Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 211 al 240 
AsuntoAutor
nº 217 - El Asunto Andaluci
nº 218 - Astillero Andaluci
nº 219 - Astillero Andaluci
nº 220 - Cortejos Andaluci
nº 221 - Compañero Andaluci
nº 222 - Astillero Andaluci
nº 223 - Luchas an Andaluci
nº 224 - Limpiezas Andaluci
nº 225 - Andalucia Andaluci
nº 226 - Cuaderno Andaluci
nº 227 - Acerinox Andaluci
nº 228 - MASACRE E Andaluci
nº 229 - Reflexion Andaluci
nº 230 - Indignaci Andaluci
nº 231 - Balances Andaluci
nº 232 - Balances Andaluci
nº 233 - Solidarid Andaluci
nº 234 - Bofetadas Boletín
nº 235 - Especial Boletín
nº 236 - XIX March Boletín
nº 237 - Solidarid Boletín
nº 238 - Astillero Boletín
nº 239 - Huelga ro Boletín
nº 240 - ¿Qué hace Boletín
nº 241 - PostEurop Boletín
nº 242 - ANDALUCIA Boletín
nº 243 - Canarias Andaluci
nº 244 - Recopilan Andaluci
nº 245 - Cuba: Ref Andaluci
nº 246 - Pacto Ast Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 270     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nº 232 - Balances Elecciones (2) - Andalucía
Fecha:Martes, 23 de Marzo, 2004  13:31:20 (+0100)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nº 232
 
En este Correo:
 
Andalucía
*Andalucía, tal como es, Andalucía Libre
*Nueva Mayoria absoluta del PSOE. Andalucía Libre
*Dossier Criticos de IU - Balances y Perspectivas: Caballero, Rejon, Asamblea Corriente critica
*Criticos de IU en la hora decisiva, Andalucía Libre
*Enlaces para Consulta Detallada de Resultados
*Solidaridad con Palestina,
*Directorio de Andalucía en Internet,
*Música de fondo - Ayuda
--oOo--
 
 
 Andalucía
Andalucía, tal como es
Andalucía Libre
Una nación no cabe en un Parlamento. Una historia secular no puede reducirse sólo a un momento. La totalidad compleja y contradictoria de un pueblo y de una clase no se describe sólo con unas elecciones. Aún así y con todo, unos comicios como los recientes andaluces son una buena fotografía de conciencias, de objetivos, de fuerzas y debilidades, de prioridades. El retrato puede no ser completo; pero el esbozo tiene trazos suficientes para ser definitorio del instante.
 
Las elecciones andaluzas de 2004 nos devuelven la imagen de una Andalucía que no nos gusta; una Andalucía deprimente. Una Andalucía dependiente, alienada, inerme, desvertebrada, desorientada. Los datos nos golpean, por enésima vez, con toda su crudeza. Son vivido testimonio de nuestras carencias, nuestras debilidades y nuestros errores. El fracaso no sólo es nacional como pueblo y como sociedad (al negarse); es también fracaso como izquierda y como clase obrera (al abdicar); fracaso como izquierda nacionalista (al no influir) y fracaso como boletín Andalucía Libre; en tanto parte de la nación, de la izquierda, de la clase y del nacionalismo andaluz. Las responsabilidades en la gestación de este desastre son distintas, ciertamente. Pero cada cuatro años, al menos, conviene enfrentarse sin resguardos ante la realidad e incluirse en ella hasta tiznarse; para sentir y asumir su carga sin disimulos ni excusas. Las avestruces no construyen naciones, ni liberan clases ni emancipan pueblos.
 
Reconozcamos primero que esta percepción crítica es ajena y esta ausente de la inmensa mayoría del pueblo andaluz. Si afirmáramos ante casi cualquier auditorio que el 14-M el pueblo andaluz ha votado por una nueva entrega contemporánea del ¡Vivan las caenas!, la mayoría ni siquiera nos entendería. Y es que no sólo se ha perdido la cualidad de entender sino también la capacidad de soñar. Bienaventurados aquellos pobres de espíritu (tipo El Militante) que en la izquierda todavía se esfuerzan por encontrar subterráneas potencialidades latentes en el voto al PSOE; que está claro que su reino no es ni será de este mundo. Seamos sinceros y anotemos que nadie con una milésima de conciencia política de clase ni conciencia nacional andaluza vota al PSOE, así caigan chuzos de punta. Dejemos de refugiarnos tras lecturas tópicas del "en si" y el "para si", como si estuviéramos aún en 1848; que ha corrido bastante agua bajo los puentes desde entonces y estamos en Andalucía y no en otra parte. Reconozcámonos así, sin atenuantes, como inmensa minoría. Hagámoslo, pero no para refugiarnos tras la hipocresía del pensamiento políticamente correcto, reproduciendo lugares comunes liberales. El pueblo se equivoca; lleva siglos haciéndolo. No es innato ni ineludible; pero sucede, porque todo está montado para que así ocurra. Añadamos también de inmediato y a renglón seguido que lo hace especial e inevitablemente cuando sus presuntas vanguardias [sí, van-guar-dias, deletreémoslo si es necesario para provocar mejor a los progres de plástico] -cada una en su ámbito y según sus fuerzas- no ejercen como tales; cuando no ilustran sino entontecen; cuando no aclaran sino desarman; cuando no organizan sino desmoralizan; cuando supeditan cobardemente el interés colectivo al provecho cercano o a la egoísta seguridad personal o de grupo; cuando se acomodan a su rutinario gueto de convencidos; cuando carecen de proyecto nacional y por tanto de argumentos, respuestas y propuestas (o cuando este proyecto está reducido a algunas palabras, por bien enhebradas que estén y dramáticamente falto de soportes reales).
 
El arrojo en el análisis es precondición ética y política para la resolución de las carencias. Dejémonos de susurros y digámoslo de seguido en voz alta: "la Andalucía española tiene lo que se merece". El desprecio político ajeno, el subdesarrollo y la explotación económica, la supeditación social, la usurpación de su cultura e historia, son causa pero también consecuencia de su realidad. No tiene que haber ni un gramo de fatalismo ni derrotismo en esta mera constatación. No nos conformamos ni un segundo. Nadie va a liberar Andalucía si no lo hacen los propios andaluces. Simplemente, ubicando el nudo gordiano del problema andaluz -la españolidad y todo lo que implica- es como únicamente podremos cortarlo algún día; a fuerza de constancia, entrega, valor, honestidad y trabajo. Una Andalucía Libre y Socialista y una Andalucía española son contradictorias esencialmente; porque no cabe libertad ni socialismo erigidos desde la alienación y la sumisión. Alcanzar y conquistar una, implica arrinconar hasta eliminar a la otra. No puede modificarse la historia, aunque si recuperarse y reescribirse. Andalucía está donde está; no en Urano ni en Marte. Uncida al yugo español, Andalucía no puede reconstruirse en justicia y emanciparse. Andalucía española está condenada a ser lo que hoy es; en todos los planos, en todos los ámbitos. Puede quizá cambiar algo cuantitativamente, pero no cualitativamente. La única Otra Andalucía Posible, esa de la que hablan los lemas, que sea realmente alternativa, es una Andalucía que sea universal a partir de ser coherente y rabiosamente andaluza; sin intermediarios, parásitos ni adherencias. Una Andalucía sin jerarquizaciones tramposas y estériles del internacionalismo diseñadas a medida y por encargo del españolismo; una Andalucía que se enfrente a su tiempo y se ubique en el mundo del siglo XXI pensando en verdiblanco.
 
El 14-M nos presenta a Andalucía tal como es. La otra Andalucía que algunos queremos -una Andalucía Libre y Socialista- requiere claridad y determinación en los objetivos y en los medios. Si un Estado nacional andaluz -la República Andaluza- es la meta; una sociedad y una clase obrera autónomas y autoorganizadas, sin dependencias, patronazgos ni hipotecas externas españolas son el camino y el instrumento para conseguirla.
 
 Andalucía
Después de 22 años de Gobierno ininterrumpido
Nueva Mayoría absoluta del PSOE
Andalucía Libre
 
En el Estado español la tragedia del 11-M trajo consigo el 14-M un Gobierno PSOE de carambola. En Andalucía, ese mismo día, en unas elecciones bis, el 14-M afianzó y consolidó tendencias previas. El PSOE obtuvo nuevamente la mayoría absoluta: 61 escaños y 2.241.000 votos (51%). La victoria del PSOE se construyó por meritos propios y deméritos ajenos.
 
Mayoría absoluta del PSOE:
Chaves crecido
 
El 14-M los andaluces concurrían a las urnas con tres papeletas: al Congreso y al Senado español y al Parlamento andaluz. La comparación de sus opciones denota el orden de sus prioridades y el vigor de sus confianzas. Nunca el PSOE tuvo en Andalucía tantos votos en términos absolutos. Sacó 119.000 votos más para Madrid que para Sevilla; pero sólo porque ese día, Madrid era -desgraciadamente y como reflejo de la descarnada jerarquía del poder- mucho más importante para la mayoría de los andaluces que su propio y bien secundario Parlamento.
 
La mayoría absoluta del PSOE es consecuencia de su implantación, de su inmensa y atrincherada red de clientelismo y enchufados, del alineamiento en su trasero de las burocracias sindicales de CCOO y UGT y la compra al peso de intelectuales y arribistas; de su lugar en el sistema político. Pero sobre todo, su mayoría absoluta es fruto del eco social de su proyecto para Andalucía; que va mucho más allá y mucho más hondo que sus lemas de campaña o sus operaciones de imagen. No se gobiernan 22 años ininterrumpidamente y se gana otra mayoría absoluta para llegar a los 26 sin disponer de sólidos soportes de esta índole. El PSOE es la encarnación política e institucional de la Andalucía dependiente; la Andalucía española que amaga con el agravio comparativo pero se conforma con las migajas y el ir tirando; la Andalucía de la precariedad y la economía sumergida; la Andalucía que envidia y maldice entre dientes pero se siente impotente para tomar las riendas de su destino. La Andalucía alienada que se cree todavía -porque lleva siglos escuchándolo- que lo andaluz es sólo lo español, pero más chabacano. La Andalucía que mira atrás, cuya memoria aún ve cercana la miseria, la emigración y el hambre y por contraste embellece hasta casi dignificarlo al subsidio o el trabajo negro. El PSOE lleva 22 años mezclando mejor que nadie en su discurso político -con más autoridad y mayores recursos- los ingredientes que se repiten en todos los guisos de todas las otras fuerzas parlamentarias: andalucistas, PCE-IU, incluso PP. En 22 años nadie le ha plantado cara con un discurso alternativo que pudiera llegar a ser oído por los andaluces. El pueblo andaluz sólo ha escuchado a coro malas copias del discurso del PSOE; reproducciones de aspirantes que se han limitado a eludir las claves esenciales y han confiado en ganarle el tirón al original sólo con acentuar demagógicamente tal o cual perfil parcial de sus copias. El resultado está a la vista.
 
El PP retuvo 1.417.000 votos (31,79%). Retrocedió 9 puntos y 118.000 votos en relación a 2000 y obtuvo 88.000 sufragios menos para el Parlamento andaluz que para el español. Un gran fracaso; pero retengamos los datos con todo su alcance. Más de Millón y medio de andaluces (entre el 32 y el 34% del censo de votantes) apoyó el 14-M una opción que incluso desde la perspectiva más pedestre y mezquina iba contra sus directos intereses. El Gobierno español del PP se había distinguido hasta la provocación, por la discriminación de pagos e inversiones contra Andalucía, sin que esa evidencia afectara la fe del carbonero del electorado ultraespañolista.
 
El bloque central sostenedor del Régimen español (PSOE+PP) consiguió en Andalucía un apabullante 82,66% de los votos emitidos. Las fuerzas sucursalistas de obediencia española (PSOE+PP+PCE/IU), el 89,57%; por sólo el 8,43% la suma de todas las de ámbito andaluz, sin que esa cifra sea tampoco políticamente operativa dada su radical y contradictoria diversidad cualitativa. Las fuerzas españolistas -aquellas leales a España y al Régimen español- en resumen (PSOE+PP+PCE/IU+PA), ganaron el 100% de la representación parlamentaria.
 
En sus resultados autonómicos andaluces, el PCE-IU (y el PA) se beneficiaron de la minusvaloración social de la importancia de este voto. De ahí esos 50.000 votos de diferencia, conseguidos de más en las andaluzas por el PCE-IU el mismo día; que dan una falsa imagen de sostenimiento de Valderas frente al hundimiento de su clon Llamazares. Realmente, la traducción de los 335.000 votos del PCE-IU en las autonómicas es el porcentaje (7,6%) más bajo obtenido en unas elecciones de este tipo desde que comenzaron en 1982. El PCE-IU no recoge nada adicional de ninguna de las protestas habidas en Andalucía en estos años. Y es que una cosa es el trato en los despachos o la foto oportunista y otra encontrar alguna relación entre cualquier lucha honesta y dirigentes eternos de diente retorcido como los que encabezaban las listas del PCE-IU. Tampoco los intentos de reproducir a pequeña escala municipal el modelo clientelista del PSOE le reportan al PCE-IU provecho electoral sensible: el enchufe y la deshonestidad se comprueba que sólo pagan electoralmente cuando son de primera marca y tienen detrás estabilidad y fuerza suficiente. Habiendo apostado políticamente a complemento del PSOE (para copiar el modelo PA), el PCE-IU se encuentra por la mayoría absoluta del PSOE andaluz condenado a la oposición y con el agravante de la ausencia de emanaciones de su sucursal andaluza en el Parlamento de Madrid; con un grupo parlamentario español atado al PSOE y que además pensará, actuará y hablará -como mínimo la mitad del tiempo- en catalán y para Cataluña. Cabe dentro de lo posible que Alcaraz, líder espiritual del sector oficialista, quiera recolocarse encabezando la lista del PCE-IU al Parlamento europeo, para mantener abiertos los caminos hacia las redacciones y las salas de prensa, de las que tanto depende su influencia. De momento, la noche electoral ya avanzó en Canal Sur su respuesta personal ante los acontecimientos: vestirse en adelante, a la manera del tercer periodo, de españolismo republicano y esperar desde la demagogia -travestido de lagarterana tricolor según el modelo de la JCA/sector estalinista- que escampe y lleguen tiempos mejores en los que quepa volver a la respetabilidad. En lo tocante a los críticos, si antes de las elecciones ya no tenían proyecto político para Andalucía alternativo al oficial, el desastre ha acabado de noquearlos. Y Gordillo se ha limitado de momento a avanzar su acostumbrada petición de dimisiones de los sendos carteles electorales -Valderas y Llamazares- para, seguramente, luego volverse a refugiar en su pueblo, convertido en un fortin.
 
Al andalucismo regionalista del PA, ocho años de cogobierno con el PSOE, lo han dejado con 275.000 votos, diez mil votos menos que en 1996; cuatro décimas porcentuales menos (6,3%), 5 diputados (uno más) y el descrédito acumulado en este periodo. Algún ingenuo desde el exterior podría pensar que este racano balance sería motivo para alguna reflexión o movimiento interno. La presunción implica desconocer otros datos de la ecuación al menos tan importantes como los antedichos: la cantidad de sueldos percibidos en estos años, la ausencia de contestación previa significativa a la experiencia de coalición y la inexistencia de análisis y propuestas nacionalistas coherentes en su seno. En este periodo, el clientelismo y la derechización han perfilado la imagen del PA como una derecha regionalista -que, eso sí, incluye en sus filas a algunos despistados de izquierdas- estigmatizada socialmente como mercenaria y que sobrevive con el agravante de sostenerse en el aire sin ningún sostén social orgánico. Su discurso sigue tal cual se inicio en 1977: españolismo verdiblanco y agravio comparativo. El mantenimiento del numero de escaños, superando la nueva escisión pachequista y que no se haya producido un desastre aún mayor, tal cual temían, tiende a limitar además en lo inmediato el efecto político interno del fracaso. La reducción a la irrelevancia parlamentaria tampoco será especialmente sensible dado que antes -incluso estando en el Gobierno de coalición con el PSOE- los andalucistas, ante su ausencia de influencia y aportaciones sensibles, sólo sonaban a cuenta de escándalos o salidas de tono ocasionales de sus muy poco profesionales lideres. Su orfandad programática y su pasado ultrapragmatico tampoco les promete, por cierto, muy felices episodios en su oposición parlamentaria al PSOE, que muy fácilmente puede sacarle los colores evidenciando sus inconsistencias y contradicciones, amplificadas además convenientemente por sus respaldos mediáticos. Salvo por las consecuencias laborales de la necesidad de buscar acomodo a los desplazados por el cambio de situación, no se apuntan de momento particulares incidencias. El curso histórico andalucista, además, ha tenido la virtud -desde el punto de vista del actual equipo dirigente- de ir repeliendo o expulsando a quienes pudieran presentar una alternativa política consistente al regionalismo dominante en el PA.
 
Por lo demás, el Foro Andaluz de Pimentel ha obtenido 53.000 votos (1,19%). Su campaña ha sido modesta en inversiones y en resonancia, aunque ha contado con la benevolencia mediática del Grupo Joly (Diario de Cádiz, etc). Su discurso ha mostrado una especie de anticipación de laboratorio de lo que podría ser otra versión de la derecha española en Andalucía, tocada de regionalismo y punteada de tópicos regeneracionistas al uso en el mercado periodístico. El personal que ha organizado, se ha terminado aclarando en la decantación por el predominio de rebotados del PP. Pimentel ha ejercido, en resumen, de trasunto de Clavero Arévalo, adaptado a los tiempos de Internet. No ha triunfado pero, dadas sus condiciones de partida, sus discretos resultados le permiten seguir jugando en espera de tiempos u ofertas mejores.
 
El PSA de Pacheco no ha conseguido acercarse ni a sus expectativas ni a su principal objetivo; recuperarle un escaño a Pacheco en el Parlamento andaluz, que además ha conseguido bajas votaciones en Jerez. La relación Pacheco-PSA sigue tal cual nació: no es un hombre para un partido sino un partido para un hombre. La segunda marca andalucista, lastrada por la gastada imagen de su líder y sus debilidades políticas, ha recibido un serio varapalo. La inversión financiera en campaña (vallas, panfletos etc) ha dado de si muy menguados resultados: sólo 42.000 votos (0,94%). Habrá que ver cuanto tiempo aguanta después de las europeas el actual modelo de PSA, construido en torno a Pacheco.
 
Finalmente, Asamblea de Andalucía -la coalición de izquierda soberanista, a la que desde este boletín apoyamos expresamente reclamándole el voto*- ha quedado relegada al noveno puesto nacional -detrás de los ya citados, más la NIVA y la secta Humanista- recogiendo sólo 5.012 votos en toda Andalucía (0,11%). AdeA no ha sido capaz siquiera de sumar las votaciones anteriormente obtenidas en 2000 por Nación Andaluza -recientemente integrada, que obtuvo entonces en solitario, 5.034 votos- y los de la propia coalición (4.380); lo que hubiera supuesto un mínimo de 9.414 votos. Tampoco allí donde obtuvo representación o votación significativa municipal alguno de sus componentes, se ha trasladado en proporción reseñable ese apoyo a sus listas. El reconocimiento al esfuerzo militante o a las dificultades encontradas, no ha de evitar calificar claramente como malos a los resultados obtenidos; que por otra parte no son sino reflejo de una previa realidad política marginal y una implantación organizativa extremadamente débil. Resumiendo en frase lapidaria: la izquierda nacionalista andaluza está casi en el cero absoluto. El balance autocrítico se impone, no tanto por espíritu cainita o masoquista, sino porque resulta premisa necesaria para afrontar las carencias y medirse con realismo cara al papel a desempeñar en el futuro inmediato en la recomposición de la izquierda andaluza. Vista la cuestión desde otra perspectiva, la izquierda nacionalista andaluza no teniendo prácticamente nada por perder tiene ante el futuro todo que ganar.
 
 
 Andalucía
Dossier Críticos de IU: Sus Balances y sus perspectivas
Selección: Andalucía Libre 
Concha Caballero: "Pediría más cuentas a Llamazares que a Valderas"
Diputada electa de IU en el Parlamento de Andalucía. Lideró la corriente crítica frente a Diego Valderas y ahora, con unos resultados en Andalucía "igual de malos que los anteriores", apuesta por "muchos cambios e integración" en IU para abordar un proceso de refundación con más jóvenes, más mujeres, más municipalistas y renovando "cuadros medios y alta dirección". No piensa, pese a ello, que el cese del candidato sea la solución
INMA CARRETERO. SEVILLA. 20/3/2004
-¿Los resultados de IU son consecuencia de errores propios o de factores externos?
-Yo iría por partes. El impacto de los últimos días es evidente y habría que estudiar detenidamente en qué ha consistido, pero ha habido también impacto del voto útil, que es permanente. IU está en un espacio en disputa con el PSOE y, en la medida en que conseguimos resistir ese oleaje, podemos hablar de éxito de nuestra organización. Por otra parte, ya en términos generales y con anterioridad a la campaña, creo que en IU nos falta proyecto. Nos falta tener un proyecto propio mucho más acabado y concertado con la sociedad.

-¿Es la hora de la autocrítica?
-Sí, pero creo, o por lo menos quiero, que no sea una autocrítica de carácter personal, sino constructiva y política. Nos falta mucha organización. Nosotros estábamos implantados hasta en el último pueblo y, como consecuencia de las crisis, de las expulsiones y de la falta de integración, se ha perdido mucha organización que hay que recuperar junto con una mayor creatividad programática. Son cambios que hay que hacer y ahora tenemos tiempo y posibilidades. Yo soy optimista porque creo que es posible recuperar nuestro espacio, pero con vocación y decisión. Al trantrán, no. No podemos quedarnos en cubrir los resultados, justificarlos y ya está, volviendo a lo mismo.

-¿Valderas debería emular a Llamazares y poner su cargo sobre la mesa?
-Yo ahí establezco grados. Evidentemente, los resultados generales son muchísimo peores que los autonómicos y nos sitúan en mínimos históricos y creo además que una gran parte de la organización no comparte las declaraciones que está haciendo Gaspar Llamazares en los últimos días, en las que ha demostrado una cierta falta de sensibilidad con nuestro electorado. Y en Andalucía los resultados no dejan de ser malos, pero son tan malos como los anteriores, así que cabe otro tipo de reflexión. Por ser más directa: pediría mayores responsabilidades a Gaspar Llamazares que a Diego Valderas y a éste muchos cambios y mucha integración. Cambios sinceros, de fondo, de abrir la organización a toda la izquierda alternativa.

-De lo que dice se entiende que los críticos no van a pedir la dimisión de Diego Valderas.
-Yo estoy planteando mi opinión. La corriente crítica se reúne el domingo y allí veremos. Pero mi intención es no personalizar el proceso y sí cambiar cosas: me apunto a la idea de la refundación de IU desde abajo, trabajando en ese proceso al menos durante un año. Calladamente, pero con mucha determinación y abordando un proceso de renovación de cuadros medios y de alta dirección. Que pasen a tener responsabilidades reales jóvenes y mujeres y que aprovechemos una riqueza enorme que hay en IU: el municipalismo. ¿Le estamos dando peso a los alcaldes y concejales? No. Pues habrá que hacerlo.

-¿Coincide con Rosa Aguilar en la idea de que el PCE dé un paso atrás?
-Mi opinión es que hay que definir las cosas de nuevo, pero no creo que sea bueno iniciar este debate señalando al PCE como responsable de nada. Todo el mundo debe dar un paso atrás: los grupos y las personas que han tenido responsabilidad durante mucho tiempo. Pero la idea de refundación de Rosa [Aguilar] la comparto. Ella ha estado prudente, callada y llega un momento, después de las elecciones, que dice que hay que cambiar las cosas.

-Más que prudente, a Aguilar se la ha visto ausente en la campaña autonómica. ¿No se ha perdido un gran activo?
-Tampoco se le había pedido más durante esta campaña. Es posible que haya estado poco visible, pero me consta que ha hecho muchos actos. Ella entendía que tenía que estar en un segundo plano y sinceramente no creo que nadie le haya pedido otra cosa.

-¿Realmente ha habido tregua interna en campaña? Al candidato se le ha visto un poco solo.
-Hemos estado todos juntos y tengo que decir que es mérito de todos. Hemos estado trabajando todos, con un diálogo intenso y con una permeabilidad en los discursos que antes no había. Hasta ahora no había tenido la confianza de decirle a Diego [Valderas] determinadas cosas y él las ha aceptado permanentemente. Para mí ha sido una etapa buena. Lo que le pediría es que se siga en esa lógica, que no se vuelva a la etapa en la que cualquier consideración de los críticos no era aceptada. Eso sería un disparate.

-¿Que Valderas no tenga escaño puede cuestionar su liderazgo?
-Los liderazgos se trabajan desde el consenso, la ecuanimidad y el trabajo conjunto con toda la gente. Cuando se escucha a todo el mundo, los liderazgos se reafirman. Es una situación difícil para un coordinador no estar en el Parlamento pero, teniendo en cuenta que en estos años hace falta trabajar en la organización, quizá no sea tan negativo como parece.

-¿No es un error del conjunto de IU no haber garantizado que su líder tuviese representación institucional?
-Eso no podía garantizarlo IU porque habría roto su propio discurso.

-¿No ha sido un error que se presente por Huelva?
-No. Ha sido una decisión de respeto a la organización, a Huelva y a su persona. Fue un riesgo, no un error.

-Ahora hay que elegir portavoz en el Parlamento. ¿Se ve en puesto de salida?
-Yo no voy a pedir nada, pero aceptaría por supuesto esa responsabilidad si me la plantearan por lo que implica de cambiar el discurso, de recuperar la ilusión y las ganas de trabajar. Pero no lo voy a pedir, me lo tendrían que plantear.

-¿Qué aportaría usted?
-Mucha ilusión. La mayoría absoluta, con todo lo malo, también nos permite casi empezar de cero, con discursos coherentes. IU puede jugar un papel fundamental: vamos a ser la fuerza política que con total coherencia va a pedir que se pague el cien por cien de la deuda. ¿Quién puede hacer eso? Sólo IU.

-Salvando al anterior portavoz, usted es la diputada más experimentada y también referente de los críticos. Si no es elegida, ¿cree que se reabriría el conflicto interno?
-No lo sé, no lo sé... Las voluntades de cambio se ven en los gestos políticos. Si hay otra opción para la organización y se gana por muy poquitos votos y se impone una parte sobre otra, pues... No sé. No quiero pronunciarme porque sonaría a amenaza o algo así y no hay nada más lejos de mi intención.
 
Luis Carlos Rejón: «Mientras IU no aprenda que el adversario electoral es el PSOE, iremos de fracaso en fracaso»
 
Cinco días ha tenido Luis Carlos Rejón para hacerse el cuerpo a su nueva condición de jubilado del Congreso, pero aún tiene atravesados en la garganta unos resultados electorales que saben a puro agrio. Siente el incombustible diputado de IU que la estrategia errática de los «matarifes» de su organización le ha llevado como corderito directo al matadero para que los socialistas se den el gran banquete a costa de sus poquitos votos. Cuando está a punto de volver al púlpito de la escuela, este lúcido «francotirador» avisa de que el 14-M ha colocado al borde del precipicio a una coalición que está próxima a extinguirse si no recobra ya su perfil más autónomo. Es Rejón, por formación religiosa, hombre de mucha fe, pero su tono serio suena esta vez más que nunca a epitafio bíblico.

- ¿Todavía le dura ese «cabreo» suyo de la noche electoral?
-Bueno, a nivel personal, espero estar a la altura de mis alumnos. Pero en el terreno político tengo un tremendo cabreo con algunas direcciones y el «sostenella y no enmendalla» de algunas prácticas políticas. Esto se veía venir. Los resultados de las municipales, menos en Córdoba, lo que alguien utilizó como capa que todo lo tapa, fueron un aviso en Andalucía y España de que la sociedad no nos veía. Veía al PSOE y algo que parecía una especie de Pepito Grillo a su lado, ni siquiera a su izquierda. La gente terminó por no votarlo. Tengo un cabreo tremendo con Gaspar Llamazares y su equipo. Yo he sentido que me están faltando el respeto. Un señor que sale la noche electoral y dice que tiene un sabor agridulce cuando todos los demás estamos sangrando por dentro, no estaba expresando para nada lo que piensa esta organización.

-Sobre todo a usted, que se ha visto fuera del Congreso, no debió de hacerle ninguna gracia...
-Mire, la primera gran falsedad de Llamazares es que diga que ha derrotado al PP, cuando no subido ni un voto y se ha quedado en cueros. ¿Quién es él para decir que votará a favor de Zapatero? ¡Cómo puede decir que ha triunfado el cambio verdadero cuando los tres primeros movimientos que ha hecho al PSOE huelen al felipismo más rancio!. ¿Quién era Rubalcaba sino el jefe de la alcantarilla de González?. ¿Quién es Bono sino el hombre de la derecha gonzalista?. ¿Y Marín...?. Mire usted, si ése es el análisis de mi dirección, yo no quiero saber nada de ella, porque, lo digo con toda la dureza: la dirección federal ha hecho una inmejorable campaña para el PSOE y pésima para IU. Si fuera honesta, deberían enviar la factura de la campaña a la sede de Ferraz.

-¿A pesar de todo, aún cree que el proyecto de IU es recuperable?
-Hombre, yo creo que es difícilmente recuperable. Pero, desde luego, tiene un tiempo muy tasado que no puede ir más allá de cinco o seis meses. O en octubre estamos ya enfocados en la sociedad española y trabajando o esto ya no sirve. Aunque se produzca un repunte en las elecciones europeas.

-Llamazares vino a decir que el sacrificio de IU había valido la pena con tal de desalojar del poder al PP.
-Eso sí que es martirologio del malo. Eso sí que es religión e Iglesia. Si a mí me llega a decir al inicio de la campaña que IU se iba a martirizar y yo le digo: «Compañero, encantado y adiós, muy buenas». Segundo, lo mismo se le quita el poder al PP teniendo más diputados. IU le ha entregado sus diputados e incluso su electorado al PSOE. Es que estaba pidiendo el voto contra el PP y no para IU. Eso en marketing electoral es la mayor torpeza. Mientras no aprendan una cosa muy clara, iremos de fracaso en fracaso. Y es que una cosa es el enemigo político, que es la derecha y las políticas de derechas, que el PSOE también hace, y otra cosa es el adversario electoral, que es el PSOE. Éste nos desprecia para un cogobierno y Llamazares sigue llamando con los nudillos en la puerta. La estrategia de campaña es un puro desastre porque es la consecuencia de cuatro años antes y de una asamblea federal que se cerró en falso.

-Aparte de los errores de estrategia, ¿encuentra razones de otra índole en la debacle electoral?
-El problema es que la mezquindad, mediocridad y falta de visión de algunos dirigentes de IU hicieron una lectura personalista e interesada de los resultados del 96. Ese año, a pesar del bombardeo de las televisiones públicas, 617.000 andaluces mantienen la fe en esa Izquierda Unida proyecto autónomo. ¿Pero qué ocurrió?. Que un montón de dirigentes entendieron que había llegado el momento de acabar con una política, porque les encanta estar todo el día a la sombra del PSOE. Tienen unos complejos de inferioridad tremendos. Cuatro años después, dejándose los nudillos en la puerta del PSOE, se perdieron trescientos y pico mil votos y ahora siguen perdiéndolos. Por Dios, ¿qué les está diciendo la gente? Si la pinza nunca existió...

-Los primeros movimientos de Llamazares, como votar a favor de la investidura de Zapatero, no suponen un cambio de estrategia, más bien al contrario...
-En primer lugar, me parece que una abstención expectativa a Zapatero sería lo más razonable. Porque Zapatero ya sabe que a la izquierda le quedan muy pocos votos y necesita trabajar más el centro. Yo considero que debe realizar una oposición seria, pero muy dura para volver a ocupar el espacio de la izquierda. Dura, ¿eh?, dura. Y si las tropas de Iraq no están aquí, hay que montarle un número. Y nada de inventarse a las ONUs. Mire, los by-pass en el cuerpo humano, pero los «puenteos» jurídicos para a posteriori legitimar una posición anterior, no. Si no trae las tropas, yo empezaría a pedir la dimisión del Gobierno y nuevas elecciones, porque entonces diré que ha habido unas elecciones una información fraudulenta del PSOE.

-¿Como en la pasada asamblea federal, se plantea aspirar de nuevo a la coordinación general de IU?
-No, uno tiene ya una edad muy difícil para ponerse a rehabilitar una casa en ruinas, como IU. Yo ayudaré, pero no me pondré al frente. Hay una ruina económica, electoral y política. Pero en este momento no podemos sacar conceptos agridulces. Todo es agrio. Y lo del voto útil es una soplapollez. Por qué no ha funcionado con ERC o IC.

-¿Rosa Aguilar podría ponerse al frente de esa casa ruinosa?
-Mire, la casa en ruinas no tiene rehabilitación. Por eso hay que hacerla de nuevo. ¿Rosa Aguilar?. Hoy por hoy, es quien tiene el mayor prestigio y consenso y cualquier cosa que toque va a estar más beneficiada. Pero me gustaría que, además de poner su cara y su inmensa capacidad de trabajo, acertara con el modelo de refundación, porque si es más de lo mismo, quemamos a Rosa Aguilar. ¿Me explico?

-Gran parte de la gestión política de Chaves se ha montado sobre la confrontación con el PP en Madrid. ¿Funcionarán desde ahora las sinergias entre los gobiernos del PSOE?
-La primera cuestión es si se va a pagar la deuda del Gobierno central que el PSOE andaluz valoró en más de 9.000 millones de pesetas y la disposición adicional segunda. Yo me considero un nacionalista andaluz de clase. Y esta comunidad hay que levantarla y que se quite de en medio ese PSOE tedioso, ramplón, cateto, clientelar que no la está llevando más que a ser una economía dependiente y a ser moneda de cambio. El PSOE andaluz es un proyecto gastado. El problema es que no se le ha desgastado desde la oposición. Ésa es la crítica que yo le hago a IU.

-El ascenso de IU en las municipales no ha tenido ningún efecto en la capital, donde el PP ha barrido en las generales. ¿Cómo lo interpreta?
-A mí me ha preocupado mucho que en la Córdoba gobernada por IU gane y con diferencia el PP. No estamos sabiendo transformar la mentalidad del ciudadano. Hay una figura con gran capital, que es Rosa Aguilar, pero las políticas municipales no están hegemonizando la cultura política de esta ciudad. Así de claro. Porque si tú haces una política buena, es más fácil que los ciudadanos digan que a nivel andaluz o nacional puedes hacerlo también
 
escenario tras el 14-m
Los críticos de IU no dan su apoyo explícito a Caballero como portavoz
Miembros de la corriente interna atribuyen el fracaso electoral al intento de sustituir al PA como aliado del PSOE en el Gobierno andaluz
ALBERTO GRIMALDI.  DIARIO DE CÁDIZ  22/03/2004

CARMONA. Los guiños que el coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, ha hecho al sector crítico de la federación para que uno de los suyos tenga la portavocía en el Parlamento andaluz no encontraron ayer eco en Carmona. Tras una maratoniana reunión, no hubo un apoyo explícito de la corriente Convocatoria por Andalucía para que uno de sus referentes, la parlamentaria electa por Sevilla Concha Caballero, sea la portavoz de IU en la Cámara en la VII Legislatura.

El primero, y casi el único, que puso sobre la mesa la necesidad de exigir al sector oficialista que controla IU desde el PCE la portavocía del Parlamento fue el ex diputado andaluz Francisco Ríos, quien planteó que ésta debía ser para la corriente allí reunida. Fue el apoyo, siempre implícito, más claro a Concha Caballero. Frente a éste, otras voces reclamaron que no se entrara en un subasteo de cargos con el otro sector de la federación. Hubo asistentes que incluso dijeron que ven a Caballero como la persona más preparada, pero que de IU deben desaparecer los pactos sobre cargos entre personas y recuperar el proceso asambleario que les diferencia de otras organizaciones. "Eso es lo mismo que hace Willy Meyer", responsable de Organización de IU en Andalucía y secretario del PCE en Cádiz, afirmó en tono despectivo un militante crítico que recibió como respuesta gestos de aprobación de los asistentes al cónclave. Y es que los críticos, al menos la mayoría de los que intervinieron ayer en Carmona, están menos preocupados por los cargos y más por cuál es el futuro de la federación: a dónde va, qué política hace.

En lo que sí están de acuerdo todos es que las direcciones federal y andaluza han fracasado en su política de situarse como muleta del PSOE, como alternativa al PA en las políticas de alianzas en la Junta más que como alternativa de izquierda a la política socialista. Ésta sería una estrategia rechazada por el electorado: "Entre el original y la copia, la gente ha preferido, lógicamente, el original", fue una expresión oída a más de uno de los intervinientes. En línea con ese argumento, muchas cabezas afirmaron con gestos lo que Sebastián Martín Recio, alcalde de Carmona y coordinador provincial de Sevilla, y otros reclamaban: que IU vote contra la quinta investidura de Manuel Chaves.

Entre los críticos hay quienes ya no ven posibilidades de futuro para IU, como el ex diputado y ex coordinador andaluz Luis Carlos Rejón, quien sin embargo cree que la izquierda alternativa tiene espacio en España y Andalucía. Por eso, está dispuesto a seguir trabajando por una política diferente a la que practica el PSOE y de hacerlo inicialmente desde IU y, en caso de que no sea posible, desde una nueva formación política.

Varias veces aludieron los oradores al Bloque Andaluz de Izquierdas como opción de futuro, pero como concepto aglutinador y no refiriéndose al partido que está unido a la CUT de Juan Manuel Sánchez Gordillo, que no asistió a la reunión aunque se le esperaba.

Debate, ideas. Eso es lo que quieren los críticos que IU recupere. Martín Recio insistió mucho en crear un "ámbito" para debatir y para atraer "a título personal" a militantes afines de otras fuerzas: del PSA, del PA, del Foro Andaluz de Pimentel y de otras organizaciones no estrictamente políticas.

No consiguió Martín Recio el pronunciamiento que buscaba de la creación de un foro, aunque sí que la permanente de la corriente comenzase a trabajar en la conveniencia de crearlo y, más que nada, de fomentar el debate interno en IU hasta después de los comicios europeos de junio, para plantear su alternativa en una asamblea extraordinaria que los oficialistas no están dispuestos a convocar, al menos en el plano andaluz.

la crónica
Cuatro horas de reflexión en voz alta sin un acuerdo unánime, sin un documento teórico
A. Grimaldi. 
Cuatro horas: ni un documento teórico, ni un pronunciamiento diáfano. La corriente crítica de IU está tan noqueada por la sacudida electoral del 14-M como la propia dirección de la federación de izquierdas en España y en Andalucía, donde intentan sacar pecho porque muchos de los que votaron a ZP para echar al PP confiaron en IU en las autonómicas frente a 22 años de autarquía en manos del PSOE. Ni siquiera se debatió el manifiesto que el portavoz de la corriente, Javier Aguilera, había preparado como borrador para los reunidos.

Más de 240 minutos discutiendo sobre lo mal que lo han hecho los comunistas, de que IU ha hecho una campaña con conceptos de ultraderecha como el honor y la palabra -Rejón dixit-, de que la propia organización ha sido la que ha propiciado el "caldo de cultivo del voto útil", de ajustar cuentas personales -el ex diputado Francisco Ríos, por ejemplo, planteó entre sus exigencias para que IU tenga futuro la desaparición de Willy Meyer en el organigrama-, de aclarar que sin el cruento 11-M también habría habido debacle. Un dirigente granadino, cuando comenzaba la cuarta hora, dibujó el sentir de muchos: "Me voy frustrado, me he levantado a las seis y me voy de vacío". Una opinión que abundaba en la del sevillano Miguel Aguilera: "No tenemos militancia, las sedes de los pueblos están cerradas... Compañeros, a trabajar".

Cuatro horas en las que los referentes -Rejón, Caballero- abogaban por tener táctica como corriente ante el Consejo Andaluz del viernes -el ex diputado cordobés intentaba al terminar exhaustos la reunión que alguien convenciese a Sánchez Gordillo de que no hiciese "el favor a Valderas" de pedir su dimisión-. 240 minutos casi estériles, por más que horas después el anfitrión abogase en público por cambios de personas que nadie había pedido explícitamente.
Críticos de IU en la hora decisiva,
Andalucía Libre
El magma que se aglutina en la corriente critica de IU Convocatoria por Andalucía está situado ante su hora decisiva y sin prorrogas. Se encuentran ahí y lo hacen sin análisis, sin discurso y sin proyecto. Así lo han querido las circunstancias.
 
Los oficialistas tienen sus problemas, claro. Pero sus prioridades y certezas están claras: seguirán al mando de IU, tocando distintas versiones de la misma melodía como la orquesta del Titanic, hasta que IU desaparezca consumida bajo las aguas. Los oficialistas del PCE-IU son de la misma pasta que la burocracia de CCOO. El chiringuito del que viven es suyo y nadie se lo quitará, estaría bueno; antes lo rompen. Pueden dar algún paso atrás, para lavar la cara y pringar al adversario y para coger impulso. Nada más.
 
El PCE-IU es irreformable e irrecuperable. Tergiversar sobre este dato objetivo son ganas de marear la perdiz. El vértigo consecuente es comprensible, pero así están las cosas. Seguir bajo su batuta implica contaminarse por entero. Ponerle la cara -como aparenta desear Caballero- a la manera de las presentadoras de los telediarios de Urdaci, incluso en el caso de conseguirse -lo que está por ver- no les arregla políticamente nada, al contrario. Caballero de portavoz del PCE-IU es el epitafio de la corriente critica. Es la estructura, la estrategia, el discurso, las personas clave del PCE-IU las que son invalidas e impresentables y eso no se salva sólo con mejores maneras, cultura suficiente para insertar una cita o la capacidad de articular coherentemente cinco frases seguidas sin tener que recurrir a chistes de berzas.
 
Rejón le da de plazo de espera y supervivencia a IU "cinco o seis meses". Se pasa de optimista. Martín Recio piensa que el asunto se salva con un voto en contra de Chaves -como si a alguien le importara eso con la mayoría absoluta- y el inevitable recurso al "foro" propio de todas las crisis, donde invitar hasta a los de Pimentel (!!) sin constatar que precondición para discutir es tener credibilidad para convocar y algún proyecto que ofrecer. Mientras Rosa Aguilar (Rosa de España) juega a deshojar la margarita sin darse cuenta de que, a lo mejor, hasta se le pasa el arroz, los críticos siguen aparentemente sin caer en la cuenta de que cada reivindicación y reclamo que hacen de la Aguilar es un fardo más en su debe de incoherencias y generación de desconfianzas ajenas; porque nadie hay en el PCE-IU que simbolice tan perfectamente el españolismo, el reformismo, la lealtad al Estado y el politiqueo que la dúctil alcaldesa de Córdoba.
 
Según las crónicas e informaciones de su asamblea -siguiendo tradiciones casi seculares- el Bloque Andaluz de Izquierda ha salido a colación como salida milagrosa. Pero planteado como si fuera algo para un inconcreto futuro. Mala medición de tiempos. ¿Cuanto y cuantos se creen que le van a aguantar a Alcaraz, Valderas, Romero y Vaquero?. ¿No leen la prensa?. ¿Tan poco conocen a sus colegas de años?.
 
La opción de la corriente critica es desesperada. O se la juegan o se mueren. O se van del PCE-IU o se descomponen a su compas. Pueden recurrir a diversas tácticas: escindirse desde ya y a las claras, con la variante de quedarse con los escaños, alcaldías y concejalias o regalárselos al PCE o exigir una convocatoria de asamblea nacional extraordinaria en términos de ultimátum para aglutinar y recontar sus fuerzas, para terminar saliéndose al final.
 
Según se lo planteen, pueden hacer un llamamiento constituyente a ese Bloque Andaluz de Izquierda, empezar a tejer lazos, tener una oportunidad de supervivencia y sobre todo abrir una dificultosa rendija para contribuir en algo a la recomposición de la izquierda andaluza, dirigiéndose al resto de fuerzas existentes por pequeñas que sean. Si se quedan en el PCE-IU están perdidos; para ellos y para esa tarea. Lo dicho vale igualmente para la CUT.
 
Ese empeño exige para tener alguna probabilidad de éxito, que se tomen en serio sus mismos discursos y que se los apliquen. No vale una IU bis. ¿Quien carajo tiene interés y va a perder el tiempo en refundar un fracaso como IU?. Muchos perfiles del invento estarían por definirse pero algunas premisas políticas son ineludibles para tener capacidad de enganche y bases creíbles para construirse como proyecto alternativo: 1ª. Ámbito organizativo nacional; una fuerza andaluza de izquierda de dimensión y referencia andaluza; sin federaciones, confederaciones ni zarandajas sucursalistas similares. . Soberanismo andaluz. Soberanía Nacional para Andalucía como discurso y eje estratégico. Afirmación contundente de Andalucía como Nación y proyecto nacional. Autodeterminación Nacional como principio y pluralidad sin exclusiones, de manera que se asuma, permita y anime la convivencia de independentistas, confederalistas y federalistas en su caso. Nada de federalismo como definición política común ni de recurso al agravio comparativo como discurso. 3ª. Socialismo anticapitalista sin vergüenzas ni eufemismos. Apoyo expreso a la articulación nacional de la izquierda sindical andaluza y de todos los movimientos populares. Rechazo terminante a la Unión Europea y al imperialismo yanqui. 4ª. Democracia interna escrupulosa. Reconocimiento expreso de la pluralidad interna de colectivos y organizaciones, con respeto y prima a las minorias.
 
En circunstancias como las que atraviesan los críticos es difícil encontrar el valor necesario para lanzarse. Pero no hallarlo es seguro de mayores catástrofes. Es complicado en tiempos de crisis terminal tejer los consensos mínimos pero esperar a obtener unanimidades es, como avala la experiencia, pasaporte para el fracaso. Si encontraran el valor y la coherencia necesarios podría repetirse aquello de que "no hay mal que por bien no venga".
 
Es su hora decisiva. ¿Estarán a la altura?.
Consulta de Resultados Detallados Andalucía 2004
 
 
Elecciones autonómicas: Andalucía 2004
 Palestina
El Estado sionista asesina al Jeque Yassin
Andalucía Libre
 
El asesinato por Israel del Jeque Yassin, líder de Hamas, es el ultimo hito de una practica opresiva sobre el pueblo palestino que se arrastra desde hace más de medio siglo. Sólo cabe especular sobre los objetivos perversos que han animado al Gobierno Sharon para perpetrar este enésimo crimen.
 
Las condenas son necesarias pero insuficientes. Se impone poner en primer plano de la agenda política de la izquierda andaluza la lucha contra el Estado sionista de Israel.
 
Se ha de exigir de una parte a Israel el desmantelamiento completo del Muro de la vergüenza y de todas las colonias y la retirada incondicional, total y urgente a la línea verde previa a la Guerra de los seis días de 1967, para abrir a continuación negociaciones para un tratado de paz definitivo entre Israel y Palestina.
 
Se ha demandar de otra y simultáneamente, al Gobierno español y al resto de los gobiernos de la Unión Europea que hasta tanto Israel no ejecute esta retirada y estos desmantelamientos proceda a la suspensión inmediata e indefinida del Tratado de asociación Israel-UE, aplicándole la cláusula de falta de respeto por Israel a los derechos humanos. Se ha de prohibir el acceso a los mercados europeos de los productos "made in Israel" e impedir las transferencias financieras entre la UE e Israel, bloqueando sus fondos. Se ha de suspender cualquier tipo de colaboración académica entre instituciones andaluzas y europeas e israelies. Se ha de plantear ante la asamblea general de la ONU la expulsión de Israel de la organización hasta que no cumpla todas y cada una de sus resoluciones. Se ha de impedir el aterrizaje de aviones comerciales israelíes en aeropuertos europeos y el atraque de barcos de bandera sionista. Hay que inundar de telegramas y correos al Gobierno, a los grupos parlamentarios, a la UE, a la prensa...
 
Si los gobiernos europeos, empezando por el español, no asumen esta línea de conducta estarán evidenciando su complicidad con la política sionista. La pasividad es inexcusable; la equidistancia es inmoral. El sionismo sólo entiende un lenguaje: la fuerza. Hay que salvar al pueblo israelí del sionismo, salvando la dignidad y los derechos nacionales del pueblo palestino.
 
Desde Andalucía, una vez más, que resuene el grito de justicia: ¡Palestina Vencerá!
 
--oOo--
Solidaridad con Palestina
Enlaces:
 
 Música de fondo: El Lago,Triana
 
 Ayuda a ANDALUCÍA LIBRE
a nombre de J.G.P., en la Cuenta Corriente del BBVA: 0182  3344  24  0202889151
 
Contribuye, Lee y Difunde ANDALUCÍA LIBRE
Ayúdanos a trabajar por una Andalucía Independiente y Socialista
Transfiérenos mensualmente lo que puedas (5, 10... )
 
Publicidad del Servidor E-Listas













[Adjunto no mostrado: Triana - El lago.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters