistas del sujeto en cuestión, resulta como mínimo forzada cuando no directamente ininteligible. Al hilo de este asunto, Chaves se permitió decir -en un nuevo ejercicio de cinismo- que no le acababa de gustar la ampliación de la base yanqui de Rota que, por decisión de los Estados Unidos y asentimiento del Gobierno español, convierte a Andalucía en país-portaaviones y a Rota (más Morón) en elementos aún más centrales si cabe de la estrategia norteamericana. Si hubiera más nacionalismo la Junta no se hubiera quedado en los gustos y hubiera hecho lo que tenía que hacer para evitar la ampliación y echar a los yanquis, dijera lo que dijera Madrid, con lo que el más nacionalismo nos conduciría a más internacionalismo, para confusión de Vaquero.
Volviendo a lo del Tireless, Peter Caruana -el alcalde de la Colonia- ha terminado dando su visto bueno, como era previsible, a la Royal Navy para que proceda a la reparación del sumergible en los muelles gibraltareños. Lógico. Los dimes y diretes de Caruana sólo buscaban tranquilizar a la población gibraltareña y de paso ganar algunos puntos de imagen pero al final Gibraltar ha vuelto a demostrar que sigue tal cual nacio en 1713: una villa al amparo de una base militar británica.
 
 
En la cola de los papeles
 
CC.OO por boca de Manuel Delgado, responsable de emigraciones del sindicato agroalimentario, denunció que en el campo andaluz trabajan de forma ilegal unos 14.000 inmigrantes, alrededor del 50 por ciento de los más de 28.000 inmigrantes que desarrollan su labor profesional en el sector agrícola de Andalucía. Tras el convenio marco firmado entre sindicatos y empresarios en 1997, que entró en vigor el 21 de septiembre de 1999, los agricultores del Estado español "únicamente" presentaron a las mesas provinciales de contratación 15.000 ofertas de empleo, de las que entre 7.000 y 8.000 cumplían con los requisitos, entre septiembre de 1999 y diciembre de 2000. De ellos, 4.000 empleos en Huelva, de los que 2.000 no cumplían con los requisitos previstos en el convenio marco, mientras que este año, Almería ofertó 300 empleos, 150 de ellas para extranjeros. Evidentemente, los patrones han preferido la contratación a la manera tradicional "en la esquina los paraos". El secretario general de UGT en Andalucía, Manuel Pastrana, declaró por su parte que en Andalucía existen unos 62.000 trabajadores inmigrantes regularizados y otros 22.000 que presentaron "sus papeles" y que no han sido admitidos. A estas cifras hay que añadir todos aquellos que llegan de forma clandestina al Estado español y que, por tanto, su número se desconoce. Como si no fuera con ellos el asunto,  exigió que se concretarán ofertas de empleo "transparentes" de manera que se pueda determinar la mano de obra que necesita Andalucía y en qué épocas del año al objeto de regular las condiciones laborales de los inmigrantes que forman parte de la economía sumergida de la comunidad.  
 
La Inspección de Trabajo, por su lado, sólo descubrió el año pasado 4.299 casos de contratación ilegal de inmigrantes en todo el Estado, la mayoría de ellos en hostelería, construcción y agricultura, según anunció el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Juan Carlos Aparicio, en el Congreso de los Diputados español. El dato llama la atención a la vista de la cantidad de irregulares que había en el Estado español el año pasado. Datos oficiales la sitúan por encima de las cien mil personas. Los inspectores realizaron 11.818 actuaciones e impusieron sanciones por 2.365 millones de pesetas. Aparicio no precisó la cantidad cobrada. Madrid, Murcia, Barcelona, Cádiz, Alicante y Málaga fueron las provincias con mayor número de infracciones.
 
Andalucía fue la segunda nación del Estado español, en los once primeros meses de 2000, en número de infracciones cometidas por dar trabajo a inmigrantes indocumentados, con 546 y más de 274 millones de pesetas en multas propuestas por la Inspección, según los datos estadísticos de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Málaga fue la provincia con mayor número de infracciones cometidas, 235, por las que la Inspección propuso más de 120 millones de pesetas en multas; seguida de Cádiz, 219 y 109 millones; y Almería, con 42 y casi 24 millones. Con menor número de infracciones se situaron Sevilla, con 22 y más de 10 millones; Granada, con 13 y 6,5 millones; Huelva, con 8 y 750.000 pesetas; Jaén, con 6 y 3 millones; y Córdoba, con 1 y medio millón de pesetas en multas. Resulta evidente con estas cifras ridículas que se ha tolerado e incitado desde la administración a la sobreexplotación y que si de un lado el Gobierno español ha mantenido un discurso de control de la inmigración y de distinción entre regulares e irregulares, legales e ilegales, de hecho su practica ha sido hasta ahora -como en la época del PSOE- facilitar por la vía de la vista gorda el empleo de inmigrantes, eso si, en condiciones semiesclavistas. Es decir, el objetivo real es tener una bolsa de mano de obra a la que exprimir, cuanto más desprovista de derechos mejor, sea con andaluces o extranjeros, que tire hacia abajo al mercado laboral. Y los sindicatos mayoritarios, en lugar de denunciar con nombre y apellidos a todos los patrones que explotan a trabajadores andaluces o forasteros en condiciones de irregularidad, exigiendo comisiones...
 
IU, por mediación de su diputado Francisco Ríos, presentó en el Parlamento andaluz una proposición no de ley, demandando que la Junta reclame al Gobierno central unidades especializadas dentro de la Inspección de Trabajo en materia de empleo irregular en la agricultura, sobre todo la intensiva. Además, instaba al Ejecutivo andaluz a exigir el cumplimiento del convenio colectivo agrícola en las condiciones de trabajo y salarios, así como a realizar un estudio urgente del empleo irregular en el sector agrícola. A ello, apuntamos nosotros, quizá habría que añadir que las organizaciones sindicales y sociales deberían plantearse el hacer públicos los nombres de las empresas y patrones que utilizan mano de obra, andaluza o forastera, en situación irregular para acabar de una vez con el cáncer de la economía sumergida.
 
Durante estos últimos días, toda esta problemática se concretó en torno a la campaña de la Fresa en Huelva. El secretario general del sector Agroalimentario del sindicato CC.OO en Huelva, Santiago Lepe, advirtió que la petición de la asociación de productores Freshuelva de poder contratar a inmigrantes ilegales durante la campaña tendría "un efecto llamada de consecuencias imprevisibles" que podrían asemejarse a la situación vivida en Almería. Lepe auguró que, ante esta posibilidad, podrían llegar a Huelva multitud de extranjeros sin papeles para intentar conseguir la legalización y "liarse igual que ha ocurrido en la provincia almeriense" por las "alegres" manifestaciones lanzadas desde Frehuelva. El dirigente sindical, que se mostró partidario de legalizar "de una vez" a todos los trabajadores extranjeros, expresó además sus discrepancias con la necesidad de mano de obra estimada por los empresarios del sector, que han cifrado en 7.000 los temporeros que deben incorporarse a la campaña, ya que argumentó, el pasado año "quedó demostrado que no hacían falta tantos trabajadores". "Los empresarios parece que quieren trabajadores a la carta para tenerlos como en una despensa", manifestó. Frente a los cálculos de Freshuelva, Santiago Lepe fijó en unos 1.500 temporeros los necesarios para cubrir la recogida de la fresa.
 
El gerente de Freshuelva, Manuel Verdier, justificó, por su parte, el llamamiento del sector en favor de la llegada de trabajadores del Este porque "la experiencia apunta a que dan mejores resultados". No obstante, precisó que en los cultivos de fresa de Huelva "hay cabida para todos", por lo que desmintió que los africanos se queden sin trabajo, como ha manifestado la asociación de ayuda al inmigrante 'Huelva Solidaria'. Del mismo modo, Verdier señaló que la decisión de la patronal fresera no es "drástica, sino sólo un planteamiento", de manera que, en su opinión, no se producirán enfrentamientos entre los temporeros. En este sentido, hizo un llamamiento a los colectivos solidarios para que eviten realizar manifestaciones que puedan crear "crispación". Abundó luego en la preferencia de los agricultores por contratar en lugar de marroquíes a temporeros procedentes del Este de Europa, intentando tranquilizar al colectivo magrebí diciendo que la sustitución no será "radical", sino una "tendencia", o lo que es lo mismo, que no los pueden echar de golpe en un año pero que en cuanto puedan....
 
El consejero de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Isaías Pérez Saldaña (PSOE), tercio en la polémica realizando también un llamamiento al Gobierno central para que adopte medidas que permitan a los empresarios agrícolas onubenses cubrir sus demandas de mano de obra, entre las que destacó la necesidad de agilizar los trámites de regularización de inmigrantes, que aún tienen abierto el proceso, para su contratación temporal en las campañas freseras. los productores de fresa ya han solicitado 1.500 trabajadores de las listas del INEM, que tradicionalmente proceden del Andévalo onubense o las provincias de Cádiz y Sevilla.
 
Obviamente, Andalucía, que segun el Ministerio del Interior español acoge a 117.220 inmigrantes, debería ser soberana para establecer su propia ley sobre inmigración y ciudadanía; su propia legislación laboral, atendiendo a su realidad nacional específica,  pero, nuevamente, la Constitución española lo impide.
 
Freshuelva, exigió simultáneamente estos días al Gobierno central que desarrolle medidas urgentes frente a la competencia del producto procedente de Marruecos, "de menor precio y menor calidad", a través de la imposición de cupos a la producción y el adelanto de la fecha en la que el reino alauita comienza a pagar aranceles por la exportación a la UE de sus fresas. José Manuel Romero, nuevo responsable de la entidad, recordó que la producción de fresa en Marruecos, aunque comenzó siendo, según dijo, una "anécdota", se ha convertido en uno de los dos principales "enemigos" de la fresa de Huelva, junto a la tendencia de los propios agricultores de producir más de lo que el mercado puede absorber. Verdier recordó que el Tratado de Asociación de la UE con Marruecos recoge límites a la exportación de productos y permite a cualquier estado miembro establecer recursos administrativos en el caso de que el reino alauita rebase las cantidades previstas. Lo que no se entiende es porque se quedó sólo en reclamar cupos y no exigió que la producción extracomunitaria quedara limitada a los restos que no pudieran ser cubiertos por producción propia; puede que Verdier no quisiera traspasar los limites políticamente correctos de la ordodoxia europeista.
 
Y en este ambiente, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Punta Umbría (Huelva), Ángel Mendoza, tuvo que pedir disculpas -a sugerencia del subdelegado del Gobierno- por las declaraciones racistas en las que apuntaba la posibilidad de tomar represalias contra los inmigrantes marroquíes residentes en la provincia onubense, debido a la falta de un acuerdo de pesca con Marruecos. Una posición que no se sabe si destaca más por su estupidez, por su xenofobia, por su indignidad... ¡Hacer responsables a los temporeros emigrados marroquíes por la ausencia de poder de Andalucía para defenderse en Bruselas y en Madrid!. No mucho mejor, es la decisión de CCOO de boicotear la entrada de pescado marroquí a partir del 2 de febrero con el argumento de que "si los caladeros son suyos, los mercados son nuestros", promoviendo que en lugar de pescado marroquí entre pescado portugues. Porque el argumento, que es muy valido y real, de aplicarse lo lógico es que se hiciera en principio no como excepción y en donde es más discutible y con el más débil, sino como línea general en el conjunto de sectores económicos en los que, desde la inclusión en la UE, hemos venido asistiendo al desmantelamiento de empresas andaluzas o su compra y sustitución por capital foráneo y nunca hemos escuchado en CCOO esa línea de razonamiento. No deja de resultar un tanto repulsiva esta autolimitación en lo tocante a la defensa de la economía andaluza a los casos en que los competidores son marroquíes, mientras que cuando son europeos, predomina un fatalismo liberal bobalicón.
 
Qué se puede esperar, no obstante, de quienes hicieron posible que, según datos de la propia UGT, del 1,2 millones de asalariados que negociaron convenios en Andalucía el año pasado -el resto de trabajadores no se incluyen por estar afectados por convenios de ámbito estatal- recuperaran lo perdido sólo 441.333, mientras perdieran poder adquisitivo unos 300.000 (el 25%) y mantuvieran el poder de compra unos 500.000, según ellos. Estos 500.000 corresponden a los trabajadores afectados por el convenio del campo que pactaron una subida del 4% para el año 2000 y que es sabido que en muchos casos y ocasiones no son cubiertos siquiera por los acuerdos del convenio. El responsable de relaciones laborales de UGT-Andalucía, Bernabé Díaz, explicó que las revisiones saláriales serán de 1,1 puntos, que resulta de la diferencia entre la subida media de los convenios con cláusulas de revisión (2,9%) y el 4% de la inflación del año 2000. El incremento medio pactado en convenio en Andalucía el año pasado se situó en el 3,49% y la inflación acabó el ejercicio en el 4% en el Estado español y en el 3,8% en Andalucía.
 
De cualquier manera, las cosas importantes para CCOO-UGT no van mal. El secretario general de UGT en Andalucía, Manuel Pastrana, destacó la ausencia de confrontación en las negociaciones entre agentes sociales, económicos y Junta de Andalucía para la firma del V Acuerdo de Concertación que, según señaló, "no se dilatará más allá de febrero". En rueda de prensa, Pastrana manifestó que las negociaciones se están prolongando por tratarse de una tarea "absolutamente compleja", ya que se estudian desde las políticas laborales hasta la planificación de infraestructuras para la creación de empleo en la comunidad. Asimismo, señaló que el nuevo Acuerdo de Concertación tendrá algunas novedades "para garantizar el incremento del empleo, la estabilidad y las condiciones de trabajo, además de fórmulas de apoyo específicas a microempresas", que representan el 78 por ciento de esta actividad en Andalucía y que fueron las que más empleo crearon durante los últimos años. Otro de los asuntos que está dilatando la firma es, según añadió, la búsqueda de medios que reflejen "con transparencia" los resultados de las iniciativas recogidas en el acuerdo. Por ello, explicó que en esta ocasión "no sólo se está elaborando el Acuerdo, sino que además se está evaluando cuáles será las fórmulas para promover el desarrollo económico andaluz y el seguimiento de las mismas".  Es decir, vista la experiencia, la retórica habitual para camuflar el conchabeo en el reparto de subvenciones. 
 
Un caso. El comité de empresa de Cárnicas Molina vaticinó que, aunque no tienen confirmación oficial, la empresa propietaria Campofrío y Campocarne Andalucía harán que desaparezca la marca de Molina como tal, a la vez que denunció el incumplimiento de los compromisos adquiridos por la empresa castellana cuando se hizo con la empresa jiennense. Entre estas promesas, los trabajadores de Molina destacaron el compromiso de Campocarne a que realizaría una inversión de 4.000 millones de pesetas para construir una nueva planta de elaborados, algo de lo que ahora se han retractado. En el documento firmado con la Junta de Andalucía, antigua propietaria de Molina, también se comprometieron a contratar a 300 antiguos trabajadores de Molina durante el primer año, a otros 50 durante el segundo y a ampliar la plantilla hasta 500 trabajadores, cosa que no han cumplido hasta el momento, como denunciaron los secretarios generales de las Federaciones de Alimentación de UGT y CC.OO, Luis García de los Reyes y Damián Jiménez, respectivamente. Jiménez destacó que "no sólo peligra la recolocación de los antiguos compañeros sino que también peligran los actuales puestos de trabajo, teniendo en cuenta que el censo laboral ya ha descendido de 331 trabajadores a 301". Igualmente, el representante sindical de CC.OO indicó que, por la última reunión que mantuvieron con el secretario general de Empleo de la Junta de Andalucía, Francisco García, la administración autonómica no ve con malos ojos el nuevo proyecto industrial de Campofrío, plan que todavía no ha sido presentado a los comités de empresa, aunque están seguros de que su primera consecuencia supondrá la destrucción de empleo en un corto plazo de tiempo. Este nuevo plan industrial recoge la ampliación de la sala de sacrificios, la creación de una planta de grasas y cortezas y la de una planta de semielaborados, actuaciones que, según García de los Reyes, no contribuirán a mantener el empleo. Jiménez y de los Reyes denunciaron también la diferencia de trato que existe entre Molina y otras factorías en el resto del Estado español, ya que ellos cobran un salario bastante más inferior a pesar de tener unas cargas de trabajo mucho más elevadas y que han tenido como consecuencia la intervención médica de varios empleados por exceso de trabajo. Y está el caso de Santana-Motor de Linares que daría el solo para una Crónica entera...
 
Por su parte, el Ayuntamiento de Granada (gobernado por una coalición PSOE-PA-IU) tuvo una actuación protagonista para terminar con la huelga de los trabajadores de la empresa INAGRA, concesionaria del servicio municipal de recogida de basuras. Tras varios días de huelga, los munícipes del PSOE e IU anunciaron que llevarían al juzgado de guardia la huelga que mantenían los trabajadores. También avisaron de que tenían decidido elaborar un decreto de "incautación provisional del servicio" que surtiría efecto desde las 14.00 horas y que implicaría la contratación de los trabajadores precisos (vulgo, esquiroles) en la modalidad de obra y servicios, de manera que así se pudiera "garantizar la salubridad", en palabras de José Antonio Aparicio (PSOE). Para que no quedara duda de la responsabilidad y el sentido de la autoridad de este Gobierno tripartito, anunciaron que "se solicitaría que dichos operarios desarrollen su labor protegidos por las fuerzas de seguridad", ante el "supuesto de que la misma fuese obstaculizada", según manifestó el teniente de alcalde y delegado de Medio Ambiente, Baltasar Garzón (IU). Ante tamaños argumentos, esa misma noche se firmaba el acuerdo entre patronal y trabajadores que establece, aparte del pago de los salarios de los días de huelga, que la subida salarial sea del 3,5% propuesta por la empresa para este año, así como del IPC real más 0,5 puntos en 2002 y 2003. Además, 80 millones de pesetas se destinarán a compensar los sueldos más bajos, como también se incluirán 18 nuevos puestos de trabajo por año hasta 2003, según contempla el acuerdo. Por cierto, esta es la única vez, causalmente en coincidencia con una huelga, que este Gobierno municipal ha hablado de incautar alguna empresa o servicio de los múltiples (recaudación, transporte publico, agua, grúa, etc ) que están y siguen en manos privadas, produciéndoles anualmente a sus concesionarios pingües beneficios.
 
En otro orden de cosas, Pedro Pacheco, cartel del PA en las ultimas elecciones y alcalde de Jerez, abandonaba el Grupo parlamentario andalucista pasándose al Grupo Mixto del Parlamento Andaluz. Pacheco afirmaba que no esta en el nuevo PSA pero que lo ve con simpatía.
 
 
Pepe Rei, detenido
 
 Solidaridad con Pepe Rei

La detención del periodista Pepe Rei es un autentico escándalo y un atentado a la libertad de expresión y a los derechos democráticos básicos.

Los cargos que se le imputan son absurdos, ridículos; moverían a risa, si no conllevaran consecuencias tan nefastas. ¿Quién puede creer que ETA selecciona objetivos de sus acciones al dictado o por la mediación de una revista de amplia difusión?.

La persecución sobre Pepe Rei, último eslabón hasta el momento de una cadena infame, manifiesta que en el Estado español se puede encerrar a personas no por desarrollar actos violentos o colaborar con ellos -­lo que entra dentro de lo normal-­ sino simplemente por compartir y difundir ideas y hechos incómodos para el pensamiento único establecido. Para silenciar voces molestas se obvia la posibilidad de la querella por calumnias ­-quizá porque se sabe que no tiene ningún futuro y que puede volverse como un bumerang contra sus inductores-­ para dar un salto mortal achacandoles «colaboración con banda armada». Es también la enesima aplicación judicial de la tesis del PP de que toda la izquierda abertzale es ETA, sea cual sea su opinión sobre ETA y lo que hace ETA y que coincide plenamente con la linea argumental de los sumarios instruidos por el juez Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional. Sólo hay que recordar al respecto a Sabino Ormazabal, que todavía continúa en prisión.

Es la enesima prueba de la colusión entre las instancias gubernamentales y judiciales y de su intimidad con las grandes empresas mediaticas. Para ello, sólo hay que repasar la secuencia de los acontecimientos. La detención del comando Barcelona de ETA es presentada en televisión con imagenes policiales que se detienen en un ejemplar de Ardi Beltza. A renglón seguido, se anuncia que el empresario y locutor Luis del Olmo figura entre los objetivos del comando. El citado Luis del Olmo -que segun El Pais ya esta advertido de esa condición por mediación de Almansa, jefe de la Casa Real y Mayor Oreja, ministro del Interior- arremete publicamente contra Pepe Rei, acusándolo puiblicamente de lo divino y de lo humano. El ministro portavoz del Gobierno del PP, Pio Cabanillas, declara a las 12,06 horas que "entiende perfectamente la frustración de la opinión pública ante el caso de Pepe Rei y la actuación de la Justicia y que presupone de salida que el juez está tomando las medidas que estima y que al final todo tendrá su buen fin", añadiendo que el Ejecutivo, "respetando la independencia de estos organismos", es el "primer interesado" en "la rapidez de todas aquellas medidas que deban tomarse". Esa misma tarde se detiene a Pepe Rei. Hay que decir aqui que, recientemente, la revista Ardi Beltza edito el libro, Un rey golpe a golpe, una biografia no autorizada de Juan Carlos de Borbón.

Es otro recordatorio más de los límites que no se deben traspasar. Dos días antes, el presidente de la Comunidad de Madrid y dirigente del PP, Alberto Ruiz Gallardón, cesó al director general de su televisión autonómica, Silvio González, por ofrecer un tratamiento «neutral e imparcial» en un programa dedicado a Euskadi. Según explicó el Consejero de Presidencia de Madrid, Manuel Cobo, el programa afectaba a «un asunto de Estado» y, «en este asunto, en el terrorismo, no se puede ser, y nosotros no lo somos, ni neutrales ni imparciales». Para entender debidamente la cuestión, cabe destacar que el programa versó sobre la situación política de Euskadi en general: ­derecho de autodeterminación, ciudadanía, sufrimiento de todas las víctimas...­ y no sobre ETA.

La detención de Pepe Rei tiene, además el añadido, de producirse sobre una persona que ha acudido siempre a las dependencias judiciales cuando ha sido citado.

Se han encendido todas las luces rojas de alarma. Es verdad que la delirante táctica de ETA ha situado bajo minimos -­cerca del cero absoluto-­ la simpatía hacia Euskadi y su izquierda nacionalista fuera de allí. Aún así, es necesario hacer entender que el caso Rei no es un caso ligado a ETA sino a la defensa de los mínimos democráticos imprescindibles para que toda izquierda de cualquier nación del Estado tenga posibilidades de actuar y desenvolverse, tanto hoy como mañana. Este es el meollo del asunto. Esta es la prueba. Por ello. los silencios de quienes van por la vida de intelectuales de izquierda resultan tan clamororosos; por ello estremece que la única reacción al respecto desde las estructuras de dirección de IU, la primera fuerza parlamentaria a la izquierda del PSOE, hayan sido unas muy prudentes declaraciones de Oskar Matutes, coordinador de la presidencia de EB, en tanto IU estatal no abría la boca.

Cuente Pepe Rei y la revista "Ardi Beltza" con nuestra solidaridad.
 
 
Torturas de ayer...
LA CONDECORACION A MELITON MANZANAS SUPONE LA LEGALIZACION DEL TERRORISMO DE ESTADO DEL FRANQUISMO

Nota de prensa del Foro de Madrid por la Paz

El Foro de Madrid por la Paz quiere manifestar su completo rechazo de la decisión que el Consejo de Ministros ha anunciado que va a tomar en el día de hoy según la cual se va a conceder la Gran Cruz del Mérito Civil al famoso torturador franquista Melitón Manzanas, con el pretexto de que también fue víctima de ETA.

La adopción de esta medida no sólo supone una afrenta contra todas aquellas personas que lucharon contra la dictadura y que fueron víctimas de la tortura y de la represión franquista sino que constituye una prueba más de la escasa convicción democrática del gobierno de Aznar y Mayor Oreja y de su disposición a provocar una mayor dinámica de confrontación en el conflicto vasco.

El Foro de Madrid solicita del gobierno una rectificación inmediata de esta medida y se reafirma una vez más en la necesidad de abrir un proceso de diiálogo para la solución del conflicto vasco que conduzca a una mayor profundización de la democracia, en lugar de retrotraernos a los peores tiempos de la dictadura.
 
Comisión Permanente del Foro de Madrid por la Paz
 
...torturas de hoy.
El pasado 1 de Diciembre el Gobierno español indulto a 11 agentes del Cuerpo Nacional de la Policia y a tres miembros de la Guardia Civil que habian sido condenados por torturas.
Agencias Rebelion

Los Policias indultados son: Julio Hierro, Maria Jesus Fanegas, Anibal Machin, Juan Jose Fernandez, Abel Alberto Nunez, Jose Luis Fraila, Luciano Garcia, Pedro Laiz, Paulino Navarro, Jose Maria Rodriguez y Damian Vinayo. Los miembros de la Guardia Civil indultados son: Isidro Martinez, Emilio Marino y Carlos Prieto.

Todos estos miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado español fueron condenados en firme por los tribunales acusados de torturar a 7 ciudadanos vascos que en su dia fueron detenidos por motivos politicos. Se trata concretamente de Ana Ereno, Enrique Erregerena, Juan Carlos Garmendia, Mikel Ruiz, Jose Ramon Quintana, Kepa Otero Garmendia y Javier Fernandez.

Otro dato a destacar es que varios de los ahora indultados se encuentran relacionados con asesinatos cometidos en el marco de la guerra sucia. Asi Julio Hierro fue condenado por los tribunales e indultado por el Gobierno español tras haber sido condenado por su participacion en el secuestro de Segundo Marey reivindicado por los GAL. Este mismo Jefe de policia fue anteriormente condenado por torturas. Anibal Machin, otro de los policias indultados aparecio tambien relacionado con varios asesinatos reivindicados por los GAL.

Consideramos que estos datos hablan por si mismos del nivel de cobertura que el Gobierno español otorga a la practica de la tortura, hasta el punto de llegar al indulto descarado.

El indulto es la forma de cerrar el circulo de impunidad que se asienta en una legislacion antiterrorista que crea mediante la incomunicacion espacios de impunidad que escapan a todo control. En una Audiencia Nacional que, como tribunal especial y politico, da efectividad practica a la tortura juzgando y encarcelando a ciudadanos en base a testimonios arrancados mediante la misma. Unos medios de comunicacion que silencian los testimonios y denuncias de los torturados. Un Gobierno y clase politica que no solo desoye las llamadas de Amnistia Internacional, de Organismos dependientes de Naciones Unidas como el Comite de Derechos Humanos y el Comite Contra la Tortura o de Organismos dependientes del Consejo de Europa como el Comite Europeo para la Prevención de la tortura que año tras año reclaman la desaparicion de la Legislacion Antiterrorista y la Audiencia Nacional española, sino que llega al indulto para garantizar la impunidad para la tortura y los torturadores.

Condecorar a torturadores
Editorial diario GARA

La concesión de la Gran Cruz de la Real Orden de Reconocimiento Civil al torturador Melitón Manzanas es la consecuencia directa de la aplicación de la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo, aprobada por unanimidad en las Cortes Españolas y la evolución lógica de la política seguida por todos los gobiernos españoles desde la muerte de Francisco Franco. Sorprende pues, en primer lugar, el escándalo con el que han reaccionado partidos como PNV, EA e IU, después de que ellos mismos, con sus votos, contribuyeran a la creación de esta condecoración y al establecimiento de las bases para su concesión. También llama la atención la reacción del PSOE, dado que este partido no tuvo reparo alguno en indultar, ascender y condecorar a torturadores condenados mientras estuvo en el gobierno.

Los poderes dominantes en el Estado español a la muerte de Francisco Franco, que hundían sus raíces en la dictadura que defendía Melitón Manzanas, impusieron una transición que no rompiera con el pasado, lo que fue aceptado por las fuerzas de la oposición. Ello supuso el mantenimiento sin depuración de las estructuras básicas del ejército, la policía y la judicatura franquistas. La llegada del PSOE al gobierno en 1982 no hizo sino consolidar y legitimar esa arquitectura del Estado. El primer Ejecutivo de Felipe González «descubrió» a la Guardia Civil, la utilidad de la represión indiscriminada y de la tortura y altos cargos crearon una estructura criminal para eliminar independentistas vascos. Los indultos, ascensos y condecoraciones a agentes condenados por torturas constituyeron una constante durante el mandato del PSOE, cuyo colofón fue la concesión del grado de general a Enrique Rodríguez Galindo «en atención a sus méritos, especialmente en la lucha contra el terrorismo». El Partido Popular no ha hecho sino continuar por la senda trazada. Hace apenas una semanas indultó a 14 torturadores. Anteriormente había hecho lo propio con condenados por el secuestro de Segundo Marey, primera acción reivindicada por los GAL.

La utilización de la tortura no es algo del pasado en el Estado español. Ahí están los informes de Amnistía Internacional para atestiguarlo. Las denuncias de malos tratos en comisarías, cuartelillos y cárceles, las últimas de ayer mismo, se suceden en medio de un silencio cómplice de partidos y líderes de opinión que ahora se dicen escandalizados por la condecoración a Melitón Manzanas. Los relatos de las torturas de hoy (ver los últimos informes de AI) no son menos espeluznantes que los del franquismo.

Enlaces: Asociación contra la Tortura; Amnistia Internacional

Otros datos vascos:
El año 2000, las FSE detuvieron a 689 ciudadanos, de los cuales 253 fueron incomunicados. 77 denunciaron haber sido torturados. De los 689 detenidos, finalmente 504 fueron puestos en libertad. Entre tanto, ETA mató a 23 personas. En 1999, año el que ETA mantuvo un alto el fuego, fueron detenidas 513 personas, de las que 432 quedaron en libertad. La diferencia en numero de detenciones entre un año de tregua y un año de ofensiva de ETA es de sólo 176 personas más con ETA actuando; no parece que el Estado español se quedara inactivo ese año precisamente a la luz de los datos. Cabe llamar la atención sobre el altisimo porcentaje de detenidos que terminan siendo puestos en libertad por falta de pruebas pero despues de haber pasado por el trago de comisaria... Este año asciende al 73,14%, lo que implica una clara voluntad de intimidación.

 
La Vasquitis,
A propósito del caso Sánchez
 
Tras la caída del comando Barcelona de ETA, la detención de Diego Sánchez, hijo de un comisario y una funcionaria de policía, ha tenido un importante impacto social. No es el primer caso en que se reúnen estas circunstancias un tanto morbosas pero sí el que ha obtenido mayor atención pública. No vamos a adentrarnos en el proceloso sendero de las interpretaciones psicoanalíticas ni vamos a esbozar ningún elemento interpretativo más propio de un guión cinematográfico que de un artículo de análisis. Ni siquiera vamos a dar por cierto todo lo publicado, aplicando una sensata prudencia nacida de la experiencia y atendiendo además al llamamiento hecho por amigos y familiares de otros detenidos que están viendo como un día se encierran peligrosos etarras o colaboradores para al siguiente ser puestos en libertad sin cargos, eso si, sin forma de recuperar la estima pública y resarcirse de los daños morales y de otro tipo sufridos a cuenta de una detención sustentada en la falsa adscripción a ETA.
 
El "a propósito" del titulo no es pues una figura retórica. No vamos a hablar nada de Diego Sánchez -al que no conocemos- ni bien ni mal. Queremos subrayarlo.
-----
 
Lo que nos va a ocupar es la pregunta genérica -que trasciende estas circunstancias concretas- que inmediatamente nos surgió al enterarnos no tanto del hecho en si, como de la presentación periodística de la noticia: ¿qué hace un independentista catalán ayudando a ETA?. Y lo vamos a hacer, como es lógico, como si ese caso hipotético en lugar de ocurrir allá hubiera pasado aquí, en Andalucía. 
 
Aparte las consideraciones y juicios generales que pueda motivar la acción de ETA -que ya hemos tratado aquí en otras ocasiones-, lo inusitado de la cuestión planteada era -a estas alturas- leer que era posible que alguien nacionalista de cualquier nación del Estado español ayudara a ETA o asumiera la lucha de ETA como propia, hasta el punto de integrarse en sus filas. No estamos hablando de apoyar el derecho democrático a la autodeterminación de Euskadi (elemento propio de cualquier demócrata); no nos referimos a denunciar las violaciones de derechos democráticos, actitud natural en cualquier persona de bien; tampoco a sostener una salida independentista u oponerse a la Constitución española (cuestión normal en cualquier nacionalista o persona de izquierdas consecuente) o a considerar al MLNV punto de referencia político de la izquierda vasca, lo que es casi un dato objetivo. De lo que estamos hablando es de meterse en una organización que si algo tiene demostrado es su absoluto desprecio político a todo lo que no es ella, su descarada instrumentalización de cualquier postura solidaria, su desinterés visceral sobre las luchas o intereses de los otros movimientos de liberación nacional del Estado español, su consideración de las otras naciones u organizaciones políticas no como sujetos sino como meros objetos, simples campos de maniobras, en su estrategia de confrontación con el Estado español. Por supuesto, todos estos fenómenos son plasmaciones de posturas que tienen su origen en el mismo planteamiento de ETA sobre su papel en Euskadi pero no por ello dejan de manifestarse con nitidez y otras consecuencias cuando ETA actúa fuera de Euskadi. A ETA le importa un comino la emancipación nacional de los Países Catalanes, de Canarias, de Andalucía o de Galicia. De lo contrario no habría hecho -aparte otras razones- lo de Hipercor o lo del peluquero de Armilla. ETA va a lo suyo. Tiene tanto en cuenta la opinión del nacionalismo revolucionario catalán o andaluz como lo pueda tener el Estado español, es decir, nada. A ETA -la única- le trae sin cuidado que cada acción suya en una nación ajena sea una losa que, inopinada e injustificadamente, cae sobre las espaldas de quienes en ese país intentan construir una alternativa de emancipación nacional y social. No agudiza ninguna contradicción, no despierta ninguna conciencia; trasplantando irresponsablemente su practica a un escenario ajeno sólo esteriliza todo lo que toca alrededor, sólo genera reacciones de rechazo, incomprensión, aislamiento, asco. Con todo esto sobradamente demostrado y contrastado desde hace años -antes y después de la tregua- ¿como es posible que todavía puedan darse casos de vasquitis aguda?. ¿Como es posible que alguien, en cualquier parte, pueda pensar todavía que lucha por su nación, enrolándose como auxiliar en la legión extranjera de ETA?. ¿Como se puede ser tan lerdo como para confundir desaceleración con aceleración?. ¿Como se puede ser tan ingenuo o tan estúpido de pensar en salvadores extranjeros?. ¿Como se puede explicar intelectualmente esa huida del propio país real a una Euskadi mítica e imaginada?. ¿Como justificar esa transferencia de lealtades?.
 
Euskadi es un país complejo; ciertamente su izquierda es cualitativamente mayor que la de las otras naciones; es inevitable que se produzcan fenómenos de subjetividad emocional sobre todo cuando es constante el bombardeo de noticias derivadas de la cuestión vasca e inviable eludir los debates que Euskadi provoca o la rabia por muchos desmanes del Estado (este mismo Boletín lo evidencia) pero todo esto tiene que ser tratado con objetividad. No hay mayor estupidez que aplicar el campismo al caso vasco en su forma más mecánica: el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Pues no; no es tu/nuestro amigo. No valen seguidismos acriticos ni fidelidades inquebrantables en el terreno político. Ni siquiera vale la diplomacia porque Euskadi, querámoslo o no, se nos ha convertido a todos, por la acción de ETA y del Estado, no en un problema externo sino en un problema interno y por tanto estamos legitimados para opinar tan francamente como nos parezca oportuno. Ya resulta políticamente muy discutible -como ocurre en ciertos casos y países- que se configuren en naciones del Estado español organismos estables específicos de solidaridad con Euskadi; como si Euskadi fuera Colombia u otro país lejano y nos pillara a todos a miles de kilómetros, en lugar de ser un tema más de la agenda política de cualquier organización. Pero dar el salto cualitativo de integrarse en ETA ya es que resulta inconcebible. Es el equivalente a una abjuración nacional, al abandono de la nacionalidad. No caben fidelidades compartidas cuando se trata de ETA. Quien antes o ahora, colabora con ETA deja de ser políticamente  andaluz, catalán o canario; piense lo que piense. No caben ambigüedades al respecto. Ninguna condición o consideración personal tiene entidad para alterar este juicio y esta actitud.
 
  Cuba, 
EL MOVIMIENTO ANDALUZ DE SOLIDARIDAD CON CUBA RESPONDE

La Revista ÉPOCA ha publicado en su número de 10 diciembre pasado una serie de artículos de opinión bajo el rótulo “ETA se refugia en Cuba”. En uno de ellos, “Abertzales en La Habana”, se dice textualmente, citando a Carlos Alberto Montaner: “Si cuantiosas son las actividades de los castristas en España, las formas de financiarlas resultan, cuando menos, paradójicas: el dinero les suele venir de las propias arcas del Estado español por medio de donaciones a diversas ONGs secretamente montadas por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, otro brazo de la DGI, en complicidad con comunistas españoles simpatizantes de la dictadura de Castro. En cada una de las autonomías hay uno de estos “comités de solidaridad”. El dinero de los demócratas españoles se utiliza ingenuamente para combatir las libertades de los propios españoles, unas veces para ayudar a los terroristas, otras para reventar actos democráticos, pero siempre para servir a la tiranía cubana aliada de ETA”.

La Coordinadora Andaluza de Organizaciones de Solidaridad con Cuba quiere públicamente responder a estas graves acusaciones.

1.-  El movimiento de solidaridad con Cuba, tanto a escala andaluza como estatal, nació a principios de la década de los noventa, con un impulso y una envergadura comparables a la de otros procesos de solidaridad con países del Tercer Mundo que, de una u otra forma, sufrieron inicuas agresiones por parte del Occidente “democrático” y hegemónico (Vietnam, Nicaragua, Chiapas, Palestina...). Desde el principio, el movimiento de solidaridad con Cuba se ha definido por su independencia política, por las bases democráticas de su organización y por la persistente defensa del derecho de Cuba a definir su propio modelo de desarrollo social y político, así como por la denuncia del bloqueo norteamericano, caracterizado por ser un sistema global de agresión contra Cuba, en lo económico, en lo diplomático, en lo militar, en lo cultural, en lo social. Cuba, en medio del interminable acoso establecido por Estados Unidos hace ya más de 40 años, y a pesar de sus defectos y carencias, ha constituido y lo sigue haciendo hoy un paradigma para todo el Tercer Mundo, por la valiente defensa de su soberanía política, por su internacionalismo consecuente y por el privilegio conferido a las políticas de bienestar social, a la educación, a la salud, al deporte y a la cultura.

2.- Los distintos colectivos organizados sobre estos principios de solidaridad con Cuba han basado sus estrategias de intervención social y política tanto en el plano de la sensibilización y de la movilización social, así como del estrechamiento de los lazos culturales entre el pueblo cubano y los pueblos que configuran el actual estado español. Y también han orientado una importante esfera de su actividad al envío de material sanitario, educativo y técnico a Cuba, a la par que se han recabado recursos públicos destinados oficialmente a la cooperación con otras naciones más desfavorecidas y ello para favorecer proyectos de desarrollo en Cuba, en coordinación con los poderes públicos cubanos, como muestra simbólica de apoyo moral y político a la lucha de Cuba por defender su independencia política y por acabar con el bloqueo estadounidense. Toda la actividad de donación y de cooperación, apoyada por cualquier administración Pública, ha estado sometida a los necesarios controles y auditorías por parte de la Entidad Pública correspondiente.

3.- Como es habitual, la posición de Cuba sobre el terrorismo en la X Cumbre Iberoamericana ha sido contundemente distorsionada en todos los grandes medios de comunicación del Estado español. En una Cumbre que estaba destinada a abordar la grave situación que padecen millones de niños en nuestras naciones, era previsible alguna maniobra sorpresiva que evitara el natural protagonismo de Cuba en un debate sobre la infancia, por el ejemplo que esta pequeña Isla representa respecto de la atención educativa, sanitaria y moral que ofrece a sus niños. El gobierno Aznar utilizó a El Salvador para presentar una Declaración que condenase el terrorismo de ETA, lo que conllevaba este doble objetivo: robar a Cuba su merecedora participación en un debate sobre los niños latinoamericanos y provocar el posicionamiento de Cuba que finalmente tuvo, sobre un tema, el del terrorismo, respecto del que ya todas las anteriores Cumbres Iberoamericanas habían decretado Resoluciones unánimes de condena, posicionamiento que luego sería fácil, como así ha sido, desvirtuar y manipular en la distancia cuando se es dueño y soberano del grueso de los plumíferos y voceros que conforman nuestra “democrática” libertad de prensa. Cuba defendió en Panamá un pronunciamiento de los Jefes de Estado allí presentes que rechazase el terrorismo en todas sus expresiones y en todos los países a los que afecta, incluyendo a Cuba, quien ha sufrido y sigue sufriendo ataques terroristas promovidos y financiados desde Estados Unidos, y realizados por matones a los que defienden y amparan los mismos que financian un libelo como EPOCA. Cuba defendió una posición coherente contra una Declaración parcial, que no reflejaba todos los intereses, y que se negaba a decir nada sobre aquellos que ponen bombas en instalaciones turísticas cubanas, que secuestran y atacan embarcaciones cubanas, que han llegado a exploxionar en pleno vuelo un avión cubano con 73 personas a bordo, 57 de ellas cubanos, que han asesinado a funcionarios cubanos en misión diplomática, que amenazan a terceros para que no negocien con Cuba, que han introducido plagas agrícolas y virus en su territorio. Tampoco esa Declaración hacía alusión alguna al terrorismo ejercido en Colombia por los paramilitares que financian los terratenientes con el apoyo del propio Ejército colombiano. Ni al terrorismo perpetrado por los escuadrones de la muerte contra los campesinos guatemaltecos, en Guatemala, o contra los campesinos y dirigentes sindicales en Brasil. No decía nada esa Declaración tampoco de todos aquellos militares que, en Uruguay, en Argentina o en Chile han realizado secuestros, asesinatos y robo de niños y que pasean impune y tranquilamente por las calles de Montevideo, Buenos Aires o Santiago de Chile. Y, naturalmente, no mencionaba en absoluto el papel protagonista de Estados Unidos en la planificación, organización, financiación y entrenamiento, durante décadas, de escuadras de terroristas que han derribado gobiernos democráticos, han asesinado y han torturado a todo lo largo y ancho de América Latina.

4.-  Es conocida la naturaleza de instrumento mediático que tiene la publicación EPOCA al servicio de los grandes poderes económicos y financieros que, procedentes del universo franquista y enrocados y adaptados a los nuevos aires “democráticos”, perviven y crecen sosteniendo, desde su posición dominante, las ideas más reaccionarias y derechistas. Estos poderes son hoy, en el Estado español, hegemónicos política, ideológica y económicamente y tras, la defensa formal, abstracta y cínica del “marco democrático y constitucional”, su verdadero programa se sustancia en el uso del Estado para favorecer sus intereses económicos y en la defensa fundamentalista de lo privado y de todas las formas de desregulación social. En esta lógica, por tanto, se inscribe una Revista como EPOCA, cuyo único afán “informativo” reside en el ataque de todo lo que se referencie en lo público, en lo progresista y en la defensa de los valores que inspiran las luchas universales por mayores cotas de democracia social y de justicia económica. Lo publicado por EPOCA responde a una lógica, desgraciadamente cada día más familiar, de criminalización de los movimientos sociales de naturaleza progresista, respondan estos a presupuestos de solidaridad política con dinámicas de emancipación en el Tercer Mundo, a propuestas nacionalistas de izquierda o constituyan movimientos antiglobalización y contra las políticas neoliberales. Esta dinámica agresiva y peligrosa se promueve desde sectores y grupos muy corrompidos y profundamente antidemocráticos, aunque muy poderosos, y que, por cierto, utilizan las arcas del Estado como botín corsario. Además, en el caso particular de Cuba, están ligados y dan cobertura a fuerzas que inspiran actos terroristas contra Cuba, como la Fundación Nacional Hispano-Cubana, reflejo español de la sanguinaria Fundación Nacional Cubano-americana, con sede en Miami, hueste de mercenarios financiados y utilizados por la CIA para atacar al gobierno y al pueblo de Cuba.

5.- En ninguna circunstancia el movimiento de solidaridad con Cuba en Andalucía y en el resto del Estado español va a permanecer callado ni quieto cuando se difame a Cuba o al propio movimiento, un movimiento plural, profundamente democrático e independiente en su financiación y en el curso de sus orientaciones y, mucho menos, cuando las agresiones provengan de siniestros foros o cuya alma verdadera se ventila en sus bajosfondos, que es donde ese tipo de comunidad de intereses económicos, bajo su moral mercantil, planifican la destrucción y el descrédito de toda esfera en que la rentabilidad tenga una medida social.

Andalucía, 15 de enero de 2001.
Coordinadora Andaluza de Solidaridad con Cuba
 
Pacto Social
Aznar media para acelerar un pacto social ante la inestabilidad política y económica

El acuerdo para la reforma laboral está casi perfilado tras los contactos de los últimos días

CARMEN PARRA, Madrid EL PAIS
El presidente del Gobierno, José María Aznar, y su vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, han mantenido diversos contactos con los líderes de la patronal, José María Cuevas, y de los sindicatos CC OO y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, respectivamente, para acelerar un gran pacto social. El Ejecutivo, ante la inestabilidad política y económica y para no abrir más frentes de conflictividad, busca un balón de oxígeno con este acuerdo. El resultado es que al fin se han empezado a perfilar las grandes líneas de la reforma laboral y hasta qué punto puede ceder cada parte.

El Gobierno parece haber abandonado la tentación de legislar unilateralmente y ha optado por impulsar un acuerdo entre los agentes sociales, una voluntad que ha quedado clara en los contactos que han mantenido en los últimos días sus máximos responsables. Los portavoces de La Moncloa manifestaban ayer que "en la agenda oficial del presidente no figuran esas reuniones". Sin embargo, las fuentes consultadas de la patronal y los sindicatos aseguran que se ha producido una intervención directa del presidente Aznar y del vicepresidente Rato para allanar el camino. Ahora es el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, quien en los próximos días va a mantener nuevos contactos con los dirigentes de la patronal y los sindicatos.

Esa apuesta del Gobierno por impulsar el pacto social se produce en medio de una incertidumbre económica y una crisis política claras. Su objetivo es que se logre un acuerdo para estimular la creación de empleo y que se haga mediante consenso, como ocurrió en 1997, y que ha permitido generar millón y medio de contratos estables. Ese balón de oxígeno compensaría los frentes que se le han abierto al Ejecutivo con una inflación descontrolada, y unos precios del petróleo que pueden volver a remontar, a lo que se suman las crisis de las vacas locas, el síndrome del uranio empobrecido o el submarino nuclear Tireless, atracado en Gibraltar.

Fuentes de Trabajo y Economía admiten que para el Gobierno "es muy deseable un pacto social" y que se repita el consenso de 1997. También aseguran que el acuerdo "está bastante encarrilado". Por ello, confían en que se pueda culminar un consenso en las próximas semanas y que se cumpla el calendario fijado por agentes sociales para concluir en febrero. En esos encuentros entre los agentes sociales con la mediación del Gobierno se han perfilado las líneas generales de la reforma laboral, y más concretamente los límites hasta los que cada parte está dispuesta a llegar.

Despido de 33 días

Los sindicatos empiezan a admitir la generalización de la indemnización por despido de 33 días por año trabajado para los nuevos contratos. La CEOE, a su vez, acepta el introducir salvaguardas a la contratación temporal, con una indemnización a término y el límite para el encadenamiento de contratos (ahora en la práctica inexistente), de forma que no se puedan hacer más de tres a un trabajador.

Junto a ello se prevé impulsar la contratación fija, rebajando un punto su cotización a la Seguridad Social, y frenar la temporal, encareciendo un punto sus cuotas. Otro eje de debate se refiere a una flexibilización del contrato a tiempo parcial, ahora escasamente utilizado.

Donde la patronal se muestra más reacia es a poner límites a la subcontratación, como piden las centrales. Éstas tampoco se muestran proclives a la propuesta de CEOE de crear un contrato para colectivos con especiales dificultades, que contaría con una indemnización por despido de 25 días por año trabajado.

Con esos avances se ha conseguido desbloquear la paralización de un diálogo abierto en marzo pasado por el propio Aznar tras las elecciones generales. A raíz de los encuentros de los últimos días, tanto los sindicatos como la patronal han detectado que el clima para la consecución de un pacto ha cambiado notablemente.

El consenso sobre la reforma laboral permitirá, a su vez, avanzar en la mejora de la protección social y en la mesa para la renovación del Pacto de Toledo, en la que el Gobierno parece admitir cambios en las jubilaciones anticipadas. En concreto, que se rebajen los coeficientes reductores para los trabajadores que se ven obligados al retiro antes de los 65 años y que han cotizado un elevado número de años.
 
Se prepara una nueva contrarreforma laboral
Teo Navarro
Opción por el Socialismo, periodico del PRT 

El próximo 18 de mayo concluye la Reforma Laboral firmada en el 97. El gobierno del PP quiere profundizarla, imponiéndola por ley si no hay acuerdo entre patronal y sindicatos en unas negociaciones que deben acabar en febrero. Se prepara un nuevo golpe de tuerca a los derechos laborales, salvo que una movilización general, unitaria y sostenida de los trabajadores llegue a impedirlo.

Los objetivos de la patronal y del gobierno del PP

Los principales objetivos de la patronal son conseguir un mayor abaratamiento del despido y una rebaja generalizada de la cuota "patronal" a la seguridad social.

La flexibilización de las causas de despido y su abaratamiento se ha ido imponiendo durante los últimos 25 años. Este es un punto clave en la política neoliberal de desregulación del mercado laboral. Primero fue la consagración en el Estatuto de los Trabajadores del despido libre, que permite a los empresarios no estar obligados a readmitir a un trabajador que haya sido despedido de manera improcedente. Junto a ello se trata de ir abaratando el despido cuanto más mejor. De hecho es gratuito en los contratos temporales introducidos bajo el gobierno de Felipe González, que hoy afectan a un tercio de los trabajadores.

Para los otros dos tercios, los contratos indefinidos, que no fijos, existen dos tipos de situaciones. Por un lado, el despido procedente disciplinario sin derecho a indemnización y el despido procedente por causas objetivas, que desde la reforma laboral del 94 permite a las empresas despedir a bajo coste (20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 años) por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, es decir, por cualquier motivo que los empresarios pudieran aducir. Por otro, el despido improcedente, que obliga al patrono a una indemnización de 45 días por año hasta un máximo de 42 años, cantidades que quedaron reducidas a 33 días por un máximo de 24 años en los contratos indefinidos de la reforma laboral del 97.

Ahora el principal objetivo de la patronal y de su gobierno es un nuevo contrato indefinido con una indemnización por despido improcedente más reducida y que generalice las rebajas actuales en la cuota patronal a la Seguridad Social, unas reducciones que habrán superado el billón de pesetas en los cuatro años de vigencia del pacto. En definitiva, un paso más en generalizar la precariedad y reducir costes laborales con el objetivo de seguir intensificando la explotación de una fuerza de trabajo que, con menos garantías y derechos, se ve empujada a aceptar peores condiciones salariales y laborales. Además de la reducción del salario directo que supone (llevamos dos años consecutivos de pérdida de poder adquisitivo), los trabajadores también pagamos las subvenciones a la patronal a costa de nuestro salario indirecto y diferido, mediante recortes en prestaciones y derechos (subsidio de paro, pensiones, prestaciones sanitarias,...) como los 500.000 millones de superávit en la recaudación por desempleo que el gobierno destina a rebajar cuotas patronales, mientras los parados que perciben algún tipo de subsidio son menos de la mitad.

Formación Continua y pensiones

El diálogo social también incluye las mesas de Protección Social y Formación Continua. El pasado 20 de diciembre CCOO, UGT y CIG firmaron con patronal y gobierno el III Acuerdo de Formación, por el cual gestionarán en forma tripartita y por 4 años estos polémicos fondos que, sólo en el 2001, supondrán 133.818 millones de pesetas, profundizándose la creciente dependencia de los sindicatos de la financiación del Estado y la patronal. Sobre su manejo existen fundadas sospechas de un uso inapropiado, como el propio Tribunal de Cuentas ha demostrado. El gobierno desbloqueó su firma una vez que los sindicatos se mostraron dispuestos a llegar a un acuerdo sobre la Reforma Laboral antes de febrero. En palabras de Cuevas, el jefe de la gran patronal, el acuerdo es "un buen preludio para el proceso de diálogo social".

En cuanto a pensiones el gobierno ofrece destinar 700.000 millones al fondo de reserva, pero condiciona el acuerdo a que los sindicatos acepten la reforma laboral: "el abaratamiento del despido es el precio que los sindicatos tienen que pagar para garantizar el saneamiento definitivo de las pensiones públicas" (La Vanguardia, 30-12-00). También aquí el gobierno es claro. El ministro de Trabajo muestra su apoyo a la propuesta del Banco de España de convertir en obligatoria la aportación a planes privados de pensiones y el de ministro de Economía propone que parte del incremento salarial de los trabajadores se destine a ese fin. El gobierno además no se cansa de repetir que quiere retrasar la edad legal de jubilación. El Pacto de Toledo ha supuesto que la pensión media en relación al PIB per cápita pase del 49'7% en 1996 al 45'7% en 1999. Ahora que toca revisarlo el gobierno no oculta que querría dar un paso más en la privatización de las pensiones públicas, en la disminución de las pensiones futuras, en el retraso de la edad mínima para tener derecho a ellas y en que los trabajadores aporten una parte mayor de su actual salario para financiarlas.

Sindicatos y desmovilización

Después de convocar una huelga general en el 94 contra la reforma laboral que impuso el último gobierno González, las burocracias dirigentes de CCOO y UGT abandonaron esa lucha y acabaron firmando una nueva reforma laboral en el 97. Esa traición a los intereses de la clase obrera y la política de paz social de estos últimos años han fortalecido a la patronal y al gobierno del PP, que han seguido desmantelando derechos y garantías de los trabajadores, mientras ha generado escepticismo entre los trabajadores y ha debilitado su capacidad de respuesta colectiva.

Los dirigentes sindicales iniciaron el diálogo social declarando que sus objetivos eran reducir los altísimos niveles de precariedad laboral y mejorar la protección social de los trabajadores, rechazando cualquier nuevo abaratamiento del despido, sin reconocer que la reforma que firmaron en el 97 ha sido un fracaso desde el punto de vista de los trabajadores. El nuevo contrato con despido más barato, con sus reducciones de la cotización patronal y en una etapa de fuerte crecimiento económico, ni siquiera ha servido para reducir los niveles de precariedad actuales, situados en un 32% de los asalariados.

Por su parte, la patronal y el gobierno dejaron claro desde el principio que sus intenciones eran otras. El gobierno ha venido mostrando el sentido de su política, al servicio de la acumulación capitalista y contra los intereses obreros: gestión de las bajas de enfermedad por mutuas patronales; ampliación del horario de trabajo en el comercio; crecimiento del raquítico Salario Mínimo por debajo de la inflación; imposición de altos niveles de precariedad y reducciones de empleo y salario y medidas de movilidad geográfica para los trabajadores del sector público; contrarreforma de la Ley de Extranjería para facilitar la sobreexplotación de una mano de obra inmigrante indefensa; continuidad de su plan de privatizaciones con Renfe y Correos... Los trabajadores llevamos años de pérdidas salariales y en derechos mientras los bancos y las grandes empresas baten récords de beneficios.

La reforma laboral es el instrumento indispensable para que el capital prosiga su acumulación, especialmente cuando el ciclo expansivo muestra síntomas de agotamiento y mantener la tasa de ganancia exige intensificar la explotación del trabajo, en un contexto europeo en que el débil imperialismo español se ve además apremiado por la creciente competencia que se deriva de la ampliación de la UE hacia el Este y por la crisis de sus inversiones imperialistas en América Latina, particularmente en Argentina.

La patronal sabe que juega en campo propio y que su gobierno acabará imponiendo la reforma laboral por ley si los sindicatos no ceden. Con esa relación de fuerzas la negociación es un callejón sin salida que sólo puede concluir con nuevos retrocesos para los trabajadores en los puntos decisivos. Lo más que han convocado las burocracias dirigentes de CCOO y UGT para presionar han sido tímidas movilizaciones parciales como las manifestaciones del 13-D, desvinculadas de la huelga de los trabajadores del área pública -una huelga que llegó tarde, que fue mal preparada y peor convocada-.

Con esa línea de acción, los sindicatos ya dejaron pasar sin movilización o con movilizaciones parciales e ineficaces ataques de la envergadura de la privatización de la gestión de las bajas, primero, y sobre todo la contrarreforma de la Ley de Extranjería, que sitúa a una franja de los trabajadores del Estado Español en unas condiciones de sobreexplotación tales que contribuyan al abaratamiento generalizado del conjunto de la mano de obra, así como los presupuestos del Estado, con los cuales el gobierno a través de una previsión de inflación escandalosamente baja intenta imponer nuevas pérdidas salariales al conjunto de los trabajadores a través del SMI y el salario de los empleados públicos, que son la referencia principal para la negociación colectiva de los distintos convenios.

Como consecuencia de esa política de desmovilización y pacto, patronal y gobierno se han ido fortaleciendo, al tiempo que crece el descrédito de unos sindicatos que no son vistos por amplias capas de trabajadores como un instrumento útil para sus intereses.

Los sindicatos están entrando en la fase decisiva del diálogo social con la misma disposición que les llevó a la firma en el 97. Sólo cuando los dirigentes sindicales aseguraron estar decididos a llegar a acuerdos, el gobierno y la patronal firmaron el Acuerdo de Formación Continua indispensable para su financiación. Desde entonces las negociaciones parece que avanzan hacia el acuerdo, con una absoluta desinformación a los afiliados y a los trabajadores sobre qué es lo que se está negociando, aunque ha trascendido a los medios de comunicación que el acuerdo está cerca en los puntos principales: generalización del despido pactado en el 97, flexibilización del contrato a tiempo parcial, más bonificaciones fiscales a la Seguridad Social para los empresarios.... a cambio de pequeñas concesiones en la contratación eventual. Y en el horizonte, tras el previsible pacto, ya se dibuja una modificación pactada de la negociación colectiva, dando nuevos pasos hacia la eliminación de la llamada ultraactividad de los convenios, una vieja aspiración de la patronal, interesada en suprimir la retroactividad de los derechos y garantías que los trabajadores puedan ir conquistando en la negociación colectiva.

Bien al contrario de la línea que están siguiendo las direcciones de CCOO y UGT, un planteamiento acorde con los intereses de clase debería haber partido de una plataforma pública de reivindicaciones contra la precariedad laboral y por avances en derechos y garantías, con medidas como ilegalizar las ETT's y acabar con la sucontratación, suprimir los contratos en precario y ampliar las garantías contra los despidos, una ley de 35 horas sin reducción salarial, mejoras salariales y cláusula de revisión para todos los trabajadores,... apoyándose en un plan de movilizaciones masivo, sostenido y preparado a fondo con la participación de los trabajadores, única forma de cambiar la actual correlación de fuerzas para que sea posible avanzar en las reivindicaciones.

La oposición sindical

Como reacción a esta política conciliadora y desmovilizadora han venido surgiendo corrientes de oposición en el movimiento obrero organizado, ya sean internos a los propios sindicatos mayoritarios o en forma de otros agrupamientos sindicales (CGT, Sindicato Ferrovario...). Su relativa debilidad está condicionada por la ausencia de un ascenso en las luchas obreras pero también por la política de la dirección de estos movimientos.

El sector crítico de CCOO, que en el último Congreso Confederal volvió a agrupar a un tercio del sindicato, se ha venido pronunciando contra la política oficial de la dirección.

Sin embargo, su dirección sigue lastrada por las contradicciones internas entre un ala burocrática que a pasos agigantados se viene integrando en la mayoría (Congreso de la CONC catalana, Congreso de la Federación Estatal del Metal...) y otro sector que, temeroso de perder sus posiciones en el aparato en un enfrentamiento abierto, no levanta una línea de acción basada en un compromiso activo con las luchas obreras y en el impulso de asambleas de trabajadores y pronunciamientos de la base sindical exigiendo la retirada de las mesas de negociación y la preparación de una movilización unitaria, sostenida y contundente, una huelga general, contra la Reforma Laboral.

CGT, por su parte, mantiene una oposición intransigente a cualquier retroceso, denunciando el absurdo que suponen unas mesas de negociación que sólo pueden traer nuevas pérdidas de derechos y proponiendo la huelga general como salida. Su línea sindical más combativa viene dándole algunos frutos, entre los últimos su avance en empresas como UH de Sabadell a costa del retroceso de UGT y de un sector crítico de CCOO integrado a la política oficial. Sin embargo, su orientación sectaria y aparatista frente a las dos centrales mayoritarias, sin distinguir entre su dirección y su base, es un obstáculo para que sus posiciones puedan traducirse en un movimiento unitario real de los trabajadores que pueda forzar la convocatoria de una huelga general masiva y unitaria contra los planes de gobierno y patronal.

Sólo la huelga general puede impedir la nueva contrarreforma laboral

Las luchas de los trabajadores franceses de estos años, como en su día la huelga general del 14-D, demuestran que es posible impedir nuevos retrocesos, atacar la precariedad laboral y avanzar en derechos y garantías. Pero la primera condición para ello es poner fin a la política de paz social impuesta por las direcciones de los sindicatos en estos últimos años. Por la envergadura del nuevo ataque que patronal y gobierno preparan la respuesta no puede consistir en movilizaciones parciales, aisladas y mal preparadas, mientras se sigue atado a la mesa de negociación dispuesto a aceptar, como todo indica que está sucediendo, un nuevo abaratamiento del despido, más rebajas en las cotizaciones patronales y un contrato a tiempo parcial más flexible.

La tarea para los movimientos internos de oposición sindical y las organizaciones contrarias a un nuevo pacto, así como para los activistas firmemente comprometidos con los intereses de su clase, es trabajar para que desde las asambleas de centro de trabajo, secciones sindicales, comités de empresa y órganos de dirección se exija a las direcciones de CCOO y UGT su retirada de las mesas de negociación y la convocatoria de una huelga general unitaria, preparada a conciencia, contra la nueva contrarreforma laboral que patronal y gobierno, con su complicidad, quieren imponernos.
--------
Otros sindicatos: USTEA, CNT, USO,

Israel-Palestina
 
Uri Avnery - Gush Shalom
Israelíes por la paz
Traducción, Andalucía Libre 
 
Nacido en 1923, emigro a Palestina con 10 años. Uri Avnery combatió durante la guerra de 1947-48. En 1950 fundo el semanario “Ha’olam Haze” y  preconizó que Israel se integrara en el Próximo Oriente arabe. Candidato en 1965 del Movimiento de Fuerzas Nuevas, obtuvo 1,2% y fue elegido en tres ocasiones diputado a la Knesset. Hoy es miembro fundador de Gush Shalom, una organización israelí compuesta de judíos y árabes, de independientes, de miembros de diversas organizaciones.

¿Puedes presentar a  Gush Shalom?

Uri Avnery: Gush Shalom (GS) fue creada hace ocho años por militantes con larga trayectoria. Yo mismo milito desde hace 52 años. Nosotros hemos creado GS porque en aquellos momentos sombríos en que Rabin estaba en el poder antes de Oslo, todas las organizaciones por la paz como Paz Ahora, eludieron hacer lo que debían para evitar criticar o protestar contra Rabin. En los hechos Paz Ahora era parte del Partido Laborista. Nosotros creímos que era necesario crear un nuevo movimiento por la paz que combatiera por esta causa sin miramientos según quien estuviera en el poder. Nosotros pensamos que había una necesidad urgente de crear un movimiento que combatiera a todo gobierno que no trabajara por la paz fuera de izquierda o de derecha. Nuestros objetivos son: 1. El fin inmediato de la ocupación, 2. Un Estado palestino vecino de Israel, 3. Que sus fronteras sean las de 1967. 4. Jerusalén, capital de dos Estados: Jerusalén-este capital de Palestina; Jerusalén Oeste capital de Israel. Queremos que la ciudad continúe unida a nivel municipal con una administración palestino-israelí conjunta. 5. Por supuesto, desmantelamiento de todas las colonias. Estos objetivos son los que definimos hace ocho años y los que hemos seguido defendiendo sin ninguna desviación.

¿Y en lo que concierne a los refugiados?

Uri Avnery: Nosotros tenemos propuestas precisas sobre esta cuestión pero que son difícilmente aceptables tanto para palestino como  para israelíes. Israel debe reconocer el derecho de los refugiados al retorno y su responsabilidad en la creación del problema de los refugiados. Debe darle las opción de escoger entre repatriación o compensación. Debe organizar  la acogida en su territorio de refugiados en un numero que ha de ser objeto de un acuerdo y que no puede ser demasiado elevado, personalmente yo propongo la cifra de 50.000 por año. Estas proposiciones son totalmente rechazadas del lado israelí pero también por parte palestina. Desgraciadamente, no hemos visto mejores soluciones que estas.

¿Que acciones desarrolláis?

Uri Avnery: Estamos completamente orientados hacia la acción. Publicamos nuestros puntos de vista en la prensa; tenemos numerosos sitios en Internet y difundimos nuestras ideas tanto al interior como al exterior del país. Organizamos números manifestaciones; más de 400 en estos ocho años, más que no importa cual partido en el país sea de izquierda o de derecha. Nosotros trabajamos con el objetivo de influenciar la opinión publica israelí, Si influimos igualmente la opinión pública palestina es un efecto secundario. Nuestra tarea es cambiar la opinión publica israeli. Cuando presentamos nuestra posición hace ochos, para la mayoría de la gente eran cosa de locos. Decían de nosotros que éramos un grupo marginal. Ahora todas las negociaciones se conducen sobre la base estos principios.

¿Cuales son vuestras relaciones con la izquierda israelí?

Uri Avnery: Todo depende de a qué llames izquierda israeli. Una gran parte de lo que se llama izquierda israelí no es nada de izquierda. La prueba ha sido el momento en que ha estallado la Intifada. Un buen numero de personas que se decían de izquierda han comenzado a tener el mismo discurso de la extrema derecha. Pienso que es una buena cosa que sepamos quien pertenece realmente a nuestro campo y quien no pertenece. He escrito un articulo en que digo que esto es como un gusano que destruye un bosque: los árboles más frágiles caen y los más fuertes quedan de pie. Esto es lo que ha pasado. Evidentemente, todos esos que se llaman “la izquierda laborista” son los peores mierdosos, si me permites la expresión, “un montón de mierda”. Esos están por la paz cuando es popular y en contra cuando no lo es. Esto es verdad también para Ha’aretz. Es verdad también para esos pretenciosos “agujeros del culo” de Peres. Es verdad para mucha gente... Pero todas las personas que estamos aquí hoy en la manifestación son la verdadera izquierda y están de pie.

¿Qué piensas de las negociaciones sobre la base de las proposiciones americanas?.

Uri Avnery:  Son muy difícil, casi imposible, de aceptar por los palestinos. No se puede negar que hay avances en relación a antiguas propuestas americanas (de Camp David) e igualmente en relación a las precedentes propuestas israelíes. Tanto americanos como israelíes piden que los palestinos firmen el fin del conflicto. Y no es posible para ningún palestino firmar el fin del conflicto sin ganitas concernientes al fin de la ocupación; sin solución al problema de los refugiados y sin un mapa territorial definitivo. Y no hay propuesta de mapa. Se dice Un 5% de Cisjordania sea anexado a Israel, pero ¿qué 5% y donde?. Ese 5% puede ser un pedazo de tierra al lado del Golan pero también puede ser suficiente para dividir Palestina en dos o tres pedazos. Eso no es serio. Pero este tipo de proposiciones son un progreso, pueden ser el comienzo de una nueva etapa. Son aceptadas como las bases de todo futuro. Y del lado palestino pueden estar satisfecho de haber progresado hacia una nueva etapa
Entrevista hecha por Capucine Maïte

Realizada el 29 de diciembre de 2000, al terminar una manifestación convocada por Mujeres de Negro (una organización de mujeres que lucha por el fin de la ocupación desde que termino la Guerra de Líbano) y en la que Gush Shalom participaba y que reunió unas 2000 personas en Jerusalén.

 
El derecho de retorno según Israel
DAVID GROSSMAN, El País

La idea del "derecho de retorno" planea sobre Oriente Medio desde hace ya cincuenta y dos años y en ella subyace la reclamación principal de los palestinos y de los árabes hacia Israel. Sin embargo, creo que es algo de lo que Israel sólo ha tomado conciencia en las últimas semanas.

Muchos israelíes sienten en su interior un conflicto ético entre el deseo lógico de querer acabar con una injusticia que viene de años y el terrible temor que les inspira la cuestión del "derecho de retorno". Además, este tema obliga a cada judío israelí a enfrentarse a sus raíces más problemáticas dado que el Estado de Israel se define como un Estado judío. Ese deseo generalizado que sienten los judíos israelíes por mantener su superioridad demográfica late, en realidad, en cualquier pueblo. Todo pueblo, aunque no sea nacionalista ni racista, desea conservar y transmitir a las generaciones venideras sus valores y su herencia. Y cuando se trata del pueblo judío, dada su trágica historia, se entiende aún más esa aspiración que, no obstante, entra en contradiccción con su deseo de ser un Estado democrático.

Pienso que si Israel aceptase la reclamación de los palestinos pondría en peligro su definición como Estado judío y como Estado en general. También creo que Israel debe admitir su parte de responsabilidad en este problema, sin olvidarnos, por supuesto, de los países árabes que lo originaron en 1948. Y que, además, debe colaborar para resolver el problema y permitir el regreso de refugiados, cuando se deba a razones humanitarias. Asimismo, Israel tiene que admitir los vínculos de los palestinos con los lugares de los que se fueron. Pero entre derecho y vínculos hay una gran distancia -exactamente como un futuro acuerdo puede diferenciar entre el derecho de los judíos sobre el Monte del Templo y sus vínculos con ese lugar-.

Los palestinos tratan de apaciguar los temores de los israelíes y explican que, incluso si un futuro plan incluyese el derecho de retorno, sería un derecho meramente formal y que, en la práctica, "sólo" algunos cientos de miles de refugiados volverían al territorio de lo que ahora es Israel -donde viven cinco millones de judíos y un millón de palestinos-. No comprendo esta flexibilidad: un derecho es un derecho, y si se otorga es con todas sus consecuencias. Todos los que quieran responsabilizarse ante las próximas generaciones deben ahora pensar en cómo explicarán a los hijos y nietos de los refugiados dentro de otros cincuenta años que aquel derecho que les concedió Israel era sólo en teoría.

Durante décadas, el sector pacifista de Israel, junto con los pacifistas palestinos, ha trabajado por propagar la idea de "dos Estados para dos pueblos": un Estado nacional palestino que viviera en paz al lado de Israel, del Estado nacional judío. Pero el acuciante deseo de aplicar el derecho de retorno llevaría a que los palestinos tuvieran un Estado nacional, Palestina, mientras que Israel dejaría de serlo para convertirse en un Estado judeo-palestino en el que el judío israelí iría perdiendo paulatinamente su identidad.

Con el paso de los años, sobre las ruinas de las aldeas donde antes vivían los palestinos se han construido ciudades donde ahora viven judíos. Esto supone para los palestinos un hecho desalentador, pero han de comprender que para cambiarlo habría que echar de sus casas a cientos y cientos de miles de judíos; ¿y adónde irían? ¿Acaso se puede acabar con una injusticia provocando otra similar? ¿Ayudaría ello a estabilizar la zona y a reducir la enemistad entre ambos pueblos? "¿Pero, de qué hablas?", me dicen mis amigos palestinos cuando discutimos, una y otra vez, sobre esta cuestión: "Si Israel acepta el derecho de retorno, los palestinos volverán y empezará una etapa totalmente diferente; se creará una realidad donde habrá reconciliación y perdón recíproco; una realidad de auténtica paz".

¡Ojalá! Quisiera tanto creer en esa posibilidad y poder soñar con una realidad así, a pesar de la violencia que hay dentro y en nuestro entorno. Soñar con un mundo donde se borren el odio del pasado, las ofensas, los miedos. Sin embargo, como vivo aquí, en esta zona tan resquebrajada y fundamentalista, sé que una buena solución sería aquella que, por lo menos en las primeras fases, intentara evitar, en la medida de lo posible, el encuentro de poblaciones enemigas; en definitiva, una solución que no pusiera demasiado a prueba la bondad del hombre -judío o musulmán- y su capacidad para vencer sus miedos y sus malos instintos.

Durante el siglo XX, en muchos conflictos se consiguió un acuerdo definitivo de paz sin necesidad de un retorno en masa de refugiados, de uno u otro bando. Eso fue lo que pasó, por ejemplo, en el conflicto entre Alemania y Polonia por el derecho de retorno de los refugiados de las regiones alemanas que se anexionaron a Polonia en 1945. Los antiguos enemigos se dieron cuenta de que precisamente el regreso de millones de refugiados podía poner en peligro el nuevo acuerdo de paz y, pensando en el futuro, prefirieron aplacar los dolores del pasado.

Me imagino que, si Israel aceptara el derecho de retorno, llegaríamos a una situación por la cual cientos de miles -o tal vez millones- de palestinos se irían a vivir a un Estado al que durante años han jurado exterminar. En poco tiempo -hablando en términos políticos-, estos palestinos se convertirían en el mayor grupo de población del Estado contra cuyos símbolos han estado siempre luchando. Esa lucha ha sido la herencia más importante que han transmitido a sus hijos. ¿Algún Estado del mundo aceptaría voluntariamente la entrada de una población así? ¿Es que Israel, tan débil desde el punto de vista demográfico, puede soportar una situación como ésa sin correr el peligro de desaparecer?

Además, temo que, tras diez o veinte años, cuando los judíos fueran una minoría, se verían tentados -como cualquier pueblo que ve amenazada su presencia en su propio país- a establecer, por la fuerza militar o a través de una legislación dura y discriminatoria, un régimen de apartheid, que acabaría con el desmonoramiento del actual sistema estatal. Por otra parte, si los árabes se convirtiesen en la población mayoritaria en Israel, podrían por medios democráticos acabar anulando la identidad judía -de forma que el Estado de Israel ya no sería un lugar de refugio para los judíos del mundo- y convertir a Israel en el Estado hermano del Estado palestino. Y lo más importante: ¿puede uno olvidarse de las continuas amenazas que transmite la propaganda árabe -fuera de Israel-, de que en ese caso todos los judíos que no hubiesen nacido en Israel o no fueran hijos de nacidos allí tendrían que regresar a sus países de origen?

Y eso, no, gracias. No quiero ser una minoría judía dentro de Israel. Recuerden que Israel es el único país en el mundo que se estableció por decisión de Naciones Unidas, para que los judíos dejasen de vivir en una situación anómala: la de ser una minoría sin tierra, expuesta a los antojos de otros pueblos. Y creo fielmente en las honestas palabras que el catedrático Eduard Said dijo en una entrevista publicada no hace mucho tiempo en el periódico Ha-aretz: "Si los judíos llegasen a vivir como minoría en medio de una población musulmana, no sé qué suerte correrían. Es una cuestión que me resulta difícil y que no deja de inquietarme".

Con todo mi corazón, pienso que los judíos y los palestinos pueden convivir en buena vecindad y acabar curando las heridas que recíprocamente se han causado en el pasado. Pero también soy realista y, aunque me duela, sé que eso llevará mucho tiempo a ambos pueblos. Si logramos curar, paulatinamente, las heridas de la guerra, podremos en el futuro llegar a una situación en la que, tal vez, los Estados no se definan de forma tan estricta y que incluso las fronteras no sean más que unas líneas marcadas en un mapa. Entonces será cuando quizás los israelíes y los palestinos (que se parecen bastante por su naturaleza, por su ímpetu, aunque también por su pragmatismo) podrán mezclarse de manera natural. Así podrían vivir unos dentro del Estado del otro, y viceversa, y constituir un modelo de convivencia. Pero entretanto debemos conformarnos con reparar aquello que se puede reparar, curar lo que se puede curar e intentar alcanzar una justicia parcial -no se puede conseguir justicia absoluta para un pueblo a costa de cometer otra injusticia con el otro-. Sólo así podremos disfrutar de una vida nueva para todos.

Acotaciones
1. A fines de noviembre de 1947, Naciones Unidas decidió la partición de la zona en dos Estados: uno judío y otro palestino. Los judíos aceptaron la partición, aunque se les otorgaba un Estado muy pequeño y con una posición estratégica difícil de defender. Los palestinos, y después todos los países árabes, rechazaron la partición, y al día siguiente de la proclamación del Estado de Israel, cinco países árabes proclamaron la guerra contra el nuevo Estado judío con el fin de exterminarlo. Así se produjo la guerra de independencia de Israel, a la que los árabes llaman Al nakba -la desgracia-. Miles y miles de palestinos huyeron de Israel, en muchas ocasiones animados por los países árabes, que les prometieron que los devolverían a Tel-Aviv "sobre las alas de la victoria". Parte de palestinos fueron expulsados por las fuerzas israelíes. Los que se quedaron en Israel pasaron de ser una mayoría a ser una minoría. Actualmente son cerca de un millón y poseen ciudadanía israelí. El número de refugiados, junto con sus descendientes, supera los cinco millones -prácticamente el mismo número de judíos israelíes-. La mayoría vive en condiciones infrahumanas en campos de refugiados repartidos por Oriente Medio, y su miseria constituye el corazón del conflicto árabe-israelí.

2. Hace algunos años, en un campo de refugiados palestinos llamado Dehaisha, conocí a un niño de cinco años. Le pregunté si había nacido en el campo. Me dijo que sí, y enseguida añadió: "Pero yo soy de Zakira". Me quedé sorprendido: Zakira era una aldea conquistada por Israel en la guerra de 1948 y ya no existe. "Yo soy de allí", insistió el niño, y detalló: "Allí teníamos una casa muy grande, era un palacio, y teníamos muchos naranjos que nos daban unas naranjas así de grandes...". Le pregunté si había estado allí y me dijo que no, pero añadió que, si Dios quiere, pronto regresará allí.

Me fui con él hasta el colegio. Era un edificio deprimente, asfixiante y oscuro. No había colgado ningún cuadro, pues era tanta la humedad que no se podía clavar un clavo. Le pregunté a una profesora, una chica joven y de lengua afilada, si se iría del campo para vivir en un lugar mejor si se lo ofrecieran. "Sólo si es a mi patria", me contestó. "Aunque me ofrecieran un palacio en otro lugar, no iría". Le pregunté si no soñaba a veces con vivir en un lugar mejor y ella se rió: "¿Que si sueño? Yo debo reparar el sufrimiento de mis padres". Entonces le pregunté: "¿Es que por lo que sufrieron tus padres no vas a intentar lograr siquiera un poco de felicidad?". Y ella sentenció: "No quiero y tampoco puedo. Yo regresaré a mi tierra y no será a través de un tratado de paz. Lo que se arrebató por la fuerza se recuperará por la fuerza".

En cada una de las barracas del campo vi colgada en la puerta una llave gruesa y pesada: la llave de la casa de la que los expulsaron. Una casa que casi seguro ya ni existe. De las viejas maletas asomaban unos papeles amarillentos: los papeles de venta de sus tierras y de sus casas. Por un momento me parecía que allí el sueño era más fuerte que la realidad en la que viven y, tal vez, precisamente por la miseria de su vida el sueño se haya hecho tan poderoso y palpable.

David Grossman es escritor israelí
 
Palestina: Se agrava la tragedia
Edward Said
ZNet
Traducido por: Germán Leyens
 
Nadie sabe en realidad si la Intifada de Al-Aqsa se apaciguó temporalmente a raíz de que Yasser Arafat la condenara públicamente el 17 de noviembre o si, por el contrario, la breve tregua fue declarada debido a la fatiga o para llevar a cabo una búsqueda de nuevas posiciones. A pesar del enorme coste en vidas y bienes materiales para los palestinos, los problemas esenciales siguen existiendo, y los israelíes continúan su ciego, y a fin de cuentas estúpido, asalto contra los palestinos, continuando sin descanso con la estrangulación, el bloqueo económico y el bombardeo de ciudades y aldeas.

Debería exigirse a cada dirigente árabe que se congratuló por la elección de Barak hace un año y medio que repitiera sus declaraciones de manera que se demostrase una vez más su frivolidad. Encuentro que la actitud árabe oficial es prácticamente incomprensible, habiendo pasado la mayor parte de mi vida tratando de descifrarla de acuerdo con las leyes de la razón y del sentido común más elemental.

1.¿Creyeron seriamente que Barak era el salvador del proceso de paz? Y si así lo hicieron, ¿no comprendían que salvar el proceso de paz no era sino prolongar la agonía palestina?
2.¿Pensaron que había dejado de ser el gran "héroe de la guerra" que había dedicado toda su carrera a matar árabes? Y si no lo hicieron, ¿por qué tardaron tanto en descubrirlo?
3.¿Requiere la sumisión hacia los Estados Unidos tanta sumisión ciega, tanta acrobacia, tanto tejemaneje y una postración tan profunda?
4.¿Por cuánto tiempo y para qué se aferran a un status quo represivo, básicamente negativo, que no tiene la voluntad ni la capacidad para ir a la guerra ni para vivir en paz, simplemente por complacer a una súper potencia lejana y arrogante que ha mostrado tanto desprecio, inhumanidad y tanta crueldad total y atroz hacia ellos y su pueblo?

¿No pueden hacer algo más substancial que lo que están haciendo cuando Israel está utilizando helicópteros artillados para asesinar a civiles palestinos y destruir sus hogares, mientras los Estados Unidos suministran a Israel el mayor pedido de helicópteros de ataque jamás realizado en los últimos 10 años e Israel agrega 500 millones de dólares a su presupuesto para asentamientos? Ni una palabra de protesta oficial contra la política de los EE.UU. que ha significado tamaña catástrofe para nuestro pueblo. Este apocamiento es lo que permite decir a los políticos estadounidenses, de los cuales el poco lamentado Dennis Ross –el mediocre individuo que ha hecho más por sí solo que cualquier otro por impulsar los intereses israelíes—es sólo uno, que los árabes confían en los EE.UU. y sus políticas y siguen siendo muy amigos y aliados de los EE.UU. Seguramente ha llegado el momento de hablar francamente de una hipocresía y brutalidad sin paralelos, en lugar de quedarse de brazos cruzados mientras más y más palestinos son asesinados con armas pagadas por los contribuyentes estadounidenses.

Pero el núcleo de la tragedia se encuentra entre las propias víctimas, el pueblo palestino. Aquí uno tiene que hablar y pensar de manera racional, sin dejar que la emoción y las pasiones del momento distraigan demasiado. Mi impresión general es que los palestinos por doquier sienten la ausencia de verdadero liderazgo, la voz de una autoridad que pueda hablar tanto del presente como del futuro con algún sentido de visión, alguna articulación de un objetivo coherente, comprensivo, más allá de los lugares comunes usuales que repiten lo que está obviamente destinado a postergar decisiones y visiones con mera retórica. Nadie tiene duda alguna de que los palestinos están luchando contra la ocupación militar y que lo han hecho durante 33 años. Pero hay cuatro millones de refugiados luchando contra el exilio, aparte del millón de ciudadanos palestinos de Israel que han estado viviendo bajo un régimen de discriminación racial y religiosa escondido desde hace tiempo bajo etiquetas fatuas como "la democracia israelí." Uno de los muchos problemas respecto a Oslo ha sido que los negociadores palestinos se concentraron exclusivamente en la ocupación, desatendiendo las otras dos dimensiones. Pero debería quedar claro de una vez que en los tres casos luchamos contra el sionismo y que hasta que tengamos un liderazgo que pueda formular una estrategia integrada en los tres frentes, no tendremos liderazgo alguno. La tragedia es que la Intifada se desarrolla, con vidas perdidas trágicamente todos los días, en un escenario o marco que profundiza las diferencias entre palestinos en lugar de unirlos. Necesitamos una nueva visión, una nueva voz, una nueva verdad.

¿No es ya evidente que consignas anticuadas como "un estado palestino" o "Jerusalén, nuestra capital" nos han llevado a este impasse? ¿No tenemos derecho a esperar que un verdadero dirigente hable a todos los palestinos, honestamente, sin miedo, sin duplicidad o guiños a los EE.UU. y a Israel, y trace un camino hacia adelante que unía la oposición a la ocupación, al exilio y a la discriminación racial? ¿Por qué continuar engañando a la gente con la esperanza vacía de que "la lucha," una palabra que parece significar que los que deben morir son los demás, va a lograr para el mundo árabe en general y los palestinos en particular lo que han anhelado durante tanto tiempo? No es más ni menos que alarmante que después de más de medio siglo de lanzar bravatas, de derramar sangre y desperdiciar tesoros, de militarización, de abrogar la democracia y los requerimientos más elementales de la ciudadanía en el mundo árabe, nos encontremos enfrentando al mismo enemigo, las mismas derrotas, los mismos cambios de posición táctica y las mismas medias vueltas hipócritas, con el mismo arsenal desgastado de amenazas, promesas, consignas y clichés, métodos todos que ya han demostrado ser más o menos inútiles y que han causado los mismos fracasos desde 1967 a Oslo pasando por Amman, octubre de 1973 y Beirut.

Nadie puede negar que Palestina constituye una excepción entre casi todos los problemas coloniales de los últimos 200 años. Es excepcional, pero no apartado de la historia. La historia humana está llena de casos similares, si no perfectamente idénticos, y lo que me ha sorprendido, como una persona que vive lejos del Medio Oriente pero que está próximo a éste por toda suerte de razones, es lo aislados que nos mantenemos del resto del mundo, mientras que, creo, podemos aprender tanto de la historia de otros pueblos oprimidos en las Américas, Africa, Asia e incluso Europa. ¿Por qué no queremos compararnos, por ejemplo, con los negros sudafricanos, o con los indios americanos, o con los vietnamitas? Al decir compararnos, no quiero decir mecánicamente o ciegamente, sino creativa e imaginativamente.

El difunto Eqbal Ahmad, que por cierto fue uno de los dos o tres analistas más brillantes de la historia y la política contemporánea que yo haya conocido, siempre llamó la atención hacia el hecho de que los movimientos de liberación exitosos tuvieron éxito precisamente porque utilizaron ideas creativas, ideas originales, ideas imaginativas, mientras que en otros movimientos menos exitosos (por desgracia como el nuestro) había una tendencia pronunciada a utilizar fórmulas y a la repetición sin inspiración de consignas pretéritas y modelos de conducta anticuados. Tomemos como ejemplo primordial la idea de la lucha armada. Durante décadas nos hemos basado en ideas sobre armas y muertes, ideas que desde los años 30 hasta la fecha, nos han producido numerosos mártires, pero que han tenido poco efecto real, no tanto sobre el sionismo sino que sobre nuestras propias ideas sobre qué hacer después. En nuestro caso, el enfrentamiento fue conducido por una pequeña cantidad de gente valerosa luchando en una batalla sin posibilidades de éxito, por ejemplo con piedras contra helicópteros artillados, tanques Mercaba, misiles. Pero una mirada rápida a otros movimientos – por ejemplo el movimiento nacionalista indio, el movimiento de liberación sudafricano, el movimiento por los derechos humanos estadounidense -nos muestra en primer lugar que sólo un movimiento de masas que emplea una táctica y una estrategia que maximiza el elemento popular, ha tenido jamás algún impacto sobre el ocupante y/o el opresor. En segundo lugar, sólo un movimiento de masas que ha sido politizado e imbuido de una visión de participación directa en un futuro construido por ellas mismas, sólo semejante movimiento tiene una posibilidad histórica de liberarse de la opresión o de la ocupación militar. El futuro, como el pasado, es construido por seres humanos. Ellos, y no algún mediador o salvador distante, crean los medios para el cambio.

Tengo bien claro, por ejemplo, que la tarea inmediata en Palestina es establecer el objetivo de liberarnos de la ocupación utilizando medios de lucha imaginativos. Involucraría necesariamente a numerosos palestinos que interferirían directamente en el proceso de asentamientos, bloqueando rutas, impidiendo la entrada de materiales de construcción, en otras palabras, aislando los asentamientos en lugar de permitirles que, conteniendo una cantidad mucho más pequeña de gente, aíslen y rodeen a los palestinos, que es lo que ocurre en la actualidad. Sigue siendo cierto, por ejemplo, que los trabajadores que construyen día tras día los asentamientos israelíes, son en realidad palestinos: esto debería dar una idea bastante simple de hasta qué punto el pueblo palestino está profundamente engañado, equivocado, poco movilizado y politizado. Después de 33 años de construir asentamientos israelíes, los obreros palestinos deberían recibir inmediatamente empleo alternativo de la Autoridad Palestina. ¿No se puede acaso ahorrar unos pocos dólares de los millones gastados en seguridad inútil y burocracia improductiva? Esto, desde luego, es una falla del liderazgo, pero en el fondo son también aquellos individuos que saben más –profesionales, intelectuales, maestros, doctores, etc.- que tienen el poder de expresión y los medios de hacerlo, los que no han hecho suficiente presión sobre la dirigencia para hacer que responda a la situación.

Y ésta es la mayor tragedia de todas: un pueblo que está sacrificándose apasionadamente, perdiendo la flor de su juventud y todas sus energías en una valerosa confrontación con un enemigo sadista e implacablemente cruel que no tiene escrúpulos para asfixiar a los palestinos, y el Sr. Arafat sigue guardando silencio. No se ha dirigido a su pueblo sincera y honradamente desde que comenzó la crisis, ni siquiera una radioemisión de 10 minutos para darle fuerzas. Para explicar su política, para decirle a su pueblo dónde estamos, cómo llegamos allí, y dónde vamos, después de todo este derramamiento de sangre y sufrimiento. No ha gastado ni un minuto de su tiempo diciéndole la verdad a su propio pueblo, aunque viaja por el mundo desde Francia a China, reuniéndose con presidentes y primer ministros, sin resultados. ¿Tiene el corazón hecho de piedra, ha anestesiado por completo su conciencia?. Encuentro esto sorprendentemente incomprensible, y esto después de 30 años de llevarnos de una catástrofe y aventura poco considerada a la otra, sin descanso y sin siquiera murmurar "¡gracias por aguantarme durante tanto tiempo con mis terribles, incompetentes faltas y errores de cálculo!" Yo, por lo pronto, estoy cansado de su actitud de desprecio hacia su pueblo, y su glacial imperturbabilidad autocrática, su incapacidad de escuchar o tomar a otros en serio, sus interminables ambigüedades, sus secretos y su ciego tambaleo irracional de un patrón al otro, dejando todo el tiempo que su sufrido pueblo se las arregle como pueda. Dirija, Sr. Arafat, dirija a su pueblo, y si no puede o no quiere hacerlo, por favor dígalo sinceramente. Pero lo que usted ha estado haciendo desde que comenzó el proceso de Oslo ha sido desorientar, esquivar, hacer acuerdos secretos que han beneficiado a unos pocos de los muchos políticos corruptos que le rodean, pero ha empeorado nuestra situación general, y mucho.

La Intifada Al-Aqsa es una Intifada contra Oslo y contra la gente que construyó ese proceso, no sólo Dennis Ross y Barak, sino también a un pequeño círculo de funcionarios palestinos irresponsables. Esa gente debería tener ahora la decencia de ponerse de pié ante su pueblo, admitir sus errores y pedir (si es que lo pueden conseguir) el apoyo popular si es que hay un plan. Si no lo hay (como sospecho) deberían tener por lo menos la cortesía elemental de decirlo. Sólo haciéndolo puede haber algo más que una tragedia al final del camino. Los funcionarios palestinos firmaron el acuerdo para la partición de Hebrón, firmaron muchos otros acuerdos sin obtener garantías previas de que se terminaría con los asentamientos (o por lo menos que no aumentarían) y que se borrarían todos los signos de ocupación militar. Ahora deben explicar públicamente lo que pensaban cuando lo estaban haciendo y por qué lo hicieron. Luego tienen que permitir que expresemos nuestros puntos de vista sobre sus acciones y sobre su futuro. Y, por una vez, deben escuchar y tratar de poner el interés común antes del propio, a pesar de los millones de dólares que han derrochado o puesto a buen recaudo en departamentos en París y valiosos negocios de propiedades y lucrativas operaciones con Israel. Bueno está lo bueno pero no lo demasiado.
 
Sahara Occidental
 
¿Qué pasó con el Rally Paris-Dakar?
El Frente Polisario anuncio que consideraba casus belli que el Rally París-Dakar atravesara territorio del Sahara Occidental. Valoraba que esta decisión suponía un aval propagandístico a la posición del Gobierno marroquí y dada la paralización del proceso de autodeterminación patrocinado formalmente por la ONU, concluía llegado el momento de reanudar las hostilidades tomando como primer objetivo el Rally. La noticia tuvo inmediato impacto internacional. La red hirvió de correos; la prensa se hizo eco de la advertencia, organismos solidarios hicieron actos de protesta en diversas etapas europeas del Rally...
Sin embargo, al final, el Frente Polisario comunicaba que no iba a actuar; que aunque entendía terminado el periodo de tregua no iba a atacar el rally accediendo a las peticiones en ese sentido llegadas desde Estados Unidos, la OUA y el Gobierno argelino.
Este amago seguido de rectificación no ha dejado en muy buen lugar al Polisario. ¿No valoró previamente los efectos de su anuncio y de su decisión de tomar como objetivo al Rally?. ¿No tuvo en cuenta, después, las consecuencias de dejar en posición desairada a los colectivos de solidaridad con el Sahara?. Particularmente significativa es la impresión que resta tras esta secuencia de acontecimientos sobre la dependencia del Frente en relación a los deseos del Régimen argelino.
Argelia no tiene interés en un incremento de la tensión con Marruecos, por razones internas. Los dos estados, Marruecos y Argelia, cada uno por sus circunstancias particulares, no desean sumar a sus tensiones y problemas ya existentes una resurrección de las hostilidades en la zona.
Resulta evidente que los intereses de Argelia y el Polisario no son idénticos. Por mucho que se quiera difuminar, el tiempo pasa inexorablemente para todos y las estrategias no sólo se agotan sino que llegan a pudrirse. La espera al referéndum de la ONU tiene costes importantes; la imposibilidad de imponerlo por las vías usadas hasta ahora parece clara. De ahí el anuncio primero del Polisario. Pero también parece claro que la hospitalidad argelina en Tinduf impone sus condicionantes y que una cosa es acoger en la hamada unos campamentos de refugiados y otra muy distinta permitir que vuelvan a actuar como base logística para la guerra. Los tiempos de Buteflika no son los de Bumedian.
Todo ello sitúa un escenario en donde al Polisario le resta o bien proceder a una huida hacia adelante, situando al régimen militar argelino ante hechos consumados, a la expectativa de imprevisibles reacciones y consecuencias o bien afrontar una reflexión estratégica profunda que revise el conjunto de sus pautas de actuación políticas y militares puestas en practica desde 1975 (y de las que la tregua no supuso una modificación, sino más bien una adaptación en forma de aplazamiento).

Chile, Agujero de ozono 

La revista GEO publica un artículo en el que informa que el agujero de ozono antártico ya está afectando a la salud de los habitantes del extremo sur de Chile.

En la ciudad de Punta Arenas (120.000 habitantes), a 3.090 km. al sur de Santiago, ya se han diagnosticado daños oculares y cutáneos irreversibles por la acción de los rayos ultravioleta, según se cita en un estudio conjunto del Ministerio de Salud y de la Universidad de Chile.

Sobre los intelectuales
James Petras, Rebelión
Fragmento de su intervención en la Presentación del libro "Globaloney"
 
Bueno, después de las palabras de David y de Tato, debería terminar la reunión ahora, con todos los créditos. Muchas gracias por su presencia y por los méritos. Ahora no puedo avanzar más.

Lo que quiero discutir esta noche es algo a partir del libro y no simplemente repetir lo que está en el libro, porque si no, no podemos vender el libro para ayudar a Herramienta.

Entonces, lo que voy a discutir hoy, no está escrito en forma explícita, pero sí está implícita en el libro una crítica al concepto de globalización y otros conceptos y frases que esconden la realidad y no clarifican las cosas; que sirven para legitimar el sistema de dominación imperialista.

Empezando por la globalización, que es lo mismo que hablar del imperialismo, ya que el imperialismo implica un conocimiento del poder, de la concentración de ese poder en los Estados euro-americanos, para dar una explicación de por qué hay tanta polarización en el mundo, sobre la prosperidad en Europa y Estados Unidos, por lo menos entre las clases dominantes, y la crisis permanente aquí.

La problemática es ésta: ¿por qué el concepto de globalización gana tanta fuerza y circulación entre los intelectuales de izquierda?, ¿por qué están imitando y repitiendo conceptos que vienen del enemigo?, ¿qué significa esto? Un tipo de hegemonía burguesa.

Mientras los escritores e intelectuales critican los efectos de la globalización aceptan, al mismo tiempo, la terminología y muchas de sus premisas. Por ejemplo, que ahora el capital no tiene casa, circula, que la dinámica viene de algo que se llama la tercera revolución tecnológica y toda una serie de frases vacías, en lugar de analizar cómo el Estado imperial domina los países, generando condiciones para la expansión y extracción de valor, transfiriéndolo hacia los centros de poder.

Esto es parte de un problema más grave, que es la búsqueda desesperada de los intelectuales de izquierda por alcanzar respetabilidad, de lograr aceptación utilizando la misma jerga, con la que esperan obtener algún reconocimiento o certificación, de que también son científicos serios, pensadores profundos. Y este es el tema que quiero discutir hoy: los pecados mortales de los intelectuales o, en otras palabras, cómo prolongar la hegemonía burguesa.

Espero no aburrirlos, sobre todo después de la dinámica anterior de la charla.

Para comenzar, quiero examinar varios aspectos de esta búsqueda de respetabilidad. En primer lugar, la tendencia de la izquierda a citar siempre fuentes burguesas. Dicen: 'Esta información, esta fuente, viene del Banco Mundial'. No dicen que han obtenido la información de un archivo de David Viñas, porque eso no lo van a aceptar, con lo cual están sosteniendo que la objetividad sólo se puede garantizar citando fuentes burguesas. Y ¿qué pasa con las fuentes de izquierda? O son sospechosas, o bien les falta autoridad. Entonces, ¿qué significa esto? Que están dando autoridad a los argumentos de los expertos burgueses y sus practicantes.

Por ejemplo, para discutir el neoliberalismo muchos izquierdistas buscaban el libro de George Soros y, de alguna forma, llegaban a decir que ahora, hasta Soros estaba criticando el neoliberalismo. Justamente Soros, que es el más grande de los ladrones que tumbó el proceso de socialización, uno de los oligarcas metido en la desestructuración de Rusia, en Asia, etcétera. Pero, ¿es una fuente fiable, porque hace algunas críticas, y a partir de eso es una autoridad?

El otro caso habitual es el de citar al Banco Mundial para hablar de pobreza. Y ¿qué autoridad tiene el Banco Mundial para calcular la pobreza? Si uno examina los indicadores, antes decían que era un dólar por día, ahora lo subieron a dos dólares por día. ¿Quién puede vivir con eso? Yo estuve en Filipinas y nadie puede vivir con dos dólares por día, ni en las peores villas o favelas, ni en ningún lugar, nadie puede vivir con dos dólares. Debemos hablar por lo menos de diez dólares diarios para cubrir la mínima subsistencia. Pero todos citan las cifras: 'hay tantos millones de pobres según el Banco Mundial'. Pero ¿para qué citar al Banco Mundial? ¿Por qué aceptar sus cifras para discutir un problema? Hay otra forma muy sencilla de hacerlo: examinar los indicadores, calcular qué se necesita para vivir una vida decente, y decir no son tres mil millones, sino que son cuatro mil o cinco mil millones, que es mucho más que lo que dice esta famosa autoridad.

Otra vez es la búsqueda de una fuente burguesa respetable que permite, no entrar a los foros burgueses, pero sí, como consecuencia, dar alguna legitimidad al Banco Mundial; que si bien es representante del neoliberalismo, tiene cifras interesantes, cifras que nosotros podríamos utilizar contra ellos. Esto es falso. Hay que examinar cómo construyen sus indicadores y desde dónde hablan. Siempre han tendido a minimizar los problemas.

Lo mismo sucede con la CEPAL. Ahora todos dicen: 'la CEPAL está dando cifras sobre las privatizaciones'. Pero nunca discuten la corrupción dentro de las privatizaciones. Siempre lo describen como un proceso económico y no se meten, dicen, en los aspectos políticos y en cómo se organizan las privatizaciones; y mucho menos las grandes consecuencias negativas, tanto a corto como a largo plazo. Sí sostienen que el Estado debe ser transparente. Debe ser, pero no es. ¿Por qué dan recetas cuando saben, de primera mano, que el tema del que están hablando está lleno de corrupción y de entregas, con consecuencias muy negativas? Pero todos dicen: 'CEPAL tiene cifras sobre las privatizaciones'.

En segundo lugar, veo que en las grandes reuniones, tanto en Estados Unidos como en otros países, a los intelectuales de izquierda les gusta invitar personalidades importantes de la burguesía para asistir a estas reuniones. Algún actor de Hollywood, algún personaje del establishment. Creen que esa es una buena forma para atraer gente o, por lo menos, para atraer a los medios de comunicación que en otras circunstancias no concurrirían.

Estos notables se levantan en la plataforma y pueden tomar una posición contra la violación de los derechos humanos, pero al mismo tiempo están sembrando una confusión. En lugar de decir que las violaciones a los derechos humanos son consecuencia de que el imperialismo norteamericano está fortaleciendo las dictaduras y oprimiendo al pueblo, dicen que las violaciones están en contra de nuestras tradiciones democráticas. Entonces, por un lado, siembran una crítica por la que reciben aplausos, y cuando luego les preguntas ¿Por qué han dicho tantas estupideces? Los intelectuales te contestan: 'Hay que entender que no es de los nuestros, hay que entender que los lapsus son menores que el capital que podemos usar por tener a un banquero de Wall Street criticando el problema de los derechos humanos o tener a Richard Gere criticando las violaciones'. ¿Qué es esto? El precio es tener un personaje a costa del contenido. Esta es una práctica generalizada: pescar al tipo más potable, que consigue la atención de los medios de comunicación, en lugar de buscar la persona más contundente, más informada y más íntegra. Suelen pensar: 'Esta persona es demasiado de izquierda y quién sabe si va a atraer tanta gente'. Entonces se callan, dando legitimidad a una persona que el próximo día puede dar otra charla denunciando a los mismos intelectuales de izquierda que organizaron la reunión anterior. Entonces, se excusan diciendo: 'Es un traidor'. Pero era un traidor anticipado.

Otro fenómeno interesante -otro pecado mortal-, es la búsqueda de los símbolos del prestigio burgués para ganar legitimidad, en lugar de buscar los compromisos consecuentes en las luchas prácticas. Por ejemplo, en lugar de decir: 'Pavlovsky lucha para plantear la necesidad de integrar la psicología en la lucha social'; dicen: 'Fulano de tal que ganó el premio Guggenheim'. El prestigio, en este caso, viene de Guggenheim, uno de los peores explotadores en la historia de la minería pero se lo utiliza como un símbolo de prestigio. Respecto a esto, quiero decirles una cosa, el enorme respeto que tengo por un argentino, que en un momento que no tenía muchos recursos rechazó el Guggenheim. Está aquí presente y se llama David Viñas.

Otro tema es el de los títulos institucionales. Una profesora un día me dijo: 'Yo tengo título de Harvard'. 'Y además de eso le dije- ¿tienes algo interesante para decir?'. Es lo mismo esta certificación de Harvard, que las de Oxford, Cambridge, La Sorbona, etc. O decir: 'Se trata de un ex ministro del gobierno de Menem que ahora quiere criticar el ajuste'. Hay que darle dos patadas en el culo, una por lo que hizo en aquel momento y otra por su hipocresía de ahora.

Nos la pasamos buscando dónde podemos conseguir algún ayuntamiento, alguna gobernación que dé su auspicio para colocarlo en el membrete; en lugar de decir que el comité de desocupados de la Matanza está apoyando la reunión, buscamos cosas relacionadas con el prestigio burgués que está siempre luchando contra nosotros, pero preferimos poner ese membrete y decir: 'Ahora somos respetables, tenemos visibilidad'. De esto resulta que los izquierdistas quedan marginados e invisibles fortaleciendo a la burguesía y a su hegemonía.

Otro aspecto es cómo conseguir una carrera exitosa en las instituciones burguesas y retener las credenciales izquierdistas. Hay varias formas de hacer las dos cosas. Primero hay que consolidar la tarea, comer mierda por diez años, bajar la cabeza, hacer trabajos que no tengan mucha significación del tipo: "El análisis de la influencia de los tejidos de fulano sobre la iglesia en el siglo XVIII". Luego de conseguir una posición de gran prestigio en alguna institución, dar un giro, empezar a manifestar una postura crítica y descubrir las injusticias.

El segundo camino, más común, es combinar investigaciones muy convencionales y una enseñanza ortodoxa en el sentido negativo del término- y después del trabajo, en reuniones sociales, tipo cóctel, dar las posiciones más críticas y revolucionarias. Esa es la esquizofrenia que separa el trabajo académico de la esfera de las opiniones políticas personales, que pueden ser muy críticas. De esta forma, uno puede ser muy potable en cualquier institución de prestigio. Recuerdo algunas veces en las que he ido de visita a dar conferencias a universidades prestigiosas. Estos intelectuales cuidaban los detalles del currículum y la terminología; los presentaban en una forma terriblemente convencional. Después, durante la cena, comenzaban a atacar la política norteamericana, el genocidio, etc., como un hobby, una diversión para sentirse bien, que se manifiesta en la esfera privada de la vida, pero nadie se da por enterado y no tiene ninguna consecuencia.

Además, hay otra cuestión para analizar, las diferentes actitudes según sean los distintos ámbitos donde se realizan las actividades. Conozco personas de izquierda que preparan con dos o tres meses de anticipación sus trabajos para presentarse en conferencias. Ponen mucho cuidado ante las audiencias burguesas y las grandes conferencias académicas, pero cuando son invitados a dar una charla frente a una masa campesina u obrera, improvisan en el momento algunas palabras críticas, o, en algunos casos, repiten la misma charla que dieron el año pasado. ¿Eso qué significa? ¿Qué es lo que valorizan en la vida? Valorizan el lugar adonde van a llenar el currículum. En cambio, en las reuniones donde tienen la posibilidad de influir sobre un proceso político que afecta al pueblo, no prestan atención, le restan importancia, piensan que pueden decir cualquier porquería y que la gente se lo va a tragar. La verdad es que esto no es así.

Recuerdo una reunión del MST - no voy a mencionar el nombre, pero sí que era un personaje muy conocido en la izquierda brasilera-; esta persona entró, dio la charla y cuando terminó la gente que estaba escuchando me dijo: Es la misma charla que dio hace tres años'. Es tal vez el alzheimer, como un amnésico, que no recuerda lo que hizo de un año al otro.

Estas prácticas de las que estamos hablando, en primer lugar, fortalecen el prestigio y la legitimidad de las instituciones, las ideas y las personalidades burguesas y generan un complejo de inferioridad en la izquierda. En segundo lugar, a partir de estas prácticas uno puede observar el carrerismo o arribismo. Siempre, el verdadero conocimiento está afuera, en las escuelas de prestigio que gozan de nombre reconocido. Los practicantes nacionales tienen sus limitaciones, aunque hay algunas personas con buenas intenciones, al fin de cuentas, no tienen el nivel que sí tienen las universidades prestigiosas. Lo que olvidan los comentarios de este tipo es la distorsión ideológica que reciben cuando van Harvard, a la London School, cómo absorben las mistificaciones y aplican teorías, conceptos y trabajos en un paquete. Es verdad que en esos lugares las bibliotecas tienen mucha documentación, que existe gente técnicamente muy capaz, matemáticos que pueden llenar todo un pizarrón con ecuaciones, pero cuando les preguntas sobre las premisas de la competencia perfecta, que te digan dónde existe eso en el mundo real, en la Argentina, en EE. UU. con las fusiones de las grandes empresas o en cualquier otra parte, te contestan: 'Bueno, es una competencia imperfecta'. Pero el buscador de prestigio vuelve y empieza a repetir y aplicar las mismas fórmulas, como hombre certificado desde el centro, con el prestigio alcanzado por su posición y consigue las cátedras y puestos más importantes. Es más, para entrar en este embrollo tiene que suspender sus críticas, porque el jefe del comité de doctorado no va aceptar una crítica a fondo. Si le dice: 'Mire jefe, la globalización no es adecuada, debemos hablar de imperialismo', el profesor le contesta, mirándolo fijo: 'Ahora estás hablando de ideología, la globalización es un concepto científico, estás repitiendo los clichés del pasado, de los ideólogos de tu país. Ahora estás en un mundo científico, en el que debes aprender nuestras formulaciones, las ecuaciones y las premisas de nuestra teoría. Con eso vas a conseguir las invitaciones a las conferencias, las becas post-doctorales, para mostrar tu gran capacidad, porque tienes muchas potencialidades. Pero tienes que optar entre dos caminos: o te vas por la línea ideológica y te quedas afuera de los grandes centros, o tomas el camino científico y dejas de hablar de estos conceptos que tienen contenidos emotivos. Nuestro nacionalismo, nuestro imperialismo, nuestra explotación, es simplemente una forma de ser modernos. Debes entender que lo que ustedes llaman explotación, es la modernización. Entonces, ¿quieres entrar en este mundo o quedarte atrapado en el atraso, porque los conceptos que estás utilizando no llevan a ningún lugar, y mucho menos en tu carrera?'.

¿Cómo hacer frente a esta problemática? Creo que hay muchas cosas para hacer. Hay que trabajar y respetar a los intelectuales que están involucrados, que están comprometidos, que están haciendo su trabajo con recursos limitados, pero que por lo menos tienen una perspectiva crítica sobre la realidad y no están conformes con el poder y la búsqueda de prestigio a cualquier precio. Debemos elaborar nuestras propias fuentes de materiales. Hacer el trabajo de conseguir los datos, la información, construir nuestros indicadores. No ser flojos y simplemente abrir el anuario del Banco Mundial, sacar algunas cifras y hacer un análisis radical sobre los datos falsificados o inadecuados y decir: 'Usamos las cifras del Banco Mundial, el mundo está polarizado y hay muchos pobres'. No. Hay que hacer el trabajo primario y a partir de eso elaborar.

También debemos entender que debemos dar prestigio a las actitudes de nuestros intelectuales como fue el caso de Jean Paul Sartre cuando le ofrecieron el premio Nobel durante la guerra en Vietnam y los mandó a la mierda, diciendo que no necesitaba eso, que para él era mucho más importante el apoyo y el reconocimiento de los compañeros de Indochina. Esos son mis héroes. La gente que aspira a este tipo de prestigio. Cuando voy a una reunión me preocupa lo que piensa la gente, los Sin Tierra, los zapatistas. Me preocupa que opinan ellos sobre mi pensamiento o mi trabajo. Y también la gente con quien trabajo; me importa mucho lo que piensan David, Tato y otros. Cuando me hacen una crítica la tomo en serio, reflexiono y pienso sobre ello, porque compartimos valores y un esfuerzo común hacia la honestidad.

Finalmente, respecto a los que están en el mundo académico, no estoy planteando que tengan que salir de su ámbito, sino que tienen que dar la lucha allí. Es un terreno de combate, de conflicto, al igual que sucede en el teatro, en el psicoanálisis y en todos los ámbitos. No hay que entregar ningún terreno, pero hay que ser irreverente frente a los protocolos académicos. No hay que quedarse impactado con los títulos sino analizar cuáles son los contenidos. No digo que un profesor con prestigio no tenga nada que ver, pero hay que pensar si, a pesar de sus títulos y del reconocimiento burgués, tiene algo que decir. No hay que quedarse ciego y admirado ante los títulos y certificaciones.

Para cerrar, quiero decir que hay que tener respeto por los militantes que están en las primeras líneas y seguir nuestro trabajo constante, con todas nuestras limitaciones. Ser un poco auto-irónicos para no ser fanfarrones y prepotentes. Adoptar una postura anti-heroica, en la que el respeto viene de la gente que respetamos, que para nosotros es la gente importante. Ser objetivo y partisano no tiene por qué generar un conflicto entre tener una posición política y mirar e investigar los datos reales. No simplemente distorsionar los datos para hacerlos coincidir con la posición política, sino, sobre todo, orientar las investigaciones desde la perspectiva del pueblo en lucha.

Enlaces-Sorpresa
1º. Pincha AQUI
2º. Pincha AQUI
3º. Pincha AQUI
4º. Pincha AQUI
5º. Pincha AQUI

Tres Encuestas Abiertas:
 1ª Preferencias en Frecuencia de envíos; 2ª ¿Adonde llega Andalucía Libre?. 3ª¿"Enlaces-Sorpresa" o "Sugerencias"?.-
Vota antes del 1 de Febrero de 2001
desde la pagina principal-Encuestas o envía un correo en blanco a tus opciones
-------
Abre tus altavoces, suenan Las Habaneras de Cádiz, en homenaje a Carlos Cano
-------
Directorio de Andalucía en Internet: Andalucía Viva-Red Andaluza






[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]



[Adjunto no mostrado: RASD.bmp (image/bmp) ]


[Adjunto no mostrado: Estrella Roja.bmp (image/bmp) ]
[Adjunto no mostrado: Habaneras,m.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters